Entradas

ORM

Aspectos básicos que tu empresa debe tener claros sobre reputación online

Altos ejecutivos despedidos por la difusión de antiguos errores de juventud. Grandes compañías cuya reputación cae en picado en pocas horas por un artículo negativo en la prensa. PYMEs que ven reducida su clientela misteriosamente porque lo primero que aparece en Google al buscarlas son críticas destructivas en foros anónimos. ¿Qué tienen todos estos casos en común? La falta de proactividad en la gestión de la reputación online, lo cual les lanza a los pies de los caballos en el caso de que surja una crisis.

 

“¿Qué habría pasado si….?”

 

Si el alto ejecutivo hubiera llevado a cabo una labor de monitorización de su marca personal, habría estado sobre aviso de la disponibilidad online de viejos documentos legales, y podría haber reaccionado a tiempo (haciendo uso, por ejemplo, del ‘derecho al olvido’ promovido por la justicia europea).

 

Si la gran compañía hubiera contado con una amplia comunidad estructurada en torno a sus canales social media, y hubiera reaccionado con celeridad a la polémica mediática, publicando las pertinentes aclaraciones en su web y difundiéndolas posteriormente en las redes, podría haber abortado la crisis de reputación.

 

Si la PYME hubiera tenido su propio sitio web, adecuadamente diseñado y optimizado para buscadores, habría copado los primeros puestos de la SERP (la página de resultados de Google), y con ello el tráfico en torno a su marca: recordemos que más del 50% del tráfico se reparte entre los 2 primeros resultados. Si, además, hubiera llevado a cabo una labor de monitorización, habría podido reaccionar a las críticas en el propio foro, teniendo la oportunidad de dar un vuelco a la percepción de los usuarios.

 

En resumen, estos individuos y organizaciones habrían preservado su reputación de haber contado con una estrategia clara y definida de gestión de la reputación online (o, como también suele denominarse, ORM, de ‘Online Reputation Management’). Una compañía que tenga en marcha una estrategia efectiva de ORM sabe contestar a las siguientes preguntas: ¿Se habla de nosotros en las redes sociales? ¿en relación a qué temas? ¿el sentimiento de las menciones es positivo o negativo? ¿funciona nuestra comunicación offline y nuestro servicio de atención al cliente? ¿en qué canales sociales se quejan o conversan nuestros clientes?

 

Primeros e ineludibles pasos de una estrategia ORM

 

Empecemos por lo básico: asegurémonos de que los canales a nuestro nombre están a nuestro nombre. Es decir, que los dominios que remiten más obviamente a nuestra empresa o a nuestros productos están registrados por nosotros. Si están libres, no habrá problema más allá del pequeño desembolso anual que supone hacerse con un nombre de dominio.

 

Después tocará buscar perfiles en las redes sociales (Twitter, Facebook, Linkedin, Instagram, Pinterest, etc) que usen nuestro nombre, y que puedan estar siendo usados para falsificar o parodiar nuestra presencia online. Si hay suerte y están libres, de nuevo, los registramos (en esta ocasión será gratis). No olvidemos las plataformas de posicionamiento local y reviews, como Foursquare, Yelp o Google Local.

 

Después tocará hacer una búsqueda en Google usando nuestra marca, para tener una idea de qué tipo de resultados ofrecen las 4 primeras páginas de Google. Algo parecido habrá que hacer en las redes sociales antes mencionadas. El siguiente paso es utilizar herramientas como Google Alertas o Mention.net para estar al tanto en tiempo real de las novedades que nos afectan.

 

Teniendo estos recursos y datos en nuestras manos tocará decidir si nos sale rentable poner estas tareas en manos de un profesional de la ORM. Normalmente, así será… nuestra reputación online no es algo que podamos optar por ignorar ni por delegar en la ya arquetípica figura del ‘sobrino informático’: en la Era de la Información, nuestra reputación es dinero.

 

Imagen | 55Laney69

bombazo

Así se consigue un bombazo

Diversos estudios aseguran que cerca del 70% de los productos que se lanzan no cumplen las expectativas que había depositadas en ellos y acaban siendo retirados. Este alto porcentaje es todavía mayor, alrededor del 80%, si hablamos de innovaciones en sectores como la alimentación o las bebidas.

Los datos demuestran que abrirse hueco en el mercado con una novedad no es tarea fácil. Por eso, los emprendedores deben afinar mucho a la hora de arriesgar. Por ese motivo, desde aquí queremos mostrar los puntos más importantes que hay que seguir a la hora de comercializar un bien o un servicio para lograr que el lanzamiento sea un éxito. El primer consejo es evidente: a la hora de apostar por una novedad, los propietarios de la empresa, las agencias externas y los equipos de marketing internos deben remar en la misma dirección.

– Investigación previa. 

Buena parte del trabajo se lleva a cabo mucho antes de la presentación en sociedad de un producto. Identificar la demanda es una de esas labores que conviene desarrollar con antelación. Gracias a ello podremos saber qué grupo demográfico estará interesado en nuestra presentación y cómo esas personas suelen decidir sus compras. De esa forma podremos adaptar nuestra campaña a sus gustos e incrementar las posibilidades de éxito.

Estos estudios previos también deben tener en cuenta la fecha exacta de lanzamiento. Esto importa, y mucho, Y para comprobarlo basta con imaginarse el escaso impacto que tendrá nuestra novedad si coincide en el tiempo con la presentación de un bien similar por parte de una multinacional.

– Desarrollar materiales de promoción.

Para dar a conocer un producto se requiere que la empresa posea todo tipo de información complementaria, que le será requerida tanto por clientes, distribuidores o medios. Nos referimos a notas de prensa, hojas de datos, folletos explicativos o guías en el apartado físico. Pero tampoco debemos olvidarnos del tema online. Así que al arsenal anteriormente citado habrá que añadir contenidos, tanto de texto como imágenes o vídeos, que se colgarán en Internet y serán fundamentales para que la sociedad se haga una idea más exacta de nuestra propuesta.

– Haga pruebas previas. 

Usted quizá esté convencido de las excelencias del producto y tenga listo un mensaje cohesionado para el gran público. Pero también está obligado a buscarse candidatos que prueben la novedad y dejen testimonio fehaciente de sus grandes resultados. Lo mejor es grabar este tipo de ensayos y, posteriormente, utilizarlos a la hora de promocionar la novedad. Y es que un vídeo que cuente las experiencias de personas anónimas y ajenas a la compañía puede convertirse en la mejor campaña de marketing posible.

– Corra la voz. 

Una vez que tenga identificada la demanda, cuente con materiales off y online, tenga constancia de pruebas previas y se acerque el día del lanzamiento toca invertir en personas para que el mensaje vaya calando. Es decir, hay que asumir costes y contratar a una agencia de comunicación que se encargue de recordar a periodistas, expertos y voceros varios que su empresa va a romper moldes el día X y a la hora H.

– No se olvide de sus clientes veteranos. 

Mucha veces las novedades ignoran a la base de clientes que ya tiene una empresa. El mejor ejemplo se encuentra en las operadoras de telefonía e Internet, que presentan nuevas ofertas a las que no se pueden acoger los veteranos, que pagan más por el mismo servicio, que uno que acaba de firmar el contrato. Usted no debe caer en semejante desatino y su base de consumidores deben ser de los primeros que se enteren de los beneficios que tiene el futuro producto. Así que emita un correo electrónico a su base de datos con toda la información posible para que no se sientan desprotegidos por su firma. De esa forma también logrará mandar un mensaje cohesionado y quizá esos veteranos clientes podrán hacerle una campaña de promoción gratuita en redes sociales.

– Realice un seguimiento. 

No se le ocurra dejar que su gran apuesta de marketing muera después del anuncio oficial. Para evitarlo, contacte con cualquiera que se haya hecho eco del mismo y muéstrese abierto a la hora de ampliar información y de conceder entrevistas. Además debe seguir utilizando la tecnología para añadir más contenidos ya sea a través de la propia página de la empresa como del correo electrónico o las redes sociales. Así conseguirá incrementar el impacto que la novedad tendrá en el tiempo.

– Resuelva las carencias. 

Nadie es perfecto y quizá los cientos de ensayos no han revelado un problema oculto, que surgirá cuando la sociedad esté utilizando el producto. Ante esta circunstancia su empresa debe estar preparada para resolver cualquier incidencia. De lo contrario, la firma acarreará el lastre de tener una imagen negativa.

– Mida el éxito. 

Parece una obviedad pero es que ningún emprendedor se puede permitir el lujo de no analizar los resultados de un lanzamientos y sacar conclusiones de lo que se puede mejorar de cada a un intento futuro.

– Presuma. 

Si ha conseguido un bombazo puede presumir de ello. No tenga reparos y cree cualquier documento que contenga el impacto social y mediático que ha logrado. Luego téngalo visible en su establecimiento o en la web para que cualquiera que acuda sepa que su empresa es una compañía que sabe cómo triunfar.

tarjetasvisita

Actualizar los contactos: otro objetivo para comenzar bien el año

Apuntarse al gimnasio, comer de forma sana, perfeccionar el inglés… son algunos de los objetivos que se plantean muchas personas al comenzar el nuevo año. Entre los emprendedores y pequeños empresarios, otra propuesta suele ser actualizar los contactos y las bases de datos. Una acción que, si se hace adecuadamente y de forma metódica, puede generar la llegada de nuevos clientes e impulsar otras metas tan necesarias como aumentar el negocio, encontrar los mejores proveedores y socios, establecer acuerdos, abrir delegaciones, exportar, instalarse fuera de España…  Pero, ¿cómo llevar a cabo esa actualización de forma práctica y efectiva? Veamos algunas premisas:

 

Analizar los contactos. En primer lugar, será necesario realizar un análisis pormenorizado de los contactos particulares que se hayan ido acumulando en los últimos meses en nuestras agendas y tarjeteros, en el correo del ordenador, en las redes sociales que utilizamos habitualmente e, incluso, en las tarjetas navideñas que hayamos recibido durante las últimas fiestas.

 

Descartar los más personales. Lógicamente, no habrá que pasar todos estos contactos a la base de datos de nuestra empresa, ya que un buen número de ellos serán estrictamente personales y no tendrán ninguna relación con el negocio.

 

Realizar una selección adecuada. Debemos seleccionar cuidadosamente aquellos nombres y empresas que sí tengan alguna conexión, directa o indirecta, con nuestra compañía, sector, o ámbito en el que nos interese estar presente o con el que queramos relacionarnos. Nombre, empresa, teléfono fijo y móvil, y correo electrónico son datos imprescindibles de apuntar en un contacto, pero también conviene dejar alguna anotación que nos recuerde rápidamente la situación o circunstancia en que lo conocimos.

 

Utilizar otras fuentes. Las bases de datos de un negocio no pueden nutrirse solo de los contactos personales que nosotros hemos ido haciendo a lo largo del año. También es conveniente incluir los contactos que nos hayan facilitado otras personas, empleados, colaboradores o colegas, así como los que hayamos obtenido de otras fuentes, informes, publicaciones, internet… Aunque aún no los conozcamos personalmente, seguro que en el futuro surge alguna buena excusa para contactar con ellos y presentarnos.

 

Cámaras de Comercio. Estas instituciones constituyen una de las mejores fuentes para obtener nuevos contactos, ya que disponen de datos muy valiosos sobre todos los territorios y regiones, sobre el conjunto de España y sobre otros países. Además, se trata de una información muy fiable, que se actualiza continuamente y que, incluso, se encuentra depurada y enriquecida. En ella podremos encontrar millones de sociedades mercantiles y de empresarios individuales. Y nos servirá, entre otras cuestiones, para conocer nuevos clientes y proveedores, realizar estudios de mercado y organizar campañas de marketing.

 

Prospección de mercados. Este servicio nos permite conocer quiénes son aquellos clientes potenciales más idóneos para nuestro negocio, tanto en España como en el extranjero, y con una característica muy importante: que sean solventes. No podíamos cerrar el post sobre la organización de contactos sin explicar cómo conseguir a los mejores que aún nos falten.

jefe

¿Cómo puedo mejorar mi trabajo en 2015?

Nada cambia. Todos los años comienzan con los mismos rituales. La sociedad se ha acostumbrado y hay cosas que nunca fallan. La más habitual es la de pedir un deseo, o varios, para ese año que acaba de nacer. En el caso de los emprendedores, muchas veces lo que se anhela es una sola cosa: ser un emprendedor mejor y ser capaz de convertir el sueño de la aventura empresarial en realidad.

Lograr alcanzar esa meta no es tarea sencilla. Pero desde aquí le vamos a ofrecer cinco sencillas acciones que debe llevar a cabo todos los días para que cuando lleguemos al 31 de diciembre de 2015 podamos asegurar que hemos alcanzado el objetivo. De esa forma, entonces podremos soñar con otras aventuras más ambiciosas, como la de salir al exterior.

– Gaste un poco de tiempo en usted mismo.
Lo normal entre los empresarios es no tener tiempo para nada. El trabajo absorbe y cosas tan importantes como la familia o los amigos se olvidan. Eso es un error y no le ayudará a convertirse en un empresario mejor. Por tanto, y aunque pueda sonar extraño, recorte una hora o dos todos los días de su trabajo y hágase un buen regalo. El que usted quiera, dedique más tiempo a la familia, salga a correr, haga yoga, vaya al cine… Lo que haga falta hasta conseguir que la empresa no le ocupe las 24 horas del día.

– Póngase metas cada día.
Para las sociedades del norte de Europa, los latinos tenemos fama de poco trabajadores. Eso no es cierto. Lo que sí es real es que somos menos organizados y perdemos mucho tiempo en poner en orden las cosas. Para evitar que eso ocurra, cada mañana hay que ponerse unas metas, anotarlas y tratar de llevarlas a cabo a lo largo de la jornada laboral. Utilice la libreta de toda la vida o una tablet. El método da igual con tal de lograr que cada minuto de trabajo sea productivo. En el caso de un emprendedor, esta característica es todavía más importante, ya que su perfecta planificación diaria repercute en el rendimiento global de cada empleado y de la compañía.

– Saber qué ocurre en su negocio.
Las oportunidades llegan pocas veces. Y es una pena perderse alguna de las mejores porque no sabíamos que podía convertirse en un éxito. Para evitar que esto pueda ocurrirle, es importante estar al día de lo que ocurre en el sector en el que nos movemos. Suscríbase a una publicación especializada, siga Twitter o cualquier blog especializado. El método es indiferente pero trate de conocer todos los días la actualidad en su campo de actuación. De esa forma nunca perderá el tren de nada y quizá termine el año siendo pionero en un nicho de mercado que ha conocido por el mero hecho de estar informado.

– Utilice las redes sociales.
Un buen empresario debe estar al día en las redes sociales. Hace unos años quizá se podía pensar que eran menos importantes de lo que parecía. Ya no.  La realidad manda y Facebook, Twitter y compañía son fundamentales para la imagen de marca de cualquier firma. La necesidad  obliga y a usted le toca ponerse al día en todo lo que esté relacionado con su web, blog y canales sociales. Su mundo online debe funcionar a las mil maravillas, ya que muchos clientes potenciales vendrán a través de ese camino. Y si no les gusta lo que se encuentran no tendrán escrúpulos en dañar la imagen de su negocio con sus comentarios.  Por el contrario, los medios sociales son una excelente manera de promover y comercializar su negocio, así como de acercarse a los internautas que residen en otros países.

– Mejore su agenda.
Si la importancia de las redes sociales no admite discusión, la de los contactos tampoco. Disponer de una buena agenda es clave para la consecución de muchas estrategias de negocio. Ser capaz de hacer networking puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Así que conserve diariamente un tiempo a cultivar y a ampliar las relaciones. Será en su propio beneficio y nunca se arrepentirá de las horas que ha dedicado a este tema.

mundo

Las claves para convertirse en un maestro del networking

En todo el mundo, pero especialmente en España, el mero hecho de conocer a la persona indicada abre multitud de puertas. Esta es una verdad irrefutable que todo emprendedor conoce. Por esta razón, todo lo relacionado con los nombres que componen cada agenda del teléfono o la base de datos del correo electrónico tienen una importancia capital a la hora de hacer negocios.

 

A estos aspectos se ha unido desde hace años las redes sociales. Los contactos en Linkedin, especialmente, también son importantes para el desarrollo de la empresa. Al arte de saber desarrollar una buena red se le llama networking, y es uno de los activos más valiosos que cualquier empresario puede tener. Pero, cuidado, para crear una base de contactos no basta con repartir tarjetas de visita a diestro y siniestro. La idea es lograr conexiones útiles y reales que ayuden a llevar a cabo iniciativas empresariales.

 

Por eso, desde este blog vamos a intentar dar las claves que se necesitan para construir una buena agenda. Los puntos básicos que hay que tener en cuenta para convertirse en un maestro de las relaciones profesionales.

– Abandone el sillón

Por muy buen emprendedor que se crea, lo normal es que la gente no acuda a su despacho a presentarse. Lo que tiene que hacer es levantarse, salir y darse a conocer. Acuda a eventos y contacte con la gente. Pero hágalo de forma directa, míreles a los ojos y muéstrese dispuesto a entablar conversaciones que vayan más allá de las formalidades habituales. Sea abierto y comparte su visión de la vida. Así podrá aprender de los demás.

– Dese a conocer

Todo el que tenga un mínimo interés en usted, querrá saber exactamente quién es. Por eso, preséntese de manera correcta y esté preparado para compartir su visión sobre los negocios con cualquiera que se muestre dispuesto en conocerla.

– Sepa escuchar

Muchas veces no hace falta hablar para entablar una relación profesional. Basta con saber escuchar y procesar la información que en el futuro pueda serle de utilidad.

– Busque un campo de interés común

Gran parte del éxito de una buena red de contactos radica en descubrir lo que a su interlocutor le puede interesar. Aunque esos temas se encuentren alejados de sus propias aficiones, debe hacer el esfuerzo por sacar esa conversación adelante, ya que será importante para mantener el contacto más adelante.

– Aporte valor añadido a la conversación

Una vez que sepa lo que a la gente le mueve a ponerse a hablar debe encontrar la manera de aportar interés a la conversación. Así logrará ganarse la simpatía y el respeto de sus interlocutores. Y mucho más si logra aportar algo que les haga pensar. Ese paso será clave para mejorar la red de networking.

– Debe tener memoria fotográfica

No hay nada peor que reencontrarse con una persona con la que ya se ha hecho el esfuerzo de entablar una relación y no acordarse de su nombre o de su cara. Eso es muy negativo, ya que la otra persona espera que, por lo menos, usted sea capaz de recordar. Por eso, y si tiene problemas para retener en la memoria caras o conversaciones ya realizadas, no dude en apuntarlas. Y es que sin una buena memoria cada reunión se convierte otra vez en la primera.

– No olvide hacer un seguimiento

Las personas tienen contactos con mucha gente a lo largo de un solo día. Su objetivo es distinguirse entre ese grupo. Y la mejor manera es hacerse recordar. La forma de lograrlo es a través de un seguimiento. Pero hay que ser sutil, un correo electrónico bastará para demostrar al resto que son importantes para usted.

– Ofrezca información

Uno no se convierte en un networker eficaz hasta que no es capaz de contribuir ofreciendo su ayuda a los demás. Nunca debe tener reparos en dar información o en regalar tiempo, energía o contactos a esa persona que puede serle de valor en el futuro.

Pida información

Tras la fase de ofrecerse a los demás, llega el momento de descubrir qué porcentaje de contactos es realmente interesante para usted. La única forma de averiguarlo es pidiendo ayuda y esperar a que alguien se muestre dispuesto a dársela. La amistad de esa persona habrá que mantenerla a lo largo de los años, ya que seguro que será fundamental en su aventura empresarial.

Sea agradecido

Quizá suene a manido pero el mero hecho de dar las gracias abre puertas. No sea tacaño y tenga siempre esa palabra presta para hacerla surgir en todo momento. Al utilizarla se ganará una buena imagen en su red, algo fundamental para convertirse en un maestro del networking.

insta

Nuevas herramientas de Instagram para perfeccionar el marketing empresarial

La importancia de Instagram como herramienta para el marketing empresarial no para de crecer como ya hemos contado en alguna ocasión en este blog.  Las muestras de ello se multiplican.  Según los últimos datos de eMarketer a principios de 2014 la audiencia ya supera los 200 millones de usuarios al mes. La mayoría de ellos, el 69%, pertenece a la llamada generación X, entre 18 y 44 años.  Además, la consultora pronostica que en 2016, la proporción de género llegará al 45% de hombres frente al 55% de féminas.

Con estos datos, en Facebook, propietaria de Instagram desde hace algo más de dos años, tienen claro que su poder como plataforma de marketing empresarial es indudable. Por eso este verano ha lanzado una nueva tanta de herramientas para facilitar esa labor: Account insights, Ad insights, and Ad staging.

En su anuncio, Instagram aseguró que estas tres herramientas “responden a la demanda de las marcas de disponer de más información sobre cómo interactúan sus usuarios”. Las tres estarán incluidas en un mismo tablero de mandos y con ellas las empresas tendrán información sobre:

–  Cómo reaccionan sus usuarios a los contenidos publicados. Accont Insights permitirá ver cómo están aumentando la imagen de marca a través impresiones, alcance e implicación.

– Ad insights, por su parte, mostrará el rendimiento de las campañas de marca pagadas con Analytics (impresiones, alcance y frecuencia) para cada anuncio y público objetivo.

-Ad staging permitirá a los anunciantes y sus equipos creativos previsualizar, guardar, y colaborar en publicidad creativa para las próximas campañas.

Pero que nadie se engañe. Estas herramientas no van a convertir su cuenta de Instagram en un éxito de la noche a la mañana. Sólo confirmarán si su estrategia de marketing en esta red social es o no adecuada. Y para que eso sea así, conviene no olvidar algunos consejos básicos, como:

 

Presentarse. Sí, parece un consejo estúpido. Pero todavía hay multitud de perfiles en Instagram, y en el resto de redes sociales, en los que las empresas solo ponen su nombre. Ese es un lujo que se puede permitir CocaCola y pocas más. Por muy ‘conocida’ que sea la empresa una explicación para ‘despistados’ es útil y, sobre todo genera confianza.

 

Apostar por el contexto. En Instagram hay que subir fotos. Vale. Pero lo que no vale para hacer marketing es subir cualquier foto.  Tan importante es el producto o servicio que se quiere vender como el lugar donde consumirlo o disfrutarlo. Por eso, una buena imagen de marca en Instagram es la que refleja el ambiente en el que se puede disfrutar aquello que se quiere vender. Por ejemplo, la imagen de un helado es suculenta, pero si de fondo se ve la playa, la sensación de placer es mucho más profunda.

Controlar la cadencia de publicación. No saturar es clave. Esta recomendación sirve para cualquier red social, pero si cabe es más necesaria en Instagram donde el timeline del usuario no tiene la cadencia frenética de Twitter ni la variedad de Facebook. En Instagram las repeticiones saturan más.

Hágase amigo de los collages de imágenes. Ayudan a contar historias en poco espacio y quedan estéticamente muy atractivos.  Un dato para reforzar esta idea: a principios de 2014, los neurocientíficos del MIT encontraron que el cerebro puede reconocer imágenes vistas por sólo 13 milésimas de segundo y que procesa las imágenes 60.000 veces más rápido que un texto. Aproveche esta ventaja física para seducir con imágenes a sus clientes.

Venda sin que se note que está vendiendo. En Instagram, como en el resto de redes sociales, tampoco gusta la sensación de que una marca quiere vender. Así que toca apostar por la sutileza. Su timeline debe aportar imágenes que generen la necesidad de sus productos.

Nuevos usos. ¿Qué tal si le propone a sus seguidores una forma novedosa de usar sus productos? Es muy probable que eso les llame la atención. Haga el esfuerzo imaginativo y tendrá su recompensa.

Novedades. Y por supuesto, ofrezca primicias. Nada gusta más a los usuarios de redes sociales que la sensación de enterarse de las cosas antes que otros. Si mientras está desarrollando un nuevo producto o está pensando en una nueva campaña comparte algunos detalles en esta red es muy probable que se gane la confianza de sus seguidores para siempre.

runner

Cómo empezar el nuevo curso (empresarial) con buen pie

Todo lo bueno se acaba… y las vacaciones también. Comenzar el nuevo curso con buen pie es una cuestión fundamental para todas las pymes, especialmente este año en el que (parece que) comienza la recuperación económica, después de la larga y destructiva crisis que hemos padecido en los últimos siete años. Y para comenzar bien, nada mejor que repasar los principales motores del negocio, ponerlos a punto y, si es posible, modernizarlos en la medida de lo posible. Veamos algunos elementos en los que el emprendedor puede actuar.

 

Actualice la información de sus clientes. El verano supone un importante lapsus de tiempo para muchos negocios, en el que algunos clientes han podido desvincularse emocionalmente de su compañía o de su producto favorito. Por eso, ahora es necesario retomar el contacto con ellos y volver a seducirles, para continuar disfrutando de su fidelidad.

 

Vigile a la competencia. Aunque julio y agosto son meses de menor movimiento en el mercado, es posible que durante estos meses también se hayan producido cambios en las empresas de la competencia, en sus estrategias comerciales y de marketing. Vigílelas de cerca y observe sus prioridades y actuaciones. Le servirá para intentar ganarles la partida.

 

Póngase al tanto de nuevas fórmulas de financiación. A pesar de los múltiples anuncios de recuperación económica, las pymes siguen pasando por grandes dificultades financieras y a muchas de ellas les cuesta llegar a fin de mes. Explore las nuevas vías de financiación que han surgido en el mercado y actualice su información sobre los apoyos y subvenciones que ofrecen algunos organismos públicos, entidades y asociaciones de diferente tipo.

 

Aumente músculo y rentabilidad. Entre las actuaciones que dan tranquilidad a una pyme se encuentran la potenciación del músculo financiero y el incremento de la rentabilidad del negocio. Éste último se consigue, fundamentalmente, intentando aumentar el volumen de ventas y tratando de disminuir los costes.  

 

Incorpore tecnología. Modernizar el negocio no es cuestión de un momento. La pyme necesita incorporar tecnología continuamente para situarse a la vanguardia y ganar la batalla a la competencia. Y debe hacerlo en múltiples ámbitos, tanto en el diseño de los productos y servicios, en el proceso de fabricación y producción, en el departamento comercial y de ventas, y en la relación con los clientes, empleados y proveedores. Septiembre, una vez pasados los calores veraniegos, es un momento ideal para hacerlo.

 

Aumente sus capacidades operativas. Septiembre puede ser también uno de los mejores momentos para plantearse aumentar la capacidad operativa del negocio, con la incorporación de nuevas máquinas o herramientas, con la optimización de procesos o con la contratación de nuevos empleados.

 

Dese a conocer. Aproveche el comienzo del nuevo curso para darse nuevamente a conocer. Si tiene presupuesto, puede utilizar la publicidad y, en cualquier caso, una gestión profesional de las redes sociales y el tan necesario boca a boca pueden ser una útil y eficaz herramienta. Destaque, sobre todo, su marca y sus principales ofertas competitivas.

 

Busque nuevos mercados. Si tiene previsto extender su negocio fuera de España, es el momento de plantearse nuevos mercados. En septiembre la actividad económica se relanza por lo que puede encontrar interesantes proyectos y socios con los que adentrarse en otros países.

 

Desarrolle contenidos digitales. Aproveche las nuevas tecnologías y las redes sociales. Una buena estrategia es desarrollar un buen número de contenidos digitales para alimentar su web, blog, newsletter, etc. Aumentará su contacto con los actuales clientes y le permitirá conseguir más.

pilares

Los 4 pilares básicos del plan de marketing

Una idea que se convierte en un negocio

Definir el mercado potencial y establecer el ‘carné de identidad’ del mismo, mediante señas corporativas propias, son los primeros pasos del proceso. El estudio de mercado, es decir, quiénes somos y a quién nos dirigimos serán la base de la estructura empresarial y centrarán el plan de desarrollo. Y el mismo no se podrá desarrollar sin un buen plan de marketing. Con él se resuelve la ecuación en la que se mezcla el tipo de público al que van dirigidos los productos y servicios con la estrategia para darlos a conocer y despertar el interés por ellos.

 

Adaptarse a los cambios

Las empresas se mueven en un entorno cambiante, por lo que tanto el estudio de mercado como el plan de marketing deberán revisarse y actualizarse al menos una vez al año. En las modificaciones que sean necesarias introducir deben estar reflejados los cambios que impongan el consumo y las costumbres, o los que nos abran nuevas vías de negocio. En cualquier caso, el plan de marketing inicial deberá concretar 4 pilares básicos, los conocidos como las 4 P’s (en inglés: Product, Price, Place, Promotion):

Producto o servicio. Es fundamental hacer un diseño real de la oferta que se va a comercializar, señalando de forma objetiva los factores diferenciales positivos y negativos.

Precio. Con la información recabada en el estudio de mercado hay que definir la banda de precios y los márgenes que nos permitirán ser competitivos con respecto a otras empresas del mismo sector. En el caso de que tengamos que fijar precios superiores a la competencia hay que saber hacer valorar a los clientes aquellas diferencias que lo justifiquen.

Estrategia comercial. En este punto el empresario debe establecer, tras comprobar los costes y el tipo de negocio, si crearán un equipo de ventas propio o si recurrirá a representantes o redes externas de comercialización. También tiene que analizar la posibilidad de vender a crédito y la política de descuentos para grandes clientes.

