Entradas

transformacion_digital

Las claves de la transformación digital para pymes y autónomos

Todos los empresarios coinciden en que la transformación digital es un paso necesario que todas las empresas deben afrontar para ser competitivas en el futuro. Pero una cosa es decirlo, y otra muy diferente hacerlo. Es cierto que las grandes multinacionales se han visto obligadas (y no en todos los casos) a incluir la tecnología en su propia cultura empresarial,  pero no ocurre así con los emprendedores que poseen pequeñas empresas.

En el caso de las pymes y autónomos, todo eso llamado industria 4.0 y salto digital se acostumbra a ver como lejano, ya que se tiende a creer que no afecta de forma directa al negocio actual. Aunque pueda parecer que hay tiempo, la realidad es que retrasar ese paso tendrá consecuencias desastrosas en el futuro. Un negocio, por grande o pequeño que sea, no puede ir en contra de sus clientes. Y si el consumidor actual es digital, el negocio también tiene que serlo.

No cumplir esa directriz es condenar al fracaso a todos los negocios que funcionan en la actualidad, pero que es seguro que no lo harán en pocos años. Para evitarlo, desde este blog proponemos una serie de puntos que se deben tener en cuenta para convertir nuestra pyme en 4.0. Un buena forma de afrontar el cambio en un negocio pequeño es iniciando una tienda online y aprovechar el proyecto para abrir la firma a la era digital.

Estudiar la situación de la compañía

De cara a poner en marcha un proceso de digitalización es necesario saber la posición de partida. Solo así se podrá iniciar el cambio, con la introducción de los procesos, para acabar el proyecto 4.0 situando a la tecnología junto al cliente en el centro de todas las decisiones que la empresa toma.

La transformación debe ser prioritaria

Cuando ya sepamos con claridad en qué situación se encuentra la compañía, el siguiente paso es colocar el proceso de transformación digital como la prioridad número 1 de la firma. De esa forma se le dedicarán los recursos y el tiempo que sean indispensables para concluirlo con éxito.

Busca la plataforma de comercio online que mejor se adapte a sus intereses

Una vez que conozcamos cómo está la empresa y tengamos el 100 por cien de los recursos puestos en el paso digital, quizá sea el momento de arrancar nuestra tienda online, ya que se trata de un recurso perfecto para llevar la cultura digital a toda la compañía.

Pues bien, para encontrar una plataforma de venta digital adecuada se pueden seguir dos métodos. El primero es utilizar algunas de las aplicaciones estándar del mercado, como Prestashop, Magento, WooCommerce, Shopify, etc., y añadirles las extensiones que necesite nuestra tienda. En la mayoría de estos casos, la plataforma es gratuita y son las extensiones las que hay que pagar. Pero se trata de una pequeña inversión que suele dar buenos resultados. Eso sí para disponer de una tienda online única y diferenciada sobre el resto de competidores, lo mejor es contratar a una firma y pedir un desarrollo a medida. Será más caro, pero a la larga compensará, siempre y cuando se haya acertado con las personas a las que se les ha pedido el trabajo de desarrollar la tienda.

Aprovechar la tienda para dar paso a la tecnología

Dado que poner en marcha una tienda online obliga a la incorporación de diferentes aspectos tecnológicos en la empresa, es importante que el resto de departamentos y aspectos de la firma estén predispuestos a aceptar la irrupción digital. Si no se da ese paso, se habrá desaprovechado un momento ideal para afrontar el salto al 4.0 y se habrán desperdiciado recursos en un proyecto (la tienda) que estará condenado al fracaso. Y es que mantener los procesos tradicionales no casa con el comercio electrónico que requiere de mayor agilidad y decisiones en tiempo real.

Transformar digitalmente a los empleados

La ya conocida por algunos como nueva revolución industrial no se queda solo en incluir procesos tecnológicos en la empresa, sino que va mucho más allá. Los empleados también deben ser conscientes de que los métodos de trabajo que se utilizaban hasta ahora están obsoletos. De ahí que la obligación del emprendedor de cualquier nuevo negocio sea la de formar a su plantilla para que también pueda afrontar el salto sin problemas. Será la única forma de que el componente humano no estropee la inversión realizada, por ejemplo, para poner en marcha la tienda.

Ponga en marcha un plan para la implementación de los procesos

La tienda online requiere de un plan táctico eficaz para darla a conocer y aprovechar su potencial. Pero ese proyecto se puede extender a la transformación digital en su conjunto dejando claro el tiempo de desarrollo y el equipo que es necesario para afrontar el proceso en toda su complejidad.

Pida ayuda externa

Es obvio que una misma persona no puede ser a la vez experta en todo. Quizá sea buena en poner en marcha un negocio pero carezca de los conocimientos necesarios para afrontar con éxito la transformación digital. De ahí que no se deban tener inconvenientes (más bien al contrario) en contar con apoyo de consultores externos a la hora de afrontar los procesos en los que la empresa está inmersa.

emprendedores_financiacion

Emprendedores: así se obtiene financiación para el negocio

Es probable que el mayor problema con el que se enfrenta cualquier emprendedor sea el de obtener financiación. Para lograrla, lo habitual es acudir a los bancos, pero eso no asegura el préstamo. Muy al contrario, las entidades financieras suelen echar para atrás buena parte de las peticiones de pymes y autónomos. Y si se obtiene el préstamo, el coste del mismo es de los más elevados de Europa (la tasa de interés en ese aspecto ronda el 2,3 por ciento).

Dada la dificultad que para un emprendedor tiene lograr capital para proseguir con la aventura empresarial, lo primero que se debe tener en cuenta es que la negativa de un banco no implica el fin de carrera. Es más, lo habitual para muchos empresarios es encontrarse con un “no” en un primer intento, pero con un “sí” en peticiones posteriores.

Por dicho motivo desde este blog proponemos los pasos a seguir para incrementar las opciones de obtener un crédito para nuestro negocio, tras ser rechazado en un primer intento. Como resumen se puede decir que las claves pasan por descubrir por qué se denegó la solicitud, mejorar la situación financiera y estudiar las alternativas existentes a la financiación bancaria.

Pida explicaciones en la sucursal

Una vez que el empleado de la entidad financiera le comunica que se rechaza su petición de crédito no se levante y se marche de allí. Permanezca sentado y pida explicaciones. Por norma general, en el banco no tendrán inconveniente en ofrecerle un documento en el que cuenta con detalle las razones por las que su solicitud no cumplió los requisitos necesarios para ser aprobada.

Si por el contrario, no obtiene el documento, al menos logre que le expliquen de viva voz dónde han estado los errores. Comprender por qué se ha fallado es clave para ser capaz de presentar en el futuro una solicitud que pueda tener éxito.

Revise sus deudas y préstamos personales

Aunque usted crea que su situación financiera personal y la de su empresa no tienen nada que ver, la realidad es justo la contraria. Antes de concederle un préstamo para su empresa, es seguro que el banco comprobara si usted es buen pagador. De ahí que sea importante que el emprendedor revise sus créditos pendientes. Incluso debe buscar en el pasado por si existe algún conflicto en este sentido del que pueda quedar constancia en el registro. Todo ello será clave para que la entidad apruebe o no la solicitud.

