Entradas

pau-garcia-mila-nuevo-zuckeberg

Decálogo para el nuevo curso

Ser emprendedor exige mantener el cerebro inquieto continuamente. Siempre se puede poner en marcha un nuevo negocio, perfeccionar un producto, mejorar un servicio o inventar una promoción. Y antes de empezar el nuevo curso, agosto puede ser el mejor momento para reflexionar sobre ello. La revista Emprendedores recoge en su último número más de 60 estrategias de mejora ofrecidas por emprendedores de éxito.

Nosotros hemos querido deducir de ellas diez grandes consejos imprescindibles para potenciar un negocio y asegurarse de que tenga éxito.

1.- Tener claro el concepto de negocio y producto. Hay que tener claro lo que uno quiere ser y lo que no quiere ser. No es necesario ofrecer de todo y llegar a todo el mundo, ya que el que mucho abarca poco aprieta, y eso implica mucha dispersión y poca excelencia. Además, no se puede ser el mejor en todo. Hay que centrarse en algo concreto y hacerlo bien.
2.-Estudiar el mercado. Es necesario realizar un buen estudio de mercado a la hora de lanzar un negocio o un nuevo producto, teniendo en cuenta la estructura, los clientes y las posibilidades. También se pueden realizar estudios sobre el nivel de respuesta de consumidores potenciales a través de una tienda online.
3.- Hacer números. Para arrancar con seguridad es necesario hacer números. Hay que estudiar detalladamente el sector en el que se quiere operar, la inversión inicial que se necesitará para arrancar, la disponibilidad de fondos propios, la necesidad de fondos ajenos y el plazo de amortización necesario. Además, se ha de establecer un presupuesto con un calendario de pagos y cobros.
4.- Moverse para buscar clientes. Muchos clientes pueden llegar directamente pero a otros hay que ir a buscarlos. Para ello, es conveniente moverse continuamente, potenciar los nuevos contactos y acudir a los principales eventos  relacionados con nuestro sector, tanto en España como en otros países.
5.- Planificar cuándo llegan los ingresos. Es necesario que el proyecto sea sostenible. Y eso supone conocer cuándo será posible cubrir la inversión inicial que se ha realizado en el negocio y llegar al punto muerto. Por otra parte, hay que calcular el ciclo de venta, el tiempo necesario desde que se inicia la venta hasta que el dinero llega, para que no se produzcan problemas de tesorería.
6.-Internacionalizarse con un socio local. No es lo mismo vender en España que en Francia, Inglaterra o Estados Unidos. Por eso, si queremos internacionalizar nuestro negocio será conveniente que busquemos un socio local en aquellos países a los que nos queramos dirigir. Éste ayudará a implantar una campaña de marketing y contribuirá a reducir costes.
7.- Una estructura ligera. Hay que crecer de menos a más, de forma coherente y con una base rentable, lo que evitará adquirir desde el principio unas instalaciones desproporcionadas e incurrir en unos gastos insostenibles. Sin duda, las empresas más ágiles terminan siendo las que tienen estructuras ligeras.
8.- Renegociar con los proveedores. En primer lugar, hay que saber la importancia que representa cada proveedor para el negocio y distinguir entre los estratégicos y los que  no lo son tanto. A los primeros habrá que tratarlos de forma distinta y más interesada que a los segundos, pero con todos se podrá intentar renegociar cuando los tiempos sean difíciles.
9.- Optimizar recursos. La crisis económica ha reducido sustancialmente el dinero que tiene una pyme para invertir, por lo que ahora se impone ahorrar más que nunca. Pero ahorrar no quiere decir simplemente gastar menos dinero, sino invertir en lo más rentable. Por ejemplo, ampliar el tamaño de una oficina puede que no atraiga más clientes, pero sí invertir en otros activos que mejoren su funcionamiento.
10.-Fidelizar clientes. Ganar la confianza de un cliente puede conseguirse de varias maneras. Una de ellas es atendiéndole y cuidándole como se merece, es decir, de la mejor manera posible. Pero otra es mediante un óptimo y cuidado servicio de postventa, que ayude a resolver cualquier duda y problema posterior a la venta. Es un trabajo que requiere dedicación y esfuerzo, pero que tiene su recompensa.
La recta final de agosto puede ser el momento más adecuado para reflexionar sobre el negocio y plantearse nuevas ideas y proyectos que mejoren su funcionamiento a partir de septiembre. Será también una buena fórmula para despedir el verano y afrontar con ganas el nuevo curso.
marruecos

