Entradas

financiacion_pymes

La financiación a las pymes mejora, aunque a ritmo lento

Cesgar publica la quinta edición de su Informe sobre financiación de la pyme en España, en el que vuelve a recordar que muchas pequeñas y medianas empresas, casi 130.000, crearían varios empleos en los próximos tres años si contasen con suficiente apoyo económico

 

En los últimos días se ha presentado el V Informe sobre Financiación de la Pyme en España, un documento elaborado por la Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca (Cesgar). Según éste, el 18,3% de las pymes que buscan financiación para el circulante o para distintos proyectos de inversión o expansión (casi 130.000 compañías) creará empleo en los próximos tres años si llegan a obtenerla. En total, más de 258.000 nuevos puestos de trabajo, algo más de la mitad del empleo que está generando nuestro país anualmente.

Es la eterna demanda de la pequeña empresa y los autónomos: un mayor apoyo económico por parte de las entidades bancarias para sobrevivir y crecer. Un soporte que no llega al ritmo que muchos empresarios desean, a tenor de los resultados que desprende el estudio de Cesgar.

En cualquier caso, las necesidades de financiación de las pymes se sitúan en valores inferiores a las del periodo anterior estudiado, que finalizaba en septiembre de 2016. La mayoría de las empresas, un 70,5%, solicita liquidez para el circulante, cerca de un 4% menos que en 2016. Le siguen en importancia la inversión en equipo productivo (22,3%), la inversión en inmuebles (6,8%) y los procesos de expansión en el mercado nacional (6,7%). Son las pymes exportadoras y las innovadoras las que mayores necesidades de financiación tienen: un 35% y un 17,5% respectivamente.

En cuanto a los sectores con mayores necesidades están el de la agricultura, la industria, la construcción y los servicios de educación, sanidad y servicios sociales. En el lado contrario, con los valores más reducidos, están los servicios a las empresas, los servicios de telecomunicaciones y sociedad de la información.

El informe apunta a un crecimiento del uso de productos financieros bancarios por parte de las pymes. El nivel de utilización de las líneas de crédito, por ejemplo, ha aumentado del 14,2% registrado en septiembre de 2016 hasta el 20,8% del mismo mes de 2017, tramo anual estudiado por la Confederación.

El arrendamiento financiero ha pasado del 6,1% al 9,6%; el factoring, del 0,8% al 1,8%; y otros instrumentos como el renting y el confirming, englobados en un mismo bloque en la encuesta de Cesgar, han experimentado un crecimiento de un 1,6%. Por su parte, el crédito de proveedores, que sigue siendo el instrumento más utilizado, ha sido uno de los pocos que ha caído, pasando de un 34,4% a un 32,8%.

La situación actual

El estudio asegura que en el segundo semestre de 2017 se registró un aumento de la facturación media y del empleo en las pymes. Los porcentajes de empresas sin asalariados se han reducido ligeramente a favor de las pequeñas y medianas con empleados, lo que indica un mayor tamaño medio empresarial respecto a septiembre de 2016.

El porcentaje de pymes que factura menos de 300.000 euros se ha reducido un 13% en el último año, y ha aumentado en un 12% las que facturan entre 300.000 y 1,5 millones de euros. Por otra parte, también han crecido los porcentajes de pymes exportadoras (+3,7%) y de las que realizan actividades de innovación (+3,1%).

Sin embargo, atendiendo a la cuota exportadora (es decir, el peso de las exportaciones en la facturación total), se observa que este ascenso se apoya en pymes que están iniciando su proceso de internacionalización. Y algo parecido ocurre en relación al aumento del número de empresas innovadoras.

Por lo que respecta a las perspectivas a corto plazo de las pequeñas y medianas compañías de nuestro país, el 46,3% espera que su facturación aumente a lo largo de este año. Por el contrario, casi el 12% prevén que disminuya.

