Entradas

ayudas_ue

Ayudas de la UE que los emprendedores deben conocer y aprovechar

Uno de los grandes objetivos económicos de la Unión Europea es que su industria recupere el peso que ha perdido en los últimos años. Tanto es así que, por ejemplo, España, en el que este sector representa en torno al 14 por ciento del PIB, tiene la exigente meta impuesta desde Bruselas de que la industria alcance al menos el 20 por ciento de importancia dentro del PIB nacional.

Los ambiciosos objetivos que la UE presenta en el ámbito industrial tienen todo el sentido económico del mundo. Más allá de que el puesto de trabajo creado en esta área es de mejor calidad que en otros ámbitos, como el turismo, es destacable que la industria posee unos niveles de productividad y de gasto en innovación superiores al resto, lo que beneficia al crecimiento. La UE también valora que los países que mejor soportan una crisis son aquellos cuyas economías poseen un alto componente industrial. De hecho, esta virtud se pudo ver en  España en la reciente recesión. Las Comunidades Autónomas que contaban con un componente industrial muy desarrollado, como Cataluña, Madrid, País Vasco y Comunidad Valenciana, superaron la crisis con mejor nota que aquellos territorios en los que los servicios son casi la única fuente de ingresos.

Ayudas de la UE para fomentar el tejido industrial

Pues bien, el interés que la UE tiene por incrementar el peso de la industria para así fortalecer a las economías de los países miembros hace que desde Bruselas se hayan puesto en funcionamiento ayudas que tienen como objetivo la creación de nuevos negocios dentro del segmento industrial. Resulta obvio que este tipo de ayudas para emprendedores son muy beneficiosas y, por tanto, es aconsejable que se conozcan.

Instrumento PYME

La ayuda más importante que la UE concede recibe el nombre de Instrumento PYME. El objetivo de estas subvenciones para emprendedores es el de apoyar las innovaciones más prometedoras (tecnológicas o no), pero siempre teniendo en cuenta que su misión es generar crecimiento a pymes y autónomos.

En otras palabras: la ayuda está claramente enfocada en pymes que sean capaces de llevar a cabo importantes innovaciones pero no aisladas, sino apoyadas en un sólido plan empresarial. Es obvio que a ella acuden muchas startups, ya que si la obtienen logran impulsar el desarrollo de nuevos productos o servicios que acelerarán su propio crecimiento económico.

El único requisito para que una pyme o firma de reciente creación acceda a Instrumento PYME es que debe estar establecida en un territorio que sea miembro de la Unión Europea. Mediante este vehículo financiero, las pymes pueden obtener entre 50.000 y 2,5 millones de euros. La ayuda está dividida en tres fases: evaluación de la viabilidad, actividades de I+D+i y comercialización. De ahí que según esté avanzado el proyecto por el que se solicita la ayuda, dejará de ser imprescindible presentar la solicitud en las tres fases. En cuanto al plazo de término, la fase 1 de Instrumento PYME estará abierta hasta el 5 de septiembre, y las dos restantes hasta el 10 de octubre.

Como todo, la ayuda cuenta con un límite presupuestario. De ahí que algunas pymes merecedores de obtener el capital no puedan acceder al mismo. En ese caso,  la UE les otorgará el Sello de Excelencia que supone un reconocimiento a la empresa y le abre las puertas a la obtención de financiación alternativa.

En su última edición, Instrumento PYME apoyó a 257 empresas de las más de 2.009 que presentaron propuestas. De ellas 45 eran españolas, una cifra muy elevada, que pone en valor el gen innovador de nuestros emprendedores. En cuanto a los sectores que obtuvieron mayor financiación destacaron salud, ingeniería y tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Su presupuesto para 2019 es de 552 millones, cantidad que se incrementará hasta los 600 millones, un año después.

Programa FFI

El programa Fast Truck to Innovation es otra de las ayudas a emprendedores que la UE concede y que las pymes y autónomos pueden aprovechar. Está dirigido a tecnologías, conceptos y modelos de negocio con un fuerte componente innovador. Pero, al contrario que el Instrumento PYME, deben estar desarrollados y próximos al mercado. Además están destinados a un consorcio de varias firmas. Se financian proyectos de hasta 3 millones en consorcios transnacionales de 3 a 5 entidades donde al menos un 60 por ciento de los socios deben ser industriales. Durante la última edición, Fast Truck to Innovation repartió cerca de 200 millones. Para el próximo periodo 2018-2020 se dispone de un presupuesto de 300 millones, lo que supone una buena oportunidad que nuestras pymes más industriales deberían intentar aprovechar.


Iniciativa Pyme


La última ayuda disponible es Iniciativa Pyme, que ya ha logrado generar financiación por valor de más de 3.000 millones. España es el país de la UE que más capital recibe a través de este instrumento financiero (35.000 pymes españolas ya disponen de la ayuda) cuyo objetivo es apoyar la financiación de las pequeñas y medianas empresas.

