Entradas

brexit_espana

Brexit, año I: el divorcio con Europa crea nuevos nichos para España

¿Cómo afectará a España la salida de Reino Unido de Europa?

El sector exterior es moderadamente optimista con el futuro del cuarto socio comercial y quinto exportador.

 

Reino Unido inicia hoy su andadura en solitario, al margen del club europeo. Después de 40 semanas de tiras y aflojas entre ambas partes para perfilar las estrategias de un divorcio anunciado desde el referéndum del pasado mes de junio, la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, invoca hoy el Artículo 50 del Tratado de Lisboa, paso previo e ineludible a la maniobra de desacoplamiento del club comunitario. Un road map que durará dos años. Y cuya cuenta atrás culminará con los términos de separación de un matrimonio rubricado en 1973, durante la primera ampliación de la Unión, junto a Irlanda y Dinamarca, y que negociarán el secretario británico para el Brexit, David Davis, y el comisario del Mercado Interior, el francés Michael Barnier, que ya ha puesto tierra de por medio al adelantar la fecha tope de la batalla legal a octubre de 2018. Gran parte de este conflicto entre Bruselas y Londres gira en torno a la política comercial. Reino Unido retomará su soberanía para cerrar nuevos acuerdos de libre comercio. En especial, con EEUU. Pero, al mismo tiempo, pretende mantener parte de los privilegios de acceso al mercado interior europeo.

Para España, todavía con la incertidumbre de conocer si el des-ensamblaje británico será más agresivo o dócil, los efectos colaterales no pasan desapercibidos. Expertos y Gobierno admiten que el Brexit podría suponer caídas de varias décimas del PIB, un descenso en las ventas al exterior, debido a que Reino Unido es uno de los principales socios comerciales e inversores, en los flujos de turistas llegados de las islas y en una contribución adicional notable, de casi 900 millones de euros, al presupuesto de la UE. La diferencia de ser o no contribuyente neto a las arcas de la Unión.

Reino Unido es el cuarto mercado de la exportación española (19.153 millones de euros en 2016, frente a los 11.184 millones de importaciones); y quinto destino inversor del último lustro. En 2015, casi totalizaron los 6.000 millones de euros, casi la tercera parte de los 15.509 millones de 2012. Pero el impacto del Brexit también tiene que tener en cuenta las filiales de empresas como Santander y Sabadell, Telefónica, Ferrovial, IAG –hólding de British Airways e Iberia) o Iberdrola que, en total, están valoradas por el mercado por encima de los 60.000 millones de euros. Y, en el plano comercial, afectaría sobre todo a sectores como el de automoción. Aunque también a la maquinaria, a la industria aeronáutica y a la venta de frutos y hortalizas.

Otro cauce de impacto será el turismo. En dos frentes. El primero, por ser la nacionalidad más fiel a dedicar sus vacaciones en suelo español en los últimos años. Nada menos que 16,9 millones de turistas, de los 75,3 que visitaron España en 2016, eran británicos, que gastaron más de 1.000 euros por turista de promedio. El segundo, tiene que ver con el descenso de la libra desde el Brexit, las dificultades para tramitar visados y las dudas sobre derechos de residentes británicos en España (más de 200.000), que podría perjudicar al mercado de la vivienda. En total, BBVA cree que este asunto restará ya cuatro décimas a la economía española en 2017.

En el terreno positivo, España podría albergar agencias regulatorias como la de la banca o la del medicamento, ahora en Londres, y ganar ciertas opciones para lograr la histórica devolución de Gibraltar.

Pese a estas incertidumbres, que también afectan al resto de socios comunitarios, las empresas españolas se declaran optimistas a la hora de hacer negocios en los 12 meses próximos, a pesar de que aún revelan una alta preocupación por la salida británica de la UE. Un reciente sondeo de KPMG y CEOE entre 2.906 directivos y mandos intermedios de firmas de 13 sectores de actividad diferentes constata, en una cuestión con multi-respuesta, que el mayor efecto del Brexit sobre sus negocios lo determinará la depreciación de la libra (58%); seguido de la posible contracción del PIB británico (50%); la instauración de aranceles (43%) y los cambios regulatorios, motivo de temor para el 41% de los encuestados.

De este sondeo, el 45% de encuestados declara tener algún tipo de exposición con Reino Unido. Entre otras, el 16%, vínculos exportadores; el 12%, filiales y el 5%, sucursales. Un notable 19% considera que el Brexit generará más oportunidades de negocio, mientras el 45% juzgaba que no iba a reportar nuevos beneficios. El 36% restante se decantaba por estar a la expectativa del proceso.

brexit1

El estudio de opinión de KPMG también constata que el 22% de las firmas españolas tiene listo un plan de contingencia por la salida británica de la UE; un 43% no lo creía todavía pertinente y un 35% lo tenía pendiente de evaluación. Por áreas, el departamento financiero, el de fiscalidad y el legal son los que más se verán afectados. Incluso sin descartar que tengan que modificar aspectos de sus modelos actuales de negocio. De hecho, así lo cree el 35% de los encuestados.

Entre los más confiados en que el Brexit podría mejorar sus relaciones empresariales con Reino Unido, figuran, como se aprecia en el cuadro adjunto a continuación, los servicios profesionales, el sector financiero y el tecnológico y de comunicaciones.

brexit2

inflacion_competitividad

Inflación y competitividad

La fuerte subida de la inflación, hasta el 3 por ciento en enero, ha disparado la inquietud entre algunos analistas y en los ámbitos políticos económicos y sociales, incluso en el Gobierno, hasta el punto de que el propio ministro de Economía, Luis de Guindos, calificaba la situación de “preocupante”, aunque sin caer en alarmismos que, a día de hoy y con los datos disponibles, parecen injustificados.

