Entradas

nuevo_coche

Fiscalidad y tecnología, buenos motivos para ampliar la flota de vehículos

Contar con una flota de coches no tiene porqué ser patrimonio de las grandes compañías, sino que se trata de una herramienta muy útil también para las pequeñas y medianas empresas. De hecho, el 17% de las pymes españolas tiene previsto aumentar su número de vehículos en los próximos tres años, frente al 12% de las europeas, según acaba de desvelar la última edición del Observatorio del Vehículo de Empresa (CVO), promovido por Arval. En este contexto, veamos las distintas fórmulas posibles para contar con un vehículo y los beneficios de disponer de esta importante herramienta de negocio.

 

En primer lugar hay que decir que, como sucede en otros bienes como la vivienda, en España existe una gran tendencia natural hacia la compra del automóvil de empresa, mucho mayor que en otros países de Europa. Esta es una fórmula por la que se inclina casi la mitad de las pymes y que ahora se ve más alentada que nunca por la recuperación económica del país y la vuelta del crédito al mercado. El problema es que el desembolso inicial es grande.

 

Sin embargo, también existen fórmulas como el renting y el “todo incluido”, que tienen la ventaja de que no exigen invertir una gran cantidad de dinero de golpe y que, además, son capaces de contribuir a aumentar la modernidad y rentabilidad del negocio. Hasta ahora, el renting había sido una fórmula utilizada fundamentalmente por las grandes compañías españolas, hasta en una proporción del 60%, lo que las sitúa a la cabeza de Europa, solo superadas ligeramente por Francia.

 

Pero ahora muchas pymes también se están dando cuenta de que la movilidad no significa sólo tener el coche en propiedad, sino que puede ser más rentable invertir en toda una batería de servicios incluidos en una única cuota mensual, deducibles fiscalmente, que gastarse el dinero en un activo del que, además, tendrán que asumir todos los riesgos financieros derivados de la depreciación.

 

Además, estas fórmulas de financiación también pueden tener más atractivos fiscales que la compra, si tenemos en cuenta las reformas que está impulsando la Administración para contribuir al desarrollo del parque corporativo. De hecho, la cesión en especie por parte de las empresas a sus trabajadores de vehículos que emitan menos de 120 gramos por kilómetro –modelos que concentran más del 75% de las matriculaciones por su bajo consumo- tendrá una reducción del 15% en el IRPF y del 30% en el caso de los eléctricos.

 

Después de todo lo dicho, si todavía queda alguna pyme reticente hacia las ventajas de potenciar su flota de vehículos, sus dudas desaparecerán cuando compruebe las numerosas posibilidades que ofrece la gestión telemática. Ésta es capaz de mantener localizados todos los vehículos en cualquier momento, monitorizar los parámetros técnicos del coche para rebajar los gastos de mantenimiento y reparación, reducir el consumo de combustible, controlar los comportamientos de conducción, supervisar usos no autorizados y mejorar la seguridad del empleado. ¿Alguien da más?

modecob

Los nuevos modelos de gestión colaborativa para PYMES

Las PYMES españolas se enfrentan a un entorno económico cambiante y complejo, y eso las obliga a adaptar su gestión y estructura hacia modelos más colaborativos. O al menos ésa es la conclusión a la que llegó Institución Futuro en el informe que elaboró para la Confederación de Empresarios de Navarra y el Observatorio Navarro de Empleo, recientemente publicado bajo el título de “Nuevos modelos de gestión colaborativa para PYMES” (aquí el PDF).

 

En él, sus autores exponen las tendencias socioeconómicas que afectan a día de hoy a las PYMEs y describe los modelos que éstas podrían seguir para adaptarse.

 

Las nuevas tendencias socioeconómicas

 

El papel central de la producción de bienes y servicios deja progresivamente paso a un énfasis en la calidad y la innovación. Esto deriva en otros dos fenómenos: una creciente sensibilidad hacia el desarrollo humano más allá de lo económico (apuesta por la formación y la conciliación laboral), y un auge del sector terciario (servicios) en detrimento del secundario (industria). Por contra, los modelos de financiación empresarial han acentuado los incentivos para buscar beneficios financieros a corto plazo, a costa de la economía productiva.

 

Es el momento de las redes: las TIC promueven la conectividad de los consumidores y su conversión en prosumidores; las empresas se interrelacionan para centrarse en sus actividades nucleares y subcontratar la provisión de ciertos productos y servicios; y los países interrelacionan sus mercados y sociedades en torno al eje de la globalización.

 

Las PYMEs deben ser ahora…

 

  • Más reflexivas: Que establezcan grandes líneas de actuación, pero que sean capaces de revisarlas de forma constante, dedicando tiempo a tratar de predecir los cambios y adaptarse a ellos.
  • Más analíticas: Adaptarse requiere obtener y gestionar la información relevante del entorno, analizándola y convirtiéndola en conocimiento capaz de mejorar la toma de decisiones.
  • Más anticipativas: Una vez detectadas las corrientes de cambio, deben ser capaces de anticipar las necesidades de los clientes, reaccionando más rápido que la competencia.
  • Más eficientes: Cada vez más competidores son capaces de replicar los lanzamientos novedosos en poco tiempo y a mejores precios. Si a esa gran oferta se le unen consumidores mejor informados y más exigentes, se plantea la necesidad de una mayor eficiencia para cumplir objetivos utilizando la menor cantidad de recursos posible.
  • Más sofisticadas: Tanto en un aspecto tecnológico (PYMEs más digitalizadas y mejor equipadas) como estructural (PYMEs que integran una red en la que el conjunto es mucho más potente que cada una de las partes).
  • Más orientadas al cliente: Se ha pasado de limitarse a la búsqueda de beneficios a una situación de énfasis en el cliente, para satisfacer (y anticiparse a) sus necesidades. El siguiente paso debe ser involucrar al cliente en el propio proceso de producción.
  • Más innovadoras: No basta con invertir en I+D, la capacidad de aportar valor al mercado está directamente relacionada con la alineación de toda la organización con la innovación: personas con capacidad para innovar y estructuras que lo incentiven.
  • Más creativas: Se debe ver las ideas como un “vivero de futuro” para las empresas, que deben ser capaces de extraerlas de “cualquier rincón” de la misma.
  • Más abiertas al exterior: Las tendencias socioeconómicas antes citadas dejan claro que la empresa del siglo XXI tendrá que acostumbrarse a cooperar con muchas otras para poder ofrecer el mejor producto/servicio.
  • Menos jerárquicas: La innovación o la personalización de productos y servicios obligan a la empresa a dotarse de una estructura mucho menos vertical y jerárquica, capaz de adaptar el equipo de trabajo a la tarea y sus fines.
  • Más participativas: La participación vincula y compromete a los empleados de la empresa, capaces de aportar innumerables mejoras al producto.
  • Mejores comunicadoras a nivel interno: La comunicación con los trabajadores a través del comité de empresa puede resultar insuficiente; hay que derribar las murallas de departamentos y áreas para evitar los compartimentos estancos.
  • Más justas: La empresa vive en sociedad y su primera aportación a la misma es dar empleo y formación a sus trabajadores; pero, además, la empresa tiene un compromiso con trabajadores, clientes, consumidores y accionistas para fomentar la sostenibilidad social, económica y medioambiental.

 

Imagen | Lars Plougmann

moder

La buena costumbre de modernizarse continuamente

Modernizarse continuamente es una buena y saludable costumbre y no tiene porqué llevar aparejado acometer una gran revolución en la empresa. Basta con revisar y adaptar de forma periódica algunas de las principales tareas y cometidos que se desarrollan en los distintos ámbitos y departamentos, para que encajen mejor y consigan unos resultados más efectivos. Veamos algunos de los principales puntos a tener en cuenta.

 

Potenciar estudios y ventas. Una buena vía para mejorar las ventas es potenciar los estudios de mercado y observar con frecuencia las actitudes y costumbres de los clientes, con el fin de adelantarse a sus necesidades y crear nuevos productos y servicios que les puedan satisfacer adecuadamente. Esto permitirá a la empresa actualizar sus ofertas, lanzar otras nuevas y corregir las desviaciones o errores que se pudieran producir en algunos casos. Los estudios de mercado y el análisis continuo de los clientes pueden ir acompañados, además, de otras actuaciones como la optimización de los equipos de ventas y la potenciación de los canales de comercialización, extendiendo en mayor medida, por ejemplo, el uso del comercio electrónico.

 

Reducir costes y mejorar la gestión. Las empresas que buscan maximizar beneficios saben que deben aumentar sus ventas a la vez que reducen costes, algo que solo se puede lograr mejorando la gestión. Para ello, es imprescindible optimizar al máximo todos los procesos y afinar en el control de costes. Una buena estrategia para conseguirlo es el benchmarking, que permite contar con buenas referencias para los productos, servicios y procesos de trabajo, gracias al conocimiento de las mejores prácticas del mercado. Otra estrategia interesante es implementar homologaciones y certificaciones, algo que no solo mejorará el funcionamiento de la compañía sino que también potenciará la confianza entre clientes y consumidores.

 

Nuevas ideas de marketing. La mejor fórmula para atraer nuevos clientes no es bajar precios, sino renovar la oferta y ofrecer productos más atractivos. Solo así se podrá aumentar la competitividad sin que se resienta la rentabilidad a corto y medio plazo. No obstante, también se puede utilizar en un momento dado la aplicación de descuentos y ofertas económicas puntuales, en forma de revulsivo, con el fin de atraer a más clientes. Otra estrategia para potenciar las ventas es trasladar las campañas de marketing de la compañía a los dispositivos móviles y a las redes sociales, incluyendo comunicaciones, concursos y otras actuaciones en la web, Twitter, Linkedin, Instagram, u otras redes dependiendo del mercado al que nos dirijamos.

 

Recursos humanos y externalización. La renovación generacional es un elemento fundamental en la modernización de las empresas, ya que los empleados más jóvenes aportan cada vez mayor conocimiento e innovación. Por eso, es básico dedicar una atención especial al funcionamiento del departamento de recursos humanos de la compañía, que debe esforzarse por descubrir continuamente nuevos talentos y formarlos posteriormente de forma adecuada. Pero como no siempre es posible contratar nuevo personal, otra fórmula interesante es la externalización de algunas tareas y la contratación de asesores externos, que seguramente aportarán nuevas ideas y perspectivas al negocio.

 

Utilizar eficazmente la tecnología. Hoy en día, la tecnología está presente en todos los ámbitos de la empresa, pero su funcionamiento ha de ser eficaz y su presencia debe tener unos objetivos concretos. No hay que olvidar que se trata de un medio para conseguir unos fines, no de un fin en sí mismo, por lo que debe servir para que el negocio funcione de forma más fluida. Una vez que esto está claro, la compañía ha de valorar la inversión que le conviene realizar en aplicaciones, bases de datos, teléfonos inteligentes y otros elementos, y no dudar a la hora de acometerla.

premios

4 Premios para estimular la actividad emprendedora

Si eres un emprendedor consolidado, o tienes un proyecto en fase embrionaria, existen una serie de galardones que pueden suponerte una inyección económica y mayor formación. Por ejemplo, y hasta el 28 de febrero, Fundación Línea Directa ha abierto el plazo para la recepción de candidaturas a su ‘Proyecto de aceleración para emprendedores de Seguridad Vial’.

Al mismo podrán optar aquellas ideas que tengan como objetivo la reducción de accidentes de tráfico y sus consecuencias. El jurado no valorará que sólo aporten un valor diferenciador y diferentes grados de innovación, sino que también tengan viabilidad organizacional, tecnológica y económica, así como potencialidad de éxito. Los ganadores recibirán una dotación de 20.000 euros a fondo perdido con “arrastre” (coinversión), además de formación, mentoring y acceso a rondas de financiación. Para más información: www.fundacionbankinter.org. Los trabajos se pueden remitir al siguiente correo: info@fundacionlineadirecta.org.

Llamada a la innovación

La Fundación Rafael del Pino, junto al Grupo Cosentino, impulsan la competición para emprendedores denominada ‘Call to Innovation‘. La misma tiene como meta que los emprendedores tecnológicos e investigadores propongan ideas y proyectos para resolver los grandes problemas de España y del mundo a través de la tecnología (desempleo, crisis financiera, educación, dependencia energética….).

El plazo de recepción de candidaturas concluye el 2 de marzo, y los dos ganadores de la competición recibirán una beca, valorada en 24.000 euros cada una, para estudiar en la sede de la NASA en Silicon Valley el programa de posgrado (Graduate Studies Program) de la Singularity University. El mismo tiene una duración de 10 semanas durante el próximo verano. Para más información: www.calltoinnovation.org.

La Fundación Everis, por su parte, ha abierto el plazo de entrega de proyectos para la XIV convocatoria de su Premio Emprendedores cuya razón de ser es fomentar el talento en la innovación y la investigación. Tres son las categorías a las que se puede acceder: Tecnologías de la información y economía digital; Biotecnología y salud; y Tecnologías en el ámbito de la industria y la energía. La cuantía economía es de 60.000 euros para el ganador, y un servicio de asesoramiento valorado en 10.000 euros para todos los finalistas. Las candidaturas podrán presentarse hasta el próximo 31 de marzo (www.premioseveris.es).

Por último, el Centro de Estudios Financieros (CEF) ha convocado la 25ª edición de su premio cuyo fin es estimular la labor creadora y de investigación tanto en el ámbito universitario como en el de la empresa privada y la Administración Pública. El galardón abarca ocho modalidades: Tributación; Contabilidad y Administración de Empresas; Derecho del Trabajo y Seguridad Social; Recursos Humanos; Derecho Civil y Mercantil; Derecho Constitucional y Administrativo; Publicidad y Marketing; y Educación y Nuevas Tecnologías. En total, la dotación en premios supera los 100.000 euros a repartir entre las diferentes categorías. Habrá un primer galardón consistente en 9.000 euros y una estatuilla, y diferentes accésit de 900 euros. Los trabajos podrán presentarse hasta el 30 de abril, y el fallo se emitirá en el mes de julio.

ala

Quédese en casa si no ha resuelto estas cuestiones

Ahora que termina el 2014 y a escasos días de un año nuevo comienzan los buenos propósitos y deseos. Las pymes, que al fin y al cabo están formadas fundamentalmente por personas, también se plantean esos deseos. Y uno de ellos suele ser -entre las que no lo han hecho todavía- abordar, de una vez por todas, la internacionalización. Pero primero es necesario comprobar si la empresa está preparada para salir a nuevos mercados, porque si no es mejor quedarse en casa hasta que lo esté. Veamos algunas cuestiones que habrá que resolver antes de emprender el viaje.

