Entradas

child holding   money in hands

Aprende a ahorrar costes en tu pyme para seguir creciendo

El 90% de las empresas de este país han sufrido, en alguno o en varios momentos durante los últimos tiempos, una caída de las ventas y un aumento de los costes. Y, consecuentemente, se han visto obligadas a buscar fórmulas para ahorrar costes y ser más eficientes en los procesos, sobre todo para evitar tirar por el camino de en medio y deshacerse de buena parte de su plantilla. En estas situaciones, lo primero que hay que hacer es analizar las cosas que se realizaban mal y en las que se derrochaba dinero, para reconducir la situación.

En este sentido, la Federación Nacional de Asociaciones de Consultoría, Servicios, Oficinas y Despachos (FENAC) ha celebrado recientemente una jornada para asesorar a las pymes en el ahorro de costes gracias a las tecnologías de la información.

Es fundamental para la economía española ayudar a las pymes ya que crean y mantienen casi el 70% del empleo. Precisamente, para asesorar a las pymes en el ahorro de costes FENAC ha celebrado esta jornada, en colaboración con Expert One.

La principal conclusión ha sido que la mejor manera de reducir los costes en la empresa es mediante la detección, prevención y eliminación sistemática del uso excesivo de recursos. A su vez, la flexibilidad permite a la empresa buscar nuevos nichos de mercado u optimizar los recursos para producir lo mismo gastando menos. Una opción a la que recurren muchas pymes que piensan que el negocio nacional está agotado es sacar toda la producción fuera, pero no siempre es la mejor opción, según aseguran los expertos. Antes hay que pensar si se puede invertir aquí en maquinaria y procesos que ayuden a que la producción local sea más eficiente.

Deslocalizar la producción es una medida que no resulta tan rentable cuando no eres un gigante. Significa, además, reducir el nivel de calidad en muchas industrias, condenarse a competir en precio, y ser uno más, en lugar de apostar por ofrecer algo diferente al mercado y empeñarse en estar entre los mejores.

Durante la jornada, Antonio Villaespesa, SAP Business One Channel Manager Iberia, presentó soluciones concretas que aportan un ahorro real y tangible de costes a las pequeñas y medianas empresas consultoras y de servicios, como la herramienta Business One, un único sistema que automatiza los procesos de gestión, ayuda a vender más y a ahorrar costes. Y José Alberto Rodríguez García, Product Manager Maringo en Expert One, mostró el uso de una herramienta que trata de unificar y simplificar los distintos procesos de gestión para reducir costes y ahorrar tiempo.

exportar

Las claves para exportar con éxito

Si tienes una pyme es más que probable que te hayas planteado la exportación como una forma de hacer que tu negocio remonte el vuelo y siga creciendo… ¡Bien hecho!
Una vez tomada la decisión conviene que te pongas a trabajar para que ese sueño no se vaya por el desagüe de las ilusiones. Exportar es un buen negocio, pero nadie ha dicho que sea fácil. Para conseguirlo conviene que tengas en cuenta algunos pasos básicos:

1. Definir el destino

La elección de tu mercado de destino va a ser clave en el triunfo o fracaso de tu nueva aventura. Seguro que has leído miles de reportajes sobre el futuro del gran mercado chino o los millones de oportunidades que ofrece Brasil. Pero no te precipites. Antes de lanzarte a los mercados de moda, estudia tu producto y estudia en que mercados puede ser más atractivo. Nunca se sabe, a lo mejor uno de los considerados mercados maduros ofrece un nicho sin explotar que puede ser tu mina de oro. Busca documentación, empápate de estudios relacionados con tu sector de actividad. Eso será mucho más importante que las tendencias genéricas.

