Entradas

avance_tic

Su oportunidad está en las TIC

Si está usted pensando en emprender y su idea de negocio tiene que ver con las Tecnologías de la Información y la Comunicación, las famosas TIC, ni se lo piense. Hoy por hoy, si hay un sector de futuro, es este, inmersos como estamos en una revolución tecnológica a los que algunos denominan ya tercera revolución industrial. Así lo ponen de relieve los espectaculares datos económicos que acaba de divulgar el Ministerio de Industria: las TIC ya facturan casi 98.000 millones al año, con un avance de la actividad que casi triplica al del PIB (8,5% frente a 3,2%) y una creación de empleo superior al 6% al año.

Ya hay medio millón de personas dedicadas a esta actividad, en realidad un conjunto de servicios, redes, software y hardware que tienen como objetivo facilitar la interconexión en el seno de una organización o entre organizaciones. La informática, hace dos décadas, era cosa de unos pocos privilegiados: las grandes telecos, las compañías más fastuosas y de mayor facturación y las más altas instituciones del Estado. Pero hoy es una herramienta que determina el devenir de la sanidad, la educación, la banca, la música, los medios de comunicación, las telecomunicaciones… y mucho más.

Se da la circunstancia además de que incluso las pymes, los más de 3 millones de empresas que conforman el tejido productivo de este país, parecen haber asumido ya que sin TIC no hay futuro. Hoy, los más pequeños empresarios se han dado cuenta de que no pueden vender productos si no están presentes en internet y en las redes sociales; si no interactúan en tiempo y forma con un cliente que puede estar al lado pero también a distancia; si no “escuchan” la conversación online, capaz de llevar al mayor de los éxitos a un desconocido o abocar al fracaso la trayectoria de un grande de los negocios.

Si hay un hueco para emprender, es este. Se da la circunstancia, además, de que para echar a andar un negocio relacionado con las TIC la inversión inicial suele ser netamente inferior a la que requiere una empresa, digamos, tradicional. La tecnología suple la mano de obra y la necesidad de contar con un local, por lo que el terreno de gastos, al menos en un inicio, está más que limitado.

Muchos de quienes han iniciado sus negocios desesperados por la crisis y el elevado desempleo han optado por probar suerte en el ámbito TIC, bien sea a través de creación de webs de servicios, como pequeños proveedores de otras compañías más grandes o como creadores de contenidos -un subsector que factura ya más de 15.000 millones al año y que crece a un ritmo del 15%- . Tanto es así que ya hay más de 22.500 empresas de tecnologías de la información y la comunicación desarrollando su actividad.

Tal vez le parezcan más que suficientes, pero no: piense por ejemplo en el Estado y sus múltiples promesas de informatización en el ámbito de la justicia; o piense en la firma digital; en la factura electrónica, tan en boga para proveedores… Y eso solo en el terreno público. Las necesidades TIC superan aún con creces a la oferta. Por eso, no deje de pensar que es en este ámbito en el que usted puede lograr el éxito empresarial.

modecob

Los nuevos modelos de gestión colaborativa para PYMES

Las PYMES españolas se enfrentan a un entorno económico cambiante y complejo, y eso las obliga a adaptar su gestión y estructura hacia modelos más colaborativos. O al menos ésa es la conclusión a la que llegó Institución Futuro en el informe que elaboró para la Confederación de Empresarios de Navarra y el Observatorio Navarro de Empleo, recientemente publicado bajo el título de “Nuevos modelos de gestión colaborativa para PYMES” (aquí el PDF).

 

En él, sus autores exponen las tendencias socioeconómicas que afectan a día de hoy a las PYMEs y describe los modelos que éstas podrían seguir para adaptarse.

 

Las nuevas tendencias socioeconómicas

 

El papel central de la producción de bienes y servicios deja progresivamente paso a un énfasis en la calidad y la innovación. Esto deriva en otros dos fenómenos: una creciente sensibilidad hacia el desarrollo humano más allá de lo económico (apuesta por la formación y la conciliación laboral), y un auge del sector terciario (servicios) en detrimento del secundario (industria). Por contra, los modelos de financiación empresarial han acentuado los incentivos para buscar beneficios financieros a corto plazo, a costa de la economía productiva.

 

Es el momento de las redes: las TIC promueven la conectividad de los consumidores y su conversión en prosumidores; las empresas se interrelacionan para centrarse en sus actividades nucleares y subcontratar la provisión de ciertos productos y servicios; y los países interrelacionan sus mercados y sociedades en torno al eje de la globalización.

 

Las PYMEs deben ser ahora…

 

  • Más reflexivas: Que establezcan grandes líneas de actuación, pero que sean capaces de revisarlas de forma constante, dedicando tiempo a tratar de predecir los cambios y adaptarse a ellos.
  • Más analíticas: Adaptarse requiere obtener y gestionar la información relevante del entorno, analizándola y convirtiéndola en conocimiento capaz de mejorar la toma de decisiones.
  • Más anticipativas: Una vez detectadas las corrientes de cambio, deben ser capaces de anticipar las necesidades de los clientes, reaccionando más rápido que la competencia.
  • Más eficientes: Cada vez más competidores son capaces de replicar los lanzamientos novedosos en poco tiempo y a mejores precios. Si a esa gran oferta se le unen consumidores mejor informados y más exigentes, se plantea la necesidad de una mayor eficiencia para cumplir objetivos utilizando la menor cantidad de recursos posible.
  • Más sofisticadas: Tanto en un aspecto tecnológico (PYMEs más digitalizadas y mejor equipadas) como estructural (PYMEs que integran una red en la que el conjunto es mucho más potente que cada una de las partes).
  • Más orientadas al cliente: Se ha pasado de limitarse a la búsqueda de beneficios a una situación de énfasis en el cliente, para satisfacer (y anticiparse a) sus necesidades. El siguiente paso debe ser involucrar al cliente en el propio proceso de producción.
  • Más innovadoras: No basta con invertir en I+D, la capacidad de aportar valor al mercado está directamente relacionada con la alineación de toda la organización con la innovación: personas con capacidad para innovar y estructuras que lo incentiven.
  • Más creativas: Se debe ver las ideas como un “vivero de futuro” para las empresas, que deben ser capaces de extraerlas de “cualquier rincón” de la misma.
  • Más abiertas al exterior: Las tendencias socioeconómicas antes citadas dejan claro que la empresa del siglo XXI tendrá que acostumbrarse a cooperar con muchas otras para poder ofrecer el mejor producto/servicio.
  • Menos jerárquicas: La innovación o la personalización de productos y servicios obligan a la empresa a dotarse de una estructura mucho menos vertical y jerárquica, capaz de adaptar el equipo de trabajo a la tarea y sus fines.
  • Más participativas: La participación vincula y compromete a los empleados de la empresa, capaces de aportar innumerables mejoras al producto.
  • Mejores comunicadoras a nivel interno: La comunicación con los trabajadores a través del comité de empresa puede resultar insuficiente; hay que derribar las murallas de departamentos y áreas para evitar los compartimentos estancos.
  • Más justas: La empresa vive en sociedad y su primera aportación a la misma es dar empleo y formación a sus trabajadores; pero, además, la empresa tiene un compromiso con trabajadores, clientes, consumidores y accionistas para fomentar la sostenibilidad social, económica y medioambiental.

 

Imagen | Lars Plougmann

banderas

La visita de Bachelet trae oportunidades de negocio para las pymes españolas en Chile

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, ha visitado España, después de pasar por Alemania, y lo ha hecho acompañada por una delegación empresarial que incluye a representantes de pymes chilenas con voluntad de internacionalizarse. Pero en el ánimo del viaje también está la intención de que las pymes españolas inviertan en aquel país. No en vano uno de los primeros actos que ha promovido ha sido el encuentro ‘Invertir en Chile’ que ha reunido a representantes del mundo económico, académico y político de España y Chile.

 

En este sentido, Bachelet no ha empezado a trabajar desde cero, sino que ya contaba con el camino sembrado. Durante su también reciente visita oficial a España, el ministro de Hacienda chileno, Alberto Arenas, tuvo ocasión de reunirse con directivos de nueve compañías españolas con importantes inversiones en aquel mercado y comprobó el ánimo de colaboración y de invertir en el país austral que sigue existiendo por parte de nuestras empresas. Entonces tuvo un encuentro con compañías representantes de sectores tan variados como el financiero, las infraestructuras, la energía, la logística, el saneamiento y la comunicación.

 

Las relaciones bilaterales entre España y Chile pasan por uno de sus mejores momentos y la colaboración entre ambos países se hace cada vez más patente, tanto en lo que se refiere al ámbito gubernamental como al empresarial y a los intercambios económicos. En 2013, las exportaciones españolas ascendieron a 1.240 millones de euros, un 12,5% más que el año anterior. Y, en la actualidad, España es el tercer inversor extranjero en Chile, solo por detrás de EE.UU. y Canadá.

