La biotecnología, una de las grandes protagonistas en la nueva economía

Emprendimiento

biotecnologia

Salud, alimentación, agricultura, acuicultura, industria pesada,… Las potenciales aplicaciones de la biotecnología son casi inabarcables pero, lo que es más importante, la posibilidad de que sus innovaciones impacten en la generación de valor añadido son muy elevadas, tanto desde el punto de vista de la calidad de los productos como en la sostenibilidad del medio ambiente. Sin embargo, en países como España, su desarrollo no ha sido tan elevado como cabía esperar por distintos factores, pero, sobre todo, de índole financiero, ya que las startups en este campo suelen precisar inversiones iniciales elevadas y un periodo de tiempo más o menos largo para generar rentabilidad, lo que termina por dificultar sus opciones de conseguir financiación.

Sin embargo, las cosas parecen haber cambiado sobremanera tras la crisis. Tanto es así que diversas plataformas de inversión especializadas en este campo han continuado con sus proyectos, lo que ha permitido que se hayan concretado algunas operaciones, también en España. Incluso financiadores que antes parecían no tener puesto el foco aquí también han tomado un rol más proactivo. Pero, ¿qué es lo que ha cambiado para que las biotecnológicas parezcan estar de moda precisamente ahora?

  • Tecnologías innovadoras.

La concienciación social sobre los riesgos sanitarios derivados de la pandemia ha elevado de modo muy relevante el rol de la I+D sanitaria para evitar futuras crisis globales como la del coronavirus. Por ello, la propuesta detrás de muchas empresas de biotecnología de hacer del mundo un lugar mejor encaja mejor con esta nueva filosofía y, por lo tanto, capta una mayor atención por parte de los inversores.

  • Mejor comportamiento bursátil.

Entre las empresas que han aguantado mejor los desplomes de las bolsas mundiales de marzo y abril, es fácil encontrar algunas del campo de la biotecnología. La nueva tendencia de apostar por activos de valor en vez de por aquellos que parezcan tener simplemente posibilidades de alzas en el corto plazo es muy positiva para este tipo de entidades cuyos proyectos necesitan de una apuesta constante de la financiación durante periodos extensos de tiempo.

  • Vocación social.

Este tipo de compañías suelen desarrollar políticas de responsabilidad social corporativa (RSC) y sostenibilidad, ya que tienen ese compromiso muy impregnado en su ADN. Por ejemplo, hace tan solo unas semanas distintas empresas del sector agrupadas en la patronal Asebio ofrecieron a Sanidad fabricar alrededor de 750.000 PCT y 700.000 test de anticuerpos para el Covid-19. Este tipo de acciones tienen cada vez un mayor valor tanto para los inversores retail como para los minoristas.

  • Profesionales en continuo desarrollo.

Detrás de las empresas de biotecnología, además de especialistas en sus respectivas áreas de conocimiento, también se encuentran ambiciosos planes de formación para actualizarse de manera continua sobre innovaciones y otros desarrollos que se van produciendo. Este tipo de actividades educativas implican a toda la organización ya que, en definitiva, se trata de especialidades que están en permanente revisión y que evolucionan en paralelo a otras industrias y actividades. Y, por cierto, con un carácter multidisciplinar, no solo especializado.

  • Soluciones tangibles a problemas reales.

Más allá de los debates éticos que se planteen, la biotecnología está aportando respuestas a algunos de los principales dilemas que tenemos como sociedad. Un campo evidente es el de la ingeniería genética, que está permitiendo la fabricación de organismos transgénicos que, por ejemplo, pueden contribuir a abaratar el precio de muchos alimentos y permitir que lleguen a todos los rincones del planeta y a las clases más desfavorecidas. En momentos de incertidumbre como el actual, este tipo de innovaciones tiene un peso muy relevante.

  • Mejoras terapéuticas.

Con una preocupación creciente por la seguridad sanitaria, el conocimiento sobre la genética que aportan muchas empresas del sector, junto a las innovaciones que proyectan abren caminos muy evocadores para el futuro de la humanidad, por muy fantásticos que nos puedan sonar algunos de ellos. Las empresas que en el pasado que rompieron con la linealidad social y de mercado sirven de ejemplo para otorgarles credibilidad a muchas startups biotecnológicas.

  • Disrupción como modelo de negocio.

Aunque suene frívolo hablar en este último punto de dinero, lo cierto es que en un contexto de tipos de interés muy bajos a nivel global y un exceso de liquidez en los mercados a pesar de la recesión, las empresas de biotecnología ofrecen muchas de ellas proyectos muy disruptivos, capaces de llegar a otorgar una evidente ventaja competitiva en el caso de tener éxito. Por ello, están llamando cada vez más la atención de gestoras de inversión, fondos y bancos que buscan optar a rentabilidades mayores en una coyuntura marcada por la aparente falta de oportunidades en el campo financiero.

Last modified: 29/06/2020