Entradas

redes_sociales

Nueve errores que no debe cometer en redes sociales

El social media marketing y las redes sociales

Más de 19 millones de españoles utilizan a diario las redes sociales. Además nuestros internautas están a la cabeza del mundo en cuanto al número de entornos sociales que visitan cada día, con 6,2. Mientras, nuestros vecinos europeos se conforman con 5,4 y la media mundial se queda en 4,8. Sirvan estos datos para reflejar la enorme importancia que tienen las redes para una empresa. De ahí que el social media marketing se haya convertido en una poderosa herramienta para aquellas pymes que pretendan conectar con sus clientes.

Hoy en día el plan de negocio de una empresa debe tener en cuenta las redes sociales. Es más, muchas marcas de éxito han levantado sus negocios a través del boca a boca que se originó en Facebook, Twitter, LinkedIn, Instagram o YouTube. Por el contrario, muchos emprendedores nunca han sido capaces de dar con la tecla para conectar con su público. Lo más probable es que ese empresario que no fue capaz de captar la atención del internauta cometiera alguno de los errores de marketing que detallamos a continuación y de los que todos los negocios que aspiran a ser rentables deben huir.

Diversificar los esfuerzos en las redes Sociales

En demasiadas ocasiones, los negocios, y más los que son por internet, tienden a utilizar demasiadas plataformas. Quizá una gran empresa con un inmenso equipo de marketing pueda permitirse el lujo de apostar por -además de las 5 citadas- Snapchat, Pinterest, FourSquare, SlideShare, Yelp, Flickr… Pero una pyme debe centrarse en dos o tres plataformas que se adapten a su negocio y a los intereses de sus clientes y convertirse en experto de las mismas.
Y es que el marketing en redes sociales requiere experiencia. Solo así se podrá destacar entre las 300 millones de fotos que se suben cada día a Facebook, o los 510.000 comentarios que se publican cada 60 segundos en la misma red social.

Olvidarse de los seguidores

Los seguidores son los que traen más seguidores. Ésta es una regla básica de las redes sociales. Con esta idea, olvidarte de ellos constituye un error de irreparables consecuencias. A los que nos siguen en entornos sociales hay que tratarlos como si clientes fueran. Por tanto, su interés e interactuación con nuestros contenidos debe ser recompensada, por ejemplo mediante un mensaje personal que puede incluir, o no, un regalo de agradecimiento.

Copiar a otros

Copiar tal cual la estrategia y contenidos de otra marca rival que esté teniendo éxito no es positivo para nuestro negocio. Las redes sociales están diseñadas para premiar el contenido nuevo y los usuarios lo prefieren. Por tanto, es preferible que diseñe su propia estrategia de marketing. Aunque se equivoque y haya que pulirla, es mejor que plagiar a otro.

No utilizar las estadísticas en las redes sociales

Nos guste o no las estadísticas son parte fundamental del social media marketing. Saber si un contenido es más o menos visitado por los seguidores nos da una idea de la estrategia que debe seguir la empresa para captar la atención del internauta. Por dicho motivo, ignorar lo que los números reflejan hace que sea muy complicado elaborar una estrategia correcta con la que mejorar el impacto de nuestros contenidos.

Desconocer a nuestro cliente

Si el emprendedor desconoce cómo es su cliente en las redes sociales y qué es lo que puede interesarle no será incapaz de desarrollar un marketing digital adecuado. Incluso podrá equivocarse a la hora de seleccionar las redes a las que dedicar sus esfuerzos.

No aprovechar el potencial del vídeo

El 60 por ciento de los expertos en redes sociales destaca que el vídeo es fundamental para incrementar el impacto de los contenidos. Su indudable atractivo para la audiencia hace ineludible la utilización a la hora de elevar el conocimiento de la marca en entornos sociales.

Considerar que la estrategia en todas las redes sociales es la misma

Cada red social es diferente y lo que funciona en una puede no hacerlo en otra. Hay que valorar que los internautas utilizan diversas redes para encontrar contenidos diversos. Si no, ¿para qué iban a tener en su smartphone las diferentes aplicaciones de las diversas redes?. Es evidente que si una empresa utiliza el mismo contenido en todas estas redes sin adaptarlo mínimamente a las mismas estará llevando a cabo una estrategia equivocada.

