Entradas

empatia

La importancia de la empatía en los nuevos negocios

La empatía es la clave

El investigador holandés Frans de Waal, especializado en psicología, dijo en una ocasión que la empatía era “el pegamento que mantenía unida a la sociedad”. A pesar de ello, se trata de una habilidad que, en demasiadas ocasiones, suele no ser tenida en cuenta en el mundo empresarial. Cuando se habla de liderazgo se suelen valorar más virtudes como inspirador, influyente, potente… Pero rara vez se destaca que el jefe tiene empatía.

Construir y mantener la unidad

Aunque esté relegada a un segundo plano, tener la capacidad de ser empático es positivo para mantener alta la moral de la plantilla y para resolver problemas; en consecuencia, permite a una persona construir relaciones significativas y duraderas con las que les rodean. En otras palabras: se trata de un  ingrediente clave y subestimado en los negocios de éxito ya que, además, es fundamental para construir una cultura de éxito en la empresa.

Empatía y simpatía no es lo mismo

Muchas veces se cae en el error de confundir la empatía y la simpatía en el mundo de los negocios, cuando en realidad se trata de conceptos completamente diferentes. La empatía es la capacidad de entender los pensamientos, las emociones y los sentimientos de otras personas, mientras que la simpatía puede llevar a generar sentimientos de pena por las desgracias de otras personas. Es decir, provoca una serie de emociones que no ayudan en los negocios. Por el contrario, la empatía, o lo que es lo mismo, la capacidad de ponerse en la piel de otra persona, otorga importantes ventajas a la hora de ejercer el liderazgo en la compañía.

Resulta evidente que los emprendedores que dispongan de esa capacidad lo tendrán más sencillo para generar negocios que funcionan. De todas formas, la empatía puede entrenarse. A continuación, mostramos diversos caminos para desarrollar la empatía en el lugar de trabajo y que, por tanto, permite conocer lo que realmente le ocurre a la gente que nos rodea.

Prestar atención

Un emprendedor que pretenda adquirir la capacidad de ser una persona empática necesita que sus propios pensamientos no impidan tener en cuenta lo que sienten otras personas. De lo contrario, se puede generar un ambiente tóxico en el entorno de trabajo. No es positivo que todas las decisiones de una empresa se guíen por lo que una sola persona siente. Es imprescindible valorar las emociones e intereses del resto. Eso es empatía y elevará la moral de la plantilla hasta el punto de lograr que todos se esfuercen por remar para alcanzar la meta de pertenecer a un negocio rentable que respeta los sentimientos de todos aquellos que forman parte de él.

Para alcanzar esta comunión con el equipo no basta solo con escuchar a los demás. Los líderes de los nuevos negocios también deben discernir sobre los significados que se esconden detrás de las palabras, llegando a valorar el qué se dice y, sobre todo, el cómo se dice. Hay ciertas expresiones faciales o gestos o la propia cadencia a la hora de comunicar el mensaje que dan pistas y que, incluso, pueden llegar a contradecir lo que se está pronunciando. La persona empática debe ser consciente de ese lenguaje no verbal para reflexionar sobre ello y sacar las conclusiones adecuadas.

Querer escuchar

Además de ser observador hay que estar dispuesto a escuchar. Mostrarse abierto y accesible a que las personas que nos rodean nos cuenten sus problemas incrementa el nivel de confianza en el líder de la empresa; circunstancia que, sin duda, beneficia la implicación de la plantilla con los objetivos y metas de la compañía. Por tanto, hay que querer escuchar lo que se nos quiere comunicar. Da igual que sean nuevas ideas para mejorar el negocio o inquietudes relacionadas con la ambición personal del individuo en cuestión. En todo momento, el emprendedor debe mostrarse empático con sus subalternos. Será uno de los mejores planes de negocio que pueda llegar nunca a elaborar.

¿Por qué es fundamental la empatía?

En una encuesta realizada por la consultora Development Dimensions International (DDI) a unos 15.000 líderes empresariales se concluyó que la empatía era lo que más influía en el rendimiento de los empleados. ¿Por qué? Pues porque una de la características de la empatía es que es la vía por la que se transmite la visión de la compañía. Por tanto, permite que los empleados se sientan o no parte de un conjunto integrado. Los emprendedores que aspiren a liderar negocios que funcionen deben esforzarse por compartir los éxitos de la compañía con los empleados con la idea de que estos sientan la empresa como suya propia. Revistas, correos, reuniones… Cualquier canal es válido con tal de que genere una cultura de empatía y cohesión en el entorno de trabajo.

