Entradas

pokemon-1543353_960_720

Cómo aprovechar Pokémon Go para impulsar los beneficios de las pymes

pokemon-1543353_960_720Nadie lo duda. El fenómeno del verano se llama Pokémon Go. El juego de Nintendo ha revolucionado la red como solo Pikachu es capaz de hacerlo.

En el primer fin de semana tras su lanzamiento, se contabilizaron 50 millones de descargas solo en Google Play, según los datos de la empresa de seguimiento de apps SensorTower. Un récord que se bate día a día. Todavía no se ha cumplido el mes y ya se superan los 75 millones de descargas totales en Android y iOS. Y eso que todavía Pokémon Go apenas está disponible en 32 países, cuando la intención de Nintendo es llegar hasta los 100.

Por si las cifras no son suficientemente claras, aquí va una comparación. En menos de un mes, Pokémon Go ha superado en número de usuarios a aplicaciones tan famosas y demandas como WhatsApp o Snapchat y está a punto de superar a Twitter, según ha publicado la revista Forbes.

Es el primer gran éxito de un experimento de realidad aumentada para el gran público y también la primera gran oportunidad para que las empresas puedan aprovecharse de este fenómeno que parece haber llegado para quedarse.

Porque la gran revolución de Pokémon Go, en particular, y de la realidad aumentada, en general, es que saca a los jugadores a las calles y los pone a las puertas de muchos negocios. Por supuesto, los empresarios más avezados no han tardado en verle la oportunidad al asunto y ya han puesto en marcha todo tipo de estrategias para aprovecharla. Entre las más ingeniosas están:

Regalos e incentivos para los jugadores

Tal vez, la más tradicional de las estrategias. Consiste adaptar los incentivos de toda la vida: hora feliz, dos por uno, descuentos, etc. a los clientes que usen esta App. Por ejemplo, un bar en Virginia en Estados Unidos ofrece ya un 20% de descuento a los jugadores de esta app o cafetería de San Francisco ofrece 2×1 para todos los jugadores de la app que lleguen al establecimiento con el juego en mano. Estos son solo algunos de los ejemplos que recogen los medios estadounidenses. Aquí el ingenio está del lado de los empresarios. Y puede ser una gran fuente de ingresos dada la tendencia a las macroquedadas, como la que se hizo en Madrid el 28 de julio, con una afluencia que superó las 5.000 personas.

Convertirse en Pokeparada

Esto ya implica jugar en la primera división de la tecnología de realidad aumentada. Implica que los negocios comienzan a formar parte del propio juego. Durante los primeros días, solo los lugares públicos estaban identificados como Pokeparadas, lugares en los que hay mayor concentración de pokémons y, por tanto, atraen a más usuarios ávidos de darles caza.

Pocos días después, las empresas estadounidenses vieron el negocio y Nintendo junto a la empresa que ha creado el juego, Niantic, reaccionaron rápido. Ahora, cualquier negocio privado puede convertirse en una pokeparada y, por tanto, en lugar de concentración de los jugadores.

En los blog y medios de comunicación especializados en tecnología se ha hecho famosa la declaración de un empresario estadounidense propietario de una pizzería en Long Island, Nueva York, que aseguró al New York Post que tras abonar 10 dólares para activar un “modulo de señuelo” consiguió aumentar un 75% las ventas en solo un fin de semana.

Las grandes multinacionales como McDonnals ya se han sumado a este carro. ¿Y usted está dispuesto? Antes de contestar recuerde que esto, en principio, está más recomendado para negocios cuya oferta se adecue al perfil de usuario de este juego.

Este señuelo que es tan fácil de contratar como la publicidad de Google, permiten ser centro de atracción de pokémons durante 30 minutos. Se paga por clics, pero con los adecuados atractivos en el negocio real esta opción se convierte en una herramienta de marketing casi perfecta.

Convertir la sede de tu negocio en un gimnasio Pokémon

Esto ya es un paso más en la implicación en el juego. Los gimnasios Pokémon son edificios donde se disputan combates y están presididos por un líder. Implica mucha actividad por parte del líder para ir acumulando medallas y poder participar en ligas internacionales. Seamos realistas, esto es para gente muy entregada a la causa. En Estados Unidos dicen que ya hay quienes están dejándolo todo para ganarse la vida por esta vía. Para los empresarios que quieran potenciar su negocio, esta es una vía con mucho riesgo puesto que mantener el gimnasio virtual y el negocio real tal vez no sea muy compatible. ¿O sí? Todo depende de la habilidad de cada uno.

Invertir en bolsa y no solo en Nintendo

Aunque algunos pueden pensar que es un poco tarde para comprar acciones de Nintendo vista la espectacular evolución de la cotización tal vez no lo sea. Veamos. En los siete días posteriores al lanzamiento, Nintendo consiguió una revalorización de más de 13.000 millones de euros. Desde entonces el valor se ha corregido con distintos altibajos. Al cierre de este post, Nintendo cotizaba a 198,65 dólares tras el pico de 270,28 que registró el 18 de julio. Pero muy lejos 129 dólares que costaba comprar una acción de la compañía nipona a principios de julio.

Por supuesto, adivinar lo que va a pasar en el futuro es imposible. Pero hay algunos datos que invitan al optimismo. Desde el lado de la compañía, todavía le quedan muchos países en los que asentarse y por tanto muchos beneficios esperados. Puesto que aunque el juego es gratis, existe una posibilidad, casi obligada, de realizar diferentes compras que ayuden a progresar. Esto son ingresos casi seguros en el futuro.

Por otro, como ya hemos mencionado arriba, la posibilidad de que las empresas paguen para convertirse en paradas de pokémon Go apenas se acaba de inaugurar y tiene mucho potencial de crecimiento.

Muy de cara a futuro, la realidad virtual parece haber llegado para quedarse.

Además, analistas como David Gibson de Macquarie Capital Securities han explicado a la agencia de noticias Bloomberg que se prevén ganancias de más de 15% para las acciones de Nintendo.

 

Pero no son estos los únicos títulos a tener en perspectiva. Appel también puede ser una inversión interesante para aprovechar el fenómeno pokémon Go.

Analistas de esta compañía en EEUU han asegurado que Appel podría ingresar por Pokémon Go alrededor de 3.000 dólares de ingresos extra entre los 12 y 24 meses siguientes.

En cualquier caso, no hay que olvidar que cuando se trata de inversiones en bolsa el riesgo debe estar muy presente y hay que valorar si se puede afrontar o no la posibilidad de perderlo todo.

minijuegos33

Minijuegos: un hobby convertido en multinacional

En 2003, un joven diseñador gráfico llamado Pablo Cenalmor tenía una afición a la que dedicaba sus ratos libres. Su hobby consistía en diseñar y construir una página web a la que bautizó como Minijuegos. En ella, Pablo publicaba pequeños juegos gratuitos creados por diversos desarrolladores con la única aspiración de proporcionar a los internautas un rato de ocio fácil. “En aquella época no existía ninguna página similar en España. Había sitios con secciones de juegos. Pero nada tan específico como Minijuegos”, explica Cenalmor.

Aunque desde el primer momento la página empezó a recibir un importante volumen de tráfico, su fundador continuaba manteniéndola en sus ratos libres, pensando que seguiría siendo un pequeño hobby. Se equivocó. “En 2008 me di cuenta de que el proyecto se había hecho grande y que podía convertirse en un negocio”, añade Cenalmor. Para desarrollar la idea de empresa, fichó a Oscar Moreno y entre ambos empezaron a dar los primeros pasos de lo que hoy es la referencia en el sector de juegos online gratuitos en castellano. “En la actualidad contamos con más de 20 empleados, la página tiene 12 millones de usuarios únicos, cuenta con 12.000 juegos y 180 millones de impresiones al mes”, añade Moreno. Por si estos datos no fueran suficientes, Minijuegos también se ha permitido el lujo de traspasar fronteras en época de crisis. “Acabamos de abrir en Italia, y en breve saltaremos a Brasil y Portugal”, asegura Moreno.

Para ganarse al público extranjero, Minijuegos no cambiará nada de lo que para muchos es la clave de su éxito: “Juegos fáciles y sencillos que no ofendan a nadie y que tengan una duración de entre cinco y veinte minutos”, explica Cenalmor.

Los superventas

Con esta premisa en la que prima la sencillez, Minijuegos cuenta con títulos millonarios, como el billar, con más de 191 millones de partidas jugadas, el Ping Pong con más de 85 millones o el Pacman con 37 millones. “El 38% de nuestros usuarios son chicas por lo que también tienen juegos para ellas. Y de España ya solo provienen el 40% de las visitas”, dice orgulloso Moreno.

Ya. Pero, una cosas son las visitas y otra muy diferente el negocio. Así que la pregunta del millón solo puede ser la que sigue: ¿cómo puede ser rentable algo que no cuesta un euro? “Tenemos dos modelos para obtener ingresos. El primero es mediante la publicidad, que nunca es intrusiva, ya que solo aparece mientras se carga el juego. El otro sistema está basado en algunos juegos premium, que también son gratis, pero que si pagas una pequeña cantidad tienes más ventajas a la hora de jugar”, explica Moreno. Este último método es el que utilizan todos los videojuegos sociales que están alojados en Facebook. El ejemplo más popular es Farmville, en el que el usuario se convierte en un granjero. Jugar no cuesta nada, pero si, por ejemplo, se quiere que los animales tengan más salud toca pasar por caja.

En Minijuegos, también hay opciones de este tipo, como el título Dark Orbit, con más de 2,7 millones de partidas jugadas. “Aunque no perdemos nuestra idea inicial de juegos sencillos, con los años nos vamos actualizando. Otro paso que se dará en breve es estar presente en Facebook, donde ya contamos con más de 600.000 seguidores”, explica Cenalmor.

Apuesta por la innovación
Resulta evidente que estos emprendedores no han olvidado que la originalidad ayudó a este hobby a convertirse en una empresa de referencia. Pero ahora toca seguir innovando. La última prueba de ello es la aplicación que permite disfrutar de sus 12.000 juegos en los móviles de última generación. “Cada terminal tiene su propio software, pero con nuestra tecnología detectamos a qué juegos puedes jugar con cada tipo de teléfono”, añaden estos aficionados a los videojuegos que han sabido aprovechar como pocos esta crisis para crecer con su método de ocio gratuito.

Quién se lo iba a decir a Pablo Cenalmor, que todavía añora aquellos tiempos en los que la empresa solo era un hobby, donde las decisiones se tomaban por intuición, o por puro divertimento. Tanto fue así que el nombre de Minijuegos surgió mientras el fundador veía el programa infantil, El Club Megatrix de Antena 3. “En un momento hablaron de un título de la consola Nintendo que contenía cientos de minijuegos. Al escuchar la palabra, me levanté corriendo y comprobé que el dominio no estaba reservado. La verdad es que algunas veces pienso que ojalá todo siguiera siendo un hobby”,concluye Cenalmor con un deje de nostalgia.

pirata

Jamendo: la alternativa a la SGAE “con licencia para compartir”

Tras la publicación de Leyes como la SOPA o la Sinde y el cierre de páginas de descargas, como la ya desaparecida Megaupload, el debate sobre la protección de los derechos de autor y el libre acceso de la población a contenidos culturales está más vivo que nunca. En España, acontecimientos como la imputación de la cúpula de la SGAE, con Teddy Bautista a la cabeza, han deteriorado considerablemente la imagen de las instituciones encargadas de velar por los intereses de los autores.

En este contexto, es más que necesario contar con alternativas más acordes a los tiempos digitales que corren, para proteger los derechos comerciales de las creaciones y los intereses de sus autores.

Entre las propuestas que han surgido en los últimos tiempos destaca una pyme, Jamendo, nacida en Luxemburgo pero con oficinas en España, donde crece a un ritmo vertiginoso.

¿La clave? Compartir bajo licencia Creative Commons

Pero, ¿qué es esto de Jamendo? En palabras de Pierre Gérard, uno de los tres fundadores de esta pyme, “es una plataforma online de música donde cualquiera puede descubrir, escuchar, descargar y compartir miles de canciones. Operamos bajo la licencia “Creative Commons”, también utilizada por sites como Wikipedia, que permite a los artistas definir la forma en que desean publicar y compartir su música”

En otras palabras, lo que hace Jamendo es permitir a los artistas compartir su música en Internet de forma gratuita, pero manteniendo los derechos comerciales, lo que significa que esa música solo se puede utilizar en un contexto no comercial o privado. “Nosotros promocionamos su música y les ayudamos a encontrar clientes para usos comerciales. Luego compartimos directamente con ellos el 50% de los ingresos”, añade Gérard.

La idea surgió en 2004. Los tres fundadores, Pierre Gérard, Laurent Kratz y Sylvain Zimmer, comparten un pasado tecnológico como creadores de algunas empresas de software libre. “Fue ese año cuando nos encontramos con algunos músicos que querían utilizar Internet y las redes P2P, como eMule, para compartir legalmente su música y proteger sus derechos. Nos pareció una gran idea construir un modelo de negocio en torno al uso de licencias libres, Internet y música”, asegura Gérard.

Beneficios de compartir con la “comunidad online”

En Jamendo no se pueden quejar. En la actualidad varios miles de artistas comparten más de 350.000 canciones y obtienen beneficios por el uso comercial de sus creaciones. “No puedo dar cifras exactas, pero en 2011 hemos compartido con nuestros clientes varios cientos de miles de euros”, asegura Gérard. Obviamente, algunos de ellos reciben menos de 100 euros al mes, pero los más populares son capaces de conseguir varios miles de euros al año.

Para maximizar los beneficios de sus artistas, Jamendo se esfuerzo en lograr que sus canciones tengan un lugar en cine, televisión, publicidad, web, vídeos corporativos, cuñas de radio o videojuegos. Así, empresas como Bic, Bosch, Casio, Ford, Orange o Siemens ya han pasado por caja a la hora de aprovechar alguna de las creaciones de los músicos de Jamendo.

Por si eso no fuera suficiente, esta SGAE del siglo XXI ayuda a promocionar la música. “Desde que estoy en Jamendo, mi música atraviesa fronteras. El hecho de publicar mi música bajo licencia Creative Commons hizo que fuera más visible en el mercado, más comercial y conocida que cuando estaba en el circuito clásico compuesto por discográficas, distribuidores y controlada por sociedades que gestionan los derechos de autores. Ahora todos ganamos”, añade el músico español Roger Subirana Mata que, junto a artistas como Miss Cafeína, La Barca de Sua o Jose Travieso, es uno de los artistas españoles más populares en Jamendo.

No cabe duda de que iniciativas como Jamendo señalan que es más interesante buscar fórmulas de negocio exitosas gracias al respeto a “la cultura de Internet”, donde predomina el bajo coste e incluso la economía gratuita, que seguir perdiendo tiempo y recursos en la lucha contra la descargas ilegales. “La piratería es compartir. Por supuesto que es ilegal, pero la gente no quiere robar. Lo que quieren es compartir como lo hicieron con los casettes y los discos en el pasado. Si las grandes discográficas hubieran negociado con Napster en el año 2000 la industria se habría ahorrado muchos dolores de cabeza y se podría haber acabado con los piratas”, sentencia Gérard.

Pasc

Pop Up Música descubre cómo afinar el negocio musical

Desde hace más de una década, cada vez que alguien menciona la industria de la música solo aparecen conceptos como crisis, piratería, despidos, hundimiento, etc. De hecho, basta con darse una vuelta por algún gran almacén tipo Fnac o El Corte Inglés para darse cuenta de que el espacio dedicado a la música es cada vez menor. Y con toda la razón del mundo. Las cifras no engañan y en estos últimos años las ventas de discos han caído un 80%. ¿Quiere esto decir que la música está muerta? ¿Qué lo artistas tienen que dedicarse a otra cosa? Pues no. Lo que no tiene futuro es una industria musical tal y como la conocemos, con grandes discográficas que promocionaban artistas y hacen que sus singles suenen en las radios. Ahora, con Internet, su labor no es necesaria. Pero eso no quiere decir que la música esté acabada.

Muy al contrario, en la actualidad se escucha más música que nunca. Los medios digitales (legales e ilegales, para qué engañarse) han acabado con la venta física de discos, pero han puesto el producto a pie de calle, y los smartphones han llevado las canciones directamente del estudio de grabación del artista hasta los oídos de los consumidores. Este hecho es conocido por las marcas, que ven a los músicos como activos a explotar para captar más clientes y lo saben en una empresa que ha vuelve a hacer que suenen afinados los instrumentos del negocio musical.

En concreto se trata de Pop up Música, una pyme lanzada hace dos años por dos emprendedores, que sirven de nexo entre las marcas y los artistas. “Hemos encontrado un nicho de negocio en el que no tenemos competencia. Los artistas saben que siguen generando dinero, pero también son conscientes de que las discográficas no les sirven de mucho en un mundo donde el cd físico no se vende. Por tanto, se han centrado en hacer conciertos y en aumentar su contacto con los fans a través de Internet”, explica Javier Regueira, un experto en marketing y conocido blogger que, junto a Roberto Nicieza, creador del sello Astro Disco y batería del grupo Australian Blonde, han fundado Pop up Música.

Conciertos únicos y exclusivos

Pero, ¿qué es lo que hace esta empresa? “La publicidad convencional interrumpe al usuario. Pop up Música ha creado una nueva fórmula de comunicación de marca a través de la música”, explica Regueira. Un buen ejemplo de ello son los llamados Desconciertos. Se trata de conciertos únicos que patrocinan empresas, en este caso es la aseguradora Verti, y que sirven para afianzar la marca entre el público. “La idea de los Desconciertos es juntar a artistas que no han tocado nunca juntos y organizar un espectáculo para unas 400 o 500 personas por invitación expresa de Verti, que disfrutan de algo único e irrepetible” añade Nicieza. Hasta el momento ya se han celebrado dos Desconciertos. En el primero, Pop up Música integró a Ariel Rot y a Sidonie, en un concierto celebrado en Madrid. “En el segundo tocaron juntos durante una hora Amaral y Los Coronas, que es un grupo que hace versiones de rock clásico. Tocaron para 500 personas invitadas por Verti y el concierto se retransmitió por la página de Facebook de la empresa, lo que provocó una gran repercusión en los medios”, asegura Regueira.

Además del espectáculo exclusivo, y para afianzar el nexo entre música, empresa y cliente, las canciones que se tocaban en el concierto salían de un listado que era votado por los internautas en Facebook. “De esta forma se consigue una publicidad más directa con los posibles clientes, que saben que sólo Verti le pone a sus grupos favoritos al alcance del ratón o les permite ir a verlos en un recinto exclusivo. Es un valor añadido diferente”, añade Nicieza.

En los últimos tiempos, la empresa ha ido un paso más allá y su última idea ha sido llevar a los cantantes hasta la casa del consumidor. Eso es lo que está haciendo con el patrocinio del fabricante de snacks Risi y el grupo Pignoise. “A Risi le interesaba captar al adolescente joven y este grupo es ideal para las chicas jóvenes. Por eso se creó una campaña que, a cambio de mandar los códigos de barras de las bolsas, te permitía disfrutar de Pignoise en el salón de tu casa”, explica Regueira. Como era de esperar, las chicas de entre 16 y 20 años se lanzaron a devorar bolsas de Risi y la ganadora, que mandó cerca de 1.000 códigos de barras, no tardará en tener al exfutbolista Álvaro Benito y al resto del grupo tocando en exclusiva para ella. “Pero eso no fue todo. Ya que durante la gira que ha dado el grupo en este último año han promocionado la marca, comiendo durante el concierto y lanzando bolsas al público”, añade Regueira. ¿Resultado? Risi ha triplicado la producción, ha conseguido más de 10.000 seguidores en su Twitter y han creado una página llamada Risipop, donde el grupo cuelga canciones en exclusiva y estrena sus vídeos. Es decir, han utilizado la música para comunicarse con sus consumidores”, explica Regueira.

Como se puede ver, el invento creado por estos dos emprendedores está dando resultado. De hecho, tienen innumerables proyectos que saldrán a la luz en los próximos meses, incluyendo un Desconcierto en Bilbao que dará mucho que hablar. Y es que los artistas han descubierto que ser utilizados por una empresa como imagen de marca no implica lucir un mono como el de Fernando Alonso, o tener en el escenario del concierto un enorme cartel con la empresa patrocinadora. De convencerlos se encarga Roberto Nicieza. “A algunos artistas les dio miedo al principio este tipo de ideas. Pero les da más confianza si el proyecto se lo explica un músico como soy yo. Lo ven de otra forma. Además muchos hacen esto porque les gusta. Por ejemplo, Amaral, que no necesita realizar un Desconcierto para ser quiénes son. Pero es algo que les apetece hacer”, añade Nicieza, que se divide al 50% el trabajo en la empresa. Y es que mientras él convence a los artistas, su socio, Javier Regueira, habla con las empresas. “Al principio costó que las marcas apostaran por nosotros. Pero eso ha cambiado en el último año. Ahora nuestro objetivo es que nunca se nos acaben las ideas imaginativas para seguir utilizando la música como nueva vía de comunicación de las marcas”, concluye Regueira.

Pasc

MiPrana, el milagro de emprender cuando lo tienes todo en contra

Haga esta prueba. Imagínese que usted es extranjero y que llega a España, un país que no tiene nada que ver con el suyo con la idea de emprender un negocio para vender un producto muy conocido en su tierra pero del que nadie ha oído hablar aquí. Además, piense que estamos en 2010 y que en España los bancos han dejado de conceder créditos a los que quieren crear un negocio. Y por si faltara alguna dificultad más, usted no tiene ni idea de español, ya que el motivo de su llegada ha sido el amor y no los negocios.

¿Se imagina que alguien sea capaz de lograr levantar un negocio con esos antecedentes? Pues aunque parezca increíble dos suecas que no se conocían de nada han creado una empresa española que vende esterillas portátiles y enrollables con puntas de plástico duro que eliminan el estrés y facilitan la relajación. Algo parecido a las famosas tablas con clavos que utilizan los faquires y que arrasan en Suecia donde se han comprado dos millones de unidades. Una cifra espectacular y mucho más si se tiene en cuenta que el país está formado por solo nueve millones de habitantes.

La lacra de la burocracia

La historia de MiPrana, nombre que tiene esta pyme, comenzó en 2010, cuando las vidas de dos jóvenes mujeres, Johanna Jernbäck y Sandra Johanson, se cruzan en España. Ambas llegaron a España de la mano de sus parejas y las dos se conocieron en una escuela a donde acudían para aprender español. Se hicieron amigas y pronto comenzaron a hablar de un sistema de descanso que les hacía la vida más llevadera, la famosa colchoneta de puntas relajante, que se trajeron de la fría Suecia.

Sin pensárselo demasiado decidieron crear una empresa y vender un producto similar en España. Pero los comienzos no fueron sencillos. “Nos dimos cuenta de que para emprender en España necesitas encontrar gente que pueda ayudarte, ya que si tratas de hacerlo todo por tu cuenta se requiere de un gran esfuerzo. Otro punto muy importante es la gran cantidad de burocracia que te vas encontrando en el camino, en todas las etapas del proceso”, asegura Jernbäck.

Lejos de asustarse, estas dos empresarias siguieron empeñadas en cumplir su sueño al más puro estilo sueco. “Suecia es un país muy emprendedor, tenemos una gran cantidad de jóvenes que inician nuevas empresas y el Gobierno ha ayudado mucho al simplificar el proceso de creación de un negocio. Hay menos burocracia y es un poco más barato”, explica la cofundadora de MiPrana.

Diseño sueco adaptado a los gustos nacionales

A base de tesón, las empresarias salieron adelante. Y lo hicieron diseñando su propia colchoneta, adaptándola al gusto español. Así, crearon unos modelos con asas y con forros de seda para hacerlas más atractivas. Por otro lado, y ante la falta de apoyo oficial, encontraron financiación para crear MiPrana gracias a la familia y amigos que no dudaron en confiar en la idea. “La verdad es que todo ha sido muy complicado. A la falta de crédito por parte de las entidades bancarias, se ha unido la demanda de los proveedores para ampliar los plazos de crédito, lo que se traduce directamente en un flujo de caja muy ajustado. Por lo tanto, hemos tenido que concentrarnos básicamente y casi, de forma exclusiva, en arraigar el producto en el mercado y, en este punto, nos ha ido bastante bien pese a la crisis actual de la economía”, explica Jernbäck.

Cierto. Por suerte para ellas, no han tardado en convencer a El Corte Inglés de las bondades de las colchonetas, lo que ha supuesto el despegue definitivo de la empresa. Además, la crisis sí que les ha ayudado en algo, ya que es mucho más barato comprar sus productos que acudir a un balneario o a un masajista para relajarse. “Ahora queremos consolidar nuestra posición en España y complementar el concepto de MiPrana con nuevos productos dentro de la misma línea”, añade Jernbäck.

En otras palabras, lo que MiPrana quiere hacer es ampliar su catálogo con otros conceptos como pantuflas o almohadas que sigan el mismo principio de acupresión de las colchonetas. Quién sabe, quizá dentro de poco tiempo muchos españolas tengan uno de sus productos relajantes en casa.

Samira Briguech

Samira Brigüech, una emprendedora sin miedo a nada

Se dice que a los españoles nos falta cultura emprendedora. Que el miedo nos atenaza a la hora de poner en marcha un negocio. En muchos casos, estas afirmaciones son una verdad como un templo. Por fortuna, existen bastantes ejemplos de lo contrario. De gente que llegó de provincias a Madrid sin nada pero que estaban dispuestas a aprender y a triunfar en la vida. Una de esas personas es la que protagoniza este post. Se llama Samira Brigüech y en la actualidad es la responsable de la agencia de marketing y relaciones públicas Samira&Sineb, que ha realizado importantes trabajos para clientes de la talla de IBM, Orange, Sanitas, Microsoft o SAP. Por si fuera poco, fue elegida para representar a los emprendedores españoles en un programa creado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para estrechar relaciones entre empresarios americanos, gobiernos y representantes de la sociedad civil.

Comienzos difíciles

Pero eso es el presente de esta mujer emprendedora, su pasado es menos glamuroso. Proveniente de una familia humilde, Samira abandonó su Melilla natal a finales de la década de los 80 para aterrizar en Madrid sin dinero, sin estudios y sin amigos. Con este panorama, a esta empresaria no le quedó más remedio que trabajar de enfermera, camarera o recepcionista, mientras estudiaba todo lo que podía en sus ratos libres para adquirir algo de formación empresarial. Al poco tiempo entró a trabajar en el área de marketing en Harte Hanks, una multinacional americana de investigación de mercado. Allí aprendió lo que necesitaba, ahorró 9.000 euros y se lanzó a crear su empresa, que fundó en 1995. “Lo más difícil de los comienzos fue la gestión de las finanzas y de las personas por falta de experiencia”, reconoce Samira Brigüech, que tuvo que aprender a marchas forzadas lo que era el balance de una compañía, además del managment necesario para llevar una compañía. “El otro gran problema que tuve fue la falta de dinero, ya que no disponía de efectivo para aguantar demasiado tiempo sin facturar nada. Por fortuna, IBM me encargó un trabajo y eso se solventó”, reconoce Brigüech.

A partir de ahí, los clientes fueron aumentado y en la actualidad, Samira&Sineb dispone de 39 empleados y realiza múltiples actividades de marketing. Algunas de las más curiosas son sus eventos con encanto para empresas como Microsoft o SAP, donde reúnen a cientos de personas. “Pero también notamos la crisis. Los clientes tienen menos fondos y reducen sus presupuestos por lo que tenemos que ajustar los precios y es muy difícil obtener beneficios”, asegura Brigüech. ¿Próximo reto? “Mantener todos los empleos y generar beneficios en 2012”, añade.

Mucho más que una empresaria

Mientras se enfrasca en su labor de seguir empujando para salir de la crisis económica, Samira todavía tiene tiempo para explicar por qué los españoles no emprenden negocios. “Creo que los españoles tenemos miedo al fracaso. Nos preocupamos por el qué dirán, porque en España el empresario no tiene tan buena reputación como debería. Yo creo que se deberían empujar más iniciativas y reconocer el talento de los emprendedores que sí han triunfado en los negocios”, añade esta mujer emprendedora acostumbrada a dormir pocas horas.

Y es que su labor en Samira&Sineb no es lo único que la quita el sueño. Desde hace unos años, Samira Brigüech convenció a otros empresarios, a jueces, y a médicos para crear la Fundación Adelias, una ONG que ayuda a los niños más desfavorecidos en los ámbitos de la educación y la salud. Una iniciativa que, a pesar de la crisis, cada vez se hace más grande.

Foresa Blog

Del monte a los servicios energéticos, el ejemplo de la diversificación de Foresa

Es muy cierto que muchas pymes se han visto obligadas a cerrar por culpa de la crisis. También es verdad que, en muchos casos, la falta de crédito ahoga a las empresas, especialmente a las pequeñas. Pero lo que es totalmente falso es que sea imposible encontrar soluciones para seguir adelante ante situaciones adversas. De hecho, hay muchas empresas que demuestran lo contrario. Una de esas compañías es Foresa, una pyme española cuya actividad principal es la extinción de incendios y la recuperación y conservación de espacios naturales. Conozcamos su historia.

La empresa nació en Ourense en 1985 centrando su actividad en Galicia. Pero con los años amplían sus trabajos a toda España, diversificando además sus servicios. “Al principio nuestra actividad principal era la reforestación, la limpieza del monte y trabajos de prevención y extinción de incendios. Pero a lo largo de los años se ha ampliado a otras actividades de servicio público, como sendas, señalización, mantenimiento de espacios naturales, parques de aventura, actuaciones en playas, restauración dunar, paseos de madera en las costas, etc.”, explica Ignacio Macicior, gerente de Foresa.

Esta diversificación convirtió a Foresa en una de las empresas más importantes del sector forestal. Pero no la salvó del gran problema, que supone que casi la totalidad de tu negocio dependa de los presupuestos del Estado. “La llegada de la crisis ha afectado a la inversión pública, que se ha reducido en una quinta parte. Para paliar algo los efectos en el campo de la reforestación, hemos abierto nuestro abanico de actividades hacia clientes privados en el medio rural. Pero esto supone un volumen muy pequeño de facturación”, añade Macicior.

Aprovechar los productos del monte

Lejos de venirse abajo, Foresa ha tirado de materia gris para hacer frente a la adversidad, encontrando la solución en el aprovechamiento de los productos del monte para producir energía. “Se deberían utilizar los productos del bosque y del campo para producir energía tal y como hacían nuestros abuelos. Si se sustituyeran los combustibles fósiles, se reducirían las emisiones de CO2, que en el último año costaron a España 1.200 millones de euros. Las posibilidades de desarrollo en este campo son inmensas y pueden ser además más económicas para el usuario. El ejemplo está en las redes de climatización de los países nórdicos”, asegura el gerente de Foresa.

Mientras llega el cambio de mentalidad y España apuesta definitivamente por las energías renovables, Foresa seguirá ampliando el negocio para hacer frente a la crisis. “Desde 2005 trabajamos también en la movilización de biomasa forestal, la eliminación de la cubierta arbórea en obras de infraestructura como el AVE o autovías. Pero el futuro pasa por la energía”, explica Macicior.

En la empresa están tan convencidos de su apuesta energética que esperan convertirla en un futuro próximo en la pata principal de su negocio. “Ese es nuestro objetivo. De hecho, nosotros apostamos por el ciclo completo de biomasa, ofreciendo un suministro de calor en contador al cliente final haciéndonos cargo de la instalación, financiación, suministro de combustible y mantenimiento correctivo y preventivo de los equipos. De esta forma el cliente tiene una relación clara con la empresa, que le factura sólo lo que consume según el contador. Este planteamiento supone un cambio radical sobre el modelo energético tradicional que consiste en que cada usuario tiene una caldera, lo que permite a las empresas suministradoras mantener a un cliente cautivo con altos costes de conexión y elevado precio de combustible”, asegura Macicior. El tiempo dirá si estos revolucionarios de la energía consiguen implantar su modelo renovable. De momento, la transformación de esta empresa ya merece ser tenida en cuenta por aquellas empresas que no acaban de ver la luz al final del túnel de la crisis.

Emprendebox

EmprendeBox, la caja de los deseos que te ayuda a poner en marcha tu pyme

En una sociedad moderna, y más en tiempos de crisis como los que vivimos, los emprendedores son una pieza básica para dinamizar la economía y generar empleo. Si embargo, es bien sabido que poner en marcha una idea no es tarea fácil. Tanto para aquellos que necesitan crear su empresa, como para los que necesitan un relanzamiento, es necesario disponer de un apoyo.

Ese es el motivo principal por el que 15 compañías nacionales e internacionales se han unido para respaldar el lanzamiento de EmprendeBox, un cofre regalo que ofrece productos y servicios para cualquier emprendedor, autónomo, pyme o franquicia, con descuentos que alcanzan el 60%.

En esa pequeña caja de los deseos, los emprendedores no encontrarán un viaje, un deporte de riesgo o una degustación de comida oriental. En ella hallarán multitud de servicios en más de 15 temáticas diferentes que permitirán potenciar aquellas áreas del negocio que más lo necesitan.

¿Cómo funciona la caja?

Hacerse con una de estas cajas es bastante simple. Basta con entrar en la página web www.emprendebox.es , abonar poco más de 200 euros y adquirir unos servicios de gran valor para cualquier negocio. Los tres primeros son fijos y consisten en un suscripción gratuita a la revista Emprendedores, una campaña de publicidad en Google y descuentos para reclutar profesionales a través del portal InfoJobs.

El cuarto es diferente y lo escoge el comprador dependiendo de aquellas áreas que desee potenciar. Así, la caja ofrece servicios que giran alrededor del mundo asociativo, del desarrollo de su negocio en Internet, de la formación, de los servicios, de la gestión y la consultoría, de los recursos humanos, etc. Algunos de ellos son tan curiosos como el telesecretariado y la oficina virtual para el emprendedor, la creación de vídeos profesionales para la empresa, el posicionamiento en redes sociales o programas de contabilidad y gestión gratuitos. “Lo original de EmprendeBox es que se presenta como un pack de regalo. Y es que no puede haber mejor opción que regalarle a una persona que quieres un empujoncito para que haga realidad sus sueños”, asegura Candice Laporte, socia y cofundadora de Creaventure, los creadores de EmprendeBox.

En definitiva, estamos sin duda ante una idea de lo más original a la hora de ayudar al emprendedor. De ellos depende, si esta caja mágica se queda en simple curiosidad o, por el contrario, se convierte en una herramienta a tener en cuenta a la hora de poner en marcha una pyme.

laexperienciacom

Emprendedores con ingenio: LaExperiencia.com te ayuda a quejarte

laexperienciacomVirginia Carantoña estaba harta. Ella era una habitual de las compras por Internet, y todos los meses realizaba su pedido a Eroski.es. Pero siempre se encontraba con el problema de que los yogures que recibía estaban próximos a caducar.

Cansada de no encontrar solución en el servicio de atención al cliente de los supermercados vascos, Virginia descubrió una página web llamada www.laexperiencia.com, que prometía convertirse en el vehículo de comunicación entre el consumidor y la empresa, y cursó su protesta. A los pocos días, recibió una llamada telefónica de Eroski en la que la pedían disculpas explicándola, además, las causas del error y prometiéndola que no se repetiría. Por si fuera poco, en su próximo pedido mensual, Virginia no tendría que hacer frente a los seis euros de costes de envío.

El caso de esta compradora online es un buen ejemplo de los objetivos que busca esta nueva start-up española. “Queremos ayudar a los consumidores a que comuniquen de forma gratuita sus experiencias de compra a las empresas y a que compartan esas experiencias con los demás. Por su parte, a las empresas les aportamos una información útil para que puedan fidelizar o recuperar a sus clientes. En definitiva, queremos mejorar el mundo a través de las opiniones de los consumidores”, explica Honorio Ros, director general de LaExperiencia.com

Devolver la fuerza al consumidor

Pero, ¿por qué crear una empresa para ayudar a quejarse? “Según un estudio de la American Managment Association, las empresas no reciben ninguna queja del 90% de los clientes que han perdido y, lo que es más relevante, un cliente insatisfecho comenta a una media de 10 personas su descontento. Por lo tanto, muchas empresas no saben realmente lo que sus clientes opinan de ellas ni de sus productos y servicios y es ahí donde LaExperiencia.com quiere contribuir a que cada vez sea mayor el número de clientes que comuniquen sus experiencias de compra, tanto positivas como negativas, para que las empresas ofrezcan un mejor servicio”, añade Ros.

