Entradas

piccadilly

Claves para encontrar la ubicación ideal para montar un negocio

Los locales malditos

Seguro que alguna vez se habrá fijado en un lugar en el que se han iniciado diversas aventuras empresariales, pero ninguna de ellas ha funcionado. Se les suele llamar locales malditos ya que ningún emprendedor es capaz de triunfar en ellos. Pues bien, esta anécdota sirve para ilustrar la enorme importancia que la ubicación tiene en los nuevos negocios.

De nada sirve disponer de la mejor idea de negocio si no situamos nuestra tienda o local en el entorno indicado. Saber elegir la ubicación de la empresa es, por tanto, una de las decisiones más importante y difíciles que se deben afrontar. A pesar de ello, muchos emprendedores cometen el error de centrarse casi en su totalidad en la financiación de la firma y en encontrar un alquiler económico, y se olvidan del resto de elementos que son imprescindibles para acertar con el sitio desde el cual dar comienzo a nuestro hipotético imperio.

Conoce las claves:

Por dicho motivo en este post vamos a tratar de explicar las claves para encontrar la ubicación ideal de nuestro negocio. Y es que solo la combinación perfecta de una buena idea, que ha sentado la base de un excelente producto o servicio, un buen departamento de atención al cliente, un precio adecuado  y una situación comercial estratégica garantiza los negocios de éxito.

  • Fijarse en la competencia

En este aspecto no existe un regla fija, ya que puede ser igual de provechoso, o no, plantar nuestra tienda en una zona sin competencia o donde existan negocios similares. Partamos desde lo más básico. La realidad es que existen mayores posibilidades de triunfar si somos los únicos capaces de ofrecer el producto o el servicio y reducimos las posibilidades de elección del consumidor a la mínima expresión.

Pero seamos serios. En la actualidad es casi imposible ser un llanero solitario de un barrio, aunque éste sea un nuevo desarrollo. De hecho, solo con negocios que dependen de instituciones públicas, como estancos o farmacias, se puede disponer de ese privilegio. De ahí que lo normal es que nuestros rivales estén cerca. Con todo, de esta situación también se pueden extraer beneficios. Basta con ofrecer un extra para aprovechar el tráfico de consumidores interesados en nuestro provecho.

  • No existe el sitio perfecto

Uno de los grandes consejos que se pueden ofrecer en este sentido es el de interiorizar que es imposible dar con la ubicación 100 por cien ideal. Todas tendrán sus ventajas e inconvenientes. Así que lo más importante es saber elegir para que el porcentaje de beneficios sea mayor que el de problemas.

También se debe tener presente que cada negocio es un mundo y, por tanto, se requieren ubicaciones diferentes dependiendo de nuestra actividad empresarial. Resulta obvio que en una empresa que necesita de las continuas visitas de los clientes, aspectos como la visibilidad y el acceso fácil deben ser la prioridad.

Por el contrario, si lo que se ofrecen son servicios para los que se necesita un desplazamiento a la casa del cliente, estar cerca de las calles más transitadas no ofrecerá ningún valor añadido. Muy al contrario, el mayor alquiler que, sin duda se pagará, jugará en nuestra contra. Es el caso de cerrajeros, fontaneros, etc.

  • Estudiar al consumidor

Si cuando el emprendedor decide el tipo de producto o servicio que va a colocar en el mercado estudia a quién se lo va a vender, es obvio que en el momento de seleccionar la ubicación del negocio también es imprescindible tener en cuenta al tipo de cliente al cual nos dirigimos. Es necesario saber cómo es, qué hace, qué le gusta y hasta cómo piensa para elevar las posibilidades de acierto a la hora de escoger un sitio para la tienda. Tampoco se debe olvidar que conocer el estatus social, la edad y  el género son factores que también ayudan a acertar.

  • Afluencia y visibilidad

Ya se ha tratado en apartados anteriores pero conviene tener presente que tiendas en calles con gran tráfico de personas y coches y situadas en sus esquinas tienen  mayores opciones de atraer al consumidor.

  • Aplicar el sentido común

No se debe olvidar que el mejor local y el mejor precio no valen para nada si el establecimiento comercial está situado en un entorno conflictivo. Al igual que también carece de sentido abrir una tienda de menú barato ideal para los obreros en pleno Paseo de Gracia de Barcelona. Y viceversa, un local de productos de lujo no tiene ninguna utilidad en zonas eminentemente obreras. De ahí que a la hora de seleccionar la ubicación haya que utilizar el sentido común. Sin él, acertar es casi imposible.

  • Ponérselo fácil al cliente

Siempre se ha de tener presente que el consumidor no tiene la obligación de visitarnos. De ahí que sea necesario ponerle todas las facilidades posibles para que sea capaz de acceder a la tienda. Con esta idea locales cerca del transporte público o de fácil tránsito parecen ideales ya que incrementan el grado de accesibilidad a nuestro negocio.

  • Valorar la cercanía con los proveedores

Elegir la ubicación teniendo en cuenta el lugar donde se encuentran la mayoría de nuestros proveedores es un aspecto que no suele tener demasiado en cuenta pero que es importante considerar. Al igual que también es interesante que existan zonas de carga y descarga frente a nuestra puerta de entrada para facilitar la llegada del género.