Cierto es que este aumento de los precios en enero es el mayor desde octubre de 2012 y un 60 por ciento superior a la subida media de la zona euro. Pero también lo es que obedece a situaciones meramente coyunturales vinculadas a nuestra elevada dependencia energética del exterior. El encarecimiento del barril de crudo Brent, que ha pasado de 33 a 55 dólares en el último año, y el encarecimiento de la energía que ha duplicado el precio del kilovatio hasta 73 euros en el mismo período, son la causa fundamental y casi única de este desbordamiento inflacionario. Factores que, especialmente el segundo, irán remitiendo conforme avance el año, lo que si no hay imprevistos volverá situar la variación de los precios en el entorno del 1 por ciento, en línea con la tasa que marca hoy la inflación subyacente, es decir, la que no computa los productos energéticos ni los alimentos sin elaborar.

Estamos pues ante una desviación meramente coyuntural y reconducible, lo que no debe, sin embargo, ser óbice para no empezar a actuar de forma urgente para evitar que el repunte inflacionista contamine el crecimiento económico y la creación de empleo. No se puede olvidar que la inflación es un elemento clave de competitividad y que España lleva ya dos meses consecutivos con una inflación muy superior a la media de la zona euro, a donde se dirigen el 60 por ciento del total de nuestras ventas en el exterior. Y todo ello en un contexto en el que el sector exterior ha sido uno de los grandes motores de la recuperación marcando máximos históricos en la exportación de mercancías.

En este sentido la decisión del Ministerio de Economía de reactivar la Ley de Desindexación del Economía Española, que aprobada en la anterior legislatura, dormía el sueño de los justos por falta desarrollo reglamentario, es una buena medida, toda vez que permite desligar las subidas de los precios en los que intervenga el sector público de las desviaciones del IPC. Es decir que las autopistas, transportes, telecomunicaciones, aguas y tasas, entre otros servicios, no van a poder modificar sus precios en función de la inflación como hasta ahora, sino que deberán vincularlas a una estructura de costes vinculada a la eficiencia y a la buena gestión empresarial.

Pero es necesario hacer más. El Gobierno debe vigilar el comportamiento del mercado energético para evitar distorsiones. El precio de la luz que pagan los hogares ha subido en España el doble que en el resto de la Unión Europea durante la crisis económica, hasta situar a España como el cuarto país europeo con el precio más caro de la electricidad, solo por detrás de Dinamarca, Alemania e Irlanda. Mientras que nuestras empresas están también a la cabeza de la UE en cuanto al precio de sus costes energéticos, lo que supone un importante lastre a la hora de competir dentro y fuera de nuestras fronteras, penalizando además las inversiones.

ceta

Claves para no perderse con el CETA (Tratado de Comercio con Canadá)

Comprehensive  Economic and Trade  Agreement, CETA, este es el nombre oficial del conocido y controvertido acuerdo comercial con Canadá que acaba de firmar la Unión Europea, y que se espera que ratifique el Parlamento Europeo el próximo 17 de enero.

En principio, se presentaba como la antesala del gran acuerdo que Estados Unidos iba a firmar con la Unión Europea conocido como TTIP, pero la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca amenaza con trastocarlo todo.

El nuevo inquilino de Washington ya ha dicho que no tiene ninguna intención de unificar relaciones comerciales con Europa sino todo lo contrario, si esa amenaza se lleva a cabo el CETA con Canadá puede convertirse en una vía de negocio mucho más potente de lo esperado.

Por eso, tal vez sea el momento de que los empresarios españoles, más dados a centrar su atención en EEUU, comiencen a interesarse por el vecino del norte, y analizar los pros y contras de este acuerdo que ya llama a las puertas.

  1. ¿De qué hablan cuándo hablan del CETA?

Se trata de un inmenso compendio de regulaciones encaminadas a difuminar las fronteras comerciales entre la Unión Europea y Canadá. Tras años de negociaciones para conseguir que todos los sectores afectados estén de acuerdo en las condiciones, se ha redactado un voluminoso pacto de 13 capítulos y 1.598 páginas.

  1. ¿Qué ofrece?
  • Lo más general que puede decirse del CETA es que implica una reducción gradual de las tasas que los exportadores e importadores de ambos países pagan en sus relaciones comerciales.
  • Los responsables de este acuerdo también han trabajado para limar las normas que regulan los intercambios comerciales a uno y otro lado de Atlántico. El objetivo es que esas leyes sean lo más parecidas posible para facilitar el comercio entre las empresas interesadas.
  • También elimina los derechos de importación. Esto, según sus defensores, puede suponer un ahorro de cerca de 500 millones de euros al año para los exportadores europeos.
  • Abre las puertas a que determinados sectores y profesionales puedan ejercer su actividad en ambas áreas comerciales con las mismas reglas. Es decir, arquitectos, contables, ingenieros, empresas y profesionales del sector financiero, etc. tendrán libertad para implantar sus negocios sin ningún tipo de restricción en territorio europeo o canadiense.
  • También hay sectores beneficiados: Telecomunicaciones, Energía, Transporte marítimo…
  • Se facilita la gestión de visados y licencias para los profesionales entre ambas zonas. Más facilidad para convalidar títulos universitarios o gestionar la movilidad de trabajadores expatriados.
  • Se refuerza la protección de las patentes europeas en Canadá, ampliándola de 20 a 22 años.

