Entradas

filiales_usa

Hasta 30.000 euros para la creación de filiales en EE.UU

ICEX vuelve a poner en marcha su Plan Target USA, a través del cual concederá ayudas a todas aquellas empresas que se hayan establecido o vayan a establecer una filial en el EE.UU. Las compañías interesadas tienen hasta el día 13 de noviembre para presentar su solicitud.

 

ICEX España Exportación e Inversiones ha puesto en marcha la quinta edición de su Plan Target USA, a través del cual se concederán ayudas de hasta 30.000 euros a aquellas empresas que establezcan filiales en este país norteamericano. Con un presupuesto total de 1,5 millones de euros, las compañías que lo soliciten podrán deducirse el 50% de determinados gastos, como los previos a la constitución y primer establecimiento, los de promoción, los de defensa jurídica de la marca y los de homologación en los EE.UU.

Los proyectos presentados han de contemplar una filial ya constituida en EE.UU. y pueden pertenecer a cualquier sector de actividad. En el caso de que la solicitud de ayuda se curse por primera vez en esta convocatoria, la fecha de constitución de la filial no podrá ser anterior al 30 de junio de 2016. Los sectores de biotecnología, nanotecnología, TICs, contenidos digitales y otros segmentos de alto contenido tecnológico no necesitarán contar con esta filial para percibir las ayudas.

¿Qué gastos?

Serán objeto de ayuda los gastos efectuados entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2017. También los gastos previos, de constitución y primer establecimiento de la filial para la que se solicita el apoyo realizados en 2016, siempre y cuando hayan sido efectuados, como máximo, en los cuatro meses anteriores a la fecha de constitución en EE.UU. Las empresas beneficiarias del Plan en 2013, 2014, 2015 y/o 2016 no podrán presentar gastos de constitución.

Por ejemplo, son justificables los estudios de viabilidad contratados con empresas especializadas; el asesoramiento externo relacionado con la constitución de la filial; estudios de investigación del mercado estadounidense realizados por consultores externos; material de difusión y promoción (catálogos, folletos, carteles, expositores, páginas web, etc.); y el desarrollo de programas informáticos y aplicaciones móviles con fines promocionales.

También todas aquellas acciones de posicionamiento y marketing en redes sociales; la presentación de productos y servicios en exposiciones temporales; la organización y promoción de desfiles de moda; la participación en ferias, los patrocinios comerciales (siempre que tengan como objetivo el lanzamiento de la filial en EE.UU.); y la contratación de agencias de relaciones públicas.

El plazo de presentación finaliza el lunes 13 de noviembre

ICEX podrá solicitar por escrito a la empresa solicitante documentación adicional, que deberá presentarse en un plazo máximo de 10 días naturales. Todo ello podrá remitirse al organismo dependiente del Ministerio de Economía de varias maneras.

La opción preferente en la vía telemática, para el que es necesario contar con certificado digital. Pero también puede enviarse por correo ordinario, imprimiendo la solicitud y remitiéndola obligatoriamente a Servicios Centrales de ICEX. Dirección General de Internacionalización de la Empresa, Pº de la Castellana 278 – 28046 Madrid, en horario de registro: de lunes a jueves de 09:00 a 17:30 horas y los viernes de 9:00 a 14:00h. o mediante correo certificado.

Según ICEX, las ayudas se concederán a través de un sistema de puntos hasta un máximo de 10, valorando los proyectos de acuerdo a una serie de criterios y ponderación: Calidad del proyecto (máximo 3 puntos); viabilidad (máximo 5 puntos) e impacto (máximo 2 puntos).

Anteriores convocatorias

Hasta la fecha, el Plan Target USA ha ayudado a que 343 pymes españolas se inserten en el tejido empresarial estadounidense. El año pasado fueron 73 los proyectos impulsados, la mayoría pertenecientes a los sectores de las infraestructuras, TIC y sanitario. Por otra parte, el 38% de las ayudas se destinaron a la apertura de nuevas filiales, principalmente en Florida, California, Nueva York y Delaware.

Este año, aquellas que reciban las ayudas pasarán a formar parte, además, de la Red ICEX Mentoring. De esta manera, la empresa beneficiaria se compromete a ofrecer su asesoramiento a otras sociedades españolas que deseen acceder al mercado estadounidense. El asesoramiento se hará siempre por intermediación y bajo petición de la Oficina Económica y Comercial de ICEX.

ttp_2017

Los mercados del Pacífico avanzan en su tratado comercial TPP

Los once socios restantes del TPP acuerdan explorar opciones para resucitar el acuerdo de libre comercio de forma urgente y dirigen su mirada estratégica a China.

