Entradas

telegram

Telegram, un nuevo aliado para las estrategias de marketing

Si a estas alturas todavía no es usuario de Telegram seguro que al menos ha escuchado hablar de esta nueva herramienta digital. En un principio, todo el mundo la identifica como la competencia de WhastApp.  Algunos, incluso se detienen en analizar cuál de las dos aplicaciones es mejor.

Como para gustos están los colores, la discusión puede dar para mucho si se quieren comparar plataformas para charlar entre amigos, pero ese debate no tiene cabida cuando de lo que queremos hablar es de cómo se pueden integrar estas aplicaciones de mensajes en la estrategia de un negocio.

Porque, aunque a primera vista no lo parezca, Telegram es mucho más que otra versión de WhastApp. Es algo parecido a una fusión entre el email y WhatsApp, que ha revolucionado a los especialistas en marketing que loan, desde hace meses, los encantos de aplicar Telegram a las estrategias de promoción de cualquier negocio.

Todo el mundo parte de la base de que Telegram está a años luz de WhatsApp cuando se habla de aceptación masiva (900 millones de usuarios activos de WhastApp, frente a 100 de Telegram ). Pero esa desproporción no ha arrinconado a la herramienta creada por la pareja de hermanos rusos, Pavel and Nikolai Durov, sino todo lo contrario.

Podría decirse que Telegram se ha convertido en algo así como el WhastApp pijo. Sus usuarios tienen un perfil muy atractivo para cualquier marketiniano. Se trata de los denominados early-adopters, personas muy activas en el mundo de las tecnologías, interesados en las novedades y los cambios y, en la mayoría de los casos, prescriptores de tendencias. Más conocidos como influercers. ¿Quién no quiere poner un influencer en su estrategia de promoción?

Más allá de esto, lo que realmente ha conquistado de Telegram es el mundo de posibilidades técnicas que pone a disposición de cualquier empresario interesado en promocionar su negocio, sin necesidad de grandes inversiones. Es una plataforma ideal para las newsletter y en blogs especializados como Market Forum, aseguran que las Apps de mensajería móvil son “The Nex Big Think”.

Entre los principales atractivos que atribuyen a Telegram están:

  1. Permite que el mensaje llegue directamente al destinatario.

Tal vez sea esta posibilidad la primera que atrajo la atención de los estrategas.  En Telegram no existe la temida carpeta de spam que tantos disgustos acarrea a las campañas de email marketing. Cuando se distribuye un contenido por Telegram, este llega directo, sin ningún filtro, al móvil del destinatario.

  1. Es una herramienta multiplataforma.

Es decir, la misma cuenta puede estar abierta al mismo tiempo en varios dispositivos diferentes. Eso permite distribuir más fácilmente el trabajo de promoción entre diferentes empleados.

  1. Identificación institucional.

Telegram ofrece la posibilidad de interactuar con los usuarios de su red sin necesidad de mostrar información personalizada. Por un lado, permite la creación de cuentas institucionales con imágenes e identificación de empresa. Por otro, tanto para las empresas como para cualquier usuario, está disponible la creación de un alias de Telegram, algo así como el nombre de usuario en Twitter, por el que puede ser identificado un usuario y que permite ocultar el número de teléfono al resto de usurarios. Eso sí, siempre que quien reciba el mensaje no te tenga añadido a su libreta de direcciones (en ese caso sí se mostraría).

  1. Mucho más que grupos.

Si los grupos de WhatApp pueden parecer una forma sencilla de compartir el mismo mensaje con mucha gente, los de Telegram abren un mundo de posibilidades. Se pueden crear grupos, supergrupos y canales.

Los grupos son similares a los de WhastApp, permiten añadir hasta 200 usuarios. Todos los miembros pueden añadir nuevos miembros, modificar el icono del grupo, hacer comentarios.  Hasta hace unos meses, otro atractivo era que los mensajes estaban encriptados, pero ahora también lo están los de WhastApp, así que su único plus  que le queda por lucir es que se puede programar su autodestrucción.

En cualquier caso, cualquiera que los haya usado sabe que gestionar un grupo masivo no es fácil, mucho menos si la intención es transmitir un mensaje controlado. Los Durov, pensaron en eso y como alternativa también crearon los super grupos y los canales.

Los super grupos, permiten añadir hasta 5.000 usuarios. Pero en este caso hay un administrador que controla las nuevas incorporaciones y es el único autorizado para enviar mensajes. Permiten un historial único, es decir que cuando se incorpora un nuevo miembro ve todo lo escrito antes de su llegada. Los mensajes pueden ser editados después de lanzarlos y también borrados por el administrador haciéndolos desaparecer en todos los historiales de todos los usuarios.

Además, permite incluir menciones específicas a miembros del grupo, hashtags. Permiten añadir todo tipo de documentos adjuntos casi sin límite de capacidad. Desde una simple nota en pdf, hasta pesadas fotografías o amplios dosieres de información. Y por supuesto, se puede controlar en qué momento el receptor lo ha leído. Incorpora, también, un sistema de búsqueda rápida de contenidos.

Los usuarios, por su parte, tienen la posibilidad de silenciar el grupo excepto cuando haya una mención expresa para él.

Los principales gurús del marketing, como Gastre o Blogger3cero aseguran que este puede convertirse en una forma muy útil de gestionar para la comunicación interna en cualquier organización. Una forma eficaz de controlar, por ejemplo, un equipo de trabajo, que permite que todo el mundo conozca los flujos de órdenes pero que cada uno se focalice solo en las que le atañen personalmente.

Los canales, en cambio, están pensados para la transmisión de mensajes fuera de la organización.

Un canal se diferencia del grupo, sobre todo, en que no hay límite de miembros. Todo aquel que acepte la invitación podrá ser incluido. Además, como Telegram permite crear cuentas de empresa, los contenidos están firmados por esa cuenta institucional y sus atributos, sin necesidad de identificar personalmente al usuario que la gestiona.

Otra interesante propuesta de Telegram son los bots. Cada vez están más de moda y es algo así como unos pequeños programas informáticos que permiten automatizar algunas de las tareas de la estrategia de marketing. Se diferencian de un programa informático al uso en que cualquier usuario puede crear un bot con unas órdenes básicas.

De esta forma, los canales se pueden convertir en fáciles vías de prestación de servicios básicos de atención al cliente; por ejemplo programando unas preguntas básicas y unas respuestas tipo. También son muy buenos para poner en marcha estrategias de fidelización como: sorteos, encuestas, premios, etc.

En un estadio más avanzado, esos bots pueden ser programados para conectarse con los programas internos de las compañías y servir para enviar advertencias, informes, etc. sin necesidad de diseñar aplicaciones corporativas específicas.

Incluso se puede programar la gestión de las redes sociales del propio canal. Por ejemplo, dando orden de que cada vez que se publique un post o un tweet éstos sean repicados en el resto de redes sociales, y programar así las distribución de contenido con más facilidad.

Investigar todas estas posibilidades es tan fácil, (y tan complicado a la vez) como poner un banner en la web corporativa invitando a todos los interesados a unirse a los canales oficiales de Telegram o haciendo mailings con los contactos habituales. El resto es todo trabajo de la imaginación.

vender_auditorio

Técnicas para vender marca y producto ante cualquier auditorio

Los negocios no se hacen únicamente en el mostrador del comercio o en las mesas de reuniones. También pueden conseguirse  nuevos clientes en los actos sociales y, sobre todo, en las oportunidades que se tenga de intervenir ante cualquier auditorio en condición de experto en una materia o responsable de una empresa.

 

Estos eventos constituyen una buena oportunidad para que el emprendedor promocione, o al menos haga referencia, a las bondades de los productos y servicios que comercializa su compañía y traslade los mensajes que más le convengan.  Eso sí, para que los resultados sean óptimos, debemos tener en cuenta algunas técnicas para vender marca y producto ante cualquier auditorio.

 

Analizar el tipo de público. Lo primero que debe hacer el orador es analizar y conocer al público al que se va a dirigir. No es lo mismo que vaya a intervenir ante potenciales clientes que ante colegas de profesión, especialistas en otras materias, responsables de otros negocios del mismo u otro sector, proveedores, representantes de administraciones públicas, etc.

 

El número de personas que compone el auditorio también debe ser tenido en cuenta, con el fin de prever la utilización de un lenguaje más íntimo y cercano en caso de pequeños grupos, o un tono más enérgico, firme y sostenido en caso de grandes cifras.

 

Enfocar adecuadamente la intervención. Si el emprendedor es invitado a dar una conferencia o a participar en un coloquio debido a sus conocimientos sobre una materia determinada, no debe empezar su intervención hablando directamente de su empresa. Esto daría una mala impresión desde el primer momento, ya que quedaría en evidencia su deseo de aprovechar el acto para “vender” el negocio, lo que generaría probablemente un cierto sentimiento de rechazo y animadversión hacia él.

 

Tiempo habrá a lo largo del evento de hacer alusión más adelante y en momentos puntuales, de forma diplomática y elegante, a los productos y servicios de su empresa, en forma de ejemplos y referencias más sutiles.

 

Atraer el interés del auditorio. Hay discursos interesantes que no llegan a calar entre los presentes porque el conferenciante no tiene chispa; e intervenciones simplonas que, sin embargo, dejan huella por el carisma con el que se presentan. Pues bien, el emprendedor debe intentar fusionar ambas. Es decir, defender argumentos interesantes con contenidos de alto valor, y presentarlos con chispa, gracia, ironía, buena entonación, pausas que creen expectación, etc.

 

Referencias a la empresa. Muchos emprendedores son especialistas en una materia y saben exponer perfectamente sus conocimientos técnicos o científicos, por lo que apenas necesitan recomendaciones para hacerlo con fluidez y eficacia. Pero sí deberían buscar el asesoramiento de los profesionales de marketing para conocer cuáles son los mejores momentos para introducir en sus discursos la correspondiente referencia o ejemplo de su empresa; y cómo hacerlo sutilmente para justificar la mención y que no parezca una “cuña” publicitaria. Sólo de esta forma, surgirán efecto estas técnicas para vender marca y producto ante cualquier auditorio.

 

Otras opiniones y avalistas. Cuando uno habla expone su opinión sobre un tema. Pero si consigue alinear ésta con la de otros expertos el mensaje saldrá reforzado. Es lo que debe conseguir el emprendedor en su intervención. Para ello, nada mejor que buscar opiniones de reconocidos profesionales del sector que avalen sus argumentos y, a ser posible, las bondades de los productos y servicios que comercializa.

 

¿Un ejemplo? Supongamos que nuestro orador vende componentes electrónicos para empresas. Sólo tendrá que recopilar algunos recortes de la prensa económica (o generalista) para hacerse eco de la importancia que tendrán estos productos en la gran revolución 4.0 que se está produciendo en la industria de todo el mundo.

Sin título

Cómo aumentar tus ventas con las bases de datos de marketing

Sin título Has lanzado un nuevo producto al mercado: el gadget definitivo para la gestión de las flotas de vehículos de transporte. Hasta ahora, tu radio de acción se había limitado a sectores muy nicho. Sin embargo, las nuevas funcionalidades de tu producto hacen que este pueda interesarle a compañías de ámbitos muy diversos, por eso has decidido salir de tu zona de confort y llevar a cabo una campaña de marketing más masiva. Pero ¿cómo hacerlo? ¿Cuáles son las herramientas a tu disposición? Y sobre todo, ¿dónde encontrarás toda la información necesaria para acercarte a tus clientes potenciales? La respuesta a estas preguntas y a todas las que te haces se encuentra en las bases de datos de marketing.

A la hora de comunicar directamente a tus posibles compradores la ampliación de tu oferta de servicios debes tomar dos decisiones fundamentales: cómo vas a comunicarlo y a quién te vas a dirigir. Para ello, necesitas conocer las técnicas de marketing a tu disposición y aprender a elaborar bases de datos de marketing.

Algunas de las técnicas de marketing más utilizadas son:

  • Fórmula a través de la cual se contacta directamente con el cliente por teléfono. Durante la conversación se presentarán los beneficios de hacerse con el producto. Esta llamada puede ser el paso previo a, por ejemplo, enviar por correo un dossier sobre tu compañía y una muestra del producto. Para emplearla es necesario contar con el nombre de la empresa, dirección, teléfono y persona de contacto en tu base de datos.
  • Email marketing. Consiste en enviar un correo electrónico a tus clientes potenciales presentándoles el nuevo producto. Existen una gran cantidad de plataformas digitales para realizar estos emailing, pero en todas ellas necesitarás al menos el nombre de la empresa y una dirección de correo electrónico. Es más, una vez realices tu primer envío podrás volver a utilizar esta técnica para informar a tus compradores sobre ofertas o promociones relacionadas con tus productos. Gracias a las bases de datos de marketing, conseguirás acceder a muchos más clientes potenciales.
  • Redes sociales: Difundir información a través de las redes sociales de tu empresa es muy útil para mantener a tus compradores más fieles al tanto de tus productos. Para alcanzar a clientes potenciales puedes optar por llevar a cabo estrategias pagadas y hacer que tu mensaje llegue incluso a aquellos usuarios que no siguen tus perfiles.

 

Elabora tus propias bases de datos de marketing

Sea cual sea la técnica de marketing que escojas para acercarte a tus clientes potenciales, debes contar con los datos de empresas procedentes de bases de datos de marketing fiables y contrastadas. Para ello puedes acceder a servicios electrónicos como los de Informa. En ellos podrás escoger el tipo de información que deseas, establecer una relación de empresas e incluso filtrarlas según sus resultados en los últimos años.

En caso de que quieras acercarte a las compañías más destacadas de cada sector, puedes solicitar también un informe sectorial, ya que estos suelen incluir un listado de las empresas más destacadas a nivel nacional en cada ámbito. Si lo que quieres es presentar tu nuevo producto a todas las empresas de tu provincia, a través de estos servicios también podrás encontrar un listado de las mismas y crear así una base de datos de marketing personalizada.

El lanzamiento de un nuevo producto es un momento en el que se mezclan la ilusión por llevar a cabo una nueva apuesta para el futuro de tu negocio y el nerviosismo de saber cómo será recibido entre tus potenciales clientes. Para garantizar el éxito de tu nuevo gadget en el mercado, es fundamental que no pienses solo en qué vas a comunicar, sino también en la forma de hacerlo y en los destinatarios. De esta forma, utilizando herramientas como las técnicas de marketing y una base de datos a medida, estarás un paso más cerca de aumentar tus ventas y ver cómo tu producto equipa todas las flotas de vehículos del país.

bartenders-and-customers-in-a-coffee-shop

La actitud de los vendedores determina el éxito de un comercio

bartenders-and-customers-in-a-coffee-shopSin duda, la actitud de los vendedores determina el éxito de un comercio. Su aspecto y comportamiento ante los clientes que entran por la puerta es un factor clave y determinante para aumentar las ventas, pero también puede convertirse en muchas ocasiones en el principal responsable de que un negocio fracase. Por eso, es imprescindible cuidar no solo su forma de vestir y su imagen en general, sino también la manera en que se dirigen a los consumidores, su amabilidad, el vocabulario que emplean, el lenguaje no verbal…

No hay que olvidar nunca que el profesional que se encuentra detrás del mostrador es el primer representante de nuestra empresa con que se encontrarán las personas que entren en el establecimiento. Y, teniendo en cuenta este importante y decisivo papel, hemos pedido a varios expertos en marketing su opinión sobre la forma en que deben comportarse los vendedores dentro de un comercio. A continuación, resumimos en forma de pequeñas píldoras los consejos más interesantes y prácticos que nos han dado.

Puntualidad. Si el comercio abre a las 10 de la mañana debe estar abierto a las 10 y no a las diez y cinco. Es decir, su responsable ha de llegar con suficiente antelación como para que le dé tiempo a levantar la persiana y prepararlo todo para que a esa hora se pueda estar realizando ya la primera venta. Y si cierra a las 20 horas, nadie debe recoger hasta esa hora, aunque ya no haya ningún potencial comprador. Por supuesto, si lo hay, no se le debe apurar para que vaya saliendo lo antes posible. Por otra parte, no hay ni que decir que todos los dependientes deberán ir corporativamente vestidos e identificados.

Movimiento y dinamismo. Habitualmente, los clientes suelen llevar prisa, por lo que agradecen encontrarse con un vendedor dinámico, que les atienda con agilidad. Nada puede dar peor imagen que toparse con el personal parado, sentado o ausente, como si el negocio no fuera con ellos, algo que parece increíble pero que sucede de vez en cuando. Sobre todo cuando, una vez que han empezado a atendernos, siguen dando la impresión de encontrarse realmente muy lejos de allí pensando en otros asuntos. Por supuesto, otra de las premisas del buen dependiente es no desaparecer nunca del establecimiento, dejándolo solo y con un cartel que diga algo así como “vuelvo en cinco minutos”. Esos carteles improvisados, muchos escritos a mano con bolígrafo, dan una imagen pésima.

Ni comida ni bebida. Existen establecimientos con varios dependientes, que se turnan para salir de vez en cuando a tomar un café, desayunar o almorzar. Pero hay otros en los que, bien porque se encuentran solos o porque existe una gran actividad en el local, terminan tomando algún bocado o bebida allí mismo. Sea por un motivo u otro, se ha de evitar ingerir alimentos o bebidas en el lugar de trabajo debido a la mala imagen que produce, incluso aunque no haya ningún cliente. Éste podría aparecer en cualquier momento.

No eternizarse. ¿Cuántas veces hemos mirado al reloj mientras esperábamos ser atendidos detrás de otra persona? Algunos clientes habituales tienen muchas dudas y hacen un gran número de preguntas antes de comprar, pero hay dependientes que no solo responden amablemente a esas consultas sino que también se interesan por la familia, los amigos… Un comportamiento muy correcto si en ese momento no hubiera nadie más a quien atender.

Igual amabilidad e interés. Aunque unos sean conocidos y otros no, el vendedor debe procurar tratar a todos los clientes con la misma amabilidad e interés, incluso aunque alguno no le caiga demasiado bien. Es recomendable evitar interesarse demasiado por unos y mantener una actitud seca y demasiado distante con otros. Además, no debemos dejarnos influir por las apariencias, el vestuario o el comportamiento de un cliente, ya que podríamos llevarnos más de una sorpresa. En términos de valor económico, no siempre tienen porqué coincidir con su capacidad adquisitiva.

7679988780_c7cc451469_b

¿Se debe cambiar la marca a los negocios en auge?

7679988780_c7cc451469_bCambiar el nombre o la imagen de un negocio es algo muy habitual en las grandes compañías. Se puede afirmar sin ánimo de equivocarse, que todas las grandes enseñas del mundo han cambiado su imagen en alguna ocasión. Un buen ejemplo sería Apple, y sus habituales transformaciones en su logotipo.

Muchas veces estos cambios no son perceptibles para la mayoría de los consumidores, porque se trata de transformaciones sutiles o de color, que pasan desapercibidas. Muy pocos se van a enterar de que el diseño de las tarjetas de visitas ya no es el de antes. Pero todas estas variaciones tienen importancia para la firma. Por norma general, el cambio de marca suele llevar implícito una evolución, una búsqueda o un compromiso para obtener metas mayores. Como ya hemos comentado, en este tipo de casos, la metamorfosis no es para todos los públicos y sólo alcanza a los grandes expertos de la compañía y del sector.

Sin embargo, en otras ocasiones, el cambio de marca responde a una necesidad más sustancial y más vital para la compañía. Entonces, el objetivo buscado es transformar la percepción que los consumidores tienen de la enseña. Aquí no se trata de sutilidad, sino de que todo el mundo se entere que está ante una firma nueva que ofrece otro tipo de soluciones a la sociedad.

Saber cuándo es el momento de llevar a cabo cualquiera de los dos tipos de cambio de nombre, logotipo o marca es fundamental para los empresarios. También para los emprendedores porque, en este campo, las reglas de las multinacionales son idénticas en el caso de las pymes. ¿Cuándo llega el momento de cambiar?

Cuando se observa que la imagen está anticuada o es acaparada por clientes que no convienen
La multinacional Burberrys tuvo un problema en el pasado. Se convirtió en la preferida de las bandas de chavales, lo que hizo que su uso de desvirtuara y que la enseña se alejara de muchos de sus clientes potenciales debido a dicha asociación negativa.

Para resolver el problema, Burberrys se transformó, elevó el nivel y puso todo su empeño en regresar a ese consumidor de clase media y alta, que es su objetivo. Lo más curioso es que ni cambió el logotipo ni los precios sino que se esforzó en cambiar las presentaciones de las colecciones, elevando el nivel de las mismas. Así se desligó de las bandas y volvió a atraer las miradas de la clase alta. Lo más normal es que una pyme no tenga semejante problemas, pero sí puede ocurrir que su firma capte, por el motivo que sea, a una clientela que no su objetivo inicial. Si esto ocurre, y no es perjudicial a largo plazo, trate de cambiar para recuperar la atención de su usuario preferido pero intente no perder por el camino lo que ya ha conseguido.

Cuando se entra en un nuevo país
Cualquier empresa que atraviesa fronteras suele traer una imagen de su país de origen. Si se trata de una pyme, lo más probable es que nadie sepa de su existencia, lo que abre la oportunidad de tratar de lograr otro posicionamiento de mercado. Quizá en nuestro mercado de origen podamos ser una enseña de gran consumo pero en la apuesta internacional queramos elevar los precios para captar a un segmento poblacional diferente con lo que aumentaremos nuestra rentabilidad. Eso fue lo que hicieron todas las marcas del grupo Inditex, más en concreto Zara. La enseña bandera de la textil gallega era concebida en España como de moda masiva, relacionada con los bajos precios. Pero en su salida al exterior se posicionó para atrapar a la clase alta. Lo ha hecho tan bien, que ahora también en España se ha permitido el lujo de subir los precios de forma que es vista de manera global como una enseña de moda, sin la etiqueta de barata o bajo coste por detrás.

Cuando termina la misión original o el mercado evoluciona demasiado rápido
El cambio de denominación suele ser más habitual en el sector tecnológico. La velocidad a la que se mueve todo en ese ámbito económico hace que muchas veces los nombres se queden anquilosados y pierdan su verdadero significado. Pongamos un ejemplo, quizá tengamos una empresa cuya razón social esté enfocada a servicios novedosos en el pasado, como la nube. La generalización de esas soluciones hace que sea necesario transformar la marca para no quedarse anclada en el pasado. Otro ejemplo es Microsoft. Décadas atrás, la enseña estaba asociada a los PCs. El auge de Apple hizo que el concepto de ordenador personal se quedara anticuado, lo que obligó a Microsoft a transformar toda su concepción de negocio elevando el concepto a los servicios de valor añadido en todo tipo de plataformas.

Cuando sólo nos queda el nombre
En ocasiones la empresa tiene graves problemas económicos pero por el motivo que sea su nombre mantiene un prestigio y el elevado reconocimiento de marca. Es lo que le ocurría a Harley-Davidson en la pasada década de los 80.Todos identificaban el mundo de las motos con las Harley pero el hecho de ser la enseña más reconocida en el mercado no impedía que nadie comprara sus monturas.

El problema era que su producto estaba anticuado. En esta ocasión, la solución pasaba por cambiarlo todo menos el nombre, que era lo único que funcionaba. Se lavó la cara a las referencias, se mejoró la calidad, se adaptaron las motocicletas a los nuevos gustos del consumidor, se transformó el diseño, etc. Con todo, se captó a una nueva generación de  pilotos que han devuelto a lo más alto a la empresa.

Este caso demuestra que ante un mercado en continuo movimiento, la marca está obligada a cambiar para no quedarse anclada en el pasado.

pokemon-1543353_960_720

Cómo aprovechar Pokémon Go para impulsar los beneficios de las pymes

pokemon-1543353_960_720Nadie lo duda. El fenómeno del verano se llama Pokémon Go. El juego de Nintendo ha revolucionado la red como solo Pikachu es capaz de hacerlo.

En el primer fin de semana tras su lanzamiento, se contabilizaron 50 millones de descargas solo en Google Play, según los datos de la empresa de seguimiento de apps SensorTower. Un récord que se bate día a día. Todavía no se ha cumplido el mes y ya se superan los 75 millones de descargas totales en Android y iOS. Y eso que todavía Pokémon Go apenas está disponible en 32 países, cuando la intención de Nintendo es llegar hasta los 100.

Por si las cifras no son suficientemente claras, aquí va una comparación. En menos de un mes, Pokémon Go ha superado en número de usuarios a aplicaciones tan famosas y demandas como WhatsApp o Snapchat y está a punto de superar a Twitter, según ha publicado la revista Forbes.

Es el primer gran éxito de un experimento de realidad aumentada para el gran público y también la primera gran oportunidad para que las empresas puedan aprovecharse de este fenómeno que parece haber llegado para quedarse.

Porque la gran revolución de Pokémon Go, en particular, y de la realidad aumentada, en general, es que saca a los jugadores a las calles y los pone a las puertas de muchos negocios. Por supuesto, los empresarios más avezados no han tardado en verle la oportunidad al asunto y ya han puesto en marcha todo tipo de estrategias para aprovecharla. Entre las más ingeniosas están:

Regalos e incentivos para los jugadores

Tal vez, la más tradicional de las estrategias. Consiste adaptar los incentivos de toda la vida: hora feliz, dos por uno, descuentos, etc. a los clientes que usen esta App. Por ejemplo, un bar en Virginia en Estados Unidos ofrece ya un 20% de descuento a los jugadores de esta app o cafetería de San Francisco ofrece 2×1 para todos los jugadores de la app que lleguen al establecimiento con el juego en mano. Estos son solo algunos de los ejemplos que recogen los medios estadounidenses. Aquí el ingenio está del lado de los empresarios. Y puede ser una gran fuente de ingresos dada la tendencia a las macroquedadas, como la que se hizo en Madrid el 28 de julio, con una afluencia que superó las 5.000 personas.

Convertirse en Pokeparada

Esto ya implica jugar en la primera división de la tecnología de realidad aumentada. Implica que los negocios comienzan a formar parte del propio juego. Durante los primeros días, solo los lugares públicos estaban identificados como Pokeparadas, lugares en los que hay mayor concentración de pokémons y, por tanto, atraen a más usuarios ávidos de darles caza.

Pocos días después, las empresas estadounidenses vieron el negocio y Nintendo junto a la empresa que ha creado el juego, Niantic, reaccionaron rápido. Ahora, cualquier negocio privado puede convertirse en una pokeparada y, por tanto, en lugar de concentración de los jugadores.

En los blog y medios de comunicación especializados en tecnología se ha hecho famosa la declaración de un empresario estadounidense propietario de una pizzería en Long Island, Nueva York, que aseguró al New York Post que tras abonar 10 dólares para activar un “modulo de señuelo” consiguió aumentar un 75% las ventas en solo un fin de semana.

Las grandes multinacionales como McDonnals ya se han sumado a este carro. ¿Y usted está dispuesto? Antes de contestar recuerde que esto, en principio, está más recomendado para negocios cuya oferta se adecue al perfil de usuario de este juego.

Este señuelo que es tan fácil de contratar como la publicidad de Google, permiten ser centro de atracción de pokémons durante 30 minutos. Se paga por clics, pero con los adecuados atractivos en el negocio real esta opción se convierte en una herramienta de marketing casi perfecta.

Convertir la sede de tu negocio en un gimnasio Pokémon

Esto ya es un paso más en la implicación en el juego. Los gimnasios Pokémon son edificios donde se disputan combates y están presididos por un líder. Implica mucha actividad por parte del líder para ir acumulando medallas y poder participar en ligas internacionales. Seamos realistas, esto es para gente muy entregada a la causa. En Estados Unidos dicen que ya hay quienes están dejándolo todo para ganarse la vida por esta vía. Para los empresarios que quieran potenciar su negocio, esta es una vía con mucho riesgo puesto que mantener el gimnasio virtual y el negocio real tal vez no sea muy compatible. ¿O sí? Todo depende de la habilidad de cada uno.

Invertir en bolsa y no solo en Nintendo

Aunque algunos pueden pensar que es un poco tarde para comprar acciones de Nintendo vista la espectacular evolución de la cotización tal vez no lo sea. Veamos. En los siete días posteriores al lanzamiento, Nintendo consiguió una revalorización de más de 13.000 millones de euros. Desde entonces el valor se ha corregido con distintos altibajos. Al cierre de este post, Nintendo cotizaba a 198,65 dólares tras el pico de 270,28 que registró el 18 de julio. Pero muy lejos 129 dólares que costaba comprar una acción de la compañía nipona a principios de julio.

Por supuesto, adivinar lo que va a pasar en el futuro es imposible. Pero hay algunos datos que invitan al optimismo. Desde el lado de la compañía, todavía le quedan muchos países en los que asentarse y por tanto muchos beneficios esperados. Puesto que aunque el juego es gratis, existe una posibilidad, casi obligada, de realizar diferentes compras que ayuden a progresar. Esto son ingresos casi seguros en el futuro.

Por otro, como ya hemos mencionado arriba, la posibilidad de que las empresas paguen para convertirse en paradas de pokémon Go apenas se acaba de inaugurar y tiene mucho potencial de crecimiento.

Muy de cara a futuro, la realidad virtual parece haber llegado para quedarse.

Además, analistas como David Gibson de Macquarie Capital Securities han explicado a la agencia de noticias Bloomberg que se prevén ganancias de más de 15% para las acciones de Nintendo.

 

Pero no son estos los únicos títulos a tener en perspectiva. Appel también puede ser una inversión interesante para aprovechar el fenómeno pokémon Go.

Analistas de esta compañía en EEUU han asegurado que Appel podría ingresar por Pokémon Go alrededor de 3.000 dólares de ingresos extra entre los 12 y 24 meses siguientes.

En cualquier caso, no hay que olvidar que cuando se trata de inversiones en bolsa el riesgo debe estar muy presente y hay que valorar si se puede afrontar o no la posibilidad de perderlo todo.

sin_marketing

¿Pueden existir negocios rentables sin marketing?

sin_marketingVamos a empezar este post dando respuesta a la pregunta que nos hacemos en el titular. Y se trata de un rotundo no. Ningún negocio, por pequeño que sea, puede sobrevivir sin nada de promoción, publicidad o marketing. Este hecho es todavía más reseñable si tenemos en cuenta que en esta web hablamos de pymes y startups a las que muy pocos conocen. ¿Cómo demonios se va a hacer alguien un nombre si nadie tiene la menor idea de su existencia?

 

A pesar de esta evidencia, cuando se estudian los motivos que llevan a que el 75% de los nuevos negocios no sobrevivan más de dos años, y que el 80% no llegue a cinco, nunca se habla del marketing. En la mayoría de los casos, esta elevada mortalidad se achaca a la gestión, los problemas de financiación y tesorería, a los sistemas… En definitiva, a mil y una causas, pero se suele pasar por alto que la firma que acaba de bajar el telón jamás haya hecho una campaña de publicidad, ni offline ni online.

 

El marketing es tan importante que solo es necesario pensar a qué se dedica un gigante como Coca-Cola. Alguno podría decir que elaboran refrescos, que cada cierto tiempo lanzan un nuevo producto, etc. Sí, todo eso es cierto. Pero la realidad es que más del 70% de los recursos económicos de la compañía se centran en actividades que tienen que ver con la marca. Y con toda la lógica del mundo. Si ya tienes el producto, solo te queda venderlo. Y ahí es donde entra de lleno la publicidad y el marketing.

 

Este ejemplo debería servir a todos aquellos empresarios que cortan estas partidas sin el más mínimo problema o que, sencillamente, jamás han invertido un céntimo en dar a conocer su empresa. Un grave error, ya que hablamos de un departamento que es capaz de generar ingresos. Sin él, estos sencillamente se resienten demasiado. Por eso, vamos a repasar de forma rápida algunos de los motivos que deberían de llevar a una pyme o startup a considerar el marketing como un activo vital para el negocio.

 

Edificar una imagen reconocible
Ya lo hemos mencionado, pero es que la clave que explica el éxito o no de una firma pasa porque se sepa qué existe. Un producto no es nada si no tiene detrás una imagen y un nombre que lo acerquen a la sociedad. Para lograr esa conexión es necesario fomentar la presencia de la compañía en todos los soportes publicitarios disponibles.

 

Aunque se piense a veces que sí, en la mayoría de los casos los clientes no vienen solos. Es necesario ayudarles y eso se logra a base de diferenciarse del resto. El hecho de que en la actualidad la sociedad esté más conectada y viva en un mundo digital es beneficioso para los emprendedores. Internet ofrece infinidad de herramientas gratuitas que permiten promocionar un producto o servicio sin necesidad de invertir dinero. Solo se requiere de creatividad y de esfuerzo. Con ambas virtudes se puede obtener un marketing muy efectivo. Un buen ejemplo en este sentido serían los food trucks, una iniciativa americana que se está poniendo de moda en España. Estos restaurantes sobre ruedas anuncian los menús y dónde estarán presentes a través de las redes sociales.

 

Ayuda a conseguir socios

En  los primeros momentos de vida de una empresa, una de la obsesiones de los emprendedores es la de buscar alianzas que permitan arrancar el negocio. Se trata de firmar acuerdos con distribuidores, con otros socios, con fábricas, etc. Para avanzar en este tipo de negociaciones es importante que la firma tenga unas credenciales. Las personas se fían más de empresas que sean atractivas y que tengan buena imagen. El marketing es la herramienta ideal para lograr elevar la cultura de la compañía y darla a conocer.

 

Crea la marca
La sociedad no compra empresas, sino que adquiere marcas. Esto es un concepto que debe tener en cuenta todo emprendedor. Nadie entra en Punto Fa pero sí en Mango, que es lo mismo. Inditex es para los periódicos y las revistas, las personas se dejan el sueldo en Zara. La enseña es lo que llega a la mente de los consumidores y es lo que impulsa la compra.

 

Es la única forma de diferenciarnos del resto y, obviamente, el marketing debe enfocarse a la marca. La empresa no le interesa a nadie, salvo al emprendedor.

 

Convierte a una startup en líder

El marketing está detrás de que muchos compren el iPhone en vez de otro smartphone de similares características, pero de una empresa que no tiene una marca tan reconocible. También es el secreto que se esconde entre Samsung y rivales chinos como Xiaomi, Meizu o Huawei, que son capaces de fabricar dispositivos de funcionalidades casi idénticas a mitad de precio. A pesar de ello, el consumidor paga el doble por llevar en el bolsillo un Samsung o un iPhone. Detrás de ese acto totalmente irracional solo está el poder de una marca.

 

El marketing tiene la capacidad de convertir una startup en un líder mundial. Si no que se lo digan a la propia Apple. Steve Jobs ha sido quizá uno de los empresarios que mejor ha aprovechado las bondades de la publicidad.

 

Es capaz de generar ganancias

No conviene confundir entre facturación y beneficios. Las ventas siempre tienen que ser menores que los costes para obtener ganancias. Esto es el ABC de cualquier negocio. Pero muchas veces la propia concepción del negocio no permite jugar con márgenes holgados. Es el caso de las empresas de economía colaborativa como Uber o Airbnb. A éstas solo les queda el marketing para poder obtener beneficios de un servicio que casi facturan a precio de coste. Las ganancias vienen del volumen de ventas. Y éste solo puede crecer con el conocimiento del producto o del servicio. Lo mismo ocurre con otro tipo de servicios como el streaming. ¿Alguien piensa que Netflix podría ganar dinero cobrando 10 euros al mes a sus abonados si no tuviera más de 75 millones de clientes?

 

La tabla de salvación en los tiempos de crisis

Cualquier empresa tendrá que padecer en algún momento un bache en la economía o una crítica furibunda de clientes por fallos en algún producto o servicio. Un plan de marketing y comunicación integral es primordial para superar estos baches.

 

En resumen, el denostado marketing es la piedra filosofal que se esconde detrás del éxito de la mayoría de los negocios. Por eso su importancia para una pyme es capital. De hecho, quizá sea la clave que lleve a que un emprendedor se convierta en empresario. Y que una firma que acaba de dar sus primeros pasos tenga un futuro a largo plazo. En otras palabras: sin marketing, la profesionalización de un negocio no existe. Tampoco la internacionalización.

nuevo_pais

Cómo hacer marketing en un nuevo país

nuevo_paisHacer marketing y promocionar los productos en el nuevo país es una labor imprescindible para cualquier empresa que ha decidido poner un pie en el exterior de nuestras fronteras. Pero se trata de una tarea que debe dirigir y controlar directamente el exportador, evitando que quede exclusivamente en manos del importador. Pero, entonces, ¿cómo organizar y coordinar la tarea? Veamos algunas consideraciones sobre el tema.

 

En principio hay que tener presente que la publicidad beneficia a los dos, tanto a exportadores como a importadores, por lo que debe ser una labor en la que ambos remen en la misma dirección. Pero el principal responsable de marcar las líneas generales y las principales directrices de la estrategia de promoción del producto es el exportador.

 

Es aconsejable que éste se encuentre presente en las primeras reuniones que se celebren con las agencias contratadas en el país de destino –sobre todo en las que se defina el producto y las campañas a realizar- y que asista, posteriormente, a las más importantes, como las de seguimiento y consecución de resultados. Sin embargo, puede delegar su representación en el importador en aquellas que sean de mero trámite o en las que se traten cuestiones rutinarias.

 

En una primera etapa, o en aquellos países en los que la exportación es reducida o limitada, es conveniente contratar a una única agencia especializada que promocione los nuevos productos introducidos. Pero en los destinos más importantes, en los que se pretenda aumentar el negocio en mayor medida, es aconsejable trabajar con cuatro tipos de agencias, especializadas en investigación de mercado, publicidad, medios de comunicación y promoción.

 

Como mínimo, el exportador se reunirá con las cuatro un par de veces al año para planificar y diseñar las campañas, realizar el correspondiente seguimiento, estudiar los resultados obtenidos y hacer balance.

 

La agencia de investigación de mercado será la encargada de estudiar la situación del país, de las distintas provincias o departamentos y de los consumidores de cada uno de ellos, poniendo especial hincapié en las necesidades de éstos, sus gustos, su poder adquisitivo, etc. En función de todos estos datos, establecerá una segmentación de mercado y determinará los potenciales consumidores. Y, en base a ello, aconsejará los precios más recomendables para los productos comercializados, la relación precio-calidad que deberían tener, etc.

 

La agencia de publicidad tendrá en cuenta toda la información anterior para realizar el trabajo creativo más conveniente, que consiga el mejor posicionamiento posible de la marca y de los productos correspondientes. Definirá los conceptos básicos, los principales mensajes publicitarios y los medios en los que insertarlos, para llegar más rápidamente a los clientes. En esta tarea, será fundamental la elaboración de un briefing, en el que no podrán faltar todos los datos relevantes del mercado, de la marca, del producto, de los canales de comercialización, además de los precios.

 

La agencia de medios de comunicación será la encargada de relacionarse con los periodistas, una estrategia que –si se hace bien- puede conseguir una alta rentabilidad con un coste reducido. La clave reside en tomar una actitud proactiva, dándose a conocer entre los redactores de periódicos, radios y televisión, pero sobre todo entre revistas especializadas en el sector correspondiente, a través de las que se llegará más directamente a los potenciales clientes. Eso sí, no se debe olvidar que las publicaciones reciben cada día cientos de comunicados y notas de prensa y que sólo se hacen eco de las que contienen noticias realmente interesantes, por lo que habrá que agudizar el ingenio.

 

La agencia de promoción es la guinda de una completa estrategia de marketing en el nuevo país. Su trabajo está relacionado con las relaciones públicas, pero también con el patrocinio, la presencia en foros del sector, etc. Se encargará de hacer presente y potenciar la marca y los productos en aquellos proyectos, actuaciones, eventos, etc. que se consideren más convenientes, y con los que pueda obtener un creciente retorno de la inversión y una mayor rentabilidad.

conseguir_socio

7 pasos para conseguir un buen socio comercial

conseguir_socioLlegar a acuerdos puntuales o estables con otras empresas -convirtiéndolas en buenas compañeras de viaje- puede tener grandes ventajas, como acceder a más clientes, aumentar los canales de distribución, ahorrar costes, compartir recursos de marketing, etc. Pero conseguir hacer buenas migas con el candidato que más le conviene a uno y llegar a firmar un buen acuerdo de colaboración con él no siempre es fácil. Se necesita tener en cuenta algunas importantes premisas:

 

Plantearse un objetivo. En primer lugar, debemos pensar cuál es nuestro objetivo aliándonos con el potencial nuevo socio, qué buscamos, qué necesitamos de él y qué nos podría aportar. Y, lógicamente, también hemos de determinar qué podríamos aportarle nosotros a él en contraprestación. Una vez llegado a este punto, es conveniente precisar por escrito qué propuesta estamos dispuestos a poner sobre la mesa y qué pediremos a cambio a nuestro interlocutor.

 

Encontrar al mejor socio. Una vez precisado lo que uno quiere recibir y lo que está dispuesto a dar, es el momento de lanzarse a buscar el socio ideal, aquel que pueda satisfacer nuestras necesidades y al que, a su vez, pueda interesar nuestra propuesta. Para encontrarlo, nada mejor que realizar un detallado estudio de la situación del sector y de las compañías que operan en él. Sus resultados permitirán afinar en la selección previa de candidatos y en la elección final de un reducido grupo de ellos, que se establecerán por orden de preferencia.

 

Preparar bien la reunión. Una vez contactados los candidatos finales y antes de reunirnos con cada uno de ellos, es imprescindible preparar concienzudamente el encuentro. Debemos estudiar el funcionamiento de la compañía, sus clientes, sus productos y servicios. También sus fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades.

 

Determinar el escenario. ¿En tu casa o en la mía? Si es posible, es mejor que nos reunamos con el posible nuevo socio en nuestra empresa. Además de jugar en campo propio, nos dará la posibilidad de enseñar de primera mano nuestras fortalezas y potencialidades. Eso sí, la puntualidad deberá ser británica y no haremos esperar en exceso a nuestro visitante en la sala de espera.

 

Negociar correctamente. Cuidar los gestos y el lenguaje es fundamental. Es bueno mirar a los ojos y ser persuasivo, utilizando un tono firme pero no agresivo, y ser siempre consecuente con lo que se está diciendo, con los datos que se aporta, con las concesiones que se hacen y con los compromisos a los que se llega. Ser empático y buscar un equilibrio entre lo racional y lo emocional tiene grandes ventajas. Igual que hablar de experiencias más que de productos.

 

Distinguir lo importante de lo accesorio. En toda reunión de negocios hay aspectos cruciales y elementos accesorios. Hay que saber separarlos claramente y no olvidar que los primeros deben prevalecer en todo momento, aunque los segundos contengan a veces ingredientes emocionales e irracionales que pueden dar al traste con cualquier negociación.

 

Establecer una relación duradera. Aunque el acuerdo sea puntual en el tiempo o se limite a un determinado tema, nunca debemos restarle importancia. Hay que tratar el asunto como el inicio de una interesante y fructífera relación que servirá para estrechar lazos entre ambas partes y que les llevará seguramente a otros acuerdos en el futuro. A veces lo más importante no es la rentabilidad concreta de un acuerdo puntual, sino el hecho de haber encontrado un buen compañero de viaje en el que confiar y con el que se podrán hacer grandes cosas a partir de ese momento.

global_marketing

¿Por qué falla una estrategia de marketing global?

Hace unas semanas te contamos en este blog que para triunfar en el mundo de la exportación mundial había que convertirse en un verdadero golbal soucer. Como vimos, pensar en global tiene muchas ventajas para los negocios internacionales. El problema es que algunos empresarios confunden global con igual y aplican una misma estrategia para áreas de negocio que necesitan diferenciación.

Esto es especialmente llamativo cuando se analizan las políticas de marketing. Si en un área de la empresa hay que pensar en global, pero actuar en local esa es la de marketing y ventas. Muchos fracasos en el lanzamiento de productos o servicios a nivel mundial son fruto de errores en este enfoque. Por ejemplo:

1. No identificar el mercado con exactitud.  Cometer el error de pensar en el mercado latinoamericano como un todo, cuando solo se tienen negocios en un país. Cada país tiene su idiosincrasia y cada mercado sus normas y estilos.  Si nunca pensaría en aplicar la misma política del marketing en toda Europa, solo el desconocimiento puede hacer creer que sí funciona para todo Latinoamérica, o África o incluso Asia. Incluso en China es recomendable estudiar la región concreta en la que se quiere hacer el negocio para adaptar las estrategias de venta.

2. Despreciar a los competidores locales es otro de los grandes errores de marketing global. Muchos estudios de mercado cuando identifican un nicho de negocio en un país extranjero se limitan a comparar la actividad con la de otras empresas internacionales, despreciando la presencia y estrategia de los empresarios locales. Tal vez sean pocos y el negocio les supere, pero sin duda son los que mejor conocen cómo funciona su mercado. Estudie sus estrategias con detalle.

3. Olvidar los datos internos de la compañía al hacer el estudio de mercado. Las prospecciones para conocer la realidad de un mercado nuevo suelen recurrir a fuentes de datos externas de organismos, empresas especializadas en riesgos internacionales, etc. Todos ellos ofrecen información genérica que puede ser enriquecida con la experiencia interna de cada compañía, combinando esa información genérica con las reacciones habituales de los clientes a las campañas de marketing realizadas. De esta manera, el estudio queda mucho más individualizado, seguro será mucho más útil.

4. Colocar productos idénticos en mercados distintos. Grandes multinacionales como McDonald se jactan de ofrecer el mismo BigMac en todo el mundo. Incluso se ha desarrollado un índice BigMac para medir la evolución del PIB mundial a modo de comparación. Pero lo cierto es que la experiencia de entrar en un McDonald español o en uno chino, estadounidense o ruso dista mucho de ser idéntica. La marca tiene un concepto base, pero adapta su productos a los gustos de cada país, porque sabe que así su aceptación es mucho mayor. Muchas pymes se olvidan de esto. Tal vez, obcecadas en las bonanzas de sus productos.

5. En línea con lo anterior, conviene recordar que la globalización tiene sus peculiaridades y aunque, por ejemplo, las redes sociales son un fenómeno mundial, no todas triunfan igual en todos los países.  Unos son más fans de Facebook, en otros arrasa Twitter. De la misma forma, la formación en nuevas tecnologías no es homogénea en todo el planeta.  Esto es importante a la hora de presentar todo tipo de productos, pero sobre todo los tecnológicos que tendrán que estar adaptados a las demandas de cada área. Pasarse de novedosos puede ser tan ruinoso como ofrecer un producto demasiado anticuado para lo que los consumidores del nuevo mercado están acostumbrados.

6. No ceder el liderazgo a los equipos locales. Está claro que un error garrafal en cualquier aventura internacional es dirigirla desde la sede central, pero tan erróneo como eso es no confiar en los profesionales contratados en el destino. En todas las áreas tienen mucho conocimiento que aportar pero especialmente en marketing. Poner un ladrillo no difiere mucho de cómo se hace en Madrid  a cómo se hace en China. Pero seguro que hay un abismo en las técnicas de venta de una vivienda.

7. No cuidar el idioma. Parece de Perogrullo, pero es un error muy habitual el de no cuidar los contenidos a través de los que se difunden los mensajes en los países en los que se quiere exportar.  La mayoría de las compañías solucionan el problema de la internacionalización con la creación de documentos y páginas web en inglés. Pero si realmente se quiere conquistar al consumidor de cualquier lugar del mundo, no hay mejor herramienta que su propio idioma hablado o escrito con delicadeza. El traductor de Google, en este caso, no puede ser ninguna referencia.

insta

Instagram, el gran escaparate de la pyme

Siempre se ha comentado que al esquivo Amancio Ortega, el dueño de Inditex y el hombre más rico de España, se le podía encontrar delante de cualquiera de sus miles de tiendas comprobando si el escaparate era lo que se buscaba desde el departamento de diseño. Ortega era y es consciente de que uno de los secretos que se esconden tras las cifras del imperio textil gallego es el cuidado de los escaparates.

 

Y es que estamos ante el verdadero imán que atrae a la clientela a las tiendas. Los maniquíes allí situados muestran un estilo de vida, una forma de vestir y de comportarse que, a menudo, cautiva a los viandantes. Si se quiere sacar partido de redes sociales como Instagram, hay que pensar en ella como si se tratase de un escaparate tradicional. Ahora los consumidores no deambulan por la calle y se fijan en las prendas que están al otro lado del cristal, sino que utilizan sus dedos para desplazarse por el móvil o la tablet. Pero la esencia es la misma. Estamos ante la nueva forma de decidir la acción de compra. Por ese motivo, esta red es clave para ganarse a ese cliente, sobretodo en las nuevas generaciones, que ha dado el salto y piensa de forma diferente.

 

Pero, ¿de qué consumidor hablamos? Pues de aquel que está siempre conectado y que se basa en las opiniones de sus contactos para dar el sí quiero o el no quiero a un producto o servicio. Estas personas utilizan Instagram para saber lo que ocurre, y por dónde van las tendencias. Muchas de las grandes marcas y la mayoría de las pymes no están sabiendo utilizar esta herramienta fundamental ya en el presente. Y no digamos ya en el futuro: dentro de unos años nadie entrará a una tienda sin antes haber comprobado lo que se dice de ella en redes sociales, y lo que se ha podido ver en aplicaciones de imágenes como Instagram.

 

¿Exagerado? Pues basta con echar un vistazo a cualquier joven menor de 30 años para darse cuenta de que todo está cambiando. A estas personas se las conoce como millennials. Quizá ahora algunos no les consideren como claves pero serán los clientes que generarán los ingresos de casi todas las empresas dentro de muy poco. A estos usuarios les encanta Instagram y las compañías deben estar presentes en esta herramienta si quieren vender su estilo de vida. Es decir, deben cambiar el escaparate de siempre con sus maniquíes de cartón piedra por otros virtuales. Pero el trabajo en el diseño del mismo debe estar igual de cuidado.

 

De esa forma se podrá captar a ese 73% de millennials que asegura que se mantiene al día de las marcas a través de medios de comunicación social. Estos seguidores no solo deambulan por los perfiles de las enseñas. También están abiertos a realizar compras desde sus teléfonos si lo que ven les satisface. Son internautas pero también compradores potenciales.

 

Ahora bien. A pesar de la importancia, no todas las firmas deben apostar fuerte por Instagram. La realidad indica que lanzar un perfil rápidamente y no cuidarlo con esmero tiene un efecto más perjudicial que no estar presente. Hasta que no se cuente con una estrategia definida y un especialista (o alguien de la pyme que haya recibido formación) es mejor no lanzarse a la piscina.

 

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de decidirnos es la propia razón social de la compañía. Si usted vende productos o servicios que son pocos atractivos desde un punto de vista visual- léase cables o pólizas de seguros por ejemplo- partirá con muchos cuerpos de retraso para atrapar al consumidor, y por tanto tendrá que trabajar más duro. Pero que su compañía no trabaje con productos atractivos desde un punto de vista visual no es óbice para no intentar atacar Instagram. Es más, grandes compañías como General Electric tienen un perfil cuidado en el que cuelgan instantáneas de su tecnología. De esa forma generan imagen de marca. Algo para lo que este tipo de redes sociales suponen también una opción interesante. En cambio, si su firma comercializa referencias relacionadas con la moda, la belleza, o el entretenimiento, este tipo de redes son su perfecto campo de cultivo; y lo tendrá mucho más fácil que las anteriormente citadas. Ya está tardando en sentarse con sus principales colaboradores y diseñar una estrategia virtual efectiva.

 

 

Una vez decidido a estar presente en esta comunidad de imágenes, es necesario saber cómo crear un escaparate atractivo para los internautas. La clave para conseguirlo pasa por integrar los productos y servicios con el estilo de vida y los valores de la enseña. Todo eso hay que hacerlo a través de buenas imágenes y utilizando títulos que lleven al usuario a iniciar una conversación, o a despertarle el gusanillo de querer saber más. Ambas cosas son fundamentales para crearse una imagen digital positiva. Y solo se puede conseguir con una estrategia de social media marketing en la que el estilo, la voz y los mensajes sean uniformes y consistentes.

 

Otra de las ventajas que se han añadido a Instagram en los últimos tiempos es la del carrusel. Ahora, los internautas pueden ir más allá del típico me gusta. Esta herramienta permite mayor interacción con la marca y con la empresa. Aprovéchela para colocar enlaces a su página web.

 

Con el tiempo, quizá comprobará que esta red social no le da muchos clientes de manera directa. Pero sí que obtendrá seguidores y aficionados a su marca que la defenderán y se convertirán en los altavoces que transmitirán sus valores a otros internautas. Al final, todos ellos acabarán utilizando cualquier otro canal (físico, tienda online) para generar ingresos a su empresa. Y todo, gracias al buen uso de la red social de moda, la herramienta que vuelve locos a los millennials.

desayuno

Pon un evento en tu plan de internacionalización

¿Cómo encontrar clientes en un país extraño? ¿Dónde y cómo hacer publicidad? ¿Funciona el mailing personalizado? Estas son algunas de las preguntas que se vienen a la mente de cualquier empresario que se plantea difundir su negocio en un nuevo país.

El estudio de mercado realizado para configurar el plan de internacionalización dará las primeras claves de cuáles son las estrategias de comunicación más efectivas para abordar la nueva aventura. Partiendo de la base de que el primer criterio a aplicar es la diversificación de estrategias y el uso de herramientas especializadas, nos vamos a centrar en una de las herramientas más efectivas: los eventos.

Organizar un evento es caro y complicado. Pero si se consigue el éxito, sus beneficios son los más duraderos en términos de vinculación con los clientes.

La primera clave para organizar con éxito un evento, es dimensionarlo al tamaño de la empresa. Si eres una pyme no tiene ningún sentido tratar de organizar el Mobile World Congress. Así que nada de grandes eventos. Desayunos con una decena de invitados o reuniones After work algo más abiertas pueden ser los formatos más acertados.

Lo que mejor funciona es trabajar la exclusividad. Que el invitado se sienta especial por acceder a un encuentro en el que no estará su competencia y del que puede obtener información valiosa.

Huye del autobombo. Está fuera de dudas que el objetivo último de este tipo de eventos es obtener clientes. Pero cuanto más sutil sea esta intención mucho mejor. A nadie le gusta ir a “perder el tiempo” a un lugar en el que solo le vayan a proyectar anuncios publicitarios.

Trabajar el contenido es otra de las claves del éxito. El evento debe ser útil para los invitados. La mejor forma de conseguirlo es programar charlas específicas sobre temas de interés para los empresarios (futuros clientes) convocados. De esta forma encontrarán un valor añadido que asociarán con la compañía organizadora y su imagen de marca.

Involucrar al invitado. Todos estamos acostumbrados a ir a eventos escuchar una charla más o menos interesante y volvernos a casa. En el mejor de los casos, con un buen puñado de tarjetas nuevas. Romper esa dinámica jugará mucho en favor del convocante. Para ello, hay que involucrar a los invitados. Hacerlos partícipes del evento invitando a contar su experiencia haciendo que sean ellos también los protagonistas, contando sus casos de éxito o de fracaso. Además de romper con la dinámica pasiva habitual, esta actividad es muy útil para que la empresa organizadora detecte cuales son los puntos fuertes y débiles del mercado al que se enfrenta.Que los directivos de la empresa exportadora puedan conocer de primera mano a los empresarios a los que quieren “conquistar” en un ambiente relajado es una herramienta de alta efectividad. Permite crear unos vínculos personales que ninguna otra opción de comunicación y marketing ofrece.

La organización de eventos se complica cuando el público al que se quiere acceder no son otros empresarios, es decir el evento no es entre empresas (B2B) sino para el consumidor final (B2C). En este caso, está demostrado que los más efectivos son los eventos formativos y de ocio relacionados con el producto o servicio que se desea vender. Por ejemplo, si la empresa exportadora quisiera vender aceite de oliva; unas clases de cocina española serían un reclamo perfecto. Si lo que se pretende distribuir es un determinado software, un evento de formación relacionado, indirectamente eso sí, con esas prestaciones, también suele funcionar muy bien.

Si el presupuesto y las ganas lo permiten, las pymes se pueden apuntar, con mucha cautela, a la última moda de los eventos que organizan las multinacionales. Los llamados eventos de street marketing. Se trata de organizar acciones publicitarias en plena calle para, de forma improvisada, involucrar a los viandantes. Esta opción da muy buenos resultados a empresas con marcas potentes. Una pyme debe tener muy claro que ofrece un producto masivo y atractivo para el gran público antes de abordar este tipo de eventos. De lo contrario, el efecto puede ser pésimo.