Entradas

empresarios-corbatas

Citas exprés entre empresarios

empresarios-corbatasLas citas exprés se han convertido en una manera muy eficaz de establecer nuevos contactos empresariales. La fórmula pone en contacto entre sí a emprendedores, pymes u otro tipo de entidades que buscan su media naranja para potenciar el negocio, conseguir proveedores o hacerse con nuevos clientes y mercados. En España, acaban de celebrarse (en mayo) dos eventos de este tipo, uno en Pamplona y otro en Barcelona.

¿Quién organiza las citas?


La primera cita exprés fue convocada por la Cámara de Comercio de Navarra, a través de su página web y del correo electrónico, y en ella participaron 14 empresas. Mientras que el segundo encuentro fue organizado en Barcelona por cuatro entidades: English Metas, AN Grup, Mowa Language Consulting y ConectorClub. En este caso, se celebró en un restaurante e incluía una mezcla de negocios, inglés y gastronomía. Acudieron unos 40 emprendedores, pymes e, incluso, representantes de multinacionales.

Un funcionamiento muy sencillo


El desarrollo es muy fácil. En Pamplona, durante la primera hora y media se celebraron las citas, a razón de cinco minutos cada una. Y, posteriormente, se organizó un aperitivo para “conocerse mejor”. Previamente a la jornada, los participantes habían tenido que escribir la propuesta de valor de su empresa en 140 caracteres, con el fin de mostrar lo atractiva que pudiera ser para el resto”.
En Barcelona, una vez presentados los asistentes y, en función de los diferentes perfiles, se organizaron citas rápidas, de las que surgieron nuevas ideas de negocio o potenciales clientes. La reunión comenzó con una copa de cava de bienvenida y concluyó con una cena en la que pudieron asentarse algunas de las posibilidades de negocio planteadas.

¿Para qué sirven?


Los encuentros pueden servir para conocer empresas con las que cooperar y acceder a nuevos mercados, optimizar gastos o innovar conjuntamente. También se producen posibilidades de asociación, creación conjunta o, sencillamente, ampliar la red de contactos. Pero el asunto no se queda sólo en buenas intenciones. Según los organizadores, las dos últimas reuniones celebradas han generado ya nuevos negocios por un valor superior a 10.000 euros. Y esto no ha hecho más que empezar.
grupo-petrus

El Grupo Petrus enseña al sector del ladrillo a crecer en tiempos de crisis

grupo-petrusNo importa el tamaño que tenga una empresa. Cuando llega una crisis como la que ahora mismo sufre España, sólo quedan tres opciones a seguir. La primera pasa por recortar costes, despedir trabajadores y sobrevivir con lo mínimo a la espera de tiempos mejores. La segunda es simplemente cerrar. Y la tercera, consiste en estrujarse el cerebro, buscando cómo se pueden obtener ingresos cuando nadie compra.
Obviamente esto último es lo más complicada. Basta con saber que desde la llegada de la crisis han cerrado cerca de dos de cada diez empresas en España, para darse cuenta de que la segunda opción ha sido, por desgracia, una de las más utilizadas. Y mucho más si nos centramos en el sector del ladrillo, donde han desaparecido cerca del 70% de las inmobiliarias que había en los años de bonanza. Ante este panorama, todavía sorprende más la buena marcha de una pequeña inmobiliaria familiar llamada Petrus que, lejos de darse por vencida echando el cierre a su negocio, ha tirado de materia gris para hacer frente a la debacle ladrillera. “En estos tiempos es cuando aparecen las grandes oportunidades”, explica Bruno Rabassa, secretario general del Grupo Inmobiliario Petrus.
No le falta razón. Al menos esta empresa descubrió la piedra filosofal de su negocio, justo en época de crisis. “Como todos, hace tres años sufrimos un parón en las ventas, y nos pusimos a buscar soluciones. Nos dimos cuenta de que Madrid tiene una población flotante enorme de muchos niveles, pero sobre todo de ejecutivos e inversores. Este tipo de gente viene a la capital a hacer negocios y buscan estancias donde quedarse. Por ese motivo, nos decidimos a utilizar parte de nuestros activos y reconvertirlos en viviendas alquiler de corta estancia, algo bastante inusual en España”, asegura Rabassa.

Nace Luxury Rentals Madrid

Acertaron. Bautizada con el nombre de Luxury Rentals Madrid, la filial del Grupo Petrus dedicada al alquiler de corta estancia, va desde una semana hasta las dos años, no da abasto para atender las demandas que recibe. “Tenemos 40 viviendas y todas llenas. Hay mucha gente que no puede permitirse el alquiler de una oficina pero sí el de una vivienda”, añade Rabassa. Por si esto no fuera suficiente, algunas de estas viviendas nacidas para el alquiler ya han sido vendida a inversores que vuelven a ver en el ladrillo un buen refugio para sus ahorros.
Como se puede ver, la crisis no es el fin del mundo. Basta con echarle un poco de imaginación para encontrar soluciones que nos permitan salir del paso. Petrus es un buen ejemplo en la actualidad, igual que también lo fue en el pasado siglo XX. Y es que mientras sus rivales se dedicaban a la obra nueva, esta inmobiliaria fue de las primeras que se dio cuenta de la oportunidad que había en la rehabilitación de edificios antiguos. “En los años 90, el suelo en la capital estaba al alcance de muy pocos, por lo que vimos la oportunidad de la rehabilitación. A Madrid le faltaba eso”, añade el secretario general de esta inmobiliaria nacida hace 15 años, que sólo opera en la capital y en Barcelona
“Ahora lo único que hace falta es dinero. Las entidades financieras no financian nada, salvo sus propios activos”, explica Rabassa. Lejos de suponer un problema, Petrus también ha buscado la oportunidad en la gestión de pisos de los bancos, llegando a alianzas estratégicas con diversas entidades financieras para hacerse cargo de su cartera. “La búsqueda de soluciones es lo que nos hace venir ilusionados a la oficina todas las mañanas”, concluye. Y si se tiene en cuenta la triste situación del sector inmobiliario, su actitud optimista ya es de por sí motivo de elogio.
pateria