Father and teenager signing loan contract

Las SGR, otra herramienta más para una buena financiación

Es cierto que la recuperación económica, más intensa en el caso de España con avances del PIB superiores al 3% en los dos últimos años, está trayendo consigo un leve repunte de la concesión de créditos por parte de las entidades financieras. Pero aún es demasiado tímido, y en este punto tiene mucho que ver el hecho de que las autoridades europeas, con el objetivo de prevenir crisis como la que se desató a raíz de la quiebra de Lehmann Brothers, han endurecido notablemente los requerimientos de solvencia para la banca. Así, el sector financiero debe dedicar parte de sus recursos a cumplir compromisos de capital y ni mucho menos abre el grifo del crédito al ritmo que el crecimiento actual requeriría.

 

En este contexto, y dada la debilidad de la banca en los últimos años, las Sociedades de Garantía Recíproca se han convertido en una herramienta imprescindible de financiación y aval para miles de pymes y trabajadores por cuenta propia. El año pasado, y según datos recientemente aportados por la Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca (SGR-Cesgar), el dinero prestado a los empresarios ascendió nada menos que a 1.250 millones de euros. “Hemos cubierto una falla de mercado”, aseveró recientemente el presidente de SGR-Cesgar, José Rolando Álvarez, recordando que el mercado de la financiación es “dual” en España. Las grandes empresas no tienen ningún tipo de problema para poder captar fondos, mientras que las pymes, micropymes y autónomos cuentan con enormes dificultades.

 

En concreto, y según datos aportados por la propia Confederación, solo ocho de cada diez pymes que solicitan hoy en día un crédito lo obtienen finalmente. Además, un 13% de los mismos no recibe la cantidad que en un principio demandó; y casi la mitad, el 42%, debió aportar garantías para lograr esa financiación. Más aún: entre las micropymes, donde se encuentran los más de dos millones de empresas españolas con menos de 10 trabajadores, un 20% de las mismas está directamente fuera del circuito de la financiación, algo que impide que puedan crecer en un país señalado directamente por el FMI y la Comisión Europea por el escaso tamaño de la mayoría de sus empresas. Por si fuera poco, existen desigualdades sustanciales entre las pymes españolas y las pymes europeas. Por ejemplo, las empresas españolas pagan, de media, un tipo de interés del 2,55%, mientras que en Francia, estas empresas tienen un interés del 1,87% de media, o en el caso de Italia, con un diferencial del 1,22%.

 

Cambio de tendencia

Sin embargo, y gracias a un esfuerzo pedagógico muy importante por su parte, y con la ayuda de las propias empresas y de las administraciones públicas, las SGR españolas están consiguiendo que su labor sea cada día más conocida por el público general, y lo que es más importante, por las pequeñas empresas y autónomos que encuentran problemas para acceder a la financiación. Porque uno de los grandes problemas al que se han tenido que enfrentar hasta ahora ha sido el desconocimiento, algo que a juicio de José Rolando Álvarez se va paliando conforme pasa el tiempo.

 

El mayor reconocimiento público explica, en parte, la creencia de que las SGR van a multiplicar este año su actividad prestataria. Desde los 1.250 millones concedidos se pasará a un escenario de entre 3.000 y 4.000 millones, auguró el presidente de SGR-Cesgar en una reciente jornada que fue auspiciada por la patronal empresarial CEOE. En esa mejora también tendrá que ver, obviamente, el avance económico y la mayor fluidez del crédito, ya que la banca es una piedra angular del sistema de avales de las Sociedades de Garantía Recíproca.

 

Estas, en concreto, están constituidas por socios partícipes, pequeñas y medianas empresas, pymes, que son las beneficiarias de su aval, así como por socios protectores, las Administraciones Públicas, Cámaras de Comercio, Asociaciones y entidades de crédito. SGR y banca conceden avales y créditos a las pymes protegidos por el sector público y por Cersa, la compañía pública de reafianzamiento que recibe dinero directamente de los Presupuestos Generales del Estado y que se encarga de cubrir, si lo hubiere, un crédito fallido. Las SGR, además, no limitan su función a prestar dinero. Entre otras de sus funciones, destacan las siguientes:

 

  • Negociar líneas financieras.
  • Canalizar y tramitar subvenciones, otro capítulo de gasto público que muchas veces ni siquiera es aprovechado por los potenciales beneficiarios.
  • Informar y prestar asesoramiento financiero a sus socios.
  • Impartir formación.