Marruecos, más cerca todavía

Si Marruecos ya estaba cerca para las empresas españolas, ahora lo estará un poco más. Después del viaje del rey Juan Carlos al país, acompañado por cinco miembros del Gobierno español y nueve exministros de Asuntos Exteriores, nuestras pymes aumentarán sus oportunidades para hacer negocios con este vecino.

Con toda seguridad, el desplazamiento servirá para aumentar sustancialmente a corto plazo la cifra de 800 empresas españolas presentes en el país norteafricano y de 20.000 compañías de nuestro país que tienen negocios con Marruecos. Para muchos pequeños y medianos negocios éste podría ser el momento perfecto para cruzar fronteras y emprender la tan necesaria, en la actual coyuntura, carrera internacional.

Algunas firmas ya están consiguiendo implantarse y potenciar su negocio en el país vecino. Por ejemplo, Tánger acaba de elegir a Alsa para gestionar su transporte urbano. Tras una serie de negociaciones con los distintos operadores del sector durante casi tres meses, esta ciudad ha elegido a la compañía asturiana para reemplazar a la también española Autasa, filial del grupo Ruiz. Alsa garantizará, a partir de marzo de 2014, la gestión y la operación de su red de autobuses, en el marco de una concesión de servicio público que se prolongará 10 años.

Otro ejemplo lo protagoniza la empresa española de equipo eléctrico Simon International, que ha anunciado la apertura de una segunda planta en Tánger. La empresa española construirá una nueva planta en Gueznaia con una inversión de 12 millones de dirhams (poco más de un millón de euros). Con esta nueva unidad, cuya construcción se espera que comience a principios de 2014, Simon Internacional quiere reforzarse en un mercado local donde la demanda está creciendo gracias al ‘boom’ inmobiliario; y por otro lado, llevar a cabo una ofensiva sobre el mercado africano, en particular los países del este y el sur, según ha declarado el director de la filial marroquí.

Un tercer ejemplo lo tenemos en la empresa española especializada en espacios wi-fi gratuitos Gowex – de la que ya hablamos en este blog – que acaba de confirmar su entrada en Marruecos. El pasado 7 de junio esta firma especializada en la instalación de áreas wifi públicas y gratuitas, anunció a través de su cuenta de Twitter su reciente implantación en Rabat a través de su filial africana. Según la revista marroquí Economie/Enterprises, la empresa planea proponer servicios de internet gratuitos a las alcaldías, cadenas de restaurantes, grandes superficies y espacios públicos, y propone un servicio de remuneración basado enteramente en los ingresos publicitarios. También señala que la empresa planea expandirse a otros países africanos en el futuro a través de esta filial.

No son más que los últimos ejemplos de cómo la proximidad y las inmejorables relaciones internacionales han hecho que las relaciones empresariales y el comercio bilateral con Marruecos hayan crecido sustancialmente durante los últimos años. Esto ha permitido a España situarse en 2012 como el primer proveedor y socio comercial de aquel país, por delante de Francia. El año pasado nuestro país envió exportaciones por 5.300 millones de euros e importó productos por 3.000 millones. Las cosas han seguido avanzando favorablemente durante 2013 ya que, por ejemplo, solo durante el pasado mes de abril el comercio creció un 24% sobre el mismo mes del año anterior.

Pero a pesar de todos los avances que se han dado, todavía existen muchas oportunidades debido al gran mercado que queda por desarrollar. Entre los nichos de negocio en los que las pymes españolas podrían encontrar más posibilidades de actuación destacan las energías renovables, un ámbito en el que las firmas españolas ya están participando con importantes contratos y en el que continúan pujando.

