Entradas

transformacion_digital

Las claves de la transformación digital para pymes y autónomos

Todos los empresarios coinciden en que la transformación digital es un paso necesario que todas las empresas deben afrontar para ser competitivas en el futuro. Pero una cosa es decirlo, y otra muy diferente hacerlo. Es cierto que las grandes multinacionales se han visto obligadas (y no en todos los casos) a incluir la tecnología en su propia cultura empresarial,  pero no ocurre así con los emprendedores que poseen pequeñas empresas.

En el caso de las pymes y autónomos, todo eso llamado industria 4.0 y salto digital se acostumbra a ver como lejano, ya que se tiende a creer que no afecta de forma directa al negocio actual. Aunque pueda parecer que hay tiempo, la realidad es que retrasar ese paso tendrá consecuencias desastrosas en el futuro. Un negocio, por grande o pequeño que sea, no puede ir en contra de sus clientes. Y si el consumidor actual es digital, el negocio también tiene que serlo.

No cumplir esa directriz es condenar al fracaso a todos los negocios que funcionan en la actualidad, pero que es seguro que no lo harán en pocos años. Para evitarlo, desde este blog proponemos una serie de puntos que se deben tener en cuenta para convertir nuestra pyme en 4.0. Un buena forma de afrontar el cambio en un negocio pequeño es iniciando una tienda online y aprovechar el proyecto para abrir la firma a la era digital.

Estudiar la situación de la compañía

De cara a poner en marcha un proceso de digitalización es necesario saber la posición de partida. Solo así se podrá iniciar el cambio, con la introducción de los procesos, para acabar el proyecto 4.0 situando a la tecnología junto al cliente en el centro de todas las decisiones que la empresa toma.

La transformación debe ser prioritaria

Cuando ya sepamos con claridad en qué situación se encuentra la compañía, el siguiente paso es colocar el proceso de transformación digital como la prioridad número 1 de la firma. De esa forma se le dedicarán los recursos y el tiempo que sean indispensables para concluirlo con éxito.

Busca la plataforma de comercio online que mejor se adapte a sus intereses

Una vez que conozcamos cómo está la empresa y tengamos el 100 por cien de los recursos puestos en el paso digital, quizá sea el momento de arrancar nuestra tienda online, ya que se trata de un recurso perfecto para llevar la cultura digital a toda la compañía.

Pues bien, para encontrar una plataforma de venta digital adecuada se pueden seguir dos métodos. El primero es utilizar algunas de las aplicaciones estándar del mercado, como Prestashop, Magento, WooCommerce, Shopify, etc., y añadirles las extensiones que necesite nuestra tienda. En la mayoría de estos casos, la plataforma es gratuita y son las extensiones las que hay que pagar. Pero se trata de una pequeña inversión que suele dar buenos resultados. Eso sí para disponer de una tienda online única y diferenciada sobre el resto de competidores, lo mejor es contratar a una firma y pedir un desarrollo a medida. Será más caro, pero a la larga compensará, siempre y cuando se haya acertado con las personas a las que se les ha pedido el trabajo de desarrollar la tienda.

Aprovechar la tienda para dar paso a la tecnología

Dado que poner en marcha una tienda online obliga a la incorporación de diferentes aspectos tecnológicos en la empresa, es importante que el resto de departamentos y aspectos de la firma estén predispuestos a aceptar la irrupción digital. Si no se da ese paso, se habrá desaprovechado un momento ideal para afrontar el salto al 4.0 y se habrán desperdiciado recursos en un proyecto (la tienda) que estará condenado al fracaso. Y es que mantener los procesos tradicionales no casa con el comercio electrónico que requiere de mayor agilidad y decisiones en tiempo real.

Transformar digitalmente a los empleados

La ya conocida por algunos como nueva revolución industrial no se queda solo en incluir procesos tecnológicos en la empresa, sino que va mucho más allá. Los empleados también deben ser conscientes de que los métodos de trabajo que se utilizaban hasta ahora están obsoletos. De ahí que la obligación del emprendedor de cualquier nuevo negocio sea la de formar a su plantilla para que también pueda afrontar el salto sin problemas. Será la única forma de que el componente humano no estropee la inversión realizada, por ejemplo, para poner en marcha la tienda.

Ponga en marcha un plan para la implementación de los procesos

La tienda online requiere de un plan táctico eficaz para darla a conocer y aprovechar su potencial. Pero ese proyecto se puede extender a la transformación digital en su conjunto dejando claro el tiempo de desarrollo y el equipo que es necesario para afrontar el proceso en toda su complejidad.

Pida ayuda externa

Es obvio que una misma persona no puede ser a la vez experta en todo. Quizá sea buena en poner en marcha un negocio pero carezca de los conocimientos necesarios para afrontar con éxito la transformación digital. De ahí que no se deban tener inconvenientes (más bien al contrario) en contar con apoyo de consultores externos a la hora de afrontar los procesos en los que la empresa está inmersa.

imagen de pasteles en vitrina tienda

Consejos para que pymes y autónomos convenzan al cliente remiso

Mantener la relación

Todo emprendedor sabe que obtener el “sí quiero” de un cliente remiso es todo un reto y que una vez conseguido, conviene mantener esa relación. Se trata de una realidad básica de cualquier negocio que aspira a sobrevivir en un futuro lejano.

Persuadir al cliente

A lo largo de toda la historia empresarial, se han escrito incontables artículos y obras tratando de explicar que es lo que hace que el consumidor acepte lo que un vendedor le ofrece. Con esta idea, la habilidad de saber persuadir destaca sobre cualquier otra. Pero en el mundo de los negocios esta capacidad no es fácil de obtener.

Es una realidad que un cliente se sentirá más predispuesto con las referencias que la empresa pone a su disposición cuando se le da algo personalizado o inesperado, ya que aspira a poseer los productos o servicios que no puede encontrar en cualquier otro lugar. De ahí que las ofertas limitadas en el tiempo se antojen como una buena estrategia para incrementar la capacidad de persuasión del negocio.

La confianza

Éste factor también es muy importante para ganar en este sentido. En esta línea, las pymes y autónomos deban ensalzar su capacidad diferenciadora sobre el resto de rivales del sector en el que desarrollan su actividad económica. Con todo, existen otros factores fundamentales que destacamos a continuación.

La importancia de la reciprocidad

La sociedad del siglo XXI reclama que las empresas devuelvan a la sociedad algo de lo que ésta les da. Esta máxima es lo que está detrás de las estrategias de responsabilidad social corporativa de las grandes empresas. Los pequeños negocios no deben obviar esta realidad y subirse al carro de la reciprocidad. Es obvio que una pyme no puede aspirar a mejorar la situación de un colectivo determinado debido a que su situación financiera no se lo permite. Pero eso no quiere decir que bajo ese principio de exigencia del consumidor actual se le conquiste a través de promociones personalizadas.

Un producto escaso es más apetecible

Cromos, sellos, libros, discos, videojuegos… La lista de productos del pasado que se venden a precios superiores a los que tuvieron cuando fueron lanzados al mercado es inabarcable. Refleja con ello que la nostalgia puede ser un gran negocio. Pero también indica que el consumidor prefiere adquirir un bien escaso a otro popular. Los pequeños negocios pueden aprovechar esta peculiaridad de la sociedad actual e incluir un valor añadido en sus referencias que las hagan únicas. Sin duda, esa estrategia es positiva de cara a incrementar el número de clientes y el precio de los productos o servicios.

