Trump elige otra víctima en su política comercial: India

Internacionalización, Noticias

El presidente estadounidense advierte a Narendra Modi de que su país debe redoblar sus esfuerzos para reducir los obstáculos a las exportaciones americanas.

 

El discurso del dirigente norteamericano habla de buscar una nueva, justa y recíproca relación con India. Pero, al mismo tiempo, deja un mensaje a Delhi de que tendrá que reducir lo que, a su juicio, supone una lista de agravios comparativos, de obstáculos, a los bienes y servicios made in US que llegan a territorio indio. Las palabras de Donald Trump se produjeron durante la visita, en junio, de Narendra Modi a la Casa Blanca. A pesar de su política comercial proteccionista con la que se pretenden elevar las barreras arancelarias a las importaciones de mercancías a suelo americano. Ambos, Modi y Trump, han enarbolado la bandera de la potenciación industrial en sus respectivos países. El republicano, con su eslogan de America, First y el nacionalista con su campaña de Make in India.

Modi también quiso poner paños calientes al mensaje de Washington

Lo hizo al asegurar que el plan económico de Trump, al que identificó con el objetivo del dirigente de la Casa Blanca Make America Great Again, “llevará nuestra cooperación a una nueva dimensión” en la que los intereses de “cada nación” se verán potenciados “en términos de prosperidad”.

Las exportaciones indias a EEUU generaron un superávit comercial para la mayor democracia del mundo de más de 24.000 millones de dólares, aunque su balanza comercial sea deficitaria. En más de 105.000 millones de dólares, según datos de 2016.

Durante el encuentro bilateral, Trump también agradeció a su homólogo el favorable clima de negociación para la adquisición, por parte de India, de un importante pedido de aviones civiles y material militar estadounidenses. “Siempre nos hace sentirnos muy felices que alguien elija de nuestro arsenal militar equipos para sus necesidades civiles y para sus ejércitos”. El avance en este acuerdo ha sido una de las razones prioritarias del viaje oficial de Modi a Washington. Entre otras adquisiciones, India desea comprar drones Predator y caza-bombarderos y aviones para avanzar en su política balística nuclear, transportar y abastecer, aunque ninguno de los dirigentes especificó los pormenores del catálogo militar.

Reuniones y negociaciones clave

El pasado mes de abril, Trump firmó una orden ejecutiva en la que exigía la revisión de visados para extranjeros y en la reunión también se trató del cupo para ciudadanos de la India. Modi, además, se reunió con posterioridad con los consejeros delegados de Apple, Tim Cook, y de Amazon, Jeff Bezos. Dehli continúa con su declarada estrategia innovadora, donde ha logrado convertirse en una de las referencias tecnológicas globales, y de apertura de mercados. Amazon ha abierto varios centros logísticos de grandes dimensiones en India, con vistas a potenciar en la enorme economía asiática su política de entrega en 24 horas.

A comienzos de junio también se produjo otro hecho relevante en el mundo de los negocios. El principal abastecedor de material militar del Pentágono, el gigante Lockheed Martin, firmó una carta de colaboración con Tata Advandec Systems para producir 70 aviones de cobate F-16 en la India. En línea con el acuerdo comercial entre la aerolínea de bajo coste SpiceJet y Boing para la adquisición de 40 aviones (737 MAX) a la multinacional estadounidense por un montante total de 4.700 millones de dólares.

Last modified: 20/07/2017