Entradas

rotacion_startup

Cómo montar negocios de éxito sin rotaciones de empleados

Uno de los grandes problemas de las startups es mantener el talento. Este tipo de negocios de éxito suelen tener el problema de padecer una alta tasa de rotación en la plantilla.  Esta circunstancia afecta al buen funcionamiento de la empresa, ya que implica elevados costes de formación para los nuevos fichajes, y descenso de productividad al perder a los mejores. Existen muchas formas de evitar la huida de los trabajadores. Aunque la primera, y más importante de ellas, pasa por la autocrítica.

 

Por norma general, los emprendedores que padecen esta lacra cargan contra los propios empleados, aduciendo que no estaban implicados en el proyecto, o que en otro lugar les pagan más. Muy pocos se dan cuenta de que el origen de todos los males viene de ellos mismos, y que solucionarlo depende de sentar las bases para una cultura empresarial sólida. Además conviene recordar que la gente no deja trabajos, sino que deja jefes. A continuación les mostramos por qué el talento salta por la ventana a la más mínima oportunidad.

 

Se le exige demasiado
Muchos gerentes piensan que si un empleado es bueno y tiene talento es capaz de realizar todo el trabajo que se le encargue. Y así será en la mayoría de las ocasiones. Pero esta estrategia es negativa a largo plazo. Los motivos son dos: el primero es de carácter emocional, ya que el trabajador cualificado pensará que se le castiga por tener un gran rendimiento. El segundo, es la caída lógica de la productividad tras pasar muchas horas trabajando. De hecho, y según un informe realizado por la Universidad de Stanford (Estados Unidos), el rendimiento desciende de manera brusca si se trabajan más de 50 horas a la semana. De una forma u otra, el resultado final será que ese colaborador tan talentoso se irá a otro lugar donde no se sienta explotado por el mero hecho de ser bueno en su trabajo.

 

No se siente reconocido

Las palmaditas en la espalda están muy bien. Pero puede que a muchos no les baste. Una de las obligaciones del empresario es descubrir qué tiene que hacer para que sus mejores empleados se sientan reconocidos. A unos les servirá con unas palabras. Pero otros quizá solo se sientan satisfechos con el dinero. Para evitar que caiga la motivación y que se incremente la rotación en la plantilla es necesario reconocer el trabajo bien hecho.

 

No existe empatía con el jefe

Más del 50% de los cambios de trabajo están protagonizados por personas que no se llevaban bien con su jefe. Muchas veces los problemas en este sentido surgen de la dificultad de ciertos responsables de comportarse como amigos de su plantilla, implicándose en los problemas personales de todos ellos. Un buen jefe debe celebrar los éxitos y también estar cerca de los trabajadores que están pasando por dificultades,tanto en el ámbito laboral como en el profesional.

 

No se cumple la palabra dada

Uno de los mayores errores que se pueden cometer en el ámbito de los recursos humanos es el de prometer y no cumplir. Cuando esto ocurre será muy fácil contemplar como los talentosos saltan del barco en marcha. Para evitarlo, un gerente debe sostener sus compromisos. Eso lo convertirá en confiable para todos los empleados.

 

Promocionar a la persona equivocada

Imagine la situación que tiene que pasar un empleado trabajador y talentoso cuando contempla cómo el vago que tiene al lado recibe un ascenso mientras que él, que es quien realiza el trabajo duro, se queda sin premio. No es de extrañar que esta situación genere desbandada general. Tenga mucho cuidado con la persona elegida para promocionar. Pregunte a todo el mundo antes de tomar una decisión equivocada.

 

Cortar la pasión de raíz

La motivación de alguien disminuye de golpe si contempla que es capaz de ofrecer mucho más de lo que se le pide. Es como decir que el trabajo no le llena. Cuando eso ocurre, no tardará en buscarse una ocupación más acorde con sus cualidades en cuanto tenga oportunidad. Su trabajo, o el del departamento de Recursos Humanos, es darse cuenta de estos problemas y poner solución ante de que sea tarde. Nunca debe cortar las alas al talento, ni encerrarlo en una cajita. La mejor forma de resolver estas situaciones es escuchando a esas personas y descubriendo la labor con la que estarían más motivados.

 

No prestar atención a sus sugerencias

Los empleados más talentosos tratan de mejorar todo lo que tocan. Por contra, muchos jefes buscan siempre que las cosas no cambien, aunque sea a mejor. Cuando en una empresa ocurre esto, el trabajador no tarda demasiado en empezar a odiar su día a día. Se siente como enjaulado y minusvalorado. ¿Resultado? La marcha de la empresa en busca de un lugar donde se tengan en cuenta sus sugerencias.