Una empresa debe desprender autoridad

Los prescriptores digitales son capaces de provocar que una referencia se coloque como el mayor éxito del año (o justo lo contrario) con solo colgar un vídeo en YouTube o escribir en un blog. Las empresas deben reconocer este hecho innegable y convertirse también en expertos recomendadores de sus propios activos. Para ello deben transformarse en expertos y ser capaces de elevar su credibilidad por encima del resto de cuestiones. En el pasado, lograr este estatus era sencillo. Bastaba con un diploma en la pared que reconociera nuestra valía profesional. Pero, como ya se ha dicho, en el mundo digital actual es imprescindible que la empresa desprenda autoridad en todos los canales de comunicación existentes.
La consistencia, también aporta
No se trata de ser pesados. Pero una firma eleva sus posibilidades de éxito con los clientes si tiene una línea de negocio y comercial consistente. En otras palabras, el emprendedor debe huir de una gestión en la que los volantazos predominen sobre el resto. Es mucho mejor ser predecible y atesorar una sólida trayectoria.

Atención al cliente, clave

Aunque parezca obvio las personas están más predispuestas a adquirir lo que se les ofrece si su interlocutor les cae bien. Este hecho refleja la importancia de una buena gestión comercial y de marketing y, también, de los servicios de atención al cliente. Lejos de lo que se pueda pensar, estos departamentos no solo son importantes tras la adquisición de los productos. En la actualidad, mucha gente los utiliza para probar la calidad del servicio postventa incluso antes de adquirir el producto.

No se debe olvidar el consenso

Aunque esté relacionado con el argumento de la consistencia, el usuario busca un consenso cada vez mayor a la hora de adquirir un bien. De ahí que para los negocios que funcionan, o aspiran a ello, sea una obligación lograr que un número cada vez mayor de clientes estén satisfechos con sus referencias. De esa forma se logra un efecto arrastre que impulsa las ventas de los productos nuevos.

dos chicas mirando una pantalla de ordenador

Errores que los emprendedores deben evitar cuando se trabaja en equipo

Los retos de los emprendedores

Crear un equipo de trabajo sólido y en el que todos remen en la misma dirección no es tarea fácil. De ello son conscientes los emprendedores que se afanan por encontrar gente afín con la que sea fácil tener confianza. Pero una vez que se logra un conjunto de empleados con los que es factible desarrollar la labor diaria, existen nuevos retos a los que hay que enfrentarse.

Para superar esos obstáculos y lograr un equipo de trabajo que funcione a largo plazo es imprescindible que las pymes y autónomos no cometan los errores que a continuación detallamos.

Liderazgo mal ejecutado

Pongamos dos ejemplos para entender lo que significa el error de ejercer un mal liderazgo. Imaginemos una orquesta repleta de prestigiosos músicos pero que al mando de la batuta tiene al director equivocado, que se muestra incapaz de dar entrada a los diferentes instrumentos en el momento adecuado. El resultado, sin ningún género de dudas, será desastroso. Lo mismo ocurrirá con un gran guión, un buen equipo técnico y unas actores excelentes si el director de la película no es competente. Nada podrá salvar que el film sea un fracaso.

En los nuevos negocios ocurre lo mismo. De ahí que sea imprescindible que el máximo responsable de una empresa sea capaz de crear un entorno competitivo, con la idea de extraer a los mejores líderes para que se encarguen de coordinar las diferentes áreas de trabajo. Se trata de una tarea muy importante para los emprendedores. Además un buen directivo no debe olvidarse de impulsar la existencia de un ambiente sano en la oficina, ya que es clave para el trabajo en equipo. Por tanto, en caso de que existan problemas entre varios elementos, es aconsejable intervenir y aislar a los conflictivos de cara a no perjudicar al grupo.

Comunicación deficitaria

La comunicación es vital para que existan buenas relaciones. Sin ella es sencillamente imposible, ya que genera que no se transmitan con claridad las directrices a seguir y las estrategias que deben acompañar a los líderes de cada sector de la empresa. Los buenos emprendedores deben saber comunicar eficazmente.

Por tanto, un buen líder debe esforzarse para que su equipo entienda el mensaje con claridad. Con esta idea, se debe poner especial énfasis en el canal elegido para realizar la comunicación. Cuando queremos transmitir ideas secundarias o resolver cuestiones puntuales, el entorno electrónico y digital es válido (mail, WhatsApp…). Pero cuando se pretende comunicar un mensaje de especial relevancia, lo peor que se puede hacer es mandar un texto por una aplicación de internet, ya que refleja escasa profesionalidad y rompe la buena comunicación del equipo.

Sin duda en esos casos nada mejor que el cara a cara. Y en caso de que sea imposible, al menos, una llamada telefónica.

Organizar reuniones que no sirvan para nada

Basta con preguntar a cualquier empleado de este país para darse cuenta de que en España se organizan demasiadas reuniones que se alargan en el tiempo y que no sirven para nada. De ahí que los emprendedores deban huir de este tipo de acciones improductivas que retrasan la consecución de los objetivos.

Para evitarlo, se debe tener un estricto orden del día en cada reunión y las intervenciones (tanto de jefes como del resto de la plantilla) deben ser breves. Es obvio que debe respetarse el turno de palabra y no levantarse ni distraerse con cuestiones ajenas mientras dura la reunión. Lo que sea necesario con tal de que la duración de la misma no exceda de un máximo de una hora, salvo casos en los que extenderse sea absolutamente imprescindible.

Olvidar que motivar al equipo debe ser una constante

Los negocios que funcionan o aspiran a hacerlo no deben obviar que la plantilla debe estar motivada en todo momento. De ahí que deba reconocerse siempre y en todo lugar el buen trabajo que ciertas personas realizan. Es cierto que no es posible otorgar siempre una compensación económica. Pero eso no es excusa para ensalzar la buena labor de las personas. Y si es en público, mejor que mejor.

El emprendedor no debe huir de dar un abrazo o un apretón de manos a aquel o aquellos empleados que han alcanzado con nota los objetivos marcados, ya que pocas cosas pueden sustituir el hecho de que un jefe reconozca tu valía. Sin duda, este tipo de actitudes incrementa la motivación y fomenta la competitividad y la armonía en la empresa.

El negativo efecto del individualismo

Un equipo de trabajo se puede descomponer rápidamente si algún miembro del mismo trata de destacar por encima del resto. Si eso ocurre, el emprendedor debe tener cuidado ya que el ser individualista suele trabajar solo prescindiendo de la labor de equipo. Para evitarlo, el responsable debe explicar con nítida claridad lo que quiere y el método colaborativo con el que pretende conseguir el objetivo marcado. En otras palabras se debe orientar al trabajador para que se integre en la dinámica de grupo. Y si no fuera posible, pues sacarlo del grupo, ya que su presencia es dañina para el resto.errores_trabajo_equipo

Mano sobre gráficas de plan de negocio

Motivos por lo que debe disponer de un plan de negocio

La causa que lleva a la mayoría de las empresas de reciente creación a fracasar es porque carecen de un plan de negocios definido. Así de claro. Sin unos objetivos marcados y un camino para alcanzar tales metas es imposible prosperar. Al menos así lo indican todos los estudios especializados. Según sus conclusiones, las firmas de reciente creación que disponen de una hoja de ruta durante su primer año de existencia fueron capaces de incrementar su capital el doble que aquellos otros negocios que carecían de plan.