Crear un equipo demasiado amateur

Es habitual considerar que los más jóvenes son los mejor preparados para crear una estrategia adecuada de marketing en redes sociales. Este tipo de decisiones refleja que la firma no desarrolla una apuesta digital profesional. Muy al contrario, destacar en el mundo de internet exige de la elaboración de planes trabajados y concienzudamente medidos. Solo así se podrán tener posibilidades de éxito.

Centrarse exclusivamente en aumentar la cantidad de seguidores

Es cierto que un objetivo es lograr aumentar el número de seguidores de la empresa. Pero es conveniente no olvidar que, en el caso de las pymes, es preferible una pequeña y sólida base de fieles clientes que derrochar esfuerzos en captar seguidores momentáneos logrados a base de realizar publicaciones de pago. Un emprendedor debe valorar lo que le resulta más interesante para su negocio.

emprendedores_influencers

¿Cómo se convierten los emprendedores en influencers?

emprendedores_influencersEl marketing moderno no tiene nada que ver con el de hace unos años. En la actualidad, se centra en sacar provecho al mundo digital en busca de mejorar el alcance global. Quizá por ello, una buena cifra para una campaña normal que tiene a Internet en el centro de las decisiones está entre las 75.000 y las 100.000 personas. Si se llega a esa cantidad, la marca que está detrás de todo se da por satisfecha.

 

Estos números quizá puedan sorprender. Pero es la media a la que suelen llegar grandes firmas con un proyecto comercial online circunscrito en exclusiva al mercado español. A pesar de ello, existe un sencillo truco para que esos 100.000 se conviertan en 900.000. Para lograrlo hay que contar con los influencers, que son aquellos que tienen credibilidad en los distintos entornos sociales. Muchas veces este vocablo se utiliza para denominar sólo a las personas que están detrás de los canales de YouTube, que arrasan entre el público más joven. Pero la realidad es que los influencers también se esconden en las redes sociales o en los blogs. Su poder es tan elevado que las compañías se los rifan y hacen lo que sea necesario para ganarse sus favores. Y es que las marcas saben que el mero hecho de que un youtuber recomiende un producto convierte a éste en un fenómeno de masas.

 

La influencia que tienen es lo que ha llevado a muchos blogueros a convertirse en estrellas digitales con buenos sueldos. ¿Sus armas? Una cámara, un ordenador y una buena estrategia. Esto último es lo primordial. Ser un influencer no es fácil. Lograr que un canal tenga millones de seguidores supone esfuerzo y capacidad para ignorar los cantos de sirena de las compañías, que no dudarán en tirar de chequera para asegurarse una promoción positiva de sus productos.

 

Como es de suponer, una pyme también se puede aprovechar de este nuevo fenómeno que está cambiando la estrategia comercial de las grandes multinacionales. Pero la mejor forma de lograrlo es convirtiéndose a sí misma en una de esas personas cuyas palabras son tomadas como dogma de fe por los internautas. Desde aquí, les vamos a proponer unas reglas muy sencillas que se deben seguir para lograr que nuestra marca arrase en el mundo digital gobernado por YouTube y las redes sociales tradicionales.

 

La clave es la estrategia.
Siempre se dice que en Internet lo más importante es el contenido. Eso es cierto. Pero aquí tenemos peculiaridades que son necesarias destacar. La principal es que por encima de lo que se escribe, se rueda o se fotografía está la estrategia. Es un error pensar que colgando buenos contenidos se tiene el éxito asegurado. No es así. Lo principal es que en canal aparezca lo que nuestra audiencia exige. Puede que pensemos que en un blog de maquillaje, un reportaje sobre la moda nupcial puede funcionar. No será así. Los influencers logran su condición de prescriptores gracias a la especialización. Encontrar el nicho, explotarlo y jamás salirse de él es la mejor estrategia a seguir si se quieren tener millones de seguidores.

 

No se quede solo con los vídeos
Existe la idea equivocada de que los influencers solo están en YouTube. Falso. Un buen blog puede ser tan importante para la audiencia como lo es un canal con gran audiencia. El emprendedor debe decidir qué es lo que se le da mejor y lanzarse a ello. Puede que los vídeos no sean la manera de llegar a la audiencia. Si es su caso, olvídese de la plataforma multimedia y regrese a sus posts de toda la vida. Pero esto no varía un ápice la estrategia de la que hablábamos en el punto anterior. Céntrese en el nicho y prepare contenidos que interesen a sus seguidores.

