Entradas

bombilla

¿Una idea genial? Así se consigue

El emprendedor, ¿nace o se hace? Nadie viene al mundo con una “bombilla” encima de la cabeza. Pero no por ello hay que resignarse. Un momento cualquiera puede ser el germen de esa idea brillante, genial e innovadora que arranque ese negocio o ese proyecto tan deseado, o que haga despegar esa empresa que ya se tiene, pero que parece estar en punto muerto, y necesita un empujón.

 

Observar ante todo

El primer paso para ser creativo es aglutinar y reunir toda la información que tengamos a mano: la competencia (real o posible), la visita a una feria, los folletos de propaganda de otros negocios… Y, a partir de ahí, empezar a tomar decisiones. Dicho de otra manera: vislumbrar qué es lo que deseamos o necesitamos, meterlo en la “batidora”, y buscar respuestas a nuestras preguntas. Por eso, la primera fuente que nos hará ver el vaso medio lleno es la observación. La vía más rápida para encontrar productos y servicios innovadores es resolver una necesidad insatisfecha, plantearnos la mejora de algo que no era idóneo, meditar en la búsqueda de ideas de negocio. Y, para que tenga éxito, el proceso tiene que crear una respuesta que asombre, novedosa, original e inesperada, incluso para la propia persona que la propone. Todas las facetas de la vida, del trabajo, del propio pensamiento, de la familia… pueden ser esa fuente de inspiración. Un proceso que pasa por tres niveles: comprender y definir el problema; proponer la mayor cantidad de ideas posibles lo más rápido que se pueda; y seleccionar, sintetizar y elegir.

 

Potenciar la creación

Otro método que nos puede hacer llegar a buen puerto es el de preguntar. Las preguntas son una puerta abierta a la innovación. Porque una cuestión realizada a la persona oportuna en el momento adecuado puede proporcionar toda la ayuda necesaria para acceder a una importante cantidad de información e ideas. Tampoco es una mala táctica ver las cosas desde diferentes puntos de vista. Un negocio que ha triunfado puede tener rendijas, o puntos sin tratar, que pueden mejorarlo, o ser el germen de otros diferentes.

También es conveniente que desafíe las suposiciones habituales que hace cuando aborda problemas o define metas. Si las mismas fuesen totalmente ciertas nunca se sentirá sorprendido y nunca podrá crear nada nuevo. Cada suposición que se tiene es una oportunidad para el cambio, la diversión, el perfeccionamiento… en definitiva, un campo abierto para las grandes ideas.

 

Momento adecuado

Difícilmente encontrará el momento y el ambiente adecuado para generar ideas en su despacho. Pero, quizás sí, cuando se toma una café, mientras hace ejercicio físico, al despertarse en mitad de la noche, o mientras lleva a cabo un trabajo manual. Y en el camino debe olvidarse de frases del tipo “ya lo hemos intentado antes y fracasamos”.  Antes quizás no era el momento oportuno, pero ahora, con determinados retoques, sí puede serlo. La negatividad lo que hace es aplastar sin piedad las grandes ideas, retrasar el proceso e inhibir las innovaciones.

Por último, está el “préstamo” de ideas ajenas. Eso sí, siempre y cuando se haga de un modo adecuado. La forma correcta es tomar prestada una idea de otra persona y perfeccionarla; la incorrecta se llama plagio, o robo. Convertir en un hábito el hecho de quedar expuesto a las ideas de los demás, de identificar las buenas, y adaptarlas para beneficio propio, es una buena medicina. Examinar la manera en que los mejores competidores operan y dirigen sus negocios es, a veces, más fácil que analizar sus propias operaciones.

Y no se desanime si al principio no le acompaña el éxito. Tómese un descanso. Reconozca que la creatividad no proviene solo de su interior, sino también de afuera. Siempre hay cabida para otra nueva idea.

fuentes

5 fuentes públicas y privadas de financiación empresarial

Que la financiación es un pilar básico tanto para el crecimiento como para el día a día de las empresas es algo por todos conocido, pero ¿seguro que conocemos todas las opciones disponibles en el mercado? En el artículo de hoy hemos querido destacar algunas de ellas, tanto de entidades públicas como privadas.

 

 

CDTI

El Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad, acaba de revisar a la baja los tipos de interés de los distintos instrumentos de financiación que ofrece a los proyectos de I+D+i. Estos proyectos se financiarán con un interés igual al Euribor (hasta ahora se sumaba el 0,1%). Las mismas condiciones se aplicarán a las ayudas a la Preparación de Propuestas Comunitarias (APC), a las ayudas para la Preparación de Ofertas a Grandes Instalaciones Científico-Tecnológicas (APO) y a las ayudas a la Internacionalización.

Asimismo ofrece una mejora para la financiación de proyectos Línea Directa de Innovación, que son aquellos que implican la incorporación y adaptación de tecnologías novedosas a nivel sectorial siempre y cuando supongan una ventaja competitiva para la empresa. Estos proyectos se podrán amortizar a tipos del 1% en los préstamos a 3 años y del 2% en los préstamos a 5 años (hasta ahora se aplicaban tipos del 2% y 2,5%, respectivamente).

 

Santander

Fondo Advance es la propuesta que el Santander ofrece a las pymes para financiar sus proyectos. Como condición, tienen que tener más de tres años de vida, y podrán financiar proyectos singulares de inversión para el crecimiento de su negocio: I+D+i, inmovilizado material, expansión de operaciones… por un importe mínimo de un millón de euros, un plazo mínimo de 3 años y mediante deuda estructurada a la tipología del proyecto: subordinada, convertible o de otro tipo.

Importante: esta alternativa de financiación no se dirige a pymes para operaciones de financiación de su negocio recurrente o en situación de restructuración de su pasivo. Asimismo, se excluyen de esta alternativa de financiación los sectores financiero y promotor.

Para las pymes y proyectos que cumplan las condiciones mencionadas, el Fondo Advance facilitaría financiación a medio y largo plazo con flexibilidad en el calendario de pagos y en la exigencia de garantías. La documentación exigida es la siguiente: cuentas auditadas al menos del último ejercicio; plan de inversión / crecimiento asociado al proyecto; y certificados de estar al corriente de pagos con Seguridad Social y con la Agencia Tributaria.

 

Fondo Apoyo a Empresas

Esta iniciativa de CESCE, que cuenta con el apoyo de Ferrovial, Mutua Madrileña y Técnicas Reunidas, ofrece financiación no bancaria a las empresas mediante el descuento de facturas comerciales. Las empresas pueden acceder al Fondo independientemente del tamaño que tengan o de si venden en España o en el exterior. Los recursos llegan en 6 días a partir de la solicitud y el tipo de interés es del 4,75%. Al ser un canal de financiación no bancario, no aparece en CIRBE, y no ocupa líneas bancarias ni de la empresa que solicita la financiación ni del proveedor que paga la factura.

 

BEI y Sabadell

Ha puesto a disposición de las empresas una nueva línea financiera de 500 millones de euros, destinada a financiar proyectos de inversión y capital circulante. Del total disponible, 250 millones de euros provienen de los fondos del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y Banco Sabadell aporta 250 millones de euros adicionales.

Podrán optar a la misma pequeñas y medianas empresas, y empresas de mediana capitalización (MIDCAP, hasta 3.000 empleados) industriales y de servicios, y facilitarles el acceso al crédito en condiciones favorables para impulsar el crecimiento económico, la expansión de los negocios y la creación de puestos de trabajo.

La línea incluye préstamos, leasing y renting, hasta un plazo máximo de 15 años, en el caso de las inversiones, y a 3 años, en el caso del circulante, y a un tipo de interés preferente, beneficiándose además de una reducción de un 0,25% en el tipo de interés bonificado por el BEI.

 

ICO

La Línea ICO, para empresas y emprendedores, está dirigida a autónomos y todo tipo de empresas. Mediante la misma, pueden financiarse necesidades de liquidez (hasta el 100% de financiación para operaciones de hasta 3 años), inversiones financiables (hasta el 100% -incluido el IVA o impuesto análogo-, o necesidades de liquidez -adquisición de activos fijos productivos-); adquisición de vehículos turismo (hasta 30.000 euros + IVA); adquisición de empresas; gastos de circulante con un límite de hasta el 50% del importe total de la financiación, que podrá ampliarse hasta el 100% para operaciones de hasta 1, 2 y 3 años. El importe máximo de financiación por beneficiario y año es hasta 10 millones de euros, y el plazo de amortización hasta 20 años.

También dispone de la Línea ICO Innovación Fondo Tecnológico, destinada a empresas innovadoras que realicen inversiones en activos fijos productivos, nuevos o de segunda mano, en territorio nacional. Se puede financiar hasta el 100 % del proyecto de inversión (IVA/IGIC) no incluido, con un límite máximo por cliente de 1,5 millones de euros.

bruselas

Listado de ayudas de la UE para emprendedores

Si quieres emprender, o desarrollar tu negocio o servicio en la Unión Europea (UE), ésta dispone de una serie de fondos y programas que te allanarán el camino. Por ejemplo, con el fin de ayudar a las pequeñas y medianas empresas a explotar al máximo las variadas y diferentes oportunidades que brinda el mercado europeo, en febrero de 2007 se creó la red Enterprise Europe Network. La misma reúne a cerca de 600 organizaciones de apoyo empresarial de más de 50 países y en España, en concreto, cuenta con 52 puntos de contacto repartidos en cámaras de comercio, parques tecnológicos, universidades, y agencias de desarrollo. Los servicios que ofrece son: internacionalización (para impulsar el desarrollo de los negocios en nuevos mercados); transferencia de tecnología (tanto para encontrar la tecnología que necesitas para completar tu negocio, como para hallar socios que puedan usar las tecnologías que has desarrollado); financiación y acceso a fondos (no solo te permitirá descubrir cuáles son las vías de financiación europea a tu disposición, sino que también podrás recibir asistencia para obtener financiación, incluidos los fondos del Séptimo Programa Marco); asesoramiento jurídico (para que vender sus productos o servicios en otro país te resulte más sencillo); y servicios de información.

Si nos centramos en el capítulo de financiación, la UE abarca desde el acceso a la misma a través de “Acceso a financiación”; otro apartado dedicado a los micropréstamos y microfinanciación; y un tercero relativo a las subvenciones y contratación pública.