En otro trabajo realizado por la firma Businessolver se concluye que el 31 por ciento de los empleados cree que la obtención de beneficios es lo que único que importa a la compañía en la que trabajan, y que los directivos no se preocupan por lo que realmente ocurre en los escalones más bajos de la pirámide de mando. Esta estadística indica que una gran cantidad de trabajadores en todo el mundo contempla su trabajo como un lugar sin emociones, oscuro, exigente, dominado por la presión con tal de alcanzar el único objetivo de la organización que es el éxito financiero a expensas de la fuerza laboral.

Una empresa que esté dentro de ese 31 por ciento tendrá problemas, ya que la moral de los empleados es baja y, por tanto,  su productividad se resentirá. No se puede olvidar nunca que las personas son las bases del éxito. Mediante la promulgación de un enfoque más empático se va a generar un ambiente de trabajo más respetuoso, positivo y productivo para la compañía. Esa es la gran importancia del liderazgo basado en principios empáticos: sacar el máximo de la gente que le rodea.

claves_marcas

7 claves para que una marca destaque

Solo en España existen más de 3,2 millones de empresas. De ellas, la mayoría son firmas pequeñas. Incluso si solo una mínima porción de esa cifra compite con usted en su mismo sector, constituye un número abrumador. Y más aún en esta época donde el consumidor está más informado que nunca. La única manera de destacar en ese inmenso universo es a través de la marca. Pero se trata de una tarea que no resulta sencilla, debido a la inmensa competencia y a la dificultad de elevar el nombre de nuestra empresa por encima del resto.

Desde este post vamos a definir siete cualidades en las que los emprendedores deben trabajar a la hora de elaborar el plan de gestión y marketing. Será la única manera de lograr el objetivo de crear una marca que sea recordada por sus virtudes en la conciencia de los consumidores.

Marca innovadora

La gran mayoría de las marcas de los negocios de éxito destacan en el campo de la originalidad. Si intenta imitar la enseña de un competidor, la sociedad se quedará sin razones para elegirle y no seguir apostando por el original. Por tanto, toda su gestión en este sentido debe huir de copiar al resto. No se puede construir nada reseñable si sus mensajes de marketing se basan en clichés ya establecidos y explotados con mayor o menor acierto por otros competidores. Por tanto, es imprescindible explorar aquellos caminos que nadie ha tomado antes y desarrollar una imagen de la empresa que le corresponda solo a usted.

Franqueza

Antes quizá se podía tener éxito (aunque a corto plazo) engañando al cliente. Ahora tomar esa dirección implica un sonoro fracaso. Como ya se ha comentado, el consumidor tiene a su alrededor fuentes de información infinitas con la que podrá averiguar si lo que usted ofrece es real. En este contexto, resulta un error mayúsculo contestar a sus clientes en redes sociales mediante respuestas generales copiadas de otro lugar. Se debe, por tanto, enseñar el lado humano de la empresa, su cultura, y conversar con los clientes desde un punto de vista humano. Quizá se cometan errores, pero es el único método para forjar relaciones con sus consumidores a largo plazo.

Accesible

Las mejores y más populares marcas de los negocios rentables son entendibles para su público objetivo. Pongamos el ejemplo de que sus compradores son gente de avanzada edad. Cometería un importante fallo si genera una cultura de marca excesivamente moderna con un lenguaje incomprensible de entender para estas personas. En este caso es mucho más provechoso apostar por la simplicidad en todo. Tanto el nombre, como el producto que se ofrece, como la comunicación corporativa, deben coincidir con los conocimientos de su clientela. Así se logrará mayor interacción con la marca y destacar dentro de su nicho de mercado por encima de sus rivales.

Atrevimiento

A la hora de elaborar una marca, el riesgo es un buen aliado. Por norma general, genera una recompensa. Las marcas más audaces y atrevidas triunfan al no tener miedo de experimentar con nuevas técnicas o tomar posturas controvertidas dentro de la industria. Es una forma de destacar dentro de un campo en el que todos son más o menos similares. De esa forma, consiguen alienar a una parte de su audiencia, llevándosela a su terreno.

En este sentido, cabe destacar un ejemplo de una gran empresa en un sector en el que todas eran lo mismo: el eléctrico. La llegada de Ignacio Sánchez Galán a Iberdrola supuso una transformación. Antes, todas las grandes energéticas españolas (Endesa, Iberdrola, Gas Natural, Fenosa…) eran lo mismo para el cliente. Incluso su color corporativo era el azul. Nadie era capaz de diferenciarse. Entonces llegó Galán, apostó por la energías renovables y convirtió a Iberdrola en la eléctrica verde. De esa forma, la firma logró destacar y hacerse un nombre. ¿Resultado? Hoy es la mayor eléctrica de España por capitalización bursátil, ingresos y beneficios.