 

Falta un producto competitivo. Una de las primeras premisas para triunfar en otros mercados es contar con una oferta suficientemente competitiva para el nuevo país, es decir, un producto de gran calidad que encuentre allí la demanda adecuada. Pero hay que tener en cuenta que cada país tiene sus propias necesidades y éstas no son siempre las mismas. Es decir, un producto que se ha comercializado con gran éxito en España puede pasar desapercibido en otros territorios. No hay que olvidar que el nuevo mercado puede tener clientes con hábitos de compra muy diferentes al nuestro.

 

La situación no es oportuna. Elegir el momento adecuado es fundamental y, a veces, puede ser preferible esperar un poco y no precipitarse. La internacionalización requiere de un importante esfuerzo en tiempo y dinero, que normalmente se amortiza a largo plazo. Por eso, es necesario disponer del suficiente músculo financiero o de una situación equilibrada en las cuentas, que no siempre existe. Hay que considerar que instalarse en otros lugares y exportar son operaciones más complicadas que las ventas en el mercado doméstico, por lo que es imprescindible que la compañía cuente con la suficiente solvencia y preparación antes de iniciar el proceso.

 

Existen otras prioridades de inversión. Internacionalizarse puede suponer realizar una inversión en recursos humanos y económicos muy importante. Por lo que, a pesar de la transcendencia que tiene este objetivo para cualquier compañía, a veces existen otras prioridades más acuciantes, como sanear la situación financiera, comprar maquinaria, lanzar nuevos productos para el mercado doméstico o dedicar recursos a tecnología e investigación. Habrá que valorar muy bien el momento preciso para acometer cada una de estas inversiones.

 

Existen lagunas de formación. No se trata de que todos los emprendedores y empresarios tengan un máster de una prestigiosa escuela de negocios antes de lanzarse a internacionalizar sus empresas y negocios. Pero si sería conveniente que dedicaran parte de su tiempo a aumentar su formación en el conocimiento de otros mercados y en algunos aspectos básicos de comercialización, legislación, derecho internacional, procedimientos administrativos, etc. Este esfuerzo puede ahorrarles más de una sorpresa desagradable cuando actúen en los nuevos mercados.

 

No se cuenta con el equipo humano necesario. Como decíamos al principio, las pymes están formadas fundamentalmente por personas. Y, por lo tanto, el éxito del proceso de internacionalización dependerá de ellas y, en algunos casos, de otros profesionales especializados que habrá que contratar. En cualquier caso, todos deben contar con una mentalidad abierta, flexible y adaptable a los distintos sistemas jurídicos y aduaneros, las costumbres comerciales, la comunicación, los idiomas y lenguajes específicos de cada lugar. Si no es así, habrá que empezar a trabajar en esta dirección.

internauta

Cómo rentabilizar las costumbres de los internautas

Se dice que el ser humano es un animal de costumbres. Y esa clase de personas tan particular como creciente en número, que se ha dado en llamar internautas cuenta con unas costumbres perfectamente medibles. Algunos estudios han escudriñado sus principales hábitos y han llegado a interesantes conclusiones. Este conocimiento, bien utilizado y aplicado al e-commerce, puede convertirse en una herramienta muy útil para las pymes, sobre todo para aquellas que utilizan la red como uno de sus canales de venta de productos y servicios.

 

Sectores preferidos. Si su empresa vende moda, viajes o tecnología está de enhorabuena. Entre los hábitos que han desvelado las encuestas figuran estos tres sectores como los favoritos por el público para realizar compras online. Por lo tanto, si estos ámbitos entran dentro de su negocio, no dude en intentar potenciar su comercialización a través de internet. Puede obtener una agradable sorpresa cuando analice la evolución de sus ventas a final de mes.

 

Preparado a todas horas. Mantenga su página web siempre a punto y actualizada y no se le ocurra descuidarla ni un solo momento, aunque sea primera hora de la mañana o última de la noche. Los estudios han puesto de manifiesto que el perfil del consumidor español es bastante digital y que la gran mayoría de los compradores online españoles acceden a internet de una manera habitual, conectándose varias veces al día.

 

Cree imagen y cuide su prestigio. Como decíamos al principio, somos animales de costumbres. La mayoría de los compradores online son compradores habituales y han adquirido sus productos por la red cinco o más veces en los últimos 6 meses. Para que su tienda virtual forme también parte de los hábitos de los compradores, cuide la imagen y el prestigio, es decir, la presentación de la web, su manejo, sus sistemas de pago y su atención postventa.

 

Intente atraer a los principiantes. Aunque en internet predominan los compradores habituales, también existe un buen grupo de compradores ocasionales, que solo han realizado de una a cuatro compras en los últimos meses. Usted puede contribuir a que éstos aumenten su afición a la red y a que se conviertan en compradores habituales, logrando a la vez incluir la web de su empresa entre sus favoritas.

 

Sitúese en buena posición. Los hábitos de compra de los españoles a través de Internet posicionan a Amazón, Ebay y Groupon como las webs más utilizadas para las compras online. La variedad de productos, sus precios más competitivos y la sencillez de uso de las páginas son las principales ventajas que destacan los usuarios sobre estas webs. Si es posible, intente aprovechar también las posibilidades que le abren estos canales de venta.

 

Vigile la tarde-noche. Algunos compradores online dedican un momento especial del día a realizar sus compras, preferentemente por la tarde-noche al acabar la jornada, por lo que es conveniente vigilar la evolución de las ventas a estas horas. Por otra parte, los datos revelan que una buena parte de ellos se ha levantado en alguna ocasión para conectarse a una oferta y cada vez son más los que retrasan la compra para esperar a una oferta especial. Por lo tanto, si puede, no deje de incluir tantas promociones como pueda entre su oferta habitual.

bigdata

¿Qué es el Big Data y porque le interesa a tu pyme?

Big Data es otro de esos conceptos de moda en la nueva jerga empresarial. Cualquiera con unos conocimientos mínimos de inglés podría pensar que el asunto trata de datos grandes. Tal vez también por eso, más de uno con conocimientos mínimos de estrategia,  lo asocia a algo que tiene que ver con las grandes empresas que manejan muchos datos.

Sin duda, quien quiera que fuese el que acuñó el término no estuvo nada acertado. El Big Data, a pesar de su traducción directa referida al tamaño de los datos, tiene muy poco que ver con eso. En realidad está ligado a las  estrategias con las que estos datos se manejan. El concepto se acerca más a algo así como “estruje al máximo de los datos“. Es decir a aprovechar toda esa información que la empresa obtiene de sus clientes (pasados, presentes o futuros) que está dispersa en diferentes fuentes y que, bien estructurada y coordinada, puede ser clave para multiplicar la facturación.

Sí, sí como lo lee. Organizar la información de su base de datos de clientes, de la actuación de los mismos con su empresa a través de la página web, los emails, saber cuáles son los que abre su cliente y los que no, cuáles van directos al correo basura, las preguntas y respuestas que las redes sociales recogen de su empresa y, por supuesto, la interpretación correcta de todo esos datos puede implicar un incremento de la productividad del 56%, según las estimaciones que maneja la Comisión Europea.

Algunos expertos han bautizado al Big Data como “el petróleo del futuro”. Y la propia Comisión asegura que el sector de los datos crece a un ritmo anual del 40%. Además, estima que de aquí al 2020, podría crear 100.000 puestos de trabajo, unidos a reducciones del consumo de energía de hasta el 10%.

¿Por qué es tan importante? Porque la información que ofrecen los datos ayuda a tomar decisiones empresariales mejor enfocadas y, por lo tanto, más eficiente. Un ejemplo muy visual se aprecia en el sector agrícola. Mientras que un bodeguero de los de toda la vida tomaba la decisión de plantar una u otra uva, o decidir el momento exacto de la vendimia en función de lo aprendido de sus padres y abuelos. Ahora, esas órdenes pueden responder  a estudios de rendimiento de cada una de las varietales de uva o de las temperaturas medias en cada mes de septiembre. El Big Data ayuda a tomar decisiones en base a información real y valiosa y no confiarse a la experiencia o peor a la intuición.  Mucho más teniendo en cuenta que la actividad de los consumidores está cada vez más ligada a la tecnología y el intercambio de datos a través de móviles, tabletas, ordenadores… todos ellos susceptibles de ser monitorizados.

Bien utilizado el Big Data permite configurar una especie de visión panorámica de la empresa y de los comportamientos de sus clientes. Pero el reto no es fácil.

Muchas empresas abordan el Big Data con el mismo ímpetu que un torero esperando a la fiera a porta gayolas. Es decir, pensando en bases de datos, complicados sistemas informáticos que procesen la información. Pero de nada sirve todo ese esfuerzo si no hay un objetivo definido. Para que el Big Data sea útil en una empresa, no importa su tamaño, debe responder a un objetivo. Según el profesor Charles Noon, director del departamento de Análisis de Negocios y Estadísticas de la Universidad de Tennessee: “El mantra deber hacer las preguntas correctas a los datos. Que sean las preguntas, y no la tecnología, lo que impulse la estrategia de Big Data“. Es decir, preocuparse por lo que realmente importa y quiere para su negocio y luego buscar las herramientas tecnológicas y la información que necesita para cumplir ese objetivo.

Formación interna. Otro punto clave para el triunfo de una buena estrategia de Big Data en pymes es la formación del personal. A veces el proceso de recopilación de datos no es tan automático como debería, o los empleados deben teclear una información que puede ser tediosa y ‘sin sentido’. El esfuerzo del empresario debe centrarse en transmitir por qué esos datos sí tienen sentido y cómo ayudan a crear valor en la compañía.

