Entradas

sede en china2

SedeenChina asesora a las pymes que miran a China

En momentos de crisis como los actuales, las empresas ponen su mirada en mercados en pleno desarrollo. Tal es el caso de China. Pero las diferencias culturales, el idioma o la distancia geográfica se convierten en auténticos Everest sobre todo para las pymes.

Por eso, la consultora internacional SedeenChina tiene como objetivo facilitar cualquier operación que una pequeña o mediana empresa se plantee iniciar en este país, ya sea comprar, vender o trabajar allí. ¿Cómo? Asesoran, elaboran un plan de negocio, contactan con fábricas y proveedores, gestionan licencias administrativas, supervisan todo el proceso, elaboran controles de calidad… en definitiva, llevan a cabo todas las operaciones que requiere la empresa.

Entre otras funciones, la consultora proporciona una secretaria bilingüe afincada en China que realiza las gestiones necesarias para el negocio, una dirección y un teléfono desde donde operar en el país, gestiona los pagos a fábricas, recibe y comprueba las muestras de productos, las almacena y envía, resuelve reclamaciones o problemas legales, etc.

Además, garantiza que se cumplen las condiciones laborales europeas para los trabajadores, las calidades de los productos y la fiabilidad de todos los contactos. Desde su creación hace siete años, SedeenChina cuenta con casi un centenar de clientes repartidos por todo el mundo y una plantilla de alrededor de 70 personas.

escalera-internacionalizacion

Cómo alcanzar los primeros grados de internacionalización

escalera-internacionalizacionEn un post anterior, hablábamos de cómo tener las ideas claras ayuda a abordar el mercado exterior. Pues bien, la consultora Ana Fernández-Arbizu, nos explica ahora cuáles son y en qué consisten los primeros grados o niveles de internacionalización que puede llegar a alcanzar una empresa.

1. Nivel de Interés:

Se trata de una primera fase en la que la empresa tiene interés en explorar las ventajas del comercio internacional, empieza a definir con alguna precisión sus productos o servicios y busca informarse sobre el potencial de éstos en mercados externos. Sin embargo, todavía no tiene un plan definido de internacionalización de la empresa.

2. Nivel de Visión y Compromiso:

La compañía tiene una visión clara sobre su potencial internacional y define unos planes estratégicos y comerciales, orientados a provechar ese potencial y convertirlo en una ventaja competitiva.

Con ayuda externa, formula un Plan de Internacionalización orientado a fortalecer la empresa en el mercado nacional o a desarrollar un potencial exportador. Pero ese plan aún no ha sido implementado.

3. Nivel de Fortalecimiento Empresarial:

Todas las áreas de la empresa ya conocen el plan de internacionalización y se hacen esfuerzos para que la gestión se consolide hacia este propósito.

Los procesos y la producción se ajustan a las metas definidas por el plan de Internacionalización.

La empresa empieza a medir su capacidad de respuesta internacional e inicia procesos de estandarización internacional y certificación.

Hay una ‘listamiento’ o afianzamiento del uso de los recursos humanos, financieros y logísticos.

4. Nivel de Planificación de la Implantación:

La empresa posee un conocimiento y una inteligencia de mercados valiosos y verificables.

Tiene listo un plan estratégico realista, alcanzable y definido.

Trabaja en estrategias de costo, diferenciación de producto y diseño de imagen corporativa.

5. Estrategias de negociación internacional:

La empresa conoce su capacidad de respuesta y la ha incorporado a su gestión comercial y logística. Conoce su entorno y puede participar en alianzas empresariales.

Ha encontrado potenciales clientes internacionales. Ha solicitado estudios sobre su solvencia financiera y comercial.

Se comunica regular y eficientemente con ellos y tiene claramente definidos sus términos y condiciones de negociación internacional y la forma de traducirlos en contratos comerciales.

Entiende la importancia de la solución alternativa de conflictos y el arbitraje internacional.

mundiazul

Cómo alcanzar los primeros grados de internacionalización

En un post anterior, hablábamos de cómo tener las ideas claras ayuda a abordar el mercado exterior. Pues bien, la consultora Ana Fernández-Arbizu, nos explica ahora cuáles son y en qué consisten los primeros grados o niveles de internacionalización que puede llegar a alcanzar una empresa.

