Entradas

present

Crecimiento y expansión internacional, dos objetivos que van de la mano

El crecimiento y la expansión internacional son objetivos prioritarios de muchas empresas, tanto grandes como medianas y pequeñas. Y, en estos momentos, constituyen el eje estratégico para el 68% de los directivos de compañías españolas de distribución y consumo, según una de las últimas encuestas llevadas a cabo por la consultora KPMG.

 

Se trata de dos estrategias que suelen ir estrechamente vinculadas en buena parte de los casos, ya que la apuesta por los mercados emergentes está siendo el principal factor de crecimiento en buen número de compañías. Hay un dato muy significativo: en la actualidad, se prevé que las ventas al por menor en mercados emergentes y de alto crecimiento aumenten por encima del 8,5% en los dos próximos años.

 

Pero, además de armarse de valor y lanzarse a los mercados internacionales, las empresas disponen de otras estrategias para conseguir el crecimiento deseado. Unas estrategias que, precisamente, también sirven para abrirse paso e ir avanzando en la buena dirección fuera de nuestras fronteras. Las principales son las siguientes: desarrollar acciones de promoción y precios; fortalecer el valor de las marcas; ganar cuota de mercado a la competencia; y mejorar el servicio al cliente.

 

Desarrollar acciones de promoción y precios. Una fórmula para aumentar las ventas es realizar ofertas y promociones a través del mayor número de canales que el presupuesto permita. Además, si se trata de un comercio o de un establecimiento de venta directa, será aconsejable dotar al local de elementos llamativos y distintivos que atraigan la atención de los consumidores y del conjunto de las personas que pasen por delante del escaparate.

 

Fortalecer el valor de las marcas. El poder visual de las marcas es muy importante, ya que se introduce fácilmente en la mente de los consumidores y puede fidelizarlos rápidamente. Por eso, es importante definir adecuadamente y cuidar en extremo los elementos gráficos, como la identidad visual y los logos. En este cometido, es fundamental tener en cuenta el tipo de público al que queremos dirigirnos y las necesidades y gustos de éste.   

 

Ganar cuota de mercado a la competencia. Entre las principales actuaciones que pueden llevar a una empresa a ganar cuota de mercado se encuentran la diferenciación, la publicidad y el desarrollo de nuevos productos. Lógicamente, el lanzamiento de un nuevo producto debe ir acompañado de su correspondiente campaña de marketing y comunicación, una campaña que además de dar a conocer el producto servirá para potenciar también el conocimiento de las demás ofertas y servicios de la compañía.

 

Mejorar el servicio al cliente. La buena voluntad y la formación de todos los empleados de la empresa son premisas fundamentales para mejorar el servicio al cliente, pero no suficientes. También es necesario examinar detalladamente los recursos de los que se dispone para aumentar la atención a los consumidores y evaluar continuamente la satisfacción de éstos. Sólo así se podrán corregir los fallos o problemas detectados.

ginebra

Cuatro millones de euros para fomentar las patentes con proyección internacional

Si es empresario exportador, la innovación está en el ADN de su empresa y las ideas brotan a su alrededor, este es el mejor momento para aprovechar esa creatividad. El Ministerio de Industria, Tecnología y Turismo ha puesto sobre la mesa, según consta en el BOE del 23 de marzo, 4.015.000 euros para “incentivar las patentes y modelos de utilidad en el exterior”.

En el Gobierno son conscientes de que la innovación es el mejor camino para incrementar la competitividad de las empresas y es ese el objetivo principal de estas ayudas. El plan consta de dos programas. Uno dedicado a las patentes españolas, dotado con 231.000 euros, y otro, mucho más potente desde el punto de vista económico, el que tiene su foco en la innovación internacional.  En este caso, se ponen a disposición de personas físicas y empresas los 4.015.000 euros mencionados para fomentar patentes y modelos de utilidad en el exterior. Las ayudas están destinadas a “superar las principales barreras para conseguir una patente europea e internacional”, según el BOE. Se concentran en subvencionar las actividades que suponen un coste en los trámites necesarios para conseguir ese objetivo; como las tasas de presentación o las traducciones necesarias para formalizar los trámites de la extensión de la patente a países donde estas innovaciones sean también de utilidad.

