Entradas

ecommerce_exportar

El ecommerce, aliado clave para la pyme

¿Se acuerda de cuando usted no podía comprar en Zara a través de la pantalla? ¿O cuando no existía la banca online? ¿O cuando páginas como Ebay o Amazon ni siquiera le sonaban? Aquellos tiempos parecen haber quedado lejanos… y sin embargo son increíblemente recientes. La evolución digital es tan rápida y tan profunda que el mundo que conocíamos está cambiando por completo, y las empresas no son una excepción.

Tanto es así que el comercio electrónico se ha convertido en una de las herramientas más importantes para las pymes exportadoras españolas, gracias a su capacidad para ahorrar costes, acortar distancias y generar ventas en los lugares más insospechados. Según un estudio que acaba de publicar la multinacional de transporte urgente Fedex, 9 de cada 10 pequeñas y medianas empresas exportadoras de nuestro país ha logrado ya generar ingresos a través del ecommerce, un porcentaje además superior al que muestra la media de la Unión Europea, del 80%. Si bien es cierto que la tecnologización y la digitalización aún no ha invadido por completo al tejido productivo español -aún hay mucho por hacer-, parece que el segmento de empresas internacionalizadas ha captado a la perfección el cambio de perfil del consumidor en los últimos años y está sabiendo aprovechar las ventas que ofrece internet.

Según el citado estudio de Fedex, el 69% de las pymes españolas exportadoras ya generan ingresos a través del llamado mcommerce (comercio a través del teléfono móvil), gracias a las mejoras realizadas en las páginas web y las aplicaciones móviles. Además, ocho de cada diez utilizan también las plataformas de redes sociales para fines de ventas, con especial ímpetu a través de Facebook (allí comercian la mitad) y de las apps de mensajería instantánea (más de tres de cada diez).

El informe, dirigido por Harris Interactive entre 4.500 pymes de nuestro país, muestra que los ingresos generados por las exportaciones representan el 71% de los ingresos totales de las pymes exportadoras españolas, un dato significativamente superior a los promedios europeos y mundiales. Y ahí está teniendo mucho que ver el auge del comercio electrónico, que desde hace un año factura trimestralmente en España más de 5.000 millones de euros. Tanto es así que pese a que aún no se conocen los datos conjuntos de 2016, el pasado año fue el primero en el que el sector rebasó la cota psicológica de los 20.000 millones de euros facturados (la industria da por hecho que el incremento fue superior al 20% respecto a 2015).

Cada vez más mercados

El estudio de Fedex pone de manifiesto además que nuestras compañías trabajan fundamentalmente con la Unión Europea: un 84% de las mismas distribuyen sus productos y servicios a los Veintiocho, si bien la diversificación también está alcanzando este campo, pues seis de cada diez logra ingresos en terceros mercados. Los principales mercados a los que las pequeñas y medianas empresas españolas exportan dentro de Europa son: Francia (61%), Alemania (46%), Italia (44%) y Portugal (43%). Mientras, Alemania (40%) es considerada como el principal competidor, seguido de Francia (35%), Italia (30%) y Reino Unido (23%). En cuanto a los principales mercados a los que exportan fuera de Europa son: Estados Unidos (22%) y Latinoamérica, concretamente Argentina (20%), México (19%) y Brasil (16%).

De esta manera, cabe concluir que el comercio electrónico ha tenido mucho que ver en el récord exportador que España volvió a marcar en el año 2016. Con datos hasta noviembre, y según el Ministerio de Economía y Competitividad, nuestras ventas al exterior aumentaron un 1,6% hasta tocar los 233.800 millones de euros, máximo histórico. La tasa de cobertura -exportaciones sobre importaciones- se situó en el 93,5% (93,3% en enero-noviembre de 2015), el segundo mejor registro tras el de 2013 en toda la serie histórica, que se inició en 1962.

La evolución positiva de las exportaciones españolas entre enero y noviembre contrasta con el entorno: en la zona euro subieron ligeramente (0,2%) y en la Unión Europea bajaron el 0,6%. Crecieron en Alemania (0,8%) e Italia (0,7%), pero con menor intensidad que en España, y bajaron en Francia (-1,8%) y Reino Unido (-1,5%), además de en EE.UU. (-4%), China (-6,4%) y Japón (-8,5%).

7_paises

Los siete países para exportar en 2017

Ahora que estrenamos año, es bueno preguntarse qué mercado o mercados nos pueden propiciar alegrías durante los próximos tiempos. La coyuntura internacional está cambiando rápidamente, y el efecto que puedan producir para el comercio internacional factores como el Brexit o la victoria de Donald Trump aún están por calibrarse. Sin embargo, numerosos países van a seguir ofreciendo grandes oportunidades a la empresa española, que tras años de dura crisis económica se ha vuelto mucho más internacional (no olvidar en este punto el récord histórico de la exportación nacional, que ha alcanzado un valor del 33% del PIB en 2016).

