Guía de consejos para adaptar los establecimientos a la reapertura

Gestión empresarial, Noticias

consejos reapertura

Imagen de Freepik.

 

Una vez pasado lo peor de la pandemia provocada por la Covid-19, España camina despacio, pero con paso firme, hacia su vuelta a la normalidad. Entre otras muchas cosas, miles de empresas y establecimientos comerciales están volviendo a abrir sus puertas. Pero, ¿cómo es posible adaptar nuestro negocio a una ‘nueva normalidad’ repleta de medidas de seguridad?

Además de las indicaciones diarias del Ministerio de Sanidad, el Ministerio de Ciencia e Innovación, a través de su Secretaría General de Innovación y, más concretamente, del Grupo de Trabajo de Innovación y Diseño en Materiales, Mobiliarios y Espacios post Covid-19, ha elaborado una guía con consejos genéricos para que las empresas se adapten a la reapertura.

La guía, denominada Ocho claves para abrir más tranquilos, recoge una serie de indicaciones relativas al mobiliario, equipamiento, espacios y atención al público para tiendas y oficinas, también extensible para centros educativos, edificios públicos y todos espacios colectivos.

Con el objetivo de ofrecer seguridad y confianza a la propia plantilla y a los clientes, la guía parte de tres premisas básicas: por una parte, que cada negocio, más allá de esas indicaciones, debe conocer y cumplir con las normas específicas de su sector, recurriendo a los expertos en Prevención de Riesgos Laborales, patronales o entidades certificadoras en caso de dudas. Segundo, que todavía no existen espacios libres de virus y el riesgo de contagio sigue existiendo. Y tercero, que todos los días se aprende algo nuevo sobre la Covid-19, por lo que es necesario estar al tanto de los avances y novedades que van descubriendo los expertos.

Partiendo de estas consideraciones, la guía se estructura en 8 grandes principios, con sus respectivas recomendaciones:

  1. Protégete y protege a tu gente: por encima de las ventas e ingresos están nuestros trabajadores. La guía recomienda motivar al personal y obtener su corresponsabilidad (repasando cada día sus posibles síntomas y manteniéndose al día de protocolos sanitarios); respetar siempre las distancias de seguridad y, en caso de que no sea posible, utilizar mamparas y separadores; ponerles fácil protegerse (mediante EPI, mascarillas, geles hidroalcohólicos y guantes siempre a su disposición); y controlar bien los turnos para evitar contactos innecesarios.
  1. Aplica mentalidad de diseño: la guía recomienda conocer bien la forma en que se desplazan nuestros empleados y clientes por el establecimiento, observando qué elementos tocan y cuál sería el posible rastro del virus en caso de que fuesen portadores. Y, en función de eso, adaptar el espacio. Si no se hace que algo cambie, todo será como antes.
  1. Controla la entrada: ¿cómo es posible seguir adelante en el negocio con restricciones de aforo y controles de entrada y salida? La guía apuesta por una mayor digitalización para poder prestar servicios online siempre que sea posible, recurrir a la cita previa, comprobar que quien entra cumple las normas y establecer turnos. Y colaborar siempre con las autoridades si nuestro negocio va a generar colas en la calle.
  1. Establece recorridos: seguramente tendremos que motivar el cambio de circulación en nuestros espacios para evitar lo máximo posible el contacto. La clave está en señalar: puntos de entrada y salida, distancias de seguridad, puntos de espera, aforos, recorridos, etc.
  1. Garantiza las distancias: en la misma línea que el anterior, cuanto más despejado esté el espacio, más suelo libre tengamos y mejor marcadas estén las distancias de seguridad, menos posibilidades de transmisión existirán. En caso de que no sea posible mantener las distancias, se recomienda apostar por mamparas y separadores físicos.
  1. No dejes que el virus pase de mano en mano: la guía propone evitar el contacto utilizando materiales hostiles al virus (donde dura menos tiempo), empleando protecciones de un solo uso para las manillas, o priorizando las puertas automáticas y sistemas domóticos por voz. En el caso de espacios de alto contacto, como ascensores o baños, sería conveniente cerrarlos y limitar su acceso para casos de emergencia o necesidades especiales.
  1. Higieniza tu espacio: el mantenimiento y la limpieza son ahora más necesarios que nunca. Una limpieza previa a cada apertura, un mejor conocimiento del funcionamiento de productos y materiales, el máximo cuidado en tratamiento de residuos y una correcta ventilación y calidad del aire son esenciales.
  1. Hazlo humano: ser estrictos en el cumplimiento de las normas de seguridad no significa perder la amabilidad y calidad humanas hacia nuestros clientes y empleados. Al contrario, hay que hacer extremadamente pacientes y ponernos en la situación de los demás, utilizando indicaciones claras pero amistosas, cuidando a nuestro personal para que éste cuide a sus clientes, y haciendo que el público se sienta parte activa en la prevención.

Last modified: 05/06/2020