2. Analizar los gustos de ese mercado

Una vez definido el país, el siguiente paso es analizar los gustos y las costumbres de sus consumidores. Detalles tan, aparentemente, superficiales como la forma en que los consumidores reciben sus pedidos pueden ser claves a la hora de triunfar. Por ejemplo, ¿qué ocurre si el cliente no recibe un mail de aviso ante la llegada de producto? o ¿qué pasaría si el mensajero que lleva el pedido lo entrega a un vecino en caso de que el cliente final no esté en su casa? Son aspectos que dependen mucho de la cultura de país, mientras unos pueden considerarlo bien otros se lo pueden tomar francamente mal.

3. Analizar la competencia

Evitar ese tipo de inconvenientes innecesarios es fácil. Dedica un tiempo prudencial a analizar la forma de trabajo de las empresas que serán tu competencia en el país donde quieres aterrizar. ¿Qué hacen?, ¿cómo? Busca la manera en la que tú puedes mejorar todo ello.

4. Definir tu nuevo plan de comunicación

Con toda la información recabada seguro que ya has llegado a una conclusión: tu marca necesita una puesta al día. Debes redefinir la estrategia de comunicación para adaptarla a las necesidades del nuevo mercado. También es el momento de rediseñar la web para poder dar servicio a las demandas de tus nuevos potenciales clientes e implantar las innovaciones tecnológicas adecuadas que te permitan hacerlo. Necesitarás cambios de packaging e incluso en tus mensajes publicitarios. Define todo esto bien antes de lanzarte al nuevo mercado. Un error en la comunicación de tu oferta puede acabar con tu aventura internacional.

5. Plan financiero de exportación

Está claro que lanzarse a exportar no es gratis. Como todos los nuevos proyectos, este también conlleva un riesgo que entre otras cosas es económico. Antes de lanzarte debes diseñar un plan de exportación que incluya todas las acciones comentadas y además un presupuesto financiero. Piensa en una puesta en marcha que te lleve no menos de seis meses. Gran parte del esfuerzo económico debes dedicarlo a lo que podrían denominarse “catas” del producto.

6. Tantear el mercado antes de lanzarte definitivamente

Esas catas en realidad son visitas al país elegido para conocer de primera mano tu nuevo mercado. La mejor manera de hacerlas es a través de las misiones comerciales que organizan instituciones públicas como el Instituto de Comercio Exterior. De esta forma podrás asistir a ferias, tener encuentros con futuros proveedores o clientes e incluso, si a hay suerte, cerrar los primeros contratos para aterrizar con mayor seguridad.

investigacion de mercados

Aportar valor local: clave del éxito para exportar a mercados emergentes

Antes de entrar en nuevos mercados, hay que realizar una serie de prospecciones y estudios. Y las empresas que los hagan bien habrán recorrido una buena parte de su carrera hacia el éxito. Pero no todos los lugares en los que uno quiera implantarse requieren el mismo procedimiento. En los países emergentes, las prospecciones pasivas, mediante una acumulación informativa y unos estudios de mercado convencionales, han dejado de ser fundamentos de decisiones estratégicas, debido fundamentalmente a que la característica tradicional de los mercados emergentes es la ausencia o escasa información de mercado.

El profesor de EADA Joaquín Amat opina que esto es debido a cuatro factores. En primer lugar, no existen segmentos de mercado que encajen exactamente en las empresas occidentales, sin importantes modificaciones. Por otra parte, los productos a los que se pretende sustituir no se encuentran plenamente identificados, o realmente no existen. En tercer lugar, las estadísticas e informaciones fiables de mercado son escasas. Y en cuarto lugar, la distribución se encuentra desestructurada y no suele ser nada convencional.

Por eso, la empresa occidental en países emergentes ha tenido que abandonar el esquema tradicional de investigación de mercados, debido a las limitaciones anteriores mencionadas. Pero también a que cualquier indicio histórico de tendencias se encuentra condicionado en forma y contexto pudiendo haber quedado obsoleto en el momento en que se analiza, a causa de la rápida evolución del consumidor.

Entonces, ¿cómo actuar? A juicio de Amat, el verdadero trabajo de prospección en estos casos se fundamenta en la identificación de opciones de consumo que pueden surgir como resultado de iniciativas creativas que aporten valor al consumidor potencial. Es decir, que creen “valor local” percibido y accesible por el potencial consumidor. Todo ello constituye, en sí mismo, la opción de generar nuevos nichos de mercado aprovechando la oportunidad de crear una demanda actualmente inexistente que llegue a convertirse en un segmento de consumo.

Un aspecto relevante a considerar en los mercados de las economías emergentes es la demografía, así como el crecimiento económico que conlleva una expansión del mercado. El profesor de EADA recuerda que los mercados de estas economías crecen cuando más personas están usando el producto (crecimiento de la penetración) o a través del incremento en el uso (cantidad utilizada per cápita aumenta). Normalmente, el crecimiento por penetración de un producto en las economías emergentes como China, Brasil, Sudáfrica o India, es más rápido que el aumento de la profundidad de su uso. De acuerdo con ello se crea el espacio de mercado y se generan tendencias de incremento de consumo que se mantendrán durante años.

export

Banco Sabadell lanza “Exportar para Crecer”

Fomentar y facilitar la exportación entre las empresas españolas es el objetivo del programa “Exportar para Crecer” lanzado por el Banco Sabadell. Con el mismo, la entidad financiera ofrece una respuesta integral a las necesidades de aquellas compañías interesadas en poner en marcha o intensificar una actividad exportadora. ¿Cómo? Poniendo a disposición de las mismas una serie de servicios: financieros y operativos, logísticos y aduaneros, formativos y de gestión del conocimiento, jurídicos y contractuales, de información y seguridad comercial y, por último, de asesoría y acompañamiento comercial. Es decir, una respuesta integral a las necesidades de las empresas con actividad exportadora gracias a la participación en su elaboración de Amec, Arola, Cesce, Esade y Garrigues.
“Con este programa no solo reafirmamos nuestra posición de liderazgo entre las empresas exportadoras, sino que ayudamos a nuestros clientes a conseguir también una posición de liderazgo en los mercados en los que deseen implantarse”, afirma Xavier Puig, director de Negocio Internacional de la entidad. Y añade que el programa está pensado y será de especial utilidad para las empresas en un momento como el actual “en el que las exportaciones se han convertido en la principal palanca para incrementar la cifra de negocio”.

Herramientas innovadoras

Otra de las características de “Exportar para Crecer” es que incorpora un innovador conjunto de herramientas en línea y servicios de información periódicos (newsletters especializadas en negocio internacional, informes, y facilitadores de negocio…) que pondrán al alcance de las empresas la información más actualizada y detallada referente a los distintos mercados. Asimismo, el programa dispone de un canal de videodifusión en línea (http://sab.to/canalExC) en el que se difundirán sesiones de formación para las empresas, microconsejos para mejorar, y eventos relacionados con el negocio internacional organizados por Banco Sabadell y otras entidades.

españa américa latina

Las oportunidades también llegan a casa

Siempre se dice que las empresas necesitan salir fuera de España para aumentar su negocio, y es una gran verdad. Pero, ¿qué pensaríamos si es ese nuevo negocio el que acude a nuestra casa, es decir a nuestro país? Pues bien, estamos a punto de comprobar cómo el sueño se convierte en realidad y no tardará, precisamente, mucho tiempo en hacerlo.

Las multinacionales de China, Brasil, México y otros lugares emergentes se han puesto las pilas y no quieren quedar limitadas a sus territorios o a los países cercanos a los suyos. Al contrario, están decididas a potenciar su presencia en todo el mundo y han pisado el acelerador para internacionalizarse rápidamente. Pero para llegar al conjunto de los mercados del globo necesitan instalar sus bases y centros operativos en determinados y estratégicos países europeos, desde los que desplegar luego sus actuaciones hacia el resto del continente. Es decir, necesitan encontrar territorios que les sirvan como ‘hub’ de sedes corporativas en Europa.

Por su situación geográfica y su conexión con otros países y continentes como el Latinoamericano, España puede ser el lugar idóneo para muchas de estas multinacionales. Además, su trayectoria histórica avala la relación con un buen número de las naciones de donde proceden los nuevos ‘gigantes’ empresariales. Todo ello convierte a nuestro país en un serio candidato para recibirlos.

Y aquí es donde se puede producir el milagro. Si España consigue atraer un buen número de estas nuevas multinacionales, nuestras pymes verán multiplicados sus clientes y sus oportunidades de negocio sin moverse de casa. De un plumazo, podrán convertirse en proveedores y empresas auxiliares de los nuevos ‘gigantes’, que necesitarán cubrir todas sus necesidades de material, productos, equipamiento, instalaciones, servicios, etc.  Pero para aprovechar la oportunidad, tendrán que buscar aquellos sectores y segmentos donde mejor puedan encajar sus productos y servicios, establecer los contactos necesarios y darse a conocer, eso sí sin precipitarse demasiado para no morir en el intento.

La Fundación de Estudios Financieros (FEF) acaba de elaborar un estudio sobre las economías emergentes y el reequilibrio global, que confirma que todas estas nuevas oportunidades para las pymes españolas se producirán muy pronto. El director de este trabajo, el profesor de ESADE y director del Center for Global Economy and Geopolitics, Javier Santiso, asegura que la internacionalización de las propias multinacionales emergentes representa una oportunidad única para que España se posicione como un centro de actividad de sedes corporativas de cara al continente europeo, siendo el puente y punto de entrada de estas multinacionales hacia Europa.

España podría así convertirse en un eje latino para las multinacionales latinas que buscan asentarse en Europa. E, igualmente, posicionarse como un centro europeo para las multinacionales de China, India, Singapur e Indonesia, que buscan asentarse en los mercados europeos.

Históricamente, España ha apostado por muchos de los países, cuyas economías están ahora emergiendo en todo el mundo. Ahora le toca reinventar su relación con ellos, de una manera más bi-direccional, es decir no sólo como emisor de inversiones o asentamientos sino también como receptor. Habrá que cruzar los dedos. Si conseguimos que algunas de las multinacionales emergentes decidan instalar en nuestro país sus centros operativos desde los que desplegarse hacia todo el continente europeo, las oportunidades de negocio se multiplicarán y nuestras pymes dispondrán de nuevos clientes a los que dirigir sus productos y servicios. Entonces, no siempre será necesario moverse de casa para exportar.

Lab2

Las oportunidades también llegan a casa

Siempre se dice que las empresas necesitan salir fuera de España para aumentar su negocio, y es una gran verdad. Pero, ¿qué pensaríamos si es ese nuevo negocio el que acude a nuestra casa, es decir a nuestro país? Pues bien, estamos a punto de comprobar cómo el sueño se convierte en realidad y no tardará, precisamente, mucho tiempo en hacerlo.

Las multinacionales de China, Brasil, México y otros lugares emergentes se han puesto las pilas y no quieren quedar limitadas a sus territorios o a los países cercanos a los suyos. Al contrario, están decididas a potenciar su presencia en todo el mundo y han pisado el acelerador para internacionalizarse rápidamente. Pero para llegar al conjunto de los mercados del globo necesitan instalar sus bases y centros operativos en determinados y estratégicos países europeos, desde los que desplegar luego sus actuaciones hacia el resto del continente. Es decir, necesitan encontrar territorios que les sirvan como ‘hub’ de sedes corporativas en Europa.

Por su situación geográfica y su conexión con otros países y continentes como el Latinoamericano, España puede ser el lugar idóneo para muchas de estas multinacionales. Además, su trayectoria histórica avala la relación con un buen número de las naciones de donde proceden los nuevos ‘gigantes’ empresariales. Todo ello convierte a nuestro país en un serio candidato para recibirlos.

