Lab

Una luz de esperanza para pymes y emprendedores

El pasado lunes (19 de diciembre) muchos responsables de pequeñas y medianas empresas dejaron unos minutos de trabajar para escuchar la radio. Querían conocer lo antes posible si el entonces candidato a presidente del Gobierno español se refería a ellos en su discurso de investidura.

No era para menos, ya que pymes y autónomos son dos de los grupos más vulnerables y afectados por la actual coyuntura económica. Además, son los que tienen una menor capacidad para enfrentarse a la crisis y los que más sufren a la hora de hacer frente a sus necesidades de financiación. Por una parte, están sufriendo un fuerte alargamiento de sus plazos de cobro, especialmente por sus ventas a las administraciones públicas, lo que está aumentando su nivel de morosidad. Y, por otra, se encuentran con una fuerte restricción crediticia por parte de las entidades financieras.

Pues bien, un buen número de los pequeños empresarios que pusieron la radio aquel día quedaron esperanzados. En su discurso, Mariano Rajoy anunció una serie de importantes medidas que afectarán directamente a pymes y emprendedores. En primer lugar, señaló que es esencial definir un marco fiscal más adecuado a las necesidades de los emprendedores, que tendrán “un protagonismo esencial en la recuperación económica del país y una prioridad preferente en nuestro programa de reformas”.

Un programa que, según apuntó, no estaría completo si no abordara una estrategia integral para impulsar la competitividad de nuestra economía, que abarque todos los sectores, especialmente aquellos con más futuro, incluyendo sus órganos reguladores, el modelo energético o la necesaria apuesta por la innovación y la internacionalización de las empresas españolas.

Recordó que la política tributaria es una herramienta de primer orden para impulsar el crecimiento económico. Y, en este sentido, aseguró que definirá “un marco fiscal de apoyo a los emprendedores, pymes y autónomos, que les permita hacer frente, con mayor facilidad y holgura, a sus obligaciones tributarias, y dedicar una mayor parte de sus beneficios a la creación de empleo”.

Pues bien, dentro de este marco, anunció que se adoptarán de manera inmediata, las siguientes medidas:

Compensación de deudas: se establecerá un procedimiento de compensación automática similar al de la cuenta corriente tributaria para cualquier tipo de deuda reconocida por una Administración Pública.

Reformas en el Impuesto sobre el Valor Añadido: se modificará el régimen del IVA para que autónomos y pymes no tengan que pagar el impuesto hasta que efectivamente se haya efectuado el cobro de las facturas correspondientes.

Ayuda fiscal al empleo: se creará una ayuda fiscal por importe de 3.000 euros por la contratación del primer trabajador.

Reformas del Impuesto sobre Sociedades: se eliminarán las limitaciones existentes en la actualidad para la aplicación en el Impuesto sobre Sociedades del tipo impositivo del 20% a las empresas con cifra de negocios inferior a cinco millones de euros.

Se ampliará hasta los 12 millones de euros la cifra de negocios que permite acogerse al régimen especial previsto para las empresas de reducida dimensión, y se aumentará -a la vez- hasta los 500.000 euros el límite de base imponible al que se aplica el tipo reducido del 25%.

Se fijará una exención por modernización de los activos fijos de las empresas. Las empresas no tributarán por las plusvalías que obtengan en la venta de sus activos fijos cuando las reinviertan, para fomentar, así, que el capital invertido se reutilice en la modernización de la propia actividad empresarial.

Y se modificará la fiscalidad de los beneficios no distribuidos, de manera que aquellos dedicados la adquisición de nuevos activos, tributen diez puntos menos que los destinados a ser distribuidos a los accionistas.

Algunas de estas medidas fiscales, junto con otras concretas en el ámbito de la financiación, la tramitación administrativa y la gestión laboral, se englobarán en la Ley de Apoyo a los emprendedores que el Gobierno enviará a la Cámara dentro los próximos tres meses.

Algunas de las medidas anunciadas por Rajoy eran muy esperadas por pymes y emprendedores, ya que seguramente podrán servir para reactivar su actividad. Ahora, muchos empresarios esperan que se apliquen rápidamente para comprobar lo antes posible si son realmente eficaces para sacarnos de la crisis.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *