Entradas

Distintas vías transporte

Nuevas oportunidades para pymes en el sector del transporte

El transporte y la logística

Para muchos, el comercio es el principal motor de creación de riqueza y conocimiento que ha tenido desde siempre la humanidad, siendo, según el Banco Mundial, el sector que más oportunidades de negocio genera actualmente para las pymes, principalmente en temas de innovación y en soluciones de movilidad urbana. En España, el transporte y la logística suponen un 7,8% del PIB y dan trabajo, directa o indirectamente, a alrededor de 800.000 personas.

El transporte y la tecnología

La tecnología está jugando un papel fundamental en su evolución gracias a distintos factores, que van desde la irrupción del Internet de las cosas (IoT) en, por ejemplo, los vehículos particulares; los efectos de la economía colaborativa y la llegada de nuevas formas de transporte en ciudades y en desplazamientos por carretera; o la importancia creciente de la geolocalización, que permite, entre otros hitos, aumentar la productividad, la información en tiempo real de los procesos de envío o el abaratamiento de costes y tiempos de entrega.

Sin embargo, junto a las enormes potencialidades del sector para los próximos años, numerosos informes alertan de los riesgos que se presentan en campos como la vulnerabilidad cibernética, la necesidad de plantear soluciones personalizadas en medio de estrategias globales o la incertidumbre acerca de los posibles cambios normativos y regulatorios que están por venir.

El potencial de la tecnología

En el otro extremo, un sinfín de análisis destacan el gran potencial de la tecnología en la generación de oportunidades en dos áreas principales: la transformación de los procesos empresariales y el desarrollo de nuevos modelos de negocio, como los vehículos autónomos, el smart movility o el uso del Blockchain para la trazabilidad de los envíos.

En el campo de la logística, por ejemplo, esta revolución se manifiesta ya en ámbitos en los que cada vez un mayor número de pymes ofrecen sus desarrollos e innovaciones, como:

  • Vehículos eléctricos: A pesar de que cada día es más común el uso de este tipo de automóviles, principalmente en grandes ciudades, todavía queda mucho camino por recorrer en segmentos como la reducción del coste por kilómetro o el uso de baterías con autonomía suficiente para cubrir trayectos largos.
  • Inteligencia Artificial: La capacidad de aprendizaje de los ordenadores será crítica para prever situaciones y anticipar nuevas estrategias, como la congestión de las vías de transporte o la resolución de potenciales conflictos, mejorando la labor de los analistas.

 

Las cuatro principales áreas de transformación

La consultora Frost&Sullivan analizó recientemente el futuro de la logística poniendo el foco de atención en el impacto que tendrá la tecnología, llegando a la conclusión de que las principales innovaciones vendrán desde campos tan diversos como el uso de nuevos materiales, los combustibles más eficientes o la gestión más rápida y eficiente de grandes volúmenes de datos. Un panorama lleno de oportunidades de negocio para los próximos años y que, tal y como se apunta en este artículo de Supply Chain Digital, moldearán el futuro de la logística hacia criterios cada vez más centrados en la flexibilidad, continuidad, sostenibilidad y la transparencia.

Dentro de este nuevo paradigma, los cuatro grandes ejes de transformación serán:

  1. Tecnologías móviles. Contribuirán a descongestionar en tiempo real los atascos, aportando información en vivo y apoyándose continuamente en la geolocalización. Su impacto más inmediato será en la cadena de distribución, agilizando procesos y evitando controversias y disputas. El papel de las cadenas de bloques puede ser clave.
  1. Cloud computing. Permitirá la personalización total de los servicios para los usuarios, adaptados plenamente a sus necesidades y más baratos en términos de costes. La irrupción del big data posibilitará un mejor conocimiento de los clientes.
  1. El Internet de las Cosas. Contribuirá a mejorar la experiencia de los usuarios por medio de la interactividad con el entorno, a través de, por ejemplo, las tecnologías V2V o V2I, que permitirán la comunicación directa entre los vehículos con los semáforos, las señales o los dispositivos móviles de los peatones.
  1. La economía colaborativa. Generará cada vez un mayor número de nuevos modelos de negocio y de compartición de bienes y servicios, que entrarán continuamente en colisión con las regulaciones vigentes. La confianza y la valoración de los clientes se hacen indispensables en términos de reputación para poder operar en este nuevo mercado.
transporte_mercancias

El transporte de mercancías augura un repunte del comercio vía precios

El estancamiento del comercio podría tocar a su fin. Los costes por atraque de mercancías en puertos internacionales empiezan a elevar tarifas.

La crisis financiera de 2008

El comercio internacional todavía no ha logrado sacudirse de la crisis financiera de 2008. Pero parece que está en condiciones de revertir la tendencia. El pasado ejercicio, apenas creció un 1,7%. Muy por debajo de la actividad económica global, que aumentó un 3,1%. Un escenario anómalo para una de las rúbricas del PIB global más dinamizadoras y con mayor peso específico porque, en coyunturas favorables, de ciclos de negocios alcistas, la tasa del comercio global ha llegado a triplicar, holgadamente, la ratio productiva del conjunto de las economías del planeta. Aun así, las razones que aducen tanto el Fondo Monetario Internacional (FMI), como la Organización Mundial del Comercio (OMC) están más que justificadas. La ralentización de los intercambios de mercancías ha sido propiciada por un elenco de fenómenos que van desde la irrupción de medidas proteccionistas, hasta el retroceso de las inversiones, pasando por la mayor influencia de los mercados emergentes en el tráfico de bienes y servicios, un aumento de músculo que no se traduce en incrementos de consumo dado el menor poder adquisitivo de sus ciudadanos respecto a la renta per cápita de las potencias industrializadas. Sin olvidar los efectos colaterales del tránsito de la economía china hacia un mercado más enfocado a la demanda interna, del encarecimiento de las materias primas o las restricciones crediticias a las empresas.

El punto de inflexión

Sin embargo, el comercio ya emite señales de haber alcanzado un punto de inflexión. O, al menos, un súbito repunte de las expectativas. Porque los costes del transporte marítimo, el gran motor de la distribución de mercancías, han tomado una singladura alcista. Tanto en los puertos de países industrializados como en emergentes y en desarrollo. En China, por ejemplo, los indicadores que revelan la Shanghai Shipping Exchange muestran que el gigante asiático empieza a moverse. Los atraques y fletes son más caros, en términos interanuales, que al inicio de 2016. Todo un acicate, si se tiene en cuenta que el precio por las operaciones de carga y descarga de contenedores en puertos chinos ha disminuido más de un 40% desde su cota máxima, a mediados de 2012.

Los intercambios de bienes en EEUU

También sigue la senda del encarecimiento los intercambios de bienes en EEUU. Según datos de la Association of American Railroads, las caídas de ingresos por tránsito ferroviario de mercancías, que fueron una constante cada semana, de forma ininterrumpida, desde marzo de 2015, mutaron hacia tasas inflacionistas en octubre de 2016.

Al igual que el volumen de actividad entre EEUU y Asia. El número -y el precio- de contenedores (los llamados Twenty-Foot Equivalent Units o TEU en la jerga logística) también crecen desde noviembre pasado. En sintonía con los de Europa y América del Norte, tras marcar mínimos en marzo del pasado ejercicio. Y con indicadores de recaudación positivos y muy ilustrativos, por la intensidad de las estibas portuarias, en los países bálticos o Turquía, con un comercio muy diversificado. Todos ellos, marcando desde el último trimestre de 2016 alzas que, en economías como la británica o la estadounidense, ya se traducen en incremento de sus IPC.

Pero, ¿qué determina el precio del transporte marítimo? En líneas generales, incluye conceptos como el flete internacional (traslado de contenedores); el BAF o BUC (Bunker Adjustment Factor), recargo del combustible; la CAF (Currency Adjustment Factor), ajuste por tipo de cambio, por seguros de riesgo (Piracy Risk) en áreas como el Cuerno de África (Somalia), por atravesar canales, como el de Panamá o Suez, por congestión, si el transporte marítimo es a un puerto donde el tráfico es muy intenso o por EIS (Equipment Imbalance Surcharge), si el transporte se realiza a un destino muy poco habitual. Además de gastos propios de puertos. Entre otros, el THC (Terminal Handling Charge), de carga/descarga, T3 o tasas portuarias o de documentación; por ejemplo, todos los relacionados con la emisión del bill of lading o nota de embarque.

