Entradas

porto-muinos

Conservas Porto-Muiños conquista oriente con un manjar desconocido para los españoles

porto-muinos¿Se imaginan lo que debe costar convencer a un ruso de que un caviar que viene de España es mejor que el suyo? ¿Y decirle a un americano que no tienen ni idea de hacer hamburguesas, y que las españolas son más sabrosas? Parece lógico pensar que ambas tareas sólo estén al alcance de auténticos Hércules de los negocios. Pero una pequeña empresa gallega llamada Conservas Porto-Muiños ha demostrado que no hace falta ser un gigante para triunfar en tierra hostil.

La hazaña de Antonio Muiños, el fundador de esta pyme no tiene demasiados precedentes. Su empresa se dedica a la comercialización de las algas, que vende en 10 países, ya sea solas o mezcladas con otros manjares típicos de la zona gallega.  ¿Su gran reto? Conquistar el mercado japonés, donde estas legumbres marinas se utilizan como alimento desde hace más de 1.200 años. Como se prevé, abrir las puertas de este mercado tan maduro y diferente al español requiere de paciencia e imaginación. Algo que a Conservas Muiños no le ha faltado nunca.

Platos preparados para conquistar Japón

Así, ante la imposibilidad de convencer a un japonés de comprar tus algas cuando existen mil y una empresas niponas que las elaboran, toca tirar de materia gris, y conquistar el país mediante platos preparados que ellos no tengan, como el hígado de rape o los mejillones con algas. Ésa es la clave del éxito de Porto-Muiños, la sabia combinación de los manjares del mar y de la tierra. En su carta se incluyen recetas tan suculentas como bacalao, empanadillas, mejillones, pastas gallegas y te, todos ellos con, por supuesto, algas. También hay más platos preparados como pasta de lasaña con wakame,  tallarines con lechuga de mar, tornillos con cuatro algas, tartare de algas, etc. Gracias a todos ellos, y a las que se venden en solitario, la empresa gallega comercializa más de 50.000 kilos de 18 especies diferentes de algas. Todo un récord que no ha sido fácil de conseguir.
De hecho, los orígenes de Conservas Porto-Muiños fueron complicados. El problema fue que el producto no tenía demasiado atractivo en los últimos años del siglo XX, que es cuando se puso en marcha la empresa. Lejos de amilanarse, Antonio Muiños empezó a darla a conocer ofreciéndola gratis a los restaurantes y a los colegios para que el consumidor empezara a degustarlas. Además acudía a ferias, foros y jornadas gastronómicas. En una de ellas el equipo de Ferrán Adriá probo el producto y el camino se allanó. ¿Próximo reto? Desarrollar nuevos y versátiles productos y generar y difundir la cultura de las algas, su valor nutricional y su sabor, ya que diez años después siguen siendo unas auténticas desconocidas para la mayoría de los españoles.
rapimoto

Las buenas ideas siempre tienen premio: el ejemplo de Rapimoto

rapimotoSalir por la noche, tomarse unas copas y asegurarse una vuelta segura a casa que nos impida la peligrosa mezcla de alcohol y conducción. Ese es el sueño de mucha gente a la hora de ir de fiesta. Y también es uno de los objetivos por lo que la empresa Diageo, propietaria de marcas de bebidas espirituosas como Cacique, Johnnie Walker o Baileys, ha trabajado en su lucha continua por fomentar un consumo responsable de alcohol. Hasta ahora, sólo la concienciación y el sentido común eran las únicas armas que había para evitar accidentes. Pero las cosas han cambiado.

La multinacional británica quería buscar ideas innovadoras que fomentaran el consumo responsable de alcohol y lanzó hace tres meses el concurso Ideageo a través de su fanpage en la red social Facebook (http://www.facebook.com/bbbienbydiageo). Tras revisar todas las aportaciones, finalmente el premio fue para una original idea llamada Rapimoto (http://www.rapimoto.com/). Se trata de un exclusivo servicio que permitirá que un chofer se desplace con una moto eléctrica plegable hasta el lugar en el que está aparcado el coche, la coloque en el maletero del vehículo, y lleve al cliente a casa de manera segura, cómoda y sin riesgos. Y eso no es todo, ya que este servicio nace con la idea de ser gratuito para los usuarios.

Un emprendedor compulsivo

El responsable del invento es un emprendedor malagueño llamado Bernardo Bravo, “La financiación se obtendrá por dos vías. La primera consiste en la publicidad que podamos conseguir por poner, por ejemplo, el logotipo de Johnnie Walker en el uniforme de los chóferes. Pero en un principio, buena parte del coste del servicio correrá a cargo de los restaurante o de las discoteca de turno con los que estamos cerrando acuerdos para asignarles un número de motos determinado por horas”, explica orgulloso Bernardo Bravo.

De momento, el servicio está en fase piloto. Pero con la ayuda de Diageo, que se ha comprometido a integrar esta idea en sus acciones de responsabilidad social con el objetivo de contribuir a su realización y puesta en marcha, Rapimoto ya funciona en la ciudad de Málaga y Bernardo Bravo ya ha llegado a acuerdos con nueve discotecas de la localidad para que ofrezcan este servicio a sus clientes VIPS. “Ya contamos con gente interesada en Girona, Madrid, Valencia… De toda España. Pero no queremos morir de éxito”, explica este emprendedor compulsivo que dedica los fines de semana que se encuentra sólo en casa, (su mujer es azafata y tiene bastantes vuelos) a pergeñar iniciativas empresariales.

Así, de su inquieta cabeza han surgido otras pequeñas empresas, como Rutas con Ingenio (www.rutasconingenio.com), para hacer viajes diferentes y conocer los secretos de la provincia de Málaga, y Vehículos con ingenio (www.vehiculosconingenio.com). “Yo fui el que traje a Europa el Waterball en 2007”, explica un orgulloso Bernardo Bravo, que también tiene tiempo de llevar una gestoría. “La verdad es que no paro. Me han dicho que me tome un descanso”, añade.

Sirva el caso de Bernardo para entender que una buena idea siempre contará con apoyos, aunque estemos en plena crisis. “Me di cuenta de que había un terreno aún por explorar para ayudar a la gente a volver a casa y decidí presentar Rapimoto al concurso”, asegura Bravo. Ojalá que cunda el ejemplo.

grupo-petrus

El Grupo Petrus enseña al sector del ladrillo a crecer en tiempos de crisis

grupo-petrusNo importa el tamaño que tenga una empresa. Cuando llega una crisis como la que ahora mismo sufre España, sólo quedan tres opciones a seguir. La primera pasa por recortar costes, despedir trabajadores y sobrevivir con lo mínimo a la espera de tiempos mejores. La segunda es simplemente cerrar. Y la tercera, consiste en estrujarse el cerebro, buscando cómo se pueden obtener ingresos cuando nadie compra.
Obviamente esto último es lo más complicada. Basta con saber que desde la llegada de la crisis han cerrado cerca de dos de cada diez empresas en España, para darse cuenta de que la segunda opción ha sido, por desgracia, una de las más utilizadas. Y mucho más si nos centramos en el sector del ladrillo, donde han desaparecido cerca del 70% de las inmobiliarias que había en los años de bonanza. Ante este panorama, todavía sorprende más la buena marcha de una pequeña inmobiliaria familiar llamada Petrus que, lejos de darse por vencida echando el cierre a su negocio, ha tirado de materia gris para hacer frente a la debacle ladrillera. “En estos tiempos es cuando aparecen las grandes oportunidades”, explica Bruno Rabassa, secretario general del Grupo Inmobiliario Petrus.
No le falta razón. Al menos esta empresa descubrió la piedra filosofal de su negocio, justo en época de crisis. “Como todos, hace tres años sufrimos un parón en las ventas, y nos pusimos a buscar soluciones. Nos dimos cuenta de que Madrid tiene una población flotante enorme de muchos niveles, pero sobre todo de ejecutivos e inversores. Este tipo de gente viene a la capital a hacer negocios y buscan estancias donde quedarse. Por ese motivo, nos decidimos a utilizar parte de nuestros activos y reconvertirlos en viviendas alquiler de corta estancia, algo bastante inusual en España”, asegura Rabassa.

Nace Luxury Rentals Madrid

Acertaron. Bautizada con el nombre de Luxury Rentals Madrid, la filial del Grupo Petrus dedicada al alquiler de corta estancia, va desde una semana hasta las dos años, no da abasto para atender las demandas que recibe. “Tenemos 40 viviendas y todas llenas. Hay mucha gente que no puede permitirse el alquiler de una oficina pero sí el de una vivienda”, añade Rabassa. Por si esto no fuera suficiente, algunas de estas viviendas nacidas para el alquiler ya han sido vendida a inversores que vuelven a ver en el ladrillo un buen refugio para sus ahorros.
Como se puede ver, la crisis no es el fin del mundo. Basta con echarle un poco de imaginación para encontrar soluciones que nos permitan salir del paso. Petrus es un buen ejemplo en la actualidad, igual que también lo fue en el pasado siglo XX. Y es que mientras sus rivales se dedicaban a la obra nueva, esta inmobiliaria fue de las primeras que se dio cuenta de la oportunidad que había en la rehabilitación de edificios antiguos. “En los años 90, el suelo en la capital estaba al alcance de muy pocos, por lo que vimos la oportunidad de la rehabilitación. A Madrid le faltaba eso”, añade el secretario general de esta inmobiliaria nacida hace 15 años, que sólo opera en la capital y en Barcelona
“Ahora lo único que hace falta es dinero. Las entidades financieras no financian nada, salvo sus propios activos”, explica Rabassa. Lejos de suponer un problema, Petrus también ha buscado la oportunidad en la gestión de pisos de los bancos, llegando a alianzas estratégicas con diversas entidades financieras para hacerse cargo de su cartera. “La búsqueda de soluciones es lo que nos hace venir ilusionados a la oficina todas las mañanas”, concluye. Y si se tiene en cuenta la triste situación del sector inmobiliario, su actitud optimista ya es de por sí motivo de elogio.
pateria

Patería de Sousa: la pyme extremeña que derrotó a los gigantes franceses del foie en su propia casa

pateria¿Sabe qué tienen en común algunos selectos restaurantes de Nueva York y San Francisco, con las tiendas delicatessen de París, y con grandes almacenes como Harrods en Londres? En un principio se podría pensar que poco. No es así. Todos ellos cuentan en sus cartas y surtidos con los patés ibéricos de La Patería de Sousa, una empresa extremeña creada por Eduardo Sousa en 1998, que se ha impuesto a los más grandes del sector (los franceses) a la hora de conquistar los más exquisitos paladares.
Pero, ¿cómo es posible que esta pequeña empresa de menos de 30 trabajadores venza a multinacionales del paté? Su secreto está el origen mismo del producto, que proviene de las antiguas recetas de origen danés, de donde procede la familia, guardadas con celo y mejoradas durante casi dos siglos. Además de mantener la tradición, la auténtica clave que resuelve la ecuación la encontramos en la alimentación de los gansos. Al contrario de lo que ocurre en otras empresas del sector, Patería de Sousa  da de comer a sus animales sólo con productos naturales existentes en las dehesas de la Baja Extremadura: bellota, hierbas frescas y raíces.

El secreto es la alimentación no forzosa

Pero eso no es todo. Convertirse en único no se consigue sólo a base de productos naturales, ya que todos los patés más exquisitos hacen lo mismo, sino porque esta pyme extremeña no alimenta a los gansos de manera forzada. Ésta es la razón por la que mientras Patería de Sousa tarda un año en criar un ganso en campo  abierto, sin pienso ni medicaciones, en Francia lo hacen en sólo 15 días, pero forzando su alimentación. Por si fuera poco, el método tradicional de Sousa deja que sea el clima y el apetito de los animales los que dicten el peso final del hígado, que suele pesar entre 450 y 900 gramos. En cambio, la alimentación forzosa, además de en tiempo, suele ofrecer unos pesos mayores y más regulares. A pesar del handicap, la búsqueda de la exquisitez tuvo su recompensa en 2006, cuando ganaron el concurso Coups de Coeur celebrado en el Salón Internacional de la Alimentación de París (Sial), que premiaba al mejor paté del mundo.
Gracias a este reconocimiento se les abrieron las puertas de países como Estados Unidos y Japón, aunque también les convirtió en blanco de críticas. Y es que Patería de Sousa acababa de vencer a los dioses del foie en su propia casa. Era como si la selección de fútbol francesa hubiese sido derrotada por los juveniles de la española en la final del Campeonato del Mundo en un partido celebrado en el campo de Saint-Denis.
Como se podía esperar, los franceses tuvieron mal perder y pusieron como excusa que para que un foie fuera considerado como tal era necesario alimentar a los animales de manera forzada. Obviamente lo que ha quedado en el recuerdo con el paso de los años es el triunfo de esta familia extremeña que ha descubierto cómo la industria se ha quedado atrasada en la producción de alta calidad. Y como se suele decir, cuando hay calidad es muy sencillo vender fuera de España. ¿Próximo objetivo? Conquistar el continente americano aunque los Sousa lo harán con calma. Ellos, mejor que nadie, saben que las prisas suelen estar reñidas con la calidad.
ecommerce-pyme-exportadora