Tamaña diferencia explica que un plan de negocio es mucho más que una receta para alcanzar el éxito. Se trata de la mejor solución para fijar los objetivos a alcanzar. También sirve para testear el progreso, rendir cuentas y posibilita una visión global de la firma.

Gracias a ello el emprendedor lo tiene mucho más fácil para identificar los puntos débiles de su negocio y actuar en consecuencia. También podrá conocer cuáles son sus factores diferenciadores con el resto de rivales. Todo ello constituye una gran ventaja competitiva. Descubrir las áreas fuertes y más sensibles permite encontrar soluciones de forma más rápida y eficaz.

Es una realidad que todos los negocios que funcionan cuentan con un plan de negocios definido. De ahí que el objetivo de este post sea explicar los motivos por los que realmente es necesario que su negocio cuente con una hoja de ruta.

Definir los objetivos y el plan

Montar un negocio es un gran paso para cualquier emprendedor. De ahí que llevado por la emoción del momento sea habitual que la pasión y el entusiasmo lleve a perder el orden que toda empresa necesita. Un plan de negocio servirá, precisamente, para evitar dar pasos en falso y permitirá que todo el esfuerzo que, sin duda, requerirá el inicio de la aventura empresarial no sea empleado en balde. En otras palabras, aumenta las posibilidades de éxito  en los inicios al definir objetivos y pasos a dar. De esa forma un emprendedor no podrá equivocarse ya que conocerá el capital que necesita para lograr el objetivo, las habilidades necesarias y el talento que requiere para desempeñar dichas habilidades.

Anticipar los gastos

Es una realidad que el coste de poner en marcha una empresa y alcanzar unos objetivos marcados no son fijos y requerían de nuevas inversiones de capital a medida que vaya creciendo el negocio. Además siempre pueden llegar imprevistos como una mayor competencia de la esperada en un nuevo mercado, o durante el lanzamiento de un producto. Un plan de negocios, sin duda, ayudará a anticiparse a estos gastos ya que predice el montante de las operaciones.

Un ejemplo para entender su utilidad podría ser el de una empresa de reciente creación enfocada a los servicios. Es una realidad que el plan servirá para conocer el número de personas que serán necesarias en un futuro para realizar las labores. También podrá contener si es necesaria la apertura de una sucursal para atender a los clientes. Todo ello suponen costes que es mucho mejor tenerlos previstos en un documento.

Conseguir dinero

Ningún inversor medianamente profesional va a invertir en una firma que carece de una hoja ruta definida. De ahí que la existencia de un plan de negocio se antoje fundamental en los negocios que funcionen y en aquellos que requieren de una inyección financiera extra para lograr los objetivos.

Las mismas ventajas ofrece un plan a la hora de poner a la venta la empresa o abrir el capital para que entre un nuevo socio en el accionariado. Gracias a ese documento será mucho más sencillo explicar los motivos que han llevado al emprendedor a tomar las decisiones.

Control sobre el negocio en sí

Un negocio con una o dos personas y un campo de acción limitado es fácil de controlar. Pero todo es mucho más complicado a medida que la firma va creciendo y se amplía tanto su radio de acción como la magnitud de las operaciones. En esos casos, disponer de un plan de negocios permitirá al emprendedor saber lo que tiene entre manos y, por tanto, ser capaz de tomar decisiones acertadas.

Actualizar los objetivos

Un plan de negocios no es un documento que se redacta en una ocasión que coincide con el más temprano inicio de la empresa y que se olvida en un cajón. Muy al contrario se trata de una guía que debe acompañar a la firma a lo largo de su vida. De ahí que deba ser adaptado y cambiado de manera casi constante.

El mero hecho de obligarse a actualizar el plan permite al emprendedor conocer más detalles sobre la industria, el  sector económico y la propia empresa. Además aumenta el conocimiento sobre los rivales y los desafíos que se pueden encontrar de forma que se posibilita la elaboración de estrategias con antelación para superarlos.

Tenga en cuenta que los negocios de éxito revisan y actualizan sus planes cuando las circunstancias del mercado o de la sociedad cambian. Por tanto, y aunque eso no ocurra, es importante tomarse las actualizaciones como un trabajo más que debe hacerse.

Fotografía modelo sentada en sofá

¿Cómo lograr que las imágenes sean oportunidades de negocio online?

El arte de las imágenes

En el cuartel general de Inditex en la localidad de Arteixo (A Coruña) existe un inmenso espacio dedicado a realizar fotografías de las prendas que posteriormente serán puestas a la venta en las distintas tiendas online de la cadena textil. Allí, un buen número de modelos, fotógrafos y diseñadores realizan un sinfín de pruebas e imágenes hasta que logran dar con la instantánea que consideran perfecta para representar el producto.

Seas grande o pequeño, no descuides las imágenes

Tamaño esmero refleja con claridad la importancia de la imagen en cualquier firma que utilice el canal digital para llegar al cliente. Es obvio que una pyme no puede dedicar los mismos recursos que la propietaria de marcas como Zara. Pero eso no es excusa para descuidar la imagen con la que ilustrar las referencias que se ponen a la venta por internet.

No se puede olvidar que el consumidor que se acerca a nuestros productos o servicios a través de la red solo cuenta con el sentido de la vista para realizar o no su compra. De ahí que sea imprescindible generar y mostrar instantáneas de la mayor calidad posible para tener posibilidades de convencerle. Eso sí, eso solo se puede lograr si antes se dispone de una buena tienda online adaptada a los dispositivos móviles, que son un instrumento cada vez más fundamental en las compras de los usuarios.

Consejos sencillos e imprescindibles para mejorar las imágenes

Teniendo en cuenta todo lo anterior, vamos a mostrar a continuación unos consejos muy sencillos, pero imprescindibles, para perfeccionar las imágenes de los productos y alcanzar el objetivo de que la imagen genere oportunidades de negocio.

Utilizar solo imágenes en alta resolución

Es cierto que para mantener  el interés del usuario es necesario que el tiempo que tarda en cargar una página web sea corto. Pero eso no es óbice para permitir que las imágenes que se suban al site tengan mala calidad. Muy al contrario las instantáneas iniciales que se hacen a un producto deben ser en alta resolución para asegurar un visionado perfecto en página.

Y es que solo partiendo de originales con calidad se podrá trabajar posteriormente para rebajar su tamaño pero sin que esta acción conlleve pérdida de calidad en el visionado. Para ello será necesario contar con un buen equipo fotográfico. Es cierto que habrá que realizar una inversión pero sin ella es imposible lograr que una imagen pueda generar ingresos. De hecho, si se hace mal lo único que reportará son pérdidas, ya que el posible usuario abandonará la tienda online y se irá a otro lugar donde pueda ver con claridad los productos que quiere adquirir.

Utilizar un formato estándar como JPG

Aunque existen infinidad de formatos para las fotos digitales, las buenas tiendas online suelen trabajar siempre con imágenes JPG, PNG o GIF. El motivo es que otros formatos que quizá ofrecen mayor calidad de visionado suelen dar problemas en internet. Quizá haya navegadores que los reconozcan pero otros no. De ahí que para evitar inconvenientes posteriores con imágenes que no se ven en pantalla sea importante centrarse en los formatos establecidos.