 

india flag

Internacionalización de empresas españolas en la India

Entre los próximos días 21 y 23 de octubre, el ICEX organiza en Nueva Delhi unas jornadas de partenariado multilateral. El motivo no es otro que la gran oportunidad que ofrece este país que, durante los últimos diez años, ha venido creciendo a unas tasas medias del 8,5%. Se estima que el país, el más poblado del mundo después de China, se expandirá un 6% anualmente desde 2012 a 2050.

En la actualidad, el país está llevando a cabo una serie de programas relacionados, sobre todo, con la mejora y ampliación de las infraestructuras del transporte y de la energía. Oportunidades que son especialmente interesantes en productos y servicios con un mayor valor añadido, como los servicios de consultoría e ingeniería.

Plan Quinquenal

El denominado 12º Plan Quinquenal (2012.2017) tiene entre sus prioridades multiplicar por dos la inversión total en infraestructuras a lo largo de los próximos cinco años, para alcanzar algo menos de un billón americano (o un trillón europeo) de dólares. Asimismo, prevé que el porcentaje de financiación privada pase del 35% al 50%.

Respecto a las infraestructuras de transporte, y según el citado plan, habrá cerca de 144.000 millones de inversión en carreteras, tanto estatales como centrales. Se espera que la financiación sea en un 72% de procedencia pública y el restante 28% de inversores privados. Las carreteras en la India soportan el 65% del tráfico de mercancías y el 85% del tráfico de pasajeros. El principal problema es que el pavimento está muy deteriorado. Un hecho a destacar el que existe una exención del 100% en el Impuesto de Sociedades durante cinco años y del 30% otros cinco años más.

Por lo que respecta a los ferrocarriles, el plan quinquenal prevé una inversión de 110.000 millones de euros, del que un 8% se espera que tenga como procedencia el sector privado. India cuenta con la tercera mayor red de ferrocarriles a nivel mundial, y está incrementado a buen ritmo el tráfico de mercancías. Además, los diferentes subsectores (material, equipos, ingeniería, construcción de servicios ferroviarios…) se presentan como una atractiva oportunidad para la empresa española, que puede llevar a cabo joint ventures con empresas locales.

 

Puertos y aeropuertos

India tiene necesidades apremiantes de mejorar sus infraestructuras portuarias e incrementar su capacidad. Para ellos, el plan quinquenal tiene previsto aumentar su capacidad portuaria desde los 1.250 millones de toneladas anuales hasta los 2.700 millones. Para ello, la inversión prevista es de unos 26.000 millones de euros, de los que el 86% se espera que provenga del capital privado. Otra ventaja es que, en el plano legislativo, se permite una participación extranjera del 100% sin intervención del Gobierno, y 10 años de exención de impuestos.

Finalmente, las infraestructuras aeroportuarias están muy anticuadas y poco desarrolladas. El número de aeropuertos, comparados con otros países en desarrollo, es muy bajo. Por eso, las inversiones esperadas para el periodo 2012-2017 aumentarán un 60% respecto al plan quinquenal anterior, pasando de 6.200 millones de euros a 10.000 millones de euros. Y se espera que el capital privado alcance el 75% del total de las inversiones.

tunez

Túnez: nuevo mercado para las exportaciones tecnológicas españolas

Tan lejos y tan cerca. Túnez es uno de los países geográficamente más cercanos para las pymes españolas, pero muchas de ellas desconocen las enormes oportunidades que representa la zona en estos momentos, sobre todo en el campo de las nuevas tecnologías. Desde finales de los años noventa, la nación ha experimentado un proceso liberalizador en el sector de las TIC, que ha potenciado sustancialmente las infraestructuras de este tipo y las aplicaciones informáticas, propiciando la aparición de numerosas empresas especializadas y la atracción de inversiones extranjeras.