Agroalcudia, un perfecto ejemplo de la distribución del siglo XXI

agricultura-ecommerceTodos los años se repite la escena: un nutrido grupo de agricultores regalan tomates o cebollas en pleno centro de Madrid quejándose de las enormes diferencias de precio que hay entre lo que ellos reciben y lo que paga el consumidor en el supermercado. También es habitual toparse en algún otro momento del año con un nutrido rebaño de ovejas paseándose por las cercanías del Congreso de los Diputados, mientras los pastores protestan por las tremendas diferencias que hay entre origen y destino.
Ambas instantáneas pueden pasar de habituales a simples recuerdos del pasado, si cunde el ejemplo de una empresa manchega que ha decido ignorar a los intermediarios, supermercados incluidos, y llevar su producto, en este caso carne, de la granja a la mesa. La empresa se llama Agroalcudia y  aunque no es la primera que trabaja eliminando eslabones de la cadena de alimentación, sí es de las pocas que busca un consumo masivo. Y es que por norma general las empresas que se dedican a esto suelen tener implícita una etiqueta de gourmet o de alimentación ecológica (Valles del Esla, Río Pradillo, Naranjas del Júcar..), que las hace idóneas para nichos de mercado, pero no para llegar a todos los públicos. “Al eliminar los intermediarios, somos capaces de vender una carne de calidad superior a precio de supermercado”, explica Lorena Sánchez de Agroalcudia.

Diversificando el negocio

Esta empresa familiar, que vende toda su producción por teléfono e Internet, amenaza con ampliar sus horizontes, tanto desde el punto de vista geográfico como comercial. “Se ha empezado por la ternera, que es nuestro producto, pero estamos llegando a acuerdos con otros ganaderos de la zona para vender aceites, caza, queso, etc. Eso lo haremos en breve y también tenemos pensado salir de España. El mercado que más nos interesa en estos momentos es Rusia”, añade Sánchez.
Si sus planes futuros tienen éxito, esta granja familiar, que también está empeñada en conseguir una denominación de origen para los productos del Valle de Alcudia (Ciudad Real), logrará cambiar el orden establecido y enseñará el camino a seguir para que no se repitan casos como el de la ternera, que pasa de 3 euros en origen a 16 euros en el mercado, o la leche, que cuadruplica su precio.

Los grandes también se apuntan al carro de las nuevas tecnologías

Está claro que las nuevas tecnologías han abierto nuevas vías de desarrollo para los pequeños negocios familiares. Pero en el caso de la alimentación, Internet amenaza incluso con destronar a la distribución tradicional, que tiene en los hipermercados y supermercados su razón de ser. Y es que en esta carrera por acabar con los intermediarios no están sólo pequeños agricultores o ganaderos. Gigantes como Osborne también han probado suerte en este sentido. De hecho, hace poco más de un mes que la bodega jerezana lanzó www.tiendaosborne.com, con vistas a ser un canal más de ventas. A través de esa página, el internauta puede adquirir desde el jamón de Sánchez Romero Carvajal a una botella de brandy Magno.
El tiempo dirá si estas iniciativas se quedan en meras pruebas piloto o se convierten en una alternativa real al dominio de la distribución tradicional. Como casi siempre, la clave estará en la calidad y en el precio.