 

Las dos orillas del Pacífico no esperarán a un hipotético, aunque improbable, cambio de postura de EEUU para rubricar su acuerdo de libre comercio, el conocido como Trans-Pacific Partnership (TPP). Apenas han pasado cuatro meses desde que la Administración Trump dijera a sus contrapartes que se alejaba de la firma suscrita un año antes por su antecesor en el cargo, Barack Obama.

El Tratado de Asociación Transpacífico

Representaba el 40% de la economía global, incluyendo a EEUU y a la decena de economías bañadas por las aguas del mayor océano del planeta. Las primeras negociaciones comenzaron en 2008, pero no fue hasta octubre de 2015 cuando se culminó el acuerdo. Básicamente, porque Washington y Tokio emplearon largas discusiones en limar sus diferencias competitivas. Al final, los países firmantes fueron Estados Unidos, Japón, Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam. Un acuerdo del que se excluyó a China que, sin embargo, cerró con sus vecinos asiáticos y de la APEC; es decir, también de la orilla americana del Pacífico. Y con alianzas preferenciales con los EEUU de Obama.

El acuerdo del TPP

Así deja constancia un comunicado oficial de las naciones signatarias en Hanoi: “Los ministros están de acuerdo en el valor de alcanzar los beneficios del TPP, y, con ese objetivo, acuerdan iniciar un proceso (…) para que el acuerdo (…) entre en vigor de forma expedita”, aprovechando una reunión oficial de los titulares de Comercio del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC). El objetivo, declarado, es que el proceso negociador culmine antes de su próxima cita, prevista para noviembre. Porque la base negociadora está hecha y porque el acuerdo, además, se abre a otros socios. Toda una alusión a China. “Si aceptan los altos estándares del TPP”, exigen los responsables de la negociación. Otra advertencia de calado para el gigante asiático. Bajo el compromiso de “mantener los mercados abiertos, fortalecer las reglas comerciales del sistema internacional, aumentar el comercio mundial y elevar el nivel de vida de la población”.

Pendientes de EE.UU

Algunos socios del TPP, como Japón y Australia, todavía confían en que la Casa Blanca consiga dar marcha atrás en este asunto. Sobre todo, porque la política comercial proteccionista que ha planteado el propio Trump está en revisión de un grupo de expertos por decisión del propio presidente americano. “Es importante dejar la puerta abierta a EEUU porque, aunque ahora el TPP no se adapte a sus intereses, las circunstancias pueden cambiar en el futuro”, aseveró el ministro de Comercio, Turismo e Inversión australiano, Steven Ciobo.

El proceso con China

En este giro estratégico que está aconteciendo en Asia, Europa no parece que vaya a ganarse la adhesión al libre comercio de China. Al menos, de inicio. Porque entre las reivindicaciones de Pekín a la UE está la conseguir que Bruselas le otorgue el estatus de economía de mercado. Una condición que Europa y EEUU sortearon al permitir el ingreso de China en la OMC, allá por el 2001, pero una concesión que no están dispuestos a suscribir mientras las múltiples quejas y acusaciones por antidumping a Pekín, en no pocos paneles de arbitraje de la máxima institución del comercio mundial, sigan amontonándose. Y mientras las autoridades económicas chinas no abandonen la política de intervención en el tipo de cambio de su divisa, el rinminbi.

Entretanto, Asia mira a China para seguir con este proceso de liberalización. Es la alternativa que buscan, especialmente, países como Vietnam o Malasia, dos de los más pierden con un TPP fuera de juego porque eran las más beneficiadas por la reducción de tarifas de sus productos en los otros países del bloque. Otras, como Singapur, se ven afectadas porque gran parte de su actividad económica depende del vigor del comercio internacional, aunque en el caso de la ciudad-estado el impacto será amortiguado por los acuerdos de libre comercio bilaterales que ya tiene con casi todos los países del TPP.

Hasta China, a priori ganador de este juego geopolítico, podría salir indirectamente perjudicada. “El TPP suponía un aliciente para que Pekín reformara sus empresas públicas e introdujera reformas para aumentar su competitividad. Este aliciente ahora ha desaparecido”, apuntaba hace unos meses Alicia García Herrero, economista jefe de Natixis para Asia-Pacífico.

eeuu_china

EEUU y China acaparan el dinamismo futuro de la economía global

La mitad del PIB mundial de los próximos dos años se generará en las dos mayores economías del planeta.