Como muestra, unos pocos datos. El número de contratos de línea telefónica fija y móvil ha ido aumentando de forma sostenida hasta casi triplicarse en los últimos años. Mientras que en 2004 había casi 50 conexiones (fijas y móviles) por cada 100 habitantes, ahora ya se han alcanzado las 126,7; y en 2011 un 91% del total eran móviles. Si hablamos del número de ordenadores, los datos también son espectaculares. Túnez ha pasado de poco más de medio millón a una cifra superior al millón y medio en seis años. Este incremento cobra más importancia todavía si tenemos en cuenta que el país cuenta con poco más de 10 millones de habitantes. En definitiva, el incremento entre 2005 y 2011 ha sido del 180%. Y si hablamos de Internet, en la actualidad existen 4,2 millones de usuarios, lo que representa el 39% de la población, es decir nada menos que un 440% más que en 2005.

En términos macroeconómicos, las cifras también son muy significativas. El crecimiento anual medio del valor agregado del sector TIC en los últimos años ha sido del 17,5%, con lo que las previsiones apuntan que su aportación al PIB ha pasado del 8% en 2006 al 13,5% en 2011. Entre esos años, se ha producido un volumen global de inversiones (públicas y privadas) del orden de 6.300 millones de dinares, de los que 3.865 pertenecen al sector de las telecomunicaciones y 2.444 a la informática. Además, se han creado 10.000 nuevos puestos de trabajo por año y se ha exportado por valor de 350 millones de dinares.

Según un informe que acaba de elaborar el ICEX, la presencia española en Túnez es escasa. En la actualidad contamos con algo más de cuarenta empresas establecidas, además de unos intercambios comerciales crecientes. Si concretamos la búsqueda a las empresas directamente relacionadas con el sector de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, la presencia española se reduce a una empresa, SATEC. Uno de los subsectores TICs en los que Túnez tiene numerosa presencia internacional son los centros de atención al cliente (“call centers”). Sin embargo, no encontramos aquí presencia española, a diferencia de en otros países como Marruecos, donde sí es numerosa.

Sin embargo, el estudio del Instituto de Comercio Exterior asegura que el sector TIC puede representar importantes oportunidades para las pymes españolas. Túnez es un país que, por su situación geográfica próxima a Europa, puede servir de nexo de unión con el continente africano. Lo anterior, unido a los fuertes impulsos gubernamentales, así como al capital humano altamente formado del país, supone numerosas oportunidades para nuestras empresas. ¿En qué ámbitos? Fundamentalmente, en estrategias de nearshoring y offshoring; en TICs aplicadas a la sostenibilidad (ámbito energético, agua, transporte etc.); en el desarrollo de infraestructuras de telecomunicaciones; en grandes aplicaciones corporativas relacionadas con la administración pública; en aplicaciones sectoriales específicas (sector turismo y energía); en centros de atención al público (“call centers”); y en desarrollo de contenidos multilingües.

teletrabajo

Los beneficios del teletrabajo para la productividad empresarial

“Lo siento pero el próximo lunes no podré venir a trabajar”. Esta frase pronunciada por un empleado puede caer como una bomba en muchas empresas. Pero en la mayoría de los casos, esa alarma carece de fundamento  y no se produciría si el mundo laboral tuviera más claros los beneficios del teletrabajo.

El absentismo laboral es un lacra en las empresas y a veces, esa ausencia tiene como único motivo que el empleado se ve obligado a estar en casa para atender asuntos de la logística doméstica como: esa inevitable visita del técnico de la compañía gas, del agua…. En ese caso, ¿por qué el trabajador debe perder un día y sus tareas deben quedar postergadas? Empleado y empresa pueden beneficiarse de un día de teletrabajo.

En España, el acceso al teletrabajo todavía está lejos de las prácticas europeas. Según un estudio realizado por la empresa especializada Openmart, la media de uso del teletrabajo está en el 26%,( aunque un 57% le gustaría que su empresa le ofreciera esta posibilidad), frente al 35% que se utiliza de media en Europa.