 

No solo las grandes empresas de servicios (agua, electricidad, bancos) están aprovechando las buenas relaciones políticas y económicas con Chile, sino que también las pymes españolas están llegando e incrementando sus negocios en este país a un ritmo creciente.

 

Entre los sectores con mayor interés en Chile para las pymes españolas (según la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Santiago) figuran las energías renovables (sobre todo eólica, fotovoltaica e hidráulica), las TIC, la logística y distribución, la salud y el bienestar, la seguridad privada, la construcción de hospitales, el transporte, las actividades vinculadas al turismo, los servicios empresariales y financieros, el medio ambiente y los proyectos de desarrollo limpio, consultoría ambiental y tratamiento de aguas y residuos. Los sectores con oportunidades son amplios y variados. Sólo es cuestión de animarse a invertir.

turquia

Los atractivos de Turquía para las empresas españolas

Decimoctava economía mundial, y la séptima de la Unión Europea, Turquía se ha convertido en un destino de gran interés para la inversión extranjera. Si a ello añadimos el cambio económico y político llevado a cabo durante la última década, que le ha otorgado estabilidad, y que en 2023 celebrará el centenario de la República (lo que ha llevado a emprender una serie de reformas con el objetivo de modernizar el país), el atractivo es innegable. ¿Otros encantos? Su privilegiada situación geográfica la sitúa como punto de conexión entre Europa, Asia, Norte de África y Oriente Medio. Y eso supone un fácil acceso a un mercado de 1.500 millones de personas. Además, el país dispone, desde 2012, de una serie de instrumentos de ayuda que prevén la reducción de impuestos, aranceles y otras ventajas fiscales y financieras, además de ayudas para I+D y para la formación de capital humano.

Sectores con atractivo

Turquía es el segundo mercado no comunitario para los exportadores españoles y España es su decimoséptimo suministrador. Pero pincha en cuanto a inversión directa, ya que ocupa la posición 26 con más de un centenar de empresas implantadas en el país. ¿Y qué sectores pueden ser interesantes? Para empezar, el agropecuario. Con el nombre de “Southeastern Anatolia Project”, el Gobierno ha desarrollado un plan multisectorial que cubre nueve provincias del sureste de Turquía. El mismo contempla el desarrollo de sectores como el riego, la energía hidráulica, la agricultura, la infraestructura rural y urbana, y la silvicultura. Además, y dentro del marco “Visión 2023”, el país pretende convertirse en uno de los cinco líderes en producción agrícola.

Para ese mismo año, el país quiere obtener el 30% del total de la energía producida de fuentes renovables, frente al 6% actual. Y para conseguirlo, pretende explotar al máximo el potencial hidroeléctrico, la energía eólica (multiplicando por diez la capacidad actual), la solar y la geotérmica.

Otro sector con gran potencial es el referente a farmacia y salud. Derivado del proceso de adhesión con la UE, se está llevando a cabo la modernización del sistema y la armonización con los estándares europeos. Y eso genera oportunidades para las empresas. Respecto al sector farmacéutico, ha venido creciendo una media del 12% en los últimos años.

TIC y turismo

La población turca es joven y dinámica. Y demanda nuevos y sofisticados productos que satisfagan sus necesidades. Según las autoridades turcas, el mercado de las TIC ha crecido una tasa media del 14% entre 2002 y 2010. Y el número de usuarios de Internet supera los 50 millones, con 13 millones de usuarios abonados a la banda ancha. Por no hablar de los 65 millones de usuarios de telefonía móvil. Por eso, en el marco “Visión 2023”, el Gobierno quiere que, en ese año, el 80% de la población tenga conocimientos informáticos, proveer al 50% del sector con productos y servicios nacionales, y ofrecer todos los servicios públicos de forma electrónica en 2019.

¿Y qué decir del turismo? En 2011 generó 23.000 millones de dólares, los que le sitúa como el sexto país del mundo por ingresos en este sector. Y todavía ofrece recursos y atractivos por explotar. Un enorme potencial que supone una tremenda oportunidad para la inversión española que ya goza de una inmejorable imagen de calidad e innovación en el país.

tunez

Túnez abre otra puerta a múltiples posibilidades de inversión

A pesar de los problemas políticos que todavía padece, Túnez sigue siendo un buen lugar para invertir, y más ahora, que acaba de abrir la puerta a nuevas posibilidades y sectores. En un post anterior ya nos referimos a las enormes oportunidades que representa la zona en estos momentos, sobre todo en el campo de las nuevas tecnologías, gracias al proceso liberalizador en el sector de las TIC, que ha potenciado las infraestructuras de este tipo y las aplicaciones informáticas.

Pero es que ahora el embajador de Túnez en España, M’hamed Ezzine Chelaifa, acaba de anunciar un acuerdo al que ha llegado su país, que le ha convertido en socio privilegiado de la Unión Europea. Esto quiere decir que, entre 2013 y 2017, se fomentará la cooperación entre el país magrebí y Europa en investigación científica, educación superior, asuntos sociales y finanzas, y se incrementará el intercambio de productos agrícolas y servicios.

Chelaifa participó recientemente en una mesa redonda celebrada en la Casa Árabe de Madrid, en la que también intervino el director general de la Agencia de Promoción de Inversión Extranjera de Túnez (FIPA), Noureddine Zekri. Éste comentó las oportunidades que Túnez ofrece a la inversión extranjera en sectores como la industria química de extracción de fosfatos, la producción de energía eólica y la desalinización de agua de mar, así como en proyectos concretos como la construcción de una central eléctrica y una refinería de petróleo, la creación de diez zonas logísticas, la mejora de puertos, además de la inversión en polos tecnológicos y diez grandes proyectos turísticos.

Actualmente, cerca de 60 compañías españolas están presentes en el país, con una cifra de inversión total de 912 millones de dinares tunecinos y más de 5.000 personas empleadas. Además de la competitividad, Túnez ofrece como atractivo ser la puerta de entrada al mercado africano, especialmente a Libia y Argelia, países con los que mantiene acuerdos arancelarios.

Para fomentar la inversión extranjera en Túnez, donde ya están presentes 3.200 empresas, el director general de FIPA detalló las reformas desarrolladas por el Gobierno surgido tras la revolución para garantizar una mayor apertura y libertad de inversión en todos los sectores. Por ejemplo, la Ley de Finanzas Complementarias de 2012 ofrece ventajas durante cinco años a empresas extranjeras que contraten trabajadores cualificados tunecinos. El Código de la Inversión, que está actualmente en la fase final de preparación, busca reforzar los mecanismos de financiación para pymes, crear polos tecnológicos especializados en nuevas zonas, aumentar la transparencia de las licitaciones, simplificar los procedimientos administrativos, evitar la corrupción y aumentar la cooperación público-privada.

Los responsables tunecinos, que creen que España aún no ha materializado todo el potencial de presencia e inversión posible en aquel país, aseguraron que no tienen intención de reducir los incentivos fiscales, sino de consolidar las ventajas fiscales adaptándolas a las nuevas prioridades. “Las nuevas empresas que inviertan en Túnez tendrán las mismas, o más ventajas, que las que ya lo han hecho”, afirmó el director general de FIPA, que también comentó otros incentivos a la inversión, como la competitividad de salarios y alquileres, la educación de los trabajadores, la logística y el desarrollo de proyectos de infraestructuras.

patent_box

Lo que se pierde una pyme por no conocer el ‘Patent Box’

A veces no se puede estar en todo y dejamos escapar cosas que podrían ser muy beneficiosas para nuestro negocio. Por ejemplo, ¿sabemos qué es el ‘Patent Box’? y, consecuentemente, ¿lo utilizamos? Se trata de una deducción que muchas pymes pueden conseguir pero que pocas aprovechan. Así quedó de manifiesto no hace mucho en una jornada celebrada en Sevilla en la que participaron diez empresas andaluzas de sectores tan diversos como las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), la agroalimentación, la industria, la ingeniería, las energías renovables y la obra civil.

Como explica el director del área de Desgravación Fiscal de la consultora Zabala, Rafael Legasa, el ‘Patent Box’ es un incentivo fiscal de uso creciente y gran aceptación que permite a las empresas minorar en un 50 por ciento los ingresos brutos procedentes de la cesión de determinados activos intangibles creados por su empresa, lo cual disminuye directamente la base imponible del impuesto de sociedades. Esta fórmula constituye una gran oportunidad para cualquier compañía en un contexto marcado por la disminución de ayudas públicas del Gobierno, la práctica desaparición de subvenciones y los préstamos a tipos cada vez menos ventajosos.

En concreto, se puede reducir la base imponible por la cesión del derecho de uso o de explotación de patentes, dibujos, modelos, planos, fórmulas o procedimientos secretos de derechos sobre informaciones relativas a experiencias industriales, comerciales o científicas.

¿Cuáles son los requisitos? Desde MP Consultors explican, en primer lugar, que la entidad que ceda los activos intangibles sea la creadora de los mismos; y que la que recibe los derechos de uso o de explotación no los utilice para proporcionar bienes o servicios a la entidad que cede, que generen gastos fiscalmente deducibles a ésta cuando estén vinculadas.

Otra condición es que la entidad que cede no resida en un paraíso fiscal. Además, cuando en el contrato de cesión se incluyan prestaciones de servicios adicionales, éstas tienen que estar diferenciadas. Y, el último requisito es que la entidad disponga de los registros contables necesarios para poder determinar los ingresos y los gastos, directos e indirectos, correspondientes a los activos cedidos.

Eso sí, hay que tener en cuenta que no se aplican derechos de uso o de explotación de marcas, obras literarias, artísticas o científicas, incluidas películas, de derechos personales susceptibles de cesión como derechos de imagen, de programas informáticos, equipos industriales, comerciales o científicos, ni nada diferente de lo mencionado al principio. Tampoco hay que olvidar que la reducción dejará de realizarse en el año siguiente de llevarse acumulados ingresos por valor de seis veces el valor del activo cedido.

apte

¿Buscas financiación? Aprende de otras empresas que la han conseguido

Conocer lo que hacen los demás puede ser de gran ayuda para nuestro negocio, tanto en lo que respecta a las estrategias de inversión como a las fórmulas de financiación utilizadas. Y una buena manera de hacerlo es observando casos prácticos explicados por sus propios protagonistas. Es lo que sucedió recientemente en un encuentro organizado por la Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España (APTE) que reunió a un buen grupo de pymes relacionadas con estos parques, cuyos responsables explicaron cómo se las habían ingeniado para conseguir financiación para sus proyectos y de dónde la obtuvieron finalmente.

Las empresas que explicaron sus casos eran de sectores tan diversos como tecnologías de la información y la comunicación, medio ambiente, automoción, salud y biotecnología, financiero y nanotecnología. Pues bien, el primero en presentar su modelo de financiación fue Pablo Santos, fundador y presidente de Códice Software, entidad ubicada en Valladolid, dentro de los Parques Tecnológicos de Castilla y León. Según señaló Santos, esta empresa de ingeniería privada, que centra su línea de negocio en el Software Configuration Management (especializado en diseño y creación de herramientas de software para desarrolladores), ha recibido el respaldo de Bullnet Capital, una firma de capital riesgo con sede en España.

A continuación le tocó el turno a Alfredo García, director operativo de Environmental Cloud Solutions, empresa onubense dedicada a investigar, diseñar y desarrollar aplicaciones web orientadas a dar servicios de gestión ambiental y de organización empresarial bajo el modelo ‘cloud computing’. García explicó que esta spin-off del Parque Científico Tecnológico de Huelva ha financiado sus proyectos con el apoyo del Fondo de Economía Sostenible (Jeremie), así como gracias a incentivos directos a fondo perdido.

La tercera empresa en presentar su modelo de financiación fue LGN Tech Design, una firma que se encuentra en el Parque Científico de Leganés Tecnológico (Universidad Carlos III de Madrid). Juan Manuel Vinós, consejero delegado de esta entidad, dedicada a la investigación y el desarrollo de vehículos eléctricos de dos ruedas, explicó que habían conseguido el apoyo de las ayudas NEOTEC del CDTI, además de recibir el respaldo de personalidades del mundo del motor como Gerald Pöllmann o Karl-Heinz Kalbfell.

En cuarto lugar, fue Manel Cascalló, consejero delegado de VCN Bioscience, quien expuso cómo había conseguido financiar sus actividades esta compañía instalada en el Consorci Biopol’H. La entidad de capital privado trabaja en el desarrollo de nuevas aproximaciones terapéuticas para tumores que carecen de un tratamiento efectivo, y financia sus investigaciones con el apoyo de entidades como Genoma España, ACC1Ó o los fondos NEOTEC del CDTI, entre otros.

A continuación fue el turno de Pedro Gil, director gerente de Principia Tech. Esta entidad, situada en la Ciudad Politécnica de la Innovación, es una spin-off surgida del MIT dedicada a crear, desarrollar e invertir en empresas de alta tecnología, que financia nuevas empresas tecnológicas a través de Inprehendo Ventures, herramienta de inversión basada principalmente en préstamos participativos convertibles.