 

Actualmente en España contamos con una red de más de 20 Sociedades de Garantía Recíproca. Casi todas ellas están agrupadas en Cesgar y dependen, casi siempre, lo de los presupuestos de las comunidades autónomas en las que desarrollan su labor. Así sucede, por ejemplo, con Avalmadrid en la Comunidad de Madrid, Avalis en Cataluña o Suraval en Andalucía, por ejemplo. Hay otras incluso de mayor tamaño, como Iberaval, que en principio nació en Castilla y León pero que ahora también desarrolla su labor en Madrid y en la Rioja y cuenta ya con aproximadamente 19.000 socios. En cualquier caso, y para conocer de primera mano la entidad a la que un autónomo o pyme puede dirigirse en busca de financiación, conviene primero informarse en la Confederación Española Cesgar.

salto

Reflexiones estratégicas para dar el salto al exterior

Aunque los países de la Unión Europea (UE) siguen siendo los principales destinatarios de los productos y servicios made in Spain, no menos cierto es que los mercados potenciales para las empresas españolas están cada vez más en los países emergentes. Éstos se encuentran lejos geográfica y culturalmente, lo que complica todavía más la elección sobre cuándo dar el salto. Un salto, sea el mercado que sea, que debe realizarse tras una adecuada reflexión estratégica, siempre atendiendo a los objetivos y estrategias establecidos por el mercado y al plan operativo de internacionalización de la compañía.

Hasta dónde

Cuando una pyme decide poner el punto de mira más allá de sus fronteras, sobre la mesa tiene que posicionar una gran variedad de variables e información, reflexionarlas y trabajarlas en equipo. Factores que debe abordar en profundidad si no quiere fallar en su intento. ¿Cuáles son? Para empezar, debe llevar a cabo un conocimiento e investigación profunda de los mercados que van a ser su objetivo. Y tener claro adónde y por qué se quiere y se puede llegar.

Además, están la competencia y el sector en el que queremos estar. Y si hay que adaptar el producto o servicio al nuevo destino, hacerlo sin miramientos. Tanto allí, como aquí, el cliente siempre tiene la razón.  Hay que comparar y analizar a la competencia, e indagar todo cuanto se pueda en los mercados.

También es conveniente pararse a reflexionar acerca de los objetivos y las estrategias. Para conseguir las metas es bueno elaborar un plan de comunicación y de marketing. Comunicar, y hacerlo bien, es básico. Siempre sin perder de vista su cultura.

Agentes, distribuidores, socios en joint venture… todos son importantes y todos tienen algo que aportar. Si se les escucha atentamente nos permitirán comparar y analizar la competencia, saber más del mercado. Y cuantos más sean, mejor: dos fuentes siempre es mejor que una. Conviene comprobar todo lo que dicen. Así conoceremos mejor la idiosincrasia del país de destino, sus costumbres, sus demandas y sus necesidades.

Hacer cuentas

Pretender salir sin elaborar planes financieros, de costes y de viabilidad es lo más parecido a un suicidio. Sin financiación no hay opción.  Hay que conocer todas las barreras de entrada, sean o no arancelarias, y tener previstas cuantas más contingencias, mejor.

Asimismo es conveniente contactar con aquellos organismos que pueden ser un trampolín para dar el salto: Icex, CESCE, Cámaras de Comercio, Sociedades de Garantía Recíproca (SGR), entes locales y autonómicos…

Conviene no olvidar que la internacionalización es lo más parecido a una competición global entre países y marcas. Una competición en la que no faltan las marcas de siempre y a las que se suman otras nuevas. Y, para ganarla, es necesario tiempo e inversión tanto en recursos económicos como de talento y planificación.

ico

¿Tienes una empresa? ¿Eres emprendedor? El ICO te financia

Se llama “Línea ICO Empresas y Emprendedores 2013”. Y su objetivo es muy claro: otorgar financiación a autónomos y empresas que lleven a cabo inversiones productivas en España y/o necesiten cubrir sus necesidades de liquidez. No son los únicos beneficiarios. Particulares y comunidades de propietarios también pueden sacar partido a la misma si deciden rehabilitar viviendas y edificios, así como sus elementos comunes.