En cuanto  a los requisitos, las empresas que quieran acceder a Iniciativa Pyme deben tener al menos 250 empleados y necesidad de financiación para proyectos que deben ser desarrollados en el territorio español. Además, estas pymes deben cumplir con uno de estos requisitos: facturar al menos 50 millones o disponer de 43 millones en activos en su balance. Es decir, una oportunidad ideal pero solo al alcance firmas capaces de generar ya empleo e ingresos.

emprendedores_financiacion

Emprendedores: así se obtiene financiación para el negocio

Es probable que el mayor problema con el que se enfrenta cualquier emprendedor sea el de obtener financiación. Para lograrla, lo habitual es acudir a los bancos, pero eso no asegura el préstamo. Muy al contrario, las entidades financieras suelen echar para atrás buena parte de las peticiones de pymes y autónomos. Y si se obtiene el préstamo, el coste del mismo es de los más elevados de Europa (la tasa de interés en ese aspecto ronda el 2,3 por ciento).

Dada la dificultad que para un emprendedor tiene lograr capital para proseguir con la aventura empresarial, lo primero que se debe tener en cuenta es que la negativa de un banco no implica el fin de carrera. Es más, lo habitual para muchos empresarios es encontrarse con un “no” en un primer intento, pero con un “sí” en peticiones posteriores.

Por dicho motivo desde este blog proponemos los pasos a seguir para incrementar las opciones de obtener un crédito para nuestro negocio, tras ser rechazado en un primer intento. Como resumen se puede decir que las claves pasan por descubrir por qué se denegó la solicitud, mejorar la situación financiera y estudiar las alternativas existentes a la financiación bancaria.

Pida explicaciones en la sucursal

Una vez que el empleado de la entidad financiera le comunica que se rechaza su petición de crédito no se levante y se marche de allí. Permanezca sentado y pida explicaciones. Por norma general, en el banco no tendrán inconveniente en ofrecerle un documento en el que cuenta con detalle las razones por las que su solicitud no cumplió los requisitos necesarios para ser aprobada.

Si por el contrario, no obtiene el documento, al menos logre que le expliquen de viva voz dónde han estado los errores. Comprender por qué se ha fallado es clave para ser capaz de presentar en el futuro una solicitud que pueda tener éxito.

Revise sus deudas y préstamos personales

Aunque usted crea que su situación financiera personal y la de su empresa no tienen nada que ver, la realidad es justo la contraria. Antes de concederle un préstamo para su empresa, es seguro que el banco comprobara si usted es buen pagador. De ahí que sea importante que el emprendedor revise sus créditos pendientes. Incluso debe buscar en el pasado por si existe algún conflicto en este sentido del que pueda quedar constancia en el registro. Todo ello será clave para que la entidad apruebe o no la solicitud.

Mejore la situación financiera del negocio

Es obvio que antes de entregar dinero, aunque sea a cambio de un tipo de interés elevado, el banco comprobará si su negocio está capacitado para afrontar los pagos. Por eso, la entidad financiera estudiará sus cuentas antes de conceder nada. Sin duda, tendrá en cuenta la solidez de sus ingresos anuales y la capacidad de la firma para obtener beneficios. Aunque también se revisará la tesorería y la política comercial.

De ahí que sea imprescindible que el emprendedor eche un vistazo a todos esos factores e  intente mejorarlos antes de volver a presentarse ante un banquero para solicitar un crédito.

Revise todos los pasos

Además de lo comentado en los puntos anteriores, se deben valorar que siempre existen errores o descuidos que pueden ser importantes para la entidad bancaria y que, quizá, haya influido en la negativa. Para evitar que esa circunstancia vuelva a ocurrir hágase las siguientes preguntas: ¿llevé todos los documentos que me pidieron?, ¿comprobé todos los aspectos del formulario de solicitud? y ¿las cuentas reales de la empresa coinciden con los documentos que se proporcionaron a la entidad?

Solo si ha contestado de forma afirmativa a las cuestiones anteriores estará usted seguro de que no ha cometido un error burocrático que podría haber tenido fatales consecuencias. Con todo, para estar totalmente convencidos nada mejor que contar con la colaboración de otro par de ojos, un contable sería una buena opción, en el momento de revisar la documentación enviada.

Consiga garantías para que el banco quiera prestarle

Si dispone de un seguro de crédito puede pedir a su aseguradora Certificados de Seguro, una certificación de las facturas declaradas al seguro, que permitirá al banco saber que no sufrirá impagos y que, por tanto, tampoco impagará usted.

Hágase con Títulos de Liquidez, unos documentos validados por el Banco de España como Garantía Personal que emite CESCE y que le permitirán conseguir financiación bancaria para el anticipo de créditos comerciales, en modalidad de Factoring Sin Recurso.

Estudie todas las alternativas que existen a los bancos

Las condiciones que un banco tiene a la hora de conceder un crédito no suelen coincidir con las de otros organismos adonde también se puede acudir en busca de subvenciones y créditos para emprendedores. Con esta idea exponemos a continuación algunas de las múltiples alternativas que existen y que se deben valorar si se pretende lograr capital para el negocio.

  • Los créditos FIEM, concedidos por el ICEX.
  • CESGAR, un organismo sin ánimo de lucro que da financiación a las pymes.
  • Los créditos ICO para autónomos y empresas que realizan inversiones productivas en el territorio nacional.
  • La Empresa Nacional de Innovación (ENISA).
  • El Fondo Apoyo a Empresas.
  • Las comunidades autónomas, que también disponen de diferentes líneas de financiación para empresas.
  • El crowdfunding.
  • Los business angels.
  • El capital riesgo
  • El private equity
  • Y, por último, aunque a veces se les pone los primeros, la familia y los amigos.

Como se puede ver salir de una sucursal bancaria con una negativa no implica el final del camino. Por fortuna, las opciones de financiación para los nuevos negocios son cada vez mayores.