Entradas

moroso

Buenas prácticas para evitar caer en un registro de morosidad

Atención máxima

Como empresario/a, dedicas un gran esfuerzo y una parte importante de tu tiempo a cuidar cada detalle para que no se cometan errores y que las jornadas se desarrollen sin sobresaltos. Lo haces porque te interesa que tu negocio marche bien, sin problemas, que tu marca se gane una buena reputación y que todos tus clientes estén satisfechos. Es fácil decirlo, pero también sabes que son muchos los cabos que hay que atar para que todo salga perfecto.

Pagos al momento

En este sentido, uno de los aspectos que más debes mimar es el flujo de cobros y pagos. Y es que tan importante es recibir un cobro a tiempo como cumplir de forma religiosa con tus pagos. De hecho, no pagar en el momento acordado tirará por tierra todos tus esfuerzos y manchará tu buena imagen con la palabra “moroso”, algo de lo que difícilmente se recupera una entidad o profesional. Nadie quiere hacer negocios con un mal pagador: no transmite confianza.

Además, si contraes una deuda impagada con un tercero, es posible que te meta en alguno de los principales ficheros de impagos. Es su forma de avisar a los demás, de prevenirles de ti.

Las listas de la morosidad

Son listas que el resto de empresas bancarias, aseguradoras o proveedoras de servicios consultarán y por las que descubrirán si eres un buen o un mal pagador. De este modo, estar presente en un registro de morosidad es, sin duda alguna, un problema grave de reputación: los demás no se fiarán de ti y muchos no querrán hacer negocios contigo.

Por eso, caer en una lista de morosos como las de ASNEF (Asociación Nacional de Entidades de Financiación), RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas) o Badexcug (el fichero de Experian Bureau de Crédito) afectará directamente a la línea de flotación de tu empresa.

Como ves, es importante tomarse los registros de morosidad en serio y evitar a toda costa caer en uno de ellos. Para ello, como dice el refrán, es mejor prevenir que curar.

Las claves para no caer en un registro de morosidad

En la siguiente infografía te mostramos algunas buenas prácticas para no caer en un registro de morosidad, incluso si tienes dificultades para pagar:

Registro_Morosidad

morosos

6 claves para evitar clientes morosos

Cuando eres autónomo o tienes una Pyme, especialmente en el momento en el que tu empresa da sus primeros pasos, es común -y lo más lógico- que busques tener el mayor número de contactos y clientes posible. Sin embargo, precisamente por estar arrancando y en una etapa inicial, tu organización es más vulnerable a los morosos. Por eso, con este post queremos darte algunas claves para poder evitarlos.

Y es que tener clientes deudores es uno de los problemas más habituales en el mundo de los negocios. Pocos son los empresarios o autónomos que en una dilatada trayectoria empresarial no los han sufrido alguna vez. Se trata además de una circunstancia que afecta especialmente a empresas de reciente creación y profesionales que están iniciando su actividad, impactando en su capacidad de pagos e, incluso, en sus posibilidades de continuidad, al no disponer de una gran cartera que les permita asentar unos pilares sólidos.

Consultar los listados de morosos, evaluar la solvencia de los nuevos clientes, comprobar la veracidad de sus datos y dejar claras las condiciones del contrato son algunas de las claves que pueden ayudarte a dar con el cliente ideal. A continuación, te mostramos 5 que consideramos importantes para evitar cruzarte en el camino con la morosidad.

Consulta los ficheros de morosos

La primera y principal medida es comprobar si la persona o entidad jurídica tiene obligaciones exigibles pendientes de pago, consultando en los ficheros de morosos más importantes, como lo son por ejemplo el Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI),  el Experian Bureau Empresarial o ASNEF.

Otras claves para no encontrarte con morosos

Además de chequear su presencia en un registro de morosos, obtener información y datos sobre otras empresas o autónomos en fuentes fiables puede librarte de tener que enfrentarte a los impagos en operaciones comerciales de todo tipo. Estas son otras claves para firmar acuerdos con mayor seguridad:

 

  1. Conocer a la empresa o persona física con la que se va a negociar

A veces, algunos negocios pueden tener detrás una empresa falsa, por lo que realizar una búsqueda en el Registro Mercantil y de la Propiedad y solicitar un informe de riesgo puede serte de utilidad para conocer si verdaderamente existe la entidad registrada, desde cuándo está operando en el mercado y otros datos sobre la misma: domicilio social, administrador, socios o nivel de solvencia.

 

  1. Establecer las condiciones del contrato

Llevar a cabo un riguroso proceso de facturación, estar pendiente del vencimiento de las facturas y dejar claras las condiciones de pago son pilares básicos para que tus clientes puedan responder correctamente ante las obligaciones que estipula toda relación contractual.

Es conveniente también especificar los tiempos y los métodos de las facturas claramente, ya que es un derecho que corresponde a quien firma el contrato.

 

  1. Cobrar por anticipado

Establecer un sistema de pagos al contado o por adelantado (en total o en parte y en la medida de lo posible) puede evitar que tengas que hacer frente a facturas impagadas. No es extraño que empresas de eCommerce y profesionales de todo tipo fijen el pago el día en el que se incurre en la deuda -no acumulando facturas pendientes de cobro- o, en su defecto, piden un porcentaje por adelantado y el resto el día que se realiza la transacción.