Además de los representantes políticos, la delegación española que se desplazó a Rabat está integrada también por los máximos ejecutivos de 27 grandes empresas, como Acciona, Abengoa, Ferrovial, Endesa, Talgo, Iberia, Globalia, Inditex, Telefónica o Indra, además de los presidentes de la CEOE, el Consejo Superior de Cámaras de Comercio y Cepyme. Quién sabe si en el próximo viaje estarán también presentes representantes de otras pequeñas y medianas empresas que se instalen ahora en Marruecos por primera vez.

eureka

¿Quieres saber si tu idea es viable?

“¡Eureka, lo encontré!”. La frase de Arquímedes representa la culminación de horas de trabajo y de estudio bien hechos. Un dicho, el del matemático griego, que cualquier emprendedor aspira a decir alguna vez en su vida. Pero tener la idea no significa el punto y final del proyecto. Se trata de un punto y seguido en el que no faltarán trabas, baches y socavones que pueden dinamitar la llegada a buen puerto de un barco que se botó con toda la ilusión del mundo pero que puede encallar si no se agarra con mano firme el timón.

Sinónimo de oportunidad

Para saber si la idea es viable es fundamental la personalidad del emprendedor. Sin un conocimiento del área de negocio, sin habilidades, sin entusiasmo y sin capacidad para asumir el riesgo, el futuro negocio acabará yéndose a pique. Entre otras razones porque tener una buena idea no garantiza  la oportunidad. Es muy probable que cuando tú estés pensando en una idea, es posible que otras cien personas en el mundo estén haciendo lo mismo. Por tanto, hay que anticiparse a los demás y no esperar a que ellos nos encuentren a nosotros.

Por eso, tan importante es detectar lo que la gente quiere o necesita como aquello que no quiere ni necesita. Si los consumidores no tienen la necesidad, o no están dispuestos a pagar por tu producto o servicio, difícilmente podrás tener éxito. Aunque siempre hay oportunidades para quien aporta algo diferencial. Por eso, es muy importante tener bien definida nuestra ventaja competitiva y saber quién va a ser nuestro público objetivo. No escuchar al mercado es sinónimo de defunción.

También hay que hilar muy fino y crear las estructuras oportunas y adecuadas, sin desarrollar mastodontes cuyos costes acaben engullendo el proyecto. ¡Ojo! No confundir con quitar piezas básicas que acaben desinflándolo.

 

Receta mágica

Pensar que hay una receta mágica que garantizará el éxito de nuestra idea es un grave error. Un emprendedor debe ser optimista pero también debe hacer un business plan con rigor, con sus pros y sus contras, analizando el mercado, los clientes, los competidores… para ver que la idea es factible.

Por eso es clave un buen estudio de mercado, que te permita conocer al consumidor y diseñar un acertado Plan de Marketing.

Nadie sabe de todo, por es bueno que conozcas tus capacidades y dividas responsabilidades. Y sé transparente con ellos, tanto en las duras como en las maduras. Como una  idea no es para siempre, es importante prever si nuestro proyecto es susceptible de sufrir un proceso de innovación.

Tampoco te conviene olvidar que no existe un buen proyecto que funcione sin la aportación de los recursos necesarios. Gran cantidad de iniciativas emprendedoras fracasan por no haber calculado con rigor el capital necesario para la puesta en marcha del negocio y  las previsiones financieras a medio y largo plazo. Porque desde que se vende, hasta que se cobra, pasa un tiempo. Años atrás, el sector financiero apoyaba este ciclo. Ahora, no tanto. Y cuando un proyecto está naciendo, este problema es más acusado.

prudencia

Con prudencia se llega a todas partes

La crisis ha obligado a muchas pymes a salir al exterior para buscar nuevos mercados en los que ampliar su negocio. Sin embargo, antes de emprender el camino fuera de España es importante dotarse de buenas dosis de prudencia y tener muy en cuenta algunas cuestiones fundamentales si no queremos arrepentirnos posteriormente de nuestra actuación.

Primero, como advierte Javier Bajo, director general de la consultora Eurodalian, para llevar a cabo una correcta estrategia de internacionalización, hay que saber cuáles son las razones por las que la empresa debe salir al exterior. Por ejemplo, si éstas están relacionadas con el crecimiento del negocio o si tienen más que ver con la diversificación del riesgo que supone trabajar exclusivamente en un sólo mercado, o si por otra parte, lo que se busca es una mayor rentabilidad que solo se puede conseguir accediendo a otros países.

