linterna_china

Xiongan o la nueva zona económica especial de influencia en Beijing

China tiene un nuevo centro operativo de negocios. Xiongan, en el área de influencia de Beijing, se erige en nuevo centro económico, urbanístico y del conocimiento.

 

El pasado 2 de abril, el Gobierno chino anunció la puesta en marcha de una nueva Zona Económica Especial (SEZ, según sus siglas en inglés), situada a 100 kilómetros al sur de la capital, Beijing. Esta nueva área, denominada Xiongan, engloba tres condados (Xiongxian, Rongcheng y Anxin) y conforma el punto central de un triángulo geográfico y económico formado por Beijing, la ciudad portuaria de Tianjin, una de los grandes centros de tráfico marítimo del gigante asiático, y Shijiazhuang, capital de la provincia de Hebei. Inicialmente, esta nueva SEZ tendrá un perímetro de 100 kilómetros cuadrados, aunque las autoridades chinas han admitido que planean ampliarla, a medio plazo, hasta alcanzar los 2.000 kilómetros cuadrados, ya que el objetivo es que Xiongan sirva de enlace mercantil entre los clusters urbanos de su órbita de influencia y se convierta en una nueva mega-ciudad de los negocios. Unas horas antes del anuncio oficial de la nueva SEZ, el Ejecutivo de Beijing suspendió todas las transacciones relacionadas con propiedades, tanto inmobiliarias como mobiliarias, en los tres condados mencionados, con objeto de evitar movimientos especulativos.

Nuevos tiempos, nuevos emplazamientos

Le Xia y Carlos Casanova, del departamento de Análisis Económico de BBVA, aseguran en una reciente nota del banco que la SEZ Xiongan, que entra a formar parte también del consorcio de otras zonas francas como la histórica Shenzhen -creada en los años ochenta del siglo pasado por Deng Xiaoping como experimento de modelo de negocio capitalista- y Pudong -auspiciada ya por Jiang Zemin en los noventa- responde a una estrategia política de intensificar los beneficios económicos del área de influencia de Beijing. Aunque, en su opinión, es también un movimiento dirigido a generar nuevos emplazamientos empresariales y urbanos, necesarios para albergar las exigencias demográficas del país más poblado de la tierra. En pleno cambio de patrón de crecimiento, desde un enfoque, pasado y actual, basado en las manufacturas y las exportaciones, a otro diseñado para trasladar el motor del crecimiento a la demanda interna; es decir, el consumo ciudadano y las inversiones empresariales. Esta nueva estrategia urbanística está justificada y amparada en datos elocuentes. Entre otros, que el 60% de la población china vivirá en ciudades en 2020. En apenas tres años.

Xiongan, China

Xiongan viene a completar iniciativas similares, impulsadas desde otros clusters urbanos como el Pearl River Delta o el Yangtze River Delta. Si bien -dicen Xia y Casanova-, Beijing mantendrá su estatus central como centro de influencia política y cultural, la idea es que este territorio del norte de China acapare el rol de núcleo económico, urbanístico y empresarial, gracias a los beneficios fiscales, laborales y financieros de la SEZ. Además de impulsar su condición de eje del conocimiento, con nuevas universidades, hospitales y centros de investigación con los que nutrir sus necesidades económicas. No sólo a largo plazo. También en el futuro inmediato, ya que la nueva SEZ se podrá beneficiar de la estela de una de las economías regionales más dinámicas de China, la del norte del país, así como de los significativos gastos en infraestructuras que ya están en fase de ejecución.

Una ciudad 100% comunicada

Por si fuera poco, la ciudad dispone de metro ligero, tren de alta velocidad y conexiones radiales de última generación. Redes de comunicaciones que aliviarán el crecimiento vertiginoso de Beijing, así como efectos colaterales perniciosos como la polución o el suministro inadecuado de utilities, como el de agua. Y que contribuirán a promover la innovación en un área que completará y ayudará a mejorar la apuesta tecnológica de la capital china o la de investigación de manufacturas de Tianjin, afirman Xia y Casanova.

“En suma, el anuncio del establecimiento de la nueva SEZ de Xiongan tienen importantes implicaciones, tanto en el frente internacional, para incrementar el valor global de economías de escala china, como en el orden doméstico, ya que traslada más hacia el sur, el dinamismo económico del norte de Beijing”, aclaran los analistas de BBVA.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *