Entradas

estrategia-e-internacionalizacion

Sectores estratégicos para la internacionalización

“Se entenderá que una operación o proyecto es de interés para la internacionalización cuando tenga un impacto positivo en las empresas, bien porque conlleve la exportación directa de bienes y servicios, bien porque el proyecto reúna determinadas características que hagan que su ejecución revierta en beneficios claros para las empresas”. La cita corresponde al reglamento del FIEM (Fondo para la Internacionalización de la Empresa), en concreto a su artículo 12, apartado 1, elaborado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio (www.mityc.es). Pero, ¿qué sectores se pueden considerar estratégicos de cara a la internacionalización?

1. Alto valor añadido

Según el citado artículo, “se considerará  el impulso de la marca, la transferencia de tecnología, la contribución del proyecto a la mejora de la productividad de las inversiones en el exterior, la adquisición de créditos de carbono, la fabricación de equipos suministrados por filiales españolas en terceros países y la vinculación de la operación con contratos de concesión para la prestación de servicios que conlleven la inversión de empresas españolas en el exterior”. Es decir, sectores de alto valor añadido y componente tecnológico que favorezcan la transferencia e implantación de tecnología en el exterior, por una parte y, por otra, aquellos sectores que podemos calificar con el sobrenombre de Kyoto, incluyendo la generación de unidades negociables en los mercados de carbono, tales como derechos de compra de emisiones de dióxido de carbono o similares.

2. Energía

También se consideran sectores estratégicos aquellos con mayor vocación de internacionalización y mayor arrastre horizontal y vertical para la economía española. Dicho de otra manera, y en el campo energético, aquellos proyectos llave en mano, especialmente de energías renovables. También sectores relacionados con el medio ambiente, sobre todo aquellos que tengan que ver con el agua y el tratamiento de residuos sólidos, los bienes de equipo con alto componente tecnológico español, servicios de ingeniería y arquitectura, y tecnologías de la información y la comunicación (telecomunicaciones, satélites, sistemas de información y de gestión…). Asimismo tiene cabido el mundo del transporte, en particular lo relacionado con el sector ferroviario, metros, aeropuertos, infraestructuras portuarias y servicios de gestión, y las infraestructuras, particularmente cuando el contratista principal sea una empresa española.
nubecloud

Dime dónde produces y te diré qué exportas

producir-y-exportar¿Alguna vez se ha preguntado en qué destaca su comunidad autónoma a la hora de exportar? ¿Qué sectores son los que sobresalen? ¿Cuáles son sus principales destinos? Para dar respuesta a estas preguntas, la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) –www.funcas.es-, ha elaborado un estudio titulado “Dinámica exterior de las regiones españolas”. Elaborado por los profesores de la Universidad de Cantabria, José Villaverde y Adolfo Maza, examinan cuál ha sido la tendencia exportadora durante el periodo 1995-2008, ofreciendo la distribución geográfica y por productos del comercio exterior de las regiones, el grado de especialización de las exportaciones, o la dinámica en el crecimiento de su comercio exterior, entre otros temas.

1. Patrones variados

Respecto a la distribución de las exportaciones por productos, destacan dos rasgos: en promedio temporal y para el conjunto de España, tres sectores (manufacturas, bienes de equipo y automóvil llevan a cabo más del 65% de toda la exportación; y la dispersión regional dentro de cada sector es bastante elevada, sobre todo en relación con los productos energéticos y otras mercancías.
Si nos centramos en productos primarios, Murcia (con más de un 61% de sus exportaciones concentradas en productos alimenticios, es la región que más destaca, seguida de Extremadura (por encima del 50%), La Rioja, Andalucía, Castilla-La Mancha y Canarias. Mientras que, en el mundo del automóvil, Aragón, Castilla y León y Navarra superan con creces el umbral del 50%, seguida por Galicia (por encima del 30%).
Cantabria, Madrid, País Vasco y Baleares destacan en el apartado de exportación de bienes de equipo, mientras que Cataluña y Comunidad Valencia presentan una estructura exportadora relativamente diversificada. Canarias, por su parte, sobresale en productos energéticos, y Asturias, en semimanufacturas.

2. Nivel tecnológico

Las regiones que están fuertemente especializadas en exportaciones de contenido tecnológico bajo son Murcia, La Rioja y Extremadura, seguidas por Castilla-La Mancha, Andalucía y Comunidad Valenciana. En el apartado de contenido medio bajo, se incluyen Asturias, País Vasco, Baleares y Canarias. Aragón, Navarra, y en menor medida, Castilla y León, se definen por su nivel exportador de contenido tecnológico medio alto, y Madrid es la única con que alcanza el nivel alto.
En conjunto, Europa concentra el 74% del crecimiento total durante el periodo analizado, aunque las exportaciones a la Zona Euro han registrado una menor expansión que las dirigidas a países que no forman parte de la misma. Por países, el que más ha contribuido al crecimiento ha sido Francia.
biotecnologia

La tecnología española se pasea por el mundo

 

No es ninguna noticia que las grandes empresas españolas igual construyen una autopista en Estados Unidos, que un par de esclusas nuevas en el canal de Panamá para que puedan pasar los buques de gran tonelaje. O un megapuente que une Sicilia con el continente. O una desaladora capaz de abastecer a un millón de londinenses. Nada ni nadie parece frenar las ansias de conquistas de los gigantes españoles, que arrasan en sectores tan diversos como las autopistas, los aeropuertos, los trenes o las energías renovables.