Para ello, y conscientes de que escribir una carta de queja, felicitación o sugerencia supone un esfuerzo para el consumidor, desde esta empresa se le allana el camino para que no tarde más de tres minutos en todo el proceso. El método para llevar a cabo la comunicación con la empresa es el siguiente:

1. Se selecciona el tipo de comunicación (queja, alabanza/felicitación, pregunta o sugerencia) y se escribe el nombre de la empresa y el sector al que pertenece.
2. Se elige el modelo de carta y se completa seleccionando las diferentes opciones en los desplegables, pudiendo añadir los comentarios que se estimen oportunos.
3. Se selecciona cómo quiere que se envíe su experiencia de compra totalmente gratis: fax, correo postal…

“Lo que buscamos es que cada vez sean más clientes los que ‘hablen’ con las empresas y creemos que LaExperiencia.com es la herramienta idónea por varios motivos: es gratis, ya que asumimos el coste de los envíos de carta y fax; es sencilla, facilitando al usuario la redacción de su carta con los diferentes modelos predefinidos y es independiente: no estamos vinculados a ninguna empresa o institución de ahí que el usuario sienta total libertad para expresar lo que desee”, señala el director general de LaExperiencia.com

Esta primera versión de LaExperiencia.com va dirigida al público de habla hispana y próximamente saldrá la versión en inglés. Por otro lado, su modelo de negocio implica que sean las propias empresas las que paguen los envíos de las quejas o las alabanzas a sus servicios. Está claro que habrá que esperar a que lo consigan. Por el momento, la idea de que el consumidor sea consciente de su poder ya es reseñable.

eneko knorr_ideateca

Ideateca, los reyes de los juegos para móviles, plantan la bandera en Silicon Valley

eneko knorr_ideatecaEneko Knörr sólo ha necesitado una pelota y una canasta para idear una aplicación con la que codearse con la élite mundial de la tecnología. El programa en sí recibe el nombre de iBasket y se ha convertido en una de las 10 apps más vendidas en la tienda de Apple, consiguiendo más de 13 millones de descargas en todo el mundo. Fruto de ese éxito Ideateca, la empresa que Knörr creó en 2007, ha decidido hacer las maletas y abrir oficina en la cuna de la tecnología: Silicon Valley. “Es la mejor forma de dar a conocer un videojuego”, explicó Knörr en una entrevista recientemente.

Aventurero por naturaleza, este emprendedor vitoriano asume las felicitaciones actuales a sus ideas con la misma naturalidad que las críticas y la incomprensión recibidas en sus comienzos. Y es que ahora es sencillo comprobar cómo las aplicaciones y los juegos para los dispositivos móviles y las redes sociales son la clave del éxito del sector del software de entretenimiento, pero muy pocos confiaban en este campo en 2007, fecha en la que este pionero decidió jugársela. “En ese momento, las grandes compañías seguían apostando por los videojuegos tradicionales de PC o consola, despreciando el negocio de aplicaciones más sencillas para los teléfonos móviles. Ellas despreciaron este negocio y ahora se han dado cuenta de su error”, explica Knörr.

Clave del éxito: la búsqueda del cliente global

Ideateca, en cambio, apostó desde un principio por un mercado que ya supone el 30% del total del sector de los videojuegos, alcanzando una facturación de más de 2.000 millones de euros, con gigantes como la estadounidense Zynga, los creadores de Farmville. Y esto no ha hecho nada más que empezar. “Cada día se venden 820.000 smartphones y todos son clientes potenciales”, añaden en Ideateca.

Y es precisamente en esa búsqueda de una globalización forzosa donde ha acertado esta empresa vasca.De hecho, su primera aplicación, Filesocial, iba dirigida a los usuarios de la red social Twitter, otorgándoles una herramienta para que fuera más sencillo compartir archivos.

Más tarde, Ideateca evolucionó al diseño de videojuegos para dispositivos móviles buscando introducir un concepto innovador que implicaba a los jugadores la posibilidad de competir con usuarios de cualquier lugar del mundo real. Esa es la clave del éxito de iBasket, un videojuego cuyos usuarios se reparten por países punteros del sector como Estados Unidos, Corea o Japón.

En la misma línea de globalización e innovación se encuentra una de las últimas creaciones de Ideateca, el juego Videopuzzle, una aplicación para iPhone que incorpora una cámara integrada al propio juego. Ganador del prestigioso premio App Circus, el videojuego ya ha sido descargado por más de tres millones de usuarios.

El próximo reto de Eneko Knörr está en aprovechar su presencia en Silicon Valley para ponerse en contacto con grandes fabricantes y operadores de dispositivos móviles como Samsung, para integrar sus aplicaciones en los móviles.

amazon-españa-pymes

Aprovéchate de la llegada de Amazon a España

amazon-españa-pymesHace menos de un mes, el gigante del comercio electrónico desembarco en España  con toda su artillería, a través de www.amazon.es. Como es normal, su llegada ha supuesto una revolución en el sector, y ya se han escuchado voces de diversas editoriales que aseguran que la página estadounidense está forzando acuerdos con precios irrisorios para los intereses de los grandes editores nacionales. Pero como en casi todos los cambios, siempre puede haber gente que se beneficie de las peleas de los mayores. Y en el caso de Amazon, los beneficiarios de su aterrizaje son pymes y autónomos.

Y es que la llegada de la tienda de comercio electrónico no implica solo la posibilidad de comprar en la misma sin sufrir los trastornos de envío y aduanas que había cuándo las compras provenían del otro lado del Atlántico, sino que también se presenta en nuestro país un servicio que la página utiliza en otros territorios donde está presente:  Amazon Marketplace.

¿Qué es el servicio Marketplace?