Finalmente, Antonio de las Nieves, director para Estados Unidos de Yerbabuena Software, presentó esta entidad del Parque Tecnológico de Andalucía. Yerbabuena Software se dedica al desarrollo de software de gestión documental inteligente, y hace dos años apostó por instalarse en Sillicon Valley, ya que allí es donde se concentra un gran número de inversores y donde se ubican las principales empresas 2.0 del mundo.

Pasc

Gigas inventa en España la nube para pymes

¿Qué puede ocurrir para que cuatro ejecutivos con amplia experiencia en los sectores de la comunicación e Internet abandonen sus cómodas posiciones directivas e inicien la aventura de crear una compañía desde cero? Además de mucho valor y capacidad para arriesgarse, está claro que para jugársela de esa manera se necesita un proyecto de futuro. Pues eso es lo que aseguran que es Gigas, una nueva empresa que ha hecho que Diego Cabezudo, Antonio Sáez, José Antonio Arribas y Walter Kobylanski se despidieran de sus empleos en Telefónica, Deutsche Telekom. Orange y Fon.

La empresa se engloba dentro del sector del hosting, que está en pleno crecimiento, pero de una forma totalmente innovadora, ya que lo que Gigas ofrece es cloud hosting para el segmento de pymes y profesionales. “El hosting en la nube consiste en la externalización de un servicio. En concreto hablamos de tener los servidores de la empresa en remoto. No hace falta que el servidor esté en la compañía como hasta ahora. Y esa nube es Gigas, que cuenta con un macroservidor para alojar las necesidades de los clientes”, explica Moisés Israel, el “quinto elemento” de esta empresa que se incorporó a los pocos meses de iniciarse la aventura.

Una inversión de 25 millones de euros

La idea, prácticamente única en España, ya ha contado con el apoyo financiero de fondos de capital -riesgo como Cabiedes & Partners y Bonsai Venture Capital, y el objetivo es invertir 25 millones de euros en los próximos cuatro años y crear 100 puestos de trabajo directos. “Iremos poco a poco. Este año esperamos terminarlo con unos cientos de clientes. El 2012 será el de la consolidación en España y ya para 2013 veremos si salimos al extranjero”, asegura Israel. “Queremos tener una posición relevante a medio plazo en este nuevo segmento de servicios a través de Internet, que va a crecer con fuerza en los próximos años”, añade Diego Cabezudo, consejero delegado de Gigas.

No le falta razón. En la actualidad, el sector del hosting en España mueve más de 600 millones de euros anuales y está dominado por dos empresas nacionales, Arsys y Acens (recientemente adquirida por Telefonica) y dos internacionales, 1&1 y Strato. “Pero estas empresas no son competencia directa de Gigas. Lo que ellos hacen es el servicio tradicional de outsourcing informático. Tú sigues teniendo el servidor en tu oficina y ellos se encargan de arreglarlo o de cambiarlo. Lo que nosotros ofrecemos es el alquiler de un espacio en un servidor que tenemos nosotros en nuestra empresa”, explica Israel.

¿Ventajas? En un principio, la clave del futuro de Gigas está en el ahorro que origina su servicio para la pyme. Y es que por menos de 30 euros al mes se puede disponer de un servidor donde almacenar toda la información de la compañía. “El ahorro es todavía mayor si la empresa en cuestión está en la fase de cambiar de servidor porque el que tiene se le ha quedado obsoleto, lo que ocurre cada tres o cuatro años”, asegura Israel.

Cambio de cultura

Por sus palabras se deduce que Gigas parece haber encontrado un nicho de mercado en esta crisis. Tanto es así que desde la empresa se espera que el concepto de cloud hosting explote en los próximos años y que interese al 80% de las pymes que existen en España. De ser cierto, la cifra de negocio que movería el sector en la nube sería de 300 millones de euros, lo que, en otras palabras, supondría que Gigas se convertiría en una de las mayores pymes tecnológicas del país.

A pesar de estas previsiones, resulta evidente que la apuesta de estos directivos sorprende viniendo de un país como España donde lo que se prima es la seguridad laboral más que la aventura empresarial. “Ese es el problema. En España se nos educa en un concepto de protección, donde el Estado y la familia tienen la misión de protegerte. Eso disminuye el espíritu emprendedor. Además, los años de la dictadura originaron que al empresario se le viera como algo malo. Se necesita un cambio de cultura, ya que la crisis genera oportunidades que hay que aprovechar. Pero mientras no se cambie de mentalidad, será difícil que nos convirtamos en un país de emprendedores”, sentencia Israel.