Esta filosofía también destierra otra de las ideas generalizadas sobre el Big Data y es que necesita una gran inversión tecnológica. Un CRM y un buen analista de los datos (que no tiene por qué estar en plantilla, ni mucho menos trabajar a tiempo completo) de éste pueden ser suficientes para optimizar la información que maneja un pyme.

bruselas

Listado de ayudas de la UE para emprendedores

Si quieres emprender, o desarrollar tu negocio o servicio en la Unión Europea (UE), ésta dispone de una serie de fondos y programas que te allanarán el camino. Por ejemplo, con el fin de ayudar a las pequeñas y medianas empresas a explotar al máximo las variadas y diferentes oportunidades que brinda el mercado europeo, en febrero de 2007 se creó la red Enterprise Europe Network. La misma reúne a cerca de 600 organizaciones de apoyo empresarial de más de 50 países y en España, en concreto, cuenta con 52 puntos de contacto repartidos en cámaras de comercio, parques tecnológicos, universidades, y agencias de desarrollo. Los servicios que ofrece son: internacionalización (para impulsar el desarrollo de los negocios en nuevos mercados); transferencia de tecnología (tanto para encontrar la tecnología que necesitas para completar tu negocio, como para hallar socios que puedan usar las tecnologías que has desarrollado); financiación y acceso a fondos (no solo te permitirá descubrir cuáles son las vías de financiación europea a tu disposición, sino que también podrás recibir asistencia para obtener financiación, incluidos los fondos del Séptimo Programa Marco); asesoramiento jurídico (para que vender sus productos o servicios en otro país te resulte más sencillo); y servicios de información.

Si nos centramos en el capítulo de financiación, la UE abarca desde el acceso a la misma a través de “Acceso a financiación”; otro apartado dedicado a los micropréstamos y microfinanciación; y un tercero relativo a las subvenciones y contratación pública.

 

Emprendedores e innovación

 

  • Nacida bajo la filosofía ayudar a toda aquella empresa cuyo trabajo suponga una innovación para el mercado, ‘Instrumento PYME’ – en inglés ‘SME Instrument’ – intenta abordar todas las fases, desde la idea, hasta la comercialización en el mercado. Y abarca tres momentos: el alumbramiento, en el que se le puede otorgar hasta 50.000 euros, a la par que se le asigna un mentor; el desarrollo del proyecto, con una subvención de hasta el 70% del presupuesto (entre medio millón y 2,5 millones); y los instrumentos financieros (garantías, avales, capital riesgo…).

 

  • También interesantes son los ‘Fondos para I+D (Horizonte 2020)’, un programa que financia proyectos de investigación e innovación de diversas áreas temáticas en el contexto europeo. Para el periodo 2014-2020 cuenta con casi 80.000 millones de euros. Investigadores, empresas, centros tecnológicos y entidades públicas son quienes tienen cabida en este programa.

 

  • Y aunque se denominada ‘ERASMUS para jóvenes emprendedores‘, no solo está dirigido a jóvenes como tales, sino que también tienen cabida cualquier persona que haya creado una empresa y que la misma tenga menos de tres años de vida. Durante un periodo de seis meses, el emprendedor compartirá experiencias con un empresario experimentado, mejorando de esta manera su plan de negocio. De momento, son más de 2.500 los intercambios efectuados, y para 2020 se espera superar los 10.000.

 

Internacional

Recoge todos los elementos de apoyo de la UE en materia de internacionalización. Y lo hace país por país. En España, por ejemplo, aparece el ICEX, así como todos los organismos a niveles autonómico y regional. También están segmentados por país de destino (si se quiere exportar desde España a Rusia, a China, a Perú…).

 

 

runner

Cómo empezar el nuevo curso (empresarial) con buen pie

Todo lo bueno se acaba… y las vacaciones también. Comenzar el nuevo curso con buen pie es una cuestión fundamental para todas las pymes, especialmente este año en el que (parece que) comienza la recuperación económica, después de la larga y destructiva crisis que hemos padecido en los últimos siete años. Y para comenzar bien, nada mejor que repasar los principales motores del negocio, ponerlos a punto y, si es posible, modernizarlos en la medida de lo posible. Veamos algunos elementos en los que el emprendedor puede actuar.

 

Actualice la información de sus clientes. El verano supone un importante lapsus de tiempo para muchos negocios, en el que algunos clientes han podido desvincularse emocionalmente de su compañía o de su producto favorito. Por eso, ahora es necesario retomar el contacto con ellos y volver a seducirles, para continuar disfrutando de su fidelidad.

 

Vigile a la competencia. Aunque julio y agosto son meses de menor movimiento en el mercado, es posible que durante estos meses también se hayan producido cambios en las empresas de la competencia, en sus estrategias comerciales y de marketing. Vigílelas de cerca y observe sus prioridades y actuaciones. Le servirá para intentar ganarles la partida.