Se trata de una ventana a las empresas o particulares que quieran vender su inventario de productos usados a través de Amazon. ¿Ventajas? Sin duda un gran escaparate con millones de visitas diarias que pueden dar el impulso definitivo a las ventas de un  comercio o de un autónomo. Además, la confianza que en el consumidor final despierta una marca tan reconocible, que provocará que el comprador pierda el miedo a adquirir un producto en un pequeño negocio online. Y por si quedara alguna duda, es la propia Amazon la que garantiza que comprar productos usados a los vendedores de Amazon Marketplace será tan fácil, cómodo y seguro como hacerlo directamente a través del site americano.

De momento, cuando se lance Marketplace en España, sólo se podrán vender libros usados. Pero lo lógico es que en un futuro se pueda utilizar Amazon para promocionar cualquier catálogo que esté relacionado con las múltiples opciones que vende la propia página de comercio electrónico (discos, libros, tecnología, regalos, películas,…).

¿Cómo funciona?

Como se decía en el párrafo anterior, el servicio de Marketplace no está disponible en España, pero Amazon espera poder inaugurarlo antes de que acaba al año, al estilo del que tienen en otros países donde están presentes,  como Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Italia, etc. Cuando llegue ese momento, y si todo funciona igual que en otros territorios, se comenzará a vender siguiendo un método bastante sencillo. La propia web proporciona una herramienta desde la cual se pueden subir los productos, además de otras con las que se puede gestionar el catálogo. Una vez que los productos estén colgados, cualquier cliente puede adquirirlos utilizando las pasarelas de pago y la tecnología de la propia Amazon.

Tras hacerse efectiva la compra, el vendedor recibirá un correo en el que se le ofrecerán dos opciones: mandar los productos a Amazon para que sean ellos los que se encarguen de la logística, o dejarlo todo en manos del propio vendedor. Obviamente, la primera opción acarrea un coste extra.

¿Cuánto cuesta?

Existen dos opciones claramente diferenciadas, la del vendedor individual y la del vendedor profesional. El individual no paga una tarifa fija mensual por utilizar el servicio, sino que abonará 1,44 euros por cada venta, teniendo un límite mensual de 40 transacciones. En cambio, el profesional pagará 44,85 euros al mes pero podrá utilizar sin límites el servicio Marketplace.

¿Más ventajas?

De apuntarse a esta curiosa forma de vender y promocionar nuestro producto es importante saber que podrá hacer transacciones en todos los países de Europa donde Amazon está presente. Todavía habrá que esperar, pero estamos sin duda ante una herramienta que bien puede ser aprovechada por el pequeño comercio.

pau-garcia-mila-nuevo-zuckeberg

Pau García-Milá, el Mark Zuckerberg español

pau-garcia-mila-nuevo-zuckebergEste país tiene la fea costumbre de no valorarse lo suficiente, y tampoco la de valorar a sus mejores exponentes. Se ve en el deporte, donde al más pequeño tropiezo de leyendas como Rafa Nadal o Fernando Alonso, se les acusa de que, sencillamente, están acabados. En el mundo de la empresa y el de los emprendedores, no ocurre exactamente esto, sino un desconocimiento absoluto sobre los líderes españoles que tenemos en los negocios.
Un buen ejemplo de esta característica tan nuestra es el de Pau García-Milá uno de los fundadores y creadores de EyeOS. Aunque el 99% de las personas no tengan ni la menor idea de a qué nos estamos refiriendo, es interesante conocer que este chaval inventó con poco más de 18 años la nube. Y es que EyeOS no es otra cosa que un sistema para dejar archivos en la Internet, algo muy de moda ahora y que recibe el nombre de cloud computing, pero que García-Milá ideó en 2005.
Su historia es muy similar a la de Mark Zuckerberg. Al igual que el fundador de Facebook,  García-Milá no era un estudiante modelo y tardó menos de seis meses en ser expulsado de la Universidad, donde había empezado a cursar Ingeniería Informática. Lejos de amilanarse siguió estrujándose el cerebro para dar con una idea que le permitiera crear una empresa. Y esta idea llegó de la forma más rocambolesca posible.

Una calle en cuesta tuvo la culpa de todo

Cuentan que, allá en 2005, una calle con una pronunciada cuesta en la localidad de Olesa de Montserrat (Barcelona) separaba las casas de García-Milá y su amigo Marc Cercós, cofundador de EyeOS. Para ahorrarse paseos, ambos idearon un software que les permitía dejar en Internet  los archivos que necesitaban para trabajar. Así inventaron lo que hoy conocemos como la nube, el futuro de Internet para compañías como Google o Apple.
El proyecto fue fraguandose y hoy, con sólo 25 años, ambos amigos dirigen una compañía de más de 30 empleados, que tienen en su cartera a clientes como IBM, Telefónica, y que ya ha triunfado como proyecto a nivel internacional.

Comienzos muy complicados

A la hora de poner en marcha EyeOS, sus fundadores se encontraron con que se habían adelantado dos años en el tiempo y así los posibles clientes les decían que para qué necesitaban tener archivos en la nube si cada día los ordenadores tenían discos duros con mayor capacidad. Pero dos hechos ocurridos en 2007 cambiaron el orden establecido. El primero fue que empezó a sonar a nivel mundial la idea del cloud computing, de poder trabajar desde cualquier parte del mundo con tus archivos. Y, el otro, fue que aparecieron los smartphones y las tablets, dispositivos pensados para conectarse a Internet pero no para almacenar información.
Dicho y hecho. Con un mercado ya maduro, EyeOS empezó a darle vueltas a la idea de cómo ganar dinero con un proyecto que era gratuito, y que era utilizado sobre todo por autónomos y pymes. La solución llegó con los servicios que la empresa ofrece a los grandes clientes, tales como soporte, mantenimiento, programación y consultoría. De momento, nombres como IBM, Telefónica y Orange ya cuentan con la herramienta de EyeOS, usándola también como Intranet.
El futuro no puede presentarse más de cara para García-Milá y Cercos. Además, la llegada de gigantes como Google, Microsoft o Apple a la nube es ideal para EyeOS. “Las grandes multinacionales te dan un servicio pero les tienes que dar obligatoriamente tu información, ya que tú como cliente no tienes infraestructura. Te obligan a que confíes en ellos. Por eso hay muchas empresas y Gobiernos que no pueden trabajar con los grandes y prefieren hacerlo con nosotros. De hecho, desde que llegó Google al cloud computing tenemos más clientes”, aseguró García-Milá en una entrevista reciente.