1. Nivel de Interés:

Se trata de una primera fase en la que la empresa tiene interés en explorar las ventajas del comercio internacional, empieza a definir con alguna precisión sus productos o servicios y busca informarse sobre el potencial de éstos en mercados externos. Sin embargo, todavía no tiene un plan definido de internacionalización de la empresa.

2. Nivel de Visión y Compromiso:

La compañía tiene una visión clara sobre su potencial internacional y define unos planes estratégicos y comerciales, orientados a provechar ese potencial y convertirlo en una ventaja competitiva.

Con ayuda externa, formula un Plan de Internacionalización orientado a fortalecer la empresa en el mercado nacional o a desarrollar un potencial exportador. Pero ese plan aún no ha sido implementado.

3. Nivel de Fortalecimiento Empresarial:

Todas las áreas de la empresa ya conocen el plan de internacionalización y se hacen esfuerzos para que la gestión se consolide hacia este propósito.

Los procesos y la producción se ajustan a las metas definidas por el plan de Internacionalización.

La empresa empieza a medir su capacidad de respuesta internacional e inicia procesos de estandarización internacional y certificación.

Hay una ‘listamiento’ o afianzamiento del uso de los recursos humanos, financieros y logísticos.

4. Nivel de Planificación de la Implantación:

La empresa posee un conocimiento y una inteligencia de mercados valiosos y verificables.

Tiene listo un plan estratégico realista, alcanzable y definido.

Trabaja en estrategias de costo, diferenciación de producto y diseño de imagen corporativa.

5. Estrategias de negociación internacional:

La empresa conoce su capacidad de respuesta y la ha incorporado a su gestión comercial y logística. Conoce su entorno y puede participar en alianzas empresariales.

Ha encontrado potenciales clientes internacionales. Ha solicitado estudios sobre su solvencia financiera y comercial.

Se comunica regular y eficientemente con ellos y tiene claramente definidos sus términos y condiciones de negociación internacional y la forma de traducirlos en contratos comerciales.

Entiende la importancia de la solución alternativa de conflictos y el arbitraje internacional.

mercado-exterior

Tener las ideas claras ayuda a abordar el mercado exterior

mercado-exteriorBuena parte de los cambios que se han producido en los mercados y en la economía española e internacional son irreversibles, por lo que no queda más remedio que adaptarse. Y, dentro de esta adaptación, los procesos de integración de la economía mundial hacen inevitable el desafío de internacionalizarse y de sacar los productos y servicios al exterior.

Para conseguirlo, es básico tener las ideas muy claras, por lo que la consultora y experta en apertura de nuevos mercados internacionales Ana Fernández-Arbizu propone algunos consejos.

En primer lugar, es fundamental asumir lo que implica internacionalizarse:

  • Revisar y modernizar criterios y conceptos relacionados con la comercialización, la administración, las finanzas y el talento.
  • Buscar clientes y consumidores para nuestros productos y servicios en el exterior.
  • Ofrecer nuestros bienes y servicios a mercados nuevos, concibiendo ofertas apropiadas, atractivas, completas y rentables.
  • Establecer contactos de negocios y asumir roles como: traducción, promoción, negociación, intermediación y asociación.

En segundo lugar, hay que estar dispuestos a realizar funciones como:

  • Investigación de mercados.
  • Establecer contactos, en forma directa e indirecta.
  • Recibir asesorías y consultorías especializadas.
  • Preparación técnica y adecuada de ofertas.
  • Participar en ferias internacionales, macroruedas de negocios, viajes promocionales y de relaciones, exposiciones y vitrinas comerciales.
  • Diseñar y operar páginas web/internet.
  • Aprender de las experiencias de otros.
  • Trazar e implementar estrategias de desarrollo comercial.

En tercer lugar, es necesaria una capacidad continua para solucionar problemas y situaciones nuevas como:

  • Idiomas.
  • Culturas
  • Divisas
  • Comercio internacional
  • Finanzas
  • Logística
  • Negociación
  • Comercialización, etc.
En cuarto lugar, hay que prepararse para:
  • Pensar y actuar en grande. Bien porque se puede lograr una mejor capacidad productiva para abastecer la demanda generada, o bien porque se tiene la capacidad de vínculo o alianza con otros, manteniendo los índices de excelencia ofrecidos al comercio local y foráneo.
  • Adaptar y alinear nuestras prácticas empresariales a elevados estándares de calidad y competitividad internacional.
  • Asumir un desafío en medio de incertidumbre y novedad. Precisa de una extraordinaria capacidad emprendedora, creatividad, sensibilidad, disposición al cambio, y ante todo, actitud triunfadora.
En quinto lugar, hay que tener claro que:
  • Es, ante todo, un negocio financiero de mediano y largo plazo. Supone inversión económica, en tiempo, en gestión y en inteligencia comercial. Capacidad para invertir, e implica correr riesgos.
  • Conlleva la paciencia y perseverancia de aquellos que obtienen recompensa tras la inversión, los desaciertos, el esfuerzo, la disciplina y la persistencia.
Y, en sexto lugar, hay que planificar las acciones a realizar:
  • Presupuestar
  • Conocer los factores de rentabilidad del negocio
  • Manejar la moneda extranjera
  • Manejar los términos de comercio exterior
  • Calcular coste de intermediación y comercialización
  • Conocer y manejar los diferentes actores y los procedimientos financieros de las exportaciones
producti

Productos más baratos y menores costes

Capacidad de producción, producto, potencial financiero y recursos humanos especializados son parte del músculo que debe tener una empresa a la hora de iniciar su actividad exportadora. Deberá seleccionar los mercados a los que desea acudir, y estudiar variables como la renta per cápita del país de destino, su ritmo de crecimiento económico y las posibles ayudas a la exportación. Pero internacionalizar la compañía no sólo supone vender más allá de nuestras fronteras. A la hora de dar el salto, es conveniente también estudiar qué ofrecen los nuevos destinos, y qué recursos podemos obtener en mejores condiciones. Si se saben aprovechar, pueden ser un manantial que conviene no dejar de secar.

1. Aprovisionamientos y Recursos Humanos.

La compra de componentes o productos a un menor coste es, sin duda, una de las principales ventajas de estar presente en los mercados internacionales. Que sean más baratos no significan que sean de mala calidad. Multinacionales de sectores como la automoción tienen plantas en China, y parte de sus componentes los fabrican empresas allí radicadas. Y es que el mercado internacional puede ser un suministrador no sólo de productos de calidad, también de las últimas novedades e, incluso, los más avanzados tecnológicamente. Además, la empresa puede sacar partido a otras variables, como un mayor acercamiento a las materias primas, y precios más competitivos en costes como los de la electricidad, más baratos que en el país de origen.

Por no hablar de los costes de personal. Las empresas de telefonía, por ejemplo, prefieren tener sus call center en países como India, o latinoamericanos, donde los sueldos son inferiores. También es muy usual en sectores intensivos en mano de obra como el calzado o el textil.

2. Otros costes.

Menores costes de producción, financieros y fiscales pueden ser, asimismo, un panal de rica miel al que arrimarse las empresas y dar el salto fronteras afuera. Por ejemplo, la disminución de costes por economías de escala o economías de alcance requieren un amplio mercado internacional para su venta. Y es que conseguir el nivel óptimo de producción es otro factor que acaba impulsando el comercio internacional. Lo que hay que tener en cuenta es que la consecución de dicho tamaño óptimo para las fábricas se obtiene dependiendo del sector y de la tecnología. Si se alcanza, el coste unitario por producto será menor.

Otra ventaja es la opción de obtener recursos financieros no solo a un menor coste, sino que es posible acceder a fuentes financieras que en el mercado doméstico no están disponibles. Es decir, que los mercados internacionales lo que facilitan es la diversificación de las fuentes financieras. Por último, no hay que desdeñar una buena planificación fiscal, ni la posibilidad de sacar partido a los incentivos y subvenciones de cada país. Además, la instalación en países de baja fiscalidad lleva consigo una disminución de los costes fiscales de la compañía.

ayuda

Cómo conseguir ayudas en tu comunidad autónoma (II)

Facilitar el acercamiento de las empresas de cada comunidad autónoma a los mercados exteriores y potenciar su desarrollo a través de su dimensión internacional son la razón de ser de una serie de instituciones regionales. Tras analizar los organismos presentes en Aragón, Asturias, Andalucía, Cataluña, Castilla y León y La Rioja, continuamos la serie con nuevas CCAA.

1. Baleares y Extremadura

Bajo las siglas de IDI (www.idi.es) se esconde el nombre del Instituto de Innovación Empresarial de las Islas Baleares. En su amplia oferta ofrece un Plan de Internacionalización para facilitar la expansión empresarial y la posibilidad de que diferentes compañías aúnen esfuerzos para abordar con más garantías los mercados exteriores. Con el fin de ayudar al empresario a recoger información, IDI pone a su disposición todos los recursos y fuentes de información sobre mercados exteriores, programas de asesoramiento o estadísticas comerciales, entre otros. El instituto forma parte de la red europea de servicios de asesoramiento Enterprise Europe Network (www.enterprise-europe-network.ec.europa.eu/), a través de la cual las empresas pueden establecer contactos comerciales con firmas de toda Europa. También dispone del Programa IMEX, dirigido a microempresas sin o con poca experiencia en exportación.

Por su parte, Fomento de Mercados (www.fomentomercados.com), a través de Avante Extremadura, cuenta con 13 oficinas comerciales en el exterior dotadas de profesionales y de recursos necesarios para apoyar a las empresas extremeñas en su periplo exterior. Entre sus servicios, la gestión comercial con la búsqueda de clientes potenciales, el mantenimiento y la actualización de bases de datos de importadores y distribuidores, y servicios individualizados. Por ejemplo, la prospección de mercados exteriores, la posibilidad de dar a conocer la oferta y el contacto con posibles clientes.

2. Galicia y Murcia

El Igape (www.igape.es) es la Agencia de Desarrollo de Galicia, y dispone de centros de promoción de negocios en Alemania, China, Estados Unidos, Polonia y Japón. Entre sus productos dispone de ExportGalicia (www.exportgalicia.com), una base de mercados en Internet. Además de recoger toda la información relativa a los servicios y apoyos del Igape a la internacionalización, permite consultar herramientas y bases de datos con información actualizada sobre estudios de mercado, alertas de negocios, ferias comerciales, perfiles de países, normas específicas de productos o documentos de embarque, entre otros. También proporciona servicios personalizados como la búsqueda de contrapartes en función de la selección del país, del sector industrial y del tipo de socio.

Y cuatro ejes son los que ofrece Info, el Instituto de Fomento de Murcia (www.institutofomentomurcia.es): información, formación, promoción y financiación. Todos ellos están enclavados en el Plan de Promoción Exterior 2007-2013, desarrollado junto a las cámaras de comercio de la región, y cuyas metas son acercar y optimizar la internacionalización de la empresa murciana, la diversificación de productos exportador, la penetración en nuevos mercados, y la consolidación de los ya indicados. En total, son más de cuarenta instrumentos para facilitar el desarrollo exterior.

3. Castilla-La Mancha y País Vasco

La red exterior del Instituto de Promoción Exterior de Castilla-La Mancha, llamado IPEX (www.ipex.jccm.es) dispone de oficinas propias en Hong Kong, Shangai, Tokio, Miami, Nueva York, Dusseldorf y Sao Paulo. También becarios en formación emplazados en oficinas económicas y comerciales de España en el exterior, así como en oficinas propias (Londres, París, Nueva York, Sao Paulo, Dubai y Mumbai).

La Sociedad para la transformación competitiva, SPRI (www.spri.es), es la agencia de desarrollo empresarial que el Gobierno Vasco creó en 1981 con el objetivo de dar apoyo e impulso al tejido empresarial vasco, fomentando su competitividad y su posicionamiento en el mercado global. Unos servicios de apoyo a la internacionalización que se realizan con la colaboración de una red de oficinas permanentes y consultores locales especializados en más de 50 países.

marketing-digital

Cómo elaborar un buen plan de marketing internacional

 

Una vez tomada la decisión de dar el salto a otros mercados, y antes de lanzarse al vacío (y poder darse el correspondiente batacazo), es conveniente reflexionar y analizar cuáles son las alternativas disponibles y qué pasos hay que dar. Para ello es aconsejable elaborar un Plan de Marketing Internacional (por escrito, para que no se olvide ninguno de los puntos tratados) en el que participen diferentes personas, departamentos y equipos.

Para empezar, hay que hacer un análisis detallado de la situación tanto de la propia empresa como de los mercados a los que se pretende acudir. Hay que mirar puertas adentro y ver cuál es la situación de la compañía en relación a los competidores que se va a encontrar en el nuevo destino. Algo tan sencillo que se resume en dos preguntas: ¿dónde estamos? ¿hacia dónde vamos? Se trata, en definitiva, de recopilar la información histórica referente a los productos, los mercados, los competidores y los clientes. Para ello, por ejemplo, el Icex (www.icex.es) ofrece a las empresas informes de diferentes países así como estudios de mercado y otros documentos de comercio exterior.

En el camino hay una serie de pasos que conviene no obviar:

  • La cuota de mercado.
  • Quiénes son los líderes.
  • Cuáles son los costes.
  • Qué precios hay.
  • Quién es la competencia.
  • Cuáles son sus puntos fuertes y débiles.
  • Qué valor añadido tendrá nuestro producto.
  • Qué garantías le podemos dar al consumidor
  • Qué beneficios tendrá el producto o el servicio para el consumidor.

Con todos estos puntos atados y bien atados, hay que definir los objetivos (la cantidad que queremos vender, es decir, el volumen de ventas, la zona geográfica o zonas donde se hará la acción, la cuota de mercado que se pretende alcanzar, la rentabilidad a alcanzar e, incluso, la mejora de imagen que queremos dar en ese país).

Es importantísimo definir en qué periodo de tiempo queremos realizar la acción (si a corto, medio o largo plazo). En algunos casos, también es oportuno delimitar el número de acciones que queremos conseguir (por ejemplo, vender 1.000 estufas en seis meses). E intentar acotar qué se puede conseguir realmente, y cuáles son los límites inalcanzables (este punto es importante, porque ponerse metas demasiado altas puede llevar a la desmotivación y tirar todo el trabajo previo a la basura).

Para evitar problemas, es conveniente contratar un seguro de crédito. Es el caso de Cesce Master Oro (www.cesce.es) que, además, ayuda a buscar clientes en mercados nacionales e internacionales.
En la estrategia de lanzamiento no conviene dejar de lado las campañas de publicidad previstas, el marketing directo, las actuaciones en el punto de venta o la presencia en Internet. Y delimitar asimismo cómo vamos a embalar el producto y el coste del mismo. Habrá que dedicar un presupuesto para promoción, y desarrollar paso a paso la estrategia de relaciones públicas incluyendo reuniones, calendario de conferencias, etc. En el caso de publicitar el producto, habrá que definir en qué medios de comunicación y en qué fechas se insertarán los anuncios, así como el precio de los mismos.
Respecto al precio del producto, es pertinente hacer una comparación con la competencia, y explicar por qué se le asigna finalmente dicho precio. Sin olvidar la logística (qué canales se eligen, por qué, qué porcentaje de la distribución pertenece a cada canal, cuál será el sistema de distribución…). Atención: cada acción prevista en el plan debe tener un responsable o debe deducirse de manera fácil qué área es la responsable. Y cada acción debe tener asignada una o varias personas, así como medios y dinero.
Una vez que haya transcurrido el tiempo previsto para desarrollar los objetivos definidos en el plan, es hora de hacer balance, y comparar dichas metas con los resultados cosechados. Si la desviación es acentuada, será cuestión de analizar las causas y tratar de obtener las explicaciones oportunas. Y si hay que retirarse del mercado, ya se sabe: una retirada a tiempo puede ser una victoria. Alargar la agonía sería de locos.