 

Emprendedores e innovación

 

  • Nacida bajo la filosofía ayudar a toda aquella empresa cuyo trabajo suponga una innovación para el mercado, ‘Instrumento PYME’ – en inglés ‘SME Instrument’ – intenta abordar todas las fases, desde la idea, hasta la comercialización en el mercado. Y abarca tres momentos: el alumbramiento, en el que se le puede otorgar hasta 50.000 euros, a la par que se le asigna un mentor; el desarrollo del proyecto, con una subvención de hasta el 70% del presupuesto (entre medio millón y 2,5 millones); y los instrumentos financieros (garantías, avales, capital riesgo…).

 

  • También interesantes son los ‘Fondos para I+D (Horizonte 2020)’, un programa que financia proyectos de investigación e innovación de diversas áreas temáticas en el contexto europeo. Para el periodo 2014-2020 cuenta con casi 80.000 millones de euros. Investigadores, empresas, centros tecnológicos y entidades públicas son quienes tienen cabida en este programa.

 

  • Y aunque se denominada ‘ERASMUS para jóvenes emprendedores‘, no solo está dirigido a jóvenes como tales, sino que también tienen cabida cualquier persona que haya creado una empresa y que la misma tenga menos de tres años de vida. Durante un periodo de seis meses, el emprendedor compartirá experiencias con un empresario experimentado, mejorando de esta manera su plan de negocio. De momento, son más de 2.500 los intercambios efectuados, y para 2020 se espera superar los 10.000.

 

Internacional

Recoge todos los elementos de apoyo de la UE en materia de internacionalización. Y lo hace país por país. En España, por ejemplo, aparece el ICEX, así como todos los organismos a niveles autonómico y regional. También están segmentados por país de destino (si se quiere exportar desde España a Rusia, a China, a Perú…).

 

 

lisbon-344765_640

Portugal, un buen país para extender un negocio

lisbon-344765_640

Si España se nos queda pequeña y no queremos irnos demasiado lejos, Portugal puede ser un buen lugar para extender nuestro negocio o comercio. Sobre todo en estos momentos, en los que el país está ofreciendo interesantes ofertas en el sector inmobiliario, algo que ha provocado una rápida recuperación de su dinámica comercial.

 

El vecino territorio se está convirtiendo en uno de los principales focos de la inversión extranjera en el sector de activos comerciales, según ponen de manifiesto algunos informes y estudios de consultoras aparecidos en la prensa de la vecina nación. Concretamente en Lisboa se están multiplicando las propuestas de inversión extranjera en el sector de activos comerciales y cada vez son más los inversores que buscan edificios de oficinas, establecimientos comerciales a pie de calle, supermercados, restaurantes u otras propiedades.
Además, según apuntan algunos informes oficiales, el mercado inmobiliario en Portugal está altamente desarrollado y maduro, y se encuentra a la altura de los mejores standards europeos, en términos de calidad, transparencia y dinamismo. El país cuenta con una importante oferta de oficinas y con grandes áreas industriales disponibles, ubicadas fundamentalmente en polígonos situados en óptimas ubicaciones dotadas de buenos accesos e infraestructuras, así como una gran oferta de servicios públicos y privados.

 

Por otra parte, como destino de inversión, parte del éxito de Portugal se basa en el tratamiento positivo por parte de las instituciones y la administración en pro del desarrollo de las empresas y de la atracción de inversión extranjera. Esta estrategia asegura un ambiente positivo para los negocios, y coloca al país como una interesante opción como Costa Oeste de Europa, con buen acceso estratégico a diversos mercados, con costes operativos muy competitivos, reformas proactivas, redes de infra-estructuras modernas, y un alto compromiso con la educación y la ciencia, además de contar con recursos humanos flexibles, competentes y con elevada implicación.

 

Estos factores han contribuido a un continuo flujo de nuevas inversiones en la industria, en el turismo, el comercio y los servicios. Algo que ha provocado que muchas empresas de otros territorios hayan escogido Portugal como destino de su inversión.

 

Pero, además, si en nuestro negocio es requisito fundamental unas buenas comunicaciones, Portugal también puede ser un país muy interesante. Dispone de importantes infraestructuras por tierra, mar y aire, por lo que no tendremos ningún problema en controlar de cerca la evolución de nuestra delegación o comercio. El país cuenta con una red de carreteras nacional que se extiende a lo largo de 22.000 km., una completa red de autopistas, un importante sistema ferroviario, cinco puertos de mar internacionales, líneas ferroviarias dedicadas al transporte de mercancías y cuatro aeropuertos internacionales con vuelos diarios regulares de pasajeros.

vendedor

Los 12 aciertos y los 12 errores del vendedor

Un vendedor es un ganador, una persona con una técnica propia y acorde con su personalidad que sabe resistir los jaques. Su objetivo es claro: que te compren, ser útil, sacar adelante un estudio o lanzarse al éxito. Inteligencia, tacto, formación, motivación, compromiso y diplomacia son algunas de las cualidades que debe poseer. Además, tiene que ser un buen comunicador y tener carisma.

 

Como un camaleón

El vendedor debe adaptarse a cada circunstancia e inducir a la compra haciendo sugerencias sobre las ventajas que conlleva un producto. Así, se convierte en un camaleón que se adapta a las situaciones ya que el cliente siempre va a encontrar excusas para no comprar. Eternos inconvenientes que se salvan con perseverancia, una mentalidad optimista y una política de negocio firme.