Una actividad que crecerá un 2,8% entre 2017 y 2019.

 

Buenas previsiones para China y EEUU

China y EEUU protagonizarán la mitad de la prosperidad económica del planeta a medio plazo. Así lo vaticina el Banco Mundial en un reciente informe en el que estima que el crecimiento del PIB global en el próximo trienio -es decir, entre los ejercicios 2017 y 2019- será del 2,8%. Lejos aún de las tasas de entre el 5% y el 7% de los años que precedieron a la crisis de 2008. O, dicho de otra forma. Todavía sin alcanzar la velocidad de crucero, su ritmo potencial de avance.

El gráfico del documento de esta institución multilateral resulta elocuente. Porque la tradicional disputa por la hegemonía de la actividad económica entre potencias industrializadas y mercados emergentes ha dado paso a otro paradigma: China y EEUU frente al resto del mundo. Con las lógicas e históricas variantes entre países de altas rentas per cápita y naciones en vías de desarrollo.

grafico bm

 

 

 

Sobre la economía china, el Banco Mundial considera que se expandirá un 6,5% este año y dos décimas por debajo en los dos ejercicios posteriores. Si, como hace tradicionalmente el Banco Mundial, se equiparase este crecimiento en términos de Capacidad de Poder de Compra (PPP, según sus siglas en inglés), que tiene en cuenta el valor real de la divisa del país y la disponibilidad de gasto medio individual de sus ciudadanos, el salto de actividad en China equivaldría al 35,2% del crecimiento global en el citado periodo, otorgando a su PIB una producción adicional de 2,3 billones de dólares.

Los expertos de esta institución multilateral desvelan un grado mayor de incertidumbre al prever la salud económica de EEUU. “Los pronósticos sobre la primera economía global no incorporan los efectos de las nuevas medidas” que tiene en mente la Administración Trump. “Entre otras razones, porque aún no se han convertido en ley y están supeditadas a ciertos interrogantes” en su periplo por el Congreso.

El informe alude al doble recorte fiscal

Del 35% al 15%, en el Impuesto sobre Sociedades, y de cuatro puntos a los más ricos, en el de la Renta, que verá, además, reducir sus tramos a tres: al 35% el tipo impositivo máximo, al 25% y al 10%. Unas rebajas que generan dudas a economistas y al mercado, en caso de que fructifiquen en su tramitación legislativa según la propuesta de la Casa Blanca, porque este estímulo económico podría disparar la propensión al gasto y acelerar la inflación. Además de ocasionar una sustancial pérdida de ingresos tributarios en un país con casi el 100% de endeudamiento en relación al PIB. Nada menos que 18 billones de dólares. Y un crónico desequilibrio fiscal, en gran medida propiciado porque dos de cada tres empresas no han contribuido a las arcas del Tesoro entre 2006 y 2012 y las que lo han hecho, han aportado, de media, un 14%, según la Oficina de Contabilidad Gubernamental (GAO).

Plan de infraestructuras

Otro punto dubitativo es el volumen financiero del plan de infraestructuras. El presidente Trump desea movilizar un montante similar al de su presupuesto y al PIB español (1 billón de dólares) a mejorar las conexiones rodadas, ferroviarias y portuarias del país. Además de gaseoductos y oleoductos. Para lo que confía en el respaldo de los responsables presupuestarios del Congreso, pero también en la iniciativa público privada y en que se sufrague también a través de subidas de algunos impuestos. Como los de los carburantes, el gas y el petróleo, que no se mueve de los 18,4 centavos por galón desde 1993, bajo el primer mandato de Bill Clinton. Pero que el equipo económico de Trump desea elevar, presumiblemente, hasta los 44 centavos, con el visto bueno de los camioneros, los principales damnificados. Por ser el sector que se beneficiará de la mejora de carreteras.

Adiós a la política monetaria laxa

El tercer bloque de inquietud lo genera un dólar que no acaba de revalorizarse, como desea el Tesoro americano, en un periodo en el que la Reserva Federal, además, ha cambiado el paso y ha iniciado una fase alcista de los tipos de interés, más allá del 1%. Es decir, se aleja del precio del dinero próximo a cero y abandera, entre los grandes bancos centrales, el final de la política monetaria laxa que han caracterizado los años de crisis.