Constancia

Todos los esfuerzos que usted lleve a cabo en aras de destacar del resto se quedarán en nada si no es consistente. Los mensajes de las empresas calan poco a poco en el público. De ahí que sea preciso mantenerlos en el tiempo para alcanzar el objetivo de ser reconocido y reconocible. Esta virtud le ayudará a fidelizar a los clientes, ya que se sentirán identificados con los valores que su negocio defiende.

Visibilidad

Es lógico que si nadie le conoce le resulte imposible generar una marca. El emprendedor debe hacer un gran esfuerzo en lograr que su enseña sea visible. Está obligado a aprovechar las oportunidades que se dan en los múltiples canales de comunicación para hacerse visible lo antes posible. Solo diversificando las fuentes a través de las que se transmite el mensaje se consigue llegar al mayor número de destinatarios finales.

Debe generar valor

La última cualidad y, sin duda, la más importante es que una marca de un negocio de éxito debe generar valor. Es decir, debe ofrecer algo y no limitarse a ser un mero nombre que no descubre nada de la compañía. La enseña debe corresponderse con el negocio. Si usted destaca por la calidad, debe incluir esa cualidad como pieza central del plan de gestión comercial y marketing. De lo contrario, todos los esfuerzos realizados en los seis apartados anteriores serán en vano.

sin_marketing

¿Pueden existir negocios rentables sin marketing?

sin_marketingVamos a empezar este post dando respuesta a la pregunta que nos hacemos en el titular. Y se trata de un rotundo no. Ningún negocio, por pequeño que sea, puede sobrevivir sin nada de promoción, publicidad o marketing. Este hecho es todavía más reseñable si tenemos en cuenta que en esta web hablamos de pymes y startups a las que muy pocos conocen. ¿Cómo demonios se va a hacer alguien un nombre si nadie tiene la menor idea de su existencia?

 

A pesar de esta evidencia, cuando se estudian los motivos que llevan a que el 75% de los nuevos negocios no sobrevivan más de dos años, y que el 80% no llegue a cinco, nunca se habla del marketing. En la mayoría de los casos, esta elevada mortalidad se achaca a la gestión, los problemas de financiación y tesorería, a los sistemas… En definitiva, a mil y una causas, pero se suele pasar por alto que la firma que acaba de bajar el telón jamás haya hecho una campaña de publicidad, ni offline ni online.

 

El marketing es tan importante que solo es necesario pensar a qué se dedica un gigante como Coca-Cola. Alguno podría decir que elaboran refrescos, que cada cierto tiempo lanzan un nuevo producto, etc. Sí, todo eso es cierto. Pero la realidad es que más del 70% de los recursos económicos de la compañía se centran en actividades que tienen que ver con la marca. Y con toda la lógica del mundo. Si ya tienes el producto, solo te queda venderlo. Y ahí es donde entra de lleno la publicidad y el marketing.

 

Este ejemplo debería servir a todos aquellos empresarios que cortan estas partidas sin el más mínimo problema o que, sencillamente, jamás han invertido un céntimo en dar a conocer su empresa. Un grave error, ya que hablamos de un departamento que es capaz de generar ingresos. Sin él, estos sencillamente se resienten demasiado. Por eso, vamos a repasar de forma rápida algunos de los motivos que deberían de llevar a una pyme o startup a considerar el marketing como un activo vital para el negocio.

 

Edificar una imagen reconocible
Ya lo hemos mencionado, pero es que la clave que explica el éxito o no de una firma pasa porque se sepa qué existe. Un producto no es nada si no tiene detrás una imagen y un nombre que lo acerquen a la sociedad. Para lograr esa conexión es necesario fomentar la presencia de la compañía en todos los soportes publicitarios disponibles.

 

Aunque se piense a veces que sí, en la mayoría de los casos los clientes no vienen solos. Es necesario ayudarles y eso se logra a base de diferenciarse del resto. El hecho de que en la actualidad la sociedad esté más conectada y viva en un mundo digital es beneficioso para los emprendedores. Internet ofrece infinidad de herramientas gratuitas que permiten promocionar un producto o servicio sin necesidad de invertir dinero. Solo se requiere de creatividad y de esfuerzo. Con ambas virtudes se puede obtener un marketing muy efectivo. Un buen ejemplo en este sentido serían los food trucks, una iniciativa americana que se está poniendo de moda en España. Estos restaurantes sobre ruedas anuncian los menús y dónde estarán presentes a través de las redes sociales.