Una vez que esto está claro, la compañía debe dar tres pasos básicos para comenzar su proceso de internacionalización con buen pie: elaborar una planificación estratégica integral, realizar un análisis detallado y dotarse de una aplicación de herramientas de marketing dirigidas a los mercados internacionales donde desee exportar su negocio.

Pero, a continuación, hay que volver a ser prudentes. Esta vez para no cometer ninguno de los dos mayores y más frecuentes errores. El primero es tomar decisiones utilizando información de los nuevos mercados que no es completamente real o que se encuentra desactualizada, algo que nos puede conducir directamente hacia una estrategia equivocada o mal enfocada y, consecuentemente, al fracaso más absoluto en nuestras previsiones de negocio y resultados.

El segundo gran error que hay que evitar es empeñarnos en imponer en los nuevos mercados un modelo de negocio demasiado encorsetado, utilizando y aplicando allí las mismas claves, pautas de actuación y criterios de valoración que estábamos usando en nuestro propio país o en nuestros mercados tradicionales. Ser conscientes de que cada población y cada mercado tiene sus propias claves es fundamental para acceder a ellos y actuar teniendo esto muy presente es vital para rentabilizar nuestro negocio allí.

Si hasta ahora hemos actuado con buena dosis prudencia, ésta habrá que aumentarla notablemente cuando entremos en el terreno de la financiación. Tal como está el panorama financiero hoy en día, cruzar nuestras fronteras con dinero prestado por las los bancos puede convertirse poco menos que en una entelequia, por lo que no estaría mal contar con recursos propios (si no para toda la inversión, al menos para una buena parte de ella) y, además, recabar todas las ayudas económicas y las ventajas fiscales ofrecidas por nuestro país o por aquel en el que tenemos previsto instalarnos.

Por último y dependiendo de las dificultades que ofrezca el país al que accedamos, otra buena medida de prudencia sería contratar los servicios de una consultora especializada en internacionalización para que aporte al proceso experiencia y relaciones profesionales. Hay que tener en cuenta que tropezar fuera de España puede dañar seriamente la reputación y las expectativas de una empresa, y eso sí que sería algo poco prudente para la viabilidad futura del negocio.

emprendedor

Diez palabras clave al enfrentarse a la aventura de emprender

“Nunca emprenderíamos nada si quisiéramos asegurar por anticipado el éxito de nuestra empresa”. La frase es de Napoleón, estratega donde los haya a lo largo de la historia. Si quieres triunfar con tu iniciativa emprendedora, debes colocar tu ejército de la manera correcta. Una artillería que deberá estar compuesta por las siguientes palabras:

1. Optimismo.

La precipitación y la falta de planificación no son buenos compañeros de viaje. Pensar así me gusta, así lo hago, es una mala receta. Hay que pensar más con la pluma y la calculadora, y menos con el corazón. Un emprendedor no puede ser un optimista desinformado.

2. Mercado.

Hay que saber en lo que uno se está metiendo y ser realista. Pensar que la idea es genial, y que es un éxito seguro, es un grave error. Hay que asumir que las cosas irán mal algunas veces. Lo que a uno le gusta puede no gustarle al mercado y al público, que es quien al final compra.

3. Dinero.

Muchos proyectos se mueren por la falta de recursos. Si se empieza a funcionar sin la financiación suficiente, el fracaso es probable. Y cuando no se tiene ni producto ni prototipo, es muy difícil conseguir financiación de las fuentes tradicionales.

4. Secretos.

Hay emprendedores que no quieren comentar su idea con nadie por miedo a que se la copien. Con esa actitud está cerrando la puerta a opiniones, comentarios y análisis de otras personas (sean expertas o no) que pueden aportar valor al proyecto o, a veces, hacerle ver que la idea es de lo más descabellada.

5. Personas.

Rodearse de un buen equipo de personas que complementen las carencias del emprendedor, en cuanto a competencias profesionales y perfiles, es imprescindible. Hay que tener buenos compañeros de viaje y no creerse un superman o una superwoman.