 

No se les desafía

Los negocios de éxito necesitan al talento y a éste le encanta que le pongan en dificultades. A los mejores les gusta que les saquen de su zona de confort y estar en una compañía que les proponga retos de manera constante. Para ellos, no hay nada más emocionante que enfrentarse y vencer los problemas. Por eso, cuando este tipo de personas inteligentes se encuentran haciendo cosas demasiado fáciles se aburren y buscan otros horizontes.

grupo

Acciones a tomar para mejorar la motivación de los empleados

Cualquier emprendedor lo sabe pero no está de más recordarlo. El éxito de una pyme está determinado casi en su totalidad por las personas que integran el equipo. Debido a su importancia, y de cara a este año que recién comienza, no hay nada mejor para el futuro a largo plazo de una compañía que tratar de mejorar la satisfacción de los trabajadores a su cargo.

Las acciones deben ir encaminadas a incrementar las oportunidades de crecimiento profesional, sin olvidarnos de aspectos tan importantes como la mejora continua de la colaboración dentro del equipo y la comunicación. Para tratar de alcanzar estos objetivos, aquí les dejamos nueve iniciativas que cualquier emprendedor debe llevar a cabo para mejorar el flujo de trabajo y la productividad de los empleados a través de un alza en la motivación.

– Recuerde a los suyos la visión y la misión de la empresa. 

En una oficina todo debe estar muy claro. Sin un entendimiento meridiano de los objetivos y la cultura de la compañía, los empleados corren el riesgos de perderse y de desmotivarse. Para evitarlo, hay que recordar a los miembros de la plantilla lo que la compañía representa y lo que quiere llegar a ser en el futuro. Esta es la forma más simple de lograr que cada uno sepa cuál es su cometido dentro de la firma.

– Defina los puestos.

A los españoles se nos acusa, y con razón, de desorganizados, y de perder demasiado el tiempo en enterarnos de lo que tenemos que hacer y de darnos atracones de horas extra cuando se descubre que no se llegará a tiempo para la presentación de un producto o de un servicio. ¿Solución? Definir claramente y comunicar las funciones y las responsabilidades de los miembros de la casa y aclarar quiénes son los líderes de equipo, que serán los responsables de que todo funcione dentro de los departamentos.

– Premiar los éxitos.

Un colaborador debe sentirse valorado y la mejor forma de lograrlo es midiendo constantemente el éxito y evaluar lo que está funcionando y lo que no, dentro de la organización. Una vez se tenga la información se deben hacer los ajustes necesarios para mejorar de forma global. Todos en la compañía deben tener claros sus objetivos y saber que si los alcanzan serán reconocidos. Estos procesos de revisión del desempeño son claves para elevar la motivación y para descubrir a los mejores elementos dentro de una estructura.

– Dar las herramientas adecuadas.

Quizá uno tenga ganas de trabajar pero se le pueden quitar de forma instantánea si nada más llegar a la oficina se encuentra con problemas como que el ordenador no funciona o que no tiene espacio para desempeñar su labor. Todos esos detalles deben ser cuidados y mimados por el emprendedor si no quiere que la tasa de productividad caiga en picado.

– Vigilar y premiar a los mandos intermedios. 

Normalmente los mayores problemas con los que se encuentran los empleados tienen su origen en su jefe directo. Esta persona es clave para que todo funcione, ya que es la primer escalón directivo con el que cuenta la base. Por tanto, no se centre solo en disponer de excelentes individuos en puestos como vicepresidente o director general, baje un poco más en la pirámide y descubra si los jefes de equipo son los indicados para elevar la motivación de las personas.

– No olvidar la formación.

Mejorar y aumentar las habilidades y conocimientos de los empleados mediante un programa de desarrollo en el que todos se impliquen también es fundamental. Y es que la formación contribuirá a destacar los talentos al tiempo que mejora el clima de satisfacción laboral y fomenta el crecimiento profesional.

– Comunicar, comunicar y comunicar. 

Las nuevas tecnologías permiten un flujo de comunicación casi instantáneo. Aprovéchelo y ofrezca información sobre la marcha del negocio a sus colaboradores. Pero no se limite solo a sentarse en su sillón y darle a la tecla sino que levántese, salga del despacho y hable cara a cara con las personas. De esa forma, se le verá como a un jefe más cercano, que no se esconde en su cubículo.

– Priorice los recursos humanos. 

Un empresario está acostumbrado a pedir favores a los trabajadores y, salvo excepciones, suele tener siempre una respuesta positiva. Por tanto, si le ocurre lo contrario y uno de los suyos necesita de un esfuerzo extra por parte de la compañía, debe dar un respuesta rápida. No meta el asunto en el fondo del cajón y deje pasar meses antes de ofrecer una solución. Sea proactivo y cree un departamento de recursos humanos eficaz para resolver todas las situaciones laborales y personales de su gente.

– Celebre reuniones de forma regular. 