Y aquí es donde se puede producir el milagro. Si España consigue atraer un buen número de estas nuevas multinacionales, nuestras pymes verán multiplicados sus clientes y sus oportunidades de negocio sin moverse de casa. De un plumazo, podrán convertirse en proveedores y empresas auxiliares de los nuevos ‘gigantes’, que necesitarán cubrir todas sus necesidades de material, productos, equipamiento, instalaciones, servicios, etc. Pero para aprovechar la oportunidad, tendrán que buscar aquellos sectores y segmentos donde mejor puedan encajar sus productos y servicios, establecer los contactos necesarios y darse a conocer, eso sí sin precipitarse demasiado para no morir en el intento.

La Fundación de Estudios Financieros (FEF) acaba de elaborar un estudio sobre las economías emergentes y el reequilibrio global, que confirma que todas estas nuevas oportunidades para las pymes españolas se producirán muy pronto. El director de este trabajo, el profesor de ESADE y director del Center for Global Economy and Geopolitics, Javier Santiso, asegura que la internacionalización de las propias multinacionales emergentes representa una oportunidad única para que España se posicione como un centro de actividad de sedes corporativas de cara al continente europeo, siendo el puente y punto de entrada de estas multinacionales hacia Europa.

España podría así convertirse en un eje latino para las multinacionales latinas que buscan asentarse en Europa. E, igualmente, posicionarse como un centro europeo para las multinacionales de China, India, Singapur e Indonesia, que buscan asentarse en los mercados europeos.

Históricamente, España ha apostado por muchos de los países, cuyas economías están ahora emergiendo en todo el mundo. Ahora le toca reinventar su relación con ellos, de una manera más bi-direccional, es decir no sólo como emisor de inversiones o asentamientos sino también como receptor. Habrá que cruzar los dedos. Si conseguimos que algunas de las multinacionales emergentes decidan instalar en nuestro país sus centros operativos desde los que desplegarse hacia todo el continente europeo, las oportunidades de negocio se multiplicarán y nuestras pymes dispondrán de nuevos clientes a los que dirigir sus productos y servicios. Entonces, no siempre será necesario moverse de casa para exportar.

consorcio-exportacion

Cómo sacar partido a los consorcios de exportación

consorcio-exportacionCarecer de los medios y conocimientos financieros necesarios, o incumplir los requisitos legales requeridos en otros países son algunos de los baches que las pequeñas y medianas empresas (pymes) se encuentran en su camino hacia mercados extranjeros. Para allanar dicho camino, un buen compañero de viaje puede ser un consorcio de exportación.

¿Qué es un consorcio de exportación?

Según la Organización  de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (Onudi), “es una alianza voluntaria de empresas con el objetivo de promover los bienes y servicios de sus miembros en el extranjero y de facilitar la exportación de esos productos mediante acciones conjuntas”. La mayoría de los consorcios de exportación son entidades sin fines de lucro y sus miembros conservan su autonomía financiera, jurídica, de gestión y comercial. Así, y a pesar de participar en el mismo, las empresas miembro no ceden ningún control sobre sus negocios hacia otras. Esta es la principal diferencia de los consorcios con otros tipos de alianzas estratégicas.

1 ) Ventajas

Unirse a un consorcio de exportación es muy interesante para aquellas empresas que no han exportado nunca o tienen muy poca experiencia en el ámbito de la exportación. Gracias a la reducción de costes, y al aprovechamiento de sinergias entre los miembros, las probabilidades de éxito en la aventura exterior aumentan. Porque en los consorcios, los miembros comparten los gastos administrativos y de promoción, con lo que evitan los gastos de establecer su propio departamento de exportación.
¿Tipos? Los hay de promoción y los de ventas. Los primeros se refieren a una alianza para explorar mercados compartiendo costos de promoción y logísticos entre las empresas participantes. Los segundos, por su parte, llevan a cabo actividades de promoción comercial y organizan la venta de los productos de las empresas participantes.
También se pueden distinguir aquellos que tienen una marca propia o diferentes marcas (de un sector o multisectoriales), en origen y en destino, los que agrupan a competidores o que ofrecen bienes o servicios complementarios, los que dirigen las exportaciones a una región específica…