Cuide el contenido
Una vez definida la estrategia y el canal toca pensar en lo que vamos a contar. Aquí solo existe una manera de funcionar, que es la de tomarse en serio lo que está a punto de hacer. No se puede pretender llegar a miles de personas escribiendo un tema en cinco minutos o subiendo las imágenes que tengamos más a mano. Todo debe ser estudiado y tenido en cuenta para no defraudar a la audiencia. Conviene no olvidar que el internauta es infiel por naturaleza y no tendrá inconvenientes en borrar la página de sus favoritos si pierde interés en lo que allí se dice.

 

Apueste por lo original
A la hora de atraer la atención de la sociedad, tendrá más posibilidades de éxito si es capaz de apostar por contenidos originales. Olvídese de lo que aprendió en el colegio o en la universidad. Internet tiene otras reglas y el sujeto creativo es el que se lleva todos los vítores digitales. No tenga miedo en no ser políticamente correcto. Siempre ha de buscar los extremos. Internet es un mundo polarizado y lo que está en el centro acaba en el baúl de los recuerdos.

Otra estrategia que jamás debe seguir es la de copiar contenido de otros. Será el mejor camino para convertirse en un apestado de la red. El internauta quiere siempre contenido nuevo. Como decíamos antes, toca tomárselo en serio y trabajarse a los seguidores como si fueran clientes de su negocio.

Busque las colaboraciones
El mundo de los influencers es muy competitivo pero eso no es óbice para que todos ellos colaboren entre sí en el afán de lograr el mayor alcance posible. Un emprendedor debe sumarse a la ola y no tener inconveniente en que sus contenidos aparezcan en otros medios de comunicación. También es interesante buscar la colaboración de expertos digitales dispuestos a aportarle valor añadido a su blog o a su canal en YouTube. Estas acciones siempre son bienvenidas por la audiencia.

 

Comparta con su gente
Un emprendedor puede tener la tendencia de pensarse que sólo él puede colgar contenido de calidad al blog, con el que pretende influir en la sociedad. No es así. El objetivo principal es dar a conocer la marca, la empresa o un producto o servicio determinado. Para lograrlo, es vital contar con la colaboración de todos los miembros de la compañía. Implicando hasta a la última incorporación y logrando que la plantilla reme en la misma dirección se pueden obtener excelentes resultados, de los que su negocio saldrá beneficiado.

publicidad_youtube

Los errores de gestión comercial y marketing de la publicidad en YouTube

No descubrimos nada si decimos que YouTube es una gran oportunidad de promoción para las pymes. Cada día se ven más de 4.000 millones de vídeos, demostrando que el alcance es todavía mayor que el de Facebook. Su infinita audiencia ha convertido a la filial de Google en una de las plataformas online favoritas para insertar la publicidad. Por desgracia, la tasa de éxitos que se obtienen en muchas campañas no es la deseada. ¿La culpa es de YouTube? No. En esta ocasión toca mirarse el ombligo y afirmar que muchos emprendedores cometen errores en su gestión comercial y de marketing cuando desarrollan los spots que colgarán en el popular servicio de vídeos.

 

El objetivo de toda campaña de marketing es convertir a los visitantes en clientes. En el caso de YouTube, el gran reto es lograr que los internautas se queden y vean nuestros anuncios. Es decir, que no le den a la tecla de “omitir” y contemplen nuestros 20 segundos de publicidad. ¿Cómo se logra? Vayamos por partes. Descubramos primero qué posibilidades nos ofrece la plataforma. Ya llegará el momento de analizar dónde pueden estar nuestros errores de gestión comercial y marketing.

 

YouTube permite dos tipos de vídeos promocionales. El primero es True View in-display, que funciona como el propio buscador de Google. Se activa cuando se realiza una búsqueda en YouTube. Entre los resultados, y al mismo nivel que el resto, se mostrará nuestro contenido pagado, siempre que las palabras claves del internauta coincidan con las del anuncio. El spot también puede aparecer en la parte derecha de la pantalla cuando se está dentro de la página de reproducción del contenido multimedia. El segundo formato es el True View in stream, que es el favorito de los anunciantes, ya que sale automáticamente cuando se reproduce un vídeo en concreto y que tras cinco segundos de visionado permite omitirse para ir directamente al contenido. Luego tenemos un último tipo que es derivado del anterior y que recibe el nombre de Premium. Se trata de aquellos anuncios in-stream que no permiten saltárselo y obligan a su visionado completo.