Los empleados deben tener una interacción regular con los directivos. Esto ayuda a tener una visión global de las fortalezas y debilidades del negocio. Así que reserve un hueco en su agenda al menos una vez al mes para saber lo que se cuece en realidad dentro de los muros de su negocio.

 

teletrabajo

Los beneficios del teletrabajo para la productividad empresarial

“Lo siento pero el próximo lunes no podré venir a trabajar”. Esta frase pronunciada por un empleado puede caer como una bomba en muchas empresas. Pero en la mayoría de los casos, esa alarma carece de fundamento  y no se produciría si el mundo laboral tuviera más claros los beneficios del teletrabajo.

El absentismo laboral es un lacra en las empresas y a veces, esa ausencia tiene como único motivo que el empleado se ve obligado a estar en casa para atender asuntos de la logística doméstica como: esa inevitable visita del técnico de la compañía gas, del agua…. En ese caso, ¿por qué el trabajador debe perder un día y sus tareas deben quedar postergadas? Empleado y empresa pueden beneficiarse de un día de teletrabajo.

En España, el acceso al teletrabajo todavía está lejos de las prácticas europeas. Según un estudio realizado por la empresa especializada Openmart, la media de uso del teletrabajo está en el 26%,( aunque un 57% le gustaría que su empresa le ofreciera esta posibilidad), frente al 35% que se utiliza de media en Europa.

La crisis está ayudando a las empresas a dejar a un lado las reticencias que provoca esta modalidad de trabajo y aparcar la obsoleta idea de que sólo es posible trabajar en la oficina. No tener a los empleados a la vista puede tener más beneficios de los esperados:

  • Ahorro de costes. La creación de un puesto de trabajo no presencial resulta un 50% más barato que un puesto presencial. No sólo por el espacio físico que consumen los trabajadores en la oficina, también por los gastos de luz, agua, teléfono que su presencia implica.
  • Ahorro de tiempo. En este caso, el beneficiado es el empleado. La opción de teletrabajar varios días en casa implica un ahorro en desplazamientos y tiempo perdido que suele ser un beneficio muy valorado por los empleados.
  • Responsabilidad Social. Grandes empresas, como la tecnológica Indra, fueron pioneras en ofrecer a sus empleados la posibilidad de no ir a trabajar todos los días a la oficina. En su memoria de Responsabilidad Social Corporativa se explican los beneficios de esta política y se asegura que además de favorecer la salud de sus empleados también contribuye al cuidado del medioambiente. El nivel de estrés y de posibles conflictos entre la vida laboral y personal disminuye al ser los empleados conscientes de que tienen la posibilidad de teletrabajar y cumplir con las tareas laborarles y personales. Además, al reducir los traslados desde el hogar a la oficina se evitan emisiones de CO2 al medio ambiente.
  • Incremento de la productividad. Está comprobado que en las empresas que introducen esta modalidad de relaciones laborales se incrementa la productividad de los empleados. Al cambiar el sistema de control a objetivos y no dar tanta importancia al tiempo presencial en la oficina, los trabajadores tratan de hacer sus tareas en el menor tiempo posible para así maximizar sus horas libres. Y como están mucho más motivados, las empresas aseguran que, en caso de trabajo extra, los empleados están más dispuestos a ampliar su horario que a aquellos que se les exige quedarse más tiempo en la oficina.

Por supuesto, implantar el teletrabajo tiene algunos inconvenientes, pero no van más allá de los cambios informáticos mínimos para permitir accesos remotos a los documentos de la empresa y superar la desconfianza inicial que genera a las empresas esta forma de trabajo.

sede en china2

SedeenChina asesora a las pymes que miran a China

En momentos de crisis como los actuales, las empresas ponen su mirada en mercados en pleno desarrollo. Tal es el caso de China. Pero las diferencias culturales, el idioma o la distancia geográfica se convierten en auténticos Everest sobre todo para las pymes.

Por eso, la consultora internacional SedeenChina tiene como objetivo facilitar cualquier operación que una pequeña o mediana empresa se plantee iniciar en este país, ya sea comprar, vender o trabajar allí. ¿Cómo? Asesoran, elaboran un plan de negocio, contactan con fábricas y proveedores, gestionan licencias administrativas, supervisan todo el proceso, elaboran controles de calidad… en definitiva, llevan a cabo todas las operaciones que requiere la empresa.

Entre otras funciones, la consultora proporciona una secretaria bilingüe afincada en China que realiza las gestiones necesarias para el negocio, una dirección y un teléfono desde donde operar en el país, gestiona los pagos a fábricas, recibe y comprueba las muestras de productos, las almacena y envía, resuelve reclamaciones o problemas legales, etc.

Además, garantiza que se cumplen las condiciones laborales europeas para los trabajadores, las calidades de los productos y la fiabilidad de todos los contactos. Desde su creación hace siete años, SedeenChina cuenta con casi un centenar de clientes repartidos por todo el mundo y una plantilla de alrededor de 70 personas.