Trabajar con tamaños manejables

Las pymes y los autónomos que tienen negocios que funcionan por internet poseen páginas webs sencillas que cargan rápido aunque integren un buen número de imágenes. Para lograrlo es necesario obtener instantáneas que pesen poco para no saturar los servidores pero sin que este hecho conlleve pérdida de calidad. De ahí que nuestras fotos en alta resolución que hicimos en el primer paso de estos consejos deban ser tratadas y transformadas a formatos como GIF o JPG que reducen megas de peso pero sin reducir la calidad.

Realizar fotos desde diversos ángulos

Uno de los principales problemas que el usuario se encuentra a la hora de comprar por internet es no poder tocar ni oler el producto. De ahí que sea necesario que la imagen que se muestra sea capaz de transmitir todas esas sensaciones que el consumidor no tiene en los canales digitales. Es obvio que un emprendedor no podrá conseguir nunca reflejar el tacto de una tela con una foto. Pero sí que puede sustituir esa sensación dando al cliente la posibilidad de apreciar el producto desde todos los ángulos posibles para que sea capaz de hacerse la idea más fidedigna posible de lo que va a adquirir.

Siempre fotos en color

Aunque parezca obvio conviene recordar que a la hora del comercio electrónico, las imágenes en blanco y negro están descartadas, ya que los estudios demuestran que el 90 por ciento de las decisiones de compra de un producto tienen que ver con el color.

Trabaje el encuadre de las imágenes

El esfuerzo no debe centrarse solo en el producto, lo que rodea al mismo también es importante. El cliente no quiere ver una referencia colocada sobre un fondo blanco. Al igual que en los escaparates de las tiendas prefiere observar el artículo en un contexto adecuado que refleje su utilización real.

Centre la atención en lo importante

Aunque el cliente digital es partidario de ver el artículo en su entorno, tal y como se decía en el punto anterior, el emprendedor debe esforzarse porque la mirada del usuario se centre siempre en el objeto principal. Aquel que queremos que compre. De ahí el buen funcionamiento que los diseños minimalistas tienen en este tipo de tiendas online.

nuevos_negocios

La importancia de la marca en los nuevos negocios

La marca y la opción más cara

Una marca con personalidad, o prestigiosa, o de culto es lo que se encuentra detrás de muchas de las decisiones de los consumidores. Es lo que hace que en el supermercado se compre Fairy en vez de otro detergente de distribuidor. Es lo que origina que se adquiera Coca-Cola en vez de la bebida carbonatada de marca blanca. Ahora bien, ¿de verdad la diferencia que existe entre los productos con el nombre del fabricante y los que promociona el supermercado es tan extensa? ¿Es tan enorme como para pagar el doble? La respuesta objetiva es que en la mayoría de los casos, las diferencias no son tan grandes, y a pesar de ello, se prefiere la opción más cara.

¿La marca hace único al producto?

Como se puede ver, la marca es fundamental para incrementar las ventas de una empresa. La importancia de una buena enseña es lo que hace que los clientes se lancen en masa a adquirir el último iPhone e ignoren otros dispositivos con características similares y a mitad de precio. Una buena marca logra que para la conciencia de las personas estemos ante productos o servicios únicos cuando en realidad no lo son tanto.

Un emprendedor debe tener esto en cuenta  y situar a su enseña en el centro de su gestión comercial y de marketing. Para potenciar la importancia de la marca en la sociedad en el caso de los nuevos negocios es necesario descubrir qué es lo que las hacen tan atractivas para nosotros.

Es cierto que construir una marca legendaria como, por ejemplo, Harley Davidson o Rolex es un logro al alcance de los elegidos, pero los ingredientes necesarios para generar una enseña de culto son siempre los mismos. De ahí que en este post tratemos de reflejar cuáles son las constantes que debe tener una firma de éxito.

La personalidad de la marca debe impregnarlo todo

Una marca con aspiraciones de traspasar el imaginario de la sociedad debe tener una presencia constante y unitaria en todos los aspectos que genera la empresa. Su personalidad y valores deben estar presentes en elementos como el logo, las cartas, la web, las redes sociales, el diseño de los productos o servicios, la tienda online, el servicio de entrega a domicilio y hasta en las respuestas que se dan a los clientes desde el departamento de atención al cliente.

Solo una enseña en perfecta sincronía y unificada es capaz de obtener la personalidad suficiente y distintiva como para ser reconocible durante años y dar cabida a todo tipo de productos o servicios. Un ejemplo en este sentido es Virgin. El paraguas de la marca es tan amplio que es capaz de contener en su interior las decenas de negocios totalmente diferentes que presenta la firma comandada por Richard Branson.

La calidad importa, pero la clave está en la experiencia del cliente

Una marca que representa a un mal producto o servicio no tiene ningún futuro. Esa es una realidad inamovible. Es como una película con un mal guión. Por muy bueno que sea el director o los actores, si no hay una historia decente que contar no se puede aspirar a producir un buen film. Pues en la empresa pasa lo mismo. La calidad está siempre detrás de los negocios que funcionan. Pero esta característica que podía servir para diferenciarse en el pasado, no tiene tantísima importancia en la actualidad, debido a que la sociedad digital da por hecho que lo que se vende viene con calidad de serie. De ahí que la maca deba ofrecer algo más para destacar frente al resto. Ese extra o valor añadido que el emprendedor debe aportar es una experiencia óptima para el cliente. Su enseña debe ir un paso por delante y sorprender y aportar ese valor añadido que la convierte en única.

Anticiparse a las tendencias

Para alcanzar el estatus de mítica, una marca debe ir siempre por delante de lo que piensa el consumidor. Solo así será capaz de satisfacer sus necesidades. Para conseguirlo, el emprendedor debe estar siempre atento a las tendencias que comienzan a surgir en el mercado para tener lista su solución en el momento indicado. El mejor ejemplo en este sentido es la Apple de la primera década del siglo XXI cuando sorprendió e innovó con el iPhone justo en el momento en el que la sociedad estaba preparada para manejar dispositivos táctiles. También McDonald’s fue consciente de la cada vez mayor preocupación por la comida sana con el lanzamiento de ensaladas o con menús adaptados a cada país.

La marca, por tanto, debe conocer esa tendencia o preocupación global que está a punto de surgir y anticiparse. De esa forma conseguirá incrementar su importancia en la conciencia de los clientes y podrá aspirar a convertirse en esa enseña diferenciadora, clave en cualquier negocio que funciona.

errores_web

Los errores más graves de las webs de los nuevos negocios

Diseño y características, la clave para evitar errores

En la actualidad, parece que para tener una página web con visitas solo es necesario invertir en posicionamiento y en redes sociales. Es decir, parece que con gastar dinero en diversos aspectos relacionados con el marketing online ya se consigue el tráfico. Eso es cierto, pero el problema es que si no se cuenta con un diseño y unas características específicas de calidad en la página, esa inversión y ese ingente volumen de tráfico no valdrán absolutamente para nada. Llegarán los errores y las visitas, según lleguen, se irán si no existe nada que les retenga.

Lejos de lo que pueda parecer, el marketing online ha llevado a muchas empresas consolidadas y a nuevos negocios a descuidar su site, lo que constituye el primer gran error en las webs. Y es que sin un buen diseño no se conseguirá convertir a los visitantes en clientes. Y, por tanto, todo el dinero dedicado a posicionarnos mejor en Google y a ser conocidos en redes sociales no se traducirá en ventas en nuestra web.