6. Gestión.

Un error común es no administrar los recursos financieros de forma que puedan realimentar el proceso de financiación de compras. Se trata de no ir tanto al banco, sino hacer una buena gestión de ventas para cubrir necesidades y expectativas.

7. Derroche.

Es una consecuencia del optimismo inicial. Tampoco se trata de andar racaneando, sino de hacer una buena previsión de gastos para no quedarse corto a los seis o doce meses de vida de la empresa.

8. Ayudas.

No debes pensar que las subvenciones serán tu salvavidas. Si llegan, lo suelen hacer tarde. Y no las consigue todo el mundo.

9. Esfuerzo.

La falta de foco comercial es peligrosa. Hay que focalizarse en un determinado tipo de cliente y, luego, ampliar. Si puede ser, en el área en la que se es competente.

10. Rival.

Ignorar que existe la competencia, y pensar que el producto es fantástico, mejor que ningún otro, son dos minas que te pueden explotar. Porque, tarde o temprano, llegará la competencia.

riesgos

Los riesgos de adentrarse en la aventura exterior

Como en las viejas películas del Oeste, en las que los colonos se embarcaban en viajes hacia nuevos territorios en busca de otra vida, introducir un producto en otros mercados significa más oportunidades. Pero también entraña mayores riesgos. ¿Qué hacer para reducirlos? Identificarlos y gestionarlos. Una labor en la que la elección de socios y asesores profesionales adecuados se define como un paso esencial en la mitigación del riesgo.

Competencia y política
Lo primero que hay que analizar es el mercado (o mercados) a los que se quiere acudir. Ya se puede tener un buen vino que costará horrores introducirlo en Francia. Con este ejemplo, lo que se presente demostrar es que no hay que dejarse llevar por la cercanía para, por ejemplo, ahorrar costes. Porque ese mismo vino, en Polonia, es posible que tuviera una mayor aceptación. También hay que estudiar muy bien a la competencia, cómo está posicionada, su imagen, su marca, o su aceptación.
Además de la competencia, asimismo están los denominados riesgo político o riesgo país. Condiciones económicas, sociales, políticas, y hasta naturales o geográficas, pueden ser escollos importantes. Grecia, por su situación económica, o Japón, por su riesgo de terremotos, pueden ser dos ejemplos. Tampoco conviene olvidar la inestabilidad política en el lugar de destino de las exportaciones, que puede perturbar, e incluso impedir, la realización de las mismas.
Otros detalles a tener en consideración con los organismos gubernamentales del país, o países, de destino, que pueden cambiar las normas o, incluso, nacionalizar los activos en el extranjero. También conviene no desechar un posible viraje en el ciclo económico, revueltas sociales e, incluso, riesgos en el tipo de cambio (cuando determinados cobros están en otra moneda y esta sufre una devaluación).

Riesgo legal
Es posible que la legislación del país de origen y la ley del país de destino al que se quiera exportar no difieran en demasía. Pero eso no significa que sean idénticas, sino que, lo más seguro, es que haya diferencias. Por tanto, es necesario comprender cuáles son, para que no acabe afectando a la capacidad de exportación. Es conveniente estudiar tanto la legislación tributaria como la relativa a inversiones. Y no olvidar que determinados productos, en ciertos países, pueden estar sujetos a normas técnicas y de seguridad. También conviene tener presente que puede haber diferencias en la ley relativas a contratos, conocer qué leyes se aplican en los conflictos, las garantías que gozan los consumidores, o el registro de patentes y otras cuestiones de propiedad intelectual.
Resumiendo, el riesgo comercial, el riesgo político o riesgo país, y el riesgo de cambio son los tres “tsunamis” a los que cualquier empresa que quiera embarcarse en la aventura exterior deberá tener en cuenta y hacer frente. Con el fin de dotar de cobertura al exportador, o a la entidad financiera frente a estos riesgos, existe el denominado seguro de crédito a la exportación. La Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE) realiza la cobertura oficial de este tipo de riesgos mediante una multiplicidad de pólizas. Para descubrirlas, visite su web aquí.

Lab2

La crisis arrastra la I+D de las pymes

A perro flaco todos son pulgas. Y cuando la crisis azota, algo tan importante para salir de ella como la innovación, está cayendo en picado. Según las cifras que acaba de presentar el Instituto Nacional de Estadística (INE), el número de empresas que realizaron actividades de I+D en 2010 se redujo nada menos que en un 16%. Pero es que, además, la caída fue más acusada en el tramo de empresas que tienen entre 10 a 49 empleados, donde alcanzó el 28%.

Como consecuencia, el número de investigadores empleados en las empresas también disminuyó, concretamente en un 1,7%, con respecto a 2009. Por lo menos, en el sector público esta tendencia fue contraria y aumentó un 1,2%.

En muchas pymes ha desaparecido la I+D porque ellas mismas han desaparecido como empresa, engullidas por la pésima coyuntura económica. Pero en otras, probablemente, se ha debido a una decisión motivada por la obligación de establecer una lista de prioridades, en cuyos primeros puestos no aparecía la innovación.

Craso error, teniendo en cuenta que innovar no es solo invertir en I+D, sino que también consiste en crear nuevas ideas, lanzarse a otros mercados, mejorar los productos o desarrollar más fórmulas de comercialización. Y no hay que olvidar que si las pymes no innovan, no será competitivo el 99% del tejido productivo español, el 60% de nuestro PIB y el 80% de nuestro empleo.

Por lo menos, no todas son malas noticias. Los datos del INE ponen de manifiesto también que, a pesar de lo dicho, durante el pasado año el gasto total en I+D en España se mantuvo, ya que ascendió a 14.588 millones de euros. ¿Cómo fue esto posible? La explicación está en que las empresas medianas y grandes aumentaron su gasto en este apartado. En concreto, las que cuentan con más de 250 empleados lo elevaron en un 1,1%, y las que disponen de entre 50 y 249 trabajadores lo hicieron en un 4,1%.

Pero no hay que olvidar que las pymes constituyen la principal fortaleza empresarial del país y que muchas de ellas son demasiado débiles para seguir invirtiendo. Por eso, cualquier ayuda es buena. ¿Un ejemplo? la Fundación para la Innovación Tecnológica (Cotec) y el Consejo Superior de Cámaras de Comercio han firmado recientemente un convenio para impulsar la innovación en las compañías y para que ésta se consolide como parte estratégica de su gestión. En concreto, desarrollarán herramientas para dinamizarla y realizarán actividades formativas; propondrán medidas a las administraciones públicas e impulsarán estudios, talleres de trabajo y paneles empresariales de debate.

El asunto es crucial. En medio de la crisis, la innovación puede generar nuevas empresas y empleos, ya que en algunos ámbitos existen oportunidades muy interesantes. ¿Un ejemplo? El sector de defensa y aeronáutica, con toda su industria auxiliar, donde se dedica alrededor del 65% de la producción a la exportación y un 12% de la facturación a actividades de I+D+i. Este negocio genera una facturación anual cercana a los 10.000 millones de euros, emplea de forma directa a más de 45.000 personas y a otras 25.000 de forma indirecta.

Es verdad que muchas de las empresas que trabajan en estos campos son de gran tamaño, pero esto no debe llevar a engaño. También son, cada vez más, las pymes formadas por 5 ó 10 trabajadores que han encontrado su nicho de mercado en este terreno. La sofisticación de los sistemas dedicados a la seguridad y la defensa son un excelente caldo de cultivo para la creación de tecnologías, diseños y producción en áreas tan diversas como la electrónica, las tecnologías de la información y la comunicación, la biología, la química o los sistemas aeroespaciales. Solo es cuestión de estar alerta y aprovechar la oportunidad.

vigiliam

César Canedo, CEO de Vigiliam: “Las redes sociales ayudan a conseguir más clientes”

Las redes sociales pueden ayudar a emprendedores y empresarios a hacer nuevos clientes, mejorar el funcionamiento de la empresa e, incluso, ayudar en su proceso de internacionalización. Más todavía si se trata de una red social orientada al contacto entre pymes para buscar sinergias. Nos lo confirma César Canedo, CEO de Vigiliam, una red empresarial ‘on line’ para pymes y autónomos, que pone a su disposición diversas herramientas para mejorar el negocio.

¿Qué importancia han adquirido las redes sociales para las pymes?

Se han convertido en una parte imprescindible de los negocios. Hoy en día, todo tipo de empresa, de cualquier tamaño y actividad puede encontrar un beneficio en las redes sociales. Bien se trate de la tienda del barrio o de cualquier compañía, que puede contactar a través de ellas con sus consumidores o entrar en relación con otras firmas y proveedores.

¿Y todas se han subido ya al carro?

Los primeros en apuntarse a internet, a las redes sociales y al comercio electrónico han sido los empresarios más jóvenes. Pero nosotros hemos notado que, cuando la crisis ha puesto las cosas más difíciles, incluso los empresarios más tradicionales han intentado abrirse a otros ámbitos y formatos.

¿Cuáles han sido los principales beneficios?

La inmediatez a la hora de llegar a los consumidores y clientes. Con una estructura financiera y de personal mucho más reducida, puedes llegar a un público más amplio que si te limitas a trabajar a la vieja usanza.

¿También puede mejorar la organización interna?

Efectivamente. Además de conseguir acceder a un mercado más amplio, pueden servir también para hacer más eficiente la estructura interna de la compañía. Por ejemplo, gracias al ‘cloud computing’ o a un montón de aplicaciones de contabilidad una empresa puede incrementar su eficiencia y funcionar con gastos más reducidos.

En concreto, ¿qué posibilidades ofrecen ustedes?

En primer lugar, el networking. Nosotros, como red empresarial, ponemos en relación a nuestros usuarios con potenciales clientes, proveedores o colaboradores. Para ello, diseñamos sinergias y sugerimos cuáles son los usuarios con más posibilidades de establecer entre ellos una colaboración comercial o de cualquier otro tipo. Y, en segundo lugar, ofrecemos un amplio abanico de herramientas de diversa índole, desde el marketing y la comunicación a la administración. Hemos calculado que el que las usa puede ahorrar unos 30.000 euros al año.

¿Nos puede poner algún ejemplo de sinergias que hayan alcanzado sus clientes?

Nosotros ponemos en contacto a las empresas que, creemos, pueden establecer una relación comercial entre ellas. Luego, las negociaciones y los acuerdos que alcancen dependen de ellas, pero nos han comentado historias de éxito, como pymes que han encontrado nuevos clientes o que han establecido colaboraciones.

¿Un caso concreto?

Por ejemplo, la colaboración entre una agencia de viajes y un resort.

¿Puede servir, también, este tipo de colaboración para afrontar los mercados internacionales?

Dentro de los diversos grupos que organizamos, tenemos dos dedicados a la internacionalización. Hay empresas que ya se han internacionalizado y comentan su experiencia y sus impresiones a otras que todavía no lo han hecho, pero que pueden salir al exterior en cualquier momento. Nosotros, por ahora, solo estamos en España, pero hemos decidido que, en un paso siguiente, saldremos también al exterior. Pues bien, una vez que lo hagamos, podremos impulsar sinergias entre empresas de distintos países.

Supongo que habrá algunas compañías que acordarán, incluso, sumar fuerzas para afrontar el mercado internacional de manera conjunta…

Nosotros nos encargamos de poner a las empresas en contacto. Luego, ellas pueden conducir su relación por muchos caminos.

¿Qué consejos daría usted a la pyme que planea acometer nuevos mercados fuera de España?

Tener muy claro su producto y adecuarlo al mercado al que se va a dirigir; conocer este mercado al máximo; e intentar contar con algún partner o con el apoyo de una empresa del lugar.

¿Qué nuevos servicios tiene previsto Vigiliam?

He leído que, en lo que va de año, se ha denegado financiación a 111.000 pymes, lo que deja claro que, hoy en día, es complicado que una empresa pequeña pueda acceder a ella. Nosotros queremos ayudarles y estamos trabajando en un sistema de financiación basado en redes de confianza entre empresas, mediante sus activos corrientes.

ecommerce

Bienvenidos al f-commerce


Son 500 millones de personas que utilizan Facebook para comunicarse. Para muchas empresas este es un mercado ideal. Pero ¿cómo hacer exitosas campañas de venta de productos o servicios en las redes sociales? ¿Otra vez con esto del Facebook? Es cierto que las redes sociales están últimamente hasta en la sopa, pero hablar de los nuevos sistemas de venta a través de estas redes es realmente interesante. Facebook no sólo sirve para promocionar sus productos, también puede servir de tienda virtual. ¿Cómo? A través de la aplicación Boosket, que permite incluir una tienda en su página de Facebook, o en páginas o grupos como vente-amis, que le permite organizar ventas privadas donde sólo sus amigos (o amigos de amigos) pueden hacer pedidos. Bienvenidos al f-commerce.

