Entradas

ayudas_pymes

Nuevas ayudas para las pymes industriales y del comercio

El Ministerio de Economía ha aprobado una ayuda en especie para dar asesoramiento individualizado a las pymes industriales del sector manufacturero. Por otra parte, la Junta de Andalucía ha anunciado una subvención de hasta 21.000 euros por empresa para modernizar y digitalizar su pequeño comercio.

Impulsando el crecimiento

El Ministerio de Economía, Industria y Competitividad ha anunciado recientemente a través del Boletín Oficial del Estado (BOE) la convocatoria de ayudas de asesoramiento para la pequeña y mediana empresa de la industria manufacturera. En concreto se trata de una iniciativa que tiene como objetivo impulsar el crecimiento de la industria española ofreciendo apoyo especializado e individualizado a la sociedad que lo solicite.

¿De qué consta?

Las empresas beneficiarias contarán con 50 horas de atención personalizada desarrolladas por la Fundación EOI, dependiente de la Escuela de Organización Industrial, con cargo a la Secretaría General de Industria y de la Pyme.

Esta ayuda en especie se prestará a través de reuniones individualizadas, en las que se incluirán lo siguientes servicios: diagnóstico previo de la situación de partida de la empresa; análisis interno de la organización y del negocio; elaboración de un plan de asesoramiento personalizado; seguimiento y evaluación de dicho plan; y visitas necesarias a las instalaciones de la compañía, dos en la fase de diagnóstico y dos en la de asesoramiento temático.

El precio total del servicio ronda los 6.500 euros, de los cuales un 85% será sufragado por la Fundación EOI bajo la modalidad de ayuda en especie, siempre que la compañía beneficiada complete el proceso de asesoramiento. El 15% restante (unos 975 euros) tendrían que ser abonados por la propia compañía.

Podrá solicitar la ayuda del Ministerio cualquier pyme que desarrolle o que vaya a desarrollar una actividad industrial productiva, siempre que su objeto social se refiera a actividades encuadradas en la Sección C – Divisiones 10 a 32 de la Clasificiación Nacional de Actividades Económicas (CNAE 2009). Es decir: fabricación textil, de bebidas, de productos farmacéuticos, de caucho y plásticos, muebles, metalurgia, automóvil, etc. El plazo de presentación de solicitudes permanecerá abierto hasta el 22 de septiembre de 2017.

Convocatoria para el comercio andaluz

En los últimos días también se ha anunciado el lanzamiento a lo largo del mes de septiembre de una serie de ayudas, articuladas por la Junta de Andalucía, para fomentar la modernización de las pymes del sector del comercio. Éstas podrán solicitar hasta 21.000 euros para poner en marcha proyectos digitales de expansión de negocio.

El presupuesto inicial, aportado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) es de 3,9 millones de euros. Éste podrá gestionarse hasta finales de 2018 y deberá ir a parar a aquellas pequeñas y medianas empresas del sector inscritas en el Registro de Comerciantes y Actividades Comerciales de Andalucía que lo soliciten.

El Gobierno andaluz habilitará dos líneas: una, con 1,06 millones de euros de dotación, para proyectos de incorporación y actualización en el ámbito TIC (tecnologías de la información y la comunicación); y otra, de 2,84 millones, para iniciativas de diversificación y expansión de las empresas. Ambas se convocan en régimen de concurrencia competitiva y pueden llegar a cubrir hasta el 75% de las inversiones.

Para la primera de las líneas se podrán conceder hasta 6.000 euros por solicitante. Las subvenciones han de servir para realizar mejoras como: la implantación de software de contabilidad, facturación, almacén o automatización de ventas; la adquisición e implantación de equipamientos informáticos y hardware como ordenadores o terminales de punto de venta; y el desarrollo de actuaciones de comunicación, publicidad y marketing en internet o a través de las nuevas tecnologías.

También se incluyen proyectos relacionados con el diseño e implantación de tiendas online, páginas web con información corporativa y catálogos de productos y aplicaciones para móviles. Para el acceso a estas ayudas se exige que la empresa ejerza actividad comercial en Andalucía con un establecimiento permanente de, al menos, seis meses de antigüedad.

Por lo que respecta a la segunda línea, la cuantía máxima subvencionable es de 15.000 euros. En este caso, se respaldan iniciativas como: la ampliación y reforma del establecimiento; la apertura de segundos puntos de venta con mantenimiento de los preexistentes; la adquisición de equipamiento y mobiliario comercial del establecimiento, y las actuaciones de innovación y modernización de imagen corporativa, interiorismo y escaparatismo. En este caso se exige que la empresa ejerza actividad comercial en Andalucía con un establecimiento permanente de al menos tres años ininterrumpidos de antigüedad.

xpande

Programas Xpande y Xpande Digital para PYMEs

 

Dos iniciativas puestas en marcha por la Cámara de España con fondos FEDER han permitido que desde enero 279 las pequeñas y medianas empresas reciban asesoramiento para su internacionalización. En septiembre se cierra una nueva convocatoria.

 

El pasado mes de enero, la Cámara de Comercio de España (el organismo representante de las cámaras de comercio territoriales de todo el país) empezó a asesorar a 279 PYMEs españolas sobre el mejor modo de dar el salto al mercado exterior, de tal manera que pudieran convertirse en “exportadoras habituales”. Las PYMEs participantes se encuadraban en diversos sectores (agroalimentario, industrial, bienes de consumo, industrias culturales y servicios) y procedían de varias comunidades autónomas: Castilla y León, Extremadura, Canarias, Murcia, Castilla-La Mancha, Andalucía y Galicia.

 

Esta iniciativa, que concluyó en junio, se llevó a cabo a través de dos programas de internacionalización cofinanciados por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER): Xpande y Xpande Digital. Ambos cuentan con dos convocatorias públicas anuales (su duración es de 6 meses) y estarán en funcionamiento hasta el año 2020.

 

Programa Xpande: Iniciación a la exportación

 

El Programa Xpande está dirigido a PYMEs españolas (trabaja actualmente con un total de 152 empresas) que quieran iniciarse en la exportación, ayudando a dar los primeros pasos y proporcionando las claves que puedan facilitarles la sostenibilidad en un mercado exterior concreto. Los técnicos de la Cámara:

 

  • Dotan a la PYME en cuestión de una metodología capaz de dotar a su proceso exportador de bases sólidas, que aumenten sus posibilidades de éxito.
  • Facilitan orientación estratégica en función del mercado y de la posición competitiva de la empresa.
  • Elaboran un plan de exportación para el mercado objetivo de la PYME.
  • Ofrecen ayudas económicas para desarrollar el plan de internacionalización.

 

Así, el Programa Xpande proporciona un diagnóstico personalizado se articula en torno a cuatro módulos: selección de mercados, acceso al mercado, comunicación y marketing y económico-financiero. En una segunda fase del programa se pone ya en marcha el proceso de internacionalización, momento en el cual la empresa recibe una ayuda económica de hasta un 85 % (según la comunidad autónoma en la que esté radicada) para inversiones máximas de 9.000 euros.

 

En cuanto a los mercados elegidos como destino de exportación sobresalen los países europeos como Alemania, Francia, Portugal, Reino Unido, Países Bajos, Suecia y Suiza, más cercanos y accesibles para las empresas que se inician en la exportación. Los países asiáticos (como China y Japón), e iberoamericanos (como Colombia y República Dominicana) son otros de los destinos más seleccionados pese a sus dificultades.

 

Programa Xpande Digital: Posicionamiento online en mercados internacionales

 

El Programa Xpande Digital se dirige a PYMEs españolas (participan actualmente un total de 127) que cuenten previamente con página web corporativa y deseen fomentar y potenciar el marketing digital y necesiten, por tanto, un plan de posicionamiento digital para mercados exteriores. La Cámara ayuda a estas empresas facilitando orientación estratégica en función del mercado al que se dirigen y del producto/servicio que ofrezcan, proporcionando además de las herramientas necesarias para fortalecerlas en el mercado objetivo y seleccionando las acciones de marketing digital más adecuados en función de la clase de clientes, de productos y/o servicios y del país elegido para iniciar sus operaciones.

 

En una primera fase, los técnicos de las cámaras de comercio analizan la situación de la empresa y su posicionamiento respecto a la competencia. Una vez realizado este análisis, los expertos de la Cámara proceden a diseñar un plan digital para el mercado objetivo elegido y se lleva a cabo la implantación del plan con subvenciones de hasta un 85 % (según la comunidad autónoma) para inversiones máximas de 4.000 euros.

15033889318809

El Mobile World Congress abre el plazo para participar en su edición de 2018

Quedan más de seis meses para que comience la próxima edición del Mobile World Congress el 27 de febrero de 2018 y sus organizadores ya ha puesto en marcha la maquinaria de una de las ferias de tecnología más importantes del mundo.

Su atractivo como centro de networking y plataforma de lanzamiento de productos está fuera de toda duda. En la última edición registró 108.000 visitantes procedentes de 198 países, participaron 2.000 empresas y 3.500 periodistas además de una amplia presencia de autoridades españolas e internacionales, según los datos facilitados por Global Systems for Mobile Association (GSMA), organizadora del evento.

Con estos datos, muchas pymes podrían pensar que el evento les viene grande. Pero desde Redes y la Secretaría de Estado para la Sociedad de Información y la Agenda Digital quieren apoyar la internacionalización y la difusión de los mejores proyectos españoles del sector dando cabida a 75 pymes en el pabellón que España tendrá en el evento. Un espacio de 802 metros cuadros en el que también estarán las principales empresas del sector.

Los requisitos para acceder a la convocatoria son tener un producto de fabricación propia, de marca española y que se enmarque en alguno de estos sectores: smart cities, ciberseguridad, fintech, IoT/Industria 4.0, cloud, Apps, ecommerce, marketing digital, tecnologías del lenguaje, big data, aplicaciones de la salud y bienestar social.

Además, es necesario cumplir una serie de requisitos burocráticos como:

  • Ser una persona jurídica con domicilio fiscal en España.
  • Estar al corriente de las obligaciones tributarias y pagos a la Seguridad Social, así como cumplir con el resto de los requisitos establecidos en el artículo 13.2 de la Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones.
  • El número de empleados en el último ejercicio debe ser menor de 250.

Todas las empresas que cumplan estas premisas pueden solicitar plaza en la web de Red.es desde el pasado 24 de agosto hasta el próximo 20 de septiembre. La selección final se hará por orden de inscripción, así que si lo tienen claro conviene no demorar el trámite.

Hay 50 plazas para optar a un stand propio, de unos 7 m2 cuyo coste rondará los 6.500€ (5.371,90 € impuestos indirectos aplicables excluidos) y que requiere una fianza previa de 3.000 euros. Esta modalidad además incluye: el mobiliario del stand, conexiones por cable y wifi, un pase Gold para cada empresa (es nominal con acceso gratuito y libre a todas las conferencias del Congreso y a la zona lunch habilitada por MWC y Fira) o 14 pases (Exhibition Visitor Pass) para cada empresa que permiten la entrada al congreso. Además, la empresa será incluida en el catálogo oficial del congreso y del pabellón de España. Esta opción da derecho también a tener presencia en el vídeo del pabellón de España y en la difusión oficial que se haga de éste. Así como al acceso a los eventos de networking y al catering del pabellón de España.

Por otro lado, existen otras 25 plazas para asistir al MWC sin tener que costear un stand propio. Es la modalidad B, denominada Pack Visita. Su coste asciende a 1.000 euros que dan derecho a tres pases nominales por empresa, inclusión en el catálogo y en el vídeo promocional del Pabellón de España, acceso a los eventos de networking, al catering del Pabellón de España y conexión wifi en el ámbito del Pabellón.

Todos los interesados pueden ampliar esta información en los siguientes links.

Más información http://bit.ly/PabellonMWC2018

Bases de la invitación http://bit.ly/inscripcionesMWC

Formulario de inscripción http://bit.ly/formularioMWC

pymes_empleo

Las pymes, dispuestas a generar empleo a cambio de financiación

Según el Informe sobre Financiación de la Pyme en España, unas 138.000 pymes están dispuestas a generar puestos de trabajo, más de 560.000 en total, siempre y cuando consigan financiación, un crédito que no siempre se les concede, sobre todo porque no pueden aportar las garantías solicitadas.

 

La Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca (SGR-Cesgar) acaba de publicar el Informe sobre Financiación de la Pyme en España. Según este documento, con datos actualizados hasta marzo de 2017, unas 138.000 pequeñas y medianas empresas de nuestro país están pensando en ampliar plantilla siempre y cuando obtengan la financiación necesaria. En total, el estudio calcula que serían más de 560.000 los puestos de trabajo que se crearían a través de esta vía.

Sin embargo, el texto advierte de que el 55,7% de las pymes que han solicitado un crédito para financiar sus proyectos han tenido dificultades para conseguirlo, sobre todo porque no pueden aportar las garantías solicitadas o porque no pueden asumir el precio de la financiación. No obstante, el 43,5% de las compañías consultadas creen que conseguir esa inyección es clave para crear y mantener el empleo en sus respectivas organizaciones.

¿Qué otros motivos empujan a estas empresas a buscar liquidez? La mayoría de las pymes, el 72,6%, aseguran que necesitan circulante. Le siguen en importancia la inversión en equipo productivo, con casi un 21%, la inversión en inmuebles (11,8%) y en innovación (6,4%).

Las cifras cambian si nos centramos en sociedades exportadoras y/o centradas en actividades de I+D+i. Por ejemplo, el 31,6% de las pymes que salen fuera de nuestras fronteras han tenido necesidades de financiación en los últimos seis meses, frente al 21,1% de las no lo hacen. Un porcentaje que se eleva hasta el 37,3% en las compañías innovadoras.

Por otra parte, si nos centramos en sectores de actividad, la industria, los servicios de transporte y los servicios a las empresas son los que presentan necesidades de financiación superiores a la media. En cuanto a tramos de tamaño empresarial, las empresas medianas (de 50 a 250 asalariados) son las que más liquidez requieren, un 33,3%, frente al 17,7% de los trabajadores autónomos o empresas sin empleados.

LAS POCO CONOCIDAS SGR

El documento hace hincapié en el número de pymes que siguen sin hacer uso de los servicios de las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR): en el último año y medio el porcentaje de pequeñas y medianas empresas que nunca ha recurrido a ella y/o que no las conoce se ha reducido ligeramente, pasando del 82,6% al 78,5%.

Las que sí las conocen destacan una serie de beneficios entre sus servicios: una mejora del acceso a la financiación bancaria; la obtención de asesoramiento financiero adecuado; la posibilidad de obtener mayores importes a la hora de solicitar un crédito; la posibilidad de reducir los costes de la financiación; y la ampliación de los plazos de devolución del crédito.

Con respecto a otros productos financieros, el estudio asegura que el más utilizado por las pymes es el crédito de proveedores, por el que opta más de un 38% de las encuestadas. Este sistema, en el que el distribuidor es el que da liquidez retrasando un pago, no suele necesitar de garantías o contratos, aunque sí una relación de medio o largo plazo con el proveedor, un historial de compras frecuentes y puntualidad en los pagos.

Las líneas de crédito bancario han mejorado sus cifras con respecto al anterior informe, cerrado en septiembre de 2016. Algo que va unido al aumento de la actividad empresarial, que ha pasado del 14,2% al 22,3%. Por el contrario, el empleo de préstamos bancarios ha caído, pasando de casi el 24% el pasado semestre a algo más del 15%.

Otras opciones valoradas por las pymes son los créditos del ICO, el leasing o arrendamiento financiero, el factoring y avales y garantías, que se mantienen en niveles muy similares a los del semestre anterior, por debajo del 7%.

 

oportunidades_financiacion

Nuevas oportunidades de financiación para las pymes

 

En los últimos días se ha celebrado en la Bolsa de Barcelona la 32ª edición de Mercado Financiapyme, organizada por Pimec, la patronal que representa a las pequeñas y medianas empresas catalanas. Se trata de una jornada de acercamiento entre pymes con necesidad de financiación y algunos de los principales actores que pueden ofrecérsela.

Estos encuentros se realizan varias veces al año en distintas ciudades. De esta manera, cualquier pyme que lo requiera puede presentarse en una única jornada ante bancos, plataformas de crowdfunding y crowdlending y otras entidades públicas y privadas nacionales e internacionales, y conseguir no sólo la financiación que necesita sino encontrarla en mejores condiciones. Según fuentes de la organización, hasta el momento se han superado los 100 millones de euros entre las empresas que han participado en sus más de 30 ediciones.

En este último encuentro participó la secretaria de Estado de Comercio, Marisa Poncela, que aseguró que el Gobierno está estudiando fórmulas para incentivar que las pymes españolas ganen tamaño. Aunque no concretó las áreas en las que se está trabajando, explicó que desde los distintos Ministerios implicados se están revisando algunos procedimientos y normativas existentes en la actualidad que funcionan como desincentivo al crecimiento de la pequeña y mediana empresa española.

EL APOYO DE LA BANCA

Además de la herramienta Mercado Financiapyme, en estos días algunas entidades bancarias han firmado acuerdos con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) para mejorar el acceso al crédito para pymes. Un ejemplo es el de Santander Consumer Finance, del Grupo Santander, que junto al BEI ha puesto sobre la mesa 150 millones de euros para este fin.

En concreto, la cantidad se destinará a la financiación de vehículos comerciales de pequeñas y medianas empresas con el objetivo de apoyar su competitividad, fomentar su crecimiento económico y la creación de empleo.

Este acuerdo está enmarcado en el programa de la Unión Europea de Préstamos para Pymes y Midcaps 2017, y no es el primero que se firma entre ambas entidades. Gracias al anterior, rubricado en 2015, 1.400 empresas obtuvieron financiación por valor de 200 millones de euros. El 95% de ellas eran de pequeño tamaño y trabajaban en los sectores del transporte, la logística, el comercio y la mecánica.

Por otra parte, Ibercaja podrá ofrecer 170 millones de euros en préstamos a las pymes gracias a un reciente convenio con el Fondo Europeo de Inversiones (FEI), dependiente del BEI. Con esta firma, esta entidad bancaria tendrá liquidez para facilitar tanto operaciones de préstamo como de leasing con condiciones favorables y tipos de interés reducidos. Según sus previsiones, esta alianza beneficiará a unas 2.000 pymes de las comunidades autónomas de Aragón, Andalucía, Extremadura y Madrid.

El acuerdo se ha rubricado en el marco de la llamada Iniciativa Pyme, un programa conjunto entre la Comisión Europea, el BEI y los Estados miembros. Su objetivo es el de promover los créditos a las pymes aportando una cobertura parcial del riesgo para carteras de préstamo creadas por entidades financieras. Está cofinanciado por los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos, el programa Horizonte 2020 y los recursos del BEI.

España ha sido el primer país de la UE en aplicar la Iniciativa Pyme. Nuestro país se ha comprometido en invertir en ella 800 millones de euros de su dotación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) para el periodo 2014-2020.

A nivel más regional, y muy similar a las ayudas que puso en marcha la Cámara de Comercio de España a principios de año para la digitalización de las sociedades de menor dimensión, también están disponibles préstamos de Bankia en Valencia. En conjunto con el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), se han aportado 20 millones de euros para configurar una nueva línea de crédito dirigida a financiar tanto los proyectos de digitalización como el circulante de las pymes radicadas en la región valenciana. Se trata de un proyecto enmarcado en el programa de Inmersión Digital Empresarial (IDE) lanzada por Innsomnia, la incubadora de empresas dependiente de dicha entidad bancaria.

kpmg_ceoe

2017 pinta bien para las pymes

El año pasado fue bueno pero estuvo marcado por el desgobierno y la incertidumbre, y 2017 será mejor. Son las conclusiones que se pueden extraer del análisis que han efectuado la consultora KPMG en colaboración con la patronal empresarial CEOE, que en el informe ‘Perspectivas España 2017’ apuntan a que un 75% de nuestras compañías -cabe recordar en este punto que más del 98% son pymes- cree que facturará más en este periodo. Al margen, y después de casi un año de parón político que interrumpió numerosas decisiones entre directivos y empresarios, un 56% de los encuestados para elaborar el informe aseveran que se disponen a invertir cantidades más cuantiosas en los próximos meses.

El informe ‘Perspectivas España’ ha sido elaborado en base a 2.900 encuestas a los altos responsables de compañías de nuestro país, y arroja otras conclusiones positivas: un 46% de los mismos cree que tendrá que contar con más trabajadores en sus negocios, lo que se puede traducir en una fuerte creación de empleo. Precisamente ayer la patronal de las pymes, Cepyme, hacía público que las empresas más pequeñas pueden llegar a ser responsables de hasta 500.000 nuevos puestos de trabajo hasta 2018, y ello pese a que el crecimiento esperado este año, del 2,5%, es netamente inferior al de los dos últimos ejercicios (3,2%).

En esta mejora está influyendo, sin lugar a dudas, la apuesta del tejido productivo por la exportación, que este año apunta de nuevo a superar el récord de ventas de más de 254.000 millones obtenido en 2017. El sector exportador español se está comportando mejor que el europeo, ya que las exportaciones medias de los países de la eurozona se incrementan a un ritmo del 0,7% y las de toda la UE, de hecho, coquetean con el retroceso (-0,1% el pasado año). Mientras nuestras compañías venden a otros países un 1,7% más cada año, las alemanas avanzan el 1,2% y las de Francia, Reino Unido, Estados Unidos, China y Japón retroceden con cierto vigor.

Por áreas geográficas, las exportaciones de nuestro país dirigidas a la UE, que representan el 66,3% del total, se incrementaron un 4,1% en 2016, en tanto que las ventas a la zona euro (51,8% del total) crecieron un 4,4%. Mientras, las destinadas al resto de la UE (14,5% del total), avanzaron un 2,9%. También crecieron especialmente las dirigidas a Canadá (+8,4%), con la que la Unión Europea acaba de firmar el acuerdo comercial CETA; China (+13,4%); Hong Kong (+10,2%); y Marruecos (+13%). Sin embargo, bajaron las destinadas a América Latina (-9,1%), Oriente Medio (-4,8%), África (-0,4%) y Oceanía (-17,3%).
El problema de la incertidumbre

Según el estudio de KPMG y CEOE, la incertidumbre política y el debilitamiento de la economía constituyen las dos principales amenazas para las empresas. Mal momento, en este sentido, pues pese a la conformación del Gobierno a nivel nacional, éste legisla por ahora en minoría y ni siquiera tiene garantizado poder aprobar los Presupuestos Generales del Estado. En la escena internacional la coyuntura es aún más complicada, con un nuevo presidente de EEUU, Donald Trump, decidido a implementar medidas de tinte proteccionista y líderes de ultraderecha anticapitalistas avanzando en las encuestas en varios países europeos (Holanda, Francia y Alemania, que afrontan comicios en los próximos meses, son los que más preocupan). El comercio internacional, advierten los expertos, puede verse afectado por ese cambio de rumbo, especialmente si Trump, como señalan algunas fuentes, termina imponiendo aranceles a las compañías norteamericanas que aspiran a exportar.

Los empresarios españoles consultados también aseguran que otros problemas son la enorme carga regulatoria que hoy presenta el marco jurídico y normativo español; y la debilidad de la demanda. Y por ello piden al Gobierno que priorice la reforma de las pensiones y la rebaja de las cotizaciones sociales. A los gobernantes autónomicos, los empresarios les reclaman acometer una simplificación administrativa, incentivar la creación de empleo y fomentar la innovación. Precisamente la innovación y la capacitación tecnológica, aseguran la mayoría de los encuestados, es el principal reto al que se enfrentan las compañías de menor tamaño este año.

Asunción presidencial de Mauricio Macri. Buenos Aires, 10 de diciembre de 2015. FOTO DANIEL JAYO/LA NACION

Argentina exhibe su mejor cara en España

El presidente de la República Argentina, Mauricio Macri, se encuentra estos días protagonizando una visita de Estado a España de claro tinte empresarial. No es ningún secreto que Macri está particularmente interesado en que las empresas de nuestro país recuperen la confianza en aquel mercado después de más de una década a en la que, con los Kirchner en el poder, nuestro sector privado vivió en una incesante angustia. Un periodo de tensiones que estuvo marcado por dos episodios: la nacionalización de Aerolíneas Argentinas, propiedad de la española Marsans, en el año 2009; y el proceso similar sufrido en 2012 por Respol con su filial YPF.

 

Macri, que lleva en el poder desde diciembre de 2015, está implementando una potente batería de medidas liberalizadoras encaminadas a abrir su país al exterior -con fuerte contestación social, por cierto- que, en principio, favorecen el comercio internacional con un país que cuenta con 43 millones de habitantes y espera crecer, este año, un 3,5%. Y espera que España aumente su apuesta por un Estado con el que comparte idioma y, por cierto, grandes lazos históricos y culturales. Tanto es así que, como prueba de esa estrecha relación, la inversión de nuestras compañías en aquel mercado ha venido superando de largo los 6.000 millones de euros anuales, incluso en aquel fatídico 2012 en el que Cristina Fernández de Kirchner declaró “de utilidad pública sujeta a expropiación” el 51% de las acciones del negocio argentino de Repsol YPF.

 

Hoy por hoy, la liberación de las restricciones comerciales que se está produciendo gradualmente con el cambio de Gobierno ofrece oportunidades en todos los sectores, si bien sigue siendo recomendable que el exportador e inversor se proteja, bien a través de socios locales que conozcan muy bien la legislación, o bien a través de herramientas más próximas como los seguros de crédito a la exportación y la inversión. Entre los más destacados -y promocionados por la propia delegación argentina estos días- figuran automoción, maquinaria agrícola, ganadería, agroindustria, industria alimentaria, química, petroquímica, equipos para la minería y tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

 

La patronal CEOE, que está auspiciando numerosos encuentros entre 800 empresarios de ambos países, asegura igualmente que también hay oportunidades en sectores de importante demanda, como son transporte e infraestructuras viarias, energías renovables, construcción, gestión de residuos urbanos y bienes de equipo. Además, otras actividades presentan un interesante potencial todavía por desarrollar, como las energías renovables (impulsadas por la Administración), petróleo (importantes yacimientos de crudo y gas), biotecnológico o turismo (con grandes posibilidades aún por explotar).

 

Paliar el deterioro

España llegó a ser el primer inversor mundial en Argentina, pero las expropiaciones dieron al traste con esa condición. De ahí que Macri necesite, en su proceso de cambio, de la confianza de nuestras grandes multinacionales -allí están Telefónica, BBVA, Gas Natural y muchas otras-, pero también de nuestras pymes. En su histórica comparecencia en el Congreso ha remarcado que “son años de intercambio. Tenemos por delante muchísimas cosas en conjunto”. El mandatario se felicitó por las buenas relaciones entre España y Argentina y apostó por que ambos países continúen profundizando en su “alianza estratégica”. Pero también instó a que España y Argentina sigan teniendo un “rol protagónico” en las negociaciones que están manteniendo Mercosur y la UE con vistas a firmar un Tratado de Libre Comercio.

 

Por último, Macri pidió a las compañías españolas que ya tienen presencia en Argentina a que, “en esta etapa de estabilidad macroeconómica”, profundicen en su actividad y “atraigan” a nuevas compañías a participar en el proyecto del nuevo Gobierno, que es “crecer, crear empleo de calidad y reducir la pobreza”.

El potencial comercial entre España y aquel país es mucho mayor al que vienen exhibiendo en los últimos años. Así, en 2015, las exportaciones españolas a Argentina alcanzaron los 1.318 millones (somos su duodécimo proveedor de una lista que encabeza Brasil), mientras que las importaciones tocaron los 1.376 millones.

 

Los productos que más exporta España al mercado argentino son, según datos del Ministerio de Economía y Competitividad, equipos y componentes de automoción, material eléctrico, materias primas y semi manufacturas de plástico, productos farmaquímicos y automóviles. También destacan los productos siderúrgicos y los productos editoriales y de perfumería. Por su parte, los productos que España compra más a Argentina (2016) son residuos de la industria agroalimentaria, moluscos y crustáceos congelados, frutos cítricos frescos, cobre y sus aleaciones, pescado y productos de química orgánica.

Father and teenager signing loan contract

Las SGR, otra herramienta más para una buena financiación

Es cierto que la recuperación económica, más intensa en el caso de España con avances del PIB superiores al 3% en los dos últimos años, está trayendo consigo un leve repunte de la concesión de créditos por parte de las entidades financieras. Pero aún es demasiado tímido, y en este punto tiene mucho que ver el hecho de que las autoridades europeas, con el objetivo de prevenir crisis como la que se desató a raíz de la quiebra de Lehmann Brothers, han endurecido notablemente los requerimientos de solvencia para la banca. Así, el sector financiero debe dedicar parte de sus recursos a cumplir compromisos de capital y ni mucho menos abre el grifo del crédito al ritmo que el crecimiento actual requeriría.

 

En este contexto, y dada la debilidad de la banca en los últimos años, las Sociedades de Garantía Recíproca se han convertido en una herramienta imprescindible de financiación y aval para miles de pymes y trabajadores por cuenta propia. El año pasado, y según datos recientemente aportados por la Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca (SGR-Cesgar), el dinero prestado a los empresarios ascendió nada menos que a 1.250 millones de euros. “Hemos cubierto una falla de mercado”, aseveró recientemente el presidente de SGR-Cesgar, José Rolando Álvarez, recordando que el mercado de la financiación es “dual” en España. Las grandes empresas no tienen ningún tipo de problema para poder captar fondos, mientras que las pymes, micropymes y autónomos cuentan con enormes dificultades.

 

En concreto, y según datos aportados por la propia Confederación, solo ocho de cada diez pymes que solicitan hoy en día un crédito lo obtienen finalmente. Además, un 13% de los mismos no recibe la cantidad que en un principio demandó; y casi la mitad, el 42%, debió aportar garantías para lograr esa financiación. Más aún: entre las micropymes, donde se encuentran los más de dos millones de empresas españolas con menos de 10 trabajadores, un 20% de las mismas está directamente fuera del circuito de la financiación, algo que impide que puedan crecer en un país señalado directamente por el FMI y la Comisión Europea por el escaso tamaño de la mayoría de sus empresas. Por si fuera poco, existen desigualdades sustanciales entre las pymes españolas y las pymes europeas. Por ejemplo, las empresas españolas pagan, de media, un tipo de interés del 2,55%, mientras que en Francia, estas empresas tienen un interés del 1,87% de media, o en el caso de Italia, con un diferencial del 1,22%.

 

Cambio de tendencia

Sin embargo, y gracias a un esfuerzo pedagógico muy importante por su parte, y con la ayuda de las propias empresas y de las administraciones públicas, las SGR españolas están consiguiendo que su labor sea cada día más conocida por el público general, y lo que es más importante, por las pequeñas empresas y autónomos que encuentran problemas para acceder a la financiación. Porque uno de los grandes problemas al que se han tenido que enfrentar hasta ahora ha sido el desconocimiento, algo que a juicio de José Rolando Álvarez se va paliando conforme pasa el tiempo.

 

El mayor reconocimiento público explica, en parte, la creencia de que las SGR van a multiplicar este año su actividad prestataria. Desde los 1.250 millones concedidos se pasará a un escenario de entre 3.000 y 4.000 millones, auguró el presidente de SGR-Cesgar en una reciente jornada que fue auspiciada por la patronal empresarial CEOE. En esa mejora también tendrá que ver, obviamente, el avance económico y la mayor fluidez del crédito, ya que la banca es una piedra angular del sistema de avales de las Sociedades de Garantía Recíproca.

 

Estas, en concreto, están constituidas por socios partícipes, pequeñas y medianas empresas, pymes, que son las beneficiarias de su aval, así como por socios protectores, las Administraciones Públicas, Cámaras de Comercio, Asociaciones y entidades de crédito. SGR y banca conceden avales y créditos a las pymes protegidos por el sector público y por Cersa, la compañía pública de reafianzamiento que recibe dinero directamente de los Presupuestos Generales del Estado y que se encarga de cubrir, si lo hubiere, un crédito fallido. Las SGR, además, no limitan su función a prestar dinero. Entre otras de sus funciones, destacan las siguientes:

 

  • Negociar líneas financieras.
  • Canalizar y tramitar subvenciones, otro capítulo de gasto público que muchas veces ni siquiera es aprovechado por los potenciales beneficiarios.
  • Informar y prestar asesoramiento financiero a sus socios.
  • Impartir formación.

 

Actualmente en España contamos con una red de más de 20 Sociedades de Garantía Recíproca. Casi todas ellas están agrupadas en Cesgar y dependen, casi siempre, lo de los presupuestos de las comunidades autónomas en las que desarrollan su labor. Así sucede, por ejemplo, con Avalmadrid en la Comunidad de Madrid, Avalis en Cataluña o Suraval en Andalucía, por ejemplo. Hay otras incluso de mayor tamaño, como Iberaval, que en principio nació en Castilla y León pero que ahora también desarrolla su labor en Madrid y en la Rioja y cuenta ya con aproximadamente 19.000 socios. En cualquier caso, y para conocer de primera mano la entidad a la que un autónomo o pyme puede dirigirse en busca de financiación, conviene primero informarse en la Confederación Española Cesgar.

millones_digitalizacion

5,6 millones de euros para ayudar a la digitalización de pymes y autónomos

Todo el mundo lo tiene claro, para aumentar la competitividad de las empresas es fundamental su digitalización. Con este objetivo la Cámara de Comercio de España ha anunciado que durante 2017 se vuelve a apostar por ayudar a autónomos y pymes con este reto. En la edición de este año, el programa TIC Cámaras cuenta con 5,6 millones que están destinados a financiar los proyectos de 1.000 pymes, micropymes y autónomos.

Este programa, que es todavía un resquicio de los famosos Fondos FEDER de la Unión Europea, consta de dos fases para los candidatos interesados.  Pero en contra de lo que ocurría hace años o todavía hoy con otras ayudas públicas, aquí el proceso es algo diferente.

En lugar de ser la empresa la que presenta un proyecto de digitalización y luego los técnicos valoran si dan o no el dinero solicitado, TIC Cámaras está estructurado en dos procesos.

En un primer momento, los expertos de las Cámaras de Comercio analizan el punto de partida digital en el que se encuentran los candidatos a las ayudas. También comparan la posición de la empresa en relación al sector de actividad y al grado de digitalización de sus competidores.

Con este análisis técnico en la mano, se procede a diseñar y valorar las soluciones que se consideren más necesarias para el avance tecnológico de la pyme o autónomo interesado.

Las ayudas pueden llegar a financiar directamente entre el 50% y el 85% de la inversión necesaria. La cuantía final varía según la comunidad autónoma en la que se registre la ayuda. En cualquier caso, hay un tope máximo de 7.000 euros por empresa.

En la información oficial facilitada por las Cámaras de Comercio no hay una descripción concreta del perfil de empresa o emprendedor que puede acudir a este programa, pero analizando las 3.600 empresas que ya se han beneficiado de él en años anteriores, se sabe que un 48% tienen de 2 a 9 empleados y el 32% son autónomos o pymes con un empleado.

El patrón más común de sus necesidades está localizado en web desactualizadas o inexistentes por un lado o en la ausencia o mal estado de plataformas de comercio electrónico. Las carencias en la implantación y gestión de redes sociales también son un plus para convertirse en destinataria de estas ayudas.

Dentro de ese contexto, el programa define unos conceptos susceptibles de ser financiados enmarcados en diferentes categorías:

  • Herramientas de productividad en la nube: ERP, CRM (sistema de gestión de clientes), TPV, loT, Big Data, realidad virtual,…
  • Comercio electrónico: web, tienda online, pasarela de pagos, facturación electrónica, firma digital…
  • Marketing digital: posicionamiento web, email marketing, social media marketing, aplicaciones móviles…

 

Tras la implantación de las nuevas tecnologías, el programa incluye un seguimiento de la ejecución del proyecto y del uso de las novedades implantadas que realizará el personal de la Cámara de Comercio.

En paralelo al programa de ayudas, está previsto “un conjunto de acciones de sensibilización para lograr que la cultura TIC arraigue entre el tejido productivo español, especialmente entre las empresas de menor dimensión”, según explican desde el organismo.

Para ampliar esta información es necesario rellenar un cuestionario personalizado en la web del programa accesible desde aquí.

77979722-87e3-430f-b0a1-29933dfa2782

Sí te puedes aplazar hasta 30.000 euros de IVA

La controversia en torno a la posibilidad de que los trabajadores autónomos puedan solicitar aplazamientos en el pago de impuestos como el IVA llega a su fin. Al menos, a un fin temporal, por compromiso explícito del Gobierno y la publicación de una Orden a través de la Agencia Tributaria (AEAT) que faculta a este colectivo a beneficiarse aún de esta ventaja fiscal. La Orden permite aplazamientos y viene a corregir las prohibiciones levantadas por el Decreto Tributario que el Congreso aprobó el pasado 2 de diciembre, y que entre otras iniciativas, limitaba al máximo la posibilidad de solicitar aplazamientos.

 

El pasado viernes, la AEAT publicaba en su página web que las solicitudes de aplazamiento se tramitarán “en función de su importe”, y de ellas también se podrán beneficiar, no solo los trabajadores autónomos sino también las pymes, según fuentes del Ministerio de Hacienda. Ahora bien, el Gobierno establece dos procedimientos diferenciados:

 

  • Los autónomos y pymes que soliciten aplazamientos o fraccionamientos de cantidades inferiores a los 30.000 euros de IVA no tendrán que aportar ni aval ni garantía, por lo que, y he aquí la gran novedad, el fisco no pedirá explicaciones sobre si el IVA a aplazar ha sido cobrado por el contribuyente o no lo ha sido. En numerosas ocasiones el colectivo de autónomos ha puesto el grito en el cielo cuando Hacienda le reclamaba el pago del impuesto sin que a él su cliente se lo hubiera abonado. Los retrasos en el pago, además, conllevaban sanciones. En este sentido, quien demande el aplazamiento o el fraccionamiento contará con la posibilidad de pagar en 12 meses, si bien la Agencia Tributaria precisa que si el plazo de abono demandado es inferior, también será concedido.
  • Por contra, los autónomos y pymes que soliciten aplazamientos de cantidades superiores a los 30.000 euros de IVA, sí tendrán que presentar obligatoriamente aval y/o garantía para poder beneficiarse de esa medida tributaria. En este caso, el plazo máximo de abono del impuesto llega a los 18 meses, y el autónomo tendrá que demostrar que la cantidad solicitada no ha sido cobrada.

 

La corrección de la situación a instancias del Ministerio de Hacienda ha motivado el aplauso unánime de los colectivos de autónomos más representativos, la Asociación de Trabajadores Autónomos ATA y la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos UPTA. ATA, de hecho, ya había hecho saber en diciembre que el Gobierno trabajaba en una solución en este sentido. Sin embargo, desde UPTA, se critica la “inseguridad jurídica” en la que está incurriendo el Ejecutivo de Mariano Rajoy con tanto cambio en este ámbito, y emplaza a los partidos políticos a acordar un marco estable para este tipo de aplazamientos.

 

Demasiados cambios

Lo cierto es que el Gobierno, en el último año y medio, ha modificado en varias ocasiones el régimen con el que los autónomos y las pymes podrían solicitar los citados aplazamientos a la Agencia Tributaria. Y todo por las necesidades del déficit público, que toca el 4,6% en un momento en el que las deudas con Hacienda superan nada menos que los 49.000 millones de euros. En octubre de 2015, dos meses antes de las elecciones, el Ejecutivo elevó el límite legal para solicitar postergar los pagos desde los 18.000 a los 30.000 euros, una mejora sustancial.

Pero por los problemas con Bruselas; la necesidad de encarrilar las cuentas públicas; y la obligación de demostrar a las instituciones europeas que este año, 2017, implicará una reducción del desvío presupuestario del 4,6 al 3,1%, Moncloa lanzó el famoso Decreto Tributario que limitaba al máximo los aplazamientos para ahorrar 1.500 millones, amén de endurecer el Impuesto de Sociedades para las 9.000 compañías que en España facturan más de 10 millones de euros; subir los tributos de Alcohol y Tabaco; e informar de que se recaudarán 500 millones de euros extraordinarios a través de nueva fiscalidad medioambiental.

La aprobación del Decreto Tributario a menos de dos meses de que autónomos y pymes tuvieran que liquidar el IVA del ejercicio anterior (cabe recordar en este punto que tienen como límite el 30 de enero de este año para hacerlo) había creado una gran inseguridad jurídica. Por eso, la reacción de Hacienda se ha producido a tiempo para que los contribuyentes tengan cierto margen y eviten “tensiones de liquidez por valor de 3.500 millones de euros”, según los cálculos proporcionados recientemente por UPTA.

De cualquiera de las maneras, y según datos facilitados por la Agencia Tributaria, la mejora económica está provocando que caigan considerablemente las peticiones de aplazamiento. En concreto, en el año 2015 un total de 1,6 millones autónomos y pymes lo solicitaron, cifra que contrasta con la de más de 2 millones del año 2013, quizá en lo más duro de la crisis económica. Además, también en 2015, las cantidad total a aplazar se situó en poco más de 10.000 millones de euros, nada más y nada menos que un 40% inferior a los más de 17.000 millones que en 2013 solicitaron devolver más tarde los contribuyentes.

cinco_consejos

Cinco consejos para cambiar con éxito el plan de negocio de una pyme

Cada año, cientos de empresas con un brillante futuro por delante llegan a un punto de inflexión en el que es necesario pararse y tomar decisiones. Puede ser que el problema sea que no se alcanzan los objetivos comerciales, o que da la impresión de que la sostenibilidad del modelo de negocio a largo plazo empiece a estar cuestionada. Quizá el problema sea que la competencia ha estado más ágil en los últimos tiempos, o que parece que los productos o servicios que se ofrecen se alejan de las cambiantes necesidades de los consumidores.  Llegados a esta situación, los inversores están en su derecho de dudar de la gestión llevada a cabo por el emprendedor y solicitar un cambio en el plan de negocio.

El emprendedor nunca puede resistirse a cambiar el modelo de negocio. Debido a cualquiera de las situaciones que se comentan en el párrafo anterior, resulta evidente que algo tiene que suceder. Se ha llegado a un punto de inflexión (o de no retorno, como se quiera entender) que obliga a la empresa a girar sobre sí misma para orientarse de nuevo en la dirección correcta. La estrategia a y las decisiones que se tomen en este momento son cruciales para determinar el futuro de la compañía. De ahí que sea interesante saber los pasos que se deben tomar.

Realice una investigación
Este punto quizá le pueda parecer obvio, pero es el primero y el más importante paso que se debe tener en cuenta. Es imprescindible evaluar hasta el último detalle del negocio. Tómese el tiempo que sea necesario pero filtre todos los datos (financieros, contables y de negocio) para descubrir en qué momento se encuentra la empresa. No dude en ir más allá y preguntar a expertos de la industria, socios y consumidores. Tampoco olvide echar un vistazo a lo que está haciendo la competencia para saber dónde residen sus posibilidades de éxito y qué es lo que se debe mejorar para recortar la posible distancia que saquen a nuestro negocio. Por último, no se olvide de preguntar al personal de la empresa para saber qué es lo que funciona y lo que no desde el punto de vista de los trabajadores que, quizá, sepan cosas que a un emprendedor que ejerce de directivo se le escapan. Al terminar este proceso, sabrá que es lo que debe hacer para desbloquear el potencial de su marca.

Cree un nuevo plan de negocio
Lo más normal, y quizá lo más aconsejable, sea que la investigación llevada a cabo en el punto anterior haya desvelado necesidades significativas de cambios. Saber cuáles son las deficiencias de la compañía es fundamental para una recuperación exitosa. Y es que la mejor manera de afrontar un futuro incierto con garantías es abordando los desafíos y estableciendo un plan de ataque.

A la hora de virar el plan de negocio es importante contar con la colaboración de todas las personas que forman la compañía. Su obligación como emprendedor y primer espada es ser transparente y comunicar a su equipo en todo momento en qué punto se encuentra la compañía y hacía dónde pretende llegar. Una vez que todos estén alienados con la estrategia general, serán capaces de ejecutar los cambios que el negocio requiere.

No tenga inconvenientes en tomar decisiones difíciles. Tampoco evite decir que no a una idea de su personal que no considera adecuada. Tenga en cuenta a todo el mundo pero siga sólo los criterios que están en la hoja de ruta del plan de negocio.

Apueste por la innovación
No se equivoque. Da igual hacía dónde pretende dirigir la compañía. La innovación siempre debe estar presente en cualquier cambio estratégico. Es la única forma que tiene de adaptarse a la competencia y de responder a los retos de la sociedad. Las empresas que giran y se adaptan a las cambiantes necesidades de los consumidores, son capaces de ofrecer los productos que la demanda solicita, y hacerlo además de forma rápida y eficaz, superarán siempre al resto de rivales.

La innovación, por tanto, debe estar en todo lo que hace. No se debe limitar a la creación del producto. Al cultivar una cultura empresarial que da la bienvenida a las nuevas ideas se animará a la plantilla a que lleven la innovación a todos los niveles de la compañía.

Cuente con el equipo adecuado
Una vez que se tiene clara la estrategia a poner en marcha, hay que seguir investigando hasta descubrir si en el momento actual el negocio dispone del talento adecuado para llevar a cabo el cambio en el plan de negocio. Si no se cuenta con el equipo correcto para ejecutar la estrategia de manera eficaz, no tiene sentido poner en marcha ningún cambio. El equipo es el responsable de trasladar a la realidad y al día a día el plan estratégico. De ahí la importancia de disponer del personal adecuado.

Reconoce los éxitos
Cuando se llega a un punto de inflexión, el emprendedor debe asumir también el rol de animador y celebrar los éxitos logrados. No importa que sea grande o pequeño, lo importante es que estará enviando un importante mensaje de que todos se están moviendo en la dirección correcta. Así, la confianza y la motivación de los empleados aumentarán al saber que sus esfuerzos están dando sus frutos. Tampoco se debe olvidar de reconocer y recompensar a aquellos que hayan realizado un trabajo excelente.

marketing_offline

Estrategias de gestión comercial y marketing offline que funcionan

El auge de la economía digital y de los medios sociales origina que, en ocasiones, nos olvidemos de que existen métodos de marketing tradicionales que son perfectamente válidos. De ahí que las grandes empresas utilicen todos los canales posibles (tanto online como offline) para hacer llegar sus productos o servicios a los consumidores, de cara a convertirlos en clientes.

La publicidad que se deja en los limpiaparabrisas de los coches, los sorteos en los que se regalan bolígrafos o camisetas y las donaciones a pequeña escala son algunos ejemplos de lo que se conoce como marketing de guerrilla, que prescinde del uso de Internet y de los medios sociales. Son acciones simples que se utilizan para difundir el nombre de la empresa. Quizá no sean estrategias demasiado sutiles en los tiempos actuales, pero sí que son eficaces. Y más para una gestión comercial y de marketing de una pyme. A continuación, enumeramos algunas de esas estrategias de la vieja escuela que, por su efectividad, siguen siendo perfectamente válidas.

Repartir tarjetas de visita
Se trata de la herramienta de marketing más básica y clásica y, sobre todo, más barata. El pequeño tamaño de una tarjeta de visita la convierte en ideal para dar a conocer su negocio a los vecinos, a otras empresas o al grupo que considere necesario. El único límite en el éxito de una estrategia basada en la distribución de tarjetas de visita lo pone el propio emprendedor.

Donar productos o promociones como premio de un concurso
Otra forma tradicional de dar a conocer un negocio es a través de donaciones. El emprendedor debe enterarse de dónde se realizan sorteos (puede ser en colegios, ONGs, las propias administraciones públicas, etc.) y mostrar interés por formar parte de las empresas patrocinadoras. De esa forma, el nombre de la empresa empezará a conocerse y, además, estará asociado a una causa positiva. Dentro de esta estrategia de marketing tradicional no se olvide también de formar parte de las fiestas de su localidad. Patrocine un adorno navideño en una plaza, por ejemplo, para promocionar sus productos.

Hablar en eventos
Participar en charlas relacionadas con la actividad económica en la que se mueve su empresa es también una estrategia de marketing efectiva. Así logrará dejar su impronta entre compañeros y competidores y creará una representación visual de su negocio. Si piensa que no está capacitado para hacer un discurso frente a lo más granado del sector, sigue siendo interesante no dejar de acudir a estos eventos. Las relaciones que establezca en estos lugares le podrían ayudar también en el futuro a la hora de comercializar sus productos o servicios.

Salir en medios de comunicación impresos locales
A pesar del imparable crecimiento de los medios de comunicación digitales, la prensa en papel sigue siendo efectiva a la hora de darse a conocer. Para aprovecharse de ella, nada mejor que lanzar comunicados de prensa a revistas o periódicos que se dirijan a su público objetivo. Se trata de una forma sencilla de mostrar aspectos importantes de su negocio y el mero hecho de estar publicado en un medio de prensa escrita da más prestigio al propio mensaje. Por tanto, no olvide que mantener una buena relación con los periodistas de su entorno es siempre positivo de cara a llevar a cabo una buena estrategia de marketing tradicional.

Mande cartas
Incluso en la era del correo electrónico y de los mensajes de WhatsApp, el correo de toda la vida sigue siendo un método de comercialización efectivo. Y es que muchas personas todavía prefieren tener un papel delante que le cuente la oferta que verla a través de la pantalla del ordenador, tablet o smartphone. Es cierto que se trata de un método más costoso que el online y que resulta más complicada evaluar el éxito o no de la iniciativa, pero es ideal si pretende diferenciarse de sus competidores que, casi con toda seguridad, se limitarán a una estrategia meramente online.

Llame por teléfono
Elabore una lista de potenciales clientes y comuníquese con ellos. La mayoría de las conversaciones acabarán en nada, incluso a alguno de ellos le molestará la agresiva estrategia, pero si usted es capaz de adaptar la conversación a cada cliente y ser consciente del tiempo y de sus necesidades obtendrá buenos resultados.

Acuda a ferias
Las ferias sitúan bajo un mismo techo a todos sus competidores. De ahí que usted no pueda prescindir de asistir a estos eventos de cara a conocer los materiales de marketing y la estrategia en general que utilizan sus rivales. Obviamente, las ferias son también excelentes lugares donde mostrar sus productos o establecer relaciones comerciales. Por tanto, no se pierda las oportunidades de negocio que se generan alrededor de las mismas.

Todos estos métodos son sólo algunos de los ejemplos válidos que todavía quedan dentro del mundo tradicional y más alejado de las nuevas tecnologías. Aunque como ya se ha comentado anteriormente, la mejor estrategia de gestión comercial y de marketing que se puede seguir pasa por utilizar lo mejor del mundo offline y el online.