Adiós errores

Para evitarlo es necesario elaborar una página regida por las características que mostramos a continuación y, como es obvio, no cometer los errores de los que hablaremos más adelante.

Los emprendedores que busquen que sus inversiones en Internet sean lo más rentables posible deben desarrollar un site corporativo que siga estas sencillas reglas: debe llamar a la acción, debe ofrecer algo, debe tener un enfoque muy concreto, debe tener una buena resolución, debe incluir herramientas sociales y debe ser agradable para el internauta, con encabezados destacados y un buen contenido

Quizá todo esto le parezca simple y elemental en cualquier página web. Pero basta con darse una vuelta por la red para comprobar cómo la mayoría de las páginas de las grandes empresas se han olvidado de estas normas tan sencillas.

Los errores más comunes

Como se decía antes, el buen diseño no es óbice para recordar los grandes errores que se cometen en los sites y que evitan atrapar a los visitantes. Y que, por tanto, no repiten los negocios que funcionan.

 

  • Carecer de objetivos

Si una página web carece de elementos que inciten a pulsar en links porque no cuenta con ofertas o alicientes o, simplemente, información interesante, no servirá para nada. De ahí que sea necesario evitar que la inversión realizada en el canal digital acabe en saco roto. Por tanto, jamás se debe cometer el error de minusvalorar los elementos que contendrá el site.

 

  • No es aconsejable copiar los de la competencia, ya que entonces se pierde el elemento sorpresa.

Y es que si un internauta aterriza en una página que no le ofrece nada más que otra en la que ha estado recientemente, huirá de forma fulminante.

Una de las mejores maneras de conseguir un objetivo claro para el visitante es disponer de un diseño atractivo en el que destaquen los títulos. Será la mejor forma de llamar la atención del lector obligándole a permanecer más tiempo en la página. De esa forma estará más cerca de convertirse en cliente del negocio, que es el que debería ser nuestro objetivo final.

 

  • Confundir a la audiencia

De cara a dar un mensaje claro a los internautas es fundamental que se ofrezca la información que realmente quieren conocer. De lo contrario se sentirán frustrados y abandonarán la página. Por tanto, la mejor manera de no caer en el error es formularse las siguientes cuestiones: ¿quién es mi cliente? ¿sabe de mi empresa? ¿y de mis productos? ¿cómo puedo hacer que compren productos?

Solo cuando tenga respuesta para estas preguntas, estará preparado para abordar las necesidades y presentar soluciones en las que sus futuros clientes podrían estar interesados.

 

  • No se entiende

Muchas veces las webs de las empresas están escritas con un lenguaje que no se entiende con solo echar un vistazo o realizar una lectura diagonal. Eso constituye un error de bulto que expulsa a los posibles clientes de la página. No se debe olvidar que los sites empresariales no son lugar para poetas o escritores de novelas. Aunque la magnitud de los párrafos y del lenguaje utilizado le parezcan interesante, no se olvide nunca de la regla de los cinco segundos, que es el tiempo que una persona dedica a saber de qué va la página. Si en ese escaso intervalo de tiempo, no ha sido capaz de captar su atención y explicarle las características de su empresa o de sus soluciones o servicios, olvídese de contar con él como futuro cliente.

 

  • No explicar los beneficios

En ocasiones, las páginas que venden productos o servicios se centran en describir las características de lo que ofrecen y se olvidan de los beneficios que para el cliente puede tener su adquisición. Una buena página web que presente el objetivo de atrapar a los visitantes no puede caer en este error. Es importante, por tanto, incluir en la estrategia de marketing todos los aspectos relacionados con las virtudes de lo que ofrecemos.

Solo solucionando una carencia que los internautas puedan tener se tienen posibilidades de que se conviertan en clientes. Con esta idea, y para aumentar ese porcentaje de opciones de ganar nuevos clientes, es necesario conocer las necesidades de los clientes e incluir esa información en la estrategia de marketing y en el desarrollo de los productos o los servicios. Será la manera ideal de que nuestros esfuerzos de marketing obtengan recompensa en la web.

 

preguntas que debe hacerse un emprendedor

Preguntas que un emprendedor debe hacerse para descubrir cuál es su mercado

Conoce la demanda

Muchos negocios que funcionan y que consiguen incrementar año a año sus principales cifras lo hacen porque conocen a sus clientes. Por el contrario, existen infinidad de nuevos negocios que languidecen porque el emprendedor todavía tienen dudas sobre cuál es su mercado.

Conocer la demanda que se puedes tener sobre un producto o servicio es tan fundamental que nadie debería jamás intentar montar una empresa sin saberlo. Debido a ello, le proponemos una serie de preguntas clave para saber si su proyecto empresarial tiene mercado potencial para permitir la supervivencia y el desarrollo del negocio.

¿Quién lo pagará?

La primera pregunta que debe hacerse un emprendedor es la de determinar el volumen de personas que estarían dispuestas a pagar por el producto o el servicio que la empresa ofrece. Es posible que usted considere que tiene una idea genial pero que ésta no es del interés de la mayoría de la población. En ese caso, conviene seguir dedicando tiempo y esfuerzo a redefinir el negocio, porque su apertura constituiría un claro suicidio. Una buena solución para conocer el alcance real de la propuesta es buscar en internet palabras relacionadas con la idea de negocio. Así se podrá hacer una idea del interés que despierta.

 ¿Quién lo ha pagado ya?

Para definir y afinar mejor la solución ofrecida así como el plan de negocio y el comercial, es preferible presentar en sociedad un producto o servicio en fase de prueba y dejar que los consumidores potenciales nos hablen a través de su cartera. ¿Lo compraron? ¿Por cuánto? ¿Lo consideran un precio justo? Toda esa información puede ser muy útil para no equivocarse posteriormente, cuando quizá ya no haya remedio.

¿Definir el alcance real?

Un emprendedor es siempre una persona apasionada con una idea que considera lo mejor que se ha descubierto desde hace muchos años. Por tanto, no es la indicada para conocer el alcance real de nada. De cara a no hacerse suposiciones y  saber la realidad de lo que se ofrece, es importante acercarse a consumidores potenciales para confeccionar una imagen más detallada de la audiencia y reducir esfuerzos de marketing. Así, es aconsejable realizar estudios de mercado, entrevistas a pie de calle u organizar foros. Será la única manera de no sobrestimar el tamaño del mercado.

¿Qué piensan mis contactos?

Quizá organizar reuniones o hacer encuestas pueda ser demasiado laborioso o caro. Pero un emprendedor debe consultar a sus contactos en redes sociales con lo que obtendrá una retroalimentación gratuita, que le dará una idea del interés de la solución que su negocio podría ofrecer.

¿Ser un experto me perjudica?

Muchas veces el emprendedor posee el conocimiento y la experiencia personal sobre el producto o servicio que piensa desarrollar. Pero nunca se debe asumir que esa virtud permite conocer lo que quiere el público objetivo. Hay que preguntarles para saber realmente sus intenciones, ya que éstas pueden no coincidir con las nuestras.

¿Cuál es el modelo de negocio?

