amazon_lending

Y si tu nuevo banquero es una empresa de e-commerce

España acaba de ser incluida en la lista de países que a lo largo de 2015 serán destinatarios de uno de los servicios más disruptivos de la web de comercio electrónico Amazon. Se trata de Amazon Lending, su servicio de préstamos a pequeños comerciantes, que lleva desde 2012 funcionando en EEUU y Japón.

Por lo que sabemos que ha ocurrido en EEUU, los comerciantes más activos en la plataforma son invitados a acceder a préstamos a corto plazo (de 3 a 6 meses) por cantidades que van desde los 1.000 a los 60.000  dólares. Amazon elige los destinatarios de estos créditos entre sus clientes profesionales en función del historial y la actividad que tiene registrada de ellos. El coste del crédito se resta de los ingresos que cada mes debería abonar Amazon a esos  comerciantes. Los medios estadounidenses aseguran que el tipo de interés al que se ofrecen esos préstamos es considerablemente más bajo que los tipos reales de mercado, aunque la compañía no facilita esa información.

Esto no significa que cualquier pyme que utilice esta plataforma vaya a conseguir un acceso rápido y barato al crédito. De hecho, en EEUU una de las principales quejas sobre este servicio está relacionada con las exigencias de la compañía logística para seleccionar a las empresas que les brinda esa posibilidad de financiación.

Pero la llegada de Amazon Lending a España a lo largo de este 2015 con toda seguridad va a disparar el debate sobre la imparable tendencia mundial de la llegada de nuevos actores a mundo de las finanzas. Los bancos están dejando de tener la supremacía del grifo del dinero desde que las grandes compañías de Internet se han aventurado a conquistar las finanzas. Por no hablar de aseguradoras como CESCE y su exitoso factoring sin recurso a través del Fondo Apoyo a empresas.

Amazon podrá ser la primera en España, pero otras como eBay, PayPal o la china Alibaba ya están financiando a sus proveedores. Un reciente estudio del Instituto de Estudios Bursátiles ha realizado un ranking sobre los nuevos competidores del sector financiero en el que identifica a PayPal, Google, Appel, Amazon y Facebook como las compañías tecnológicas que más tensión pueden generar en la actividad financiera durante 2016.

El estudio también hace referencia a otros modelos financieros digitales de los que ya hemos hablado en alguna ocasión en este blog, como son las plataformas de préstamos entre personas o la irrupción de nuevas monedas como Bitcoin.

La gran diferencia entre el primer tipo de jugadores, las compañías tecnológicas, y los segundos, las nuevas compañías centradas solo en la actividad financiera, es que para las primeras la actividad de préstamo no forma parte de su negocio central. Y este es el principal peligro para la banca tradicional. Ya que a diferencia de un banco, ni Amazon, ni Google van a depender de los beneficios que obtengan con la concesión de créditos para subsistir.

Para los potenciales usuarios de sus servicios ésta puede ser una buena noticia, ya que incrementa la posibilidad de acceder a financiación y servicios financieros más baratos. Aunque esa rebaja deberá compensarse vía cesión de datos e información que es la verdadera fuente de negocio de muchos de estos nuevos jugadores financieros.

 

El cambio que apunta esta nueva tendencia es tan potente que tiene revolucionado a la banca de todo el planeta. Los principales bancos ya están probando asociarse con plataformas de préstamos p2p e incluso crear la suya propia como es el caso del todo poderos Goldman Sachs, según adelantaba hace unas semanas el New York Times.

En cualquier caso, una revolución, ante la que cualquier empresa debería estar con los ojos bien abiertos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *