Entradas

manos estrechandose sobre mesa de negocios

El buen gobierno corporativo también es para las pymes

Cepyme ha presentado la Guía de Buen Gobierno Corporativo, un documento que recoge consejos y recomendaciones para que las pequeñas y medianas empresas mejoren en gestión interna y ofrezcan unas cuentas transparentes.

 

La Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) acaba de publicar la Guía de Buen Gobierno Corporativo con la colaboración del Consejo General de Economistas (CGE). En ella se recogen una serie de consejos para que las pymes mejoren sus relaciones internas, elaboren cuentas anuales transparentes, fieles a la realidad de la empresa, y ganen en competitividad.

No sólo eso. Como ha recordado durante la presentación el presidente del CGE, Valentín Pich, la Ley de Contratos del Sector Público, en vigor a partir del próximo mes de marzo, incorpora requisitos sobre buen gobierno y responsabilidad social corporativa (RSC), unas premisas que deben presentar todas las empresas que deseen optar a ser proveedoras de productos o servicios de una administración pública.

Según el texto, en nuestro país la modernización del gobierno corporativo se fundamenta en dos instrumentos. El primero es la reforma del marco normativo vigente a través de la Ley 31/2014, de 3 de diciembre, por la que se modifica la Ley de Sociedades de Capital. Ésta refuerza el papel de la junta de accionistas en las decisiones empresariales, equilibra los controles en las medidas adoptadas relativas a las remuneraciones de directivos y regula detalladamente el régimen de responsabilidad de los administradores.

12 Medidas gobierno corporativo

Por otra parte, la Comisión Nacional del Mercado de Valores actualizó el 1 de febrero de 2015 el Código unificado de buen gobierno de las sociedades cotizadas, que establece recomendaciones cuyo cumplimiento es voluntario, sólo sujetas al principio de “cumplir o explicar”. En un afán de que este documento sea una referencia similar para las pymes, recoge 12 principios básicos para la implantación de estos procedimientos en una dimensión empresarial más reducida.

  1. Las sociedades deben informar con claridad en la junta general sobre el grado de cumplimiento de las recomendaciones de buen gobierno, incluyendo la situación de los sistemas de control interno y las políticas fiscales aplicadas.
  1. La junta general debe funcionar bajo una serie de principios de transparencia y con la información adecuada y actualizada.
  1. Las sociedades deben facilitar el ejercicio de los derechos de asistencia y participación en la junta general en igualdad de condiciones.
  1. El órgano de administración asumirá colectiva y unitariamente la responsabilidad directa sobre la administración social y la supervisión de la dirección de la sociedad, con el propósito común de promover el interés social.
  1. El órgano de administración tendrá la dimensión precisa para favorecer su eficaz funcionamiento y la representación de todos los intereses de sus socios o accionistas.
  1. En la composición del órgano de administración se fomentará la diversidad de conocimientos, experiencias y género.
  1. Los miembros del órgano de administración dedicarán tiempo suficiente para el eficaz desarrollo de sus funciones y deberán contar con información suficiente y adecuada para la toma razonada de decisiones.
  1. El órgano de administración se reunirá con la frecuencia necesaria para el correcto desarrollo de sus funciones de administración y control. Se recomienda mantener un mínimo de cuatro reuniones anuales de miembros de la directiva.
  1. El órgano de administración evaluará periódicamente su desempeño y el de sus miembros, así como los resultados obtenidos por las diferentes direcciones ejecutivas que operan en la sociedad.
  1. La sociedad pondrá en marcha una función de control y gestión de riesgos que goce de independencia organizativa y pueda informar al órgano de administración.
  1. La sociedad promoverá una política adecuada de responsabilidad social corporativa como facultad indelegable del órgano de administración, ofreciendo de forma transparente información suficiente sobre su desempeño económico, social y medioambiental.
  1. La remuneración del órgano de administración será la adecuada para atraer y retener a sus miembros de acuerdo con su dedicación, cualificación y experiencia profesional.
futuro_RSC

Los cambios de futuro de la RSC

Uno de los mensajes que nos llega día tras día, cada vez con más fuerza, es el de que las empresas son parte de la solución de los problemas sociales y ambientales que nos rodean. Y para lograrlo necesitan una estrategia de RSC novedosa que ha de calar tanto a nivel interno como externo.

Durante los últimos días el mundo ha estado muy pendiente de lo que ocurría en el Foro de Davos (Suiza), donde se han reunido un gran número de mandatarios, empresarios y otras figuras de reconocido prestigio a nivel internacional. Muchos de ellos han puesto sobre la mesa discursos inspiradores en los que estaba muy presente el ámbito de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), cada vez más vinculada a los nuevos patrones de comportamiento de la sociedad y a las tendencias Smart que nos están trayendo (y que nos traerán) las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

¿Cómo afecta esta situación al devenir de la empresa? Y no sólo de las grandes corporaciones, también de las pymes. Una pregunta que se ha intentado contestar a través del informe El papel del dirse en la nueva empresa, publicado Llorente y Cuenca y por la Asociación Española de Directivos de Responsabilidad Social (DirSE).

