Entradas

Sector_agroalimentario

El sector agroalimentario aumentó sus exportaciones un 6,6% en 2017

La entidad bancaria Cajamar ha publicado el estudio ‘Observatorio sobre el sector agroalimentario español en el contexto europeo’, según el cual las ventas al exterior superaron los 49.000 millones de euros el pasado ejercicio

 

En los últimos días ha sido presentado el informe Observatorio sobre el sector agroalimentario español en el contexto europeo, coordinado por Joaquín Maudos, catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Valencia, y publicado por Cajamar. Y ha traído buenas noticias económicas para el campo analizado: en 2017 creció por tercer año consecutivo. La tasa de crecimiento de su valor añadido fue del 3,5%, hasta alcanzar un importe de 62.000 millones de euros.

Según el estudio, España ha superado a muchos de sus homólogos europeos en este campo. Nuestro país aportó en 2016 (último año disponible para la comparativa europea) el 12% del valor añadido del sector en la UE-28. En concreto, es la cuarta economía que más valor aporta al agroalimentario, sólo por detrás de Francia, Alemania e Italia.

Entre las variables que miden ese valor están las exportaciones, que en 2017 alcanzaron una cifra récord de 49.065 millones de euros, un 6,6% más que en el ejercicio anterior. Este aumento supera al de la media de la UE-28 (5,9%) y a economías como la de Alemania (5%) y Países Bajos (5,8%), que normalmente están a la cabeza en este apartado.

El 73,2% de las exportaciones agroalimentarias españolas va a parar a la UE-28. Más de la mitad son adquiridas por Francia, Alemania, Italia, Portugal y Reino Unido. Por otra parte, los principales mercados extracomunitarios, son el norteamericano (3,9%) y el asiático (4,2%).

Otra de las características que han realzado el valor del sector es el superávit alcanzado en la balanza comercial: España es el segundo país de la UE con el superávit comercial agroalimentario más elevado, con un saldo de 12.342 millones de euros. Un 3,2% más respecto a 2016 y casi tres veces superior al de la UE-28, que no ha llegado a los 5.000 millones de euros.

El informe indica que del total de empresas exportadoras españolas, el 11,8% se dedican a actividades agroalimentarias. Algo más de 19.000 compañías que venden sus productos fuera de nuestras fronteras, y que casi duplican en número a las registradas en el año 2000.

OTRAS VARIABLES POSITIVAS

El sector también ha recogido interesantes cifras en el campo del empleo: desde los años de la crisis hasta la actualidad ha creado puestos de trabajo, especialmente en el ámbito de la industria de la alimentación, bebidas y tabaco. En 2016 ocupaba a 1,2 millones de personas, lo que supone un porcentaje algo menor a la media de la UE-28 (6,3% frente a 6,6%). Aunque en nuestro país se han generado empleos mientras que en la Unión se han destruido (un +3,7% frente a un -2,5%).

En nuestro país, el 63,2% de las personas ocupadas en este sector se dedican a la agricultura, la ganadería y la pesca, algo menos que la tasa de la UE (67,7%). Aunque mayoritarios, estos bloques han ido perdiendo fuerza en los últimos años a favor de la industria alimentaria, que está ganando también en peso económico.

Por otra parte, en la cesta de la compra de los españoles tienen un mayor peso los alimentos y bebidas. Éstos representan el 19,6% del consumo, frente al 17,5% de la UE-28. En este predominio ha influido el hecho de que España sea uno de los países de la Unión que ha registrado una inflación más baja en alimentos y bebidas no alcohólicas, con una tasa del 1,7%, casi un punto porcentual por debajo de la media europea.

Peores cifras se registran en el ámbito de la inversión en I+D. En 2015 (último dato disponible), las empresas españolas gastaron 241 millones de euros, una cifra importante pero que está cayendo. Los datos de la Unión muestran crecimientos acumulados año tras año mientras que el esfuerzo innovador de España ha caído un 16,6% entre 2000 y 2015. Un aspecto que debería mejorar para reforzar el futuro a medio y largo plazo del sector.

turquia

Los atractivos de Turquía para las empresas españolas

Decimoctava economía mundial, y la séptima de la Unión Europea, Turquía se ha convertido en un destino de gran interés para la inversión extranjera. Si a ello añadimos el cambio económico y político llevado a cabo durante la última década, que le ha otorgado estabilidad, y que en 2023 celebrará el centenario de la República (lo que ha llevado a emprender una serie de reformas con el objetivo de modernizar el país), el atractivo es innegable. ¿Otros encantos? Su privilegiada situación geográfica la sitúa como punto de conexión entre Europa, Asia, Norte de África y Oriente Medio. Y eso supone un fácil acceso a un mercado de 1.500 millones de personas. Además, el país dispone, desde 2012, de una serie de instrumentos de ayuda que prevén la reducción de impuestos, aranceles y otras ventajas fiscales y financieras, además de ayudas para I+D y para la formación de capital humano.

Sectores con atractivo

Turquía es el segundo mercado no comunitario para los exportadores españoles y España es su decimoséptimo suministrador. Pero pincha en cuanto a inversión directa, ya que ocupa la posición 26 con más de un centenar de empresas implantadas en el país. ¿Y qué sectores pueden ser interesantes? Para empezar, el agropecuario. Con el nombre de “Southeastern Anatolia Project”, el Gobierno ha desarrollado un plan multisectorial que cubre nueve provincias del sureste de Turquía. El mismo contempla el desarrollo de sectores como el riego, la energía hidráulica, la agricultura, la infraestructura rural y urbana, y la silvicultura. Además, y dentro del marco “Visión 2023”, el país pretende convertirse en uno de los cinco líderes en producción agrícola.

Para ese mismo año, el país quiere obtener el 30% del total de la energía producida de fuentes renovables, frente al 6% actual. Y para conseguirlo, pretende explotar al máximo el potencial hidroeléctrico, la energía eólica (multiplicando por diez la capacidad actual), la solar y la geotérmica.

Otro sector con gran potencial es el referente a farmacia y salud. Derivado del proceso de adhesión con la UE, se está llevando a cabo la modernización del sistema y la armonización con los estándares europeos. Y eso genera oportunidades para las empresas. Respecto al sector farmacéutico, ha venido creciendo una media del 12% en los últimos años.

TIC y turismo

La población turca es joven y dinámica. Y demanda nuevos y sofisticados productos que satisfagan sus necesidades. Según las autoridades turcas, el mercado de las TIC ha crecido una tasa media del 14% entre 2002 y 2010. Y el número de usuarios de Internet supera los 50 millones, con 13 millones de usuarios abonados a la banda ancha. Por no hablar de los 65 millones de usuarios de telefonía móvil. Por eso, en el marco “Visión 2023”, el Gobierno quiere que, en ese año, el 80% de la población tenga conocimientos informáticos, proveer al 50% del sector con productos y servicios nacionales, y ofrecer todos los servicios públicos de forma electrónica en 2019.

¿Y qué decir del turismo? En 2011 generó 23.000 millones de dólares, los que le sitúa como el sexto país del mundo por ingresos en este sector. Y todavía ofrece recursos y atractivos por explotar. Un enorme potencial que supone una tremenda oportunidad para la inversión española que ya goza de una inmejorable imagen de calidad e innovación en el país.

impulso

Dale un impulso a tus exportaciones

Cuando alguien consigue la fama, uno de los primeros consejos que recibe es el siguiente: “Lo difícil no es llegar, sino mantenerse”. Una frase que bien podría aplicarse a todos aquellos que han decidido dar el salto al exterior y lo han conseguido. Porque, una vez abierto ese mercado, hay que seguir remando para que no se vaya a pique. Y, si se puede, poner también rumbo a otros destinos. Veamos qué remos son posibles de utilizar.

Marco legal

La web de la Secretaría de Estado de Comercio Exterior (www.comercio.es) dispone de una variada información acerca del marco legal y normativo que el exportador se puede encontrar en su navegar por otros mercados. Así, por ejemplo,  incluye los acuerdos comerciales que tiene suscritos la Unión Europea y cuál es la participación española en organizaciones multilaterales. También recoge cuáles son las medidas e instrumentos de defensa comercial (antidumping, antisubvención y salvaguardia) y el procedimiento de denuncia e investigación establecido por la Comisión Europea. Tampoco se olvida de los contingentes arancelarios y el procedimiento de solicitud, oposición y prórroga de suspensiones, ni de los regímenes aduaneros de dicha comisión.

Además, en el portal de “barreras al comercio” de la Secretaría de Estado, podrás canalizar las denuncias sobre barreras comerciales que tu empresa haya tenido que afrontar en países no miembros de la Unión Europea, y conocer las barreras que ya se han identificado en otros mercados (www.barrerascomerciales.es).

Determinados productos

Si tu campo de actuación en el exterior tiene que ver con el sector agroalimentario, productos industriales o material de defensa y doble uso, la web de la citada Secretaría de Estado te ofrece una información de lo más completa. Así, el campo agroalimentario está sujeto al sistema electrónico de expedición de certificados de exportación e importación. Además, el servicio de inspección SOIVRE de las Direcciones Territoriales y Provinciales de Comercio controla la calidad de determinados productos agroalimentarios procedentes o destinados a terceros países, así como de las frutas y hortalizas que se envían a otros Estados miembros de la UE. Mientras que, por otra parte, el régimen de comercio de los productos industriales establece en determinados casos medidas como la autorización administrativa, la licencia previa, restricciones, vigilancia, doble control o, incluso, su prohibición.

 

Identificación y promoción

El Servicio de Oportunidades de Negocio del ICEX (www.icex.es/oportunidades) difunde información sobre oportunidades de negocio internacionales que demanden productos y servicios españoles, así como licitaciones internacionales. Dicha institución, además, pone a disposición de quien lo desee una amplia gama de instrumentos para dar a conocer su empresa en los mercados internacionales e impulsar sus exportaciones (www.icex.es/actividades). Entre otros, participación en ferias internacionales, misiones comerciales, campañas de comunicación en medios… Finalmente, y para acercar la oferta española a  la empresa extranjera, ICEX ha desarrollado los siguientes portales: www.spainbusiness.com (para compañías que quieren hacer negocios en España); www.winesfromspain.com (especializado en vinos); www.foodsfromspain.com (gastronomía); www.interiorsfromspain.com (el portal del hábitat); www.fashionfromspain.com (dedicado a diseño y moda); y www.spaintechnology.com (sobre tecnología).

rusia

Rusia, una oportunidad para las exportaciones agroalimentarias españolas

Como a todos, al sector agroalimentario español le afecta intensamente la crisis económica y, además, no siempre tiene demasiadas oportunidades para compensar su negocio en el exterior por su capacidad limitada de ofrecer a los consumidores productos nuevos. Sin embargo, estas oportunidades existen y hay que buscarlas, una de las mayores está en la penetración en los mercados del otro extremo de Europa, y en particular en el ruso.

Debido a sus inmensos recursos en materias primas, Rusia ha sufrido la crisis a menor escala que los países de la Unión Europea y su mercado de artículos de consumo se desarrolla con una velocidad sin precedentes. Sobre este tema, el profesor Oleg Vladimirovich Stulov acaba de estar en España impartiendo una conferencia organizada por la Universidad Internacional de La Rioja (Unir).

Hemos aprovechado para conversar con él y preguntarle porqué Rusia puede ser una buena solución para el sector agroalimentario español. Y de eso, Stulov sabe un rato gracias a sus conocimientos y su amplia experiencia internacional. Ha ejercido como consultor para el Ministerio de la Marina Mercante y el Consejo de Ministros de la URSS; ha trabajado como docente en la Universidad de La Habana, en la Universidad Zhongshang (R. P. China), en la Universidad Católica de Branbante (Holanda) y en el Monterrey Institute of International Studies (EEUU). En la actualidad, es profesor de la Cátedra de Economía Mundial de la Facultad de Economía y Administración Empresarial de la Universidad de Lomonosov de Moscú.

Stulov nos ha explicado que el mercado ruso es creciente, sobre todo en las regiones remotas que están acercándose al nivel de consumo europeo. Y que la mitad de los comestibles consumidos en ese país procede de la importación en gran medida, incluso en algunos sectores como el de carne bovina ésta supone el 80% del total. “Hay que tener en cuenta que, debido al clima, en Rusia no crecen muchas verduras, sobre todo subtropicales, que puede ofrecer España”. Además, en estos momentos, “el 60% de la población rusa consume dos veces menos frutas y verduras que el nivel recomendado”.

Ahora, en la mayoría de los principales sectores predominan las empresas francesas (30% del mercado de vinos), italianas (10% del mismo mercado) latinoamericanas (el 40% de la carne porcina está controlado por empresas de Brasil) y los nuevos miembros de la Unión Europea. Mientras que los españoles abastecemos menos del 10% del mercado de vinos y todavía tenemos una menor participación en el de verduras congeladas.

Pero, según este experto, el mercado ruso tiene más espacio para nuestro país y podría acoger más productos agroalimentarios sofisticados, algo cuya demanda está creciendo de forma muy dinámica en Rusia. Además, el hecho de que la producción latinoamericana contenga muchas sustancias transgénicas y que la española satisfaga los requisitos ecológicos de la Unión Europea puede abrir todavía más la puerta de las empresas españolas al mercado de consumo de  la clase media rusa, cada vez más preocupada por su salud.

Stulov recomienda a las compañías de España que quieran entrar en este mercado dirigirse a nuevas regiones como las ciudades petroleras de Siberia que carecen frutas y verduras. Además, recuerda que la firma de algunos protocolos ha hecho que el país disminuya las tarifas proteccionistas en el mercado de productos agroalimentarios del 13% al 10% (¡en el sector de la carne porcina a cero!). Y que el programa agrícola aprobado por el Gobierno de la Federación Rusa presta mucha atención al desarrollo de la producción agraria, aunque las empresas rusas carecen de tecnología moderna. También apunta que en el sur de Rusia existen regiones con condiciones climáticas semejantes a las españolas donde nuestros empresarios pueden invertir. En este caso, recomienda crear empresas mixtas con las firmas locales, ya que ellas son las que mejor conocen las condiciones de aquel país.