 

Ayuda a conseguir socios

En  los primeros momentos de vida de una empresa, una de la obsesiones de los emprendedores es la de buscar alianzas que permitan arrancar el negocio. Se trata de firmar acuerdos con distribuidores, con otros socios, con fábricas, etc. Para avanzar en este tipo de negociaciones es importante que la firma tenga unas credenciales. Las personas se fían más de empresas que sean atractivas y que tengan buena imagen. El marketing es la herramienta ideal para lograr elevar la cultura de la compañía y darla a conocer.

 

Crea la marca
La sociedad no compra empresas, sino que adquiere marcas. Esto es un concepto que debe tener en cuenta todo emprendedor. Nadie entra en Punto Fa pero sí en Mango, que es lo mismo. Inditex es para los periódicos y las revistas, las personas se dejan el sueldo en Zara. La enseña es lo que llega a la mente de los consumidores y es lo que impulsa la compra.

 

Es la única forma de diferenciarnos del resto y, obviamente, el marketing debe enfocarse a la marca. La empresa no le interesa a nadie, salvo al emprendedor.

 

Convierte a una startup en líder

El marketing está detrás de que muchos compren el iPhone en vez de otro smartphone de similares características, pero de una empresa que no tiene una marca tan reconocible. También es el secreto que se esconde entre Samsung y rivales chinos como Xiaomi, Meizu o Huawei, que son capaces de fabricar dispositivos de funcionalidades casi idénticas a mitad de precio. A pesar de ello, el consumidor paga el doble por llevar en el bolsillo un Samsung o un iPhone. Detrás de ese acto totalmente irracional solo está el poder de una marca.

 

El marketing tiene la capacidad de convertir una startup en un líder mundial. Si no que se lo digan a la propia Apple. Steve Jobs ha sido quizá uno de los empresarios que mejor ha aprovechado las bondades de la publicidad.

 

Es capaz de generar ganancias

No conviene confundir entre facturación y beneficios. Las ventas siempre tienen que ser menores que los costes para obtener ganancias. Esto es el ABC de cualquier negocio. Pero muchas veces la propia concepción del negocio no permite jugar con márgenes holgados. Es el caso de las empresas de economía colaborativa como Uber o Airbnb. A éstas solo les queda el marketing para poder obtener beneficios de un servicio que casi facturan a precio de coste. Las ganancias vienen del volumen de ventas. Y éste solo puede crecer con el conocimiento del producto o del servicio. Lo mismo ocurre con otro tipo de servicios como el streaming. ¿Alguien piensa que Netflix podría ganar dinero cobrando 10 euros al mes a sus abonados si no tuviera más de 75 millones de clientes?

 

La tabla de salvación en los tiempos de crisis

Cualquier empresa tendrá que padecer en algún momento un bache en la economía o una crítica furibunda de clientes por fallos en algún producto o servicio. Un plan de marketing y comunicación integral es primordial para superar estos baches.

 

En resumen, el denostado marketing es la piedra filosofal que se esconde detrás del éxito de la mayoría de los negocios. Por eso su importancia para una pyme es capital. De hecho, quizá sea la clave que lleve a que un emprendedor se convierta en empresario. Y que una firma que acaba de dar sus primeros pasos tenga un futuro a largo plazo. En otras palabras: sin marketing, la profesionalización de un negocio no existe. Tampoco la internacionalización.

comentarios_clientes

Consiga un negocio rentable gracias a los comentarios de los clientes

Aunque parece que ha pasado un siglo, la realidad es que hace sólo un par de décadas era imposible saber lo que un cliente opinaba sobre los productos o servicios que ofrecía una firma. La dificultad se acrecentaba si hablábamos de pymes. Para las compañías de reciente creación fundadas por emprendedores obtener información se convertía en una labor de gran dificultad. Por fortuna, los tiempos han cambiado y ahora existen decenas de canales por lo que podemos recibir el feedback de los consumidores. Algo que es fundamental para conseguir un negocio rentable.

 

Además del aumento de herramientas de comunicación (email, redes sociales, mensajería instantánea, etc.), la retroalimentación es, en la actualidad, más efectiva por el cambio de los propios clientes. Ahora, las personas que pagan por lo que usted vende no se callan nada. Al contrario, no dudan en comunicarle cualquier incidencia que pueda haber ocurrido. Les encanta compartir sus conocimientos con usted porque están convencidos de que su empresa hará caso y mejorará la experiencia de compra en general.