 

¿Qué formato utilizar? Existen infinidad de trucos sobre cómo sacar partido a nuestros vídeos en YouTube. Pero a grandes rasgos y si hablamos de pymes, lo normal es que el presupuesto solo nos permita utilizar cualquiera de las dos primeras opciones.

 

Una vez analizado las posibilidades que ofrece el servicio de vídeos por streaming toca ponerse el mono de trabajo y analizar en qué estamos fallando. ¿Por qué solo unos pocos entran en nuestros vídeos? ¿Por qué la mayoría sale corriendo en cuanto tiene la opción de ocultar nuestro contenido?

Los errores de gestión comercial y marketing en YouTube se pueden reducir a tres.

 

Se está equivocando con el público objetivo
Una de las grandes ventajas del sistema inventado por Google es que la publicidad que se ofrece coincide con los intereses del internauta. Es decir: si usted está buscando muebles, es imposible que aparezca un anuncio de una frutería. Lo lógico es que se muestren enlaces a tiendas de muebles. En otras palabras: contenidos que están más cerca de interesarle. De esa forma se logra un mayor número de clics. Si usted no consigue que los visitantes no pulsen el botón de “omitir” quizá será porque el anuncio no está bien dirigido. Por fortuna las estadísticas de YouTube le ayudarán a descubrir dónde está el problema que origina que el vídeo se reproduzca ante usuarios poco interesados en el mensaje. También existen infinidad de filtros y opciones que se pueden retocar y que le ayudarán a acercar el contenido al consumidor adecuado. No tenga miedo de experimentar hasta dar con un porcentaje de visionados completos más acorde a sus expectativas.
El contenido no es el adecuado
Cada canal tiene sus secretos, lo que origina que muchos de los grandes errores en la gestión comercial y marketing de la publicidad de YouTube tenga su origen en el contenido. No piense que tiene 20 o 30 segundos para elaborar su mensaje. La realidad es que solo cuenta con 5 segundos, que son los que pasan hasta que aparece el botón de omitir el anuncio. En los primeros momentos del vídeo es cuando tiene que utilizar todo su ingenio para enganchar al internauta. Si no lo logra, hará clic y se irá al contenido que realmente quiere ver. No conviene olvidar que la publicidad en YouTube es tremendamente intrusiva y la persona que la sufre está deseando que pasen esos malditos segundos para largarse con viento fresco. Su obligación es captar la atención de ese público hostil. Si lo consigue, la campaña será todo un éxito.

 

El formato es erróneo

Entre los anunciantes existe una obsesión desmedida por utilizar el formato in-stream, que es el más intrusivo, complejo y caro, olvidándose de que las campañas in-display también pueden funcionar. ¿Cuándo hay que utilizarlas? Sin duda, en nuestras primeras experiencias en YouTube, ya que su puesta en marcha es mucho más simple. También es un vehículo perfecto para promocionar un canal propio de vídeos. Y, por último, no se requiere utilizar AdWords para ponerlo en marcha.

 

Para terminar, existe otro riesgo en la gestión comercial y marketing en YouTube, que consiste en no darle la importancia adecuada. A día de hoy, muchas pymes todavía contemplan el marketing online como algo anecdótico para sus negocios. Así que cuando se deciden a probar lo hacen con presupuestos de risa. ¿Resultado? Fracaso absoluto. No cometa ese error. YouTube puede ser un gran aliado para su empresa. Solo hace falta saber cómo sacarle provecho y no cometer errores.

POST LUNES 4 AGOSTO

Inbound Marketing o cómo convertir visitantes en clientes

POST LUNES 4 AGOSTOLa lógica en marketing está adoptando nombres cada vez más sofisticados. Es lo que sucede con el Inbound Marketing, una de las técnicas más efectivas que utilizan grandes compañías y distintos profesionales del sector, pero cuya metodología y ventajas no son conocidas todavía por muchas pequeñas y medianas empresas. Su objetivo fundamental es aumentar la cantidad de visitantes de la página web de una compañía –pero también de su blog, Facebook, Twitter, etc.- y, posteriormente, convertir el máximo número de ellos en clientes.

 

La estrategia es muy sencilla. Una vez que conocemos quiénes se han interesado por nuestra empresa -a través de los medios indicados anteriormente-, será más sencillo concentrar la oferta de productos y servicios de la compañía en ellos, aportándoles un mayor valor añadido, hablándoles más de nuestras bondades y particularidades, y segmentándolos más detalladamente por sus inquietudes, intereses y necesidades.

 

El proceso conlleva varias etapas. En primer lugar, es necesario atraer el máximo número de visitas hacia todos los soportes de los que disponga la empresa. Para ello, habrá que potenciar no solo la página web, sino también los blogs, los vídeos en youtube, las newsletter y boletines electrónicos publicados periódicamente, los e-books, las noticias en prensa, etc. Además, si hacemos que cada uno de estos canales conecte o interaccione con los demás, conseguiremos multiplicar rápidamente las visitas totales, ya que muchas de las personas interesadas pasarán de uno a otro a golpe de click.

 

El segundo paso será la conversión de todos estos clientes en bases de datos sofisticadas, algo que conseguiremos gracias a la ayuda de la tecnología. Esto nos permitirá conocer cuáles son las personas más interesadas en nuestros productos o servicios, saber por qué les gustan y qué motivos les podría llevar a adquirirlos. El siguiente trabajo consistirá en segmentar adecuadamente a estos clientes para que cualquier acción de marketing que desarrollemos con ellos consiga el máximo rendimiento con el menor esfuerzo posible.

 

Una vez que tengamos la base de datos completa y segmentada adecuadamente, podremos descubrir cuáles son los visitantes que se encuentran más cerca de realizar finalmente la compra. Y, una vez que conocemos a éstos, podremos poner en marcha diferentes acciones que irán aumentando su deseo de llevarla finalmente a cabo. ¿Cómo conseguiremos esto último? Fundamentalmente, insistiendo en los beneficios del producto cuando vuelvan a visitar la web, enviándoles un correo electrónico, remitiéndoles una newsletter o un boletín electrónico, etc.

 

La tecnología nos permitirá seguir la evolución de estos potenciales clientes e interactuar con ellos, directamente, a través de las redes sociales. Además, algunos expertos indican la conveniencia de agilizar y sistematizar el seguimiento creando reglas. Por ejemplo, uno de ellos aconseja que si una persona lleva más de cuatro semanas sin visitar una determinada página web, los responsables de marketing pueden enviarle un correo electrónico automático, dirigido sólo a ella.

teclado

Las ventajas del marketing de contenidos

*¿Marketing de qué? Pero de qué demonios estamos hablando. Esa pregunta se la habrán hecho muchos de los que hayan leído el titular de este post. Algo normal, ya que nos enfrentamos a un área del marketing de vital importancia, y más con Internet y las redes sociales, que es poco utilizada por las pymes. Los expertos la definen como el arte de elaborar contenidos interesantes y distribuirlos de forma gratuita con la idea de atraer clientes a nuestra empresa o fidelizar a los que ya se tiene. En cristiano: estamos hablando de que una empresa se acostumbre a dar antes que pedir. Esta definición excluye de inicio la idea de promocionar nuestros productos o servicios. Eso no tiene nada que ver con este tipo de marketing, que busca, por ejemplo, lograr que los lectores de una web empresarial se conviertan en suscriptores de correo electrónico. O dicho de otra forma, dejar de hablar con fantasmas para hacerlo con personas de carne y hueso.
Para lograr ese difícil objetivo, el público debe querer mantener una relación fluida con la empresa. Algo que es mucho más sencillo ahora que existe Internet. De hecho, se podría decir que el marketing de contenidos nació como respuesta al cambio experimentado por los consumidores, que, con la red, se convirtieron en más exigentes y más reacios a aceptar la publicidad tradicional basada en mensajes comerciales. Muchas compañías entendieron este mensaje (el 90% de las corporaciones ya incluye el marketing de contenidos dentro de su estrategia promocional) y han incluido el valor añadido dentro de sus mensajes para lograr captar y enganchar al nuevo consumidor.

Buenos ejemplos de firmas que apuestan por esta corriente son Red Bull y Coca-Cola. La marca austriaca es una experta aprovechando el carácter aventurero de sus clientes para ofrecerle infinidad de contenidos relacionados con los deportes extremos, llegando incluso a patrocinar el salto de una persona desde el espacio. Lo mismo ocurre con Coca-Cola que casi todos los años se inventa un aluvión de contenidos online, (todavía se recuerda el Movimiento Coca-Cola, que consiguió superar el millón de usuarios) que permiten a la gente disfrutar de la marca sin la necesidad de pasar por caja.

También hay otros casos de firmas más pequeñas que saben utilizan las nuevas herramientas que ofrece Internet para elaborar un marketing de contenidos con sentido. En este caso tenemos a pequeñas marcas de leche que en su canal de Facebook explican el devenir diario de sus granjas y recomienda recetas de otros elaboradas con productos lácteos. O marcas de moda infantil, que utilizan su blog para dar consejos sobre cómo cuidar a los reyes de la casa. O CESCE, los patrocinadores de este blog, que día a día ofrecen contenidos para pymes, emprendedores y exportadores.

Obviamente también existen ejemplos de todo lo contrario. De empresas, en este caso grandes marcas, que no saben de qué va esto del marketing de contenidos y lo utilizan en la dirección equivocada. En esta línea tenemos alguna marca del sector textil que solo cuelga en su Facebook fotos del catálogo, marcas de trenes que solo utilizan su blog para subir noticias corporativas o marcas de comida rápida que desaprovechan su canal de YouTube, colgando solo publicidad de nuevos productos.

Todas ellas renuncian a las ventajas que ha abierto en este campo Internet. La globalización de la red y el boom de las redes sociales ha hecho muy sencillo aprovecharse de las virtudes del marketing de contenidos, aunque seamos una pyme. El tamaño no es excusa para montar un blog o para preparar un informe sectorial gratis para descargarse por PDF desde la web corporativa. Tampoco es óbice para escribir newsletters interesantes a nuestros suscriptores o preparar pequeños vídeos tutoriales que ayuden a las personas. Quizá llevar a cabo estas acciones requieran de un esfuerzo pero la recompensa supera con creces los sacrificios.

Y es que gracias al marketing de contenidos se logra diferenciarse con respecto a la competencia, también se gana credibilidad para la marca ya que podemos convertirnos en expertos para los clientes. Otras ventajas serían el auge de la imagen de marca y la obtención de un tráfico que de otra forma jamás se hubiera acercado a nuestra empresa.

Como se puede comprobar, esta corriente de marketing se ha destapado como una alternativa perfecta para alcanzar los objetivos gracias al conocimiento exhaustivo que se obtiene del cliente. Por tanto, no es algo que se deba dejar de lado.

*La imagen elegida para ilustrar el post es un guiño a CESCE, patrocinador del blog, por regalarnos cada martes un resumen de Noticias Internacionales, un claro ejemplo de marketing de contenidos. Puedes seguirlas en su canal de SlideShare, en la carpeta específica de su Pinterest o a través de Twitter.

youtube

Trucos para promocionar vídeos en YouTube

¿Sabe cuántas horas de vídeos de suben cada minuto a YouTube? Más de 100. Con este dato en la mente es lógico pensar que destacar entre tal cantidad de metraje resulta una tarea de lo más complicado para cualquiera, incluidas las grandes multinacionales. Muchas de ellas no saben qué hacer para que los internautas les presten atención. Y si eso les ocurre a corporaciones con grandes recursos, imagine la dificultad que entraña para una pyme. Para qué engañarse, lograr que la filmación realizada por un pequeño negocio sea seguida por alguien en YouTube es una labor digna de titanes. Pero eso no quiere decir que no se pueda conseguir.

Para tratar de limar un poco las enormes dificultades de la tarea y lograr que nuestro vídeo en YouTube sea interesante para un buen número de visitantes existen unos sencillos trucos, la mayoría gratuitos, que le darán el empujón necesario a nuestra grabación para que cumpla la función de ayudar a promocionar nuestros productos o servicios. Veámoslos:

– Utilice las herramientas que la plataforma propiedad de Google pone a su disposición para dar notoriedad al vídeo. Por ejemplo, piense un título detallado y preciso y sea claro a la hora de explicar la descripción de cada uno de sus vídeos. Las etiquetas o palabras claves también son fundamentales a la hora de lograr que el usuario lo encuentre cuando se decida a utilizar el buscador de YouTube.

– Utilice las llamadas dentro de sus vídeos para animar a la gente a comentar y compartir el vídeo.

Promocione su vídeo entre la gente que conoce, incluyendo a sus amigos de la vida real y familiares. Tampoco se olvide de los clientes más fieles. Seguro que entre todos lograrán que el número de visitas crezca.

– No se olvide de aprovecharse de las redes sociales y de su capacidad para movilizar masas. No descarte ninguna de las importantes – Facebook, Twitter, Linkedin o Pinterest – así como otros servicios que le puedan ayudar. Lógicamente si todavía no tiene perfil en alguna de estas redes, desarróllelo primero para luego poder colgar sus vídeos.

– Tampoco debe obviar el hecho de insertar el vídeo en su propia página web o en el blog de la empresa (OJO, lo que debe hacer es insertar el vídeo de YouTube, nunca subirlo nuevamente a su web). Lo mismo ocurre con el e-mail marketing, que para este trabajo también se presenta como una opción de lo más interesante.

– Sea su propio director de comunicación y utilice técnicas de relaciones públicas para ayudar a la difusión, como los comunicados de prensa, con el fin de generar una cobertura mediática gratuita para su filmación.

Colabore con otras empresas que ya utilizan YouTube de forma efectiva y que se dirigen al mismo público que usted, pero que no sean competencia directa (por ejemplo que esté en otra provincia aunque vendan el mismo producto). Esto le ayudará a captar la atención de los espectadores y abonados de la otra compañía.

Cree un canal de YouTube para todos sus vídeos y promociónelo en los catálogos de su empresa y en cualquier folleto o material de marketing, así como en la firma de los correos de los empleados, la web, el blog, etc. Junto al canal de YouTube, promocione el resto de sus canales sociales.

– Todos estos consejos que hemos visto hasta ahora son gratuitos. Pero quizá esté dispuesto a realizar una pequeña inversión para ser alguien importante en YouTube. Si ha llegado a ese punto y se lo puede permitir, considere la posibilidad de pagar por publicidad, ya sea en el propio YouTube, ya sea por palabras en Google, o incluso contratando a una empresa de marketing que le asesore para la mejor difusión de sus vídeos.

– Y, por último, aunque estamos hablando del truco más importante para conseguir que nuestro vídeo despierte la atención de los internautas, realice un buen producto. Por el mero hecho de querer tener vídeos en YouTube no piense que basta con rodar algo “rápido” y que no genere interés. Arriesgue y trate de despertar la atención con un producto de calidad. Y es que si ya es complicado destacar con un vídeo bueno en YouTube, imagine lo que le costará si lo que quiere promocionar no cumple unos mínimos.

pez

¿Cómo lograr que las grandes empresas se interesen por mi negocio?

Empecemos por una verdad irrefutable. Está claro que cuando inicia una aventura empresarial, en la mente de todo emprendedor no cabe la idea de desprenderse de su negocio al cabo de cuatro o cinco años. Y más si las cosas transcurren según el plan de negocio previsto. Ahora bien. A nadie le amarga un dulce y a pesar de que en su fuero interno se reniegue de esa idea, muchos caen en la tentación de ser devorados por un tiburón. Eso ocurre especialmente en el mundo tecnológico, donde los casos de pequeños David comidos por Goliat están a la orden del día.

Algunos de los más sonados los ha protagonizado Google, con compras como las de YouTube (1.650 millones de dólares) o DoubleClick (3.100 millones). También se puede contar el caso de eBay, que se dejó más de 1.000 millones para quedarse con los servicios de Paypal. ¿Más ejemplos? Tumblr, comprada por Yahoo (1.100 millones), Instagram, ahora de Facebook por más de 1.000 millones de dólares… La lista es interminable. Y al contrario de lo que se suele pensar, esta política de hacerse con el pequeño rival, que puede ser molesto en el futuro, también se da en España, Si no, que se lo digan a Tuenti, que se dejó llevar por el cheque de 80 millones de euros firmado por Telefónica.

Como se puede ver, los grandes tienen muy en cuenta los pequeños negocios. Bueno, lo que realmente les tienen es miedo, ya que en su fuero interno saben que lo único que les puede hacer sombra es una idea milagrosa que surge en un garaje o en un piso de estudiantes. Pero, ¿cómo conseguir que un monstruo de tales dimensiones se fije en una pyme española? Para conseguirlo nada mejor que seguir estos pequeños consejos, y quizá usted pueda convertirse en el próximo Tuenti.

– Asegúrese de ser atractivo. Nada de uno más. Cuando uno quiere estar presente en el escaparate empresarial debe tener un producto o servicio por el que los clientes clamen. Debe ser una fuerza disruptiva del mercado. El único capaz de tener algo, aunque sea a pequeña escala, que los demás no poseen.

 

– Ofrezca el mejor servicio. Para ser alguien no basta con tener la idea. También hay que ofrecer el servicio. Y éste debe ser de primera calidad. De esa forma los consumidores se convertirán en clientes a largo plazo y su empresa será capaz de generar ingresos de forma regular.