Este documento nos explica lo importante y necesario que resulta hoy en día la presencia de un responsable en esta materia que trabaje codo con codo con el CEO y con otros departamentos. No se trata de plantear medidas filantrópicas que mejoren la imagen de marca de la empresa, sino de transformar su visión y su misión para que su actividad impulse, en la medida de sus posibilidades, un mundo mejor.

¿Por qué es esto importante? Porque ya se está viendo cómo estas tendencias de RSC son imprescindibles para el correcto funcionamiento de todos los engranajes de la compañía, que dan réditos a medio y largo plazo (sobre todo por la creciente exigencia de responsabilidad por parte de los grupos de interés o stakeholders hacia las empresas) y que, además, aportan su granito de arena a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados para 2030.

Pautas a seguir

El estudio recoge un listado de recomendaciones para que los responsables de la RSC de la empresa puedan enfrentarse a los retos que tienen marcados. Son las siguientes:

  • Impulsar la transformación desde el “cómo” se hacen las cosas. Deben impulsar el cambio en el modo de hacer y de relacionarse de la compañía a la que representan con sus grupos de interés y con su entorno.
  • Identificar tendencias con antelación. Han de ser capaces de adaptarse al nuevo modelo y aportar valor en su papel como radar de tendencias, conocimiento del negocio, así como de su habilidad para identificar los factores que marcarán las prioridades de la sociedad en el futuro.
  • Buscar alianzas. Es importante encontrar convergencias con otras compañías y sectores, y generar nuevas formas de colaboración que aporten valor a la empresa.
  • Traducir los mensajes para que calen en los foros de decisión. Los dirses deben conseguir que la estrategia de sostenibilidad esté planteada desde un lenguaje coherente y cercano con los retos que se plantee su empresa. Deben conseguir calar en los foros de decisión, captando su interés y confianza, y conectándose con la estrategia, pero siempre buscando trascender y responder a las necesidades de los principales grupos de interés.
  • Sacar la RSE de sus fronteras para movilizar interna y externamente. Se requiere un nuevo modelo de comunicación bidireccional que aporte transparencia y confianza, que ha de impactar en la cultura interna de las empresas y en su forma de relacionarse con el entorno.
  • Definir el propósito. Marcar la hoja de ruta del negocio es fundamental, que será mucho más exitosa si transmite una visión responsable desde el punto social y medioambiental.
  • Ganar el apoyo explícito del primer ejecutivo. El primer ejecutivo de la compañía debe estar implicado al 100% con el propósito para que dé coherencia y condicione, de manera efectiva, la cultura interna. De esta manera, todas las áreas de la compañía trabajarán para impulsar el cambio.
  • Comunicación efectiva. Hay que hablar alto, claro y con un lenguaje fácilmente entendible del impacto de las transformaciones generadas en la empresa a nivel interno y externo, y siempre desde la transparencia. En este campo, el Big Data tendrá un papel decisivo, especialmente a la hora de comunicar y relacionarse con los consumidores, a los que hay que garantizar un trato ético y responsable de sus datos.
economia_azul

La economía azul: un objetivo de desarrollo en la UE

España y Europa están poniendo en marcha diversos programas para fomentar la creación de empresas sostenibles que basen su negocio en el respeto a los océanos: material textil fabricado con desechos de redes de pesca y plástico reciclado, sacado del mar; cultivo de algas para la industria agroalimentaria, farmacéutica o biotecnológica; energía eólica, etc.

 

La ‘economía azul’

El mar no es sólo un lugar en el que pasar nuestras próximas vacaciones, también un elemento en el que basar nuestro negocio. Según datos de la Comisión Europea, la llamada ‘economía azul’ está dando trabajo a 5,4 millones de personas en la Unión Europea, en sectores como el de la pesca, en el de la construcción de barcos, el del turismo, la energía eólica marina o la acuicultura, entre otros. Por otra parte, el Consejo del Mar de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) cifra en más de 36.000 millones de euros la facturación de los negocios azules que operan en España, y en 230.000 el número de empleos generados.

Los datos de la UE apuntan a que estas actividades tienen un valor añadido bruto de casi 500.000 millones de euros anuales. Y con los nuevos programas de apoyo que se están lanzando desde la administración europea, el objetivo marcado pasa por aumentar esta cifra en 300 millones de euros al año más, y crear nuevas oportunidades por valor de otros 200 millones.

Nuevas oportunidades

De esta manera, en los últimos años han empezado a aflorar nuevas oportunidades, muy relacionadas con el campo medioambiental. No es de extrañar, teniendo en cuenta la importancia de los océanos no sólo a nivel biológico, también económico y social. Y también, el problema de contaminación que éstos soportan: según datos del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (Pnuma), cada año llegan a mares y océanos entre 8 y 9 millones de toneladas de plástico.

Una serie de residuos que se han convertido en la materia prima de algunas empresas y startups, que fabrican desde material textil hasta gafas de sol con desechos de redes de pesca y plástico reciclado del mar. De esta manera, no sólo empujan su negocio mejorando la calidad de nuestros mares, también su imagen de marca y su Responsabilidad Social Corporativa.

Tampoco se debe pasar por alto la actividad, cada vez más intensa, de las industrias agroalimentaria, farmacéutica, cosmética y biotecnológica. Éstas están encontrando en la flora marina importantes recursos para la elaboración de fármacos innovadores, productos diversos para el cuidado de la piel y nuevas vías alimentarias a explotar. Algas, plancton o agua de mar purificada ya se pueden adquirir para consumo particular.

Ayudas Públicas

La Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), cree que esta nueva oportunidad de negocio ecológica podría generar dos millones de empleos adicionales en la UE a lo largo de los próximos tres años. Muy especialmente en nuestro país, donde mares y costas llevan décadas generando réditos económicos. Por ello ha puesto en marcha el primer programa de subvenciones Empleaverde, dotado con 7,8 millones de euros que se han destinado a proyectos que impulsan el emprendimiento y la economía verde y azul.

Esta primera convocatoria, ya cerrada, no será la única, ya que está previsto que se renueven año tras año hasta 2023. La iniciativa está cofinanciada por el Programa Operativo Empleo, Formación y Educación del Fondo Social Europeo (FSE).

Para los proyectos de la actual convocatoria relacionados con mares y océanos, el Mapama ha puesto especial atención en las iniciativas enfocadas en los espacios marinos de la Red Natura 2000 para emprender y crear empleo. Los proyectos seleccionados recibirán cursos de formación, asesoramiento, acompañamiento, estancias formativas y sesiones de networking.

El importe mínimo que cada emprendedor puede solicitar es de 100.000 euros y el máximo de 300.000. La duración máxima de los proyectos será de 12 meses, a contar desde su inicio, y deben prestar una atención especial a colectivos con dificultades, como las mujeres, mayores de 45 años, menores de 35, inmigrantes, personas con discapacidad y residentes en áreas protegidas y/o zonas rurales.

libre

Ideas clave sobre el papel de la RSC en las estrategias de internacionalización

La ‘Responsabilidad social corporativa’ (RSC) y el ‘Buen gobierno corporativo’ forman parte de la gestión y estrategia empresariales desde, aproximadamente, comienzos de este siglo. A estas alturas, instituciones y empresas deberían tener claro que dichos conceptos constituyen herramientas que contribuyen a mejorar los resultados económicos del sector privado. Y las empresas exportadoras, o aquellas que buscan internacionalizarse, se encuentran en una posición inmejorable para rentabilizar las implementación de estrategias de RSC. La ‘Estrategia Española de Responsabilidad Social de las Empresas 2012-2020’ ya las aborda como herramienta para “mejorar la percepción exterior y sus posibilidades de internacionalización”.

 

Y es que apostar por sólidas políticas de impulso de la responsabilidad social ofrece un claro retorno a España y a sus empresas en términos de competitividad e imagen. También Carlos Espinosa de los Monteros, Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España, parece tenerlo claro:

 

“Existe un modelo español de responsabilidad social que está siendo seguido por las empresas tanto en nuestro país como fuera, gracias a la internacionalización. España tiene una posición de liderazgo en esta materia de la que podemos presumir y debemos incorporar este valioso activo en nuestra proyección exterior”

 

Estas palabras fueron pronunciada durante la presentación del Informe ‘RSE y Marca España: Empresas sostenibles, país competitivo‘, un documento elaborado por Forética que arroja una serie de conclusiones relevantes a la hora de comprender el vínculo entre RSE y exportaciones para las compañías españolas:

 

  • Existe una alta correlación entre el nivel de competitividad de un país y su grado de adopción de políticas de sostenibilidad corporativa: “El desarrollo de una RSC de vanguardia en las empresas e instituciones es una fuente de competitividad a largo plazo”.
  • Igualmente existe, en el plano empresarial, relación clara entre apuesta por la sostenibilidad corporativa y la creación de valor: las empresas más sostenibles baten al resto de empresas locales en el 70% de los indicadores.
  • España cuenta con una base de empresas y un marco institucional favorables a la RSC, aunque permanece como asignatura pendiente el papel de las PYMEs en este campo: al fin y al cabo, siguen siendo las grandes empresas las que tienen más fácil apostar por estrategias de responsabilidad social, gracias a su músculo económico.
  • Las inversiones socialmente responsables (esto es, que incorporan la evaluación de riesgos sociales, ambientales y de buen gobierno a los procesos de inversión) han generado retornos financieros sensiblemente superiores a la media en los últimos 14 años.

 

A día de hoy, no existe un estudio global que vincule RSC e inversiones más allá de los mercados de capitales, si bien una manera de estimar el potencial de la responsabilidad social como catalizador del sector exterior de España – tanto a nivel de atracción de inversiones, como de fortalecimiento de las exportaciones- es analizar el grado de madurez de nuestros partners comerciales en este campo. El informe revela que “la Inversión Extranjera Directa en España procede de manera mayoritaria de países pioneros en sostenibilidad (percentil 90).  A su vez, los principales destinos de la exportación española son países con alta calificación en aspectos de sostenibilidad (bienes percentil 81 y capital percentil 78)”. Por último, el documento señala que poner en valor el fuerte apuesta de las empresas españolas en materia de RSC puede ayudar a “reforzar la competitividad externa y facilitar la internacionalización de la empresa española.”.

rapimoto

Las buenas ideas siempre tienen premio: el ejemplo de Rapimoto

rapimotoSalir por la noche, tomarse unas copas y asegurarse una vuelta segura a casa que nos impida la peligrosa mezcla de alcohol y conducción. Ese es el sueño de mucha gente a la hora de ir de fiesta. Y también es uno de los objetivos por lo que la empresa Diageo, propietaria de marcas de bebidas espirituosas como Cacique, Johnnie Walker o Baileys, ha trabajado en su lucha continua por fomentar un consumo responsable de alcohol. Hasta ahora, sólo la concienciación y el sentido común eran las únicas armas que había para evitar accidentes. Pero las cosas han cambiado.

La multinacional británica quería buscar ideas innovadoras que fomentaran el consumo responsable de alcohol y lanzó hace tres meses el concurso Ideageo a través de su fanpage en la red social Facebook (http://www.facebook.com/bbbienbydiageo). Tras revisar todas las aportaciones, finalmente el premio fue para una original idea llamada Rapimoto (http://www.rapimoto.com/). Se trata de un exclusivo servicio que permitirá que un chofer se desplace con una moto eléctrica plegable hasta el lugar en el que está aparcado el coche, la coloque en el maletero del vehículo, y lleve al cliente a casa de manera segura, cómoda y sin riesgos. Y eso no es todo, ya que este servicio nace con la idea de ser gratuito para los usuarios.

Un emprendedor compulsivo

El responsable del invento es un emprendedor malagueño llamado Bernardo Bravo, “La financiación se obtendrá por dos vías. La primera consiste en la publicidad que podamos conseguir por poner, por ejemplo, el logotipo de Johnnie Walker en el uniforme de los chóferes. Pero en un principio, buena parte del coste del servicio correrá a cargo de los restaurante o de las discoteca de turno con los que estamos cerrando acuerdos para asignarles un número de motos determinado por horas”, explica orgulloso Bernardo Bravo.

De momento, el servicio está en fase piloto. Pero con la ayuda de Diageo, que se ha comprometido a integrar esta idea en sus acciones de responsabilidad social con el objetivo de contribuir a su realización y puesta en marcha, Rapimoto ya funciona en la ciudad de Málaga y Bernardo Bravo ya ha llegado a acuerdos con nueve discotecas de la localidad para que ofrezcan este servicio a sus clientes VIPS. “Ya contamos con gente interesada en Girona, Madrid, Valencia… De toda España. Pero no queremos morir de éxito”, explica este emprendedor compulsivo que dedica los fines de semana que se encuentra sólo en casa, (su mujer es azafata y tiene bastantes vuelos) a pergeñar iniciativas empresariales.

Así, de su inquieta cabeza han surgido otras pequeñas empresas, como Rutas con Ingenio (www.rutasconingenio.com), para hacer viajes diferentes y conocer los secretos de la provincia de Málaga, y Vehículos con ingenio (www.vehiculosconingenio.com). “Yo fui el que traje a Europa el Waterball en 2007”, explica un orgulloso Bernardo Bravo, que también tiene tiempo de llevar una gestoría. “La verdad es que no paro. Me han dicho que me tome un descanso”, añade.

Sirva el caso de Bernardo para entender que una buena idea siempre contará con apoyos, aunque estemos en plena crisis. “Me di cuenta de que había un terreno aún por explorar para ayudar a la gente a volver a casa y decidí presentar Rapimoto al concurso”, asegura Bravo. Ojalá que cunda el ejemplo.