 

  1. Solicita un Informe investigado

El investigado es un informe con el que podrás conocer toda la información disponible sobre la empresa con la que quieres hacer negocios. Incluye evaluaciones de analistas expertos sobre cuestiones tan relevantes como su score de liquidez o la probabilidad de retraso en sus pagos. En definitiva, es una gran herramienta para asegurarte de que aquella entidad o persona con la que vas a hacer negocios tenga un correcto comportamiento de pagos y no arrastre deudas que podrían lastrar tu desarrollo empresarial.

 

  1. Protégete con un Seguro de crédito

Las soluciones de gestión del crédito de CESCE te permiten conocer en todo momento la situación de solvencia de tus deudores y activar un seguro para aquellos que presenten más riesgos. También te permiten asegurar toda la cartera de clientes en la modalidad ‘full cover’. O adelantar el cobro de las facturas cediéndoles a ellos el riesgo de impago, en una modalidad de financiación que se conoce como ‘Factoring sin recurso’.

listas_morosos

RAI, Experian Badexcug, ASNEF… ¿Qué diferencias hay entre listas de morosos?

Igual que a la hora de montar un mueble no utilizas un tornillo cualquiera, sino aquél que corresponde, el que encaja perfectamente en forma y tamaño y que te permite conseguir tu objetivo final, que no es otro que terminar el montaje para que te sea de utilidad, cuando de tu empresa se trata siempre buscas los recursos más adecuados para alcanzar tus metas. Por eso, cuando llega el momento de evaluar si un proveedor o cliente le conviene a tu negocio, no dudas en comprobar previamente si, entre otras cosas, cumple con sus pagos.

Del mismo modo que con los tornillos, con los listados de morosos debes escoger el que realmente te sirva para construir una estructura de decisión tan robusta o más que cualquier mueble. RAI, Experian Badexcug, ASNEF… todos son registros de morosidad, si bien dependiendo de la situación en la que te encuentres te interesará consultar uno u otro.

Nuestra intención con este post no es otra que enseñaros qué herramienta es la idónea para vosotros y cómo escoger los tornillos adecuados. En otras palabras, mostraros cómo existen recursos para consultar los registros de morosos y cuál de todos ellos podréis utilizar en cada situación.

RAI: Empresas con deudas a partir de 300 euros

El RAI o Registro de Acciones Impagadas cuenta con la más completa información negativa de sociedades españolas. En este registro están incluidas todas aquellas personas jurídicas con una deuda igual o superior a 300 euros.

Para aparecer en el RAI, también debe existir un documento donde se registre la deuda y en el que conste la firma del deudor que, por consiguiente, reconoce ese impago. Debe además poseer fuerza ejecutiva, es decir que sea un cheque de cuenta corriente, un pagaré cambiario o de cuenta corriente o letras aceptadas.

¿Quién es el responsable del listado?: Son las cooperativas de crédito, bancos y cajas de ahorros, es decir, las entidades de depósito, las que sustentan este registro. Cuando alguna de ellas recibe una letra de cambio, un cheque, un recibo o un pagaré que pruebe una deuda exigible (existente, vencida y reconocida por el deudor), se le incluirá en el fichero comunicando sus datos al RAI.

¿Cómo evito ser incluido en el RAI?: Para evitar tu inclusión en el registro, lo mejor es, además de no contraer deudas de más de 3 meses, saldarla para poder salir lo antes posible del listado de morosos.

Y es que estar incluido en un fichero de morosos puede suponer un problema para el futuro de tu empresa, pues cualquier acuerdo comercial con otra compañía se podría ver afectado por esa mala reputación. Recuerda que nadie quiere hacer negocios con una entidad con impagos. Pero no solo eso, acciones cotidianas como contratar una línea de internet, un seguro o un servicio de electricidad pueden complicarse por tu presencia en un listado de morosidad.

Experian Badexcug: El Bureau de Crédito privado más consultado de España

Creado por Experian, este fichero contiene toda la información de morosidad bancaria o multisectorial. Se trata del Bureau de Crédito privado más consultado del país, con más de 175 millones de consultas anuales por Internet y más de 12.000 millones de consultas batch al año. En este fichero se encuentran recogidos más de 65.000 millones de € de deuda de más de 500.000 compañías deudoras. Se puede consultar de manera rápida y sencilla a través de Informa D&B.

¿Qué información incluye?: Los impagos, sus características y las de la operación de procedencia; una representación gráfica de la distribución de los impagos por año del primer impago, la situación, el producto objeto y la clase de deudor; y un análisis de la información contenida en el fichero.

ASNEF: Impagos de particulares y empresas

El de ASNEF es otro de los mayores y más consultados ficheros de morosidad de España. En su caso, recoge los impagos de personas (ASNEF particulares) y empresas (ASNEF empresas).

En ASNEF, un particular no podrá registrar una deuda. Esta facultad está reservada a los miembros de la organización a la que pertenece, la Asociación Nacional de Entidades de Financiación, es decir: bancos, cajas de ahorros, aseguradoras, empresas de telecomunicaciones, proveedoras de servicios (luz, agua, etc.) y otras compañías que puedan llegar a sufrir impagos en su actividad.

Si tienes una deuda y quieres evitar a toda costa ser incluido en ASNEF, dispondrás de 90 días para satisfacerla. Si una vez finalizado ese plazo no la has solventado, se procede a la inclusión automática en el fichero.

Ahora ya conoces los listados de morosos más importantes, de modo que sepas cuál consultar en función de tus necesidades en cada momento o, por qué no, para confirmar si alguien te ha incluido en alguno de ellos.