Con una venta nunca se debe improvisar, hay que conocer a la perfección la mercancía y la filosofía de la empresa para argumentar la misma y provocar confianza. También hay que conocer al cliente, saber quién es, quiénes son sus proveedores, cuál es su volumen de negocio, quién es su competencia y cuál es su estrategia de mercado. Con todas estas claves se podrá ofrecer exactamente lo que el cliente necesita o, mejor todavía, lo que los “colegas” competidores no han sabido facilitarle.

Por último, un vendedor debe conocer la simbología de la comunicación no verbal para integrarla en el diálogo. Se trata de identificar cada gesto y cada postura para saber lo que se quiere decir sin abrir la boca. A continuación, y en una docena de puntos, resaltamos las virtudes que debe poner en práctica en su trabajo, así como los errores que debe tratar de evitar.

 

QUÉ DEBE HACER

-Crear un buen ambiente de entrada.

-Ante un fracaso, preguntarse en qué se ha fallado.

-Informarse de quién es el cliente.

-Movilizar el fichero de clientes.

-Revisar los ficheros y actualizarlos.

-Hacer demostraciones.

-Ocuparse de los clientes, mantener contactos periódicos.

-Saber tomar decisiones.

-Tener capacidad de estimular el precio, según pedidos.

-Tener preparadas frases de ataque.

-Manifestar sinceridad y mantener una mirada clara.

-Provocar un diálogo distendido y saber escuchar.

 

QUÉ NO DEBE HACER

-Emplear la palabra competidor, mejor colega.

-Preguntar ¿qué necesita?, o ¿cuál es su problema?

-Hacer uso de palabras como caro u objeción.

-Sentirse intimidado.

-Utilizar latiguillos y frases como “yo quería hablarle de…”, o “¿conoce mi empresa?”.

-Caer en tics nerviosos o sentarse antes que el cliente.

-Imitar o copiar otras técnicas.

-Tener una actitud negativa.

-Hablar más de la cuenta (nunca más de un tercio de la converaación)

-Utilizar un lenguaje muy técnico

-Exponer muchos argumentos a la vez.

-Criticar a la competencia.

crisis

20 píldoras para esquivar la crisis

Sobrevivir a una crisis no lo hace cualquiera. Quien consigue superarla puede considerarse un genio de los negocios. Naturalmente, las raíces de unas crisis y otras son muy diversas, como también lo son las soluciones. De manera genérica, podemos establecer varios momentos de alarma. El primero de ellos se produce a los pocos meses de constituirse la sociedad, cuando no se ven resultados y el capital que nos respalda es escaso. Quien sea capaz de vencer este trance tiene ganada la primera partida. A partir de aquí, el camino se complica. Si el negocio tiene éxito habrá de afrontar una crisis de crecimiento para la que no siempre se está preparado. Por el contrario, si el producto encuentra su techo rápidamente, será necesario poner solucionar al no crecimiento. Desde luego, los peligros son innumerables. A continuación, mostramos una serie de claves para plantarle cara a la crisis. No se trata de recetas mágicas, sino de consejos básicos que servirán para saltar los baches.

 

-Estar atento al mercado en el que desarrolla la actividad la empresa. Si no estamos pendientes de las novedades no podremos estar a la altura de la codiciada competitividad.

-Conseguir información por todos los medios que el empresario tenga a su alcance. Así podrá anticiparse a las tendencias del negocio.

Seguir de cerca a la competencia. Y no sólo a la nacional, también a la global.

-Ser el primero en tener en la mente una categoría o producto nuevo. No hay que dormirse en los laureles. Hay que renovar constantemente.

-Además de una buena idea, hay que contar con recursos económicos para ponerla en práctica.

-No basar el negocio en un producto determinado. Jugárselo todo a una carta es arriesgado.

La diferenciación es fundamental, ya sea por calidad o por precio, para dirigirse a un nicho de mercado concreto.

-Concentrar los productos y recursos hasta conseguir su consolidación. Y eliminar las líneas de negocio que no son rentables.

La reinversión permanente y la reasignación de recursos es clave. También dedicar algún capital a la investigación. Si los recursos son escasos, asociarse y compartir riesgos es una buena opción.

-Para superar los obstáculos iniciales, hay que contar, irremediablemente, con un buen plan de tesorería. En caso contrario, es muy fácil sucumbir.

Adecuar los gastos a los ingresos, no al revés.

-Hay que guiarse por la austeridad y dar mayor peso a los gastos variables.

-El control de los costes fijos es una de las premisas de la empresa competitiva. Recortar todos los gastos superfluos y aquellos que no generen negocio nos ayudará en este sentido.

-A veces, con la vigilancia de los gastos, se pierden de vista los cobros y, naturalmente, se cae en un grave error. Hay que controlar de igual modo cobros y gastos.

-Acortar los cobros y alargar los pagos puede ser un salvavidas.

-Antes de recurrir a los bancos en busca de financiación: renegociar con los proveedores o recurrir al Factoring.

-Para que los impagos no nos abrumen, hay que tener cuidado en la elección de los clientes o transferir el riesgo.

