Salud, educación y finanzas, la esperanza de las ‘startups’

Emprendimiento, Noticias

start ups

No cabe duda de que 2020 pasará a la historia como un año nefasto económicamente. Pero en medio de toda catástrofe siempre surgen algunos brotes verdes que mantienen la esperanza en el futuro. Uno de ellos, en nuestro país y de manera global, son las soluciones tecnológicas en un mundo que necesita ser cada vez más digital.

Hablamos en concreto de las startups –negocios emergentes que utilizan las tecnologías de la información y la comunicación (TICs) en su comercialización de productos y/o servicios-, que pese a la crisis sanitaria y económica no solo no se han resentido, sino que caminan hacia la madurez. En concreto, las que se mueven en los sectores de la Salud, la Educación y las Finanzas.

Así lo refleja el último Mapa del Emprendimiento elaborado por Startup Spain, organización encargada del South Summit, uno de los mayores encuentros mundiales de la innovación, en el que, tras una selección, se dan cita los 100 proyectos de emprendimiento más innovadores del mundo, y que se celebrará del 6 al 8 de octubre en Madrid y de forma digital.

Según sus datos, la necesidad de esos sectores de adaptarse a un entorno digital en plena pandemia por Covid-19 se ha convertido en una oportunidad para los proyectos de emprendimiento. Prueba de ello es que los negocios fintech (soluciones digitales para el mundo de las finanzas) y los orientados a la salud y la educación encabezan el top 3 de la creación de startups en este 2020. Empresas, además, basadas en otras tecnologías decisivas para el futuro de la economía española y global como son la Inteligencia Artificial (IA), el blockchain o cadena de bloques, y el machine learning ­­–aprendizaje automatizado dentro de la computación y la IA cuyo objetivo es desarrollar técnicas que permitan que las computadoras aprendan por sí solas.

Tres sectores –finanzas, salud y educación- que crecen con fuerza y a los que se suman otras áreas como la proptech –soluciones tecnológicas para el mercado inmobiliario- o insurtech –para la industria aseguradora. Por el contrario, las intenciones de emprendimiento en e-commerce y en turismo se han desplomado por la actual situación económica.

El ecosistema del emprendimiento español cada vez más consolidado

El informe de Startup Spain también resalta la madurez a la que está llegando el ecosistema de las startups en nuestro país y que se refleja en diferentes características. Por una parte, en la vida de estos negocios emergentes: si en el Mapa del Emprendimiento de 2019 las startups españolas tenían una vida de 2,2 años de media, en 2020 aumenta hasta los 2,5 años. A ello se suma un aumento del porcentaje de este tipo de negocios que se consideran scaleups; esto es, startups que ya han consolidado su modelo de negocio y están en fases más avanzadas de desarrollo, con un incremento de facturación y/o empleados de más del 20% en los últimos tres años. Un 15% de las startups de España se encontrarían en esta situación, según el estudio, lo que nos sitúa al nivel de Europa (14%), Asia (15%) y EEUU y Canadá (ambas con un 16%).

Además de una vida más larga y un mayor crecimiento, las startups están generando cada vez más puestos de trabajo. El 76% de estos negocios tiene entre 2 y 10 empleados, lo que supone un 30% más que en 2019, y tiene buenas perspectivas de contratación para 2021: el 66% de las startups analizadas en el informe están dispuestas a contratar a nuevos profesionales el próximo año, pese a las difíciles circunstancias económicas que atraviesa la economía.

 

Retos pendientes: brecha de género, financiación y regulación

No todo es positivo en el ecosistema del emprendimiento de 2020. La brecha de género sigue siendo excesiva: solo 2 de cada 10 personas que deciden lanzarse son mujeres. La esperanza está en el cambio de tendencia en los sectores fintech, salud y educación, con una mayor presencia de mujeres líderes y que este año están despuntando. Asimismo, solo 4 de cada 10 empresas emergentes contaba con mujeres en sus equipos; un dato que, pese a mejorar en un 6% con respecto al año pasado, todavía queda lejos de la paridad.

Otro de los mayores retos del ecosistema del emprendimiento en España es la profesionalización de la financiación de los proyectos. Las startups españolas siguen recurriendo a financiación por parte de entornos familiares y amigos o fondos propios, con los problemas y limitaciones que ello puede conllevar en la puesta en marcha y desarrollo del negocio.

El 67% de las empresas analizadas en el Mapa del Emprendimiento de Startup Spain también apuesta por mejoras en la regulación fiscal para este tipo de negocios emergentes en España.

Para este estudio se ha tenido en cuenta una muestra de 1.800 startups de entre los 3.800 proyectos inscritos en la Startup Competition, de donde se han seleccionado las 100 startups finalistas para la edición de este año.

Last modified: 02/10/2020