Patería de Sousa: la pyme extremeña que derrotó a los gigantes franceses del foie en su propia casa

pateria¿Sabe qué tienen en común algunos selectos restaurantes de Nueva York y San Francisco, con las tiendas delicatessen de París, y con grandes almacenes como Harrods en Londres? En un principio se podría pensar que poco. No es así. Todos ellos cuentan en sus cartas y surtidos con los patés ibéricos de La Patería de Sousa, una empresa extremeña creada por Eduardo Sousa en 1998, que se ha impuesto a los más grandes del sector (los franceses) a la hora de conquistar los más exquisitos paladares.
Pero, ¿cómo es posible que esta pequeña empresa de menos de 30 trabajadores venza a multinacionales del paté? Su secreto está el origen mismo del producto, que proviene de las antiguas recetas de origen danés, de donde procede la familia, guardadas con celo y mejoradas durante casi dos siglos. Además de mantener la tradición, la auténtica clave que resuelve la ecuación la encontramos en la alimentación de los gansos. Al contrario de lo que ocurre en otras empresas del sector, Patería de Sousa  da de comer a sus animales sólo con productos naturales existentes en las dehesas de la Baja Extremadura: bellota, hierbas frescas y raíces.

El secreto es la alimentación no forzosa

Pero eso no es todo. Convertirse en único no se consigue sólo a base de productos naturales, ya que todos los patés más exquisitos hacen lo mismo, sino porque esta pyme extremeña no alimenta a los gansos de manera forzada. Ésta es la razón por la que mientras Patería de Sousa tarda un año en criar un ganso en campo  abierto, sin pienso ni medicaciones, en Francia lo hacen en sólo 15 días, pero forzando su alimentación. Por si fuera poco, el método tradicional de Sousa deja que sea el clima y el apetito de los animales los que dicten el peso final del hígado, que suele pesar entre 450 y 900 gramos. En cambio, la alimentación forzosa, además de en tiempo, suele ofrecer unos pesos mayores y más regulares. A pesar del handicap, la búsqueda de la exquisitez tuvo su recompensa en 2006, cuando ganaron el concurso Coups de Coeur celebrado en el Salón Internacional de la Alimentación de París (Sial), que premiaba al mejor paté del mundo.
Gracias a este reconocimiento se les abrieron las puertas de países como Estados Unidos y Japón, aunque también les convirtió en blanco de críticas. Y es que Patería de Sousa acababa de vencer a los dioses del foie en su propia casa. Era como si la selección de fútbol francesa hubiese sido derrotada por los juveniles de la española en la final del Campeonato del Mundo en un partido celebrado en el campo de Saint-Denis.
Como se podía esperar, los franceses tuvieron mal perder y pusieron como excusa que para que un foie fuera considerado como tal era necesario alimentar a los animales de manera forzada. Obviamente lo que ha quedado en el recuerdo con el paso de los años es el triunfo de esta familia extremeña que ha descubierto cómo la industria se ha quedado atrasada en la producción de alta calidad. Y como se suele decir, cuando hay calidad es muy sencillo vender fuera de España. ¿Próximo objetivo? Conquistar el continente americano aunque los Sousa lo harán con calma. Ellos, mejor que nadie, saben que las prisas suelen estar reñidas con la calidad.
comercio exterior

Consejos para una estrategia comercial en las redes sociales

redes-sociales-comercioFacebook, Twitter, Tuenti… Las redes sociales son hoy actores a tener en cuenta en una estrategia online B2B (Business to business). Permiten determinar de forma muy precisa los futuros clientes y establecer una relación directa con ellos. Según un estudio de Benchmark Group, la buena utilización de las redes sociales es el dispositivo con mayor impacto del B2B.