Publicidad. No es necesario contar con una fuerte inversión publicitaria, los nuevos medios pueden ser muy rentables si los usamos con imaginación. Hay que aprender a utilizar de forma óptima, según el tipo de negocio y el destinatario, los medios existentes (prensa local y nacional, radio, televisión, publicaciones sectoriales, mailing, buzoneo, acontecimientos especiales como ferias o eventos deportivos y culturales, internet y las redes sociales, etc).

El marketing y la publicidad han entrado a formar parte de nuestra vida cotidiana. El mundo es ya un enorme anuncio, amplificado por la red, que nos va permitir hacer llegar a todos nuestros posibles clientes los productos o servicios que ofrecemos. Por tanto, el diseño de cómo difundir la idea será una pieza clave.

SOCIAL MEDIA

Las claves para que las redes sociales ayuden a incrementar la facturación del negocio

SOCIAL MEDIAUn reciente estudio de la consultora Shareaholic se basó en la evaluación a más de 300.000 páginas webs de empresas. Su objetivo era ver qué porcentaje de visitantes de las mismas provenían de las redes sociales y cuál era el que el llegaba por otros caminos, como Google. A la conclusión a la que llegaron fue que un porcentaje de alrededor del 30% de tráfico con punto de partida en Facebook, Twitter y el resto de medios sociales era una buena media. Si se estaba por encima, las cosas se hacían muy bien en el site. Si, en cambio, la firma estaba muy lejos de ese 30% estábamos ante una señal inequívoca de que se necesitaban cambiar muchas cosas en la estrategia en redes.

 

Si usted está en este último grupo, seguro que le interesará esta serie de consejos diferentes a los habituales, que ofrecen los expertos para incrementar el volumen de visitantes sociales a nuestra web. Y si ya está por encima, pues quizá descubra algo que le ayude a mejorar todavía más. Sea como fuere, lo que está claro es que estos trucos le ayudarán a convertir al visitante social en una fuente de ingresos para su negocio.

 

– Cree tweets personalizados. La propia idiosincrasia de Twitter provoca que muchos tweets se pierdan y se olviden, ya que todos se parecen mucho entre ellos. Una forma de evitarlo es utilizando un formato definido en cada uno de sus mensajes. La mejor forma de conseguirlo es entrando en páginas que contienen símbolos que se pueden copiar y pegar en cada uno de los mensajes. Una de ellas es iEmoji,com. Pero existen muchas más. Es una forma diferente de llamar la atención.

– Haga mensajes más largos. La popularidad de redes sociales como Twitter ha llevado a muchos a creer que el resto de plataformas no son de interés. Eso es un error. Si Twitter, con sus 140 caracteres, no permite profundizar, acuda a otras como Google+ que estimula la conversación y permite comenzar la misma con un speech más largo.
– Aproveche los grupos de Facebook. En muchos casos, el alcance de Facebook no compensa el esfuerzo que requiere. Pero esto es una sensación que tienen muchos cuando trabajan con el típico perfil. Para tener éxito en una estrategia empresarial en Facebook es importante aprovechar la característica de crear grupos. De esa forma se segmentará la clientela y a cada uno de se le ofrecerá la información que quiere ver en su ordenador, o en sus dispositivos móviles.

– Inserte un botón de compra en Facebook. No sea tímido. Arriesgue y aproveche algunos mensajes para enlazar directamente a su tienda virtual y fomente así el tráfico y las posibilidades de aumentar ingresos.
Haga mercado enlazando las redes sociales. No se centre en una sola plataforma. Convierta a los fans de Facebook en seguidores de Twitter, o en contactos de Linkedin o Google+. Por eso, usted debe estar compartiendo información en todas las redes sociales, que puedan originar ingresos al negocio. Requiere tiempo, pero a la larga es beneficioso.
Alcance el corazón de sus seguidores. Si una empresa consigue atravesar la muralla del internauta y penetrar en sus emociones se habrá ganado un cliente para toda la vida. Por tanto, vuelva a arriesgar y hable de cuestiones que quizá no estén directamente entroncadas con su razón social pero que pueden interesar a la gente que mira activamente su perfil en las redes sociales.
Aproveche contenidos de sus clientes. Si tiene la suerte de encontrar un mensaje o una imagen en la que un cliente se identifica con la empresa, pida permiso y utilícelo. De esa forma contará al resto lo que su marca representa para algunas personas.
Arriesgue. Existe un refrán español que dice que el cementerio está lleno de valientes. Pues bien, eso puede estar muy bien para la vida real, pero en el mundo social, ir a lo seguro no sirve para nada. Por tanto, no se olvide de tomar algunos riesgos calculados en su apuesta por las redes sociales.

No se calle nunca. Si usted recibe una crítica de un usuario no se oculte. Salte a la pista y conteste a esa persona de la mejor forma posible. Será un forma de contar a todos que su empresa está compuesta por gente de carne y hueso, y no por robots.

Intente ser positivo. Puede que muchos contactos suyos estén enzarzados en una agria discusión sobre un tema de actualidad que les interesa. En ese caso, su empresa también debe participar pero tratando de dar el punto de vista positivo (siempre que sea posible) sobre el tema en cuestión.
Cuidado con los famosos. Para el 99% de los emprendedores que una celebrity hable en las redes sociales sobre los beneficios de los productos o servicios de su negocio es como acertar los seis números de la Lotería Primitiva. Pero no siempre es así. Por tanto, asegúrese que ese famoso concuerda y cae bien a sus clientes. Si piensa que puede ser polémico, obvie el comentario y no saque beneficio del mismo.

Cree un equipo. Parece de lógica, pero las redes sociales no pueden ser ese extra al que el emprendedor se dedica en sus escasos ratos libres. Para tener éxito en este campo hay que crear un equipo y darle unas directrices claras para atraer a los internautas y lograr que alguno compre.

POST LUNES 4 AGOSTO

Inbound Marketing o cómo convertir visitantes en clientes

POST LUNES 4 AGOSTOLa lógica en marketing está adoptando nombres cada vez más sofisticados. Es lo que sucede con el Inbound Marketing, una de las técnicas más efectivas que utilizan grandes compañías y distintos profesionales del sector, pero cuya metodología y ventajas no son conocidas todavía por muchas pequeñas y medianas empresas. Su objetivo fundamental es aumentar la cantidad de visitantes de la página web de una compañía –pero también de su blog, Facebook, Twitter, etc.- y, posteriormente, convertir el máximo número de ellos en clientes.

 

La estrategia es muy sencilla. Una vez que conocemos quiénes se han interesado por nuestra empresa -a través de los medios indicados anteriormente-, será más sencillo concentrar la oferta de productos y servicios de la compañía en ellos, aportándoles un mayor valor añadido, hablándoles más de nuestras bondades y particularidades, y segmentándolos más detalladamente por sus inquietudes, intereses y necesidades.

 

El proceso conlleva varias etapas. En primer lugar, es necesario atraer el máximo número de visitas hacia todos los soportes de los que disponga la empresa. Para ello, habrá que potenciar no solo la página web, sino también los blogs, los vídeos en youtube, las newsletter y boletines electrónicos publicados periódicamente, los e-books, las noticias en prensa, etc. Además, si hacemos que cada uno de estos canales conecte o interaccione con los demás, conseguiremos multiplicar rápidamente las visitas totales, ya que muchas de las personas interesadas pasarán de uno a otro a golpe de click.

 

El segundo paso será la conversión de todos estos clientes en bases de datos sofisticadas, algo que conseguiremos gracias a la ayuda de la tecnología. Esto nos permitirá conocer cuáles son las personas más interesadas en nuestros productos o servicios, saber por qué les gustan y qué motivos les podría llevar a adquirirlos. El siguiente trabajo consistirá en segmentar adecuadamente a estos clientes para que cualquier acción de marketing que desarrollemos con ellos consiga el máximo rendimiento con el menor esfuerzo posible.

 

Una vez que tengamos la base de datos completa y segmentada adecuadamente, podremos descubrir cuáles son los visitantes que se encuentran más cerca de realizar finalmente la compra. Y, una vez que conocemos a éstos, podremos poner en marcha diferentes acciones que irán aumentando su deseo de llevarla finalmente a cabo. ¿Cómo conseguiremos esto último? Fundamentalmente, insistiendo en los beneficios del producto cuando vuelvan a visitar la web, enviándoles un correo electrónico, remitiéndoles una newsletter o un boletín electrónico, etc.

 

La tecnología nos permitirá seguir la evolución de estos potenciales clientes e interactuar con ellos, directamente, a través de las redes sociales. Además, algunos expertos indican la conveniencia de agilizar y sistematizar el seguimiento creando reglas. Por ejemplo, uno de ellos aconseja que si una persona lleva más de cuatro semanas sin visitar una determinada página web, los responsables de marketing pueden enviarle un correo electrónico automático, dirigido sólo a ella.

mundosm

Marketing internacional y redes sociales. Encuentra la combinación perfecta

Siempre que hablamos de marketing internacional comenzamos por puntualizar un tema clave: no se puede reproducir la estrategia aplicada en España en el resto de países. Partiendo de esta premisa la situación se complica mucho más cuando abordamos el tratamiento internacional de las redes sociales.

Y es que, aunque cueste creerlo, Twitter, Facebook, Linkedin, etc a pesar de su importancia no tienen el mismo dominio ni la misma implantación en todos los países del mundo, a veces ni siquiera las mismas reglas de juego.

Por eso hay una serie de cautelas a la hora de elaborar el plan de exportación en el apartado de redes sociales.

 

La primera, descartar la presencia en redes sociales en aquellos países en los que no se tiene presencia física. Esta premisa está fuera de dudas cuando la actividad de la empresa y de sus prestaciones es física. Carece de sentido realizar un esfuerzo de marketing de cualquier tipo si luego, los clientes no tienen la capacidad de pasarse por la tienda a comprar o disfrutar de sus servicios de forma fácil y accesible. La decisión se complica algo más cuando quien debe tomarla es una empresa de comercio electrónico o que, aún prestando servicios, busca clientes en todo el mundo. Podría ser el caso de un resort de lujo, por ejemplo. En general, la recomendación de los expertos es que la presencia en redes sociales debe ser un complemento a la actividad física de la compañía y gestionarse desde el lugar en el que se van a prestar los servicios.

 

Estudiar las redes más potentes en el país que se quiere conquistar y calibrar esfuerzos es la segunda de las premisas del marketing internacional. Puede parecer una aberración no estar en Twitter. Pero si esa red social apenas tiene seguidores en China, por ejemplo, lo más sensato será descartarla y apostar por Weibo, el Twitter chino que siguen 400 millones de usuarios.

 

Generar contenido específico. Una vez seleccionadas las redes que mejor se adaptan a la estrategia de la compañía, hay que generar contenido específico. En más ocasiones de las deseables, se establece la creación de un único contenido para todos los idiomas de una red social. Se hace la traducción y se distribuye cada uno por el canal adecuado. Error. Cada país debe tener unos contenidos únicos o al menos, muy adaptados a la idiosincrasia local. Y eso sólo se consigue con una política: la gestión local.

 

Gestionar las redes de forma local. Tuitear o redactar un blog implica hacer referencias continuas a la realidad que viven los seguidores y si eso se hace desde otro país (aunque los editores, redactores, o gestores de las redes tengan el mismo idioma) se pierde sensibilidad. Para ello, es clave tener un equipo (puede ser externo) que gestione la redes en el país en el que se quiere hacer negocio. También ayuda buscar colaboradores de renombre locales. Una de las estrategias que da relevancia a un blog empresarial es invitar firmas de expertos de prestigio en el sector. Para que ésta sea efectiva los expertos deben ser conocidos en el país. Es casi imposible, y muy caro, contar con colaboradores de prestigio internacional, reconocidos en todos los países.

 

Redes sociales generalistas o específicas. Esta es otra de las grandes dudas que se plantean a la hora de abordar el marketing en redes sociales. Apostar solo por los canales o dedicar esfuerzos a las redes temáticas. La decisión depende sobre todo del presupuesto y de los recursos humanos disponibles. Si el presupuesto lo permite hay que optar por sacar todo el partido posible a las redes temáticas, verticales o específicas, según se les quiera denominar. A través de ellas es posible contactar con un perfil de público mucho más interesado en el producto de la compañía y, en general, mucho más activo que el que hay en las redes sociales generalistas. Además, en una red vertical implica conocer también la estrategia y actividad de empresas de la competencia y sobre todo, identificar a los infuencers. Es decir, identificar a aquellos perfiles de usuarios cuyas opiniones tienen especial repercusión en la red, y contactar personalmente con ellos para presentarles la compañía y sus productos o actividad. En la mayoría de los casos, esos ‘influencers’ también son activos en las redes sociales generalistas, pero en ellas es más difícil detectarlos.

 

Generar conversación. Sea vertical u horizontal y esté en el país que esté, hay un comportamiento clave para conseguir el éxito en las redes sociales: conversar e interactuar. De nada sirve lanzar y lanzar tuits o posts en un blog si no se busca la complicidad de los seguidores, ni se contesta a todas las interacciones directas. Un truco para empresas que quieren darse a conocer: Rastree las redes sociales y resuelva dudas que plantean los usurarios relacionadas con su sector. En poco tiempo será un personaje de referencia.

press

¿Por qué tu pyme debe tener un plan de comunicación?

Declaraciones desafortunadas de un directivo. Un ex empleado con ganas de venganza, incluso empleados enfadados. Empresas de la competencia con malas intenciones. Los focos por los que la imagen de una empresa puede sufrir daños son innumerables y, desde luego, no están adscritos a las grandes empresas, sino que las pymes tienen los mismos riesgos.

Y es que, igual que las leyes de prevención de riesgos obligan a instalar extintores en las oficinas, debería existir una ley que obligara a tener un plan de riesgos en la comunicación, puesto que las pérdidas por un conflicto en los medios pueden ser cuantiosas. Demasiadas pymes no es que no lo tengan es que ni siquiera se plantean contratar a expertos en comunicación. Algunas que habían dado el paso de montar un gabinete de prensa, los han dejado tan esquilmados con las políticas de recortes de la crisis que es como si no los tuvieran. Otras, mucho peor, creen que cualquier sobrino, primo, colega o secretaria que pase por la puerta puede encargarse del asunto.

Una emergencia de comunicación no es un mal que sólo afecte a las grandes empresas, puede llegar en cualquier momento a cualquier empresa. Un antiguo empleado desvelando datos conflictivos, un cliente despechado que accede a los medios de comunicación, unas declaraciones improcedentes por parte de algún directivo…

Por eso conviene tener un protocolo de actuación definido para casos extremos y, lo que es más importante, tener entrenados a los directivos para:

1.- Dar la cara, ser activos. Cuando una empresa sufre un ataque contra su credibilidad, lo primero que tiene que exponer son los argumentos que lo contrarrestan. Alguien puede pensar que lo mejor es callarse y dejar que pase ‘el chaparrón’. Pero en comunicación ‘el chaparrón’ puede acabar llevándose a la empresa por delante.

2.- Comunicar con frecuencia mientras dura la crisis. Dado que las crisis surgen en el momento más inesperado cualquier plan de comunicación tienen que contar con material preparado para ser comunicado en el momento cero. Información básica con las cuentas de la compañía, o explicaciones del negocio en actividades que puedan generar algún tipo de conflicto, por ejemplo medioambiental o social. Eso es lo que hay que lanzar el primer día. Pero no se debe dar la explicación y desaparecer sino continuar con las explicaciones de forma frecuente hasta que se difumine el conflicto.

3.- Si hay que dar malas noticias, hacerlo rápido y todas de golpe. ¿Las acusaciones son todas falsas? Entonces no hay problema, se explica cuanto antes y se ofrecen los argumentos necesarios para contrarrestar la información.

En el caso de que el ataque contenga dudas razonables, o cuando se trate de explicar declaraciones conflictivas realizadas por algún directivo por ejemplo; lo mejor es no demorar la contestación. Cuanto antes se reconozca y se expliquen las razones de los fallos mucho mejor. Hay que tener en cuenta que en comunicación cuanto antes se reconozca el error antes se desactiva.

4.- No mentir. Huelga decir, que una mentira en un momento así puede amplificar el problema en cuanto sea detectada. Y no hay duda será detectada y no tardando mucho.

5.- Elegir los canales para responder, pero responder. En el mundo 2.0 las crisis se multiplican en las redes sociales. ¿Se debe responder a través de Twitter, Facebook, etc? La respuesta no puede ser genérica. Depende de la empresa, del problema, etc. Lo que está claro es que hay que elegir el canal con cautela y comunicar con profusión y con una cadencia adecuada al mismo mientras dura el conflicto.

Otra opción es dar la cara en vivo, convocando a la prensa y ofreciendo una rueda de prensa con preguntas. Esta opción es complicada porque las preguntas pueden ser rebuscadas, pero es la más efectiva cuando la empresa tiene los argumentos suficientes para defenderse y aclarar todos los malos entendidos.

6.- Seguir de cerca a los medios. Sólo así se sabe la potencia de la crisis y si el tiempo la desactiva o la amplifica. También es la mejor manera de saber qué comunicar. Por supuesto, no hay que contestar a todo lo que se pueda comentar en los medios y redes sociales, pero sí a las cuestiones más recurrentes e importantes.

7.- Actuar con contundencia. Aunque lo hayamos colocado en último lugar, la contundencia de la reacción debe ser potente, creíble. Decir que unas acusaciones son mentira con carita de cordero degollado, tendrán el efecto contrario al esperado. En la crisis, el leguaje verbal, a veces es incluso más convincente que las palabras.