 

  1. ¿Qué beneficios aporta?

Los defensores del tratado aseguran que para Canadá implica la apertura a un mercado de 500 millones de consumidores europeos a disposición de las empresas canadienses. Las empresas exportadores europeas pueden llegar a ahorrar hasta 500 millones de euros.

Además, abre la puerta a que las empresas europeas puedan presentarse a las licitaciones públicas canadienses. Un mercado de unos 30.000 millones de euros anuales.

El Ejecutivo comunitario asegura que el tratado aumentará las exportaciones en unos 12.000 euros al año y que se aumentará el comercio bilateral un 25%.

  1. ¿Por qué hay tantas reticencias?

El principal motivo por el que el CETA, igual que le ha ocurrido al TTIP, acapara tantas críticas es por la falta de transparencia que están mostrando sus negociadores.

Donde los defensores venden liberalización de fronteras, los detractores destacan que detrás de esa afirmación se esconde también una relajación de los criterios que controlan la calidad de los productos de consumo que rigen en Europa. Temen que se permita la llegada a Europa de productos de consumo que sigan algunas dudosas prácticas permitidas en Canadá como: carne animal lavada con cloro o tratada con hormonas para facilitar su crecimiento, entre otras.

Además, frente a los generosos beneficios publicados por la Unión Europea, el Consejo de los Canadienses , un organismo que vela por la justicia social, ha publicado que la entrada en vigor del CETA  “provocará una caída del 0,5% del PIB de la UE y el 1% del PIB de Canadá. Esta organización social añade que se perderán 230.000 empleos, la mayor parte en Europa, y que el tratado presionará a la baja los salarios.”

  1. Arbitrajes. El punto más conflictivo

Pero, tal vez, el punto más conflictivo del tratado es la creación de un tribunal de inversiones,  Investment Court System (ICS), que sería algo así como una comisión de arbitrajes bilaterales, para solucionar los posibles conflictos comerciales que puedan surgir.  El problema es que en su redacción aseguran que permitirá a los inversores demandar directamente a los Estados sin pasar por la jurisdicción ordinaria. Esto, que en un principio busca la gestión rápida y eficiente de los conflictos, choca con detractores que acusan a este organismo de falta de independencia, puesto que los árbitros serán nombrados por los Estados y no por las propias multinacionales según se esperaba. Pero no es nuevo, y enlaza con la tendencia internacional a favorecer los procesos de arbitraje en detrimento de la jurisdicción ordinaria para agilizar las gestiones. Esta es, por ejemplo, la vía por la que se están tratando de solventar los problemas del Estado español con las empresas energéticas internacionales que invirtieron en energías renovables.

IM000302.JPG

Principales novedades recién estrenado Código Aduanero de la UE

Han pasado ya más de tres meses desde que entró en vigor el nuevo código aduanero de la Unión Europea. El objetivo del CAU, como se le conoce en el sector, es actualizar una legislación que llevaba vigente desde 1992. Lo cual era casi un exigencia dado lo que ha cambiado el mundo desde entonces. También, unificar y simplificar los trámites para el intercambio de bienes dentro del territorio de la Unión. Y, como no podía ser de otra forma a estas alturas del siglo XXI, implantar las nuevas tecnologías en el marco del comercio exterior europeo.

Pero como en todo proceso de cambio, los ajustes no se hacen de un día para otro. La puesta en marcha de esta normativa está generando dudas en su aplicación real tanto para empresas europeas como para exportadores que no pertenecen a ningún estado de la Unión Europea pero que tienen actividad en este territorio.

Distintos organismos de la UE están tratando de solventar esas dudas con la publicación de distintas guías de trabajo (guidelines, en inglés) para intentar dar una respuesta más amplia y técnica a apartados específicos como los procedimientos simplificados, el valor en aduana de las mercancías o los regímenes especiales vigentes, entre otros. Además, innumerables entidades financieras, asociaciones de pymes, despachos de abogados, etc. están anunciando cursos para explicar todas las novedades.

En Asesores de Pymes hemos querido poner un granito de arena en este proceso de implantación de la nueva normativa y hemos identificados los principales cambios del CAU que afectan a las pymes exportadoras.

Se informatizan las aduanas comunitarias. Eso significa que ahora estarán comunicadas entre sí, por lo que se hará necesario el uso de comunicaciones electrónicas y firmas digitales para cualquier relación con la Administración y con el resto de operadores. Así que hay que ir preparándose para el momento en el que termine el proceso de armonización e interconexión en todos 28 Estados miembros. Un trámite que tendrá que estar finalizado obligatoriamente en 2020.

Hay un nuevo sistema de garantías para la deuda aduanera, que posibilita su reducción siempre que se cumplan una serie de criterios recogidos en el nuevo Código.

Se ha introducido el concepto de Decisión y determinación de los plazos de respuesta formal a cada petición por parte de una aduana.

Trámites y los procedimientos se han simplificado, por ejemplo, a la hora de las declaraciones (si se realizan con carácter habitual), la inscripción en los registros del declarante o la autoevaluación.

 Se ha implantado que el valor en aduana de las mercancías se fije en función de la venta que se produzca inmediatamente antes de la entrada de las mercancías en territorio comunitario (desaparición de la opción de determinar el valor en aduana con base a una venta previa).

Las informaciones arancelarias vinculantes (IAVs), una vez emitidas, serán válidas sólo durante los siguientes tres años, lo que significa reducir a la mitad su periodo de validez hasta la fecha.