  1. China. El gigante asiático ha atravesado dos años de duras dificultades, con tasas de crecimiento que se han llegado a situar por debajo del 7% por primera vez desde la década de los 90. Sin embargo, los últimos datos conocidos sobre China reflejan un nuevo fortalecimiento de la economía con un poder de compra para los ciudadanos que vuelve a acelerarse. La incorporación a la clase media de los chinos se cuenta por millones cada año, y además es un país que siempre ha mostrado un elevado interés por la Marca España.
  2. Australia. Es un mercado lejano que apenas tenemos explotado, y sin embargo ofrece un marco jurídico y comercial muy atractivo para la inversión foránea. Australia lleva varios años creciendo muy por encima de la media mundial, firmó un avance del 3% en 2016 y muestra cada día más interés por abrirse a nuevos mercados internacionales. Contar con un socio en el propio territorio, dada la lejanía y la enorme expansión del país, puede resultar más que beneficioso.
  3. Inglaterra. Pese a que el Brexit vaya a propiciar cambios, España debería aprovechar oportunidades en un país en el que apenas se han notado aún los efectos de la decisión del pasado mes de junio de abandonar el seno de la Unión Europea. A Inglaterra le gusta España: le gusta su sol, sus playas, su gastronomía y su forma de ver el mundo, por lo que una pyme de nuestro país siempre será bienvenida.
  4. Irlanda. De las grandes economías del euro, es una de las más abandonadas por nuestras empresas. Sin embargo, la renta per cápita de los irlandeses es la segunda más alta de toda la Unión Europea, por lo que exportar o invertir allí puede propiciar grandes beneficios. Irlanda, que llegó a caer en manos de un rescate europeo por problemas de solvencia, se ha recuperado de forma vertiginosa y crece a un ritmo anual superior al 5%, el más alto de todo el continente.
  5. Alemania. Quizá sea por imagen o por el hecho de que España ha seguido las indicaciones de Angela Merkel a la hora de afrontar la crisis económica más dura que se recuerda en décadas, pero España está de moda para el país centroeuropeo y debemos ser capaces de aprovecharlo. El marco jurídico y fiscal es muy similar al español, y la seguridad es quizá el elemento más característico del mercado alemán. Ahora bien: conviene hacer un estudio previo y a fondo de la composición territorial de Alemania y sus länders, cada uno con su propia legislación.
  6. Perú. Ya en Latinoamérica, Perú es uno de los pocos países de la región que ha logrado escapar de los efectos de una dura crisis que ha llevado a Brasil, Argentina o Venezuela a la más honda recesión. Perú incorpora ciudadanos a la clase media a gran ritmo y ofrece otra ventaja para el exportador: el mismo idioma. Ahora bien, conviene contar con un partner local que, al menos al principio, ayude a entender la mentalidad y las dinámicas de compra del peruano, muy diferentes a las españolas.
  7. Sudáfrica. Otro mercado muy desconocido para la empresa española, que se ha animado tradicionalmente menos a exportar a destinos muy lejanos y concentra aún la mitad de sus ventas en la Unión Europea. Sudáfrica es un país complejo lleno de matices y de diversidad, pero hacer negocios allí es una completa aventura. Aquí, desde luego, sí es necesario contar con un apoyo local para implantarse y aprender a acostumbrarse al marasmo legislativo de un país que en el pasado reciente vivió grandes conflictos pero que, por contra, cuenta con la renta per cápita más elevada de todo África. Y ellos ya nos conocen: vaya si nos conocen después del triunfo de la selección española en el Mundial de Fútbol de 2010.
emprendedores_influencers

¿Cómo se convierten los emprendedores en influencers?

emprendedores_influencersEl marketing moderno no tiene nada que ver con el de hace unos años. En la actualidad, se centra en sacar provecho al mundo digital en busca de mejorar el alcance global. Quizá por ello, una buena cifra para una campaña normal que tiene a Internet en el centro de las decisiones está entre las 75.000 y las 100.000 personas. Si se llega a esa cantidad, la marca que está detrás de todo se da por satisfecha.

 

Estos números quizá puedan sorprender. Pero es la media a la que suelen llegar grandes firmas con un proyecto comercial online circunscrito en exclusiva al mercado español. A pesar de ello, existe un sencillo truco para que esos 100.000 se conviertan en 900.000. Para lograrlo hay que contar con los influencers, que son aquellos que tienen credibilidad en los distintos entornos sociales. Muchas veces este vocablo se utiliza para denominar sólo a las personas que están detrás de los canales de YouTube, que arrasan entre el público más joven. Pero la realidad es que los influencers también se esconden en las redes sociales o en los blogs. Su poder es tan elevado que las compañías se los rifan y hacen lo que sea necesario para ganarse sus favores. Y es que las marcas saben que el mero hecho de que un youtuber recomiende un producto convierte a éste en un fenómeno de masas.

 

La influencia que tienen es lo que ha llevado a muchos blogueros a convertirse en estrellas digitales con buenos sueldos. ¿Sus armas? Una cámara, un ordenador y una buena estrategia. Esto último es lo primordial. Ser un influencer no es fácil. Lograr que un canal tenga millones de seguidores supone esfuerzo y capacidad para ignorar los cantos de sirena de las compañías, que no dudarán en tirar de chequera para asegurarse una promoción positiva de sus productos.

 

Como es de suponer, una pyme también se puede aprovechar de este nuevo fenómeno que está cambiando la estrategia comercial de las grandes multinacionales. Pero la mejor forma de lograrlo es convirtiéndose a sí misma en una de esas personas cuyas palabras son tomadas como dogma de fe por los internautas. Desde aquí, les vamos a proponer unas reglas muy sencillas que se deben seguir para lograr que nuestra marca arrase en el mundo digital gobernado por YouTube y las redes sociales tradicionales.

 

La clave es la estrategia.
Siempre se dice que en Internet lo más importante es el contenido. Eso es cierto. Pero aquí tenemos peculiaridades que son necesarias destacar. La principal es que por encima de lo que se escribe, se rueda o se fotografía está la estrategia. Es un error pensar que colgando buenos contenidos se tiene el éxito asegurado. No es así. Lo principal es que en canal aparezca lo que nuestra audiencia exige. Puede que pensemos que en un blog de maquillaje, un reportaje sobre la moda nupcial puede funcionar. No será así. Los influencers logran su condición de prescriptores gracias a la especialización. Encontrar el nicho, explotarlo y jamás salirse de él es la mejor estrategia a seguir si se quieren tener millones de seguidores.

 

No se quede solo con los vídeos
Existe la idea equivocada de que los influencers solo están en YouTube. Falso. Un buen blog puede ser tan importante para la audiencia como lo es un canal con gran audiencia. El emprendedor debe decidir qué es lo que se le da mejor y lanzarse a ello. Puede que los vídeos no sean la manera de llegar a la audiencia. Si es su caso, olvídese de la plataforma multimedia y regrese a sus posts de toda la vida. Pero esto no varía un ápice la estrategia de la que hablábamos en el punto anterior. Céntrese en el nicho y prepare contenidos que interesen a sus seguidores.

Cuide el contenido
Una vez definida la estrategia y el canal toca pensar en lo que vamos a contar. Aquí solo existe una manera de funcionar, que es la de tomarse en serio lo que está a punto de hacer. No se puede pretender llegar a miles de personas escribiendo un tema en cinco minutos o subiendo las imágenes que tengamos más a mano. Todo debe ser estudiado y tenido en cuenta para no defraudar a la audiencia. Conviene no olvidar que el internauta es infiel por naturaleza y no tendrá inconvenientes en borrar la página de sus favoritos si pierde interés en lo que allí se dice.

 

Apueste por lo original
A la hora de atraer la atención de la sociedad, tendrá más posibilidades de éxito si es capaz de apostar por contenidos originales. Olvídese de lo que aprendió en el colegio o en la universidad. Internet tiene otras reglas y el sujeto creativo es el que se lleva todos los vítores digitales. No tenga miedo en no ser políticamente correcto. Siempre ha de buscar los extremos. Internet es un mundo polarizado y lo que está en el centro acaba en el baúl de los recuerdos.

Otra estrategia que jamás debe seguir es la de copiar contenido de otros. Será el mejor camino para convertirse en un apestado de la red. El internauta quiere siempre contenido nuevo. Como decíamos antes, toca tomárselo en serio y trabajarse a los seguidores como si fueran clientes de su negocio.

Busque las colaboraciones
El mundo de los influencers es muy competitivo pero eso no es óbice para que todos ellos colaboren entre sí en el afán de lograr el mayor alcance posible. Un emprendedor debe sumarse a la ola y no tener inconveniente en que sus contenidos aparezcan en otros medios de comunicación. También es interesante buscar la colaboración de expertos digitales dispuestos a aportarle valor añadido a su blog o a su canal en YouTube. Estas acciones siempre son bienvenidas por la audiencia.

 

Comparta con su gente
Un emprendedor puede tener la tendencia de pensarse que sólo él puede colgar contenido de calidad al blog, con el que pretende influir en la sociedad. No es así. El objetivo principal es dar a conocer la marca, la empresa o un producto o servicio determinado. Para lograrlo, es vital contar con la colaboración de todos los miembros de la compañía. Implicando hasta a la última incorporación y logrando que la plantilla reme en la misma dirección se pueden obtener excelentes resultados, de los que su negocio saldrá beneficiado.

pyme familiar

¿Cómo sobrevive una pyme a la familia?

 

Primero lo bueno: más del 85% de las empresas del mundo son fastartup-593304_1920miliares. Ahora lo malo: tres de cada cuatro de estas firmas no supera el paso de la primera generación (fundador) a la segunda (hijos). Ambos datos indican que la familia es la esencia de todos los negocios. Pero, por desgracia, también reflejan que este tipo de corporaciones lo tienen mucho más complicado que las que saltan a cotizar.

 

En cuanto a su tamaño, las compañías con lazos de sangre en sus filas no son siempre pymes. En el mundo empresarial encontramos ejemplos como Walmart, El Corte Inglés o Mars, que demuestran que se puede ser un gigante sin contar con la financiación que viene de los parqués. Eso sí, a cambio hay que seguir unos consejos vitales para la buena marcha de la firma, que ahora pasamos a enumerar.

 

Nada de acuerdos verbales. Todo por escrito

Iniciar una empresa en la que están presentes maridos, primos, padres o amigos es algo muy común en el mundo de los emprendedores. Por norma general, existe mayor afinidad con gente conocida que con socios extraños. Pero eso no quiere decir que las cosas no se deban hacer con la seriedad que todo negocio requiere. En otras palabras: hay que definir con claridad y en un documento firmado el cargo de cada miembro de la familia, así como los sueldos, los dividendos y el horario. Tampoco hay que olvidar los mecanismos y el orden que hay que seguir a la hora de tomar las decisiones estratégicas. Y jamás se puede dejar en el tintero el camino a seguir en caso de que algún miembro del accionariado pretende vender su parte. Todos estos temas resultan farragosos para ser tratados con familiares. Pero son fundamentales para la buena marcha de cualquier negocio. Por eso es mejor tenerlos claros desde el principio. Así, cuando surjan las lógicas discrepancias existirá una guía a la que agarrarse.

 

En las empresas familiares grandes a este tipo de documentos se les llama estatuto. Define todo lo relacionado con la actuación de la familia en la empresa. Suele incluir apartados que limitan el número de miembros que pueden estar en el día a día de una firma, así como los pasos básicos que hay que seguir en los relevos generacionales. En el caso de una empresa de reciente creación quizá se puedan obviar estos temas y dejarlos para más adelante. Pero en cuanto se gane algo de tamaño es imprescindible sentar a todos alrededor de una mesa y redactar el famoso estatuto. Sin él, las posibilidades de cierre son enormes.

 

No mezclar nunca las finanzas personales con las de la empresa

Los dueños de pequeños negocios suelen invertir gran parte de su tiempo personal y de su dinero en el lanzamiento de un negocio. Eso da lugar a que las finanzas personales estén mezcladas con el negocio. Esta situación suele acarrear problemas a largo plazo. ¿Solución? Separar las cuentas bancarias y las prácticas contables. Una cosa es la familia y otra la empresa. La hipoteca no se puede mezclar con la inversión en nuevos equipos. Por tanto, siempre debe existir una línea clara que separe los dos frentes.

 

Tratar a los empleados por igual

Un emprendedor por sí solo es incapaz de rendir en todos los puestos de la empresa. Quizá sea bueno vendiendo, pero no sabrá de cuentas o viceversa. Una familia empresaria también se encontrará con esa dificultad. Puede que al principio sea posible repartir los papeles y encontrar en el seno familiar perfiles adecuados para todos los retos. Pero con el tiempo es 100% seguro que se necesitará fichar a externos para cubrir puestos de responsabilidad. Cuando se requiere sabia nueva en un negocio es crítico que esas personas ajenas se sientan en igualdad de condiciones en la empresa que los representantes de la unidad familiar. No se trata solo del trato, sino de mucho más. Hablamos de salario, de condiciones, de beneficios y, especialmente, de oportunidades de crecimiento. Los puestos de responsabilidad no pueden estar dados a primos y parientes sino al mejor cualificado para ocupar lo. Y si esa persona no tiene nada que ver con los fundadores no pasa nada. De hecho, será la mejor decisión para la empresa, que se beneficiará de un individuo que sabe hacer su trabajo. También será útil para el resto de la plantilla, que verán que sus esfuerzos tienen recompensa aunque no tengan el mismo apellido que el emprendedor.

 

Esta regla se debe llevar hasta las últimas consecuencias. Si un emprendedor empieza a vislumbrar la jubilación tiene la obligación de dejar al frente de la compañía en manos de la persona mejor preparado. Puede que ese directivo no sea ninguno de sus hijos. Ni siquiera esté entre sus parientes más cercanos. Es probable que el individuo mejor preparado para asegurar el futuro corporativo sea un fichaje externo. Si se encuentre en esa situación, no lo dude: ponga al mejor al frente de todo. Será difícil de explicar pero será vital para asegurar la supervivencia del negocio.

 

El trato especial, aunque sea la percepción del mismo, a los miembros de la familia lleva implícito la des motivación general de la plantilla. Una circunstancia crítica que provocará una caída brutal de la producción de la plantilla.

 

Lo que pasa es el campo se queda en el campo

Los futbolistas suelen decir, aunque sea con la boca pequeña, que lo que ocurre durante un partido, jamás debe salir del mismo. Todo se debe acabar con el pitido final del árbitro. Las patadas deben ser olvidadas y no llegar ni al túnel de vestuarios. En el caso de una empresa se debe actuar de igual forma. Pero no se tiene que hacer de boquilla sino de manera real. Los problemas de la empresa jamás deben salir de la sede social y alcanzar el hogar. Se debe hacer lo que haga falta para separar negocio y unidad familiar. Todo vale con tal de que en la mesa a la hora de cenar no se hable de la compañía.

 

Esta separación es fundamental para mantener una empresa. ¿Exagerado? Para nada. Según diversos estudios, la principal causa del cierre de las empresas familiares es emocional.

 

 

icexnext

ICEX Next: asesoramiento de éxito para salir al exterior

Bien sea por necesidad, porque el mercado nacional se ha quedado pequeño, o bien porque entra de los planes de expansión de la empresa, muchas pymes ponen su punto de mira más allá de nuestras fronteras. Un deseo loable que muchas veces choca de frente con muchas dudas e, incluso, miedos ante lo desconocido.

Para allanar el camino y tapar esos baches, ICEX España Exportación e Inversiones dispone de un programa llamado ‘ICEX Next’ dirigido a aquellas pequeñas y medianas empresas que tengan entre ceja y ceja internacionalizar su negocio, o bien, consolidar su presencia en el exterior.

Seleccionamos aquellas que pueden tener salida en un determinado mercado”. Son palabras de Salvador Ruiz de Zuazu, jefe de sector del Departamento de Iniciación a la Exportación y Formación de ICEX, pronunciadas en el Salón Mi Empresa. Un evento en el que también estuvieron presente dos compañías que han dado este paso: Sociedad Geográfica de las Indias y Piedrafita.

“Si no tienes muy claro lo que quieres hacer, lo mejor es acudir a quienes saben. En la primera aproximación nos dijeron que enfrentáramos nuestros productos con los de otros”, señala César González, director comercial de Piedrafita. Ellos se leyeron las bases y vieron que podían encajar. ¿Cuáles son los requisitos que suelen pedir? Que la pyme cuente con un producto o servicio propio competitivo y que su cifra de exportación no supere el 30% de la facturación. “También que tenga una situación financiera que permita realizar la internacionalización”, acota Ruiz de Zuazu.

Una vez seleccionados, comienza el asesoramiento que consta de 30 horas obligatorias (se desarrolla un business plan por mercados entre otras acciones) y otras tantas opcionales. “El llamado asesor en destino viene tres veces al año a España. Visita a las empresas y ve físicamente si el interés es real y las posibilidades que tienen de entrar en el mercado elegido”, indica el representante de ICEX. En dicho país, ya de vuelta, contacta con tres o cuatro posibles socios comerciales, se entrevista con ellos, y favorece el contacto entre las partes.

“Hicimos una primera fase de consultoría donde vimos la posibilidad de apostar por uno o varios mercados. Luego contamos con un consultor en destino, que fue lo mejor de esta experiencia. Ahora estamos en Colombia y México, y estudiando entrar en Perú y Miami”, resalta Pablo Pascual Becares, director de Sociedad Geográfica de las Indias. Y añade: “El consultor nos dijo que la internacionalización tiene que estar compartida por todo el grupo. Si no, es muy difícil salir adelante”.

Junto al asesoramiento, también se ofrece apoyo económico para gastos de prospección, promoción exterior y contratación de personal para el departamento internacional. Dicho de otra manera, ICEX cofinancia el 50% de los gastos llevados a cabo por la empresa, siendo el máximo de 12.700 euros.

webmaster

10 claves para contratar a un buen webmaster

Para las pymes, contar con un experto web es fundamental. Normalmente esas personas se encargan del diseño de la página, la optimización para los buscadores (SEO) y el mantenimiento diario del sitio. Es decir, son trabajadores multitarea, y pieza clave en el entorno online de la compañía, junto al Community manager.

 

Por la importancia de su desempeño, estamos hablando de personas de una importancia capital para el negocio. Lo que nos lleva a formularnos la siguiente cuestión: ¿Cómo encontrar a alguien en el que se pueda confiar para que sea capaz de llevar a cabo con éxito todas esas tareas? Para encontrar la ansiada respuesta, nada mejor que hacerle estas 10 preguntas fundamentales a todo candidato que entreviste.

 

– ¿Dónde puedo encontrar ejemplos actuales y pasados de su labor?
Todo buen candidato con experiencia en su campo debe compartir con celeridad los enlaces dirigidos a labores realizadas con anterioridad, que demuestren sus capacidades. Si se encuentra con alguien que guarda en secreto sus experiencias mejor no seguir adelante. Pero si la persona en cuestión no tiene inconveniente en enseñarle lo que ha hecho, estupendo. Es un punto de partida perfecto para hablar de cuestiones más técnicas, como programación en HTML5, Unix, JavaScript, o la gestión de una base de datos.

 

– ¿Me puede dar el nombre de sus clientes?
Todo candidato a convertirse en webmaster de nuestro negocio tampoco debe rehusar entregarle información para que usted contacte con sus antiguos empleadores. De esa forma se hará una idea más clara de las actitudes y de los problemas, si los hay. El mero hecho de compartir dicha agenda ya es una buena señal para usted.

– ¿Cuál es su página favorita y por qué?
Esta respuesta puede revelar mucho sobre el sentido con el que un webmaster trata temas como la marca, el diseño, la interacción con los clientes, etc. Así podrá saber si comparten la misma visión sobre la situación de su pyme en el mundo online.

– ¿Qué tecnología y en qué plataformas pretende trabajar en mi sitio tanto para la edición, diseño y contenido del mismo?
Un buen empleado debe ser capaz de describirle las principales herramientas que existen en su campo. Y explicarle de forma clara las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas. No es lo mismo incluir un blog en la página mediante WordPress o Drupal o programarlo desde cero. Quizá usted no acabe de comprender todo lo que dice el entrevistado pero al menos podrá hacerse una idea de sus conocimientos.

– ¿Qué hará para optimizar mi sitio web de cara a los motores de búsqueda?
Los candidatos deben ser conocedores de herramientas y técnicas SEO capaces de mejorar el ranking en los buscadores más habituales. Y si hablamos de España, casi todo se reduce a que Google sepa que existimos. Por tanto, no olvide añadir que le demuestre su experiencia en Analytics para realizar un seguimiento de las estadísticas del tráfico en la web y del comportamiento de los usuarios.

– ¿Qué se le pude añadir a la página?
Un site estático está muerto. Así de sencillo. Si se quiere tener éxito en entornos digitales hay que darle al cliente lo que éste quiere. Quizá se trate de incluir vídeos, animaciones flash, o más presencia en redes sociales más allá de los clásicos Facebook y Twitter. Da igual, lo importante es que usted se asegure de que el candidato es capaz de añadir cualquier elemento que demanden los usuarios.

 

– ¿Cómo podemos evitar ser atacados por un hacker?
La seguridad en Internet es fundamental. Quizá usted pueda pensar que no habrá nadie lo suficientemente desquiciado como para perder el tiempo tratando de tirar abajo su portal. Se equivoca. Cualquier página está en constante peligro, por lo que el webmaster debe saber qué hacer ante los accidentes que ocurran en la web. Averigüe cuál es la política que pretende seguir en este campo, con preguntas como la frecuencia con la que hará una copia de seguridad del contenido, cómo protegerse contra el phishing, el robo de datos y la ejecución de archivos maliciosos para el sistema. Todas estas cuestiones son fundamentales y más aún si lo que se pretende es crear una tienda online, donde los internautas dejarán datos personales. ¿Cómo proteger esa información? ¿Cómo hacer una pasarela de pago fiable?

 

– ¿De dónde sacará los textos, las imágenes, los vídeos  y los códigos del site?
Todo webmaster debe tener presente que cualquier elemento que utilice puede estar protegido por  derechos de autor. Si se pasa por alto esta cuestión, la empresa se puede estar metiendo en problemas que no espera. Por eso, no se olvide de poner este tema en la mesa a la hora de la entrevista.

 

– ¿Quién es el dueño de la web?
Lo lógico es pensar que el emprendedor y propietario de la compañía también lo es del dominio y de todo lo que éste contiene. Pero en muchos casos, especialmente en los que los trabajos de Internet se encargan a empresas externas, puede haber problemas. Todos estos asuntos hay que tratarlos antes de firmar nada si no se quiere encontrar con sorpresas desagradables en el futuro. Si no se cuida quizá usted sea el propietario del dominio pero no del diseño.

– ¿Cuánto cuesta todo?
En Internet, como en otros sectores, surgen problemas. Muchas veces son reales pero otras no. Ante el desconocimiento de los emprendedores, muchos expertos en la materia suelen exagerar la dificultad de los trabajos (en tiempo o en honorarios) para cobrar más. ¿Solución? Dejarlo todo claro y por adelantado.

ayuda

Externalización de ventas, una ayuda en los momentos clave

Una producción a pleno rendimiento. Las ventas están siendo satisfactorias. Pero surgen preguntas: ¿Cómo puedo llegar mejor a mis clientes? ¿Qué debo hacer para asentar un producto específico o lanzar otros nuevos? A la hora de diseñar la estrategia comercial, tres son las fuerzas de ventas que una empresa puede utilizar: interna, externa y subcontratada. El modelo más clásico es el primero: contratar a vendedores que se integran en la plantilla. Su principal virtud es que permite tener un control total sobre los comerciales pero, a cambio, incrementa los costes. Además, puede darse la circunstancia de que se trate de una mercancía estacional. Entonces, o hay épocas en las que sobra la mitad de la red de ventas, o hay que organizarla para que se mantenga durante todo el año.

 

Externalizar las ventas

Otra opción es contar con redes comerciales mediante representantes, o externas, una fuerza de venta plenamente operativa, en un breve espacio de tiempo y a un coste menor que el de los comerciales en nómina. Son muy útiles cuando se lanzan nuevos productos o servicios (acciones puntuales), o se busca la implantación en una nueva zona o sector. ¿Ventajas? Flexibilidad; control, incluso diario, de la campaña de modo que cualquier desviación puede corregirse rápidamente; información por zona, tipo de ejecutivo, o tipo de cliente visitado…

¿Cómo es el modus operandi? Existen compañías especializadas en la creación de este tipo de redes comerciales. Una vez que reciben la petición oportuna de la pyme, elaboran un proyecto con un presupuesto, un calendario… Si la pyme lo aprueba, la maquinaria se pone en marcha, estableciendo dos líneas de trabajo. Por un lado, la selección, preparación y formación necesaria para que los comerciales puedan vender después esa mercancía de la pyme. Y, por otra, se tienen varias reuniones con el cliente para conocer cuál es su producto, mercado y necesidades. Es primordial saber qué es lo que se quiere, dónde lo desea vender, cómo, de qué manera y en cuánto tiempo. Cuanto más larga sea la campaña, y más grande el volumen de gente, hay una serie de gastos que se diluyen en el tiempo. De ahí que, proporcionalmente, sea más barato.

También existe la opción de subcontratarlo todo, es decir, contratar a otra empresa para que se ocupe de todas las actividades comerciales. Bien puede ser una empresa que cuente con una fuerza de ventas especializada, o bien que se ocupe de contratar y gestionar a los vendedores que llevarán la cuenta. Su mayor virtud, además de la flexibilidad, es que la pyme puede ser muy exigente con el servicio y, si no está contenta con el mismo, cambiar de proveedor. La otra cara de la moneda es que no se ejerce un control total sobre la forma en que los comerciales acaban vendiendo.

imasd

Descubre las ayudas para potenciar el I+D+i en tu empresa

‘España debe apostar por la I+D+i para salir de la crisis’. Esta frase ha sido una de las más utilizadas durante los últimos años. Por eso, muchas empresas han apostado a caballo ganador por la innovación para consolidar su proyecto y ser más competitivas. Sin embargo, otras tantas no han dado ese paso por desconocimiento, porque no han sido capaces de acceder a la financiación necesaria, o porque no han dado con las ayudas e incentivos que les hacían falta. En otros casos, no han sabido gestionar sus propios proyectos.

Novedades

La Ley de Apoyo a los Emprendedores ha introducido una serie de novedades que aseguran la viabilidad de este tipo de proyectos y maximizan su retorno para las empresas que los realizan. Por ejemplo, la posibilidad de eliminar el límite en la aplicación de las deducciones fiscales para la realización de actividades de I+D+i. Eso sí, para ello hay que renunciar al 20% de la posible deducción, con un máximo de un millón de euros anuales para las deducciones de innovación tecnológica y un límite total de tres millones de euros para la totalidad de deducciones de I+D+i. Una medida de la que pueden sacar partido las más de 200.000 compañías que declaran realizar este tipo de actividades porque, anteriormente, no obtenían un ahorro real porque no generaban los beneficios empresariales necesarios para absorber la deducción generada por la inversión en I+D+i.

Un pero: el diferimiento de sus efectos en la liquidez de las empresas. ¿Por qué? Porque la aplicación real de la misma se retrasa hasta la liquidación del Impuesto de Sociedades del ejercicio 2014 (realizado en julio de 2015), pudiendo sufrir retrasos adicionales en el caso de que la emisión de los Informes Motivados (obligatorios para el aprovechamiento de este incentivo) no se lleve a cabo con anterioridad a dicha fecha.

Otros instrumentos

El Centro de Desarrollo tecnológico e Industrial (CDTI) dispone de varios instrumentos para la financiación de proyectos de I+D+i. Uno de ellos son los denominados PID (Proyectos de Investigación y Desarrollo). Otro la LDI (Línea Directa de Innovación). Los primeros pretenden la creación o la mejora significativa de un producto, servicio o proceso productivo. La ayuda cuenta con una cobertura de hasta el 75% del presupuesto total. Y puede contar con un tramo no reembolsable de entre el 10% y el 20% en función de la participación de entidades de investigación y el lugar de realización del proyecto. Asimismo, contempla dos años de carencia y el posible anticipo del 25% a la firma del contrato, pudiendo llegar a ser de hasta el 75%.

En el caso de los segundos, es decir, de la LDI, esta tiene por misión el apoyo a aquellos proyectos que impliquen tanto la incorporación como la adaptación de tecnologías novedosas. Tiene también una cobertura de hasta el 75% del presupuesto financiable y existen dos posibilidades de reembolso, en tres o cinco años, en función del tipo de interés (un 2% o un 2,5%, respectivamente). Contempla un año de carencia y el posible anticipo del 25% a la firma del contrato. Incluso puede ser superior.

Por otro lado, y con un presupuesto total de 77.000 millones de euros, Horizonte 2020 (el Programa Europeo de Investigación de Innovación que sustituye al Programa Marco) tiene varios objetivos: conseguir un retorno del 9,5%; alcanzar un liderazgo mayor del 10%; e incrementar la participación en un 15%. Dentro del mismo, y específicamente para pymes, existe un nuevo instrumento diseñado para acompañarlas en el lanzamiento de nuevos productos innovadores. Con la salvedad de que no tienen que ser, necesariamente, de carácter tecnológico. Está concebido en varias fases, siendo la primera la concepción del proyecto, seguida por el estudio de su viabilidad (con ayudas a fondo perdido de 50.000 euros) y, si se van cumpliendo las expectativas, el programa acompaña a la pyme hasta el lanzamiento del producto o su implantación con carácter productivo.

rsc

Ser responsable sale rentable

Es evidente que la escasez de ingresos ha obligado a restringir al máximo los costes. Y parece que, hoy en día, cualquier inversión que haga una pyme debe tener su rendimiento rápidamente y a muy corto plazo. Pero no hay que olvidar que también existen inversiones cuya rentabilidad puede ser muy interesante, aunque tarden un poco más en llegar. Una de ellas es la inversión en responsabilidad social, algo que puede mejorar notablemente la imagen de la marca entre los clientes y consumidores, y contribuir a aumentar el número de éstos, además de elevar su fidelización.

La Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) se acaba de sumar a la iniciativa RS Pymes (www.rspymes.es/) a través de la firma de un convenio, en colaboración con Fundación Alares y Mekit. Gracias a este acuerdo, a través de esta plataforma on-line gratuita, cualquier pyme española podrá realizar una autoevaluación de forma fácil y sencilla, y comprobar el grado de cumplimiento de los requisitos del estándar internacional de Sistema de Gestión de la Responsabilidad Social IQNet SR10. Así, se facilitará su certificación por un tercero independiente.

Este estándar ha sido desarrollado por IQNet, la mayor red mundial de entidades de certificación. La plataforma ya permite a las pymes acceder a los fundamentos de la norma internacional ISO 26000 Guía de responsabilidad social.

Con este motivo, hemos hablado con María Vaz, una de las responsables de Fundación Alares, sobre las ventajas que en estos tiempos puede tener para una pyme invertir en responsabilidad social.

¿Cómo puede beneficiar a una pyme desarrollar acciones de Responsabilidad Social?

La sociedad es cada vez más crítica y por lo tanto, cuenta con más información a la hora de tomar decisiones de compra, consumo o comportamiento. Por lo tanto, aquellas pymes que opten por trabajar y mejorar su responsabilidad social, podrán posicionarse mucho mejor en el mercado.

¿Pueden atraer o fidelizar con ello más clientes y negocio, aunque sea de forma indirecta?

Por supuesto, estamos convencidos de ello. Es más, en un mercado tan cambiante como el actual, es imprescindible apostar por la RS.

¿Qué tipo de acciones serían más adecuadas para que una pyme se estrenara en este ámbito de la RS?

Quizás eso dependa más del tipo de negocio que lleva a cabo la pyme. Es importante que todo esté alineado y tenga sentido, porque de esta forma, el consumidor o cliente podrá valorar mejor los proyectos de la pyme.

salto

Reflexiones estratégicas para dar el salto al exterior

Aunque los países de la Unión Europea (UE) siguen siendo los principales destinatarios de los productos y servicios made in Spain, no menos cierto es que los mercados potenciales para las empresas españolas están cada vez más en los países emergentes. Éstos se encuentran lejos geográfica y culturalmente, lo que complica todavía más la elección sobre cuándo dar el salto. Un salto, sea el mercado que sea, que debe realizarse tras una adecuada reflexión estratégica, siempre atendiendo a los objetivos y estrategias establecidos por el mercado y al plan operativo de internacionalización de la compañía.

Hasta dónde

Cuando una pyme decide poner el punto de mira más allá de sus fronteras, sobre la mesa tiene que posicionar una gran variedad de variables e información, reflexionarlas y trabajarlas en equipo. Factores que debe abordar en profundidad si no quiere fallar en su intento. ¿Cuáles son? Para empezar, debe llevar a cabo un conocimiento e investigación profunda de los mercados que van a ser su objetivo. Y tener claro adónde y por qué se quiere y se puede llegar.

Además, están la competencia y el sector en el que queremos estar. Y si hay que adaptar el producto o servicio al nuevo destino, hacerlo sin miramientos. Tanto allí, como aquí, el cliente siempre tiene la razón.  Hay que comparar y analizar a la competencia, e indagar todo cuanto se pueda en los mercados.

También es conveniente pararse a reflexionar acerca de los objetivos y las estrategias. Para conseguir las metas es bueno elaborar un plan de comunicación y de marketing. Comunicar, y hacerlo bien, es básico. Siempre sin perder de vista su cultura.

Agentes, distribuidores, socios en joint venture… todos son importantes y todos tienen algo que aportar. Si se les escucha atentamente nos permitirán comparar y analizar la competencia, saber más del mercado. Y cuantos más sean, mejor: dos fuentes siempre es mejor que una. Conviene comprobar todo lo que dicen. Así conoceremos mejor la idiosincrasia del país de destino, sus costumbres, sus demandas y sus necesidades.

Hacer cuentas

Pretender salir sin elaborar planes financieros, de costes y de viabilidad es lo más parecido a un suicidio. Sin financiación no hay opción.  Hay que conocer todas las barreras de entrada, sean o no arancelarias, y tener previstas cuantas más contingencias, mejor.

Asimismo es conveniente contactar con aquellos organismos que pueden ser un trampolín para dar el salto: Icex, CESCE, Cámaras de Comercio, Sociedades de Garantía Recíproca (SGR), entes locales y autonómicos…

Conviene no olvidar que la internacionalización es lo más parecido a una competición global entre países y marcas. Una competición en la que no faltan las marcas de siempre y a las que se suman otras nuevas. Y, para ganarla, es necesario tiempo e inversión tanto en recursos económicos como de talento y planificación.

leasing

Leasing o renting. ¿Cuál elegir?

La actual situación económica ha provocado, entre otras cosas, que las pymes tengan muy difícil encontrar la financiación que necesitan para sobrevivir, o para seguir creciendo. El crédito bancario sigue bastante restringido y ante esta situación, muchos emprendedores están buscando otro tipo de alternativas financieras que salven la tesorería. En este contexto destacan dos opciones de financiación: el leasing y el renting.

Decantarse por cualquiera de las dos fórmulas es una tarea compleja. Y eso que estamos hablando de dos productos similares. Pero sus importantes diferencias obligan a saber muy bien cuál elegir. Para acertar en nuestra elección, pongamos el caso de que necesitamos vehículos y equipos informáticos para cubrir las necesidades de una nueva oficina de nuestra pyme. ¿Qué modalidad financiera será más beneficiosa?

Renting contra leasing

Cuando se habla de renting, realmente nos estamos refiriendo a un simple contrato de alquiler, que suele venir enriquecido con más servicios. Eso es todo. Por el pago de una cuota mensual se puede disfrutar de un coche nuevo y olvidarse de impuestos, permisos, seguros, averías, etc. Además, cuenta con importantes ventajas fiscales y nos ayuda a planificar los gastos. Eso sí, conviene recordar que con esta fórmula, la pyme no compra el bien (en este caso el coche o los nuevos ordenadores) sino que adquiere el derecho de utilizarlo durante un periodo de tiempo determinado. Por dicho motivo, el renting es una opción ideal a la hora de comprar equipos informáticos (que pierden su valor con el tiempo) y vehículos, cuando se tiene la intención de cambiar el mismo cada dos o tres años. Pero, cuidado, el contrato de renting suele ser muy complejo y en él se incluyen siempre clausulas como el kilometraje. Esto quiere decir que si se utiliza, en este caso, el coche más de lo pactado habrá que abonar un importante extra en la cuota mensual.

En el caso de que la intención de la empresa sea disponer de un vehículo durante más tiempo la mejor opción es el leasing. En este caso no estamos ante un alquiler propiamente dicho, el leasing es un arrendamiento financiero de un bien durante un tiempo, que ofrece la posibilidad de quedarse con dicho bien al final de periodo de tiempo estipulado en el contrato. Es decir: una entidad adquiere un activo y lo pone a nuestra disposición a cambio de una cuota mensual por la cantidad financiada más unos intereses. Este producto siempre ha sido el preferido por las pymes, ya que ofrece financiación 100%, a un plazo muy largo y permite fraccionamiento de IVA. Pero también tiene inconvenientes, el más importante es que el tipo de interés que se paga es más elevado que el habitual de las hipotecas, y en la mayoría de los casos obliga a la formalización de seguros que cubran totalmente el funcionamiento del, por ejemplo, vehículo de la empresa.

En cambio, el leasing es ideal si nuestra pyme necesita comprar un coche, que utilizará bastantes años (por lo menos cinco o seis), ya que ahorra el desembolso inicial y ofrece la posibilidad de adquirirlo en propiedad a lo largo del tiempo. Pero en el caso de que se quiera disponer de un coche para un corto espacio de tiempo, lo mejor es alquilarlo, es decir, utilizar la fórmula del renting.
Sea como sea, las dos fórmulas de financiación son ideales para estos tiempos que corren donde la tesorería no está para demasiadas alegrías. Quizá por ello, cada día se anuncian más entidades que ofrecen este tipo de servicios.

Rent-back

Una nueva y curiosa modalidad de financiación es el Rent-back, un servicio que ofrece liquidez a las pymes comprando sus bienes (vehículos, equipos informáticos, etc) a la vez que les permite seguir utilizándolos, mediante el alquiler de los mismos, y manteniendo la opción de recompra. En otras palabras, estamos ante una nueva fórmula que combina las ventajas del leasing y del renting. Lo que haga falta con tal que de que emprendedores y pymes consigan sacar adelante sus negocios.

contratacion

Recruitment online gratuito para PyMEs

El portal de empleo Careerbuilder ha decidido ofrecer a sus clientes, pequeñas y medianas empresas (PyMEs), la posibilidad de publicar sus ofertas de trabajo sin coste para ninguna de la partes durante todo el año. Una medida de la que también podrán beneficiarse las start ups. Eso sí, el número de ofertas por empresa no será ilimitado, pero si será suficiente para que los emprendedores y las pequeñas empresas puedan prescindir de un coste fijo en su ayuda a la selección de talento. “Esta acción supone una oportunidad para el portal por la relevancia que puede suponer esta acción ya que está enfocada a empresas de mediano y pequeño tamaño, no a gran empresa o a seleccionadoras”, resalta Alfredo Escolar, director de Careerbuilder en España. Y añade: “Éstas igualmente dispondrán de una sensible reducción de costes respecto a los portales tradicionales que utilizaron hasta ahora. Nuestra compañía dispone para ellos de otro tipo de herramientas de internacionalización de sus procesos de selección o de tecnología, que le permitirá ser un referente en el mercado europeo y global”.
¿Cómo aprovechar esta oportunidad? Basta con entrar en su página web. “En 2012 el crecimiento de la compañía en España y en el resto de países europeos está siendo exponencial y no queremos parar esta línea”, comenta su director en España. Por eso, han decidido darse a conocer entre las pymes, un sector que hasta ahora no habían tocado. “Hemos decidido potenciar y ayudarles sin afán de cobrarles, para que ambos crezcamos de manera sólida en 2013”, añade Alfredo Escolar. Y se hace la siguiente pregunta: “¿Por qué pagar varios cientos de euros por publicar en otros portales si la evolución en el reclutamiento online ha llevado a conseguirlo sin pagar?”.