-Estar muy pendiente de la contabilidad. Y hacer un estudio de la fiscalidad más favorable.

-La subcontratación de productos y servicios puede ayudar a cubrir lagunas.

-El buen hacer repercute en la satisfacción de los usuarios. Pero también hay que darle al cliente más de lo que espera.

angel

Cómo enamorar a un inversor

La relación entre un emprendedor y un inversor no es exactamente de amor, pero casi. El primero debe enamorar al segundo para que éste quede prendado del proyecto empresarial. En uno de los foros sobre financiación que se acaban de celebrar en Madrid los expertos han dado las claves para hacer caer en las redes del negocio a un inversor, concretamente a un business angel.

 

Pues bien, lo primero que hay que hacer para conquistarlo es conocerle bien, saber cómo actúa, qué busca y qué no busca. A partir de este conocimiento, el emprendedor podrá ajustar la presentación que prepare de su empresa a los intereses y costumbres del potencial inversor.

 

Hay que tener en cuenta que un business angel suele ser un ejecutivo o un profesional que tiene un capital y que quiere rentabilizarlo. Incluso algunos de ellos han sido antes también emprendedores, pero no son habitualmente inversores profesionales. Además, no suelen tener tiempo ni ganas de meterse en la gestión de un negocio, pero sí pueden y quieren apoyarlo. También hay que tener claro que no deben tener una relación personal con el proyecto ni tratarse de familiares, ya que en estos casos invertirían por otro tipo de razones y el proceso sería diferente. La última característica del B.A. es que le motiva o asume los riesgos de un negocio innovador.

 

Una vez que hemos hecho la fotografía del inversor, tenemos que considerar cómo actúa. Pues bien, un business angel se convierte en un socio inversor y participa en la sociedad; y puede aportar al negocio en una primera ronda entre 100.000 y 200.000 euros. No es conveniente que ponga más en un primer momento (sí en otras rondas posteriores), porque es necesario probar si la empresa es capaz de arrancar y funcionar con las expectativas previstas. Además, el B.A. se planteará salir del negocio en un periodo comprendido entre 3 y 5 años y obtener una rentabilidad multiplicada por  10 ó 12.

 

La cuestión que hay que conocer a continuación es qué busca el inversor. Y la respuesta la tenemos en las siguientes consideraciones:

 

-Un negocio que tenga bien identificados a todos sus segmentos de clientes y las necesidades de cada uno.

-Que haya validado que dispone de una solución para esas necesidades y que aporta suficiente valor como para que algunos clientes de esos segmentos paguen por ello.

-Que conozca bien su competencia y tenga ventajas competitivas reales, efectivas y sostenibles.

-Que el negocio haya identificado sus motores de crecimiento, haya creado al menos algunos de los canales comerciales y los tenga funcionando eficaz y eficientemente.

-Que cuente con métricas de su actividad para demostrar que el negocio es escalable y poder proyectar las cifras de resultados para los próximos años.

-Que tenga unas cifras de resultado de negocio previsibles, que indiquen que el valor de la sociedad puede multiplicarse por 10 ó 12 en el futuro.

-Que cuente con un equipo capaz de desarrollar el modelo de negocio y el producto, y conseguir los resultados.

-Que sea el momento adecuado para poner el negocio en marcha.

-Y que se permita identificar claramente las oportunidades de salida de los socios inversores dentro de 3 ó 5 años a través de: compra comercial, entrada de una entidad de capital riesgo o salida a bolsa.

 

Y una vez que hemos tenido en cuenta todo esto, sólo nos quedará el último paso: ¿cómo presentarse ante el business angel? Pues bien, estos son los consejos:

 

-Acudir a una ronda de inversión cuando el proyecto cumpla las expectativas del B.A.

-Hacer una presentación centrada en demostrar que el proyecto cumple con todo lo que busca el B.A.

-No tratar al B.A. como un cliente, no hay que obsesionarse con venderle un producto sino un negocio.

-Plantear una propuesta de inversión razonable en los siguientes elementos: valoración de la sociedad, financiación necesaria, objetivos del negocio y plazos, hitos ulteriores de financiación previstos, evolución del valor de la sociedad bien fundamentada, y oportunidades de salida para los inversores.

-Finalmente, hay que conciliar los intereses de los inversores con los propios en el pacto de socios y propiciar una salida rentable del B.A.

 

Si hemos tenido en cuenta todas estas cuestiones, probablemente ya habremos enamorado al inversor.

grupo

¿Qué opinan los emprendedores sobre emprender?

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Por eso, saber qué opinan los emprendedores sobre su aventura, o experiencia, puede ser un buen espejo en el que pueden mirarse todas aquellas personas predispuestas a dar este paso. Para ellos, los protagonistas de esta historia, lo mejor es la satisfacción de crear puestos de trabajo y desarrollar el proyecto a pesar de la crisis. A ello añaden independencia, libertad y autorrealización. Mientras que, en el otro lado de la balanza, sitúan la falta tanto de dinero como de liquidez. Sin olvidar el alto riesgo que se asume, el sacrificio tanto en horas de trabajo como la renuncia a la vida privada, el estrés, la soledad y el hecho de tener que aportar patrimonio personal.