El Operador Económico Autorizado (OEA) es la entidad clave para cualquier procedimiento de simplificación para mercancías, mientras que el Código Aduanero es el texto legal máximo para regular los conflictos relacionados con el sector. El nuevo texto también modifica los criterios para poder obtener el estatuto de OEA: a partir de ahora, se deberá demostrar poseer una experiencia práctica probada de, al menos, tres años y haber completado un curso específico de capacitación.

En todo el mercado común, las mercancías sólo podrán permanecer en depósito temporal, a 90 días, sin posibilidad de prórroga.

lecciones_brexit

Las lecciones que los emprendedores deben aprender del ‘Brexit’

lecciones_brexitAl resultado del reciente referéndum, debido al cual los ciudadanos británicos decidieron abandonar la Unión Europea, se le conoce como Brexit. La sorpresa del “sí” británico todavía sacude el continente, los mercados y, al estar globalizado, el mundo. A pesar de que todavía no se conocen las consecuencias definitivas. Lo que sí es evidente es que el Brexit puede enseñar una serie de lecciones valiosas a los emprendedores, que vamos a tratar de aplicar en los negocios.

 

No complicar las cosas
Las dos campañas celebradas durante los días (casi meses) previos a la convocatoria del referéndum han sido muy mal elaboradas. Han complicado algo que es muy sencillo. Bastaba con explicar los argumentos a favor o en contra de decir sí o no al hecho de salir de la UE. La incoherencia y la excesiva duración han hecho que los ciudadanos estuvieran abrumados y no lo hayan tenido claro a la hora de votar.

Debido a ello, las encuestas posteriores a la celebración del Brexit han demostrado que muchos votantes reconocían que se habían equivocado y que se arrepentían del sentido dado a su participación ciudadana. Un emprendedor no debe complicar las cosas. En el mundo de los negocios las decisiones deben ser meditadas, pero eso no es óbice para que no sean ágiles y rápidas. Si se demoran demasiado en el tiempo o se complican en exceso los argumentos se puede llegar a tomar la respuesta equivocada, o tardar tanto que al final algún competidor se adelante. En esta ocasión el referéndum nos ha enseñado cómo no se deben hacer las cosas de cara a obtener una decisión con mayores posibilidades de éxito.

 

En la empresa nada es blanco o negro
El referéndum sobre la UE era bien sencillo: quedarse o irse. Aceptar todas las ventajas e inconvenientes que implica una adhesión a la comunidad o ninguno de ellos. Blanco o negro. Sí o no. Este tipo de circunstancias son habituales en una democracia y forman los componentes básicos de casi el 100% de cualquier convocatoria de referéndum, pero no son válidas para el mundo de los negocios. Es imposible que una firma con cierto éxito no tenga aristas y sus decisiones sobre su estrategia de funcionamiento se limiten a dos posibles respuestas. Lo más inteligente es no cerrarse nunca nada y tratar de aprovechar las ventajas de ambos componentes. Esa sería la tercera opción y es la que, por lo general, ofrece mejores resultados en las pymes.

 

Reconocer el papel de las emociones
Se suele decir que el responsable de una compañía toma decisiones de forma individual y con todos los pros y los contras estudiados hasta el más mínimo detalle. La realidad es que esto nunca suele ser tan sencillo. Lo normal es que las emociones soliciten su parte de tarta a la hora de la respuesta final. Prescindir del papel fundamental que juega la emoción en las personas fue el gran error de la campaña que abogaba por permanecer en la Unión Europea. Sus responsables no fueron capaces de prever hasta dónde llegaba la indignación de los ingleses ante problemas comunitarios como la inmigración, las exigencias en cuanto a los cumplimientos del déficit de la economía y la situación de las propias élites británicas. Todo ello influyó mucho a la hora de definir el sentido el voto y no se le dio suficiente importancia.

Por el contrario, los responsables de la campaña que abogaba por abandonar la UE (Brexit) sí que supieron jugar la baza de las emociones y estuvieron más cerca de las preocupaciones reales de los británicos. El resultado les acabó dando la razón y dio una lección a los tecnócratas de la permanencia, que apostaron más por los argumentos teóricos de las consecuencias del abandono en vez de dar soluciones a los problemas generales, pero desde el seno de la UE.

 

Como hombre de negocios, usted debe intentar seguir la estrategia de los partidarios del Brexit en este punto concreto. Debe tener en cuenta las emociones porque juegan un papel fundamental en todo. Y es que la mayoría toma las decisiones (en este caso de compra) partiendo de lo que le dictan las emociones.

 

No divida
Se trata probablemente de la lección más importante que un emprendedor puede obtener del Brexit y consiste en la de no fomentar nunca la dualidad. El referéndum ha creado una frontera muy marcada entre los dos contendientes. La gente se posicionaba en uno de los extremos y luchaba activamente por imponer sus criterios. Si su negocio se llena de bandos (bastan dos), da igual el que resulte ganador. El claro perdedor será usted y su empresa.

 

Por eso, usted se debe esforzar en mantener siempre la unidad dentro de la empresa. Esto es fácil decirlo pero no es tan sencillo llevarlo a la práctica, especialmente cuando se toman decisiones que no gustan a un nutrido grupo de empleados o socios. En estos casos, es donde adquiere más importancia su papel para aglutinar todos los intereses en su persona, de forma que jamás se pierda la unidad.

