Entradas

riesgos_digitales

Los grandes riesgos digitales de 2018 y cómo evitarlos

El mundo se encuentra al comienzo de la cuarta revolución industrial. Cada día, 3.500 millones de personas se conectan a Internet, lo que ha supuesto uno de los mayores cambios de la historia de la Humanidad. Su utilización no corre a cargo sólo de los ciudadanos, sino que la mayoría de los procesos que conocemos –como la distribución de la energía, las transacciones financieras o el transporte- precisan de los servicios de la Nube. Esta híper conectividad global, a pesar de sus efectos positivos en campos como la salud, las comunicaciones o la movilidad, también ha incrementado exponencialmente nuestra dependencia hacia la tecnología, por lo que somos más vulnerables a sufrir amenazas que ponen en riesgo la seguridad del sistema.

En los últimos meses, hemos sido testigos de ejemplos que hasta ahora creíamos propios de la ciencia ficción, como que algunos hospitales tuvieran que dejar de operar porque un virus había infectado sus ficheros, o que un gobierno prohibiera la comercialización de una muñeca que se conectaba a la Red ante la amenaza de que se usara para espiar a los niños. Virus como WannaCry o Petya han llevado el pánico a la opinión pública hasta tal punto que ya nadie se atreve a cuestionar la aplicación de protocolos de ciberseguridad dentro de las organizaciones, y que abarca desde nuestros datos personales, las claves y contraseñas que manejamos, pasando por nuestros historial de compras online o la información bancaria que utilizamos.

Las principales amenazas en la Red

Según el Annual Cybersecurity Report, elaborado por Cisco con las respuestas de más de 3.000 directores de seguridad de todo el mundo, un tercio de las organizaciones que sufren un ataque de ciberseguridad cosechan pérdidas de clientes e ingresos que rondan el 20% de su facturación. Entre estos ataques, los más habituales son el secuestro de ficheros en discos duros y dispositivos móviles mediante el uso de malware, la suplantación de la personalidad de los directivos, el phising para usurpar la identidad digital de los individuos y el robo de datos personales, actividad esta última que ha alarmado recientemente a numerosos medios de comunicación debido a los escándalos que han salpicado a diversas empresas.

La consultora Gartner ha revelado en un informe que para 2020 el 60 % de los negocios digitales sufrirá graves fallos por culpa de la incapacidad de sus equipos en gestionar el riesgo digital. Algo que, según el documento, sólo puede solucionarse de dos maneras: formando especialistas en ciberseguridad (Incibe, por ejemplo, asegura que en la Unión Europea se necesitarán incorporar 825.000 especialistas en este campo en los próximos diez años, mientras IDG calcula que en 2019 habrá una demanda global de 6 millones de expertos en ciberseguridad) y mejorando los protocolos de la tecnología en distintos campos, entre los que cabe destacar:

  • Ramsomware – Dos de cada cinco compañías en España sufrieron ataques de malware en 2016 que bloqueó el uso de archivos, obligándoles a pagar un rescate para liberarlos.
  • Hardware – Los sistemas de protección y análisis de amenazas son indispensables para garantizar la seguridad de las comunicaciones, incluso en las redes locales.
  • Servicios en la Nube – Cada vez más organizaciones apuestan por el almacenamiento de archivos en los servicios cloud pero sin adecuar los necesarios sistemas de cifrado.
  • Wereables – Como los smartphones o los smartwatchs, que no se encuentran suficientemente protegidos dejando vulnerable la información personal de los usuarios.

Algunas claves para minimizar el riesgo de ciberataques

Aunque, a día de hoy, la mejor estrategia para evitar los ciberataques sigue siendo la de la prevención, que significa disponer de herramientas para proteger nuestros equipos y evitar realizar operaciones en la Red en entornos que no sean de confianza, cabe destacar algunas recomendaciones de cara al desempeño de nuestro trabajo que pueden evitarnos a la larga sorpresas desagradables. De todas maneras, siempre es oportuno disponer del asesoramiento de empresas y profesionales especializados que nos ayudarán a mejorar la seguridad de nuestras comunicaciones en Internet. Destacamos las siguientes:

  • Comprobar siempre el remitente de cada e-mail, no abriéndolo en caso de sospecha.
  • No hacer caso a comunicaciones de contactos que lleguen por canales no habituales.
  • Actualizar permanentemente las credenciales de móviles, ordenadores y tabletas.
  • Invertir en sistemas de defensa, realizando inspecciones periódicas.
  • Utilizar autentificación de doble cifrado en nuestro acceso a plataformas online.
  • Actualizarse en lo referente a posibles técnicas y tipos de ciberataques, alertando a las autoridades en caso de detectar uno.