– Tenga un proceso de producción ágil. Si quiere que alguien se fije en usted no debe olvidar disponer de un producto o servicio que sea sencillo para integrarse en otra estructura empresarial diferente. No ponga barreras ni trabas y disponga de un proceso de producción flexible, que le permita ser parte de cualquier compañía.

– Retenga el talento. Una de las principales razones que llevan a las grandes firmas a adquirir pequeños negocios es el talento. Así que haga un esfuerzo mientras pueda por retener a ese pequeño genio que sabe que forma parte de su plantilla. Su presencia será fundamental para despertar el interés de los posibles compradores.

– Cuidado con las cuentas. Todo lo bueno que usted puede tener (producto, servicio, producción, talento….) puede quedarse en nada si su empresa no tiene unas cifras responsables, y que no sonrojen a cualquier responsable financiero que se le ocurra mirarlas. Así que no deje este farragoso asunto en manos de otros, métase hasta el fondo para intentar ofrecer los mejores números posibles. Y si su empresa ya gana dinero, mucho mejor. Será lo primero que miren los tiburones empresariales.

olano

Exportar puede ser decisivo para crecer

Exportar es fundamental y puede convertirse en un requisito imprescindible para crecer. Por este motivo, hemos entrevistado a Rafa Olano, Responsable de Formación en Marketing Digital en el Programa Exportar para Crecer y director de LOFT & Co.

¿Qué herramientas ofrece internet para potenciar las exportaciones de una pyme?

Internet ofrece herramientas muy eficaces y semi-gratuitas para cada ciclo de vida de cliente. En captación, poner en marcha un plan de SEO facilitará captar nuevos clientes y negocio. En conversión, tanto la venta online como los mercados electrónicos potenciarán nuestro canal comercial internacional. Respecto a fidelización, las redes sociales profesionales (Linkedin, Twitter, YouTube, etc.) permitirán mantener el “top of mind” en nuestros clientes actuales y prospects.

¿En qué consiste la “Exportación 2.0” y qué elementos necesita una pyme para aprovecharse de ella con el máximo rendimiento?

La “Exportación 2.0” es una metodología de trabajo para el / la export manager que consiste en utilizar las herramientas descritas de forma combinada. Se trata de complementar y potenciar las herramientas tradicionales en exportación (ferias, misiones comerciales, prospección de nuevos mercados, etc.) con el entorno digital.

¿Cómo se puede crear un plan de marketing internacional digital?

Primero seleccionaremos los países a trabajar. No será lo mismo crear un plan de SEO en USA (donde Google manda) que en China (donde manda Baidu). En segundo lugar, definiremos nuestra segmentación de clientes. A nivel de redes sociales, si nuestro negocio es B2C trabajaremos en Facebook. Si es un B2B trabajaremos en Linkedin. A nivel de venta online, si es un B2C podremos plantearnos vender desde Facebook, mientras que si es un B2B, quizás la venta a través de marketplaces se adapta a nuestro tipo de producto o servicio.

¿Una vez puesto en marcha, ¿cómo habría que irlo actualizando a lo largo del tiempo?

“Somos lo que medimos” dice el refrán de las redes sociales. El profesional de marketing digital internacional deberá dominar las técnicas de analítica Web para poder corregir y mejorar su Plan de Acción Digital. Las variables a medir en Google Analytics son: número de visitas y páginas vistas, país de origen, palabra clave en la búsqueda, etc. A nivel de redes sociales mediremos número de seguidores, recomendaciones de nuestros post y artículos, etc. A nivel de venta online mediremos número de pedidos, usuarios registrados, “carritos abandonados”, etc. El objetivo es entender el ROI de todo este esfuerzo y conseguir una mejora continua

¿Recomendarías alguna herramienta dígital más para el exportador?

Existen tres herramientas gratuitas muy interesantes: 1) Google Global Market Finder, perfecta para prospección de mercados, y que indica que palabras clave sectoriales funcionan en una lista de 50 países; 2) eMarket Services: es un completísimo buscador de marketplaces, ordenado por países y sectores, y 3) MailChimp, una aplicación para email marketing muy intuitiva y semi-gratuita.

Rafa Olano es Responsable de Formación en Marketing Digital en el Programa Exportar para Crecer y director de LOFT & Co. Os invitamos a ver su videosesión “Exportación 2.0” como complemento a este artículo.