Las redes sociales se han convertido en un verdadero fenómeno. Facebook ya acumula más de 15 millones de usuarios únicos al mes (5 millones al día), cada uno con una media de 130 amigos. Para formar parte de esa red, y de otras, todos han rellenado un formulario en el que ofrecen datos que son una mina para cualquier estrategia de marketing. Más del 70% de los internautas se conectan a estas redes, que tienen por tanto más adeptos que los webmails personales (65%), tipo Hotmail, Gmail o Yahoo, según datos de la consultora Nielsen.
Es cierto que una estrategia social de B2B nos ayuda a extender nuestro mensaje, mejorar nuestros productos y servicios, aumentar los ingresos y reducir los costos. Las pequeñas y medianas empresas ya se han dado cuenta. Un estudio desarrollado por la agencia Creative 360 asegura que 83% de las compañías tienen previsto integrar las redes sociales en sus estrategias de marketing durante los próximos años.
Sin embargo, es bueno seguir algunas pautas a la hora de desarrollar una estrategia social de B2B. He aquí algunos consejos:
  • Busque frases relevantes para su negocio, observe lo que dice la gente y participe en la conversación.
  • La comunicación en redes sociales funciona mejor cuando es personal y auténtica
  • Abra un blog. Esto le permitirá compartir temas relacionados con su negocio más allá de su sitio web corporativo, anunciar lanzamientos de productos, compartir historias personales, responder preguntas específicas de sus clientes… Un blog bien escrito y actualizado de forma regular con post prácticos e informativos puede ser una mina de oro. WordPress puede ser una buena opción.
  • Utilice las redes para conocer qué está pasando en su sector, qué están haciendo sus competidores y cómo perciben a su empresa los internautas.
  • Fortalezca las relaciones con los clientes. No se limite a contestar a sus clientes, mantenga una conversación con ellos. De esta manera, le podrá dar más información y más ofertas. Además, no deje que se pierda la relación y mantenga el contacto periódicamente.
  • Aproveche la posibilidad de Internet de conocer la penetración de su empresa en la ‘nube’. Analice los datos que ofrecen medidores como Google Analytics y establezca sus acciones en función de las conclusiones que saque de las estadísticas. Usted tiene que saber en qué posición se ubica en las páginas de resultados de los motores de búsqueda y de qué modo otros sitios web que hablan sobre su empresa aparecen ante la gente que lo busca a usted.
  • Las redes sociales y las herramientas de Internet cambian de un día para otro. Un mes en la red puede ser una eternidad. Manténgase informado de las últimas novedades, de las nuevas tendencias en la utilización de las redes, las nuevas exigencias de los consumidores…
  • Encuentre y siga a los influyentes de su sector: para establecer una buena estrategia de marketing B2B en las redes sociales es muy importante conectar con la gente adecuada y construir relaciones.
  • Utilice las redes para ofrecer promociones e, incluso, regalos: es una forma de fidelizar a los clientes que llegan a través de las redes y de hacer que se sientan privilegiados por formar parte de su red. Las posibilidades son enormes: promocione productos y servicios con descuentos atractivos, utilice la cuenta de Twitter para generar ventas a corto plazo y conseguir nuevos clientes y seguidores a través del efecto viral de la promoción
ecommerce-pyme-exportadora

Agroalcudia, un perfecto ejemplo de la distribución del siglo XXI

agricultura-ecommerceTodos los años se repite la escena: un nutrido grupo de agricultores regalan tomates o cebollas en pleno centro de Madrid quejándose de las enormes diferencias de precio que hay entre lo que ellos reciben y lo que paga el consumidor en el supermercado. También es habitual toparse en algún otro momento del año con un nutrido rebaño de ovejas paseándose por las cercanías del Congreso de los Diputados, mientras los pastores protestan por las tremendas diferencias que hay entre origen y destino.
Ambas instantáneas pueden pasar de habituales a simples recuerdos del pasado, si cunde el ejemplo de una empresa manchega que ha decido ignorar a los intermediarios, supermercados incluidos, y llevar su producto, en este caso carne, de la granja a la mesa. La empresa se llama Agroalcudia y  aunque no es la primera que trabaja eliminando eslabones de la cadena de alimentación, sí es de las pocas que busca un consumo masivo. Y es que por norma general las empresas que se dedican a esto suelen tener implícita una etiqueta de gourmet o de alimentación ecológica (Valles del Esla, Río Pradillo, Naranjas del Júcar..), que las hace idóneas para nichos de mercado, pero no para llegar a todos los públicos. “Al eliminar los intermediarios, somos capaces de vender una carne de calidad superior a precio de supermercado”, explica Lorena Sánchez de Agroalcudia.

Diversificando el negocio

Esta empresa familiar, que vende toda su producción por teléfono e Internet, amenaza con ampliar sus horizontes, tanto desde el punto de vista geográfico como comercial. “Se ha empezado por la ternera, que es nuestro producto, pero estamos llegando a acuerdos con otros ganaderos de la zona para vender aceites, caza, queso, etc. Eso lo haremos en breve y también tenemos pensado salir de España. El mercado que más nos interesa en estos momentos es Rusia”, añade Sánchez.
Si sus planes futuros tienen éxito, esta granja familiar, que también está empeñada en conseguir una denominación de origen para los productos del Valle de Alcudia (Ciudad Real), logrará cambiar el orden establecido y enseñará el camino a seguir para que no se repitan casos como el de la ternera, que pasa de 3 euros en origen a 16 euros en el mercado, o la leche, que cuadruplica su precio.

Los grandes también se apuntan al carro de las nuevas tecnologías

Está claro que las nuevas tecnologías han abierto nuevas vías de desarrollo para los pequeños negocios familiares. Pero en el caso de la alimentación, Internet amenaza incluso con destronar a la distribución tradicional, que tiene en los hipermercados y supermercados su razón de ser. Y es que en esta carrera por acabar con los intermediarios no están sólo pequeños agricultores o ganaderos. Gigantes como Osborne también han probado suerte en este sentido. De hecho, hace poco más de un mes que la bodega jerezana lanzó www.tiendaosborne.com, con vistas a ser un canal más de ventas. A través de esa página, el internauta puede adquirir desde el jamón de Sánchez Romero Carvajal a una botella de brandy Magno.
El tiempo dirá si estas iniciativas se quedan en meras pruebas piloto o se convierten en una alternativa real al dominio de la distribución tradicional. Como casi siempre, la clave estará en la calidad y en el precio.
eolica

El milagro solar de Vector Cuatro

energia-eolicaEn la actualidad existen pocos sectores que estén sufriendo más que el de la energía fotovoltaica. Los altos costes de esta tecnología renovable la ha puesto en el punto de mira del Gobierno a la hora de reducir primas, incluso las que ya estaban aprobadas en el pasado. “La situación es muy mala; en los últimos dos años hemos tenido una actividad mínima. La inseguridad jurídica ha provocado que muchas empresas estén abandonando la fotovoltaica”, corrobora Javier Anta, presidente de Asif, la patronal del sector solar.

Con este panorama, en el que la reducción de primas convierte en deficitarios a los huertos solares que jalonan los campos de España, es imposible pensar que haya alguna empresa, o emprendedor, al que le vaya bien en el mundo fotovoltaico. Pues aunque parezca increíble, en este secarral solar existe un empresario que vive en estos momentos su época dorada. Se trata de Borja Escalada y su empresa Vector Cuatro. “Desde el pasado diciembre, que fue cuando se lanzó el Real Decreto, que reducía las primas a la solar y detenía las inversiones, hemos crecido un 30%”, explica Escalada.

Un poco de historia

Para explicar cómo es posible tamaño incremento en la facturación es necesario hacer un poco de historia. Al ser la fotovoltaica una tecnología renovable pero deficitaria, su supervivencia depende de unas primas que el Estado da a quién levanta un huerto solar. Lo mismo ocurre con el resto de tecnologías limpias, como la eólica. Lo malo es que en 2008, se aprobaron unas primas demasiado generosas que originaron una burbuja, que originó que se crearan en un solo año toda la generación prevista hasta 2020. Ante este descalabro a los presupuestos del Estado, se han bajado esas primas, quizá más de lo debido, lo que ha llevado a parar el sector.

Pero, ¿qué ha pasado con los huertos solares ya montados? “Los propietarios de los huertos solares estaban más volcados en las actividades de inversión, y daban menos importancia a las actividades de gestión de sus instalaciones, función que en los tiempos actuales se ha revelado como fundamental”, explica Escalada Y aquí está precisamente el nicho de mercado que ha ocupado Vector Cuatro. “Nosotros ofrecemos un servicio integral de gestión de la planta solar. Buscamos los inversores, estructuramos la deuda, hacemos un Project Manager y gestiones de financiación. También gestionamos la construcción del parque. Y una vez en marcha trabajamos en la producción, la relación con los bancos, preparamos los impuestos y la monitorización de la planta”, asegura el fundador de la empresa.

Abriendo caminos en el extranjero

Está claro que Vector Cuatro ha encontrado en la gestión fotovoltaica su nicho de negocio. En la actualidad controlan el 10% del mercado español (que alcanza los 3.000 megavatios fotovoltaicos), por lo que todavía les queda margen para crecer sin salir del país. A pesar de ello, este emprendedor ha comenzado su camino internacional abriendo oficinas en Italia, Francia y, pronto, en Estados Unidos. “En Italia ya hemos cerrado contratos importantes y en 2012 esperamos ganar clientes en América. Pero en esa fecha podemos estar hablando de un par de clientes”, augura Escalada.

El tiempo dirá. Por el momento, este negocio ya factura 10 millones de euros y da empleo a casi 60 personas. Buenos datos para una empresa con sólo cinco años de vida y que en sus comienzos no se dedicaba a la gestión de la energía solar, sino al asesoramiento de pymes. “Yo trabajaba en Arthur Andersen e identifiqué que había una oportunidad en ese campo. Quería que Vector Cuatro fuera una gestora que ofreciera servicios profesionales a pymes, que no son el cliente objetivo de grandes firmas de servicios profesionales, como Deloitte y KPMG. Pero al final nos decantamos por la gestión fotovoltaica, que ya supone en la actualidad el 85% de nuestros ingresos

”, concluye el presidente de Vector Cuatro.

ventanilla

¿Qué gano y que pierdo con el precio al que vendo mi producto?

A la hora de tomar una decisión sobre la fijación de un precio de venta al público, la empresa tiene que tener en cuenta tanto factores internos (costos, datos históricos, la propia organización), como externos (impuestos, competencia, consumidores, situación económica…). Todo ello influye en el PVP final, pero lo más importante es que conozca qué ventajas y qué inconvenientes tiene situar un producto en el mercado a un precio más caro o más barato, ya que será vital en la estrategia a largo plazo del lanzamiento, y mucho más en países nuevos donde no se conoce a la compañía.

Para resolver esta ecuación, nada mejor que conocer lo que se logra al presentar nuestro producto o servicio en banda alta o baja del mercado.

¿Qué obtengo vendiendo barato?

Un producto con un ticket bajo para el consumidor es ideal en situaciones en las que nuestro único objetivo sea sobrevivir y resolver problemas como el exceso de capacidad, una competencia salvaje, o cambios en las tendencias de los consumidores, que lo alejen de lo que la empresa ofrece. También es imprescindible en el caso de que se disponga de una fábrica con elevado stock y sea necesario dar salida a la producción.

En el caso de que queramos seguir una estrategia cortoplacista para maximizar la inversión, el camino de los precios baratos también es el indicado, ya que con él se obtendrán retornos más rápidos que con un target más alto.

Por último, si el objetivo es hacerse con una importante porción de cuota de mercado, para así aumentar nuestra producción generando al mismo tiempo una importante reducción de costes, también es conveniente contar siempre con precios bajos.

¿Qué gano con un precio alto?

Vender con un precio alto es lo ideal si una empresa decide que su producto será el de más alta calidad en el mercado. Es decir: si quiere posicionarse por calidad y no por cantidad. Por lo general este tipo de estrategia implica que los costos de desarrollar el producto serán también elevados ya que es de suponer que tras el lanzamiento ha habido investigación y desarrollo. Mantener un nivel racional de margen de beneficio es a la larga beneficioso para la empresa, ya que el consumidor del siglo XXI cada vez está más informado, y le resulta muy sencillo averiguar si lo que compra vale lo que pone en el ticket.

Este tipo de estrategia de precios elevados es la utilizada por marcas de prestigio, como podrían ser Loewe o Custo. A ninguna de ellas se les ocurriría vender barato. Ni siquiera en países con poco poder adquisitivo, como podría ser cualquiera de los del Este de Europa. De hacerlo, destrozarían su imagen de marca de alto nivel, lo que a la larga sería perjudicial para el global de la empresa.

¿Se puede variar la estrategia de precios?

Vender caro o barato no es una norma fija. En ocasiones, una compañía utiliza el precio para alcanzar otros objetivos específicos. Por ejemplo, se pueden poner precios bajos para que la competencia no penetre en el mercado, o ponerlos al mismo nivel de dicha competencia para que se estabilice el mercado. También pueden reducirse temporalmente para despertar el interés por un producto y atraer a los clientes, a los que se les intentará vender también otros productos de la línea de la compañía.

En definitiva, la fijación de precios desempeña una función importante para alcanzar los objetivos de una empresa en muchos aspectos.  Así que mucho cuidado con la estrategia a seguir.

precio

¿A cuánto cobro mi producto en el extranjero? Parte II

En el post de la semana pasada hablábamos de la diferencia que existía entre el precio estandarizado (el mismo para todos los países) y el adaptado (diferente según el territorio). Hoy toca centrarnos en la estrategia en sí misma que se debe utilizar para introducir nuestro producto o servicio en los mercados internacionales. Esta decisión tiene tal importancia que influye de forma casi definitiva en el éxito o fracaso de nuestra aventura exterior. Por tanto, estamos ante uno de los momentos más delicados de la exportación.

Lo primero que se debe conocer son las diferentes estrategia que tenemos a nuestra disposición. Comencemos:

Según el tiempo de vida del producto.

No es lo mismo introducir un teléfono móvil en un país como España en el que casi todos tienen uno o dos, que hacerlo en territorios como Bolivia, Ecuador o Colombia, donde el porcentaje de población con teléfono móvil no llega al 20%. Lógicamente el precio a implantar en nuestro producto debe ser diferentes en mercados maduros o en emergentes, siendo lo normal vender el móvil más caro en países más desarrollados. Esta decisión fue una de las que ha tenido que tomar Telefónica a la hora de conquistar Latinoamérica, donde sus servicios tienen un coste de más de un 50% menos que en España.

Regresivo, también llamado descremado

Esta estrategia consiste en poner un alto precio para vender al segmento más pudiente de la sociedad, los que estén dispuestos a pagar un plus por ser los primeros en tener el producto. Cuando se considere que ese segmento poblacional está suficientemente explotado se reduce un poco el precio para atacar a la llamada clase media alta. Y así sucesivamente. De esta forma se va introduciendo un producto de forma lenta en varios segmentos a la vez.

Esta forma de gestionar el precio es la que utilizan empresas de moda como Adolfo Domínguez a la hora de exportar. Primero vende los modelos más caros, más de diseño, a un segmento dispuesto a pagar por ser los primeros. Más tarde se introducen variantes de la colección a menor precio para captar al resto de segmentos, terminando con las ofertas, aptas para todos los públicos.

Otro ejemplo de la estrategia descremada en precios es la que lleva a cabo la industria editorial, lanzando primero las novedades en tapa dura para que las compren los que no pueden esperar, y posteriormente se presentan ediciones más baratas (de bolsillo, principalmente) para el resto de los segmentos de la población.

Progresivo

Si lo que se busca es una estrategia de crecimiento muy rápido y ocupar una buena porción de cuota de mercado, no hay nada mejor que introducirse con precios bajos. Eso sí, una vez que el producto está instaurado nada mejor que incrementar poco a poco los precios. Eso es lo que hacen las cadenas de moda de gama media, tipo Zara y Mango. Primero lanzan ofertas, para incrementar poco a poco los precios.

Como se puede prever, las consecuencias de equivocarse al utilizar alguna de estas estrategias pueden ser catastróficas. ¿Se imagina si Custo, por ejemplo, vendiera sus camisetas de diseño a 10 euros? ¿Y si H&M vendiera caro? Sin duda, su imagen de marca quedaría destrozada por culpa de una errónea gestión de los precios.

precio

¿A cuánto cobro mi producto en el extranjero? Parte I

A la hora de definir cualquier estrategia de marketing internacional el precio es un factor fundamental, ya que éste afecta a la imagen y a la percepción conjunta de la marca. Ya sean chinos, indios, brasileños o españoles, los consumidores tienden a asociar precio y calidad, constituyendo por tanto el precio un indicador de calidad para muchos clientes. Así, vender un producto muy barato puede ser asociado a algo de baja calidad y viceversa.

El problema de los precios es especialmente importante en las empresas que están presentes en varios países y que comercializan una amplia gama de productos a muy distintos grupos de población. Esta situación lleva a que en la actualidad sea frecuente que un mismo producto tenga diferentes precios en función del comprador, del momento en el que se compra (época de rebajas) o de otros aspectos relacionados con el país en el que se venda (como la situación económica).

También las propias estrategias competitivas hacen que muchas empresas gestionen varias marcas de un mismo tipo de productos con precios diversos. Estamos hablando de cualquier multinacional del textil, acostumbrada a fabricar diferentes prendas y venderlas en distintas tiendas enfocadas cada una de ellas a un segmento de población en concreto.

Como se puede ver la gestión de precios en una empresa internacional suele ser una compleja labor que es preciso gestionar con criterio, ya que es frecuente que un mismo producto tenga múltiples precios en un mismo mercado e igualmente distintos en diferentes países. De esa gestión vamos a tratar en este blog, empezando por explicar la diferencia entre precio estandarizado y precio adaptado.

  • Precio estandarizado. Consiste en cobrar siempre el mismo precio por un producto, sea cual sea el país en el que se venda. En la práctica, este sistema tan estricto es difícil de aplicar por las diferencias en los aranceles e impuestos, así como en los costes de transporte, comercialización, seguros, almacenamiento y gestión de divisas. Pero también tiene beneficios, ya que es una de las mejores maneras de crearse una imagen de marca universal. Esta estrategia es la que utilizan especialmente las firmas de gran lujo, que sólo están presentes en países desarrollados y que trabajan con enormes márgenes de beneficios, como podría ser Rolex, LVMH, etc.
  • Precio adaptado. Es el más utilizado y facilita extraer la mayor rentabilidad de cada mercado, al mismo tiempo que beneficia la flexibilidad para adecuarse a la situación y costes de cada país. En cuanto a los problemas, esta estrategia, diferente en cada lugar, dificulta una estrategia de imagen de marca uniformes y puede incentivar a las importaciones paralelas o mercado gris. Esto es, compras realizadas por intermediarios ajenos a la empresa que adquieren el género en el país donde el producto es más barato para venderlo en el que está más caro. A pesar de este riesgo, lo habitual es encontrarse con que un mismo producto cuesta diferente dependiendo del país. Un buen ejemplo es el de Zara, la empresa de Amancio Ortega, que vende a un segmento medio de la población en España, mientras que incrementa sus precios un 50% para otros mercados, como el británico, donde se ha ganado una imagen de marca de gama alta.

Una vez definido qué tipo de precio queremos aplicar a nuestro producto o servicio, ahora toca definir la estrategia de precio a seguir. Pero eso lo haremos en el siguiente post del blog.

impagados

Ante los impagos, toma precauciones

 

Si ya es difícil poner en marcha un negocio o empresa, además hay que cargar con el riesgo de sufrir impagos, sobre todo en estos tiempos de crisis. En España, más de 2.700.000 empresas se ven afectadas por la morosidad y el plazo medio de pago es de 107 días, frente a los 57 de la media europea. Eso si el cliente es una empresa, porque el sector público tarda una media de 154 días en realizar sus pagos. Son datos de un informe de la EAE Business School, que también destaca que una de cada tres quiebras de empresas se debe a la morosidad en el cobro de las facturas.

Por tanto, debemos estar atentos para prevenir que eso nos suceda. ¿Cómo hacerlo? Lo primero es investigar la situación patrimonial del cliente e informarse de su historial como pagador. Esto se puede hacer a través del Registro Mercantil y el de la Propiedad. Pero, ¡cuidado! Muchas veces el registro mercantil tarda en actualizar los datos. Por eso, muchas empresas ofrecen el servicio de prospección de mercados y empresas y obtener así información comercial sobre los clientes potenciales y seleccionar a los mejores. También se puede consultar el Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI), un listado de solvencia patrimonial que recoge información facilitada por acreedores o entidades financieras sobre personas que tiene alguna deuda pendiente.

No hay que bajar la guardia. Lo mejor para combatir la morosidad es prevenirla. La Asociación Española para la Prevención de Impagados y Morosos (AEPIM) recoge algunos consejos prácticos para evitar los impagos:

  1. Documentar las transacciones
  2. Fijar normas de pago según el tipo de mercancía o servicio
  3. Obtener información previa de cada nuevo cliente
  4. Hacer un seguimiento de los clientes habituales en sectores o situaciones de alto riesgo.
  5. Establecer una política de riesgos coherente y someter a mayor análisis las excepciones.
  6. Determinar límites de riesgo en función de tipologías de clientes
  7. Gestionar conjuntamente la acción comercial con la gestión de riesgos.

Sin embargo, prevenir no siempre es curar. A pesar de adelantarse a las situaciones, muchos empresarios se encuentran con situaciones adversas. En el caso de que esto le llegue a suceder, existen multitud de fórmulas para garantizar el cobro de las deudas: avales, seguros de caución, seguros de crédito, ‘factoring’… La mayoría transfieren el riesgo a un tercero. Esto es: si el cliente no paga, hay una garantía para cobrar todo o una parte de la deuda.

El sistema más utilizado para protegerse del riesgo de impagos es el seguro de crédito. Éste cubre la venta de unos bienes o servicios realizados por una empresa determinada a sus clientes y puede llegar a conseguir un retorno del importe total impagado del 85-90%.

Pero también hay empresas que ofrecen, además de todo el proceso de protección frente a los impagos (Prevención de riesgos, gestión del cobro e indemnizaciones), otros servicios que complementan la póliza de seguros, como información del mercado, herramientas directas para la gestión del riesgo y también financiación.

Links útiles:

Asociación Española para la Prevención de Impagados y Morosos (AEPIM)

Registro de Aceptaciones Impagadas

Ley Antimorosidad 3/2004, de 29 de Diciembre

Ley 15/2010, de 5 de Julio, de modificación de la Ley 3/2004, de 29 de Diciembre

segurodecredito

Más allá del seguro de crédito a la exportación

 

¿Ha intentado financiar alguna operación en los últimos meses? Seguramente todavía recuerde las palabras del director de su sucursal bancaria. Esa con la que lleva años trabajando y que hasta ahora no había puesto ningún problema a la hora de conceder o renovar una línea de crédito. Pero las cosas han cambiado.

Contracción del crédito

La financiación a las Pymes lleva cerrada ya más de un año y no existen perspectivas de que vuelva a fluir en breve. La crisis económica y las exigencias de capital de los bancos y cajas han obligado a éstos a denegar cualquier operación financiera de las Pymes españolas, ya sea de crédito o de descuento de efectos comerciales. ¿Cualquier operación? No, las empresas exportadoras han podido mantener una creciente actividad financiera, gracias a las coberturas del seguro de crédito a la exportación, cuyo exponente principal es Cesce. Para muestra basten unos números de exportaciones por industrias y países:

  • Armas: crecen el 78% de enero a junio de 2010
  • Aceite de oliva: suben un 35% en 2010
  • Vinos de Rioja: aumentan un 18% en 2010
  • Textil: crece el 50% en Castilla-La Mancha desde crisis
  • China: aumentan un 50% en 2010.

En 2011 se han batido varios récords en materia de exportación y los expertos son categóricos: además de la caída de la demanda interna, el catalizador principal de este aumento de las exportaciones ha sido la posibilidad de financiar las operaciones.

Un antes y un después

La necesidad de buscar nuevos mercados por la atonía en que está inmersa la economía española ha impulsado la búsqueda de ventas en el exterior. 2010, el año que acaba de terminar, marcará un antes y un después en la historia del seguro de crédito a la exportación. Lo que implica decir: en la historia de Cesce. El producto, a juicio de los expertos, se ha adaptado como “guante al dedo” a las nuevas necesidades de los pequeños y grandes empresarios y ha respondido a sus expectativas. Según explica Juan Badosa, presidente de Cesce:

En Cesce hemos reaccionado pronto y bien a estos cambios, tenemos equilibrio financiero, hemos triplicado la cobertura de riesgo por cuenta del Estado mejorando también la calidad de la cartera.(revista Moneda Única)

Desde Cesce se ha sido consciente de la necesidad de acompañar al empresario no sólo en todo el proceso de internacionalización, sino también en la aplicación del control del riesgo a sus operaciones nacionales. Esto ha llevado a que se transcienda el concepto de seguro de crédito a la exportación ofreciendo al empresario una asesoría y unos servicios que, según los asesores financieros, permitirán a Cesce en este 2011 repetir los éxitos de 2010.

Cesce Master Oro

Cubrir el impago del comprador internacional ya no es suficiente. Existen multitud de entidades aseguradoras que se han lanzado a vender este producto, una vez que se ha visto el empuje y la demanda que ha tenido entre los exportadores esta necesidad. ¿Qué pretende Cesce Master Oro? ¿De qué se trata ahora?

  • De asesorar al emprendedor (grande y pequeño) en todo el ciclo comercial.
  • De proporcionar información que permita la toma de decisiones.
  • De ofrecer un producto innovador que dé valor a la compañía.
  • En definitiva: de construir las exportaciones del Siglo XXI, sin descuidar el mercado nacional.

¿Cómo lograrlo?

  • Ayudando al exportador en la búsqueda de clientes solventes tanto en mercados nacionales como internacionales.
  • Realizando el análisis de cobertura factura a factura con la emisión de certificados de seguro en los que Cesce garantiza al banco el cobro de facturas concretas.
  • Verificando la entrega de la mercancía y la aceptación de la deuda por parte del comprador (para evitar posibles disputas posteriores con respecto al crédito).
  • Colaborando en la búsqueda de cliente solventes en mercados nacionales e internacionales.
carnicas

¿Cantidad o calidad? Retos de la actividad exportadora de la industria cárnica española

 

Existe la idea establecida de que cuánto más se exporte mejor. Pero esta afirmación no es una verdad universal. En ciertas ocasiones suele ser mucho más importante vender menos cantidad de un producto con alto valor añadido que exportar en masa lo que deja menos margen de beneficios. Para entender esta contradicción no existe ejemplo mejor
que lo que ocurre en el sector cárnico español.

Datos y actualidad

A primera vista sus cifras asustan. En el año 2009, la industria cárnica exportó 1,22 millones de toneladas de carne (de ellas, 865.000 de cerdo) y casi 100.000 toneladas de productos elaborados (salami, salchichón, etc.). El valor de dichas exportaciones superó los 2.500 millones anuales, con una balanza comercial muy positiva (tasas de cobertura superiores al 200%), un dato que muy pocos sectores económicos relevantes pueden presentar, y que contribuye a paliar el tradicional déficit comercial de nuestro país.

Problemas y situaciones

Hasta aquí todo fenomenal. Y mucho más si se tiene en cuenta que el 30% de la producción de carnes frescas de nuestro país se exporta. Pero la cosa cambia cuando llegamos al subsegmento de los elaborados cárnicos, donde las ventas exteriores sólo representan un 7% del total de lo que se produce. “ Se debería exportar más en elaborados cárnicos. La carne fresca es una commodity y los retornos son escasos.

Pero todo lo que sea más elaborado suele chocar con muchos intereses” , explica Jaume Blancafort, presidente de Confecarne, la patronal del sector.

No le falta razón. Además de los lógicos problemas de la imposibilidad de exportar ciertas carnes a determinados países por motivos de religión (porcino al mundo árabe o vacuno a la India), el sector también encuentra otros quebraderos de cabeza que, como poco, podríamos incluir en la categoría de rocambolescos. El ejemplo más llamativo
ocurre en China, donde la industria cárnica exporta carne fresca, despojos (orejas, morro…), y hasta jamón curado. Pero nada de jamón york, ni salchichón, ni lomo, aunque éste sea ibérico. Y por qué se da esta circunstancia. Pues sencillamente porque las leyes chinas prohíben que en el país entren elaborados que no hayan pasado un periodo de curación superior a 313 días, y cualquier elaborado cárnico, menos el jamón no alcanza ese tiempo de secado.

Casos prácticos

Éste, y otros problemas similares, llevaron a gigantes como Campofrío a cerrar casi todas sus filiales en el exterior. ¿Moraleja? Todavía quedan muchas cosas por mejorar en el campo de la exportación hasta en sectores exitosos como el cárnico. “ Vender en el exterior debe convertirse en parte de la estrategia de las empresas y no en una actividad coyuntural para dar salida a los excedentes. Es clave para el futuro” , reitera Valentín Almansa, subdirector de Acuerdos Sanitarios y Control de Frontera del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino.

En este sentido, las más de 3.000 empresas, pymes en su mayoría, que forman el sector cuenta desde 2008 con una herramienta ideal que apoya la exportación del producto español: la Lista Marco. Gracias a ella, y también a la ventanilla única, las empresas exportadoras que se apunten a esta listado elaborada por el ministerio van de la mano
con la marca España. Una gran ventaja, pero que se puede quedar en mera anécdota si el sector no resuelve sus propios problemas internos, que son los que al fin y al cabo le quitan recursos a la hora de exportar.

Retos a solucionar en el futuro:

Necesidad de promover relaciones comerciales más sostenibles, corrigiendo la actual situación de desequilibrio debido al diferente poder de negociación de los distintos eslabones de la cadena. Esto es, eliminar las prácticas comerciales abusivas que permiten a la distribución y a algunas administraciones ignorar los plazos máximos de pago, que van de los 30 a los 60 días.

Problemas de financiación. El 80% de las pymes tienen problemas para acceder a préstamos. Esta situación ahoga especialmente a las cárnicas dedicadas al cerdo ibérico o el jamón serrano, que tienen una elevada necesidad de circulante por la gran cantidad de producto inmovilizado en sus secaderos.

Además el sector pide al Gobierno que deje de poner trabas a la exportación. En este sentido se reclama un I VA superreducido para la carne, como corresponde a su carácter de producto básico de alimentación. Y también se pretende reducir los costes administrativos a la hora de exportar. “ En España tenemos barreras sanitarias como un
certificado sanitario, conocido como sábana, que supone una traba para vender fuera.
Esta situación carece de sentido, ya que con la eliminación de aranceles, los países destino utilizan las barreras sanitarias como mecanismo de defensa ante la entrada de competidores extranjeros. Además se debería suprimir la prohibición de utilizar harinas cárnicas en los piensos de los animales. En la actualidad se sustituye por la soja, que se compra en el extranjero. No es lógico” , se quejan desde Confecarne.

Ante estas peticiones, el Ministerio señala “ la importancia de los certificados oficiales porque es España la entidad que avala su veracidad y credibilidad” . Sea como fuere, resulta evidente que todavía queda mucho por hacer hasta en los sectores más exitosos en el exterior de la economía española. El premio consiste en lograr un balance
comercial más saneado.