valorar_compania

Cómo valorar una empresa por comparación de múltiplos

valorar_companiaEl valor de una empresa va cambiando a lo largo del tiempo, incluso aunque no se haya extendido o potenciado el negocio o se hayan ampliado las instalaciones. Y es que la cifra dependerá en cada momento de un gran número de factores, tanto intrínsecos como extrínsecos, entre ellos la situación del mercado, la competencia, la oferta y la demanda de los productos etc. Por eso, es conveniente hacer los cálculos periódicamente, independientemente de que nos hayamos planteado o no vender el negocio. Pues bien, una de las mejores formas de hacerlo es a través del método de valoración por comparación de múltiplos.

La valoración de múltiplos calcula el valor de una empresa utilizando como punto de partida un múltiplo de factores que tienen como base el valor conocido de otras empresas que sean comparables a ella. Por lo tanto, la primera tarea será buscar empresas comparables, habitualmente semejantes, que tengan las mismas características.

En esta labor, es imprescindible realizar un análisis cualitativo de mercados, canales de comercialización, participaciones en mercados, y management, además de determinar la evolución pasada y futura de los ingresos y beneficios. En el apartado cuantitativo, se contemplarán factores como el rendimiento, la liquidez y la estructura de capital.

Una vez estudiada la empresa propia, y detectadas las compañías comparables a ella, el siguiente paso es calcular los múltiplos. Pero, ¿cómo se obtienen éstos? En pocas palabras, y sin profundizar en teoremas matemáticos, podríamos decir que a través de la relación entre el precio de estas compañías y las transacciones comparables con sus principales cifras y datos financieros, es decir con sus ventas, resultado neto o EBITDA.

El proceso parece complicado pero, en realidad, es bastante sencillo. Eso sí, exige aplicar una serie de fórmulas matemáticas, en cuyo detalle lógicamente no nos vamos a detener en este post, pero que cualquier experto conoce o puede encontrar fácilmente. Pues bien, una vez que se dispone de los múltiplos comparables, no hay más que aplicarlos a los principales datos financieros de la compañía (que se habrán determinado previamente).

La valoración por comparación de múltiplos no es un proceso único, sino que se puede realizar de varias formas: por comparación directa y por aproximación de acciones y deuda. En el primer caso, se calcula el valor de la empresa mediante la comparación con otras compañías que cotizan en bolsa y se hace a través de sus cotizaciones. Mientras que en el segundo se calcula teniendo en cuenta la financiación y la suma de los pasivos.

A su vez, la comparación directa se puede dividir en tres métodos: el de empresas cotizadas similares, el de adquisiciones recientes y el de oferta pública de venta. Para hacer la comparación en el primer caso se utiliza el precio de mercado de empresas comparables que cotizan en bolsa; en el segundo, el de adquisición pagado en transacciones anteriores. Y en el tercero, el obtenido por firmas comparables durante la admisión en bolsa.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *