Entradas

redes_sociales

Nueve errores que no debe cometer en redes sociales

El social media marketing y las redes sociales

Más de 19 millones de españoles utilizan a diario las redes sociales. Además nuestros internautas están a la cabeza del mundo en cuanto al número de entornos sociales que visitan cada día, con 6,2. Mientras, nuestros vecinos europeos se conforman con 5,4 y la media mundial se queda en 4,8. Sirvan estos datos para reflejar la enorme importancia que tienen las redes para una empresa. De ahí que el social media marketing se haya convertido en una poderosa herramienta para aquellas pymes que pretendan conectar con sus clientes.

Hoy en día el plan de negocio de una empresa debe tener en cuenta las redes sociales. Es más, muchas marcas de éxito han levantado sus negocios a través del boca a boca que se originó en Facebook, Twitter, LinkedIn, Instagram o YouTube. Por el contrario, muchos emprendedores nunca han sido capaces de dar con la tecla para conectar con su público. Lo más probable es que ese empresario que no fue capaz de captar la atención del internauta cometiera alguno de los errores de marketing que detallamos a continuación y de los que todos los negocios que aspiran a ser rentables deben huir.

Diversificar los esfuerzos en las redes Sociales

En demasiadas ocasiones, los negocios, y más los que son por internet, tienden a utilizar demasiadas plataformas. Quizá una gran empresa con un inmenso equipo de marketing pueda permitirse el lujo de apostar por -además de las 5 citadas- Snapchat, Pinterest, FourSquare, SlideShare, Yelp, Flickr… Pero una pyme debe centrarse en dos o tres plataformas que se adapten a su negocio y a los intereses de sus clientes y convertirse en experto de las mismas.
Y es que el marketing en redes sociales requiere experiencia. Solo así se podrá destacar entre las 300 millones de fotos que se suben cada día a Facebook, o los 510.000 comentarios que se publican cada 60 segundos en la misma red social.

Olvidarse de los seguidores

Los seguidores son los que traen más seguidores. Ésta es una regla básica de las redes sociales. Con esta idea, olvidarte de ellos constituye un error de irreparables consecuencias. A los que nos siguen en entornos sociales hay que tratarlos como si clientes fueran. Por tanto, su interés e interactuación con nuestros contenidos debe ser recompensada, por ejemplo mediante un mensaje personal que puede incluir, o no, un regalo de agradecimiento.

Copiar a otros

Copiar tal cual la estrategia y contenidos de otra marca rival que esté teniendo éxito no es positivo para nuestro negocio. Las redes sociales están diseñadas para premiar el contenido nuevo y los usuarios lo prefieren. Por tanto, es preferible que diseñe su propia estrategia de marketing. Aunque se equivoque y haya que pulirla, es mejor que plagiar a otro.

No utilizar las estadísticas en las redes sociales

Nos guste o no las estadísticas son parte fundamental del social media marketing. Saber si un contenido es más o menos visitado por los seguidores nos da una idea de la estrategia que debe seguir la empresa para captar la atención del internauta. Por dicho motivo, ignorar lo que los números reflejan hace que sea muy complicado elaborar una estrategia correcta con la que mejorar el impacto de nuestros contenidos.

Desconocer a nuestro cliente

Si el emprendedor desconoce cómo es su cliente en las redes sociales y qué es lo que puede interesarle no será incapaz de desarrollar un marketing digital adecuado. Incluso podrá equivocarse a la hora de seleccionar las redes a las que dedicar sus esfuerzos.

No aprovechar el potencial del vídeo

El 60 por ciento de los expertos en redes sociales destaca que el vídeo es fundamental para incrementar el impacto de los contenidos. Su indudable atractivo para la audiencia hace ineludible la utilización a la hora de elevar el conocimiento de la marca en entornos sociales.

Considerar que la estrategia en todas las redes sociales es la misma

Cada red social es diferente y lo que funciona en una puede no hacerlo en otra. Hay que valorar que los internautas utilizan diversas redes para encontrar contenidos diversos. Si no, ¿para qué iban a tener en su smartphone las diferentes aplicaciones de las diversas redes?. Es evidente que si una empresa utiliza el mismo contenido en todas estas redes sin adaptarlo mínimamente a las mismas estará llevando a cabo una estrategia equivocada.

Crear un equipo demasiado amateur

Es habitual considerar que los más jóvenes son los mejor preparados para crear una estrategia adecuada de marketing en redes sociales. Este tipo de decisiones refleja que la firma no desarrolla una apuesta digital profesional. Muy al contrario, destacar en el mundo de internet exige de la elaboración de planes trabajados y concienzudamente medidos. Solo así se podrán tener posibilidades de éxito.

Centrarse exclusivamente en aumentar la cantidad de seguidores

Es cierto que un objetivo es lograr aumentar el número de seguidores de la empresa. Pero es conveniente no olvidar que, en el caso de las pymes, es preferible una pequeña y sólida base de fieles clientes que derrochar esfuerzos en captar seguidores momentáneos logrados a base de realizar publicaciones de pago. Un emprendedor debe valorar lo que le resulta más interesante para su negocio.

consejos_marketing

Consejos para una gestión comercial y de marketing sin grandes costes

Muchos emprendedores se desaniman porque no disponen de un gran presupuesto para realizar campañas de marketing masivas y, sencillamente, se olvidan de un apartado que es fundamental para promocionar y dar a conocer tanto la marca como los productos o servicios que se ofrecen. Si usted se encuentra en ese caso, es importante conocer que existen unas pocas fórmulas que permitirán realizar acciones publicitarias de nuestro negocio sin necesidad de invertir grandes cantidades en las mismas. Dichas fórmulas parten de un principio, que es la creatividad. Sin ella será imposible llevar a cabo una acción con un mínimo de posibilidades de alcanzar el éxito.

De hecho, da igual que se parta de un presupuesto ilimitado, un empresario no podrá nunca desarrollar una campaña que produzca resultados si no vuelca creatividad en el proceso. El marketing se basa en la forma de acercar un mensaje y, para lograrlo, muchas veces no es necesario contar con demasiado dinero para invertir. Aquí le contamos cinco maneras de promocionar su negocio para las que no se necesita exprimir la chequera.

Una estrategia profesional de Social Media Marketing
Obviamente en el mundo digital en el que se mueve la economía actual, contar con redes sociales, como Facebook, Instagram, Twitter e incluso Snapchat, es fundamental porque dan acceso a un universo de millones de clientes y consumidores potenciales, que están distribuidos por todo el planeta. La mejor manera de atraer seguidores a su negocio es proponiendo un contenido interesante que, en la mayoría de las ocasiones, se aleje del mensaje publicitario. Para crecer en este aspecto, muchas veces es más conveniente convertirse en una marca útil que en basar toda la estrategia en el precio que se oferta.

Así, poco a poco, irá construyendo una audiencia social de peso, que se convertirá en un activo valioso y le permitirá comercializar sus productos sin coste alguno. Para conservarla, es importante no abrumar al público con constantes mensajes publicitarios. Piense que si alguien le sigue en redes sociales ya está interesado en lo que ofrece su negocio. Por tanto, no es necesario que inunde a su comunidad con marketing directo. Esta estrategia agresiva puede hacer que huyan de su marca. En lugar de eso, se debe apostar por mensajes útiles e inteligentes que logren despertar el interés de la marca.

Busque acuerdos con empresas que compartan un mismo público
Se trata de un manera muy sencilla de desarrollar su marca y darla a conocer a una audiencia muy específica. El emprendedor debe identificar las oportunidades potenciales de una compañía y cómo puede complementarse con la suya. Lógicamente no podrán aliarse si trabajan en el mismo sector y son competidores. Se deben buscar otros caminos para la asociación. Por ejemplo, usted tiene un firma de diseño de páginas web y ha realizado el site de un despacho de abogados. Pues bien, un apartado de ese contrato que usted ha firmado con ellos podría incluir una colaboración para promocionar los negocios entre las distintas clientelas.

Lo más importante es que los acuerdos cumplan dos requisitos: longevidad y satisfacción de ambos socios. Así se dispondrá de mayores posibilidades de alcanzar el éxito. Esta estrategia consume beneficios, pero le permitirá construir un negocio más allá de la publicidad tradicional.

Conozca a sus mejores clientes y atrápelos
Una de las primeras obligaciones de cualquier emprendedor es la de saber cuáles son sus mejores clientes y conseguir, al menos, su correo electrónico. Será una forma de lograr la fidelización y promocionar su marca. Pero, como decíamos en el primer punto, a este segmento de consumidores que ya conocen la marca no se les debe agobiar con promociones comerciales. Es mucho más provechoso para el negocio, ofrecer información relevante relacionada con la industria en la que trabaja.

Pongamos el caso de que usted se dedica a la compra y venta de entradas a conciertos, espectáculos deportivos, etc. En este contexto la información que debe hacer llegar a su clientela más selecta, por el canal que estime oportuno, es una agenda con acontecimientos de la ciudad que puedan ser de interés. Este tipo de marketing de contenidos útiles mantiene la marca en la mente de los clientes, logrando, de paso, que ese consumidor piense en su negocio la próxima vez que pretenda adquirir una entrada.

Baje al mundo real y pise la calle
Por desgracia, muchas veces los empresarios viven en un mundo que es ajeno a la realidad en sí misma. Un emprendedor no debe renunciar nunca a bajarse al barro y patearse la calle para no perderse entre los continuos cambios que se dan en las tendencias y los gustos de los consumidores. Tampoco se debe renunciar a promocionar su marca de forma personal entre la población de su zona. No tenga miedo a pasear y charlar con la gente para que le conozcan. Se trata de una acción de promoción que es gratuita y que suele dar buenos resultados, sobre todo, durante los primeros meses de vida del negocio.

Convierta su acción en viral
Ya hemos comentado que la creatividad está detrás de todo. Pero en este punto su influencia adquiere proporciones máximas. Para realizar una exitosa gestión comercial y marketing hay que lograr el mayor alcance posible. Y eso se puede hacer llamando la atención y convirtiendo la acción en viral. No se trata de invertir dinero, sino de utilizar la creatividad para promocionar el negocio, logrando de paso, que lo que se cuenta sea imprescindible para los usuarios. Para ello la creatividad es el principal aliado.

mejores_empleados

Cómo conseguir los mejores empleados

Los empleados son un elemento clave para el éxito de cualquier negocio, por lo que es imprescindible elegirlos bien, pero también -una vez contratados- tratarles de forma adecuada para asegurarse de que rindan al máximo. ¿Cómo conseguir los mejores empleados?; y ¿cómo planificar una buena estrategia de recursos humanos en una pequeña empresa? Veamos algunas cuestiones a tener en cuenta.

 

Qué tareas subcontratar. Lo primero que hay que hacer para conseguir los mejores empleados es determinar para qué tareas es necesario contratarlos, porque seguramente habrá otros servicios que puedan ser cubiertos simplemente subcontratándolos a otras empresas especializadas. La condición determinante para recurrir a nuevo personal, que sea integrado directamente en la compañía, es que las tareas que éste debe realizar sean claves para la empresa y para el desarrollo del negocio.

 

Cantidad y puestos. Calcular el número de personas que se necesitan para cada departamento y el tipo de puestos a cubrir no siempre es una tarea sencilla. Hay empresas que producen la misma cantidad de productos a lo largo de todo el año, pero en otras la actividad (de productos o servicios) aumenta o disminuye notablemente según la temporada o el momento en que nos encontremos. No hay más que pensar en las fábricas de turrones y dulces puramente navideños o en los hoteles relacionados con el turismo típicamente veraniego de sol y playa. Por eso, cada negocio debe tener muy en cuenta sus necesidades no solo de manera general sino también de forma específica a lo largo de cada mes del año.

 

Establecer la retribución pertinente. Decidirse por proponer el salario habitual o realizar una propuesta económica puntual más elevada puede convertirse en una gran duda que genere grandes dolores de cabeza al emprendedor, que no quiere equivocarse en su afán de conseguir los mejores empleados. Cuando se trata de cubrir puestos base, se suelen ofrecer las condiciones habituales en la empresa, mientras que si se trata de puestos de cierta responsabilidad, las retribuciones pueden personalizarse y estar en consonancia.

 

Cómo buscar al mejor empleado. El boca-oído no debe ser el principal canal de contratación. Los head-hunters ofrecen una gran variedad de posibilidades para acceder a los mejores profesionales del mercado y no solo están especializados en grandes empresas, sino también en pequeñas y medianas. Pero si no se quiere recurrir a ellos –bien para ahorrarse costes o por falta de confianza- siempre es posible utilizar los recursos que proporcionan las nuevas tecnologías y las redes sociales profesionales como Linkedin.

 

Valorar candidatos y realizar entrevistas. Seleccionar los perfiles más adecuados para el puesto debe convertirse en una tarea cuidadosa que ha de realizarse con tranquilidad. Si no tenemos el tiempo necesario para llevarla a cabo sin interrupciones en un momento determinado, es mejor dejarla para más adelante y centrarse en ella cuando realmente dispongamos del mismo. Una vez seleccionados a los principales candidatos, solo quedará realizar una ronda de entrevistas que terminará por convencernos de la conveniencia de contratar a una persona u otra. Su forma de comportarse y expresarse, así como su iniciativa y su actitud serán elementos clave en esta última fase.

 

Elegir el tipo de contrato más adecuado. Las fórmulas de contratación laboral han ido cambiando a lo largo del tiempo, por lo que el emprendedor debe conocer (o, en su defecto, informarse) adecuadamente todas las posibilidades que existen en estos momentos. Y determinar cuáles resultan más adecuadas para su tipo de empresa, tareas y cualquier otro condicionante.

 

Establecer el mejor sistema de formación. Una vez contratado, el nuevo empleado requerirá una atención especial. Por un lado, será instruido en prevención de riesgos laborales, como obliga la legislación vigente. Y, por otra parte, deberá recibir la formación necesaria correspondiente al tipo de trabajo que vaya a realizar, integrándolo en los sucesivos programas formativos previstos en la compañía para todos los trabajadores.

marketing_offline

Estrategias de gestión comercial y marketing offline que funcionan

El auge de la economía digital y de los medios sociales origina que, en ocasiones, nos olvidemos de que existen métodos de marketing tradicionales que son perfectamente válidos. De ahí que las grandes empresas utilicen todos los canales posibles (tanto online como offline) para hacer llegar sus productos o servicios a los consumidores, de cara a convertirlos en clientes.

La publicidad que se deja en los limpiaparabrisas de los coches, los sorteos en los que se regalan bolígrafos o camisetas y las donaciones a pequeña escala son algunos ejemplos de lo que se conoce como marketing de guerrilla, que prescinde del uso de Internet y de los medios sociales. Son acciones simples que se utilizan para difundir el nombre de la empresa. Quizá no sean estrategias demasiado sutiles en los tiempos actuales, pero sí que son eficaces. Y más para una gestión comercial y de marketing de una pyme. A continuación, enumeramos algunas de esas estrategias de la vieja escuela que, por su efectividad, siguen siendo perfectamente válidas.

Repartir tarjetas de visita
Se trata de la herramienta de marketing más básica y clásica y, sobre todo, más barata. El pequeño tamaño de una tarjeta de visita la convierte en ideal para dar a conocer su negocio a los vecinos, a otras empresas o al grupo que considere necesario. El único límite en el éxito de una estrategia basada en la distribución de tarjetas de visita lo pone el propio emprendedor.

Donar productos o promociones como premio de un concurso
Otra forma tradicional de dar a conocer un negocio es a través de donaciones. El emprendedor debe enterarse de dónde se realizan sorteos (puede ser en colegios, ONGs, las propias administraciones públicas, etc.) y mostrar interés por formar parte de las empresas patrocinadoras. De esa forma, el nombre de la empresa empezará a conocerse y, además, estará asociado a una causa positiva. Dentro de esta estrategia de marketing tradicional no se olvide también de formar parte de las fiestas de su localidad. Patrocine un adorno navideño en una plaza, por ejemplo, para promocionar sus productos.

Hablar en eventos
Participar en charlas relacionadas con la actividad económica en la que se mueve su empresa es también una estrategia de marketing efectiva. Así logrará dejar su impronta entre compañeros y competidores y creará una representación visual de su negocio. Si piensa que no está capacitado para hacer un discurso frente a lo más granado del sector, sigue siendo interesante no dejar de acudir a estos eventos. Las relaciones que establezca en estos lugares le podrían ayudar también en el futuro a la hora de comercializar sus productos o servicios.

Salir en medios de comunicación impresos locales
A pesar del imparable crecimiento de los medios de comunicación digitales, la prensa en papel sigue siendo efectiva a la hora de darse a conocer. Para aprovecharse de ella, nada mejor que lanzar comunicados de prensa a revistas o periódicos que se dirijan a su público objetivo. Se trata de una forma sencilla de mostrar aspectos importantes de su negocio y el mero hecho de estar publicado en un medio de prensa escrita da más prestigio al propio mensaje. Por tanto, no olvide que mantener una buena relación con los periodistas de su entorno es siempre positivo de cara a llevar a cabo una buena estrategia de marketing tradicional.

Mande cartas
Incluso en la era del correo electrónico y de los mensajes de WhatsApp, el correo de toda la vida sigue siendo un método de comercialización efectivo. Y es que muchas personas todavía prefieren tener un papel delante que le cuente la oferta que verla a través de la pantalla del ordenador, tablet o smartphone. Es cierto que se trata de un método más costoso que el online y que resulta más complicada evaluar el éxito o no de la iniciativa, pero es ideal si pretende diferenciarse de sus competidores que, casi con toda seguridad, se limitarán a una estrategia meramente online.

Llame por teléfono
Elabore una lista de potenciales clientes y comuníquese con ellos. La mayoría de las conversaciones acabarán en nada, incluso a alguno de ellos le molestará la agresiva estrategia, pero si usted es capaz de adaptar la conversación a cada cliente y ser consciente del tiempo y de sus necesidades obtendrá buenos resultados.

Acuda a ferias
Las ferias sitúan bajo un mismo techo a todos sus competidores. De ahí que usted no pueda prescindir de asistir a estos eventos de cara a conocer los materiales de marketing y la estrategia en general que utilizan sus rivales. Obviamente, las ferias son también excelentes lugares donde mostrar sus productos o establecer relaciones comerciales. Por tanto, no se pierda las oportunidades de negocio que se generan alrededor de las mismas.

Todos estos métodos son sólo algunos de los ejemplos válidos que todavía quedan dentro del mundo tradicional y más alejado de las nuevas tecnologías. Aunque como ya se ha comentado anteriormente, la mejor estrategia de gestión comercial y de marketing que se puede seguir pasa por utilizar lo mejor del mundo offline y el online.

Sin título

Cómo aumentar tus ventas con las bases de datos de marketing

Sin título Has lanzado un nuevo producto al mercado: el gadget definitivo para la gestión de las flotas de vehículos de transporte. Hasta ahora, tu radio de acción se había limitado a sectores muy nicho. Sin embargo, las nuevas funcionalidades de tu producto hacen que este pueda interesarle a compañías de ámbitos muy diversos, por eso has decidido salir de tu zona de confort y llevar a cabo una campaña de marketing más masiva. Pero ¿cómo hacerlo? ¿Cuáles son las herramientas a tu disposición? Y sobre todo, ¿dónde encontrarás toda la información necesaria para acercarte a tus clientes potenciales? La respuesta a estas preguntas y a todas las que te haces se encuentra en las bases de datos de marketing.

A la hora de comunicar directamente a tus posibles compradores la ampliación de tu oferta de servicios debes tomar dos decisiones fundamentales: cómo vas a comunicarlo y a quién te vas a dirigir. Para ello, necesitas conocer las técnicas de marketing a tu disposición y aprender a elaborar bases de datos de marketing.

Algunas de las técnicas de marketing más utilizadas son:

  • Fórmula a través de la cual se contacta directamente con el cliente por teléfono. Durante la conversación se presentarán los beneficios de hacerse con el producto. Esta llamada puede ser el paso previo a, por ejemplo, enviar por correo un dossier sobre tu compañía y una muestra del producto. Para emplearla es necesario contar con el nombre de la empresa, dirección, teléfono y persona de contacto en tu base de datos.
  • Email marketing. Consiste en enviar un correo electrónico a tus clientes potenciales presentándoles el nuevo producto. Existen una gran cantidad de plataformas digitales para realizar estos emailing, pero en todas ellas necesitarás al menos el nombre de la empresa y una dirección de correo electrónico. Es más, una vez realices tu primer envío podrás volver a utilizar esta técnica para informar a tus compradores sobre ofertas o promociones relacionadas con tus productos. Gracias a las bases de datos de marketing, conseguirás acceder a muchos más clientes potenciales.
  • Redes sociales: Difundir información a través de las redes sociales de tu empresa es muy útil para mantener a tus compradores más fieles al tanto de tus productos. Para alcanzar a clientes potenciales puedes optar por llevar a cabo estrategias pagadas y hacer que tu mensaje llegue incluso a aquellos usuarios que no siguen tus perfiles.

 

Elabora tus propias bases de datos de marketing

Sea cual sea la técnica de marketing que escojas para acercarte a tus clientes potenciales, debes contar con los datos de empresas procedentes de bases de datos de marketing fiables y contrastadas. Para ello puedes acceder a servicios electrónicos como los de Informa. En ellos podrás escoger el tipo de información que deseas, establecer una relación de empresas e incluso filtrarlas según sus resultados en los últimos años.

En caso de que quieras acercarte a las compañías más destacadas de cada sector, puedes solicitar también un informe sectorial, ya que estos suelen incluir un listado de las empresas más destacadas a nivel nacional en cada ámbito. Si lo que quieres es presentar tu nuevo producto a todas las empresas de tu provincia, a través de estos servicios también podrás encontrar un listado de las mismas y crear así una base de datos de marketing personalizada.

El lanzamiento de un nuevo producto es un momento en el que se mezclan la ilusión por llevar a cabo una nueva apuesta para el futuro de tu negocio y el nerviosismo de saber cómo será recibido entre tus potenciales clientes. Para garantizar el éxito de tu nuevo gadget en el mercado, es fundamental que no pienses solo en qué vas a comunicar, sino también en la forma de hacerlo y en los destinatarios. De esta forma, utilizando herramientas como las técnicas de marketing y una base de datos a medida, estarás un paso más cerca de aumentar tus ventas y ver cómo tu producto equipa todas las flotas de vehículos del país.

comunicación_crisis

La comunicación de crisis, el mejor plan de empresa

comunicación_crisisEl tamaño de la empresa es indiferente en este caso. Cualquier negocio ha pasado, pasa o pasará por una crisis de imagen. Y más en los tiempos que corren en los que un simple tweet puede hundir una marca en pocos días. Si no se lo cree, basta con ver los resultados de un estudios de la consultora ODM en la que se asegura que el 60% de los directivos de una firma han soportado un problema de estas características. Pero lo peor viene con el porcentaje del 70%, que es el número de empresas que pierden negocio por una mala gestión de la comunicación.

 

La importancia de saber gestionar una crisis reputacional es clave. De ahí que las grandes empresas tengan equipos enteros (internos o externos) dedicados a saber cómo salir de estas situaciones de apuro. Pero, ¿qué pasa con las pymes? Por desgracia, los pequeños todavía tienen mucho camino que recorrer en este sentido. Desde aquí vamos a tratar de dar unas pinceladas para elegir la mejor estrategia a seguir de cara a resolver una cuestión que puede ser fundamental para el futuro de la compañía.

 

Dar la callada por respuesta es una mala elección
En este punto no hay discusión. Todos los expertos en la materia aseguran que una compañía afectada debe afanarse en dar una respuesta rápida a los problemas. Por tanto, la obligación de cualquier emprendedor es la de contestar a un comentario que afecte negativamente a nuestra imagen corporativa. En este sentido, el tiempo juega en nuestra contra. Si no se dice nada desde la empresa, se da pábulo a que los rumores crezcan sin cesar. ¿Consecuencia? Lo que ha podido llegar a unos pocos clientes, alcanzará a muchos más.

 

Una cosa no quita la otra y la velocidad tampoco se puede confundir con ofrecer una contestación chapucera. Eso también supone un error importante. La firma debe asegurarse de que toda la respuesta que da es la realidad. Y si todavía no está a tiempo de explicar el 100% de los detalles del suceso, afirme que está trabajando en ello para ofrecer lo más pronto que sea posible una solución convincente.

 

En los tiempos digitales, una empresa también lo tiene muy fácil para salir al paso de los problemas. Usted no debe dudar nunca en utilizar todos los canales que tenga a su disposición, tanto físicos como digitales.

 

Sea honesto
A pesar de sus medios, los fallos más habituales de las grandes corporaciones a la hora de afrontar la comunicación de crisis suelen deberse a que no son honestos y a que tratan de esconder la situación. Por desgracia, en casos que afectan a grandes marcas es muy habitual que se borren los textos ofensivos o que la propia empresa se niegue a contestar al teléfono ante las llamadas de los afectados, o de los medios de comunicación, interesados en sacar a la luz el suceso.

 

¿Por qué actúan así? Pues porque todavía se sigue pensando que el tiempo es el mejor aliado en estos casos y que las cosas volverán a su cauce normal si no se da publicidad a los problemas. Pero esta estrategia podía funcionar hace tiempo. Ahora, las redes sociales no dan esa opción. Por eso, la obligación de cualquier emprendedor es la de ser honesto transparente y presentarse ante los clientes como una persona en la que se puede confiar. Si hay un error, se debe reconocer y tratar de buscar remedio. Y jamás borrar comentarios o dejar de contestar llamadas de usuarios descontentos.

 

Asuma su parte de culpa

Echar balones fuera no es una opción en la comunicación de crisis. Un empresario debe ser responsable y asumir que el principal culpable de todo lo que suceda en la empresa es él. Da igual que no haya tenido nada que ver con el problema, al final las críticas se dirigirán a su persona. Es necesario actuar en consecuencia y disculparse utilizando cualquier medio que tengamos al alcance. Este mensaje también debe incluir las soluciones que se tomarán en la firma para que la circunstancia anómala no vuelva a ocurrir. Un ejemplo en este sentido lo tenemos en la NBA. Hace un par de años, el propietario del equipo de Los Ángeles Clippers fue grabado lanzando comentarios racistas. Adam Silver, que era el mandamás de la competición, no dudo en disculparse en nombre de la NBA. Además multó al responsable de la acción y le prohibió volver a acudir a un partido durante una larga temporada. Y todo ello, sin tener nada que ver con lo sucedido. Silver lo hizo por responsabilidad y porque el comentario ponía en entredicho una marca con tanto prestigio como la liga profesional de baloncesto americana.

 

Y es que ya lo digo el inversor Warren Buffett en una ocasión. El también conocido como el oráculo de Omaha afirmó que “una marca tarda unos 20 años en construirse un prestigio y una reputación. Pero bastan cinco minutos para arruinar ese trabajo”. No le falta razón. Solo una sabia comunicación de crisis y una pronta y veraz respuesta puede evitar que un problema puntual afecte a toda una vida dedicada al mundo de los negocios. Estamos sin duda ante uno de los mejores planes de empresa que pueden existir.

tecnologia_imprescindible

Tecnología imprescindible para cualquier negocio

tecnologia_imprescindibleLa tecnología aporta numerosas herramientas a las pymes, pero no todas son igual de necesarias y eficaces. Los responsables de las empresas deben determinar cuáles resultan superfluas y cuáles, por el contrario, pueden ser más útiles para organizar y desarrollar el negocio de la forma más rentable. Entre éstas últimas, hay algunas que no deben faltar bajo ningún concepto. Son las siguientes.

 

Paquetes ofimáticos. Se trata de la tecnología básica para operar en el día a día y realizar diferentes trabajos relacionados, por ejemplo, con la redacción de cartas para los clientes y otras actividades comerciales, la elaboración de informes y resúmenes de productos, servicios y reuniones, la comunicación interna, la creación y establecimiento de organigramas y tareas, etc.

 

Gestión de la contabilidad. Aunque el negocio de una empresa determinada no sea demasiado complejo, la gestión de la contabilidad siempre será un asunto delicado, que debe dejarse en manos de profesionales y en los que la tecnología puede servir de gran ayuda. Existen en el mercado diferentes programas de pago que incluyen gestores de nóminas, contabilidad y facturación; pero también es posible contar con un programa propio que ayude al emprendedor a gestionar directamente las cuentas de su negocio.

 

Aplicaciones. La actividad comercial requiere también otras aplicaciones que permitan realizar atractivas presentaciones de productos y servicios (con imágenes, dibujos y gráficos) y exponerlas ante clientes, socios o inversores. Entre las más interesantes se encuentran, por ejemplo, Adobe, AutoCad, Photoshop… Para conseguir un mayor efecto en las presentaciones, nada mejor que interactuar también con el Smartphone e internet. A través de algunas de las aplicaciones mencionadas, podremos gestionar también las bases de datos de clientes, organizar la agenda, establecer calendarios, prioridades, previsiones, avisos para no olvidarnos de ninguna cita, etc.

 

Tienda on line y comercio electrónico. Una de las mejores maneras de aprovechar todas las fórmulas de venta es convertirse en un negocio omnicanal. Esto significa que un cliente puede enterarse de la existencia de los productos y servicios de un determinado establecimiento gracias a las redes sociales; consultar los detalles, ofertas y precios por internet; y realizar la compra también a través de la red, o desplazándose hasta la tienda física. En cualquier caso, es conveniente que el comercio cuente con contratación online, factura electrónica y medios de pago también electrónicos.

 

Página web, blog y newsletter. Para que el proceso anterior sea posible y eficaz, el negocio debe disponer lógicamente de una página web completa, atractiva y permanentemente actualizada. Si, además, contamos con un blog y, si es posible, con una newsletter que mantenga a los clientes informados continuamente de las últimas novedades y propuestas, mejor que mejor.

 

Publicidad y marketing online. Hoy en día, casi todos los potenciales clientes de cualquier establecimiento o negocio utilizan redes sociales, leen periódicos y revistas por internet, se fijan en las nuevas tendencias y consultan blogs de expertos, cuyos consejos siguen. Si nuestra empresa también está presente en todos esos medios conseguirá atraer a más consumidores. ¿Cómo hacerlo?  Fundamentalmente, a través de la publicidad y el marketing online.

invertir_facebook

Invertir dinero en Facebook, ¿para qué?

invertir_facebookMuchas empresas de reciente creación gastan dinero que, en muchos casos, no tienen en promocionar sus publicaciones en redes sociales como Facebook. Pero, ¿es rentable esta inversión? Para responder a esta cuestión, nada mejor que fijarse en las cifras. Dedicar 100 euros en publicidad en una publicación colgada en la empresa de Mark Zuckerberg puede generar un alcance de unas 2.000 personas, unos 30 “me gusta” y alrededor de 10 clics. ¿Cubre nuestros objetivos? Seamos sinceros. La realidad es que el mundo digital se puede convertir en ocasiones en un pozo sin fondo. Y más si tenemos en cuenta que la propia Facebook nos da la opción de dar a conocer nuestro negocio de forma totalmente gratuita.

 

¿Dónde está el truco? Pues en popularizar la pyme utilizando para ello nuestro perfil personal en este entorno social. De esta forma, nos ahorramos el dinero y seguimos pudiendo acceder a la herramienta de marketing más poderosa del mundo. Y es que Facebook nos da acceso a 1.500 millones de usuarios. A pesar de ello, la mayoría de los emprendedores sigue utilizando su perfil para sus relaciones personales, olvidándose que también puede ser un activo para el negocio e imprescindible para acercarse a las nuevas generaciones. Desde aquí vamos a tratar de explicar cuáles son las claves para lograr que nuestra pyme se beneficie de nuestra página en Facebook.

 

Olvidarse de la privacidad

Como es lógico si queremos que el contenido que subamos sea conocido por la mayoría no se pueden poner palos en las ruedas. Así que es mejor siempre utilizar la opción de “público” para tener la posibilidad de acceder a un número más grande de contactos.

 

Olvide el amiguismo…

Nuestro perfil se va a convertir en una de las caras de la empresa. Por dicho motivo hay que ser profesional y tratar la página con seriedad. Aquí nunca deberán aparecer fotos de fiestas ni nada por el estilo. Es importante destacar la cultura de la empresa y los valores de la marca porque la idea es que, además de los amigos, las publicaciones sean visionadas por clientes, proveedores, colaboradores, rivales, etc.

 

…Pero sea social

Antes decíamos que había que tomarse este perfil con seriedad. Pero eso no quiere decir que dejemos de ser amigables. Como es normal, el objetivo es sumar contactos, por lo que hay que estar abierto y aceptar a cualquier persona que tenga que ver con el negocio o se mueva en el sector en el que opera nuestra compañía.

 

Nada de quejas

Los perfiles de Facebook están repletos de publicaciones en las que los protagonistas se quejan o protestan sobre cualquier asunto. De hecho, son los más numerosos y los que más se comparten. En nuestro caso, es conveniente olvidarse de estos temas. La gente no tiene que enterarse de las mil trabas que se superan todos los días para mantener el negocio a flote. Tampoco de los problemas que ha puesto la administración de turno. Aquí solo hay que promocionar la empresa, la marca y sus valores.

 

Tampoco política

Una empresa siempre debe mantenerse al margen de la política. Y su empresario, también. Nadie debe conocer cuáles son las tendencias ideológicas de un perfil si la función del mismo es la de promocionar un negocio.

 

Cuidar la imagen

A la hora de trabajar la imagen hay que tener en cuenta que el emprendedor es la cara de la compañía. Por eso, es necesario buscar una instantánea que represente el negocio. Ésta no tiene que ser demasiado elegante (algo que es más propio de Linkedin). Pero sí debe decir algo sobe el producto o servicio que ofrece la firma.

 

Vigilar las etiquetas

Poner etiquetas a otras personas con las que se ha coincidido mejora la visibilidad y aumenta los seguidores. Pero solo se debe hacer con los contactos que tienen algo que ver con lo que se ha publicado en el muro. De lo contrario, parecerá que el objetivo es llamar la atención.

 

Los “me gusta” valen su peso en oro

Aunque parezca algo menor, el número de likes es lo que utiliza Facebook para saber si un contenido interesa o no a los internautas. Así que no tenga inconveniente en apoyar lo que otros postean siempre que esté relacionado con su negocio. Esto incluye los comentarios. Si alguien se toma la molestia de escribir unas líneas sobre un asunto que hemos publicado se merece al menos que se le agradezca.

 

La clave: el contenido

Facebook puede esconder muchos trucos a la hora de difundir publicaciones, pero sin algo interesante que contar es imposible triunfar. El contenido sigue siendo el rey. Por este motivo, se debe cuidar hasta el más mínimo detalle. Un error es escribir posts que traten de vender nuestros productos o servicios. Es mucho más provechoso describir los beneficios de dichas referencias. En otras palabras: hay que venderse pero sin que se note demasiado.

 

Una imagen vale más que mil palabras

Las redes sociales son cada vez más visuales lo que obliga a cualquier editor a publicar siempre ayudándose de una imagen. De esa forma se atraerán más seguidores y se beneficiarán de la política de Facebook, que premia este tipo de contenido. Tampoco se puede olvidar que Instagram es una empresa de la propia Facebook, por lo que es bueno aprovechar ambas plataformas y compartir las instantáneas de la una a la otra. Así mejoraremos la difusión.

 

Ojo con el horario

El alcance de una publicación varía mucho según la hora en la que se cuelgue en la red. Lo mejor es realizar pruebas de ensayo y error hasta dar con el mejor horario para nuestros seguidores.

Snapchat_Logo

Snapchat, imprescindible en cualquier plan de empresa

Snapchat_LogoCuando se habla de cómo aprovechar las redes sociales, los consejos casi siempre se quedan en Facebook, Twitter o, como mucho, Instagram. Se deja de lado otras plataformas que pueden ser muy beneficiosas, especialmente para las pymes. Uno de los entornos sociales que suelen ser eternamente obviados es el de Snapchat. Quizá que su público se base sobre todo en los países anglosajones sea uno de los motivos que lleve a olvidarse de esta plataforma. Otro motivo puede ser que estemos ante la aplicación preferida de los jóvenes.

 

Sea por la razón que sea, el caso es que no prestar atención a la red social que más ha crecido en los últimos años es un error que debemos solucionar. Y es que Snapchat es una de las herramientas más potentes y baratas que existen para llegar a los consumidores y acercarles la marca. Su propia idiosincrasia basada en imágenes y vídeos que, tras un visionado de un máximo de 10 segundos, se destruyen para siempre es ideal para acercar contenidos específicos, respetar la privacidad de los usuarios y obtener excelentes resultados.

 

Pero, antes de pasar a explicar los pasos que debemos llevar a cabo para que nuestro plan de empresa se favorezca de Snapchat, es importante tener en cuenta estos datos. Esta red social basada en imágenes fue creada en 2011. Cada día se ven más de 5.000 millones de vídeos y una media de 9.000 fotos por segundo, cuenta con más de 100 millones de usuarios, de los que más del 60% generan contenidos; el 5% de los selfies que se hacen se comparten en Snapchat y, lo más importante, más del 60% de los jóvenes con edades comprendidas entre 13 y 34 años la tienen instalada en sus smartphones. Esto hace que el valor de esta compañía supere a día de hoy los 16.000 millones de dólares y sea objeto de deseo de firmas como Facebook, que ya intentó hacerse con ella hace un tiempo sin éxito.

 

Como se puede ver su audiencia es gigantesca y no deja de crecer, lo que la convierte en primordial en cualquier estrategia de marketing online que se precie. Pero, ¿cómo aprovechar Snapchat? A continuación, las respuestas.

 

Ideal para dar a conocer actos o eventos

La NBA utilizó esta red social durante el fin de semana de las estrellas, acercando a la afición otros aspectos de los jugadores que iban el All-Star Game. También fue la herramienta preferida a la hora de promocionar el concurso de mates. Así acercó el evento a todos los públicos. Por tanto, una buena imagen o un vídeo efímero (recordemos que lo que se cuelgue se destruye a los 10 segundos) puede ser ideal si nuestra empresa realiza cursos, seminarios o cualquier tipo de actos.

 

Idónea para acercar la marca a los consumidores

Si estamos interesados en una clientela joven hay pocos caminos mejores que conquistarlos a través de Snapchat. Así lo hace, por ejemplo, McDonald’s que creó vídeos de 10 segundos de duración en los que reflejaba cómo la marca era capaz de enamorar hasta  a los peores enemigos. Se trató de una campaña diferente a lo visto hasta el momento que les dio buenos resultados.

 

Perfecta para emprendedores

Una de las características de esta app es su simpleza. Hablamos de que subir una imagen y ponerle un texto de un máximo de 30 caracteres, que es lo que permite, es suficiente para disponer de un contenido viralizable. Esto hace que no se necesiten ingentes equipos comerciales para idear una estrategia. La creatividad es lo único que se necesita.

 

Interesante a la hora de anunciar novedades

Imagine lo que puede suponer que decenas de miles de personas comenten sobre un producto o servicio que usted presentará en breve. Se trata de una publicidad que no tiene precio. Pues bien eso se puede lograr con esta red social. Basta una imagen de una posible novedad para que los usuarios por sí mismos generen el debate.

 

Enseñar la otra cara de la empresa

Todas las empresas, independientemente de su tamaño, tienen la obsesión de acercar lo que hacen al consumidor. Snapchat es muy interesante en este sentido. El estilo desenfadado de la misma, y de sus usuarios, deja más libertad a la hora de mostrar las tripas de la compañía. También es un buen canal para dar a conocer la cultura de la empresa. Eso sí siempre desde un punto de vista gráfico y con elevadas dosis de sentido del humor.

 

Una buena forma de comprobarlo es dejar que los empleados utilicen la cuenta corporativa de Snapchat durante un día. De esa forma se generará un contenido diferente, que tendrá más posibilidades de viralizarse.

 

Mejorar el servicio de atención al cliente

Durante el último Black Friday, la firma Amazon utilizó Snapchat para adelantar ofertas a sus seguidores. Además se sirvió de esta vía para resolver dudas sobre las compras o la devolución de los productos. ¿Por qué emplear esta red en vez de Facebook o Twitter para los servicios de atención al cliente? Pues porque se reserva la privacidad del usuario. Al tratarse de mensajes que desaparecen a los pocos segundos, no permanece ni el nombre ni el contenido en Internet. Este detalle es primordial en una sociedad cada vez más preocupada por su privacidad en la red.

 

Primordial a la hora de los descuentos, cupones, etc.

Una encuesta realizada en Estados Unidos revelaba que el 58% de los estudiantes compraría un producto si éste les llegaba a través de un cupón descuento en Snapchat. Este dato demuestra que estamos ante una de las mejores formas de lograr aumentar las ventas a través de ofertas y promociones.

 

Así lo atestiguan ejemplos como el de la enseña de yogures 16 Handles, que lanzó una campaña dirigida a sus seguidores en la que les pedía que compartieran imágenes de ellos mismos consumiendo algún producto de la compañía. A cambio, les mandarían un cupón a canjear en su próxima compra. Pero ojo, no olvidemos el tema del tiempo. Si se quería disfrutar del premio había que enseñar el cupón solo en la tienda para que no se destruyera a los 10 segundos, como todos.

 

Todos estos casos demuestran que cualquier plan de empresa de un emprendedor no puede dejar de lado a Snapchat. Sus imágenes y vídeos con fecha de caducidad son una herramienta perfecta para obtener jugosos beneficios. Y, de momento, todo tiene un coste cero.

 

Imagen Wikipedia

ventajas_outsourcing

Ventajas del outsourcing en el plan de negocio

Las grandes compañías están acostumbradas al outsourcing y conocen perfectamente las ventajas de dejar algunos de sus trabajos (sobre todo, los menos estratégicos) en manos de otras firmas especializadas en ciertos servicios y tareas. Pero, hasta ahora, las pequeñas y medianas empresas no se habían aventurado tanto en este terreno, bien por desconocimiento de los frutos que podían obtener con ello o porque la crisis les había obligado a asumir internamente todas las tareas para reducir costes. Poco a poco, algunas están empezando a conocer las ventajas del outsourcing en el plan de negocio.

 

El caso es que cada vez son más las pymes a las que les gustaría externalizar algunos de sus cometidos más engorrosos, dejándolos en manos de otros profesionales. Pero se plantean por dónde empezar. Pues bien, los expertos señalan que un interesante inicio para el outsourcing podría situarse en ámbitos como el de la tecnología y el internet, terrenos donde la elección de un socio especializado aportaría muchas ventajas competitivas.

 

En un segundo paso –y una vez comprobados los positivos efectos de este proceso- la externalización se puede extender a otras tareas como la gestión de recursos humanos, el transporte y la logística, el comercio, el renting… Algunos se preguntarán ¿dónde está el límite? Y la respuesta no es nada sencilla, aunque en principio podríamos fijar ese límite en aquellas decisiones que no aporten un verdadero valor añadido al negocio.

 

Es verdad que el outsourcing puede suponer simplemente un ahorro de costes, y que esta es una cuestión nada despreciable en la situación de lenta recuperación económica en la que aún se encuentra el país. Pero este ahorro de costes no debe convertirse en el único objetivo de la externalización de una determinada tarea. El proceso debe conllevar también un valor añadido como, por ejemplo, un aumento de la especialización, una mayor focalización de procesos, una mejor organización, un incremento de la flexibilidad o una potenciación de la agilidad en la estructura y el funcionamiento de la empresa.

 

¿Cómo conseguir todos los objetivos señalados anteriormente? Fundamentalmente, convirtiendo a las empresas que se contraten para externalizar las tareas en socios estratégicos de nuestro negocio. Para ello, es importante establecer relaciones a largo plazo, fijar compromisos y vincular éstos a una serie de objetivos claros, concretos y cuantificables. Eso sí, no es necesario que estos proveedores tengan un sometimiento demasiado estricto al dictado de quien los ha contratado, porque les restaría creatividad y competencia en sus funciones. Si la empresa confía en ellos debe dejarles actuar con cierto margen de maniobra. Lo importante es que el resultado final sea positivo.

global_marketing

¿Por qué falla una estrategia de marketing global?

Hace unas semanas te contamos en este blog que para triunfar en el mundo de la exportación mundial había que convertirse en un verdadero golbal soucer. Como vimos, pensar en global tiene muchas ventajas para los negocios internacionales. El problema es que algunos empresarios confunden global con igual y aplican una misma estrategia para áreas de negocio que necesitan diferenciación.

Esto es especialmente llamativo cuando se analizan las políticas de marketing. Si en un área de la empresa hay que pensar en global, pero actuar en local esa es la de marketing y ventas. Muchos fracasos en el lanzamiento de productos o servicios a nivel mundial son fruto de errores en este enfoque. Por ejemplo:

1. No identificar el mercado con exactitud.  Cometer el error de pensar en el mercado latinoamericano como un todo, cuando solo se tienen negocios en un país. Cada país tiene su idiosincrasia y cada mercado sus normas y estilos.  Si nunca pensaría en aplicar la misma política del marketing en toda Europa, solo el desconocimiento puede hacer creer que sí funciona para todo Latinoamérica, o África o incluso Asia. Incluso en China es recomendable estudiar la región concreta en la que se quiere hacer el negocio para adaptar las estrategias de venta.