Grandes empresas tecnológicas como Snapchat o Twitter arrastran el problema de que carecen de un modelo de negocio claro que les permita obtener beneficio. Quizá por ello el mercado castiga sus títulos, que llevan devaluándose desde hace tiempo. Un emprendedor no debe caer en semejante error. Siempre se debe conocer cómo será el negocio, cómo serán los ingresos, si serán suficientes para cubrir los costes, etc. Si no, mejor aplazar la aparición.

¿Cómo vendo?

Un emprendedor también debe saber cómo va a vender su producto o servicio. Es decir, si puede hacerlo desde entornos digitales o si, por el contrario, necesita presencia física a pie de calle. También es importante definir en el plan de negocio la zona de influencia, ya que no es lo mismo vender en el barrio, en la ciudad, en el país o a escala mundial.

¿Cómo lo hicieron los demás?

Estudiar el camino seguido por la competencia también es un paso necesario que todo emprendedor debe hacer antes de irrumpir en el mercado. No se trata de copiar a los rivales, sino descubrir qué técnicas han utilizado para saber su volumen de consumidores y actuar en consecuencia.

¿Conoce a la perfección a su target?

Además de saber el volumen de mercado que se puede tener es imprescindible también conocer a los clientes. Se debe hacer una investigación para descubrir aspectos demográficos y hábitos de compra de su target objetivo. Solo así se podrá adaptar el negocio a su idiosincrasia y se podrán definir estrategias comerciales y de marketing acertadas.

¿Se puede crecer?

Por último, un emprendedor que ya conoce el volumen y las características de su target debe descubrir si ese público puede crecer o cambiar con el tiempo. Una vez que lo sepa estará preparada para lanzarse a la aventura de desarrollar una solución con buenas posibilidades de alcanzar el éxito en los negocios.

empatia

La importancia de la empatía en los nuevos negocios

La empatía es la clave

El investigador holandés Frans de Waal, especializado en psicología, dijo en una ocasión que la empatía era “el pegamento que mantenía unida a la sociedad”. A pesar de ello, se trata de una habilidad que, en demasiadas ocasiones, suele no ser tenida en cuenta en el mundo empresarial. Cuando se habla de liderazgo se suelen valorar más virtudes como inspirador, influyente, potente… Pero rara vez se destaca que el jefe tiene empatía.

Construir y mantener la unidad

Aunque esté relegada a un segundo plano, tener la capacidad de ser empático es positivo para mantener alta la moral de la plantilla y para resolver problemas; en consecuencia, permite a una persona construir relaciones significativas y duraderas con las que les rodean. En otras palabras: se trata de un  ingrediente clave y subestimado en los negocios de éxito ya que, además, es fundamental para construir una cultura de éxito en la empresa.

Empatía y simpatía no es lo mismo

Muchas veces se cae en el error de confundir la empatía y la simpatía en el mundo de los negocios, cuando en realidad se trata de conceptos completamente diferentes. La empatía es la capacidad de entender los pensamientos, las emociones y los sentimientos de otras personas, mientras que la simpatía puede llevar a generar sentimientos de pena por las desgracias de otras personas. Es decir, provoca una serie de emociones que no ayudan en los negocios. Por el contrario, la empatía, o lo que es lo mismo, la capacidad de ponerse en la piel de otra persona, otorga importantes ventajas a la hora de ejercer el liderazgo en la compañía.

Resulta evidente que los emprendedores que dispongan de esa capacidad lo tendrán más sencillo para generar negocios que funcionan. De todas formas, la empatía puede entrenarse. A continuación, mostramos diversos caminos para desarrollar la empatía en el lugar de trabajo y que, por tanto, permite conocer lo que realmente le ocurre a la gente que nos rodea.

Prestar atención

Un emprendedor que pretenda adquirir la capacidad de ser una persona empática necesita que sus propios pensamientos no impidan tener en cuenta lo que sienten otras personas. De lo contrario, se puede generar un ambiente tóxico en el entorno de trabajo. No es positivo que todas las decisiones de una empresa se guíen por lo que una sola persona siente. Es imprescindible valorar las emociones e intereses del resto. Eso es empatía y elevará la moral de la plantilla hasta el punto de lograr que todos se esfuercen por remar para alcanzar la meta de pertenecer a un negocio rentable que respeta los sentimientos de todos aquellos que forman parte de él.

Para alcanzar esta comunión con el equipo no basta solo con escuchar a los demás. Los líderes de los nuevos negocios también deben discernir sobre los significados que se esconden detrás de las palabras, llegando a valorar el qué se dice y, sobre todo, el cómo se dice. Hay ciertas expresiones faciales o gestos o la propia cadencia a la hora de comunicar el mensaje que dan pistas y que, incluso, pueden llegar a contradecir lo que se está pronunciando. La persona empática debe ser consciente de ese lenguaje no verbal para reflexionar sobre ello y sacar las conclusiones adecuadas.

Querer escuchar

Además de ser observador hay que estar dispuesto a escuchar. Mostrarse abierto y accesible a que las personas que nos rodean nos cuenten sus problemas incrementa el nivel de confianza en el líder de la empresa; circunstancia que, sin duda, beneficia la implicación de la plantilla con los objetivos y metas de la compañía. Por tanto, hay que querer escuchar lo que se nos quiere comunicar. Da igual que sean nuevas ideas para mejorar el negocio o inquietudes relacionadas con la ambición personal del individuo en cuestión. En todo momento, el emprendedor debe mostrarse empático con sus subalternos. Será uno de los mejores planes de negocio que pueda llegar nunca a elaborar.

¿Por qué es fundamental la empatía?

En una encuesta realizada por la consultora Development Dimensions International (DDI) a unos 15.000 líderes empresariales se concluyó que la empatía era lo que más influía en el rendimiento de los empleados. ¿Por qué? Pues porque una de la características de la empatía es que es la vía por la que se transmite la visión de la compañía. Por tanto, permite que los empleados se sientan o no parte de un conjunto integrado. Los emprendedores que aspiren a liderar negocios que funcionen deben esforzarse por compartir los éxitos de la compañía con los empleados con la idea de que estos sientan la empresa como suya propia. Revistas, correos, reuniones… Cualquier canal es válido con tal de que genere una cultura de empatía y cohesión en el entorno de trabajo.

En otro trabajo realizado por la firma Businessolver se concluye que el 31 por ciento de los empleados cree que la obtención de beneficios es lo que único que importa a la compañía en la que trabajan, y que los directivos no se preocupan por lo que realmente ocurre en los escalones más bajos de la pirámide de mando. Esta estadística indica que una gran cantidad de trabajadores en todo el mundo contempla su trabajo como un lugar sin emociones, oscuro, exigente, dominado por la presión con tal de alcanzar el único objetivo de la organización que es el éxito financiero a expensas de la fuerza laboral.

Una empresa que esté dentro de ese 31 por ciento tendrá problemas, ya que la moral de los empleados es baja y, por tanto,  su productividad se resentirá. No se puede olvidar nunca que las personas son las bases del éxito. Mediante la promulgación de un enfoque más empático se va a generar un ambiente de trabajo más respetuoso, positivo y productivo para la compañía. Esa es la gran importancia del liderazgo basado en principios empáticos: sacar el máximo de la gente que le rodea.

secretos_negocios

Los secretos de los negocios que funcionan

Aunque las estadísticas están en contra de los emprendedores al reflejar que tres de cada cuatro intentos empresariales no funcionan, la realidad es que existen un buen número de negocios que funcionan, y que son capaces de superar la delicada barrera de los primeros cinco años de existencia. En este artículo vamos a contarte los secretos. Traspasar esa fecha sin echar la persiana en la empresa es una buena noticia ya que, para todos los expertos, el primer lustro de existencia de un negocio es el más difícil y el más arriesgado. Luego existe un periodo amplio de 10 o 15 años en los que muchas cosas van por inercia y, cuando se acerca el momento de que el fundador deje la empresa, se alcanza otro momento complicado.