2)  Problemas

A la hora de construir un consorcio, conviene elegir bien los compañeros de viaje. Las empresas que tomen la decisión deben valor su compatibilidad, para así evitar posteriores faltas de entendimiento. Además, conviene establecer una clara estrategia a seguir desde las primeras reuniones, definiendo mercados, posibles clientes, canales de distribución, presupuesto y recursos, política de marcas y precios…Y, finalmente, elegir al gerente del mismo y abordar el diseño del plan de acción.
Con estos parámetros bien definidos se evitarán futuros problemas. Así, la Onudi, cita como problemas frecuentes en los primeros años de vida de un consorcio los siguientes: dudas de las empresas participantes por lo novedoso que les resulta el concepto; la falta de confianza y la consiguiente renuencia a forma una asociación con competidores locales; ausencia de un líder entre las firmas que impulse el proyecto; abandono de compañías en las primeras fases del proceso de creación debido a la divergencia en sus intereses de exportación; o problemas relativos a la movilización de la aportación financiera de los socios.
puertasabiertas

Más franquicias españolas por el mundo

Abrirse al exterior no es nada nuevo para ellas, porque llevan años saliendo de España para ampliar su negocio. Pero es ahora, con la crisis económica que no termina de marcharse de nuestro país, cuando las franquicias españolas están apostando más que nunca por los mercados internacionales.
En 2010 había 234 cadenas españolas funcionando en 112 países. Pues bien, en estos momentos, ya son 242 las marcas repartidas por el mismo número de mercados, lo que supone un aumento del 3,4%. Los datos, correspondientes a 2011, proceden de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF).
Además, durante el presente ejercicio se ha producido un importante crecimiento en el número de establecimientos operativos respecto al año anterior. Concretamente, el incremento ha sido del 9,7%, pasando de 10.186 a 11.178.

Principales sectores
-La “Moda” continúa siendo la referencia principal. En la actualidad, hay 58 enseñas de esta actividad que están implantadas en el extranjero (1 más que en 2010). Se reparten por un centenar de países y suman un total de 2.774 establecimientos (102 más respecto al estudio anterior).
-A continuación se encuentra el sector de “Hostelería y Restauración”, con 40 enseñas (las mismas que en 2010), instaladas en 48 mercados (1 más que el año anterior) y con un total de 1.161 locales (4 más que en el pasado informe).
-El tercer lugar es nuevamente para el sector de “Tiendas especializadas”, con 31 franquicias presentes en 35 países, y 406 establecimientos.
-Le sigue la actividad de “Belleza y Estética”, que ha experimentado un importante incremento, ya que en estos momentos tiene 24 cadenas en el exterior (7 más que en 2010), repartidas por 24 naciones (5 más) y con 585 puntos de venta (363 más que en el estudio anterior).

Países de destino
-Portugal continúa destacando claramente respecto al resto, al aglutinar el 71% del total de las firmas nacionales en el exterior, con 172 marcas y 2.300 establecimientos.
-Le sigue México, con 66 cadenas y 599 locales.
-Francia, con 50 marcas y 1.475 establecimientos.
-Y Andorra e Italia con 48 marcas cada uno.

