Entradas

eurostars_2

Eurostars 2 y el protagonismo de los pequeños negocios innovadores de nuestro país

Eurostars es un programa de innovación europeo, una iniciativa basada en el artículo 185 del Tratado de Lisboa (referente a la participación de la CE en programas conjuntos de Investigación y Desarrollo) cuyo objetivo es facilitar financiación a las PYMEs para desarrollar proyectos transnacionales de I+D orientada al mercado.

Este programa es una iniciativa conjunta fundada por el programa EUREKA y el Séptimo Programa Marco. Sus resultados entre 2007 y 2013 muestran que “ha sido lo suficientemente atractivo para las PYMEs, que merece por tanto la pena su continuación en el futuro y a ser posible, que experimente un incremento de presupuesto”.

Los responsables del programa buscan proyectos que representen una ruptura tecnológica con el fin de promover el crecimiento e internacionalización de los pequeños y medianos negocios innovadores. Cuentan para ello con un presupuesto de casi 1.150 millones de euros para el período 2014-2020 (en el que el programa pasó a llamarse ‘Eurostars 2’), procedentes tanto de los presupuestos nacionales de los 34 países que integran Eureka (75%) como de la contribución que la Unión Europea lleva a cabo a través del programa Horizonte 2020 (25%).

Protagonismo de los pequeños negocios innovadores españoles

Y la última convocatoria de este programa muestra un notable protagonismo de las empresas españolas: en esta edición participarán un total de 54 PYMEs innovadoras de nuestro país. A la convocatoria (que finalizó el pasado mes de septiembre) se presentaron un total de 377 solicitudes de empresas de todo el continente, procediendo de España un total de 82 solicitudes (la mayoría procedentes de PYMEs).

Gracias a las 54 propuestas seleccionadas, nuestro país ostentará durante un año la presidencia del programa Eureka (será la 3ª ocasión en que lo haga), aspirando a “impulsar nuestra imagen de país tecnológico” y a incrementar la participación de las empresas españolas en los proyectos desarrollados en el marco de Eurostars.

El CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad), será el organismo responsable de coordinar la promoción y asesoramiento a las empresas participantes. Su director general, Francisco Marín, ha destacado la importancia de este programa para la colaboración activa que algunas PYMEs españolas mantienen con empresas de otros países, como Corea del Sur, Turquía, Israel, Canadá, etc.

Requisitos que cumplían las PYMEs seleccionadas

Los requisitos que debían cumplir los proyectos seleccionados eran los siguientes:

  • Su duración no debía exceder los 3 años, y los resultados habrán de introducirse en mercado en menos de 2 años tras la finalización.
  • Debían ser proyectos de I+D, cercanos al mercado y de aplicación civil, a realizarse en consorcios de organizaciones independientes de al menos dos países EUROSTARS.
  • El coordinador del consorcio y líder debía ser una empresa catalogada como “PYME intensiva en I+D”.
  • Al menos el 50% del presupuesto del proyecto debía estar asociado a “PYMEs intensivas en I+D” (subcontratación excluida). Ningún país ni socio puede superar el 75%.
  • Para las PYMEs españolas, la financiación a fondo perdido (subvención directa) puede llegar a alcanzar el 60% de los costes elegibles (de manera excepcional hasta el 80%), mientras que las grandes empresas pueden optar a cubrir el 40% de dichos costes (excepcionalmente hasta el 65%).
claves_motivacion

Las claves de la motivación en los nuevos negocios

No vale la pena engañarse. Se puede tratar de vender que lo más importante de un trabajo es el ambiente, el trato con los jefes directos, el trabajo realizado, etc. Pero al final la gran realidad es que una persona se pasa la mayor parte de su vida en un lugar porque tiene que pagar las facturas. Así al menos lo demuestran los estudios que siguen indicando que, al menos, el 70 por ciento de las personas trabajan porque no les queda más remedio si quieren llegar a fin de mes con algo de dinero en la cuenta corriente.

