Qué es el Tercer Sector y qué aporta a una empresa

Financiación

Manos forma corazon

El Tercer Sector es aquel formado por organizaciones con personalidad jurídica propia, inscritas en un registro público, que no tienen ánimo de lucro al reinvertir sus beneficios en la propia actividad, y que son de titularidad privada.

Las características básicas de estas entidades son:

  • Están formalmente constituidas como asociaciones, fundaciones, entidades religiosas, cooperativas de iniciativa social, o bien empresas de inserción.
  • Sin afán de lucro: reinvierten sus beneficios en la actividad social que desarrollan.
  • Su misión está orientada a la inclusión social de colectivos vulnerables.
  • Desarrollan sus actividades de acción social siguiendo principios de proximidad al territorio o el entorno.

Situación en España

En las dos últimas décadas, el Tercer Sector en España ha experimentado un considerable avance, gracias a la democratización, a la revitalización de la sociedad civil y a la evolución del Estado de Bienestar. Existen hoy alrededor de 29.000 organizaciones activas que se dedican principalmente a los campos de la acción social, integración y atención socio-sanitaria.

Los gastos anuales de estas entidades suponen entre el 1,42% y el 1,69% del PIB de nuestro país. Actualmente, trabajan de modo remunerado unas 530.000 personas, lo que representa el 2,7% del mercado laboral. Además, hay que añadir el número de personas voluntarias que colaboran con estas organizaciones, y que se estima en casi 900.000 personas.

A pesar de su peso en la economía, se trata de un sector dominado por el minifundismo, con una gran cantidad de pequeñas organizaciones que no superan los 150.000 euros de ingresos anuales. En términos generales, su volumen medio de facturación ronda el millón de euros, y el de gastos los 900.000 euros.

Retos principales

  • La reducción de posibles fuentes de financiación como consecuencia de la reciente
  • El aumento de las demandas de las personas beneficiarias, que les obliga a afrontar el futuro ante los nuevos cambios sociales que experimenta la sociedad española.
  • A nivel organizativo y de gestión, es crítico lograr una mayor estabilidad tanto a través de la diversificación de sus fuentes de financiación como a través de la consolidación de sus propias estructuras, incrementando la participación del voluntariado, mejorando las condiciones de las personas contratadas y su formación.

La Responsabilidad social en las empresas

La responsabilidad social empresarial (RSE) consiste en adoptar medidas, iniciativas y actuaciones, a las que se le integran aspectos sociales y medioambientales, dentro de los objetivos que se proponen conseguir las empresas. Es una estrategia que se articula como herramienta de gestión con la finalidad de producir unos beneficios por medio de un comportamiento social, ético y solidario. El Libro Verde de la Comisión Europea la define como “la integración voluntaria, por parte de la empresa, de las preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y en sus relaciones con los interlocutores”.

Mediante una estrategia de RSE, las empresas se encuentran con destacados beneficios en vía de regreso, tanto tangibles como intangibles, al conseguir a cambio la consideración de los distintos grupos con los que se relacionan: proveedores, empleados, clientes y administraciones públicas. Se está evolucionado de un modelo de filantropía empresarial donde las empresas realizaban aportaciones puntuales de origen caritativo con escaso impacto social, hacia un modelo de responsabilidad social empresarial en el que las empresas tienen una estrategia integral y transversal de Responsabilidad Social, que enfocan su gestión hacia una sostenibilidad social y medioambiental; y establecen relaciones con las entidades sociales estables y a largo plazo. 

¿De qué manera pueden relacionarse las empresas con el tercer sector?

  1. Donaciones dinerarias. Principalmente, a través de los donativos o del mecenazgo. La diferencia entre uno y otro radica en que el donativo es una cantidad que la empresa entrega sin esperar obtener nada a cambio mientras que en el mecenazgo la empresa otorga cantidades de dinero durante un plazo de tiempo para un determinado fin y la entidad beneficiaria se compromete a reconocer públicamente dicha labor.
  1. Donaciones en especie y donaciones de servicios. En esta modalidad, las empresas no entregan dinero, sino bienes que pueden ser los productos que la propia empresa vende y que constituyen una de sus actividades.
  1. Programas de voluntariado corporativo. Consiste en un conjunto de actividades promovidas y apoyadas por una empresa que tiene como finalidad involucrar y fomentar la participación libre de sus empleados a través de la dedicación de su tiempo, capacidades y talento a causas, proyectos y organizaciones sin ánimo de lucro.
  1. Captación de fondos entre los empleados. Consiste en que la empresa oferta a sus empleados la posibilidad de realizar donaciones a entidades sin fines lucrativos, pudiendo ser estas puntuales o periódicas. Dentro de esta modalidad destaca el matching gift, en donde los empleados reúnen una determinada cantidad para donarla y la empresa dará una cantidad igual o mayor a la reunida por los empleados.
  1. Captación de fondos entre los clientes. Las empresas dan acceso a las entidades sin fines lucrativos a sus clientes. Otra forma dentro de esta modalidad es que la empresa promociona entre sus clientes los actos y eventos que dichas entidades realizan.

¿Qué buscan las empresas en las entidades del Tercer Sector?

  • Mejorar su reputación corporativa, demostrando que la empresa se preocupa y se compromete ayudando en tareas de interés social.
  • Constituir una bolsa de trabajo alternativa, accediendo a personas con minusvalía o discapacidad, que tiene una doble recompensa: una deducción en el Impuesto sobre Sociedades de 9.000 euros por cada trabajador que incremente el promedio de plantilla de trabajadores minusválidos, y si el trabajador tuviera una minusvalía superior al 65% la deducción será de 12.000 euros; y, además, optar a conseguir un mayor beneficio neto en su cuenta de resultados.

¿Qué motivaciones puede encontrar el Tercer Sector para colaborar con las empresas?

  • Necesidad de sostenibilidad de la organización en el largo plazo.
  • Identificación de nuevos grupos de interés prioritario (medios de comunicación, empresas responsables), dada la situación de crisis.
  • Perfeccionamiento de las técnicas y modelos de captación de fondos.
  • Aportación de capital humano nuevo, recursos económicos, servicios…
  • Generación de sinergias, intercambio de conocimientos con la empresa: nuevas habilidades para la gestión y dirección.
  • Posibilidad de generar nuevas ideas y proyectos de colaboración.

Last modified: 19/04/2018