 

mdellin_colombia

Oportunidades de las ‘smart cities’ latinoamericanas para pymes españolas

mdellin_colombiaEl desarrollo de ciudades inteligentes (‘smart cities’) que se está produciendo en distintos países de Latinoamérica supone una gran oportunidad para muchas pymes españolas, que pueden poner en valor la experiencia conseguida en este terreno dentro de nuestro país y exportar allí sus tecnologías, productos y servicios.

 

Hay que tener en cuenta que sólo en esta parte del mundo se están invirtiendo 100.000 millones de dólares al año en infraestructuras para crear estas nuevas urbes. Y en esta tarea están siendo bien recibidas empresas españolas de todos los tamaños y ámbitos de actividad, tanto las especializadas en tecnologías, como las dedicadas a infraestructuras, prestaciones, transportes, seguridad, gestión eficiente, control de recursos energéticos, sostenibilidad, agua, saneamientos, comunicaciones, etc.

 

En una jornada celebrada recientemente sobre este tema, los participantes destacaron la experiencia de empresas españolas en proyectos como el metro de Medellín, que demuestran las oportunidad que existen en todo lo relacionado con propuestas de movilidad y gestión del tráfico, la administración electrónica, el consumo y suministro eficiente de energía o agua…

 

Además, los participantes en la jornada dieron algunas pistas y consejos para afrontar mejor el intento de participar en los proyectos de ciudades inteligentes latinoamericanas que se están desarrollando en estos momentos. Veamos algunos de ellos:

 

Poner en valor la experiencia en nuestro país. En España se han desarrollado –o se encuentran en pleno proceso de ejecución- diferentes y numerosos proyectos de ‘smart cities’. Entre las localidades que han sido testigo de ello, se encuentran Madrid, Santander, Murcia, Málaga, Barcelona, Bilbao, Valencia, Gijón, Lugo… Esto ha supuesto un reconocimiento en este ámbito a nivel internacional. Pues bien, ahora es el momento de poner en valor esta realidad al otro lado del Atlántico, sobre todo si la empresa interesada ha participado en alguna de las actuaciones acometidas en nuestro territorio.

 

Aprovechar la presencia de grupos españoles. Uno de los mayores problemas que tienen las pymes cuando intentan participar en proyectos internacionales es la dificultad de encontrar un socio o interlocutor válido. Pero la ventaja en Latinoamérica es que allí se encuentran ya un gran número de grandes grupos y empresas españolas que pueden facilitar o, incluso, servir de enlace y ayuda en esta tarea.

 

Establecer fórmulas rentables. En esta estrategia por acceder más ágilmente a las nuevas posibilidades de negocio gracias a la presencia de grandes grupos españoles, cada pyme debe identificar a las que más le convenga (por afinidad o por especialización sectorial) y contactar con ellas. Si en este proceso, surgen las necesarias afinidades y sinergias, algunos expertos aconsejan proponerles unir fuerzas mediante fórmulas asociativas o de consorcios, tanto para la ejecución de las obras que ya estén en marcha como para aumentar las oportunidades de adjudicación de nuevos contratos.

malware

Cuatro motivos tontos por los que su pyme puede ser objetivo del cibercrimen

Lunes por la mañana. Como cada día Juan (nombre ficticio) introduce su contraseña en el ordenador para comenzar la jornada. Algo va mal. La clave no funciona y el error es generalizado en todos los ordenadores de su pequeña gestoría. Unos segundos después un mensaje aparece en su pantalla.

