España elige a Singapur como hub de empresas en Asia

Internacionalización, Noticias

España apuesta por Singapur como hub de empresas en Asia

Singapur es un enclave idóneo para que el sector exterior establezca sus headquarters y determinen sus estrategias empresariales de expansión.

Las autoridades diplomáticas de España apuestan por Singapur como un mercado sofisticado, con alto nivel de vida, notables oportunidades de negocios y rasgos de demanda crecientes y sostenibles en el tiempo, es el denominado ‘hub’ de empresas de Asia. También con amplias sinergias con la estructura productiva de España. Porque la ciudad-Estado -explican desde el ICEX-, que acoge a 5,6 millones de habitantes, es una potencia turística en toda regla. “Especialmente de calidad y lujo, no sólo el proveniente de Occidente, sino también del resto de países asiáticos”, Singapur es capaz de recibir 18,5 millones de turistas al año en 2018, su récord histórico. También destaca en seguridad jurídica, ocupando el segundo lugar del Doing Business, sólo por detrás de Nueva Zelanda.

“Singapur -dicen desde esta institución- se ha posicionado en los últimos tiempos como hub de operaciones empresariales, comerciales y tecnológicas no solo en el Sudeste Asiático, sino en la región más amplia de Asia Pacífico, donde las empresas eligen establecer sus headquarters para determinar sus estrategias de expansión, a través de sus plantas y unidades regionales, en estas latitudes”. Incluso para tomar decisiones de “reexportación” de sus productos a otros países de la zona como Malasia o Indonesia.

La ciudad-Estado es la auténtica referencia en la organización económica y comercial ASEAN, que tiene más de 634 millones de potenciales consumidores y un PIB conjunto de casi 3 billones de dólares. Un tamaño superior al de las economías de India, Reino Unido y Francia, quinta, sexta y séptima del mundo. Una zona que agrupa diez mercados y que dispone, además, de “unas infraestructuras logísticas inigualables”, como el Aeropuerto de Changi, por el que circulan más de 60 millones de pasajeros o las estructuras portuarias que conectan 600 puertos en 120 países y que son las más activas del mundo en términos de tonelaje (130.000 buques anuales) con un constante crecimiento anual de contenedores. En el ejercicio 2018, Singapur llegó a exportar bienes por importe de 366.000 millones euros, nada menos que el 170% de su PIB, e importó por valor de 334.000 millones. Con una renta per cápita de más de 60.000 dólares.

Respecto a las inversiones, la norma general es la de libertad de establecimiento para cualquier negocio o empresa. Los únicos sectores con limitaciones al capital extranjero son los medios de comunicación, la banca, la gestión de valores y activos, la asesoría jurídica, los servicios de ingeniería y arquitectura y la propiedad inmobiliaria. Los estatutos sociales limitan la participación extranjera en sectores sensibles como las industrias militares, astilleros y líneas aéreas. Se exige licencia, de concesión no automática, en los sectores de telecomunicaciones y banca.

La penetración comercial española en el mercado de Singapur

La penetración comercial en el mercado de Singapur puede llevarse a cabo por diferentes vías que van desde la venta al importador o mayorista hasta la implantación directa, pasando por situaciones intermedias como podrían ser los acuerdos de distribución o las franquicias. Hasta el momento, la fórmula más utilizada por las empresas españolas ha sido la del contrato de distribución. El uso de este canal normalmente implica la negociación de un paquete estratégico entre el proveedor y el distribuidor local. Un acuerdo en el que suele negociarse el proceso de reventa, posicionamiento del producto, política promocional, precio y los servicios postventa. Aunque la franquicia es una fórmula alternativa en sectores como el de la moda, la cosmética y perfumería, así como restauración, enseñanza y agencias inmobiliarias.

Respecto a la distribución de productos alimenticios, en Singapur existe gran número censal de importadores y distribuidores especializados en los distintos subsectores. Normalmente tienen acuerdos con las cadenas de supermercados, tiendas gourmet, hostelería, restauración, tiendas de barrio y empresas especializadas en aprovisionamiento de buques. En el caso del vino y de las bebidas alcohólicas, sobresalen los importadores a pequeña escala.

En sus 55 años de historia (se declaró ciudad independiente en 1965) Singapur se ha erigido como un exportador de tecnología y material eléctrico, al igual que de combustibles y productos químicos. Fruto de su condición de enclave financiero y reexportador.

Las empresas españolas han redoblado su apuesta por el estratégico mercado de Singapur. Hay más de 140 registradas y establecidas en la ciudad-estado, pero son más de 4.000 las que tienen algún tipo de alianza o estrategia empresarial vía Singapur. La reciente creación de una Cámara Oficial de Comercio en el país ha facilitado el acceso a esta puerta de entrada al Sudeste asiático. Es una auténtica Smart City o ciudad inteligente, conviene en ensalzar el sector exterior hispano. Y cuenta ya con doce multinacionales del Ibex-35 -entre ellas las grandes instituciones financieras y las firmas de infraestructuras, energía y telecomunicaciones. “También hay una presencia importante del sector de la hostelería, de la moda y de la gastronomía, además de varias startup punteras en el campo digital”.

España apuesta por Singapur como hub de empresas en Asia

En Singapur se concentra el 65% de la inversión de la UE en la región y es el primer mercado de exportación española en ASEAN por su estatus de plataforma para la distribución de productos al resto de Asia, centro logístico, portuario y aéreo, y su condición de hub en el que instalar oficinas de representación para cubrir los mercados regionales, señalan las autoridades económicas españolas en Singapur.

El mercado Asean, con Singapur como indiscutible epicentro, es la quinta economía del mundo por PIB y hastala Gran Pandemia, ha sido la zona más dinámica, con crecimientos anuales del 5,5% desde 2002. “Todos ellos ofrecen unos grandes nichos de negocio y de oportunidades a las empresas españolas, que se verán incrementadas con los acuerdos, de comercio e inversiones, suscritos con la UE”. Una de estas áreas de interés es la de la sostenibilidad.

El pasado verano, una delegación de firmas españolas comprometidas con el medio ambiente en sectores como el financiero, la consultoría o la gestión de residuos se desplazó a Singapur para estrechar lazos de negocio con compañías de ese país aprovechando el congreso mundial de cambio climático. También las vinculadas al cambio hacia la digitalización como explica Miguel Ángel González San Román, director de Minsait, para quien el paradigma digital demanda alianzas en el terreno de la sostenibilidad y la economía circular, que “son muy ambiciosos a la hora de reducir emisiones y aumentar el porcentaje de residuos que se reciclan”. A su juicio, “sin digitalizar los procesos es muy difícil conseguir los objetivos de sostenibilidad. La digitalización parte de la integración de un montón de tecnologías: por ejemplo, el llamado Internet de las cosas, que permite conectar información de contenedores, de flotas de recogida de residuos, de las plantas”.

Desde el Ministerio de Exteriores se insta al sector exterior español a elegir Singapur como hub de inversión y establecimiento de empresas en Asia, para empezar a competir con los países que tradicionalmente han venido invirtiendo -EEUU, Países Bajos y Reino Unido- en la ciudad-Estado del sudeste asiático.

Para más información, sigue leyendo nuestro blog

Last modified: 26/11/2020