 

Un apoyo llamado familia

Estas son algunas de las principales conclusiones que se deducen del ‘Observatorio de Clima Emprendedor’ realizado por la Fundación Iniciador y Sage. Pero hay más. Por ejemplo, para los emprendedores españoles la familia es el principal punto de apoyo para dar el pistoletazo de salida a un negocio, es decir, para financiarse. Eso es lo que piensan el 42% de los autónomos y el 45% de las pymes consultados en dicho informe. Sólo el 7% han hecho uso del Plan ICO. Mientras que los inversores privados, o business angel, aumentan su protagonismo, ya que el 12% de las pymes conformadas por 6 a 9 empleados ha obtenido financiación a través de ellos.

Según los encuestados, al no conseguir ese dinero necesario, han tenido que autofinanciarse ellos mismos cuando han decidido arrancar el negocio. Pero, sin lugar a dudas, los impuestos que deben soportar los autónomos y pequeños empresarios constituyen un obstáculo quizá mayor para el mantenimiento de la actividad que para la puesta en marcha. Además, dos de cada tres encuestados entienden que los organismos públicos son “las entidades que deben apoyar e invertir recursos en nuevos emprendedores”. Mientras que el 19% menciona también a las entidades financieras. “También hay otras alternativas como el crowfunding”, indica Lucas Rodríguez, de la Fundación Iniciador.

 

No es país para emprender

Quienes han puesto en marcha su negocio, y conocen las dificultades que ello conlleva, consideran que en España no se fomenta la creación de empresas (un 89%). Y solo cuatro de cada diez conoce las posibles ventajas que ofrece la nueva Ley de Emprendedores, mientras que dos de cada tres están convencidos de que no facilita la labor de emprendimiento. “La ley prevé una revisión, y tanto autónomos como empresarios, entienden que la misma debería mejorar los incentivos fiscales”, apunta Juan Mora, director de Sage One. ¿Cuáles? Aplazar el pago del IVA de facturas pendientes de cobro, ampliar los incentivos fiscales a las empresas de reducida dimensión, e incentivar con beneficios fiscales a los inversores privados.

Otra característica de estas personas es su tenacidad, la capacidad que tienen para seguir intentándolo, y no darse por vencidos a las primeras de cambio. “Poseen una gran capacidad de resistencia, y opciones para reconducir el proceso”, asegura Lucas Rodríguez. Por eso, demandan un mayor apoyo para crear empleo.

tweet

Algunos consejos para aprovechar mejor Twitter

Las redes sociales pueden constituir para una pyme una buena vía de entrada de clientes y negocio. En este caso, Twitter, es una ventana a más de 200 millones de usuarios, es decir de potenciales compradores en todo el mundo, entre ellos muchos de los actuales o futuros compradores de esa empresa. Para aprovechar al máximo todas las oportunidades que ofrece esta herramienta es necesario utilizarla con eficacia y, para ello, nada mejor que tener en cuenta algunos consejos.

1.-Elaborar un perfil adecuado. En primer lugar, hay que configurar con mucho cuidado el perfil, resumiendo claramente la biografía y eligiendo adecuadamente la fotografía que queremos subir en este apartado, ya que ambas constituirán la principal tarjeta de presentación de la compañía para todos los demás usuarios. Pero tampoco hay que olvidar ubicar de forma bien visible la dirección de la página web y, si es el caso, el blog correspondiente. Debemos tener en cuenta que muchos de los internautas ya conocerán sus productos y servicios, pero otros todavía no, y unos cuantos probablemente los descubrirán por primera vez a través de esta red social.

2.-Aprovechar todos los recursos. Es importante aprovechar todos los recursos y mecanismos que Twitter pone en nuestras manos, es decir, palabras, ilustraciones, otras fotografías, logos… pero también hay que valorar cómo usar cada uno de ellos en cada momento para no agobiar demasiado y para que el mensaje que queremos comunicar no pierda eficacia. Por ejemplo, si lo que vamos a transmitir es un asunto corporativo será conveniente utilizar el logo del negocio o de la empresa; pero si hablamos de un producto o servicio concreto será mejor colocar una fotografía, ya que aportará más información y reforzará el mensaje.

3.- Utilizar hashtags. Para que los mensajes que tuiteemos no se dispersen es conveniente utilizar hashtags. Con ellos podremos definir mejor los temas que más nos interesen, crear y aumentar el número de seguidores y potenciar la identificación de muchos usuarios con la empresa. Pero aunque mantengamos algunos de estos hashtags y los utilicemos de manera recurrente, con el paso del tiempo hemos de ir adecuándolos o sustituyéndolos por otro según vaya evolucionando también el negocio.

4.-Cuidado con los mensajes automáticos. Las redes sociales están vivas y sus usuarios buscan personas que estén conectadas al otro lado en todo momento. Por eso, los mensajes directos que remiten de forma automática información sobre la compañía no suelen ser los mejor aceptados. En ocasiones, es mejor tardar un poco en contestar que hacerlo con un mensaje automatizado.

5.-Participa activamente. Twitter no debe verse como un canal de venta directa, sino como una fórmula para aumentar la relación con los actuales y futuros clientes. Por eso, las empresas no deben limitarse a exponer sus productos y servicios, sino que tienen que interactuar con los demás usuarios e implicarse en algunas de las inquietudes y problemas que éstos plantean, tratando de dar su visión de los mismos y aportando soluciones en los casos en que sea posible.

crea

La creatividad también genera negocio

Hace no mucho tiempo (incluso puede suceder ahora) se tenía la impresión de que los llamados estudiantes de “ciencias” se preparaban para dirigir negocios y empresas, mientras que los de “letras” lo hacían para trabajar en temas más creativos. Sin embargo, para triunfar en un negocio hoy en día son necesarias grandes dosis de conocimiento y talento, pero también de ingenio e imaginación. Así quedó de manifiesto en una conferencia que dio el 28 de enero la escritora Espido Freire en el Círculo de Bellas Artes de Madrid sobre la importancia de fomentar la creatividad en la empresa. Allí estuvimos y ahora le transmitimos los principales consejos que aportó y que pueden servir tanto para directivos como para empleados de una pyme.

-Conocerse a uno mismo. Para sacar el máximo rendimiento en el negocio o en la empresa lo mejor es empezar conociéndose a uno mismo. Y esto se consigue con un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades). El estudio nos situará exactamente en nuestro lugar de partida y nos permitirá conocer con qué cartas jugamos para conseguir los objetivos que nos hemos planteado. Siempre hay que tener en cuenta lo que los demás piensan y dicen de nosotros, pero lo más importante es lo que pensamos nosotros de nosotros mismos.

-Rentabilizar nuestras ventajas. Una vez que hemos conocido nuestras principales virtudes, habilidades y potencialidades, podremos valorar en qué somos buenos y en qué somos mejores que otros. Y, a continuación, debemos sacar partido de todas estas ventajas pensando en la mejor manera de aplicarlas para aprovecharnos de ellas y rentabilizarlas en el negocio, en nuestro trabajo diario y en nuestros proyectos a medio y largo plazo.

-Romper con los baremos establecidos. Igual que en otros ámbitos de la sociedad, en las empresas suele haber unos baremos establecidos que muchas veces limitan la creatividad y entorpecen la llegada de nuevo negocio. En numerosas ocasiones existe una forma de hacer las cosas y unos procedimientos rígidos que cortan las alas de los directivos y empleados más imaginativos. Hay que romper con ello y establecer, si es necesario, nuevas fórmulas de actuación y funcionamiento que agilicen la comunicación con los clientes y aumenten la eficacia.

-Acabar con el “conmigo o contra mí.” Las relaciones personales pueden ser difíciles en una empresa, fundamentalmente cuando existe la convicción de que todos deben pensar igual y estar de acuerdo con todas las decisiones que se tomen, porque de lo contrario les mirarán mal. Al contrario, lo que debe existir es una convivencia normalizada de opiniones, aportando cada uno la suya, lo que enriquecerá e impulsará mucho más el negocio.

-El lenguaje es fundamental. La creatividad termina expresándose a través del lenguaje, por lo que éste es una cuestión básica en la empresa. Los directivos necesitan expresarse adecuadamente para que sus colaboradores les entiendan correctamente; y los vendedores han de conocer perfectamente el lenguaje y utilizar las palabras precisas para lograr seducir a los potenciales compradores y clientes. No es extraño ver cada vez a más ejecutivos de empresa en clases y cursos de dicción y expresión.

tienda

Cómo elegir el mejor local

Las buenas ideas no bastan para montar un negocio. También hay que enfrentarse a la difícil decisión de dónde ubicar el establecimiento. ¿Cerca de casa? ¿En una zona representativa? ¿Dentro de un centro comercial? ¿Dónde? Lo primero es determinar a qué público se dirige el negocio y en qué lugar está instalada la competencia. A partir de aquí hay que concretar la cifra de inversión de renta que estamos dispuestos a destinar al local y si nos podemos permitir la zona idónea. Dicho de otra manera: nunca se debe abrir un negocio en un lugar que no sea el tuyo.

La ubicación dependerá de la actividad de la empresa. No es lo mismo montar un establecimiento de uso diario (panadería, estanco o farmacia) que un local de moda. En este caso, su buen funcionamiento vendrá propiciado por el tránsito que haya en el lugar en que se encuentre o bien por agruparse con otras superficies.

Las primeras zonas comerciales son las más caras, aunque también suelen ser las que aseguran un mejor porvenir. En el caso de no poder pagar los precios exigidos en estos lugares, la elección habrá de basarse en el entorno comercial en que se sitúe: accesos fáciles y tráfico peatonal establecido.

Concentración

La ubicación del local no va a ser determinante para la buena marcha del negocio. Cuando el servicio es la clave de la empresa (un taller de automóviles, por ejemplo), es mejor invertir en equipamiento que pagar la primera fila.

Decidirse entre un local de calle o un centro comercial es una de las dudas más frecuentes. Cada día desaparecen más negocios tradicionales en tanto que no dejan de abrirse nuevos conglomerados comerciales. La ventaja de estos últimos es clara: la unión hace la fuerza. Sin embargo, la expansión de los centros está llevando a la saturación en muchas ciudades, de ahí que establecerse en uno de nueva construcción sea arriesgado. Las zonas consolidadas son las más atractivas, pero también las más caras.