Los emprendedores que logran superar todas las dificultades no son superhéroes, sino hombres de negocio que han sabido seguir a rajatabla unos principios fundamentales que todo empresario debe valorar si pretende elevar las posibilidades de éxito de su firma. Como verán a continuación no se trata de nada novedoso, sino de las principales pautas que se deben tener en cuenta, ya que constituyen los secretos de los nuevos negocios que funcionan.

 

Uno de los mejores secretos: Escuchar a los clientes

La idea de una empresa de éxito no es, desde luego, vender lo que uno quiere, sino lo que los clientes quieren comprar. Esta sentencia es un principio básico de todo negocio. Desde siempre, las mejores ideas provienen de los clientes. Por tanto, se les debe prestar siempre atención a todo lo que digan o comenten. No se pueden obviar las indicaciones o sugerencias de las personas que permiten que la empresa siga existiendo. No tiene sentido y ningún negocio se puede permitir el lujo de prescindir de las opiniones y comentarios de los consumidores.

Si no les escucha lo más seguro es que el negocio se hunda y el emprendedor no sepa el motivo que ha conducido al cierre. Tampoco entenderá nunca por qué nadie adquiría sus referencias y sí las de un rival que, en un principio, eran de peor calidad que las que usted ofrecía. Éste es uno de los secretos más importantes.

 

Esté preparado

También es fundamental estar siempre preparado para anticiparse a los problemas. Un empresario debe hacer siempre los deberes por adelantado y predecir cualquier tipo de contratiempo que pueda poner en riesgo al negocio. En el mundo actual, con Internet, la información está siempre al alcance de cualquiera por lo que es menos entendible que nunca que un emprendedor no sea la persona que posea más conocimientos sobre el área económica donde se mueve su negocio.

Hay que recordar  siempre que la preparación es la mejor enseña de profesionalidad que se puede ofrecer a los clientes y será una virtud que será extensamente valorada.

Ofrecer un buen servicio

Piense en algo tan simple y estudiado como puede ser una pizzería que ofrece servicio a domicilio. En principio, la experiencia de muchos podría llevar al error de pensar que se trata de un negocio sencillo en el que no hace falta estudiar demasiado para descubrir cuáles pueden ser sus fundamentales de éxito. Craso error.

 

Cualquier negocio, por sencillo que parezca, puede fracasar si se ofrece un mal servicio

Volvamos al ejemplo de la pizzería. Por muy buen sabor que tenga su comida, si el producto llega tarde o frío al domicilio de los clientes, no tendrá éxito. Da igual que se traten de problemas concretos o de mala suerte, jamás se deben poner excusas para explicar nuestra incapacidad de ofrecer al cliente lo que se merece.

No existen pretextos, ni gimoteos. Un negocio que quiere funcionar debe dar lo que promete siempre y en cualquier circunstancia. Y si por cualquier motivo ha sido imposible se debe premiar al consumidor afectado para retenerle en la base de clientes. Sin olvidar la obligación de solucionar el problema para evitar que vuelva a ocurrir.

Vigilar los costes

Piense en que una empresa es como su familia y que nunca puede deber más de lo que gana. Así de sencillo. Si tiene X, no puede gastar X+Y, sino X-Y. Solo extremando la prudencia en los costes se pueden superar las dificultades que se plantean siempre en los primeros años de vida de una aventura empresarial.

No encerrarse

Por mucho esfuerzo que requiera tener un negocio, que lo requiere, un emprendedor no debe cometer jamás el error de encerrarse entre las cuatro paredes de su despacho y olvidarse de pisar la calle. Solo bajando al barro se descubren las oportunidades y los riesgos del negocio. Por tanto, se trata de otro principio básico que todo nuevo negocio debe tener en cuenta. Y si quieres terminar a lo grande y exportar tu negocio, CESCE te ayudará a conseguirlo.

Saber elegir

Un emprendedor debe ser siempre realista y a la hora de definir la gestión comercial y de marketing de la empresa se debe considerar que no se puede llegar a todo el mundo. Hay que seleccionar un nicho y centrar la inversión en ese entorno. Saber especializarse es fundamental para diferenciar los negocios que funcionan de los que no lo hacen. Aquí te dejamos más claves sobre emprendimiento.

 

Como ha podido ver, mucha de la técnica empresarial, se puede resumir en unos sencillos secretos.

pocos_clientes

¿Cómo lograr que un nuevo negocio crezca con pocos clientes?

En ocasiones, la propia idiosincrasia del producto o servicio que ofrece la empresa lleva a que su base de clientes no sea excesiva. Ejemplos en este sentido podrían ser las firmas de lujo, un negocio que no requiere un elevado número de compradores, ya que por cada uno de ellos obtienen una ingente cantidad de ingresos.

Un nuevo negocio también puede sobrevivir e incluso crecer partiendo de una pequeña base de compradores. Aunque en este caso, la estrategia a seguir no pasa por los elevados márgenes, sino por lograr que de cada uno de nuestros consumidores obtengamos mayores ingresos y beneficios. El primer paso para lograrlo pasa por echar cuentas y descubrir la facturación que obtenemos por compra. A continuación, el emprendedor debe marcarse un objetivo a conseguir de cara a incrementar esos ingresos. Y, por último, se debe poner en práctica una estrategia para lograr el objetivo del punto anterior. Existen muchas maneras de incrementar el ticket medio de cada compra pero desde aquí proponemos cuatro sencillas estrategias que a buen seguro ayudarán a acercar la meta.

 

Personalizar la oferta

Una vez conozca la frecuencia con la que le visita un cliente y su gasto, es el momento de acometer los pasos necesarios para elevar esas cuantías. En muchos casos, lograrlo es lo que separa a los negocios de éxito de los que fracasan. Lo ideal para acometer este decisivo paso es personalizar las ofertas sobre los productos o servicios.

Antes podía existir la excusa del gasto, pero Internet hace que la comunicación con los clientes no suponga coste alguno al negocio, más allá, claro, del de los expertos en marketing digital que le asesoren o, directamente, trabajen para usted. Puede utilizar cualquier herramienta, como correo electrónico, mensajería instantánea, redes sociales, etc. Pero lo importante es que consiga que cada comprador que usted tiene se sienta especial y único. Y para lograrlo, nada mejor que presentarle promociones exclusivas que sean de su interés.

Otra de las ventajas de la tecnología es que ha permitido que el empresario conozca toda la información que necesita sobre sus compradores, lo que se incrementará de forma exponencial las posibilidades de éxito de las ofertas personalizadas.

Debido a los buenos resultados, este tipo de estrategias son utilizadas cada vez con más asiduidad por todo tipo de negocios que funcionan. Las grandes empresas son un buen ejemplo de estrategias que cualquier emprendedor puede replicar. Se podría decir que casi todas intentan personalizar sus referencias. Ejemplos en esta línea son los supermercados Día, que aprovechan la información que obtienen con sus tarjetas de cliente para realizar promociones personales por tiempo limitado. Amazon, El Corte Inglés, las operadoras, los bancos… Todo el mundo sigue esta política en su negocio por lo que las pymes no pueden quedarse atrás en esta carrera por fidelizar y obtener más ingresos por cliente.