 

Por desgracia, muchas veces el esfuerzo de los consumidores suele terminar en saco roto. Otras veces no es así, pero ellos no se enteran. Aquí le vamos a explicar unos sencillos pasos para saber aprovechar ese tesoro de información que la sociedad nos entrega gratis. Las mejores formas de mejorar nuestra relación digital con los clientes.

 

Siga a sus clientes donde quiera que vayan

Una de las claves de los negocios rentables es discernir dónde están las prioridades. Se le puede dar muchas vueltas, pero lo primero de todo es la persona que compra lo que nuestra marca ofrece. De ahí debe partir todo. Si no, el chollo se termina. Este punto de partida implica que, en ocasiones, habrá que hacer de tripas corazón y lidiar con gente molesta y agresiva. No importa lo complicado que resulte empatizar con la sociedad. Su obligación es ponerse en sus zapatos y aprender a escuchar.

 

Olvide las tormentas de ideas que realizan en la empresa porque seguramente las mejores ideas le llegarán de un seguidor de su empresa. Usted tiene que acompañar y seguir a sus clientes donde quiera que estos vayan. Si se ponen en contacto a través de redes sociales, aumente su presencia en las mismas y discuta con ellos. Si resulta que le hablan por correo electrónico, siga la misma táctica basada en la conversación. Este proceso le llevará también a diferenciar a sus consumidores. Estarán los que no aportan nada y los que tratan de ayudar. Un negocio rentable debe identificar siempre a los más útiles y multiplicar sus esfuerzos con ellos. De esa forma, esas personas apreciarán su disposición a escuchar y discutir y seguirán apoyándole.

 

Muestre a sus empleados las opiniones que llegan del exterior

En Estados Unidos lo suelen llamar wall of love (muro del amor) y se trata de pintar una pared de la oficina con las opiniones más positivas que llegan de los comentarios de los clientes. Nos referimos a aquellas en las que un comprador ensalza hasta límites infinitos nuestro trabajo. Crear esa especie de pancarta con las cosas maravillosas que hace la empresa es una herramienta de motivación perfecta para nuestra plantilla de trabajadores. Ellos también deben saber que su labor diaria sirve para mejorar la vida de las personas.

 

Como es lógico este “muro” también puede ser un envío de correos a su plantilla en la que se incluyan este tipo de comentarios. Tampoco debe olvidar la retroalimentación. Los clientes también deben saber que usted utiliza su información para motivar a su gente. Eso le generará buena imagen de marca en Internet.

 

Para terminar, tampoco está de más que los empleados conozcan dónde están los errores. Pero en este caso no es buena idea construir un muro de la vergüenza. Basta con hacer llegar la información a los interesados pero de forma particular. Si el fallo en concreto es responsabilidad de un individuo. Solo el interesado debe ser el receptor del feedback del comprador.

 

Muestre su interés por las sugerencias

Una de las acciones más útiles que se pueden hacer con la retroalimentación es aprovecharla y demostrar que su empresa hace caso de esos conocimientos. En otras palabras: usted debe devolver el favor que le hacen y contar a los cuatro vientos que la sugerencia X que le llegó por parte de un consumidor anónimo la han incluido en su última revisión de su catálogo de productos o servicios. Y es que no conviene olvidar que los clientes son las personas que más tiempo pasan con sus referencias. Y ellos serán los que al final conozcan mejor las fortalezas y debilidades del mismo.

 

Esta es una estrategia que siguen siempre las firmas de software. Lanzan un título y esperan a que les lleguen los comentarios de los usuarios. Así arreglan los problemas con el lanzamiento de  actualizaciones. Esta forma de funcionar es tremendamente útil. Primero, se crea un vínculo emocional con la sociedad. Y, segundo, será la mejor forma de mejorar nuestro producto.

 

Premie las mejores opiniones

Las grandes compañías suelen dar regalos a las grandes ideas. Es una de sus múltiples maneras de innovar. Aunque a menor escala, un emprendedor también debe saber cómo premiar los mejores conocimientos que recibe de los compradores. Con los que más se esfuerzan quizá no baste con un simple correo de agradecimiento. Cualquier obsequio (vales descuento, ofrecerles primicias…) será bienvenido y constituirá un acicate para que esa persona siga en contacto con su negocio, que sin duda, ya se habrá convertido en uno muy rentable.