El escenario, además, no es menos ventajoso en este terreno para China. Su deuda ha escalado hasta los 17 billones de dólares (el 156% de su PIB) en pleno proceso de limpieza de activos de las grandes firmas del país que ha llevado a la agencia de rating Moody’s a rebajar la calificación de la deuda soberana del país. “Por las turbulencias en los mercados de bonos corporativos”, que las firmas chinas están tratando de colocar en las plazas bursátiles para quitarse la losa del endeudamiento y afrontar el exigente plazo de vencimiento de pagos. Aun así, están en mejor situación que hace unos años, también según Moody’s. Debido a la combinación de estímulos económicos oficiales y a las duras reformas implantadas por Pekín sobre los balances de las compañías estatales no financieras. La agencia asegura que han caído a niveles de 2010. Después de que la ratio deuda-activo de las cien mayores de estas empresas cayera hasta el 68% a finales de 2016, cuatro puntos por debajo de la cota del año precedente. Con un flujo de caja conjunto superior a los 93.000 millones de dólares, gracias a los notables márgenes de beneficios de los ejercicios recientes.

usa

Consigue hasta 50.000 euros para implantar tu negocio en Estados Unidos

¿Tiene un negocio en Estados Unidos? ¿Se está planteando expandir su empresa en el país de las barras y estrellas? Si es así, no debe dejar de prestar atención a una de las convocatorias más atractivas para ayudar a los exportadores a Estados Unidos. Se trata del “Plan ICEX Target USA”, englobado en el plan ICEX España Exportación e Inversiones. El pasado 22 de octubre el BOE dio el pistoletazo de salida a la convocatoria de 2014 que estará abierta hasta el próximo 21 de noviembre.

 

Como en años anteriores, esta línea de ayudas está a disposición de todas las pymes españolas, de cualquier sector de actividad, que cuenten con una filial en territorio estadounidense o participen con un mínimo del 50% del capital social en una empresa de ese país, o el mínimo que indique el Estado en que se realiza la actividad. En el caso de que haya varias empresas en el proyecto, la aportación conjunta de todas las de nacionalidad española también debe superar el 50%.

 

Además, hay un trato especial para aquellas compañías que, aun siendo españolas, hayan decidido desarrollar su actividad en territorio estadounidense directamente y no tengan filiales. En este caso, podrán solicitar ayudas siempre que pertenezcan a sectores “eminentemente tecnológicos”, según las palabras del propio BOE. A saber: biotecnología, nanotecnología, TIC’s, contenidos digitales y otros sectores de alto contenido tecnológico.

 

Cada proyecto empresarial puede aspirar a conseguir un total de 50.000 euros o el 50% de los gastos susceptibles de apoyo. Se consideran gastos subvencionables los realizados entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2014. Y en algunos casos, también se podrán incluir los gastos de constitución o primer establecimiento de la filial siempre que se constituyera en los últimos cuatro meses de 2013.

 

Como es habitual en las convocatorias del ICEX, el margen para la duda es escaso. Ya que la convocatoria especifica con detalle, aquellos gastos que sí pueden ser objeto de subvención, y entre los que se encuentran:

 

– Gastos de constitución y primer establecimiento: estudio viabilidad, asesoramiento externos (jurídico, contable, financiero…) escrituras, licencias, permisos…

– Gastos de promoción: publicidad, acciones comerciales, participación en ferias…

– Gastos de defensa jurídica de la marca, patentes y homologación.

 

La solicitud de la ayuda debe ir acompañada de una memoria detallada de actividades en la que se expliquen y justifiquen todos los conceptos que buscan ser subvencionables. También será evaluable la estrategia de implantación en EEUU que tiene el negocio que opta a las ayudas. Así como la descripción del proyecto, sus fases de desarrollo.

 

Los 50.000 euros solo podrán conseguirlos las empresas que opten a las ayudas en dos convocatorias distintas. Ya que para el primer año hay fijado un tope de 30.000 euros por proyecto, o el 50% de la inversión.

En el caso de las empresas tecnológicas, el límite será de 15.000 euros, de hecho esa cuantía también es la inversión mínima que se exige a los proyectos de este tipo.

El resto, se completan con los gastos en los que se haya incurrido en el segundo año de actividad en tierras americanas.

 

Quienes se presenten por primera vez a estas ayudas, deben tener en cuenta que la puesta en marcha de su negocio en Estados Unidos no puede ser anterior al 1 de enero de 2014.

 

Para finalizar, conviene recordar la advertencia del BOE “la ayuda contemplada en este Plan es incompatible con cualquier otra ayuda otorgada por ICEX para los mismos conceptos de gasto.”