Continentes
-Por continentes, Europa continúa siendo el destino preferido por nuestras enseñas, ya que se encuentran repartidas por 45 mercados, con un total de 7.087 locales –el mismo número de países y 493 establecimientos más que en 2010–.
-El segundo continente donde hay más franquicias españolas es el americano, donde hoy en día tienen presencia en 24 países, con 2.798 puntos de venta en funcionamiento, lo que significa idéntico número de mercados que en 2010, pero con 383 establecimientos más. Las principales naciones receptoras de conceptos de nuestro país son México, con 66 empresas; Venezuela, con 24; Chile, con 23; y Estados Unidos, con 21 marcas.
-Por lo que respecta al continente asiático, las enseñas franquiciadoras españolas operan en 28 países (10 de ellos de la zona de Oriente Medio), sumando un total de 1.112 locales (334 en Oriente Medio) –115 más que en 2010–. Arabia Saudí, con 27 marcas, es el mercado asiático donde existe un mayor número de franquicias nacionales, seguido por Emiratos Árabes Unidos y China, con 16, y Kuwait, con 15.
-En África están presentes en 13 países, con 155 establecimientos. Marruecos, con 26 cadenas y 60 locales, destaca sobre el resto de mercados de África, ya que el siguiente es Egipto, con 10 redes y 29 tiendas.
-Y en Oceanía, la presencia de la franquicia española se limita a tan solo 2 países: Australia, con 4 marcas y 17 establecimientos, y Nueva Zelanda, con 2 enseñas y 9 locales.

producti

Productos más baratos y menores costes

Capacidad de producción, producto, potencial financiero y recursos humanos especializados son parte del músculo que debe tener una empresa a la hora de iniciar su actividad exportadora. Deberá seleccionar los mercados a los que desea acudir, y estudiar variables como la renta per cápita del país de destino, su ritmo de crecimiento económico y las posibles ayudas a la exportación. Pero internacionalizar la compañía no sólo supone vender más allá de nuestras fronteras. A la hora de dar el salto, es conveniente también estudiar qué ofrecen los nuevos destinos, y qué recursos podemos obtener en mejores condiciones. Si se saben aprovechar, pueden ser un manantial que conviene no dejar de secar.

1. Aprovisionamientos y Recursos Humanos.

La compra de componentes o productos a un menor coste es, sin duda, una de las principales ventajas de estar presente en los mercados internacionales. Que sean más baratos no significan que sean de mala calidad. Multinacionales de sectores como la automoción tienen plantas en China, y parte de sus componentes los fabrican empresas allí radicadas. Y es que el mercado internacional puede ser un suministrador no sólo de productos de calidad, también de las últimas novedades e, incluso, los más avanzados tecnológicamente. Además, la empresa puede sacar partido a otras variables, como un mayor acercamiento a las materias primas, y precios más competitivos en costes como los de la electricidad, más baratos que en el país de origen.

Por no hablar de los costes de personal. Las empresas de telefonía, por ejemplo, prefieren tener sus call center en países como India, o latinoamericanos, donde los sueldos son inferiores. También es muy usual en sectores intensivos en mano de obra como el calzado o el textil.

2. Otros costes.

Menores costes de producción, financieros y fiscales pueden ser, asimismo, un panal de rica miel al que arrimarse las empresas y dar el salto fronteras afuera. Por ejemplo, la disminución de costes por economías de escala o economías de alcance requieren un amplio mercado internacional para su venta. Y es que conseguir el nivel óptimo de producción es otro factor que acaba impulsando el comercio internacional. Lo que hay que tener en cuenta es que la consecución de dicho tamaño óptimo para las fábricas se obtiene dependiendo del sector y de la tecnología. Si se alcanza, el coste unitario por producto será menor.

Otra ventaja es la opción de obtener recursos financieros no solo a un menor coste, sino que es posible acceder a fuentes financieras que en el mercado doméstico no están disponibles. Es decir, que los mercados internacionales lo que facilitan es la diversificación de las fuentes financieras. Por último, no hay que desdeñar una buena planificación fiscal, ni la posibilidad de sacar partido a los incentivos y subvenciones de cada país. Además, la instalación en países de baja fiscalidad lleva consigo una disminución de los costes fiscales de la compañía.