 

Póngase al tanto de nuevas fórmulas de financiación. A pesar de los múltiples anuncios de recuperación económica, las pymes siguen pasando por grandes dificultades financieras y a muchas de ellas les cuesta llegar a fin de mes. Explore las nuevas vías de financiación que han surgido en el mercado y actualice su información sobre los apoyos y subvenciones que ofrecen algunos organismos públicos, entidades y asociaciones de diferente tipo.

 

Aumente músculo y rentabilidad. Entre las actuaciones que dan tranquilidad a una pyme se encuentran la potenciación del músculo financiero y el incremento de la rentabilidad del negocio. Éste último se consigue, fundamentalmente, intentando aumentar el volumen de ventas y tratando de disminuir los costes.  

 

Incorpore tecnología. Modernizar el negocio no es cuestión de un momento. La pyme necesita incorporar tecnología continuamente para situarse a la vanguardia y ganar la batalla a la competencia. Y debe hacerlo en múltiples ámbitos, tanto en el diseño de los productos y servicios, en el proceso de fabricación y producción, en el departamento comercial y de ventas, y en la relación con los clientes, empleados y proveedores. Septiembre, una vez pasados los calores veraniegos, es un momento ideal para hacerlo.

 

Aumente sus capacidades operativas. Septiembre puede ser también uno de los mejores momentos para plantearse aumentar la capacidad operativa del negocio, con la incorporación de nuevas máquinas o herramientas, con la optimización de procesos o con la contratación de nuevos empleados.

 

Dese a conocer. Aproveche el comienzo del nuevo curso para darse nuevamente a conocer. Si tiene presupuesto, puede utilizar la publicidad y, en cualquier caso, una gestión profesional de las redes sociales y el tan necesario boca a boca pueden ser una útil y eficaz herramienta. Destaque, sobre todo, su marca y sus principales ofertas competitivas.

 

Busque nuevos mercados. Si tiene previsto extender su negocio fuera de España, es el momento de plantearse nuevos mercados. En septiembre la actividad económica se relanza por lo que puede encontrar interesantes proyectos y socios con los que adentrarse en otros países.

 

Desarrolle contenidos digitales. Aproveche las nuevas tecnologías y las redes sociales. Una buena estrategia es desarrollar un buen número de contenidos digitales para alimentar su web, blog, newsletter, etc. Aumentará su contacto con los actuales clientes y le permitirá conseguir más.

POST LUNES 4 AGOSTO

Inbound Marketing o cómo convertir visitantes en clientes

POST LUNES 4 AGOSTOLa lógica en marketing está adoptando nombres cada vez más sofisticados. Es lo que sucede con el Inbound Marketing, una de las técnicas más efectivas que utilizan grandes compañías y distintos profesionales del sector, pero cuya metodología y ventajas no son conocidas todavía por muchas pequeñas y medianas empresas. Su objetivo fundamental es aumentar la cantidad de visitantes de la página web de una compañía –pero también de su blog, Facebook, Twitter, etc.- y, posteriormente, convertir el máximo número de ellos en clientes.

 

La estrategia es muy sencilla. Una vez que conocemos quiénes se han interesado por nuestra empresa -a través de los medios indicados anteriormente-, será más sencillo concentrar la oferta de productos y servicios de la compañía en ellos, aportándoles un mayor valor añadido, hablándoles más de nuestras bondades y particularidades, y segmentándolos más detalladamente por sus inquietudes, intereses y necesidades.

 

El proceso conlleva varias etapas. En primer lugar, es necesario atraer el máximo número de visitas hacia todos los soportes de los que disponga la empresa. Para ello, habrá que potenciar no solo la página web, sino también los blogs, los vídeos en youtube, las newsletter y boletines electrónicos publicados periódicamente, los e-books, las noticias en prensa, etc. Además, si hacemos que cada uno de estos canales conecte o interaccione con los demás, conseguiremos multiplicar rápidamente las visitas totales, ya que muchas de las personas interesadas pasarán de uno a otro a golpe de click.

 

El segundo paso será la conversión de todos estos clientes en bases de datos sofisticadas, algo que conseguiremos gracias a la ayuda de la tecnología. Esto nos permitirá conocer cuáles son las personas más interesadas en nuestros productos o servicios, saber por qué les gustan y qué motivos les podría llevar a adquirirlos. El siguiente trabajo consistirá en segmentar adecuadamente a estos clientes para que cualquier acción de marketing que desarrollemos con ellos consiga el máximo rendimiento con el menor esfuerzo posible.

 

Una vez que tengamos la base de datos completa y segmentada adecuadamente, podremos descubrir cuáles son los visitantes que se encuentran más cerca de realizar finalmente la compra. Y, una vez que conocemos a éstos, podremos poner en marcha diferentes acciones que irán aumentando su deseo de llevarla finalmente a cabo. ¿Cómo conseguiremos esto último? Fundamentalmente, insistiendo en los beneficios del producto cuando vuelvan a visitar la web, enviándoles un correo electrónico, remitiéndoles una newsletter o un boletín electrónico, etc.