“Sus archivos están encriptados”. Para obtener la clave para descifrar los archivos tiene que pagar 3.000 dólares en menos de 24 horas. Si no lo hace, el precio subirá a 5.000. Si no ha pagado, en una semana todos los archivos de su empresa quedarán destruidos para siempre.

Seguro que más de un cinéfilo encontrará en esta escena similitudes con alguna película de ciencia ficción de los años ochenta del siglo pasado. Pero, en pleno siglo XXI, ésta es una terrorífica realidad para muchas pymes.

Se trata de un caso de los llamados ataques de ransomware  o cibersecuestros. Hackers que se cuelan en cualquier pyme a través de ficheros infectados distribuidos en los emails. Porque,  aunque alguno le cueste creerlo, no hace falta ser una entidad financiera, una emisora de tarjetas de crédito o una multinacional de la informática para ser objetivo del cibercrimen.

Robos de información, extorsiones, suplantación de identidades… y todo tipo de versiones de malware informático avanzan en progresión aritmética a media que transcurre el siglo XXI. Las empresas están cada vez más conectadas, más expuestas a la red, y eso las hace más vulnerables. Los datos que manejan los expertos abruman. Solo en un día se pueden registrar en España 162.000 páginas web con algún tipo de virus malicioso o malware. El Instituto Nacional de Ciberseguridad registró en 2014, unos 17.000 incidentes conflictivos, en lo que va de 2015 ya han superado esta cifra.

Evitar convertirse en destinatario de alguno de estos terroríficos mails no es tarea fácil. Las grandes empresas destinan cientos de millones a esta protección y ni siquiera evitan los ataques. En este mundo, los malos siempre van por delante, pero eso no quiere decir que haya que quedarse parados.

Desde este blog hemos recomendado invertir en ciberseguridad, pero en muchas ocasiones la prevención es mucho más efectiva que la lucha.

1.-Por ejemplo, ¿sabe que el principal motivo para ser víctima de un ciberataque es tener ordenadores obsoletos? En muchas empresas se tiene la idea de que la inversión en  herramientas tecnológicas debe tener una amortización máxima. Esto se traduce en que los ordenadores no se cambian hasta que no andan con bastón o se rompan.  Error. Los equipos y programas informáticos antiguos tienen menores actualizaciones por parte de los desarrolladores. Es decir, dejan el camino más fácil al los hackers.

2.- Nada es gratis. Esta es otra de las máximas que deberían recordar todos los pequeños empresarios. Optar por un software o una aplicación gratuita para ahorrarse unos euros puede resultar muy costoso a la larga. Desde las grandes consultoras, los expertos en ciberseguridad advierten de que muchos de estos programas contienen peligrosas fórmulas de compartir datos con otras aplicaciones.

3.- Fiarse en exceso de los proveedores.  No es extraño que una pyme comparta claves de acceso a sus servidores con determinados proveedores. El criterio habitual para hacerlo es la confianza personal que se tiene con ellos, pero no se repara en que una vulnerabilidad del sistema informático del proveedor puede ser la vía de contagio. Exigir unos mínimos de seguridad informática a los proveedores debería ser tan primordial como exigirles una factura a cambio de sus servicios.

4.- Falta generalizada de concienciación del riesgo. Ésta es según apuntan los expertos en la materia, la principal causa de contagio. Las pymes consideran que ellas no son objetivos de los cibercriminales. No se piensa en ello. No hay protocolos de gestión de mails no identificados, las claves de seguridad son débiles y socializables, es decir, que todo el mundo las conoce. Solo si todo el mundo tiene presente que el riesgo está a la vuelta de la esquina podrá esquivarlo.

 

 

webmaster

10 claves para contratar a un buen webmaster

Para las pymes, contar con un experto web es fundamental. Normalmente esas personas se encargan del diseño de la página, la optimización para los buscadores (SEO) y el mantenimiento diario del sitio. Es decir, son trabajadores multitarea, y pieza clave en el entorno online de la compañía, junto al Community manager.

 

Por la importancia de su desempeño, estamos hablando de personas de una importancia capital para el negocio. Lo que nos lleva a formularnos la siguiente cuestión: ¿Cómo encontrar a alguien en el que se pueda confiar para que sea capaz de llevar a cabo con éxito todas esas tareas? Para encontrar la ansiada respuesta, nada mejor que hacerle estas 10 preguntas fundamentales a todo candidato que entreviste.

 

– ¿Dónde puedo encontrar ejemplos actuales y pasados de su labor?
Todo buen candidato con experiencia en su campo debe compartir con celeridad los enlaces dirigidos a labores realizadas con anterioridad, que demuestren sus capacidades. Si se encuentra con alguien que guarda en secreto sus experiencias mejor no seguir adelante. Pero si la persona en cuestión no tiene inconveniente en enseñarle lo que ha hecho, estupendo. Es un punto de partida perfecto para hablar de cuestiones más técnicas, como programación en HTML5, Unix, JavaScript, o la gestión de una base de datos.

 

– ¿Me puede dar el nombre de sus clientes?
Todo candidato a convertirse en webmaster de nuestro negocio tampoco debe rehusar entregarle información para que usted contacte con sus antiguos empleadores. De esa forma se hará una idea más clara de las actitudes y de los problemas, si los hay. El mero hecho de compartir dicha agenda ya es una buena señal para usted.

– ¿Cuál es su página favorita y por qué?
Esta respuesta puede revelar mucho sobre el sentido con el que un webmaster trata temas como la marca, el diseño, la interacción con los clientes, etc. Así podrá saber si comparten la misma visión sobre la situación de su pyme en el mundo online.

– ¿Qué tecnología y en qué plataformas pretende trabajar en mi sitio tanto para la edición, diseño y contenido del mismo?
Un buen empleado debe ser capaz de describirle las principales herramientas que existen en su campo. Y explicarle de forma clara las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas. No es lo mismo incluir un blog en la página mediante WordPress o Drupal o programarlo desde cero. Quizá usted no acabe de comprender todo lo que dice el entrevistado pero al menos podrá hacerse una idea de sus conocimientos.

– ¿Qué hará para optimizar mi sitio web de cara a los motores de búsqueda?
Los candidatos deben ser conocedores de herramientas y técnicas SEO capaces de mejorar el ranking en los buscadores más habituales. Y si hablamos de España, casi todo se reduce a que Google sepa que existimos. Por tanto, no olvide añadir que le demuestre su experiencia en Analytics para realizar un seguimiento de las estadísticas del tráfico en la web y del comportamiento de los usuarios.

– ¿Qué se le pude añadir a la página?
Un site estático está muerto. Así de sencillo. Si se quiere tener éxito en entornos digitales hay que darle al cliente lo que éste quiere. Quizá se trate de incluir vídeos, animaciones flash, o más presencia en redes sociales más allá de los clásicos Facebook y Twitter. Da igual, lo importante es que usted se asegure de que el candidato es capaz de añadir cualquier elemento que demanden los usuarios.

 

– ¿Cómo podemos evitar ser atacados por un hacker?
La seguridad en Internet es fundamental. Quizá usted pueda pensar que no habrá nadie lo suficientemente desquiciado como para perder el tiempo tratando de tirar abajo su portal. Se equivoca. Cualquier página está en constante peligro, por lo que el webmaster debe saber qué hacer ante los accidentes que ocurran en la web. Averigüe cuál es la política que pretende seguir en este campo, con preguntas como la frecuencia con la que hará una copia de seguridad del contenido, cómo protegerse contra el phishing, el robo de datos y la ejecución de archivos maliciosos para el sistema. Todas estas cuestiones son fundamentales y más aún si lo que se pretende es crear una tienda online, donde los internautas dejarán datos personales. ¿Cómo proteger esa información? ¿Cómo hacer una pasarela de pago fiable?

 

– ¿De dónde sacará los textos, las imágenes, los vídeos  y los códigos del site?
Todo webmaster debe tener presente que cualquier elemento que utilice puede estar protegido por  derechos de autor. Si se pasa por alto esta cuestión, la empresa se puede estar metiendo en problemas que no espera. Por eso, no se olvide de poner este tema en la mesa a la hora de la entrevista.

 

– ¿Quién es el dueño de la web?
Lo lógico es pensar que el emprendedor y propietario de la compañía también lo es del dominio y de todo lo que éste contiene. Pero en muchos casos, especialmente en los que los trabajos de Internet se encargan a empresas externas, puede haber problemas. Todos estos asuntos hay que tratarlos antes de firmar nada si no se quiere encontrar con sorpresas desagradables en el futuro. Si no se cuida quizá usted sea el propietario del dominio pero no del diseño.

– ¿Cuánto cuesta todo?
En Internet, como en otros sectores, surgen problemas. Muchas veces son reales pero otras no. Ante el desconocimiento de los emprendedores, muchos expertos en la materia suelen exagerar la dificultad de los trabajos (en tiempo o en honorarios) para cobrar más. ¿Solución? Dejarlo todo claro y por adelantado.

china

Valiosas pautas para invertir en China

Corría el año 1984 cuando la compañía de autocares Alsa decidió adentrarse en un territorio virgen para las empresas españolas: China. Casi tres décadas después, el gigante asiático sigue siendo un bocado apetitoso al que hincar el diente. Seminarios, conferencias, cursos… el interés sigue estando tan latente que parece que no hubiera otro lugar en el mapa donde invertir. Y aunque no hay empresa internacional que se precie de serlo que no esté allí, no es la panacea porque, para empezar, ya hay mucha competencia.

La clave del éxito

Muchos son los ingredientes que hay que introducir en tan singular coctelera para que el salto al país de Mao acabe siendo un éxito. Para empezar, hay que hacer un buen plan de negocio y tener un buen producto o servicio. Por eso, llegar con los laureles del triunfo cosechados en otros países es un paso adelante. Los chinos confían en marcas de prestigio que les otorgan seguridad y un status.

Además, hay tres palabras que son fundamentales para atracar la nave a buen puerto: guanxi, renqinq y Xining. Es decir, relaciones y contactos a nivel político, reciprocidad y confianza.

Cierto que, en muchas ocasiones, se utilizará la vía tradicional administrativa y, en otras, el guanxi. Hay empresarios que se olvidan del guanxi y, sin ello, no se puede funcionar. Porque es una forma de tener a alguien que abra puertas. Dicho de otra manera: se trata de agasajar a los empresarios chinos con comidas, cenas y brindis. Encuentros de los que han surgido multitud de anécdotas. Como la de un bodeguero que vio como un importador chino se levantó en medio de una cena y dijo: “¡Campei!” (dejar el vaso seco). Hasta que no se bebió la cerveza de un trago no le dejaron en paz.

Saber reaccionar ante estas situaciones es fácil si se prepara de antemano el viaje. Pero sin exagerar. Lo que sí conviene es saber cuál es el protocolo pero aplicando el sentido común. También es muy importante contar con un buen traductor. A los chinos les cuesta reconocer que no entienden a su interlocutor.

Uno de los grandes fallos en este tipo de aventuras es no poner toda la carne en el asador. Porque si no se invierte lo suficiente tanto en tiempo como en dinero, el fracaso está asegurado.

País-continente

Una de las características que definen a China es su extensión: enorme. Tanto, que no hay quien duda en afirmar que se asemeja más a un continente que a un país. Por lo tanto, cada región es un mundo. Algunas tienen influencia musulmana o anglosajona, mientras que otras cuentan con culturas y razas propias. Y todo ello puede cambiar la estrategia de ventas.

¿Más consejos? Ya sea con un estudio de mercado adecuado, o con el asesoramiento de un consultor externo, hay que identificar el nicho al que queremos dirigirnos, el consumidor adecuado y una correcta política de ventas. Y si todo acaba marchando viento en popa y a toda vela, dejar abierta la expansión a otros países asiáticos.

ecommerce

Los errores que no debes cometer si quieres vender por Internet

La gallina de los huevos de oro, el tesoro de Ali Babá, o el cuerno de la abundancia. Hay empresarios, o emprendedores, que cuando se les habla de Internet inmediatamente identifican a la red con algunos de los ejemplos anteriores u otros similares. Cierto que vender en Internet es un campo muy atractivo y lleno de múltiples posibilidades. Pero no es una varita mágica que todo lo que toca lo convierte en oro.  Sin embargo, si se tienen en cuenta una serie de pasos antes de lanzarse a la aventura, es posible que la aventura acabe terminando de manera positiva.

Rapidez y estabilidad

El comercio electrónico abre multitud de puertas pero no conviene olvidar que en el mismo tienen cabida todos. Es decir, que la competencia también es inmensa. Por tanto, hay que dotarse de una plataforma lo más adecuada posible al negocio y que, además, sea estable y rápida. Tampoco conviene olvidar que la página que mostremos al mundo debe ser lo más atractiva posible. Es el escaparate en el que vamos a exponer nuestros productos o servicios.

Pero de nada sirve un buen escaparate si luego no es fácil acceder a los productos o servicios. La información debe ser clara, precisa, sin rodeos ni cortapisas. Si con un solo click el posible cliente llega a lo que quiere, tendremos mucho camino andado. Imágenes, fichas, opiniones… todo vale para vender. Incluidos unos precios atractivos. De nada sirve tenerlo todo bien armado si, al final, el coste del producto tira para atrás al comprador. Ya lo hemos dicho, en Internet la competencia es global. Y unos precios no acordes con el mercado pueden frenar la venta. Un rápido vistazo a la competencia puede ser una guía a la que, de vez en cuando, conviene echar un ojo.

Después de la venta

Supongamos que hemos conseguido colocar el producto. ¿Trabajo concluido? Ni mucho menos. Hay que cumplir con los plazos de entrega que hemos especificado en nuestra página. Las demoras pueden ser el peor de los enemigos, ya que las futuras opiniones en contra de los usuarios pueden echar por tierra todo el trabajo anterior. Por eso, rapidez y seguridad en las entregas son vitales. Y si cualquier usuario tiene dudas, o problemas, debemos mostrarle muy claramente los pasos que debe dar para solucionarlos. Un teléfono, un correo electrónico, los horarios de atención al cliente… bien detallados y especificados.

¿Y si el cliente no está satisfecho? Pues también hay que mostrarle qué debe hacer si quiere devolver el producto. Y si lleva consigo determinados gastos, hay que especificarlos. Asimismo, y si queremos darle seguridad y confianza, es primordial dejar muy clara la política de garantías. Si se siguen todos estos pasos, el caminar por la red no será parecido a andar por la cuerda floja.

Guía para que las pymes pongan a salvo su información

Trend Micro ha presentado la “Guía sobre consumerización y BYOD para las pymes”, en la que incluye consejos prácticos, para que esta empresas puedan poner en marcha sencillas políticas de seguridad de cara a mantener su información a salvo, mientras los empleados se conectan a la red corporativa con sus dispositivos móviles para trabajar. Y es que, cada vez más, las empresas están apostando por el BYOD (Bring your own device, en inglés), una tendencia mediante la cual los trabajadores llevan sus propios dispositivos a la empresa, compaginando el uso doméstico y profesional. Una iniciativa que tiene sus riesgos.