2. Despreciar a los competidores locales es otro de los grandes errores de marketing global. Muchos estudios de mercado cuando identifican un nicho de negocio en un país extranjero se limitan a comparar la actividad con la de otras empresas internacionales, despreciando la presencia y estrategia de los empresarios locales. Tal vez sean pocos y el negocio les supere, pero sin duda son los que mejor conocen cómo funciona su mercado. Estudie sus estrategias con detalle.

3. Olvidar los datos internos de la compañía al hacer el estudio de mercado. Las prospecciones para conocer la realidad de un mercado nuevo suelen recurrir a fuentes de datos externas de organismos, empresas especializadas en riesgos internacionales, etc. Todos ellos ofrecen información genérica que puede ser enriquecida con la experiencia interna de cada compañía, combinando esa información genérica con las reacciones habituales de los clientes a las campañas de marketing realizadas. De esta manera, el estudio queda mucho más individualizado, seguro será mucho más útil.

4. Colocar productos idénticos en mercados distintos. Grandes multinacionales como McDonald se jactan de ofrecer el mismo BigMac en todo el mundo. Incluso se ha desarrollado un índice BigMac para medir la evolución del PIB mundial a modo de comparación. Pero lo cierto es que la experiencia de entrar en un McDonald español o en uno chino, estadounidense o ruso dista mucho de ser idéntica. La marca tiene un concepto base, pero adapta su productos a los gustos de cada país, porque sabe que así su aceptación es mucho mayor. Muchas pymes se olvidan de esto. Tal vez, obcecadas en las bonanzas de sus productos.

5. En línea con lo anterior, conviene recordar que la globalización tiene sus peculiaridades y aunque, por ejemplo, las redes sociales son un fenómeno mundial, no todas triunfan igual en todos los países.  Unos son más fans de Facebook, en otros arrasa Twitter. De la misma forma, la formación en nuevas tecnologías no es homogénea en todo el planeta.  Esto es importante a la hora de presentar todo tipo de productos, pero sobre todo los tecnológicos que tendrán que estar adaptados a las demandas de cada área. Pasarse de novedosos puede ser tan ruinoso como ofrecer un producto demasiado anticuado para lo que los consumidores del nuevo mercado están acostumbrados.

6. No ceder el liderazgo a los equipos locales. Está claro que un error garrafal en cualquier aventura internacional es dirigirla desde la sede central, pero tan erróneo como eso es no confiar en los profesionales contratados en el destino. En todas las áreas tienen mucho conocimiento que aportar pero especialmente en marketing. Poner un ladrillo no difiere mucho de cómo se hace en Madrid  a cómo se hace en China. Pero seguro que hay un abismo en las técnicas de venta de una vivienda.

7. No cuidar el idioma. Parece de Perogrullo, pero es un error muy habitual el de no cuidar los contenidos a través de los que se difunden los mensajes en los países en los que se quiere exportar.  La mayoría de las compañías solucionan el problema de la internacionalización con la creación de documentos y páginas web en inglés. Pero si realmente se quiere conquistar al consumidor de cualquier lugar del mundo, no hay mejor herramienta que su propio idioma hablado o escrito con delicadeza. El traductor de Google, en este caso, no puede ser ninguna referencia.

visita_comercial

5 claves para convertir una visita comercial en un negocio rentable

La rutina puede matar un negocio, sobre todo si éste depende de las visitas comerciales que debemos hacer para conseguir nuevos clientes. Por eso, los expertos advierten que es importante mantenerse siempre alerta y no convertir esas visitas en una rutina inoperante. Para ello es imprescindible conocer bien a la persona (y a la empresa) con la que se va a tener la reunión, estudiar cuidadosamente la situación del sector y plantear objetivos realistas. Sólo así una visita comercial se convertirá en un negocio rentable. A continuación, profundizamos más en este cometido.

 

Estudiar la empresa y el sector. En unas ocasiones nuestro potencial cliente será un consumidor particular, pero en otras se tratará de una empresa, representada por una persona encargada de tratar con nosotros y, probablemente, de tomar la primera decisión sobre la oferta que le hagamos. Por eso, será fundamental estudiar las características y necesidades de esa compañía, pero también las especificidades del sector al que pertenece para poder dar las respuestas más adecuadas y eficaces a sus necesidades.

 

Conocer bien al cliente. Antes de realizar cualquier visita que deba desembocar en la consecución de un nuevo cliente o en la firma de un acuerdo comercial, también es necesario informarse detalladamente sobre la/s persona/as concretas que vamos a ver. Conocer su posición e influencia dentro de la empresa, sus necesidades, sus expectativas y los recursos con los que cuenta para satisfacerlas. Las redes sociales especializadas en personas y profesiones, como Linkedin, pueden servir de gran ayuda a la hora de obtener información sobre todo ello.

 

No marear. Los profesionales tienen cada vez menos tiempo para atender un creciente número de asuntos, por lo que no es conveniente abusar de su confianza ni prolongar las reuniones más allá de lo estrictamente necesario. Para que nuestra visita se convierta en un negocio rentable, es importante ir al grano desde el primer momento y plantear directamente las ventajas del producto que estamos ofreciendo. Aunque debemos ser claros, precisos y contundentes en nuestra exposición, tampoco debemos insistir demasiado en las mismas ideas, ya que podríamos terminar siendo pesados y molestando a nuestro interlocutor.

 

Relacionar productos y necesidades. A veces un producto es fantástico, pero no soluciona ningún problema acuciante. Para que esto no suceda, será conveniente establecer un planteamiento adecuado, relacionando directamente las características y ventajas de nuestra oferta con alguna necesidad importante que tenga el posible cliente. Sólo así, éste se dará cuenta de la necesidad que tiene de adquirirlo.

 

Mostrar seguridad. Intentar contentar en todo al cliente y no contradecirle nunca puede ser una estrategia sencilla pero muy peligrosa, que terminará volviéndose contra nosotros cuando no podamos cumplir las falsas promesas que hayamos hecho. Los expertos recomiendan ser honestos y explicar las posibilidades y ventajas de nuestros productos y servicios, pero sin exagerarlas ni mentir en ningún momento. Solo cumpliendo todas estas premisas, y las anteriores, conseguiremos que nuestra visita comercial se convierta en un negocio rentable para todos.