 

Si usted detecta una situación en la que observa cómo las personas de la plantilla se van dividiendo y posicionándose con diferentes partes es necesario buscar una solución. Para ello, nada mejor que acercarse a hablar con todos y preguntar qué puede hacer para hacer variar su punto de vista. Y es que el mero hecho de que existan pensamientos diferentes al suyo no implica que los contrarios a sus criterios sean tratados como el enemigo. Puede que en la siguiente decisión importante los díscolos vuelvan a coincidir.

Regresando el Brexit es fácil comprobar que los responsables de la campaña que buscaba la permanencia británica en la UE se equivocaron al acusar a los partidarios del Brexit de racistas. Esta forma de actuar ha impuesto divisiones en el país que tardarán años en cerrarse.

 

No utilice el miedo
En el referéndum, unos y otros trataron de instaurar el miedo a cualquiera de los resultados. De ganar el Brexit se decía que sería el primer paso para la Tercera Guerra Mundial. Si, por el contrario, triunfaban los partidarios de la permanencia se hablaba de la ruina económica del país. El caso es que nada de eso ocurrirá, lo que demuestra que el miedo no es bueno para casi nada. De ahí que dentro de su empresa no sea buena idea asustar a la gente por estar o no de acuerdo con una de sus decisiones. Su obligación es trabajar con ellos y permitirles expresar sus opiniones.

croacia

Croacia, el dinero de Europa todavía seduce a los inversores

Mientras los rumores sobre el final del euro o el fracaso de la Unión Europea campan a sus anchas por las páginas de periódicos de todo el planeta, todavía hay muchos que confían en el proyecto. Algunos como los croatas que a pesar de los malos augurios no tienen intención de cambiar ni un ápice la cita de su calendario del próximo 1 de julio. Esa es la fecha en la que este país mediterráneo pasará a ser el miembro 28 de la Unión Europea.

Dentro y fuera del país este evento se ve como una gran oportunidad para hacer negocios. La Croacia de 2013 se parece mucho a la España de los setenta, casi todo está por hacer. Apenas hay autopistas, las carreteras parecen más un recorrido de rally que una verdadera vía de circulación. Vertebrar el país es una necesidad urgente y el turismo, cada vez más masivo, lo demanda. En la actualidad el alojamiento informal, alquiler de Sobes (habitaciones) es una práctica habitual, que en muchos casos suple la escasez de oferta hotelera que cubra las crecientes necesidades del país.

Con la entrada de Croacia en la Unión Europea el país está en condiciones de colgar un cartel de “confianza y seguridad” del que hasta ahora no disponía. Invertir allí ahora será tan seguro como hacerlo en Polonia, España o Francia. Con una gran diferencia respecto a estos dos últimos destinos y es que, ahora, Croacia va a ser el destino de una buena partida de fondos estructurales y de cohesión de la Unión Europea dispuestos a ser invertidos en modernizar el país. Nada menos que 11.700 millones de euros (que llegarán entre 2014 y 2020), de los cuales 8.092 millones son fondos de cohesión, 3.462 millones son para políticas conjuntas de agricultura y otros 203,7 millones destinados a la franja de las fronteras de Schengen.

Los fondos de Cohesión serán destinados para proyectos de infraestructuras que van desde las comentadas carreteras hasta sistemas ferroviarios, vertederos, abastecimientos de agua.  Sectores, todos ellos, en los que las empresas españolas tienen una amplia experiencia y, por tanto, un gran campo de actuación. De hecho, según ha comentado el viceprimer ministro croata Branko Grcic, han “identificado unas necesidades de alrededor de 20.000 millones de euros en proyectos que se van a intentar financiar, en parte,  con cargo a esos fondos de la UE”. Además, ha afirmado que entre la segunda mitad de 2013 y 2014, el Gobierno estará en condiciones de preparar y poner en marcha proyectos por valor de alrededor de 4.000 millones.

Pero no se quedan ahí. Más allá de los fondos con nombre propio destinados al país, Croacia podrá competir por fondos destinados a proyectos europeos conjuntos y solicitar financiación de hasta 6.000 millones para iniciativas destinadas a la creación de empleo para jóvenes. Por no hablar de la reindustrialización necesaria para el país, que todavía está pendiente de definir. Y aunque el tamaño de su mercado, 4,29 millones de habitantes, no es gran activo, sí pretende explotar su excelente ubicación geográfica. No es casualidad que en el pasado, romanos o venecianos escogieran sus ciudades más emblemáticas (Dubrovnik o Split) como enclaves comerciales entre oriente y occidente. En la actualidad, también es un excelente punto de contacto para las relaciones comerciales con las antiguas repúblicas soviéticas.

De momento, el Gobierno croata ya ha puesto en marcha la Agencia para la Promoción de Inversiones y Competitividad (AIK) para ayudar a los inversores internacionales interesados en aterrizar en su territorio. Además, como decíamos, a partir del 1 de julio se eliminan las barreras comerciales.

Sectores con mayor potencial para las empresas españolas

Según los estudios realizados por la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Zagreb, los sectores con mayor potencial de inversión para las empresas españolas son: el turismo y la energía. En particular, el Gobierno croata ha mostrado especial interés por el desarrollo energético renovable, priorizando la eólica y la bioenergía. Con respecto al ámbito del medioambiente, también está interesado en desarrollar su mercado de gestión del agua y tratamiento de residuos sólidos urbanos. Para estimular esa cooperación el ICEX y la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Zagreb, han organizado una Misión de Inversores en la capital croata los días 23 y 24 de abril de 2013.

uae

Emiratos Árabes: un mercado lleno de necesidades por cubrir

Algunos países cuentan con una gran riqueza pero también tienen muchas necesidades. Uno de ellos es Emiratos Árabes Unidos, un país muy interesante para las pymes españolas por las oportunidades comerciales que ofrece. Se trata de una zona que lidera el desarrollo económico de los países del Golfo a través de proyectos impresionantes y que se ha convertido en un centro neurálgico de negocios y del turismo mundial.