Conceptos financiables

Los préstamos del ICO, a través de esta línea, podrán destinarse a financiar las necesidades de circulante (gastos corrientes, nóminas, pagos a proveedores, compra de mercancía…) o a inversiones productivas dentro del territorio nacional. ¿Cómo cuáles? Activos fijos productivos nuevos o de segunda mano, vehículos turismo cuyo precio no supere los 30.000 euros más IVA (los vehículos industriales podrán financiarse en un 100%), adquisición de empresas, gastos de circulante con el límite del 50% de la financiación obtenida para esta finalidad de inversión, etc.

La modalidad elegida es la de préstamo/leasing, para inversión, y préstamo, para liquidez. Y el importe máximo que se puede solicitar es de 10 millones de euros, en una o varias operaciones, por cliente y año.

 

Tipos de interés

Otro dato interesante para el cliente es que puede elegir entre un tipo de interés fijo o variable cotizado y publicado quincenalmente para cada plazo. Para facilitar su consulta, la misma puede hacerse en el apartado “Tipo de Interés” de la ficha del producto en la web www.ico.es. Para operaciones a plazo igual a un año, el tipo de interés fijo o variable (euribor seis meses), más diferencial, más hasta un margen del 2%. Si se trata de operaciones a un plazo superior a un año, el tipo de interés fijo o variable es el mismo, pero con la diferencia que el margen llega hasta el 2,30%.

 

Trámites

Son las entidades financieras con las que se tramita la operación quienes analizarán la solicitud de financiación y, en función de la solvencia del solicitante y de la viabilidad del proyecto de inversión, quienes determinarán las garantías que serán necesarias aportar (puede verse el listado de entidades en la citada web del ICO). Eso sí, las operaciones que cuenten con el aval de una Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) deberán ser tramitadas a través de la “Línea ICO Garantía SGR”. ¿Otros datos de interés? Las entidades de crédito no podrán cobrar cantidad alguna en concepto de comisión de apertura, de estudio o de disponibilidad. Los gastos de notaría, corretaje, o registro, en su caso, se abonarán según se acuerde entre el cliente y la entidad de crédito. El plazo de vigencia de esta línea es hasta el 16 de diciembre de 2013, y estos préstamos son compatibles con ayudas recibidas de las comunidades autónomas u otras instituciones. También se puede obtener información a través del teléfono 900 121 121.

avalmadrid_logo1

Avalmadrid apoya a las pymes con Líneas Financieras Bonificadas

Avalmadrid, la Sociedad de Garantía Recíproca adscrita a la Comunidad de Madrid, va a incentivar la inversión de las pymes de dicha comunidad a través de Líneas Financieras Bonificadas. Gracias a las mismas, el empresario conseguirá un ahorro considerable en el coste financiero al existir una bonificación de un punto en el tipo de interés nominal. Asimismo se bonifica la comisión de apertura de la entidad de crédito, el coste de aval y la comisión de estudio. Así, por ejemplo, en una operación media de 100.000 euros a siete años, el empresario se puede ahorrar un 11% en el coste financiero de la operación.

 

Modernización y competitividad

Cinco son las principales Líneas Financieras Bonificadas cuyo fin es promover la modernización y la competitividad de las pymes madrileñas con una financiación preferente en coste y plazo. El Plan Renove de Maquinaria Industrial, por ejemplo, financia inversiones en maquinaria u otros equipos productivos, equipamiento informático vinculado al proceso productivo e instalaciones vinculadas a dicha maquinaria, que utilicen tecnologías de alta eficiencia o la mejor tecnología disponible con el objetivo de reducir el consumo energético y las emisiones de dióxido de carbono. También se contemplan inversiones correspondientes a proyectos y actuaciones de carácter medioambiental, de prevención de riesgos laborales, mejora de la seguridad en las instalaciones…

Otra línea está encaminada al fomento de proyectos de innovación, con especial atención a los sectores aeroespacial, biotecnología y TIC´s, para financiar inversiones en maquinaria y bienes de equipo, instalaciones vinculadas a las inversiones, la implantación de nuevos procesos productivos que supongan una mejora tecnológica cualitativa y apreciable o inversiones en I+D+i.