Mejore la situación financiera del negocio

Es obvio que antes de entregar dinero, aunque sea a cambio de un tipo de interés elevado, el banco comprobará si su negocio está capacitado para afrontar los pagos. Por eso, la entidad financiera estudiará sus cuentas antes de conceder nada. Sin duda, tendrá en cuenta la solidez de sus ingresos anuales y la capacidad de la firma para obtener beneficios. Aunque también se revisará la tesorería y la política comercial.

De ahí que sea imprescindible que el emprendedor eche un vistazo a todos esos factores e  intente mejorarlos antes de volver a presentarse ante un banquero para solicitar un crédito.

Revise todos los pasos

Además de lo comentado en los puntos anteriores, se deben valorar que siempre existen errores o descuidos que pueden ser importantes para la entidad bancaria y que, quizá, haya influido en la negativa. Para evitar que esa circunstancia vuelva a ocurrir hágase las siguientes preguntas: ¿llevé todos los documentos que me pidieron?, ¿comprobé todos los aspectos del formulario de solicitud? y ¿las cuentas reales de la empresa coinciden con los documentos que se proporcionaron a la entidad?

Solo si ha contestado de forma afirmativa a las cuestiones anteriores estará usted seguro de que no ha cometido un error burocrático que podría haber tenido fatales consecuencias. Con todo, para estar totalmente convencidos nada mejor que contar con la colaboración de otro par de ojos, un contable sería una buena opción, en el momento de revisar la documentación enviada.

Consiga garantías para que el banco quiera prestarle

Si dispone de un seguro de crédito puede pedir a su aseguradora Certificados de Seguro, una certificación de las facturas declaradas al seguro, que permitirá al banco saber que no sufrirá impagos y que, por tanto, tampoco impagará usted.

Hágase con Títulos de Liquidez, unos documentos validados por el Banco de España como Garantía Personal que emite CESCE y que le permitirán conseguir financiación bancaria para el anticipo de créditos comerciales, en modalidad de Factoring Sin Recurso.

Estudie todas las alternativas que existen a los bancos

Las condiciones que un banco tiene a la hora de conceder un crédito no suelen coincidir con las de otros organismos adonde también se puede acudir en busca de subvenciones y créditos para emprendedores. Con esta idea exponemos a continuación algunas de las múltiples alternativas que existen y que se deben valorar si se pretende lograr capital para el negocio.

  • Los créditos FIEM, concedidos por el ICEX.
  • CESGAR, un organismo sin ánimo de lucro que da financiación a las pymes.
  • Los créditos ICO para autónomos y empresas que realizan inversiones productivas en el territorio nacional.
  • La Empresa Nacional de Innovación (ENISA).
  • El Fondo Apoyo a Empresas.
  • Las comunidades autónomas, que también disponen de diferentes líneas de financiación para empresas.
  • El crowdfunding.
  • Los business angels.
  • El capital riesgo
  • El private equity
  • Y, por último, aunque a veces se les pone los primeros, la familia y los amigos.

Como se puede ver salir de una sucursal bancaria con una negativa no implica el final del camino. Por fortuna, las opciones de financiación para los nuevos negocios son cada vez mayores.

radio

La radio, clave en la gestión comercial y de marketing de las pymes

La radio, y sus excelentes resultados

A la hora de elaborar la estrategia futura de marketing es costumbre por parte de las pymes y los autónomos ignorar el potencial que la radio presenta para promocionar los productos o servicios. Quizá el elevado coste de las cuñas en las emisoras de máxima audiencia sea el principal motivo por el que se ignora a este medio de comunicación. Pero la realidad es que se trata de una inversión que por lo general reporta excelentes resultados para el anunciante.

Las ventajas de la radio

Más allá de obvias ventajas como la elevada penetración, cobertura y alcance, la radio debe ser parte fundamental de toda estrategia de gestión comercial y de marketing de las pymes por diversos motivos. El más importante es que existe menos competencia. Es cierto que los cortes publicitarios en la radio contienen un buen número de anuncios, pero el riesgo de que el mensaje se pierda es mucho menor.  Además este medio es el único que permite que una cuña de una pequeña empresa compita junto a la de una multinacional.

Otro de los puntos a favor de la radio estriba en su audiencia que es más fiel y sostenible que en, por ejemplo, la televisión o los medios online. Por si fuera poco, el número de emisoras es más o menos constante mientras que en el resto de plataformas de comunicación fluctúa de forma importante. Eso implica que existe una importante audiencia a la que es más fácil llegar con nuestros mensajes, lo que eleva la efectividad de los anuncios.

Y si hablamos de mensajes, en radio es más sencillo que cale. Ya que, según diversos estudios de marketing, los oyentes son los que menos cambian de emisora cuando comienza la pausa publicitaria. Por tanto, la radio es un medio que, con todas las cautélelas del mundo, está cerca de garantizar que la audiencia escucha el mensaje tarde o temprano.

La radio y el emprendimiento

En definitiva la radio debería ser tenida en cuenta por parte de los emprendedores, ya que es perfecta para ofrecer nuevas oportunidades de negocio a las pequeñas y medianas empresas.

Con todo, lo fundamental  es realizar un análisis de medios por parte de especialistas. Ponerse en manos de una empresa con elevados conocimientos en la materia será la manera ideal de descubrir cuál es la plataforma que le resulta más interesante para su nuevo negocio. Si tras ese análisis, se llega a la conclusión de que la radio es la mejor opción toca empezar a trabajar para definir un contenido que nos garantice buenos resultados. Es obvio que el trabajo debe llevarse a cabo con un asesoramiento especializado. Pero existen otros puntos que son fundamentales y que todo emprendedor debe conocer para sacar partido a la publicidad en radio:

Seleccionar la emisora de acuerdo al tipo de cliente que la empresa tiene

Una de las misiones principales que deberá definir con sus asesores en la materia será seleccionar en qué cadena coloca su publicidad. Para acertar se debe tener muy claro cuál es el tipo de cliente que tiene nuestra empresa y obrar en consecuencia. No es lo mismo que nos compren universitarios a padres de familia con alto poder adquisitivo o gente en busca de ofertas. Tras realizar este análisis basta con examinar las emisoras y los programas hasta dar con el adecuado para que la campaña tenga el mayor impacto posible y nos permita incrementar los clientes.

Definir el tipo de anuncio

No existe un solo tipo de publicidad en radio, ya que puede haber campañas informativas, de necesidad, de posicionamiento, promocionales, etc. Por tanto, es labor del emprendedor, junto con el asesor especializado, desarrollar una campaña adecuada a sus necesidades. Y es que no es lo mismo el contenido de un spot que informa de la salida de un nuevo producto o servicio del que pretende dar a conocer la marca. Cada caso requiere de un tipo distinto de  anuncio.

La claridad y sencillez no son materia de discusión

En televisión es habitual encontrar anuncios complicados que hacen pensar. Buenos ejemplos en este sentido serían los de perfumes y las marcas de automóviles de gama alta. Pero en radio ese tipo de publicidad no conduce a ningún sitio. Muy al contrario, los nuevos negocios deben obviar frases técnicas y mensajes rebuscados y ofrecer un mensaje claro y sencillo a los oyentes. En dicho mensaje se deben incluir las ventajas competitivas de nuestra empresa o de los productos o servicios que se venden. Pero siempre destacando la claridad y la sencillez.

Ser creativos

Al igual que en el resto de medios de comunicación, siempre se debe ser creativo para impactar en la audiencia con el mensaje que se transmite. Así se incrementan las posibilidades de éxito de la campaña publicitaria.

fijar_precios

Consejos para que los emprendedores acierten al fijar los precios

El reto del precio

A la hora de elaborar un plan comercial, el punto centrado en definir el precio al que se venderán los productos o servicios que la empresa ofrece, supone todo un reto. Determinar lo que se va a cobrar a los clientes es una de las decisiones más complicadas de los emprendedores. Obviamente la respuesta a esta ardua cuestión no pasa por tirar los precios. Eso llevaría el negocio a la ruina, ya que no se cubrirían costes.

Colocar un PVP de artículo de lujo a algo que dista mucho de serlo tampoco es la solución. Primero porque estaremos engañando al cliente. Segundo, porque no lo comprará nadie. Por tanto la única respuesta adecuada es definir el precio más justo posible acorde con lo que realmente se ofrece y que permita al negocio obtener beneficios por su venta.

Factores y parámetros a tener en cuenta

Obviamente a la hora de situar el precio existen factores claves, como el posicionamiento de la marca, el nivel de calidad de lo ofertado y la capacidad de la empresa para saber vender.

Pero además existen otros parámetros que también son imprescindibles para tomar la decisión.

  • Definir el impacto y el valor de lo que se está vendiendo

No es lo mismo vender tenedores que ser la única empresa capaz de prestar un servicio que resuelve un problema. En este último caso el impacto de la oferta en el cliente es mucho y, por tanto, es posible pedir un precio más alto. De ahí que lo primero que debe plantearse un emprendedor es si mi producto o servicio es capaz de resolver un problema o si, por el contrario, no es necesario. En caso de que la respuesta sea la segunda, la triste realidad es que debería replantearse el producto. Y si centra en el mismo la mayor parte de las esperanzas de negocio, casi mejor que espere hasta que surja otra idea mejor.

La sociedad actual ha cambiado con respecto a la pasada. Si los nacidos en la década de los 80 y anteriores tenía una cultura de posesión, las actuales carecen de ella. Por tanto por mucha capacidad de gestión comercial y de marketing que tengamos será imposible convencerles de que pasen por caja a menos que sea estrictamente necesario.

Eso sí, si lo que la empresa ofrece soluciona una necesidad no habrá inconvenientes en solicitar un precio mayor al que se hubiera podido estudiar con anterioridad.

  • Huya del bajo coste

Por norma general las empresas lowcost son capaces de ofertas precios por debajo de lo que dicta el mercado y la lógica empresarial por su enorme capacidad de producción y una gestión que se cuida y vigila hasta el último euro. Es obvio que los nuevos negocios no pueden producir ingentes cantidades de una referencia para ser capaces de competir con un mínimo de garantías en el mundo del bajo coste. De ahí que el precio ideal para un emprendedor sea con el que se sienta bien y que, como mínimo, cubra costes. Jamás menos que eso.

Sin duda, vender barato no es modelo rentable y enfocado a pequeños empresarios independientes, ya que al coste que supone producir el producto o servicio hay que sumar el tiempo trabajado. Lo más probable es que esa operación refleje como resultado un precio competitivo, pero en la línea con lo que se puede encontrar en las empresas rivales.

  • La estrategia de cobrar un poco menos que el resto tampoco funciona

Como ya se ha dicho en este post es imprescindible utilizar como parámetro para definir el precio de un producto o servicio lo cobrado por la competencia con referencias de similares características. En esos casos, muchos emprendedores creen que situando un precio algo inferior al resto se logrará captar a la clientela rival. A la larga esta estrategia no suele ofrecer buenos resultados.

No se debe tomar el precio de la competencia como el único parámetro a considerar a la hora de dictar el nuestro. Son igual, o más, importantes aspectos como el valor añadido que podamos ofrecer. Si se tiene, no hay ningún problema en pedir a los clientes que paguen más.

En el momento de fijar los precios no existen las matemáticas puras que se estudiaban años atrás en las escuelas, también influye la mentalidad. De ahí que no se pueda tomar como única referencia lo que llevan a cabo rivales de los que se desconocen las variables que utilizaron para definir sus precios.

  • ¿Qué mensaje queremos mandar?

El precio es también un contundente mensaje que la empresa manda a la sociedad sobre su producto o servicio. A pesar de ello, a muchos emprendedores les da reparo cobrar caro. En cambio carecen de inconvenientes para pedir menos dinero del que realmente vale la referencia ofertada, ya que este aspecto se suele tomar como una diferenciación con los demás.

Pero no hay que olvidar que un precio reducido en demasía es fácil que deje de ser visto por el cliente como una oferta interesante. Muy al contrario, lo que se consigue es mandar el negativo mensaje de que nuestra empresa es insegura y que dudamos sobre la calidad de lo que pretendemos vender.

Por tanto suele ser preferible pecar por exceso en vez de por defecto, ya que es más sencillo bajar un precio demasiado alto que subir uno rebajado en exceso.

Con todo lo más importante de todo es que el emprendedor esté conforme y a gusto con el precio que paga el cliente. Si se tiene ese sentimiento lo más probable es que se haya acertado con la elección.

lider

La importancia del liderazgo en los nuevos negocios

Hay que ganarse la confianza

Antes de fundar Tesla y revolucionar la industria de la automoción, Elon Musk, lanzó una empresa que fracasó, llamada Zip2. Según el propio emprendedor americano, la razón de que esta firma se hundiera fue que él mismo carecía de capacidad y habilidades de liderazgo. Jamás había estado al frente de un equipo de personas y eso le hizo imposible que pudiera tener el comportamiento de un buen líder. Debido a ello, nunca consiguió ganarse la confianza de los empleados y de los inversores. Esa falta de conocimientos fue, por tanto, lo que condenó a la empresa en cuanto aparecieron los primeros problemas, que coincidieron con la caída de las empresas de internet en Estados Unidos primero, y en el mundo más tarde.

El liderazgo es lo más importante

Sirva el claro ejemplo de Musk y su transformación radical posterior (solo así se explica lo que vale Tesla cuando aún no ha obtenido un dólar de beneficios) para destacar la importancia del liderazgo en los nuevos negocios. Da igual que los emprendedores cuenten con las mejores ideas de negocios, los recursos iniciales necesarios, la estructura, la oficina e incluso los proveedores. Poco importa también si se dispone de un gran equipo, un gran producto y servicios y la posibilidad de ofrecer un precio de mercado. Todo eso está muy bien, pero si no se es un buen líder, es mejor pensárselo dos veces, ya que las posibilidades de fracasar son elevadas.

¿Qué es el liderazgo?

Pero antes de ampliar el conjunto de las habilidades que convierten a un empresario en líder de un negocio que funciona es interesante definir qué es liderazgo y cómo afecta a la organización de la empresa.  Veamos: hablamos nada más y nada menos que de la manera en que el emprendedor guiará al equipo hasta la consecución de los objetivos marcados. En este apartado también se incluye la capacidad para abordar y resolver los problemas que puedan surgir y el método que se utilizará para lograr que la plantilla esté motivada y sepa trabajar en equipo.

La financiación

Esto solo con respecto al funcionamiento interno del negocio. Pero la capacidad de liderazgo también es fundamental para algo prioritario en los negocios que acaban de arrancar: conseguir financiación. Sin duda, un buen líder lo tendrá más fácil para convencer a bancos e inversores de que su empresa es una gran oportunidad de crecimiento y rentabilidad que uno que carezca de estas competencias.

Las capacidades de un buen líder

Ser líder implica acarrear con la responsabilidad de los resultados de la compañía y también con el peso de llevar la firma dónde se quería y por el camino que se había previsto. Por todo ello, quizá muchos expertos consideran que el valor y el coraje son características intrínsecas que debe tener todo líder empresarial y que no se pueden aprender en una escuela de negocios. Solo así el emprendedor será capaz de enfrentarse a todas las dificultades y presiones que, sin duda, una aventura empresarial generarán.

Como es previsible otra capacidad que debe tener un líder es un conocimiento perfecto del entorno económico en el que se mueve. Y es que solo sabiendo más que nadie se puede transmitir la confianza que todo equipo debe tener con su responsable. Además de ello, para ser un buen líder se deben cultivar los siguientes aspectos:

  • La comunicación

Se trata de una realidad irrefutable. Si se pretende que un grupo de desconocidos colaboren activamente con su proyecto y se sacrifiquen por el mismo deben estar motivados más allá de lo que aporta la nómina mensual. Para lograrlo debe haber una comunicación constante por todos los métodos posibles, como correos, mensajes, teléfono, en persona, etc… Lo que sea necesario para que el equipo esté al día en todo momento de lo que en realidad ocurre en la empresa y de las decisiones que ésta va a tomar en el futuro. Solo así el trabajador se sentirá valorado y querido y, por tanto, parte de la empresa.

  • Hay que dar ejemplo

Es obvio que la imagen que se ofrece es importante. Características como el profesionalismo en el trato, la ética, el entusiasmo que se transmite y la seguridad a la hora de hablar y tomar decisiones son claves para elevar el liderazgo de un emprendedor en la firma. Pero si la fachada que se ofrece hacia el exterior no es la misma que se tiene no hay nada que hacer. En ese caso por mucho que se hable y se trasmitan palabras sabias para motivar al equipo, si los colaboradores no le ven de la misma forma con la que se expresa tirará por tierra la credibilidad que haya podido lograr. Por ello, es mejor reservar los esfuerzos para trabajar y predicar con el ejemplo.

  • No hay lugar para la duda

Dudar y titubear cuando llega el momento de tomar una decisión importante es contrario al buen líder. Para ser capaz de decidir rápido y con acierto es importante que antes se haya realizado un trabajo previo en el que se analicen las diferentes posibilidades y entonces se decida lo mejor para el futuro de la empresa. La planificación, por tanto, también es una característica que un buen líder debe tener para ser capaz de salir de las situaciones complicadas que puedan generarse.

piccadilly

Claves para encontrar la ubicación ideal para montar un negocio

Los locales malditos

Seguro que alguna vez se habrá fijado en un lugar en el que se han iniciado diversas aventuras empresariales, pero ninguna de ellas ha funcionado. Se les suele llamar locales malditos ya que ningún emprendedor es capaz de triunfar en ellos. Pues bien, esta anécdota sirve para ilustrar la enorme importancia que la ubicación tiene en los nuevos negocios.

De nada sirve disponer de la mejor idea de negocio si no situamos nuestra tienda o local en el entorno indicado. Saber elegir la ubicación de la empresa es, por tanto, una de las decisiones más importante y difíciles que se deben afrontar. A pesar de ello, muchos emprendedores cometen el error de centrarse casi en su totalidad en la financiación de la firma y en encontrar un alquiler económico, y se olvidan del resto de elementos que son imprescindibles para acertar con el sitio desde el cual dar comienzo a nuestro hipotético imperio.

Conoce las claves:

Por dicho motivo en este post vamos a tratar de explicar las claves para encontrar la ubicación ideal de nuestro negocio. Y es que solo la combinación perfecta de una buena idea, que ha sentado la base de un excelente producto o servicio, un buen departamento de atención al cliente, un precio adecuado  y una situación comercial estratégica garantiza los negocios de éxito.

  • Fijarse en la competencia

En este aspecto no existe un regla fija, ya que puede ser igual de provechoso, o no, plantar nuestra tienda en una zona sin competencia o donde existan negocios similares. Partamos desde lo más básico. La realidad es que existen mayores posibilidades de triunfar si somos los únicos capaces de ofrecer el producto o el servicio y reducimos las posibilidades de elección del consumidor a la mínima expresión.

Pero seamos serios. En la actualidad es casi imposible ser un llanero solitario de un barrio, aunque éste sea un nuevo desarrollo. De hecho, solo con negocios que dependen de instituciones públicas, como estancos o farmacias, se puede disponer de ese privilegio. De ahí que lo normal es que nuestros rivales estén cerca. Con todo, de esta situación también se pueden extraer beneficios. Basta con ofrecer un extra para aprovechar el tráfico de consumidores interesados en nuestro provecho.

  • No existe el sitio perfecto

Uno de los grandes consejos que se pueden ofrecer en este sentido es el de interiorizar que es imposible dar con la ubicación 100 por cien ideal. Todas tendrán sus ventajas e inconvenientes. Así que lo más importante es saber elegir para que el porcentaje de beneficios sea mayor que el de problemas.

También se debe tener presente que cada negocio es un mundo y, por tanto, se requieren ubicaciones diferentes dependiendo de nuestra actividad empresarial. Resulta obvio que en una empresa que necesita de las continuas visitas de los clientes, aspectos como la visibilidad y el acceso fácil deben ser la prioridad.

Por el contrario, si lo que se ofrecen son servicios para los que se necesita un desplazamiento a la casa del cliente, estar cerca de las calles más transitadas no ofrecerá ningún valor añadido. Muy al contrario, el mayor alquiler que, sin duda se pagará, jugará en nuestra contra. Es el caso de cerrajeros, fontaneros, etc.

  • Estudiar al consumidor

Si cuando el emprendedor decide el tipo de producto o servicio que va a colocar en el mercado estudia a quién se lo va a vender, es obvio que en el momento de seleccionar la ubicación del negocio también es imprescindible tener en cuenta al tipo de cliente al cual nos dirigimos. Es necesario saber cómo es, qué hace, qué le gusta y hasta cómo piensa para elevar las posibilidades de acierto a la hora de escoger un sitio para la tienda. Tampoco se debe olvidar que conocer el estatus social, la edad y  el género son factores que también ayudan a acertar.

  • Afluencia y visibilidad

Ya se ha tratado en apartados anteriores pero conviene tener presente que tiendas en calles con gran tráfico de personas y coches y situadas en sus esquinas tienen  mayores opciones de atraer al consumidor.