Además, es uno de los puntos estratégicos para la reexportación en el área de Oriente Próximo, una circunstancia que es aprovechada por muchas empresas para abrirse paso en el mercado de los países del Golfo. Por si fuera poco, la logística y los ágiles medios de pago con que cuenta potencian su carácter de plataforma de mercado hacia sus países vecinos; disfruta de una ubicación estratégica, buenas conexiones marítimas y aéreas, eficiencia de sus puertos y aeropuertos, bajos costes de almacenamiento y zonas francas.

La economía de Emiratos Árabes Unidos (EAU) es principalmente dependiente de los hidrocarburos. Actualmente, es el cuarto productor mundial de petróleo en la OPEC, contando con unas reservas estimadas en 98 millones de barriles (el 10% de las reservas mundiales). Sin embargo, apenas hay producción de otro tipo, por lo que se necesita importar casi todo.

Pues bien, en este contexto, ¿cuáles son las pymes españolas con más futuro allí? Según un informe del Instituto Valenciano de la Exportación, en primer lugar las que se dedican a sectores como infraestructuras, renovables o telecomunicaciones podrán encontrar las mejores opciones de negocio. Pero también las que operan en ámbitos como el medio ambiente, la biotecnología, las ciencias de la salud, las TIC, la aeronáutica, la alimentación, el textil-moda, y el tratamiento de aguas y desalinización.

Existen diferentes oportunidades, principalmente para los siguientes productos: materiales de construcción (cerámica, mármol y piedras naturales, pigmentos y esmaltes…); bienes de consumo (moda, cosméticos…); muebles; alimentos; maquinaria y equipo de transporte; productos químicos; artículos relacionados con las principales industrias: petróleo y productos petroquímicos, pesca, aluminio, cemento, fertilizantes, reparación y construcción de barcos o artesanías y textiles.

Y es que a pesar de los esfuerzos en la diversificación económica, alrededor de 30% del PIB de la zona sigue basado directamente en la producción de petróleo y gas, por lo que no queda demasiado margen de actuación para elaborar otros productos, que consecuentemente necesitan importar. Además, las perspectivas de negocio en el futuro serán todavía mayores para las pymes españolas gracias al aumento en los intercambios comerciales con la Unión Europea, a través de la negociación ya en marcha de un tratado de libre comercio con los países del Golfo.

tunez

Túnez abre otra puerta a múltiples posibilidades de inversión

A pesar de los problemas políticos que todavía padece, Túnez sigue siendo un buen lugar para invertir, y más ahora, que acaba de abrir la puerta a nuevas posibilidades y sectores. En un post anterior ya nos referimos a las enormes oportunidades que representa la zona en estos momentos, sobre todo en el campo de las nuevas tecnologías, gracias al proceso liberalizador en el sector de las TIC, que ha potenciado las infraestructuras de este tipo y las aplicaciones informáticas.

Pero es que ahora el embajador de Túnez en España, M’hamed Ezzine Chelaifa, acaba de anunciar un acuerdo al que ha llegado su país, que le ha convertido en socio privilegiado de la Unión Europea. Esto quiere decir que, entre 2013 y 2017, se fomentará la cooperación entre el país magrebí y Europa en investigación científica, educación superior, asuntos sociales y finanzas, y se incrementará el intercambio de productos agrícolas y servicios.

Chelaifa participó recientemente en una mesa redonda celebrada en la Casa Árabe de Madrid, en la que también intervino el director general de la Agencia de Promoción de Inversión Extranjera de Túnez (FIPA), Noureddine Zekri. Éste comentó las oportunidades que Túnez ofrece a la inversión extranjera en sectores como la industria química de extracción de fosfatos, la producción de energía eólica y la desalinización de agua de mar, así como en proyectos concretos como la construcción de una central eléctrica y una refinería de petróleo, la creación de diez zonas logísticas, la mejora de puertos, además de la inversión en polos tecnológicos y diez grandes proyectos turísticos.

Actualmente, cerca de 60 compañías españolas están presentes en el país, con una cifra de inversión total de 912 millones de dinares tunecinos y más de 5.000 personas empleadas. Además de la competitividad, Túnez ofrece como atractivo ser la puerta de entrada al mercado africano, especialmente a Libia y Argelia, países con los que mantiene acuerdos arancelarios.

Para fomentar la inversión extranjera en Túnez, donde ya están presentes 3.200 empresas, el director general de FIPA detalló las reformas desarrolladas por el Gobierno surgido tras la revolución para garantizar una mayor apertura y libertad de inversión en todos los sectores. Por ejemplo, la Ley de Finanzas Complementarias de 2012 ofrece ventajas durante cinco años a empresas extranjeras que contraten trabajadores cualificados tunecinos. El Código de la Inversión, que está actualmente en la fase final de preparación, busca reforzar los mecanismos de financiación para pymes, crear polos tecnológicos especializados en nuevas zonas, aumentar la transparencia de las licitaciones, simplificar los procedimientos administrativos, evitar la corrupción y aumentar la cooperación público-privada.

Los responsables tunecinos, que creen que España aún no ha materializado todo el potencial de presencia e inversión posible en aquel país, aseguraron que no tienen intención de reducir los incentivos fiscales, sino de consolidar las ventajas fiscales adaptándolas a las nuevas prioridades. “Las nuevas empresas que inviertan en Túnez tendrán las mismas, o más ventajas, que las que ya lo han hecho”, afirmó el director general de FIPA, que también comentó otros incentivos a la inversión, como la competitividad de salarios y alquileres, la educación de los trabajadores, la logística y el desarrollo de proyectos de infraestructuras.

aceite

Las exportaciones de aceite de oliva baten un nuevo récord

“Llevamos cuatro campañas en cifras récord de exportación y nos dirigimos hacia la quinta”. Son palabras de Carlos Sánchez Laín, director de la Agencia para el Aceite de Oliva, pronunciadas en el seminario “El aceite de oliva. Cultura del pasado, aroma del presente y bienestar para el futuro” celebrado en Santander. Y es que en los primeros nueve meses de campaña del Programa Europeo de Promoción de los Aceites de Oliva se han exportado 632.100 millones de toneladas de aceite, mientras que la temporada pasada se cerró con 827.900 millones de toneladas, lo que evidencia que se puede volver a superar la cifra de exportaciones.

Una promoción que, durante los últimos tres años, ha recorrido decenas de ciudades de España, Francia y Reino Unido participando en los principales eventos gastronómicos y agroalimentarios de estos tres países. A la par, también se ha desarrollado la promoción del producto en Bélgica y Holanda. Por ejemplo, en el Reino Unido, España exporta más de 35.000 toneladas de aceite de oliva al año, dominando con holgura el mercado, con una cuota del 58% en 2011.  También España domina la venta de aceites de oliva envasados.

Entre 2008 y 2011, el sector ha sido capaz de movilizar fondos por un total de 22 millones de euros, a los que hay que unir las aportaciones de la Unión Europea, el Gobierno Español, Icex, Asoliva o las comunidades autónomas, que suman más de 30 millones de euros destinados a la promoción.

El Programa de Promoción de los Aceites de Oliva en Europa es una iniciativa de la Organización Interprofesional del Aceite de Oliva Español, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), y la Comisión Europea. Con un presupuesto superior a los 16,5 millones de euros, el programa se desarrolla de 2009 a 2012 en España, Reino Unido, Francia, Bélgica y Holanda.

rusia

Rusia, una oportunidad para las exportaciones agroalimentarias españolas

Como a todos, al sector agroalimentario español le afecta intensamente la crisis económica y, además, no siempre tiene demasiadas oportunidades para compensar su negocio en el exterior por su capacidad limitada de ofrecer a los consumidores productos nuevos. Sin embargo, estas oportunidades existen y hay que buscarlas, una de las mayores está en la penetración en los mercados del otro extremo de Europa, y en particular en el ruso.

Debido a sus inmensos recursos en materias primas, Rusia ha sufrido la crisis a menor escala que los países de la Unión Europea y su mercado de artículos de consumo se desarrolla con una velocidad sin precedentes. Sobre este tema, el profesor Oleg Vladimirovich Stulov acaba de estar en España impartiendo una conferencia organizada por la Universidad Internacional de La Rioja (Unir).

Hemos aprovechado para conversar con él y preguntarle porqué Rusia puede ser una buena solución para el sector agroalimentario español. Y de eso, Stulov sabe un rato gracias a sus conocimientos y su amplia experiencia internacional. Ha ejercido como consultor para el Ministerio de la Marina Mercante y el Consejo de Ministros de la URSS; ha trabajado como docente en la Universidad de La Habana, en la Universidad Zhongshang (R. P. China), en la Universidad Católica de Branbante (Holanda) y en el Monterrey Institute of International Studies (EEUU). En la actualidad, es profesor de la Cátedra de Economía Mundial de la Facultad de Economía y Administración Empresarial de la Universidad de Lomonosov de Moscú.

Stulov nos ha explicado que el mercado ruso es creciente, sobre todo en las regiones remotas que están acercándose al nivel de consumo europeo. Y que la mitad de los comestibles consumidos en ese país procede de la importación en gran medida, incluso en algunos sectores como el de carne bovina ésta supone el 80% del total. “Hay que tener en cuenta que, debido al clima, en Rusia no crecen muchas verduras, sobre todo subtropicales, que puede ofrecer España”. Además, en estos momentos, “el 60% de la población rusa consume dos veces menos frutas y verduras que el nivel recomendado”.

Ahora, en la mayoría de los principales sectores predominan las empresas francesas (30% del mercado de vinos), italianas (10% del mismo mercado) latinoamericanas (el 40% de la carne porcina está controlado por empresas de Brasil) y los nuevos miembros de la Unión Europea. Mientras que los españoles abastecemos menos del 10% del mercado de vinos y todavía tenemos una menor participación en el de verduras congeladas.

Pero, según este experto, el mercado ruso tiene más espacio para nuestro país y podría acoger más productos agroalimentarios sofisticados, algo cuya demanda está creciendo de forma muy dinámica en Rusia. Además, el hecho de que la producción latinoamericana contenga muchas sustancias transgénicas y que la española satisfaga los requisitos ecológicos de la Unión Europea puede abrir todavía más la puerta de las empresas españolas al mercado de consumo de  la clase media rusa, cada vez más preocupada por su salud.