A la hora de encontrar el emplazamiento apropiado, las rentas van a ser determinantes. Hay que delimitar claramente el dinero a destinar al local luego controlar exhaustivamente cualquier desviación de la estructura de costes. El alquiler es la opción más oportuna para iniciar un negocio porque lo más aconsejable es dedicar los recursos a la propia actividad, no a la inversión inmobiliaria.

La elección de una superficie ya acondicionada o a reformar va a condicionar la inversión inicial en el local. Normalmente, los centros comerciales ofertan establecimientos nuevos y equipados, en tanto que los inmuebles de planta baja en la calle suelen requerir rehabilitación (un gasto más al principio).

Servicios del inmueble

¿Qué interesa más? ¿Un inmueble libre u otro que tenga traspaso? Si optamos por el primer supuesto, hemos de fijarnos en las instalaciones (básicamente en la habitabilidad y la decoración) y, en el segundo caso, tendremos que tener en cuenta si compensa o no pagar los equipamientos del anterior negocio que nos puedan ser útiles y la inercia de los clientes conseguidos por él. Si el establecimiento traspasado lleva cerrado más de seis meses habrá que olvidar la clientela cautiva.

Otro consejo es alquilar un local cuya superficie se ajuste al trabajo que se va a desempeñar en él: los costes no subirán demasiado y siempre habrá tiempo para ampliar las instalaciones. También conviene fijarse en los servicios del inmueble. Una vez más, debemos pagar únicamente los necesarios. Si el aire acondicionado no es imprescindible, mejor ahorrárselo.

En cuanto al interior del local, no existen criterios estándar, como ocurre con el tamaño. Un establecimiento diáfano y regular en sus formas es ideal. Pero debemos saber que los primeros siete metros cuadrados del inmueble son los más caros en su valoración. A partir de ahí, los precios habrán de bajar entre el 15% y el 20%. Los sótanos y almacenes valen la tercera parte que el resto.

Conviene elegir un local sin desniveles, rampas y escaleras. En un comercio de calle es imprescindible su entrada por ella, que no esté dentro de un portal, y con una fachada cuanto más amplia mejor. Lo aconsejable es que el local tenga el doble de fondo que la fachada.

proveedor

Pautas para acertar con los proveedores

Unas más, otras menos… Casi todas las empresas utilizan proveedores, un elemento de la cadena de producción que puede ocasionar más de un disgusto, incluso provocar el cierre de un negocio, si no se elige bien o no resulta el más adecuado. Los proveedores pueden ser de diverso tipo y proporcionarnos diferentes materias o servicios, pero todos deben cumplir las mismas normas básicas: funcionar de forma eficiente, cumplir correctamente con los pedidos y encargos encomendados y, sobre todo, ser muy puntuales. Si alguno de estos elementos falla, todo el proceso productivo o de negocio puede venirse abajo. A continuación ofrecemos las principales pautas para acertar con la elección de proveedores.

1.-No los elija al azar. Muchas grandes empresas tienen proveedores habituales, algunos de gran envergadura, que cuentan con acreditada solvencia en sus correspondientes sectores y que trabajan con ellas desde hace tiempo.  Sin embargo, una gran cantidad de pymes elige a sus proveedores al azar, debido a la escasez de tiempo, a que se los han recomendado o a que son los que se encuentran más cerca. Esto puede tener consecuencias muy negativas, sobre todo cuando se descubre tarde que no eran los más adecuados.

2.-Estúdielos previamente. Antes de llamar a un proveedor, aunque sea para pedirle presupuesto, es conveniente estudiarlo previamente. Para ello existen herramientas que le informarán sobre su trayectoria, los clientes con los que cuentan y su capacidad de pago.

3.-Pida referencias. Además de obtener información propia e independiente, es aconsejable pedir referencias a otros clientes que haya tenido (o tenga en la actualidad) el proveedor que nos interesa. Así, comprobaremos si estos clientes están satisfechos de la relación que han mantenido o mantienen con él; y podremos saber también la eficacia y capacidad de funcionamiento que tiene, la calidad de sus productos, su reputación, etc.

4.-No elija por precio. El precio es un elemento importante a la hora de elegir un proveedor, pero no debe ser el factor clave y decisivo. Sobre todo si, a cambio de ello, la calidad ofertada es menor y los productos o servicios no llegan a tiempo o lo hacen en malas condiciones.

5.-Sométalos a una primera prueba. Aunque se haya decidido ya por un proveedor, no se lo haga saber claramente y de forma definitiva desde el primer momento. Sométalo primero a una prueba para conocer su funcionamiento y su adaptación a la cadena de producción o de negocio de su compañía. Así, podrá comprobar cómo realiza los pedidos y las entregas, si cumple los plazos pactos, si los productos o servicios que proporciona cumplen con los requisitos de calidad suficientes, si se responsabiliza adecuadamente de las postventas, etc.

6.- Disponga de varios proveedores.Si depende de un único proveedor corre el riesgo de que éste le falle, y eso tendría serias consecuencias sobre todo si el producto o servicio que le proporciona es fundamental para el desarrollo diario de su negocio. Además, aunque en principio solo necesite uno, disponga al menos en cartera de varios proveedores por si en un momento determinado tiene que echar mano de ellos, por ejemplo si se produce un aumento de la demanda o cualquier otro imprevisto.