Entradas

men-1979261_960_720

La comunicación que debe regir en pymes y autónomos

Nada supera el cara a cara

En la actualidad se dispone de multitud de herramientas que permite comunicarse. Todos conocemos a Skype a FaceTIme y a las aplicaciones de mensajería instantánea, etc. Incluso se utiliza aún el correo electrónico. Pero, para que engañarse, las reuniones cara a cara son mucho más exitosas que el resto de métodos de comunicación.

Así lo demuestra un reciente estudio de la Universidad de Harvard que hasta se atreve a cifrar esa supuesta mejora de las relaciones personales con respecto a las impersonales en 34 veces más provechosas. El informe sugiere que el éxito del cara a cara se debe a la falta de conexión personal que se experimenta hoy en la sociedad debido a la mejora tecnológica.  Cualquier método de mensajería actual basado en el texto no podrá nunca superar ese extra que la  relación personal  presenta. A continuación les mostramos estas grandes ventajas de la comunicación cara a cara, que es la de que debe erigirse como principal en pymes y en los negocios de cualquier autónomo.

Se pueden dar indicaciones no verbales

El lenguaje corporal es un importante aliado a la hora de comunicar. Muchas veces, las cosas son más o menos importantes dependiendo de la manera en las que se dijeron. Las expresiones faciales o la postura corporal emiten una serie de señales que son imposibles de enviar en el caso del correo electrónico o la mensajería instantánea.  Y es que diversos estudios demuestran que alrededor del 90 ciento de la efectividad de una comunicación está determinada por las señales no verbales.

Se gana en confianza

Todas las personas, incluso las que se incluyen en la tecnológica generación de los millennials, demandan con asiduidad encuentros cara a cara con los interlocutores, porque saben que es la mejor manera de construir una relación basada en la confianza y, por tanto, con mayores garantías de perdurar en el tiempo. Por dicho motivo, en algún momento de esa relación es necesario fomentar una comunicación que vaya más allá de la mala imitación que con videoconferencia se puede conseguir.

El poder  del tacto

Quizá sorprenda, pero existen informes de psicólogos que destacan cómo un simple contacto o toque consigue objetivos que sin ese pequeño roce hubieran sido inviables. Lo llaman el poder del tacto, que puede promover el enlace y la cooperación entre humanos y que, indudablemente, los emprendedores pierden cuando en su negocio desarrollan una comunicación marcada por la distancia y las nuevas  tecnologías.

Refuerza la participación

No existen referencias en estudios de expertos, pero es una realidad que la cercanía que una relación personal presenta impulsa la participación. Se debe a que la corta distancia que separa a los protagonistas anima a participar. Por tanto, si usted requiere de un socio o cliente para que lleve a cabo una tarea es aconsejable que evite la conversación en remoto para aumentar las probabilidades de éxito.

Se gana en eficiencia

Por lo general, las reuniones cara a cara son excelentes ideas de negocio, ya que son más cortas que las conocidas como videoconferencias. Esto ocurre con toda probabilidad porque el ritmo de conversación telefónica entre varios es siempre más lento que en el caso presencial. De todas formas, en las empresas se comete el error de alargar en demasía las reuniones, aunque éstas sean presenciales. Esta práctica genera un tipo de riesgos importantes, como que la excesiva duración impida que los asistentes hayan entendido el objetivo principal de la reunión.

Un emprendedor nunca debe olvidar que el interés de una persona por un asunto no es infinito. Por tanto, alargar cualquier reunión por encima de una hora eleva de forma exponencial las probabilidades de fracaso.

Para evitar pérdidas de tiempo, el organizador cuenta con la ventaja de recoger las pistas que el lenguaje corporal de su audiencia le ofrece. Por tanto, puede actuar en consecuencia y, cuando observe que se pierde interés, acelerar la toma de decisiones para acortar los tiempos.

Facilita la operación de venta

Vender por correo electrónico (o cualquier otra herramienta informática basada en el texto) es más complicado que si existiera contacto visual. Por ello, debe intentar que la comunicación cara a cara sea una prioridad, ya sea para reunirse con un posible cliente por primera vez o para programar reuniones regulares con su equipo de colaboradores.

Si por diversas circunstancias no puede llevar a cabo este tipo de reuniones personales, al menos utilice métodos que requieran de cámara web, como podría ser Skype. Es obvio que el resultado no será el mismo, pero es indudable que siempre será más eficaz que la comunicación solo por correo electrónico o por mensajes de texto.