Stulov recomienda a las compañías de España que quieran entrar en este mercado dirigirse a nuevas regiones como las ciudades petroleras de Siberia que carecen frutas y verduras. Además, recuerda que la firma de algunos protocolos ha hecho que el país disminuya las tarifas proteccionistas en el mercado de productos agroalimentarios del 13% al 10% (¡en el sector de la carne porcina a cero!). Y que el programa agrícola aprobado por el Gobierno de la Federación Rusa presta mucha atención al desarrollo de la producción agraria, aunque las empresas rusas carecen de tecnología moderna. También apunta que en el sur de Rusia existen regiones con condiciones climáticas semejantes a las españolas donde nuestros empresarios pueden invertir. En este caso, recomienda crear empresas mixtas con las firmas locales, ya que ellas son las que mejor conocen las condiciones de aquel país.

Red Books

Las exportaciones del sector del libro continúan creciendo

Cuando comenzó la crisis, el sector del libro lo vio claro: había que acceder a nuevos mercados para que las ventas recuperaran la senda de crecimiento anterior a la misma. Dicho y hecho.

Según el “Informe de Comercio Exterior del Libro 2011”, presentado por la Federación Española de Cámaras del Libro, las exportaciones del sector del libro español (que incluye tanto a los sectores editorial como gráfico) alcanzaron los 482,44 millones de euros el pasado año, lo que supone un incremento del 5,38% respecto al ejercicio 2010. Por sectores, las ventas en el exterior del editorial crecieron un 18,88% (fueron de 314,61 millones de euros), mientras que las del gráfico descendieron un 13,1% (se sitúan en 167,83 millones de euros). Por su parte, las importaciones del sector del libro ascendieron a 220,17 millones de euros.

La aportación positiva a la balanza comercial española del sector fue de 262,31 millones de euros, frente a los 233,21 millones registrados en 2010, lo que supone un incremento del 11%. Las ventas de libros acapararon el 97% de las exportaciones del sector editorial y el 56% de las del sector gráfico. En cuanto a las importaciones, el 25% correspondieron a libros, el 41% a prensa y revistas, y el 34% a encargos de imprenta y coediciones.

La Unión Europea sigue a la cabeza

El principal destino de las exportaciones españolas del sector sigue siendo la Unión Europea, con 304,90 millones de euros, con un incremento del 13,28%. De ellos, 145,10 millones de euros corresponden a las ventas del sector editorial, que se incrementan en un 66,60%. Dentro de Europa, son Francia y Reino Unido quienes ocupan los primeros puestos, con 108,3 y 81,9 millones de euros de facturación, respectivamente.

La hipotética medalla de plata sería para América, con 167,97 millones de euros, a pesar de reducirse un 4,77% con respecto a 2010. Un dato: las exportaciones a la zona son, fundamentalmente, libros, mientras que en Europa hay una participación mayoritaria de los fascículos. México, Argentina y Chile son los países donde más se vendió, aunque en el primero se ha registrado una ligera caída. Y en Brasil, uno de los principales países receptores de las exportaciones del sector en otros años, ha sufrido también una caída porque algunas editoriales españolas se han instalado en el país y han trasladado allí su producción.

exportar

Mercados emergentes: ¿tabla de salvación para las exportaciones de nuestras pymes?

En un entorno marcado por los problemas de crisis económica en Europa, un euro cada vez más débil frente al dólar, la acuciante necesidad de vender los productos en “stock”…  los empresarios exportadores españoles se enfrenta a un nuevo reto: superarse a sí mismos en el curso que empieza. Pero, ¿hay recorrido de mejora?

Ciertamente aumentar las exportaciones no va a resultar una tarea fácil, pero no es imposible. Es más, no queda otra si queremos que nuestra Pyme siga adelante. Con Grecia a las puertas de la suspensión de pagos, la amenaza de recesión en Europa y, posiblemente, en Estados Unidos, los empresarios exportadores, los responsables y asesores de comercio exterior vuelven a mirar a los países emergentes. No es que sea conveniente, es que resultao obligatorio, necesario y urgente.

¿Con qué armas cuenta el empresario exportador?

Lo cierto es que el empresario exportador tiene en su poder nuevas armas para llevar a cabo el desafío de aumentar su actividad exportadora y hacerlo fuera de la UE en 2012:

  • El euro seguirá bajando, hasta 1,20 dólares pronostican los analistas.
  • Los mercados emergentes seguirán creciendo. Menos, pero seguirán creciendo.
  • Los organismos y las instituciones dedicados al comercio exterior (Cesce, ICEX, Cámaras de Comercio) ya han puesto un pie en los mercados emergentes

Por ello, sería imperdonable desaprovechar estas claves en un momento en que la demanda nacional cae a ritmos de escándalo y las previsiones indican que nuestros clientes europeos van a tener problemas durante unos cuantos meses.

Canadá, Perú y Colombia, nuevos mercados para 2012

Son muchas las consejerías autonómicas de economía que se han puesto las pilas para que los pequeños empresarios puedan seguir aumentando su actividad exportadora fuera de las cómodas fronteras de la Unión. Pero los esfuerzos de la región castellano leonesa pueden servir de ejemplo a seguir. La Consejería de Economía y Empleo ha preparado un plan para aumentar las exportaciones en los próximos cuatro años a:

  • Canadá
  • China
  • Rusia
  • Brasil
  • Perú
  • Colombia
  • India
  • Marruecos
  • Turquía
Estos son los mercados en los que el consejero Tomás Villanueva pretende duplicar las ventas en esta legislatura, hasta los 1.500 millones de euros. En los últimos diez años las exportaciones castellanoleonesas a la India se han multiplicado por diez; a Canadá, por cinco, a China, por cuatro y a Marruecos, por tres. Villanueva anunció este objetivo en su comparecencia en las Cortes regionales para exponer su programa para los próximos cuatro años.