  • Aplicar el sentido común

No se debe olvidar que el mejor local y el mejor precio no valen para nada si el establecimiento comercial está situado en un entorno conflictivo. Al igual que también carece de sentido abrir una tienda de menú barato ideal para los obreros en pleno Paseo de Gracia de Barcelona. Y viceversa, un local de productos de lujo no tiene ninguna utilidad en zonas eminentemente obreras. De ahí que a la hora de seleccionar la ubicación haya que utilizar el sentido común. Sin él, acertar es casi imposible.

  • Ponérselo fácil al cliente

Siempre se ha de tener presente que el consumidor no tiene la obligación de visitarnos. De ahí que sea necesario ponerle todas las facilidades posibles para que sea capaz de acceder a la tienda. Con esta idea locales cerca del transporte público o de fácil tránsito parecen ideales ya que incrementan el grado de accesibilidad a nuestro negocio.

  • Valorar la cercanía con los proveedores

Elegir la ubicación teniendo en cuenta el lugar donde se encuentran la mayoría de nuestros proveedores es un aspecto que no suele tener demasiado en cuenta pero que es importante considerar. Al igual que también es interesante que existan zonas de carga y descarga frente a nuestra puerta de entrada para facilitar la llegada del género.

  • Alquiler y costes

Por último, aunque también es de una importancia capital, es imprescindible que seamos capaces de pagar lo que nos cuesta el local o los locales. Si no, el fracaso está asegurado. Sea como sea, lo que hay que tener claro es que la ubicación es parte fundamental de nuestro plan de negocio. Y es que un error en este sentido puede condenar a un emprendedor a cerrar su empresa.

emprendedores

Errores que los emprendedores deben evitar cuando se trabaja en equipo

Los retos de los emprendedores

Crear un equipo de trabajo sólido y en el que todos remen en la misma dirección no es tarea fácil. De ello son conscientes los emprendedores que se afanan por encontrar gente afín con la que sea fácil tener confianza. Pero una vez que se logra un conjunto de empleados con los que es factible desarrollar la labor diaria, existen nuevos retos a los que hay que enfrentarse.

Para superar esos obstáculos y lograr un equipo de trabajo que funcione a largo plazo es imprescindible que las pymes y autónomos no cometan los errores que a continuación detallamos.

Liderazgo mal ejecutado

Pongamos dos ejemplos para entender lo que significa el error de ejercer un mal liderazgo. Imaginemos una orquesta repleta de prestigiosos músicos pero que al mando de la batuta tiene al director equivocado, que se muestra incapaz de dar entrada a los diferentes instrumentos en el momento adecuado. El resultado, sin ningún género de dudas, será desastroso. Lo mismo ocurrirá con un gran guión, un buen equipo técnico y unas actores excelentes si el director de la película no es competente. Nada podrá salvar que el film sea un fracaso.

En los nuevos negocios ocurre lo mismo. De ahí que sea imprescindible que el máximo responsable de una empresa sea capaz de crear un entorno competitivo, con la idea de extraer a los mejores líderes para que se encarguen de coordinar las diferentes áreas de trabajo. Se trata de una tarea muy importante para los emprendedores. Además un buen directivo no debe olvidarse de impulsar la existencia de un ambiente sano en la oficina, ya que es clave para el trabajo en equipo. Por tanto, en caso de que existan problemas entre varios elementos, es aconsejable intervenir y aislar a los conflictivos de cara a no perjudicar al grupo.

Comunicación deficitaria

La comunicación es vital para que existan buenas relaciones. Sin ella es sencillamente imposible, ya que genera que no se transmitan con claridad las directrices a seguir y las estrategias que deben acompañar a los líderes de cada sector de la empresa. Los buenos emprendedores deben saber comunicar eficazmente.

Por tanto, un buen líder debe esforzarse para que su equipo entienda el mensaje con claridad. Con esta idea, se debe poner especial énfasis en el canal elegido para realizar la comunicación. Cuando queremos transmitir ideas secundarias o resolver cuestiones puntuales, el entorno electrónico y digital es válido (mail, WhatsApp…). Pero cuando se pretende comunicar un mensaje de especial relevancia, lo peor que se puede hacer es mandar un texto por una aplicación de internet, ya que refleja escasa profesionalidad y rompe la buena comunicación del equipo.

Sin duda en esos casos nada mejor que el cara a cara. Y en caso de que sea imposible, al menos, una llamada telefónica.

Organizar reuniones que no sirvan para nada

Basta con preguntar a cualquier empleado de este país para darse cuenta de que en España se organizan demasiadas reuniones que se alargan en el tiempo y que no sirven para nada. De ahí que los emprendedores deban huir de este tipo de acciones improductivas que retrasan la consecución de los objetivos.

Para evitarlo, se debe tener un estricto orden del día en cada reunión y las intervenciones (tanto de jefes como del resto de la plantilla) deben ser breves. Es obvio que debe respetarse el turno de palabra y no levantarse ni distraerse con cuestiones ajenas mientras dura la reunión. Lo que sea necesario con tal de que la duración de la misma no exceda de un máximo de una hora, salvo casos en los que extenderse sea absolutamente imprescindible.

Olvidar que motivar al equipo debe ser una constante

Los negocios que funcionan o aspiran a hacerlo no deben obviar que la plantilla debe estar motivada en todo momento. De ahí que deba reconocerse siempre y en todo lugar el buen trabajo que ciertas personas realizan. Es cierto que no es posible otorgar siempre una compensación económica. Pero eso no es excusa para ensalzar la buena labor de las personas. Y si es en público, mejor que mejor.

El emprendedor no debe huir de dar un abrazo o un apretón de manos a aquel o aquellos empleados que han alcanzado con nota los objetivos marcados, ya que pocas cosas pueden sustituir el hecho de que un jefe reconozca tu valía. Sin duda, este tipo de actitudes incrementa la motivación y fomenta la competitividad y la armonía en la empresa.

El negativo efecto del individualismo

Un equipo de trabajo se puede descomponer rápidamente si algún miembro del mismo trata de destacar por encima del resto. Si eso ocurre, el emprendedor debe tener cuidado ya que el ser individualista suele trabajar solo prescindiendo de la labor de equipo. Para evitarlo, el responsable debe explicar con nítida claridad lo que quiere y el método colaborativo con el que pretende conseguir el objetivo marcado. En otras palabras se debe orientar al trabajador para que se integre en la dinámica de grupo. Y si no fuera posible, pues sacarlo del grupo, ya que su presencia es dañina para el resto.errores_trabajo_equipo

chatbots_pymes

¿Qué son y por qué son útiles los chatbots en pymes y autónomos?

Innovación a pasos agigantados

La digitalización es un paso obligatorio en todas las empresas por diversos motivos. El más importante es porque la sociedad así lo reclama y no se puede ir en contra de las personas que permiten o no la supervivencia de un negocio. Las grandes multinacionales son conscientes de esta situación y dan pasos de gigante para ganar un carrera que será clave no ya para el futuro, sino para el presente.

En este gran salto que el mundo empresarial debe afrontar, existe un grupo de firmas que se están quedando rezagadas. Se trata de las pymes y los autónomos que, debido a la inversión económica que conlleva sumarse a la economía digital, retrasan un camino que inevitablemente deben afrontar.

Las reglas y el chatbot

En ese camino que la digitalización permite y la sociedad impone, las empresas deben priorizar la mejora de la experiencia al cliente. Sin duda estamos ante una de las claves del éxito de los negocios de futuro. El consumidor cada vez tiene más opciones y está más informado por lo que es necesario utilizar herramientas tecnológicas que nos permitan atraparlo y convertirlo en cliente.

Una de esas aplicaciones que ayudan en la ya comentada mejora de la experiencia del usuario digital son los chatbots. Se trata de un programa informático que está capacitado para simular una conversación entre personas, gracias a que hace uso de la inteligencia artificial para solicitar información a su interlocutor o para efectuar alguna instrucción u orden concreta. Su capacidad para conectar con el cliente les está convirtiendo en herramientas muy útiles que las empresas utilizan para incrementar la interacción con sus usuarios.

Los chatbots también son capaces de realizar acciones como como contratar o comprar un producto o un servicio, saber el proceso actual de un pedido o reservar referencias. En definitiva, se trata de una herramienta de las que las empresas, y también los nuevos negocios, pueden extraer jugosos beneficios.

Ventajas que entrañan los chatbots

Su capacidad para interactuar con el usuario le lleva a convertirlo en cliente lo que, sin duda, constituye su principal virtud para las empresas. Pero tampoco conviene olvidar que no se trata de un programa molesto que el usuario necesita descargar cuando visita nuestros entornos digitales, ya que no requiere de instalación adicional.

Al igual que para el internauta, el chatbot también es sencillo para el emprendedor ya que, entre otras cosas, no requiere actualizaciones.

Otra de sus ventajas estriba en su fácil adaptación a todos los canales digitales de la empresa. Es cierto que su aplicación en Facebook está muy extendida en el campo empresarial, pero el chatbot también se puede integrar en las páginas web o en plataformas como Telegram o WhatsApp.

El chatbot y la experiencia del cliente

Y por si todavía faltara algún motivo para integrar uno de estas programas en nuestra transformación digital, no se puede olvidar que los chatbots mejoran la experiencia del usuario ofreciendo una asesoría y atención al cliente más eficaz y rápida, sin necesidad de elevar los costes. Muy al contrario, estas aplicaciones reducen la inversión que se necesita para edificar un departamento de atención al cliente, ya que pueden estar operativas las 24 horas del día.

Pero que contribuyan a reducir costes no quiere decir que no requieran de una pequeña inversión. Existen muchas compañías que se dedican a vender este producto. Pero todas ellas coinciden en el formato en el que lo comercializan al integrarlo en paquetes de soluciones de inteligencia artificial. En otras palabras, el chatbot no cuesta dinero, pero sí su mejora para que sea capaz de resolver un mayor número de cuestiones. Aunque los precios difieren, se puede tomar como referencia que el coste será menor de un céntimo de euro para las consultas realizadas por texto y de 2 o 3 céntimos de euro para las que sean por voz. Eso sí, solo se cobrará en caso de que la respuesta dada al cliente sea satisfactoria.

La parte negativa

Aunque los chatbots ofrecen beneficios, también hay desventajas que el emprendedor debe valorar. La más importante surge cuando el programa es incapaz de dar una respuesta adecuada a una pregunta concreta. Una forma de resolver esta carencia que ni la inteligencia artificial más sofisticada puede, aún, solucionar consiste en integrar estos programas con personas durante los procesos de consulta. Así en los casos en los que el chatbot se muestre incapaz existirá la capacidad de atender al cliente personalmente y dar cumplida respuesta a su requerimiento. Con esta idea se han hecho estudios que reflejan que la atención personalizada sigue siendo necesaria en el 20 por ciento de las dudas que los internautas pueden plantear a una empresa.

A pesar de sus limitaciones, resulta evidente que los nuevos negocios deben tener en cuenta la utilización de los chatbots en sus planes de negocio.

trabajo_en_equipo

Los secretos del trabajo en equipo en los nuevos negocios

Eficiencia y productividad son dos palabras que se han escuchado mucho en estos años pasados de crisis. Incluso siguen siendo utilizadas ahora en sectores como la banca, que deben mejorar en estos aspectos para sobrevivir en un entorno de tipos de interés al cero por ciento. Pues bien, la mejor manera de elevar la productividad de un negocio no pasa necesariamente por bajar sueldos y recortar plantilla. Una solución que, por desgracia, se utiliza más de lo debido.

Existen alternativas para incrementar la eficiencia de los empleados, aunque la más importante de todas ellas es fomentar el trabajo en equipo haciendo que todos persigan las mismas metas en común. Esta forma de trabajar reduce de forma exponencial el tiempo que se tarda en realizar una labor. No se limita a recortar un 50 por ciento la duración en caso de ser realizada por dos personas. Cuando se trabaja en grupo, los esfuerzos se potencian disminuyendo con ello el tiempo y elevando la eficiencia y calidad de los resultados.

El emprendedor es la figura clave que existe en los nuevos negocios para lograr que exista el trabajo en equipo. Si el líder solo piensa en sí mismo es imposible que logre la comunión y el compromiso del resto de la plantilla. De ahí que sea fundamental que siempre eleve el  “nosotros” por encima del “yo”. Eso es lo que hacen precisamente grandes empresarios como el fundador de Vigin, Richard Branson, que en todas sus entrevistas siempre habla de “nosotros” y nunca se cuelga la medalla en solitario. Resulta evidente que Branson sabe que elevar la motivación de su gente e integrarlos en la estrategia del grupo es un plan de negocios con visos de alcanzar el éxito.

Las pymes y los autónomos que cuenten con algún colaborador en su equipo también pueden realizar una gestión de personas basada en el grupo. Aunque para lograrlo es necesario seguir los pasos que se exponen a continuación.

Genere confianza en su gente

La confianza es la clave fundamental del trabajo en equipo.

Sin ella será imposible lograr el compromiso del resto. De ahí que sea fundamental generar un entorno laboral en el que todos conozcan las habilidades del resto y en donde los secretos se reduzcan a la mínima expresión.

Establezca las mismas metas

Es imprescindible que todos en la plantilla comparta las mismas metas, ya que de lo contrario será imposible llevar a cabo una estrategia de trabajo en equipo. Para lograrlo, es necesario que el emprendedor comunique de forma clara y sincera la misión y los objetivos de la compañía a todos los componentes de la misma.

Fomente el orgullo de pertenencia

En el gigante familiar Codorníu son conscientes de que lo más importante para el futuro de la empresa más longeva de España es mantener el orgullo de pertenencia. Solo así se logrará que un accionariado formado por cientos de parientes se mantenga estable y siga remando en la misma dirección.

El ejemplo de la cava catalana es perfecto para ilustrar la importancia capital que presenta el hecho de que solo se colaborará en equipo cuando el ser humano se siente parte de algo importante. De ahí que desarrollar una identidad común en la empresa se antoje como importante para alcanzar un entorno de trabajo adecuado para todos.

Cuente con sus empleados

Una empresa que quiera integrar el trabajo en equipo en su estrategia de negocio de cara a mejorar la eficiencia y la productividad no puede regirse por un líder autoritario al que no le interesa la opinión del resto de miembros de la plantilla. Por eso, el emprendedor debe estar siempre abierto a recibir ideas, sugerencias e incluso reconocer errores. En otras palabras debe tener en cuenta cualquier comentario del último miembro de la compañía, ya que solo así podrá fomentar el trabajo en equipo.

Impulse el compromiso

Un buen emprendedor debe ser capaz de hacer entender al  resto de su equipo que los triunfos y los fracasos son responsabilidad de todos. Nunca cometa el error de hacer pensar al resto que el problema es de otro, sino que haga que todo sea compartido.

Mejore la comunicación

Un equipo debe escuchar y expresarse. Y eso solo se logra si en la firma existen los canales de comunicación adecuados para que todo se retroalimente. Resulta evidente que en este empeño, una estrategia de puertas  cerradas en los despachos carece de sentido, ya que suponen una muralla infranqueable para llevar a cabo una buena labor de comunicación.

Conviértase en un líder

Todo grupo de trabajo requiere de la figura de un líder que sea capaz de guiar los esfuerzos en aras de alcanzar un mayor éxito.  En una pyme esa figura es la del emprendedor que debe convertirse en miembro del equipo y que tendrá que ser clave a la hora de que todos avancen en la misma dirección.

nuevos_negocios

La importancia de la marca en los nuevos negocios

La marca y la opción más cara

Una marca con personalidad, o prestigiosa, o de culto es lo que se encuentra detrás de muchas de las decisiones de los consumidores. Es lo que hace que en el supermercado se compre Fairy en vez de otro detergente de distribuidor. Es lo que origina que se adquiera Coca-Cola en vez de la bebida carbonatada de marca blanca. Ahora bien, ¿de verdad la diferencia que existe entre los productos con el nombre del fabricante y los que promociona el supermercado es tan extensa? ¿Es tan enorme como para pagar el doble? La respuesta objetiva es que en la mayoría de los casos, las diferencias no son tan grandes, y a pesar de ello, se prefiere la opción más cara.

¿La marca hace único al producto?

Como se puede ver, la marca es fundamental para incrementar las ventas de una empresa. La importancia de una buena enseña es lo que hace que los clientes se lancen en masa a adquirir el último iPhone e ignoren otros dispositivos con características similares y a mitad de precio. Una buena marca logra que para la conciencia de las personas estemos ante productos o servicios únicos cuando en realidad no lo son tanto.

Un emprendedor debe tener esto en cuenta  y situar a su enseña en el centro de su gestión comercial y de marketing. Para potenciar la importancia de la marca en la sociedad en el caso de los nuevos negocios es necesario descubrir qué es lo que las hacen tan atractivas para nosotros.

Es cierto que construir una marca legendaria como, por ejemplo, Harley Davidson o Rolex es un logro al alcance de los elegidos, pero los ingredientes necesarios para generar una enseña de culto son siempre los mismos. De ahí que en este post tratemos de reflejar cuáles son las constantes que debe tener una firma de éxito.

La personalidad de la marca debe impregnarlo todo

Una marca con aspiraciones de traspasar el imaginario de la sociedad debe tener una presencia constante y unitaria en todos los aspectos que genera la empresa. Su personalidad y valores deben estar presentes en elementos como el logo, las cartas, la web, las redes sociales, el diseño de los productos o servicios, la tienda online, el servicio de entrega a domicilio y hasta en las respuestas que se dan a los clientes desde el departamento de atención al cliente.

Solo una enseña en perfecta sincronía y unificada es capaz de obtener la personalidad suficiente y distintiva como para ser reconocible durante años y dar cabida a todo tipo de productos o servicios. Un ejemplo en este sentido es Virgin. El paraguas de la marca es tan amplio que es capaz de contener en su interior las decenas de negocios totalmente diferentes que presenta la firma comandada por Richard Branson.

La calidad importa, pero la clave está en la experiencia del cliente

Una marca que representa a un mal producto o servicio no tiene ningún futuro. Esa es una realidad inamovible. Es como una película con un mal guión. Por muy bueno que sea el director o los actores, si no hay una historia decente que contar no se puede aspirar a producir un buen film. Pues en la empresa pasa lo mismo. La calidad está siempre detrás de los negocios que funcionan. Pero esta característica que podía servir para diferenciarse en el pasado, no tiene tantísima importancia en la actualidad, debido a que la sociedad digital da por hecho que lo que se vende viene con calidad de serie. De ahí que la maca deba ofrecer algo más para destacar frente al resto. Ese extra o valor añadido que el emprendedor debe aportar es una experiencia óptima para el cliente. Su enseña debe ir un paso por delante y sorprender y aportar ese valor añadido que la convierte en única.

Anticiparse a las tendencias

Para alcanzar el estatus de mítica, una marca debe ir siempre por delante de lo que piensa el consumidor. Solo así será capaz de satisfacer sus necesidades. Para conseguirlo, el emprendedor debe estar siempre atento a las tendencias que comienzan a surgir en el mercado para tener lista su solución en el momento indicado. El mejor ejemplo en este sentido es la Apple de la primera década del siglo XXI cuando sorprendió e innovó con el iPhone justo en el momento en el que la sociedad estaba preparada para manejar dispositivos táctiles. También McDonald’s fue consciente de la cada vez mayor preocupación por la comida sana con el lanzamiento de ensaladas o con menús adaptados a cada país.

La marca, por tanto, debe conocer esa tendencia o preocupación global que está a punto de surgir y anticiparse. De esa forma conseguirá incrementar su importancia en la conciencia de los clientes y podrá aspirar a convertirse en esa enseña diferenciadora, clave en cualquier negocio que funciona.

generacion_z

La Generación Z y su importancia para los nuevos negocios

¿Sabes quienes son la Generación Z?

Cuando se habla de nueva generación de clientes, se suele recordar siempre la importancia de los Millennials. Es decir los nacidos en la década de los 80 y principios de los 90. Es cierto que estas personas son consumidores ávidos. Pero del grupo demográfico que continua a la también conocida como Generación Y, se desconocen demasiadas cosas. Nos referimos a la que ya se viene llamando Generación Z. Se trata del grupo de jóvenes que nacieron a partir de 1995 y que llega hasta el año 2000, según algunos estudios. Otros, en cambio, estiman que esta generación comienza en el 2000. Sea como sea, el caso es que hablamos de los jóvenes que actualmente no llegan o acaban de cumplir los 20 años.

En qué se diferencia ésta generación

A diferencia de sus predecesores, la Generación Z no quiere cambiar el mundo. Tampoco destaca por acumular bienes materiales, lo que distingue a estos jóvenes de sus padres, la Generación X. Son un amplio grupo demográfico que está a medio camino de las dos generaciones precedentes. En otras palabras, tienen algo de idealistas y algo de materialistas, pero sin destacar en ninguno de los dos entornos, lo que hace más complicado definir una estrategia de negocio capaz de captar su interés.

Las claves

La Generación Z es completamente digital:

Y capaz de controlar diversas pantallas a la vez. Son personas autodidactas y saben aprender de Internet. Destacan por su elevada creatividad y al desarrollarse en un entorno económico complicado, conviene recordar que crecieron durante la crisis financiera de 2008, son autosuficientes. Además agrupan al 25,9 por ciento de la población mundial y no están demasiado interesados en las marcas que son en exceso protagonistas.