  • Alquiler y costes

Por último, aunque también es de una importancia capital, es imprescindible que seamos capaces de pagar lo que nos cuesta el local o los locales. Si no, el fracaso está asegurado. Sea como sea, lo que hay que tener claro es que la ubicación es parte fundamental de nuestro plan de negocio. Y es que un error en este sentido puede condenar a un emprendedor a cerrar su empresa.

mercado_saturado

Maneras de lograr un negocio rentable en un mercado saturado

A primera vista, montar una empresa cuyo negocio está enclavado en un mercado que ya está saturado no parece la mejor de las ideas. De hecho, parece más bien una opción desalentadora e inalcanzable. Pero en muchas ocasiones, vale la pena arriesgar, porque en caso de lograr formar parte de uno de esos negocios de éxito se habrán superado una serie de obstáculos complicados que nos ayudarán a crecer como empresario. Además que exista mucha competencia en un sector determinado indica que existe demanda y, por tanto, una oportunidad de negocio.

Obviamente montar un negocio rentable en un entorno repleto de rivales con más experiencia no es tarea fácil. De ahí que desde este blog le ofrezcamos una serie de fórmulas imprescindibles para desarrollar una empresa con posibilidades de dar los pasos adecuados para penetrar en cualquier mercado, por saturado que esté.

Nada de ir a por todas. Apueste por un nicho
Lo peor que puede hacer un emprendedor que está tratando de abrirse paso en un sector repleto de competidores es intentar competir con toda la industria. Destacar ante un ejército de marcas con mucha más experiencia y, por tanto, más conocidas para los consumidores es el camino más rápido hacia el fracaso. De ahí que una de las mejores maneras que existe para superar los obstáculos sea la de diferenciarse del global de la industria atacando un nicho de mercado. Las posibilidades de alcanzar el éxito se multiplican de forma exponencial si nuestro objetivo de negocio se centra en un sector determinado, donde existen más oportunidades y la competencia es algo menor.

Operando en un segmento más reducido no se produce la lógica reacción de la industria, ya que no le considerarán un rival a exterminar. Además el número de competidores disminuirá por lo que sus opciones de llevar a delante su negocio serán mucho mayores. Otras áreas de funcionamiento interno de la pyme, como la logística y la manufactura, también saldrán beneficiadas ante el evidente recorte de su catálogo de cara a satisfacer sólo a una parte de los clientes.

Ofrezca algo diferente
Una vez que se tenga claro el nicho de negocio al que pretendemos dirigirnos, hay que centrarse en el diseño, fabricación y elaboración de productos o la prestación de servicios que sean diferentes a los que ya existen. Para ello lo mejor es recurrir a las opiniones de los clientes de cara a lograr que lo que su empresa ponga encima de la mesa se diferencie del resto del menú de la industria. No se puede negar que en muchos sectores, las compañías venden prácticamente lo mismo, pero el único motivo que lleva a la supervivencia de todas esas firmas es que existen detalles que las diferencian. Ya sea el precio, la calidad, las funciones… Cualquier aspecto en el que se destaque es la clave que separa a los negocios de éxito de aquellos que se ven obligados a cerrar.

En la sociedad actual, los consumidores ya no se preguntan si existe una solución a una necesidad. Eso se da por hecho. Ahora la cuestión es qué solución es la mejor de las que cohabitan en el mercado. Su misión como emprendedor es preguntarse por aquello que tiene su producto que le permite superar a la competencia. Si existe ese factor, los consumidores se decidirán sin duda por su solución aunque su negocio sea menos conocido que otros.

Parta con una franquicia
En ocasiones, la falta de fondos suele ser el impedimento principal para lanzarse a iniciar una aventura empresarial y más en un entorno saturado que, inevitablemente, lleva a retrasar el momento de equilibrio. En estos casos la idea de la franquicia no debe ser rechazada. Estas marcas operan en mercados de feroz competencia por lo que suponen una excelente escuela donde se adquiere la experiencia necesaria para intentarlo más tarde con nuestro propio modelo de negocio.

Por tanto, cuando se termine su contrato como franquiciado y se atreva a poner en marcha un negocio estará familiarizado con todos los componentes de una empresa y será diferente a empezar desde cero.

Siempre atento a los cambios de tendencia
Los negocio de éxito en entornos con elevada competencia tienen la virtud de ser capaces de adaptarse rápidamente a los cambios. En la actualidad, la durabilidad de una tendencia es mucho más corta que antes. El consumidor siempre busca cambios y sorpresas. Por eso las industrias están siempre al tanto de cualquier circunstancia que indique una evolución.

Al haber centrado nuestro modelo de negocio en la conquista de un determinado nicho de mercado, nos resultará bastante más sencillo saber cuáles son esos cambios que se están dando en el sector y actuar en consecuencia para satisfacer la demanda de unos consumidores, que nunca permanece estancada.

Por el contrario, si los clientes perciben que sus soluciones están cayendo en desuso habrá que asumir que nuestro negocio se queda sin esperanzas de triunfo.

Véndase bien
En un entorno con múltiples opciones de similares características, el consumidor se decantará por aquella que conozca. La importancia de saber vender un producto o servicio es fundamental. Por tanto, no se deben utilizar las mismas palabras o fórmulas que sigue el resto de  la industria. Lo más indicado es diferenciar nuestras soluciones con una arriesgada apuesta de marketing.

Además de la publicidad que ayude a la difusión de la marca, tampoco conviene dejar de lado otro tipo de marketing menos tradicional, como el de contar con un grupo de expertos de reconocido prestigio para los clientes, que promocionen nuestros productos o servicios. Esta opción es especialmente indicada cuando al consumidor al que aspiramos se mueve en entornos digitales. En este caso disponer de un especialista con un buen número de seguidores que explique las virtudes de nuestra marca supone una gran ayuda.