Ahorros y beneficios
Los trabajadores de hoy esperan poder utilizar en la oficina el mismo smartphone, tablet, cuenta de correo electrónico o redes sociales que usan en su domicilio. Cierto que puede proporcionar grandes beneficios en relación a la productividad, ahorros de costes y, en términos generales, hacer que el personal se sienta más feliz y cómodo trabajando. Pero también no es menos cierto que hay que saber gestionar este fenómeno para evitar fallos de seguridad.
Por ejemplo, los principales riesgos para smartphones y tablets proceden de la descarga de malware oculto en aplicaciones legítimas. Este es un riesgo menor para los usuarios de iOs, puesto que todas las aplicaciones son examinadas rigurosamente antes de aceptarse en App Store, pero esto es mucho más difícil para Android dado que se trata de un sistema más abierto. También existe el riesgo de que un usuario acceda a un enlace malicioso, o abrir un archivo adjunto malicioso en su móvil y, al no estar protegido, se infecte. Al igual que en el mundo del PC, los criminales crean malware para robar información de valor, convertir al dispositivo en parte de una botnet o ganar dinero de otras formas, tales como llamadas a número de tarificación especial.
Por eso, si en una compañía existen empleados que se conectan a la red de la empresa desde sus dispositivos, merece la pena crear una política sencilla que proteja los datos corporativos. Así, utilizar un PIN/contraseña/escáner de huella digital para bloquear el dispositivo con el fin de proteger los datos en caso de robo es una buena medida. O no descargar ninguna aplicación sin permiso, o visitar app stores que no sean oficiales o de terceros.
Pero no se trata solo de proteger al terminal móvil. Las soluciones basadas en la nube como Dropbox están incrementando su popularidad entre los usuarios para llevar a cabo actividades como compartir información con colegas, colaborar en proyectos e, incluso, para hacer copias de datos online. Pero esto también implica riesgos. Si los trabajadores utilizan cuentas de usuario de forma personalizada, podrán utilizar dicha cuenta cuando se vayan de la empresa, y potencialmente, la IP. También es muy importante controlar quién está compartiendo datos externamente y con quién.

El mejor momento para invertir en la India

Ya sabíamos que la India ofrece importantes oportunidades de negocio para las empresas españolas, pero de lo que ahora también estamos seguros es que el actual puede ser el momento más adecuado para lanzarse a invertir en este país. El Rey Juan Carlos I, acompañado de varios ministros, acaba de realizar una visita allí con el fin de abrir posibilidades de negocio para las empresas españolas. Y es que, como han reconocido sus propias autoridades, la India está “sedienta” de infraestructuras y ofrece grandes oportunidades de colaboración con empresas españolas en ámbitos como la energía, las carreteras o los ferrocarriles, sectores en los que consideran a España líder, lo mismo que en energías renovables.

Algunos expertos aseguran que en los próximos 20 años la India va a absorber el 25% del presupuesto de construcción de nuevas infraestructuras del mundo. Y afirman que la inversión anual en defensa va a pasar de los 3.000 millones de dólares actuales a cerca de 30.000 millones en 2015. Además, no hay que olvidar que se trata del segundo país más poblado del mundo y que, aunque todavía cuenta con 700 millones de pobres, también tiene 350 millones de ciudadanos que podríamos llamar de clase media, con cierto poder de compra, y 40 millones de ricos o clase alta. Es una nación en transformación y como tal representa una gran oportunidad comercial para las empresas españolas de sectores como la construcción, las infraestructuras, las energías, el tratamiento de aguas o los sistemas de control.

Por si todo lo anterior fuera poco, el mercado indio prevé un crecimiento del 6,5% en 2012 y el Gobierno de este país se ha marcado como objetivo en su próximo plan quinquenal invertir un billón de dólares en infraestructuras para dar un salto en el desarrollo, pero para ello requerirá un crecimiento económico mayor y la colaboración de la empresa privada. En el país ya están implantadas unas 150 empresas españolas, en sectores como las infraestructuras, energías renovables, tratamiento de aguas y residuos urbanos, tecnologías verdes o ferrocarriles. Tampoco va mal el comercio bilateral entre España y la India, que fue de unos 5.840 millones de euros en 2011, lo que supone un 18% más que en el anterior, mientras que la inversión directa española fue de 1.300 millones, según datos oficiales indios.

También está aumentando la demanda de empresas de seguridad electrónica y vigilancia a medida que se refuerza la seguridad para evitar ataques terroristas y otras amenazas. Concretamente, el mercado de la seguridad electrónica se ve propulsado por la necesidad de seguridad nacional para proteger las fronteras, las zonas costeras y las infraestructuras críticas como aeropuertos y edificios gubernamentales.

gran_muralla_china

Consejos para exportar a China de forma segura

Cualquier empresa que se plantea exportar, tiene necesariamente que valorar la opción de China. El país asiático se ha convertido en El Dorado para muchos de los que ya lo han conseguido, como la pionera empresa de transportes Alsa, hablan maravillas de la experiencia pero no siempre es un camino de rosas.