De todas formas, que alguien trabaje por un sueldo no quiere decir que una empresa no deba hacer nada para mejorar el índice de satisfacción y motivación en su plantilla. De hecho, los nuevos negocios deben desarrollar iniciativas para tratar de desligar el efecto salario a la motivación. Si un empleado está realmente feliz con la labor desempeñada, será mucho más sencillo lograr que vea el negocio como algo más que la única forma que conoce para obtener ingresos. De ahí estas sencillas claves que se pueden poner en práctica para elevar la motivación de los trabajadores.

Situar metas que sean accesibles
Tener unas elevadas expectativas de éxito y recompensa es fundamental para elevar el interés por una actividad profesional. Los negocios que funcionan juegan con el nivel de dificultad del trabajo a realizar, de forma que éste no sea inalcanzable. Lo mejor es que requiera un esfuerzo pero que sea posible. Así se evitará la frustración y se creará esa especie de señal de reto que interesa a todo el mundo.

Por tanto, el emprendedor debe ser transparente y claro con lo que espera lograr de cada empleado, además de darle las herramientas y la formación necesarias para que sea capaz de superar los retos planteados. La motivación aumenta cuando hay una recompensa tras la consecución de los objetivos. Por tanto, este aspecto tampoco debe ser obviado por los nuevos empresarios.

Valorar a los mejores
Ya hemos dicho que las personas trabajan duro para ganar un salario y con su esfuerzo hacen crecer a la empresa. Pero siempre existen casos particulares que llevan ese esfuerzo más allá de lo que se precisa. Ese tipo de trabajador debe ser reconocido de alguna forma por un negocio. Da igual que hablemos de negocios innovadores o más tradicionales, saber premiar la entrega incide positivamente en  la motivación del interesado y, también en la del resto, que querrán ocupar su lugar en el futuro.

Es muy probable que las condiciones económicas de la firma no permitan subir la remuneración a esas personas. Pero existen fórmulas que se pueden utilizar para tratar de inculcar en la menta de los trabajadores que la cultura del esfuerzo es el mejor camino para crecer dentro de la compañía.

Dar oportunidades de crecimiento dentro de la organización
La obligación de cualquier negocio online u offline es lograr que el dinero no sea lo único que retenga a una persona en la empresa. Si no se logra, el negocio sufrirá una elevada rotación, lo que sin duda afectará al día a día de la compañía.

De ahí que sea importante para un emprendedor conocer los sueldos que paga la competencia para evitar fugas de talento que sean difíciles de reemplazar. En el caso de que a un negocio le resulte complicado pagar al mismo nivel que otros rivales, se debe intentar fomentar cualquier otro aspecto ajeno al sueldo que pueda servir de acicate para evitar que los empleados cambien de compañía.

En este sentido, dar a los empleados la oportunidad de ver el potencial de crecimiento que pueden tener dentro de la organización siempre es positivo. Motivar al equipo mediante la creación de una tabla de oportunidades y de posibles recompensas futuras, tras cambios de puesto dentro de la organización eleva el nivel de retención. Eso sí, lo que se promete debe ser cumplido para que no desencadene el efecto contrario.

Dar un propósito y una misión acorde con la cultura de la empresa
Un reciente estudio de la consultora Deloitte indicaba que cerca de la mitad de los cambios de trabajo se hacían porque el trabajador no comulgaba con la cultura de la empresa, ni con sus valores. Contar con una política de responsabilidad social corporativa que respete a las personas y al entorno es clave para elevar la motivación de la plantilla en los negocios que funcionan.

Venimos diciendo que la nómina es lo más importante. Pero tampoco conviene olvidar que a nadie le gusta trabajar en un lugar que está alejado de uno mismo y de sus valores. Una empresa, por tanto, debe definir una cultura empresarial, acorde con lo que la sociedad demanda en el siglo XXI. De esa forma, el trabajador tendrá un propósito por el que cree que merece la pena esforzarse.

Cuidar los pequeños detalles
En ocasiones, las empresas se empeñan en no llevar a cabo pequeñas inversiones que no significan nada en una cuenta de resultados, pero que elevan la motivación de los empleados. Son cosas nimias, como máquinas de café, microondas, etc. Carecer de ese tipo de herramientas también supone un caldo de cultivo que eleva la desmotivación, ya que el empleado considera que no es apreciado por los responsables del negocio.