 

La tecnología nos permitirá seguir la evolución de estos potenciales clientes e interactuar con ellos, directamente, a través de las redes sociales. Además, algunos expertos indican la conveniencia de agilizar y sistematizar el seguimiento creando reglas. Por ejemplo, uno de ellos aconseja que si una persona lleva más de cuatro semanas sin visitar una determinada página web, los responsables de marketing pueden enviarle un correo electrónico automático, dirigido sólo a ella.

¿Sería posible tener un Silicon Valley en España?

Siempre que surge en una conversación el tema de Silicon Valley se suele hacer con grandes dosis de envidia y de nostalgia. Para los emprendedores españoles es como la Tierra Prometida, un lugar único en el mundo donde cualquiera con una buena idea puede convertirla en negocio. Pero, ¿por qué es así?. Y lo que es más importante, ¿por qué no se podría crear uno similar en España que diera salida a las grandes ideas que tienen los emprendedores de este país.

Para responder a estas cuestiones, nada mejor que conocer los cinco puntos las claves que explican el milagro de Silicon Valley y descubrir si en España sería posible replicar ese modelo.

1- Sinergias con las Universidades. La Universidad más cercana al Valle es la de Stanford, un centro cuya formación se basa en dar orientación empresarial a sus estudiantes. De sus aulas salieron las personas que fundaron algunas de las empresas más importantes de Silicon Valley. La mentalidad cooperativa de los empresarios de la zona también tiene su origen en dicha universidad, ya que muchos de ellos eran compañeros de clase. Por otro lado, el hecho tan de la cultura americana de ver como algo positivo un fallo de un emprendedor, también fue fomentado durante la formación de los estudiantes.

2- La importancia de la inmigración. Otro factor clave en el auge de Silicon Valley ha sido la presencia de personas de distintas razas, cultura y religión debido a la fuerte inmigración que históricamente se ha producido en la zona. De hecho, en los inicios del valle, casi todo el mundo provenía de la costa Este de los Estados Unidos. Se encontraban solos, sin familia ni amigos, lo que hacía que todo el mundo se mezclara y relacionara mucho más con sus compañeros en otras empresas. Esto provocó que más que compañeros fueran amigos lo que apoyó en buen grado el auge de la mentalidad cooperativa que tanto defendía la Universidad de Stanford. En la actualidad, la inmigración sigue siendo clave en el auge de las empresas de la zona, ya que éstas se esfuerzan por captar talento internacional, que enriquezca la cultura empresarial.

3- Concentración de las empresas de innovación. A diferencia de la costa Este en la que las empresas se encontraban en diferentes localizaciones, en la Bahía de San Francisco había mucho terreno que se utilizó para aglutinar en un mismo lugar a la mayoría de las empresas tecnológicas. Esta situación de cercanía también ha ayudado a que las empresas se ayuden y ha facilitado el auge de las compañías, ya que los inversores no necesitan moverse del lugar para concretar diversas reuniones de negocios.

4- Business angels y capital riesgo. Históricamente, en Estados Unidos siempre han existido inversores dispuestos a jugarse el dinero en empresas de reciente creación. Pero en la zona de San Francisco, este tipo de personas no tenían demasiado donde invertir salvo las importantes bodegas de California. Por tanto, la aparición de Silicon Valley supuso un bálsamo para estos inversores. De ahí el auge que han tenido en las últimas décadas las empresas de capital riesgo y los business angels particulares. Eso sí, en los últimos años el modelo de empresas de capital riesgo ha cambiado. Si antes se la jugaban con cualquier idea medianamente novedosa, ahora se estudian mucho más las propuestas.

5 – Una inmensa capacidad para soñar. Los emprendedores más innovadores de Silicon Valley son unos grandes soñadores. Todos soñaban con cambiar el mundo. Algunos lo han conseguido y otros no. Pero el que no alimentaba su sacrificio y su esfuerzo personal con un sueño de éxito (el viejo sueño americano) nunca triunfó en el mundo de los negocios.

Tras descubrir las claves internas que explican Silicon Valley, solo cabe preguntarse si sería posible replicar ese modelo de éxito en España. La verdad es que tendrían que cambiar muchas cosas. Pero, de momento, ya contamos con un importante mercado de capital riesgo, alta formación, espacio de sobra e inmigración. Es decir, solo nos faltaría la mentalidad cooperativa y la valentía de atreverse a soñar que sí tienen los americanos. Por tanto, claro que es posible, solo hay que intentarlo y copiar los modelos que funcionan. Eso mismo es lo que ha llevado a cabo Israel, que se ha convertido en el Silicon Valley a este lado del charco. De nosotros depende lograr que en el futuro España sea capaz de convertirse en el primer Silicon Valley del Viejo Continente.