Pero no todos nuestros proyectos se venden en formato XXL. Y es que los españoles somos pioneros en ámbitos tan diversos como la nanotecnología, la biotecnología, la simulación, la TDT, etc. Incluso nuestra tecnología llega al espacio, ya que tanto la Nasa como la agencia espacial de la India utilicen avances españoles para llevar sus cohetes a la Luna. La lista sería interminable, pero los ejemplos incluidos son una buena carta de presentación para demostrar que España no es para nada mediocre. Si no, ¿cómo podrían fiarse los europeos y americanos de nuestros inventos? La respuesta se encuentra en nuestro liderazgo mundial, tanto en software como en aviación.

La potente industria del software

Aunque parezca sorprendente, España arrasa en aplicaciones informáticas. Para demostrarlo basta con comprobar como la empresa española Cintra se adelantó a los gigantes americanos, instalando el primer sistema de peaje sin barreras físicas, también conocido como de flujo libre, en Canadá. Otro ejemplo es el de la pyme SGO que ha conquistado Hollywood con su software de simulación en tres dimensiones. También Flumotion, especializada en aplicaciones de visionado sin descarga (streaming), exporta tecnología española que combate la piratería.

¿Último descubrimiento? La consultora Factor CO2 que lanzó Cliserie, una herramienta informática pionera en el mercado que traduce los datos científicos sobre el grado de vulnerabilidad que representa un área geográfica a los efectos del cambio climático.

Liderando el cielo y el espacio

La gran protagonista del sector es Indra, líder mundial en simuladores de vuelo que, además, gestiona las dos terceras partes del tráfico aéreo del planeta. Pero la empresa con sede en Alcobendas no está sola en su carrera por conquistar los cielos. Airbus eligió su centro de investigación en Illescas (Toledo) para desarrollar allí los diseños más avanzados de paneles de fibra de carbono, material del que serán todos los aviones en un futuro. A esta carrera también se ha unido ITP (Industria de Turbo-propulsores), que en sólo 15 años lleva sus motores por medio planeta. Y qué decir de MTorres que colabora con la Nasa para la nave que se planea enviar en 2020.

También en el espacio están los satélites de comunicaciones. Pues bien, el primer proveedor europeo y segundo del mundo en el control de satélites es también español: GMV.

Con sólo estos ejemplos, queda demostrado que la pérdida de imagen y de confianza que ha sufrido España desde la llegada de la crisis no tiene ningún sentido, ya que hace mucho que se dejó de ser el patito feo de la Unión Europea. España ya no es aquel país de ladrilleros poco productivo y capaz de poner en jaque la estabilidad de Europa. Muy al contrario, contamos con líderes mundiales en los campos más científicamente avanzados. Es hora de empezar a creérselo.

google

¿Quiere descubrir qué y dónde tiene que exportar? Pregúntele a Google.

 

El buscador más utilizado del mundo entra en el campo de la exportación. Acaba de presentar un paquete de aplicaciones que suponen un punto de partida para comprender las posibilidades de éxito que puede tener un producto en concreto, en un país determinado.

Acostumbrados a ir varias zancadas por delante del resto de los mortales, los chicos de Google acaban de presentar un herramienta gratuita y bastante útil para cualquier emprendedor que cuente con un producto digno de ser exportado. Y decimos producto, porque todos los expertos en internacionalización de empresas coinciden en que no existen los mercados difíciles, sino los productos adecuados, o no, a cada país.

Encontrar qué producto es el demandado en cada país es precisamente el objetivo de la herramienta Global Market Finder. Su funcionamiento es sencillo. Basta con introducir las palabras claves de nuestro negocio o producto y la herramienta nos ofrece una lista de los países que más buscan ese tipo de información en Internet. A eso lo llaman Opportunity Score y es una especie de ranking de oportunidades de negocio que se basa en el número de búsquedas mensuales de información relacionada en ese país, el precio de los anuncios locales de ese producto, y la competencia que hay por los anuncios por los conceptos claves.

En otras palabras, demuestra el interés que existe por algo en concreto y el número de competidores que se encuentran en el país de destino. Por poner un ejemplo, si usted produce jamones ya está tardando en exportar a Estados Unidos. Para comprobarlo, haga esta prueba. Entre en la aplicación, ponga la palabra clave jamón y verá que en Estados Unidos hay más de 1,8 millones de personas que han buscado esta palabra en el último mes. Por si fuera poco, la competencia no es demasiado grande. Eso sí, de lo que esta aplicación no podrá informarle es de los problemas que se encontrará para exportar el producto a la primera economía del mundo, Y es que, entre otras cosas, a los americanos no les gusta ver la pata de jamón colgada como en España. Allí prefieren que el producto se sirva en formatos loncheados y empaquetados, aunque eso suponga una aberración para disfrutar del sabor de unos de los productos nacionales más destacados.

A pesar de estas limitaciones, este tipo de aplicaciones gratuitas van dejando sin excusas a aquellos que no se atreven a buscar la vía de la exportación como salida a la crisis, ya que sin levantarse del ordenador es posible dar los primeros pasos para exportar. Además, el Global Market Finder de Google no viene sólo. Está incluido en un paquete más amplio de aplicaciones que incluye la posibilidad de realizar campañas de marketing adaptadas al mercado a través de Adwords. Según la propia Google, gracias a estas sencillas aplicaciones se puede acceder al 80% de los usuarios mundiales de Internet, lo que supone una forma idónea de poner las nuevas tecnologías al servicio de la exportación. Y todo ello sin coste alguno para la empresa con deseos de salir de España. Ya sólo falta creérselo y lanzarse a la aventura exterior.