La crisis está ayudando a las empresas a dejar a un lado las reticencias que provoca esta modalidad de trabajo y aparcar la obsoleta idea de que sólo es posible trabajar en la oficina. No tener a los empleados a la vista puede tener más beneficios de los esperados:

  • Ahorro de costes. La creación de un puesto de trabajo no presencial resulta un 50% más barato que un puesto presencial. No sólo por el espacio físico que consumen los trabajadores en la oficina, también por los gastos de luz, agua, teléfono que su presencia implica.
  • Ahorro de tiempo. En este caso, el beneficiado es el empleado. La opción de teletrabajar varios días en casa implica un ahorro en desplazamientos y tiempo perdido que suele ser un beneficio muy valorado por los empleados.
  • Responsabilidad Social. Grandes empresas, como la tecnológica Indra, fueron pioneras en ofrecer a sus empleados la posibilidad de no ir a trabajar todos los días a la oficina. En su memoria de Responsabilidad Social Corporativa se explican los beneficios de esta política y se asegura que además de favorecer la salud de sus empleados también contribuye al cuidado del medioambiente. El nivel de estrés y de posibles conflictos entre la vida laboral y personal disminuye al ser los empleados conscientes de que tienen la posibilidad de teletrabajar y cumplir con las tareas laborarles y personales. Además, al reducir los traslados desde el hogar a la oficina se evitan emisiones de CO2 al medio ambiente.
  • Incremento de la productividad. Está comprobado que en las empresas que introducen esta modalidad de relaciones laborales se incrementa la productividad de los empleados. Al cambiar el sistema de control a objetivos y no dar tanta importancia al tiempo presencial en la oficina, los trabajadores tratan de hacer sus tareas en el menor tiempo posible para así maximizar sus horas libres. Y como están mucho más motivados, las empresas aseguran que, en caso de trabajo extra, los empleados están más dispuestos a ampliar su horario que a aquellos que se les exige quedarse más tiempo en la oficina.

Por supuesto, implantar el teletrabajo tiene algunos inconvenientes, pero no van más allá de los cambios informáticos mínimos para permitir accesos remotos a los documentos de la empresa y superar la desconfianza inicial que genera a las empresas esta forma de trabajo.

azulejos

El éxito de la internacionalización del azulejo español

Tecnología, calidad, prestigio y diseño. Cuatro pilares sobre los que la industria española del azulejo y pavimentos cerámicos ha forjado su liderazgo internacional. No en vano hablamos del tercer exportador mundial, solo superado por Italia y China. Además, se trata del sector industrial que aporta un mayor superávit a la balanza comercial española, por detrás del sector del automóvil y del material de transporte.

Importante avance

Concentrado en la provincia de Castellón, las ventas al exterior del sector durante 2011 alcanzaron los 1.892,1 millones de euros, un 8,3% más que en 2010. Mientras que la facturación global de la industria fue de 2.570 millones de euros, de los que un 70% se destinó al exterior, en concreto, a 182 países.

El principal destino fue la Unión Europea, que representó un 41% de las exportaciones, siendo su crecimiento del 1,6%. Tras la UE, la zona geográfica con mayor atractivo fue Oriente Próximo, con un peso del 20,3% del total de las exportaciones (su crecimiento fue del 21%), seguida de Europa del Este que, con incremento del 16%, suponen ya el 12,4% de las exportaciones.

Por países, Francia ocupa lo más alto del podio, con 214 millones de euros y un crecimiento del 12%. La medalla de plata es para Rusia, con 126,5 millones (+20%), y el bronce para Arabia Saudí, con 122,6 millones (+22%). Tras ellos, Reino Unido y Alemania, con 93 millones (-2%) y 82,1 millones (+14%), respectivamente.

Y es que las exportaciones son un pilar fundamental para mejorar las perspectivas económicas de España en los próximos años y recuperar la senda del crecimiento.

info-internet

Cómo buscar información sobre comercio internacional en Internet

info-internetCuando alguien necesita un poco de azúcar, lo más normal es pedírsela al vecino. Valga este ejemplo, para ilustrar que cuando una empresa selecciona un nuevo mercado en el que introducirse, lo más natural es apostar por el criterio geográfico, es decir, por aquel país que está más próximo. Eso sin, sin dejar de mirar otros factores como los socio-políticos, los económicos o los culturales. Y si hay una fuente que nos puede servir para hacer un completo análisis de ese país en el que se quiere desembarcar, Internet puede ser una herramienta a la que conviene echar un vistazo. Pero, ¿dónde buscar? ¿Cómo hacerlo?