Algunas grandes empresas ya se dieron cuenta del potencial. Delta fue quizá una de las pioneras en utilizar la red social más famosa para realizar sus ventas. La compañía aérea comenzó a ofrecer reservas de billetes a través de su página de Facebook. A Delta le han seguido otras empresas: 1-800-Flowers, Nine West, o Procter&Gamble son sólo algunas de ellas. Incluso, muchos outlet ya están organizando sus propias Fan shop, el último reclamo de la red social.

Boosket

Se trata de una aplicación que permite vender directamente en Facebook. Es fácil encontrarla. Simplemente tiene que buscarla en la lista de aplicaciones de la red social. ¿Quiere aprovecharse del f-commerce? Hasta ahora Facebook le permitía promocionar sus productos entre sus amigos. Pero, si ya tiene una buena cantidad de fans, ¿por qué no aprovechar para vender esos productos directamente?

Es una de las ventajas de la venta a través de Facebook. Los usuarios se acercan directamente a la marca y, además, no se corre el riesgo de perderlos al pedirles ir a una página externa. Pero cuidado. Hay que evitar utilizar estrategias de venta invasivas. Es necesario escoger bien los productos que se van a  vender para que esté en consonancia con los gustos de sus ‘amigos’: promociones, productos personalizados, objetos de culto de la marca, exclusividades…

La idea, por tanto, es abrir una tienda en Facebook, un fan shop. ¿Por qué no aprovechar este nuevo canal de venta? En Estados Unidos ya hay más de 20.000 fan shop y cuando vemos que la tienda de 1-800 Flowers en Facebook se ha convertido en su primer punto de venta… ¿Por qué no soñar? Actualmente, los productos que mejor funcionan en la red son la ropa, la informática y la telefonía móvil… Pero, ¿por qué no utilizarlo para otros sectores? Un club de amigos del vino podría ser una buena plataforma para la venta directa de caldos.

Ventas privadas

Pero Facebook se ha revelado también como un putno de encuentro para ventas privadas. ¿Se le ha ocurrido organizar un mercadillo con sus amigos? La página francesa vente-amis, por ejemplo, permite organizar ventas privadas en Internet. Nació en octubre de 2010. La idea es aprovechar al máximo la viralidad de la red social y una de sus premisas: si a un usuario le gusta un producto, ¿por qué no lo va a recomendar a sus amigos? La clientela principal de esta red está formada principalmente por mujeres y los productos más vendidos son joyas o accesorios de moda. Es la versión online de un mercado privado entre amigas. Y con las mismas ventajas: hay productos originales, son más baratos…

Outlets en Internet

Son nuevas ideas para dar salida a nuestros productos. La moda es la que ha avanzado más en la utilización de las redes sociales. Quizá por el fenómeno fan. Hay muchas marcas de ropa con gran capacidad de convocatoria entre sus clientes fieles. Por eso, se han lanzado a montaroutlets en Internet. Son tiendas exclusivas, a las que se suele invitar a los clientes más fieles, y que ponen a la venta prendas de ropa y artículos exclusivos a precios rebajados. Sirven para vender los restos de temporada, pero también para fidelizar a los fanáticos de la marca con adelantos de colecciones, promociones…

Un ejemplo es Privalia, que sólo en España tiene más de 250.000 fans y ya ha abierto en Italia, Brasil o México. Privalia es un club privado online que organiza, en exclusiva para sus socios, ventas puntuales de productos de primeras marcas con descuentos de hasta un 70%. Los fans de esta red pueden comprar por anticipado y acceder a promociones.

Son sólo algunos ejemplos de la transformación que está teniendo Internet. La gente participa a través de redes sociales. El e-commerce está dando paso al f-commerce.