Los chinos no son ajenos al atractivo que su país genera en el mundo y algunos han aprovechado para sacarle partido. Las oficinas locales de las cámaras de comercio llevan años recibiendo denuncias de españoles que han sido estafados por supuestos proveedores chinos que en realidad sólo eran tipos con ganas de sacar dinero a empresarios poco informados.

Desde estas oficinas alertan de los ‘modus operandi’ que se repiten continuamente y piden a los que los empresarios españoles que estén alerta, tanto si se trata de un negocio de exportación como si es de importación. Entre los engaños más habituales están:

1. El timo del novato.  El caso más típico de estafa consiste en que compañías ficticias chinas se ponen en contacto con empresas españolas (pymes sin experiencia exportadora en muchos casos)  para ofrecerles contacto de compra-venta en condiciones muy atractivas. A veces incluso son personas que hablan en nombre de una empresa real, pero con la que ellos no tienen ninguna relación.  Tras varios correos, la empresa china se ofrece a firmar el contrato, pero para ello exige la presencia de los españoles en su país. Esto implica gasto de desplazamiento, cenas, regalos, supuestos gastos notariales. En definitiva, un abultado desembolso de dinero que luego resulta en un negocio inexistente. Las oficinas de comercio de las cámaras son conocedoras de que incluso algunos empresarios españoles que detectaron el engaño una vez allí, no pudieron esquivar la entrega del dinero ya que fueron amenazados físicamente cuando se negaron a abonar lo que les exigían.

Otras veces el engaño es a la inversa. Los chinos demandan una invitación a España con todos los gastos pagados y la tramitación del visado. Su objetivo es entrar legalmente en Europa y una vez realizados todos esos gastos, la empresa española no vuelve a saber nada más de ellos. Esto, además de una pérdida de dinero, puede implicar problemas posteriores con los departamentos de aduanas, que pueden considerar a la empresa española como ‘no fiable’ a la hora de demandar nuevos visados.

2. Cambios de cuenta bancaria. No sólo los novatos en el país son víctimas de engaño. A veces tras una relación continuada con alguna empresa se recibe una información sobre el cambio de cuenta bancaria en el que hay que ingresar los pagos, una vez realizado en cambio comienzan los problemas. Ya no se reciben las mercancías como antes. ¿La razón? Que antiguos empleados de las empresas chinas se lleven los datos de contacto de los clientes internacionales para realizar este tipo de estafas. Ante cualquier cambio de contacto, se recomienda chequear y verificar la modificación, si es posible personalmente, mucho mejor, o sino por teléfono utilizando los contactos previos.

3. Ferias, no todas valen. En China se organizan miles de ferias y no todas tienen el tamaño ideal como para ser útiles a los empresarios internacionales. Conscientes de ello, algunos organizadores utilizan imágenes trucadas donde en lugar de aparecer su feria muestran otra de mayor envergadura  y con ellas invitan a las empresas españolas. Para evitar estos timos, lo mejor es comprobar el origen y quienes son los organizadores de la feria con las oficinas del ICEX en China. Ellos podrán confirmar si esa es o no una feria de referencia en el sector y así evitar gastos de desplazamiento y e incluso exposición que a la postre no tendrán ningún  retorno empresarial.

4. No se recibe la mercancía esperada. En ocasiones el empresario español se lleve una ingrata sorpresa al inspeccionar en el puerto español la mercancía recibida. Calidad y cantidad por debajo de lo esperado pueden ser el problema. En otros casos, incluso los artículos recibidos no tienen nada que ver con los solicitados. En ese momento deben iniciarse los trámites de devolución y denuncia que son arduos y muy complejos. Y además se une que las autoridades judiciales chinas suelen mostrarse favorables a resolver los conflictos en favor de sus ciudadanos. Por eso, el principal consejo de las autoridades en materia de importación es contratar una empresa de consultoría que se encargue de verificar el envío antes de que este salga de China para evitar perder mercancía y dinero.

Todos estos problemas son más fáciles de evitar si la empresa española tiene un representante en aquel país, ya que cualquier duda o cambio de condiciones puede comprobarse y verificarse personalmente.