1. Búsqueda eficaz

Si usted decide que Portugal o Francia son sus países preferidos, e introduce estos parámetros en Internet, seguramente le saldrán miles y miles de páginas. Por tanto, es fundamental saber qué se busca y elaborar un plan lo más delimitado posible. El fin no es otro que no perder el tiempo, y sacar el máximo partido en el menor tiempo. Por ejemplo, no basta con poner Portugal. Si queremos exportar piezas de recambio de motos en el norte de Portugal, habrá que poner como elementos de búsqueda ºmercado piezas recambio motos norte Portugal”. Y es que, si no sabe por donde empezar, lo recomendable es recurrir a los sistemas de búsquedas por palabras.

Supongamos ahora que, lo que ha llegado a nuestros oídos, es que el Ministerio de Transportes de Portugal está interesado en comprar componentes de motos para su parque automovilístico. Entonces sería bueno introducir “licitaciones” o “concurso público Ministerio Transportes Portugal”. Si se va a hacer en el mes de enero, pues añadir “enero”.

2. Distinguir el grano de la paja.

Si no queremos tirarnos de cabeza directamente al agua, es conveniente indagar sobre anteriores licitaciones de la misma índole. Seguramente, buceando en Internet, encontraremos qué otras compañías se han presentado en ediciones pasadas e, incluso, cuáles fueron sus ofertas. También es importante no desconocer la legislación por la que se rige el país en dichos temas, y ahí la red de redes puede ser un perfecto aliado. Como en otros asuntos como la fiscalidad, el intercambio comercial, la logística o el transporte. Y no olvide que existen directorios o guías de búsqueda especializadas, buscadores temáticos o sistemas de directorios especializados. Con todos los datos en la mano, habrá que analizarlos y estudiar la calidad y la veracidad de la información (conviene contrastarla para separar el grano de la paja). Para ello, nada mejor que indagar sobre quién ha escrito esa información, si se trata de una página actual o desfasada, si la información es profunda o se queda en lo superficial, si es una información relevante, o con qué objetivo ha sido publicada. En Internet existen números lugares con cientos de enlaces disponibles sobre Comercio Internacional. Como es el caso del ICEX (www.icex.es) , que ofrece una selección de páginas organizada por áreas y sectores que pueden servir de primera guía.

estrategia-e-internacionalizacion

Sectores estratégicos para la internacionalización

“Se entenderá que una operación o proyecto es de interés para la internacionalización cuando tenga un impacto positivo en las empresas, bien porque conlleve la exportación directa de bienes y servicios, bien porque el proyecto reúna determinadas características que hagan que su ejecución revierta en beneficios claros para las empresas”. La cita corresponde al reglamento del FIEM (Fondo para la Internacionalización de la Empresa), en concreto a su artículo 12, apartado 1, elaborado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio (www.mityc.es). Pero, ¿qué sectores se pueden considerar estratégicos de cara a la internacionalización?

1. Alto valor añadido

Según el citado artículo, “se considerará  el impulso de la marca, la transferencia de tecnología, la contribución del proyecto a la mejora de la productividad de las inversiones en el exterior, la adquisición de créditos de carbono, la fabricación de equipos suministrados por filiales españolas en terceros países y la vinculación de la operación con contratos de concesión para la prestación de servicios que conlleven la inversión de empresas españolas en el exterior”. Es decir, sectores de alto valor añadido y componente tecnológico que favorezcan la transferencia e implantación de tecnología en el exterior, por una parte y, por otra, aquellos sectores que podemos calificar con el sobrenombre de Kyoto, incluyendo la generación de unidades negociables en los mercados de carbono, tales como derechos de compra de emisiones de dióxido de carbono o similares.

2. Energía

También se consideran sectores estratégicos aquellos con mayor vocación de internacionalización y mayor arrastre horizontal y vertical para la economía española. Dicho de otra manera, y en el campo energético, aquellos proyectos llave en mano, especialmente de energías renovables. También sectores relacionados con el medio ambiente, sobre todo aquellos que tengan que ver con el agua y el tratamiento de residuos sólidos, los bienes de equipo con alto componente tecnológico español, servicios de ingeniería y arquitectura, y tecnologías de la información y la comunicación (telecomunicaciones, satélites, sistemas de información y de gestión…). Asimismo tiene cabido el mundo del transporte, en particular lo relacionado con el sector ferroviario, metros, aeropuertos, infraestructuras portuarias y servicios de gestión, y las infraestructuras, particularmente cuando el contratista principal sea una empresa española.