Objetivos medidos: 

Otra de sus claves es que se trata de jóvenes que tienen muy medidos sus objetivos y piensan en la vida como una constante superación de niveles, al estilo de los videojuegos. De ahí que una de las grandes diferencias que tienen con los Millennials es que mientras estos utilizan las redes sociales para compartir información, la Generación Z aprovecha las plataformas para elaborar contenido propio, llevando con ello su propia estrategia de marketing digital.

Visuales:

Además destacan por disponer de una comunicación en la que el apartado visual es el rey. Para ellos, el manejo de las imágenes, los vídeos y los símbolos es casi más importante que el de las palabras. Entienden mejor los entornos visuales porque, para la Generación Z, se prestan menos a las malas interpretaciones.

El poder adquisitivo:

De momento, carecen de suficiente poder adquisitivo como para poder considerarlos clientes importantes, pero este es el colectivo al que los nuevos negocios deben tratar de vender sus productos o servicios en un corto periodo de tiempo y que, como decíamos al principio, agrupa al 25,9 por ciento de la población mundial. De ahí la gran importancia que tiene que los emprendedores elaboren estrategias de gestión comercial y marketing con las que lograr marcas con capacidad para conquistar a la Generación Z. Con esta idea, desde este blog lanzamos una serie de consejos que pueden ayudar a atrapar a los jóvenes actuales.

Conoce su peculiar lenguaje

Ya se ha comentado en este post que los jóvenes que forman parte de este importante colectivo usan un lenguaje y una conversación más conceptual basada en elementos sintéticos e imágenes y que reducen la utilización de las palabras. Ante esta evidencia es necesario que plataformas como Instagram o SnapChat tengan una especial relevancia en nuestro plan de negocio, ya que son las preferidas por la Generación Z.

Para ellos, los entornos y medios tradicionales no son suficientes. De ahí que requieran de un esfuerzo extra de las empresas. Las últimas campañas de publicidad de marcas como Coca-Cola o Microsoft constituyen buenos ejemplos de cómo seducir a estos jóvenes.

Solucione sus problemas

La Generación Z ignora a todas aquellas marcas que quieren ser demasiado protagonistas. No comparten la idea de una enseña que destaque en exceso su identidad, sino que quieren que las empresas les ayuden a resolver sus propios problemas y que les acompañen a lo largo de su propia vida. En otras palabras, buscan que las marcas sean compañeras a las que se pueden recurrir. De ahí que aprecien por encima de cualquier otra estrategia, el lanzamiento de aplicaciones específicas que solucionen carencias concretas.

La marca también debe impulsarles

A la Generación Z no le basta con la simple transacción habitual. La empresa vende, yo compro. Eso no es suficiente. También quieren que las marcas les ayuden a mantener o incrementar su propia influencia, por ejemplo, en redes sociales. Una buena idea en este sentido es buscar entre nuestros jóvenes seguidores al protagonista o protagonistas de nuestra próxima campaña de publicidad.

Una experiencia única de compra

Antes se decía que la Generación Z no está tan concienciada socialmente como la Y. Es decir, nunca se apuntarán a colectivos como Greenpeace, pero eso no quiere decir que no prefieran comprar a marcas que tengan conciencia social y que ayuden en causas en las que creen. Por tanto, es necesario que los nuevos negocios tengan los valores de responsabilidad que ellos buscan. También exigen de una experiencia de compra única para seleccionar un producto por encima de otro de carácter similar.

instagram

Consejos para que los emprendedores saquen partido a Instagram

Hay que estar en las Redes Sociales

A día de hoy todavía existen muchas empresas que consideran las redes sociales como un trabajo extra que no queda más remedio que hacer dentro de la estrategia de marketing de una compañía. Pensar así constituye un error ya que los entornos sociales solo serán beneficiosos para un negocio cuando sean vistos y tratados como claves dentro de la estrategia de crecimiento de una empresa. Solo así, la presencia en redes puede contribuir al éxito de la compañía.

Céntrate en las imágenes: Snapchat o Instagram

En las grandes empresas pero, sobre todo, en los nuevos negocios, pymes y también autónomos se suele cometer el error de centrar la apuesta social en entornos donde el contenido es fundamental, como Facebook o Twitter. Y se dejan de lado plataformas basadas en la imagen gráfica como Snapchat o Instagram. Cuando esto ocurre se están perdiendo grandes oportunidades de negocio. Sin ir más lejos, Instagram es ideal para promocionar una marca. Aunque para ello primero hay que tener una considerable audiencia.

Aumenta seguidores en Instagram

Por eso el objetivo de este post es, precisamente, lograr que un emprendedor aumente su número de fieles seguidores en Instagram para poder aprovechar esta aplicación para impulsar su crecimiento.

Sepa quién es su público objetivo

Antes de comenzar la andadura en Instagram (y en cualquier red social dicho sea de paso) debe saber a la perfección cómo es el público objetivo de su negocio. No es lo mismo que los jóvenes sean los que le compran sus productos o servicios a que sean personas mayores. Solo conociendo a su público podrá iniciar una estrategia de crecimiento en entornos sociales.

Ofrezca a su cliente lo que éste quiere

Resulta obvio, para crecer en número de seguidores es Instagram es imprescindible ofrecer un contenido de interés para su público. De ahí la importancia del punto anterior. Pero, cuidado, aunque sepa cómo es su cliente es posible que le cueste mucho acertar con lo que debe publicar en Instagram para atraer su interés. Por tanto, la mejor estrategia que puede seguir en este sentido para amarrar y fidelizar al internauta es mediante ensayo y error. Pruebe hasta que encuentre alguna materia que funcione. Cuando lo consiga siga tirando del hilo sin olvidar que nada es eterno. Es decir, es posible que lo que le ha funcionado bien durante meses o años deje de hacerlo sin ningún motivo evidente. En ese momento no le quedará más remedio que regresar a la estrategia de prueba y error.

Obtenga seguidores por sus contenidos

La única forma de lograr seguidores útiles para la marca que, más tarde, podrían convertirse en buenos clientes del negocio es acertando con el contenido publicado. En ese caso logrará un crecimiento orgánico en el número de seguidores. Pero, lo más importante, es que habrá captado la atención de cada una de esas personas y esperarán con entusiasmo cualquier nueva actualización de su perfil. En otras palabras, están totalmente fidelizados con su marca.

Esfuércese

Tener un perfil en Instagram y publicar algo de vez en cuando no le llevará a obtener grandes resultados. Los medios sociales requieren de la existencia de un compromiso del usuario y de interacción. De lo contrario, pierden su razón de ser. El internauta también busca eso mismo. De ahí que no acepte que alguien se esconda detrás de un perfil y aparezca de vez en cuando, como si de un fantasma se tratase. Si usted actúa así, olvídese de lograr algo de éxito en Instagram. Un buen contenido necesita ser acompañado por la interacción. Así que no dude en dedicar un tiempo al día a contestar a todos y cada uno de los mensajes y comentarios que le llegan a su perfil. De esa forma, construirá una relación más fuerte y duradera con sus seguidores.

Si usted es capaz de lograr una buena comunión con sus seguidores solo necesitará un pequeño esfuerzo más para convertir a esas personas en clientes. Pero eso solo será posible si, como decíamos al comienzo de este post, Instagram y el resto de redes sociales forman parten del núcleo de nuestra estrategia de marketing.