Preparar contenido extra del negocio

Una de las razones por las que las empresas funcionan y tienen éxito es porque no se limitan a ver al cliente como a una persona a la que hay sacarle un dinero sino que lo consideran un socio comercial al que se le debe proporcionar un contenido interesante. Con esta manera de pensar, se logran consumidores más comprometidos con la compañía y con sus productos y servicios. También serán más receptivos a la apertura de correos electrónicos promocionales o a interactuar con la empresa en redes sociales. En definitiva, serán más abiertos a no considerar cada información que la firma proporciona como spam.

Para alcanzar ese nivel de comunión con las personas que nos pagan las nóminas nada mejor que poner a su alcance un contenido extra, que será diferente dependiendo del tipo de negocio que se tenga. Pero existen unos fijos que pueden funcionar en cualquier ámbito como los eventos educativos o los vídeos mostrando el funcionamiento de las diferentes áreas de la compañía. Lo fundamental es que el producto sea interesante para que la experiencia del cliente con la marca mejore y, por lo tanto, la tengo más en cuenta a la hora decidir sus adquisiciones.

 

Ofrecer la función de recordatorio

Una vez que se logra la identificación por parte del cliente con la cultura de empresa se puede pasar a un siguiente nivel de comunicación. En este sentido, la empresa está capacitada para convertirse en agenda o prescriptora del consumidor, recordándole a través de un correo electrónico, un tweet, un whatsapp, etc. una promoción por tiempo limitado.

Muchas veces para lograr que se incremente la frecuencia de las visitas no es necesario crear productos o servicios nuevos, sino que basta con recordar al comprador que seguimos estando en el mismo sitio para cualquier cosa que necesite. Por ejemplo, imaginemos que usted tiene una empresa de servicios de limpieza y cuenta con varios compradores que podrían utilizar el servicio una vez por semana, pero que lo hacen cada 15 días. Es probable que con algún recordatorio sobre las ventajas de un mayor uso al final obtenga su objetivo e incremente los ingresos que obtiene por dicho cliente.

 

Convertirlos en prescriptores

Es cierto que el objetivo de este post no es el de incrementar la base de consumidores, sino ampliar los beneficios que se obtienen de cada uno de ellos. Pero también es verdad que una vez obtenido el primer fin, es factible que nuestros propios compradores se conviertan en los mejores embajadores de la marca. Esto es una ventaja que conviene no menospreciar, ya que los entornos digitales son un perfecto altavoz para aumentar el grado de conocimiento de la firma. Circunstancia que, sin duda, nos beneficiará de cara a aumentar tanto ingresos como beneficios.

cuatro_soluciones

Las 4 soluciones que seguro harán crecer su negocio

El crecimiento del pequeño negocio

A pesar de las incertidumbres derivadas de los inciertos resultados electorales de las próximas elecciones en el corazón de Europa, 2017 puede ser un buen año para el crecimiento del pequeño negocio. La recuperación económica española y global y el auge del consumo ayudan a que los emprendedores obtengan mayores beneficios de su actividad empresarial.

Para aprovechar este buen escenario económico de la mejor forma posible, es importante que desde las empresas se impulsen soluciones que ayuden a incrementar el crecimiento tanto de los ingresos como de los beneficios. Desde este post proponemos varios pasos que se pueden aplicar para obtener un plan comercial que motive el alza de las cifras.

Elevar el nivel de clientes y la fidelización de los mismos

Incluir una buena estrategia de contenidos en nuestro plan de negocio es clave para ganar clientes. Para que los contenidos difundidos por la empresa sean vistos como útiles por los consumidores es necesario pensar más en la calidad que en la cantidad. Vale más una buena información semanal que un sinfín de artículos que no aporten nada novedoso.

Según diversos estudios, con un texto de unas 700 palabras que interese a su público objetivo es más que suficiente. Obviamente es importante aprovechar las ventajas que las redes sociales ofrecen en cuanto a difusión de los contenidos. Quizá esto le pueda parecer algo simple, pero colgar un contenido nuevo a la semana crea un hábito en el consumidor que consolida su relación con la empresa.

Otra manera de elevar la confianza con la marca y aumentar la credibilidad de los productos y servicios que la firma ofrece es desarrollando cursos o seminarios digitales a través de la web. Aunque no esté extendido en España, realizar presentaciones sobre cuestiones que afectan a sus clientes, mejoran las relaciones y aportan un valor añadido a la empresa que, en consecuencia, se debería traducir en incremento de los ingresos.

Revisar toda la cadena de producción

La forma de ejecutar un negocio es lo que diferencia a los negocios que funcionan de los que no lo hacen. En ocasiones, el emprendedor considera que con vender el producto o el servicio es suficiente y no se presta la necesaria atención para mejorar la operatividad interna, lo que impide obtener mayores réditos de las ventas.

Pongamos el ejemplo de una empresa que cuenta con maquinaria para fabricar cualquier producto. De momento, un buen mantenimiento del equipo incrementará la capacidad de producción, lo que permitirá llegar a más clientes. También interesa invertir en mejoras, ya que, por ejemplo, con la reducción de residuos, se mejora la efectividad de los procesos y, por lo tanto, se convierten en más rentables para la empresa.

Como es lógico, no todos los emprendedores son especialistas en la mejora de los procesos internos, por lo que conviene contar en el equipo con especialistas que sean capaces de sacar el máximo partido con las herramientas con las que la firma cuenta. Además, un experto resulta clave para prevenir posibles fallos de la cadena de producción que generarían importantes pérdidas.

Incrementar los servicios que se ofrecen

Una de las mejores maneras que existen para que el negocio aproveche el buen momento económico y sea capaz de crecer es añadiendo complementos a las referencias que se comercializan.

En ocasiones, los emprendedores consideran que incluir productos o servicios extraordinarios estará mal visto por los clientes, al considerar estos que se les está tratando de sacar más dinero. Pero esta circunstancia no ocurre cuando se elabora una buena estrategia complementaria y se lanzan nuevos productos o servicios que sí tengan un valor añadido.

Un buen ejemplo en este sentido son las ediciones de coleccionistas o las reediciones en vinilo que la industria de la música lanza de algunos de sus discos estrella. Al ofrecer algo más, el cliente no presenta inconveniente alguno en volver a pasar por caja.

Lanzar promociones agresivas para todos

Si su negocio se lo puede permitir, no tenga inconvenientes en incluir las promociones en su plan comercial. Es cierto que los márgenes se erosionarán pero a cambio se obtienen más ventas y se capta a nuevos clientes a los que se les puede fidelizar con posterioridad con otro tipo de productos o servicios.

También es provechoso a largo plazo incluir en estas promociones a sus clientes más fieles y no caer en el error de apartarlos de las ventajas. Eso es lo que hacen muchos operadores de telefonía y bancos, que lanzan ofertas agresivas para aumentar su cartera de clientes pero se olvidan de premiar a los más veteranos. Esta estrategia es contraproducente porque lo que se gana por un lado se pierde por el otro. Para evitar caer en este error, el emprendedor no debe olvidar que el verdadero valor de un consumidor se obtiene en el largo plazo y no con la primera compra.