El Plan de Modernización y Promoción del Comercio, por su parte, tiene como objetivo la  financiación del equipamiento comercial, de maquinaria y útiles de producción, la realización de inversiones en activo fijo y el activo circulante vinculado a las realización de estas inversiones. Al mismo pueden acceder tanto pymes comerciales como de hostelería, de servicios vinculados al comercio, farmacias, gimnasios, pymes de artesanía y empresarios individuales.

Mientras que la Línea de apoyo al sector turístico está dirigida a las pymes que se dediquen al alojamiento (hoteles, pensiones, apartamentos…), la restauración (restaurantes, cafeterías y bares) y la intermediación (agencias de viajes).

Por último, y para aquellas pymes que no puedan acogerse a las líneas ya mencionadas, se ha desarrollado el Plan para el fomento de la inversión productiva.

sgr

Cómo sacar partido a una Sociedad de Garantía Recíproca

sgrDinero, dinero, dinero. En momentos de crisis, en los que el acceso a la financiación se convierte en un duro campo de batalla (y que en ocasiones puede frenar dar el salto al exterior a pesar de disponer del producto y del mercado o mercados adecuados), acudir a una Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) puede ser el salvavidas adecuado. ¿Y qué son las SGR? Según la definición de la Confederación Española de Sociedad de Garantía Recíproca (Cesgar), “son entidades financieras sin ánimo de lucro, sujetas a la supervisión e inspección del Banco de España, y que posibilitan el acceso al crédito en mejores condiciones de plazo y de tipos de interés a las pymes y autónomos, consiguiendo la financiación para sus proyectos”.

1. Constitución

Suelen estar constituidas por socios partícipes, por pymes (que son las beneficiarias de su aval) y por socios protectores. Estos últimos son instituciones que aportan recursos a la SGR, lo que mejora su solvencia, sin derecho a solicitar garantías. Normalmente estos socios protectores son Administraciones Públicas, Cámaras de Comercio, Asociaciones y Entidades de Crédito. ¿Beneficios para la pyme o autónomos? Al ser avalada por la SGR, éstos pueden acceder al crédito. También, a su vez, beneficia a la entidad de crédito, pues invierte sin riesgo al ser la SGR la que responde, como avalista, en caso de que la operación financiera sea fallida.
Pero facilitar el acceso al crédito y mejorar las condiciones generales de financiación de las empresas socias no es su único objetivo. Entre sus metas también se encuentran otorgar garantías y avales a las pymes, negociar líneas financieras, canalizar y tramitar subvenciones, información y asesoramiento financiero a los socios, y formación financiera. Y dos son los casos de actuación: por un lado, las empresas o autónomos que no tienen garantías suficientes para obtener un crédito de las entidades financieras; y, por otro, las empresas o autónomos que teniendo garantías suficientes para ser atendidos por las entidades crediticias, saben que con un aval de la SGR obtendrán un crédito en mejores condiciones de plazo de amortización y tipo de interés.

2. Ventajas

Cinco son las principales ventajas del aval de la SGR para las pymes:
  1. Acceso a la financiación para empresas y autónomos con insuficiencia de garantías
  2. Mejora de las condiciones de plazo y tipo de interés, gracias a los convenios que las SGR negocian con las entidades de crédito
  3. Análisis sobre la viabilidad del proyecto empresarial y propuesta de alternativas
  4. Informar y asesorar a los socios financieramente
  5. Canalizar y tramitar líneas de ayuda
Cuatro son las ventajas del aval de la SGR para las entidades de crédito:
  1. La SGR actúa como canalizador, captando operaciones del segmento pyme para la banca
  2. Realizar el estudio técnico de la operación; desaparece el riesgo de insolvencia, pues la garantía de la SGR es líquida
  3. Mejora la rentabilidad financiera, puesto que las operaciones avaladas no requieren provisión de insolvencias
  4. A efectos del cálculo de coeficiente de solvencia, su riesgo pondera al 20%.