En concreto, las actividades para las que se puede solicitar la ayuda son:

1.- La extensión de una solicitud de una patente o de un modelo de utilidad, ante las oficinas nacionales de países terceros u oficinas regionales de patentes. Entre otros conceptos subvencionables, la convocatoria 2015 incluye: trámites de solicitud, informe de búsqueda, examen o concesión, anualidades y validación de patente europea.

2.- Actividades realizadas dentro del procedimiento internacional del Tratado de Cooperación de Patentes (PCT): trámites de solicitud, búsqueda internacional o examen preliminar.

3.- Solicitudes de patentes y modelos de utilidad españoles (trámites de solicitud y/o informe del Estado de la Técnica. (IET).

Estos gastos serán subvencionables siempre que se hayan realizado entre el 25 de marzo de 2014 y la fecha límite de presentación de esta convocatoria. Es decir, el 23 de abril de 2015 (justo un mes después de su publicación en el BOE).

La cuantía destinada a las ayudas internacionales dependerá del país de referencia en el que se centre la actividad innovadora. En el BOE se detalla la cuantía concreta por cada país. Además, para las traducciones se ha fijado la referencia de 700 euros por traducción y solo se subvencionará una por idioma y solicitud. Nunca serán subvencionables, según el texto del BOE, las traducciones al español.

Las empresas podrán conseguir hasta el 80% de los gastos, mientras que para las pymes y autónomos que facturen menos de 50 millones de euros y tengan menos de 250 empleados se podrá solicitar hasta el 90% de lo invertido. En ambos casos, el montante económico supone un incremento de 10 puntos sobre las cuantías subvencionables en anteriores ediciones. Aún así, existe otro límite: las ayudas no podrán superar los 60.000 euros por empresa y los 65.000 en caso de pymes y autónomos.

Lo más atractivo de esta convocatoria es que es compatible con otras ayudas recibidas para el mismo objetivo otorgadas por cualquier otra entidad pública o privada.

La única vía de solicitud es la electrónica a través de la página web de la Oficina Española de Patentes y Marcas.

map

Franquicias en el exterior, una buena alternativa

A pesar de los últimos anuncios de recuperación económica, muchos emprendedores tienen la sensación de que todavía falta mucho para dar por terminada la crisis. Y eso supone que invertir en una franquicia en nuestro país puede resultar igual de complicado que abrir un negocio propio e independiente. Pero parece que no sucede lo mismo más allá de nuestras fronteras, donde las franquicias españolas están teniendo grandes oportunidades. De hecho, se comenta que en algunos países la tasa de supervivencia es, en general, del 95% para los primeros cinco años, algo que no sucede en ningún otro tipo de comercio independiente.

 

Ferias celebradas recientemente y estudios especializados en esta fórmula de negocio también han puesto de manifiesto las grandes posibilidades de la franquicia más allá de nuestras fronteras, por ejemplo en lugares como Estados Unidos.

 

La International Franchise Expo 2014 de Nueva York, que se celebró el pasado mes de junio, ha causado gran expectación entre muchas compañías americanas y del resto del mundo, reunió alrededor de 400 expositores y recibió la visita de más de 18.000 personas. Hay que tener en cuenta que el mercado estadounidense es el más maduro e importante del mundo en materia de franquicias, por lo que para las empresas españolas alberga grandes oportunidades. Ahora mismo, hay 31 franquicias españolas operando en Estados Unidos, con un total de 692 establecimientos. Pero este territorio todavía tiene espacio para mucho más, porque solo ocupa el décimo lugar en el ranking de países del mundo por mayor número de locales con nuestras enseñas.

 

Aunque parezca mentira si nos atenemos a los datos macroeconómicos, otro de los lugares que ha ganado atractivo para las firmas españolas es Argentina. Las franquicias ubicadas allí están aguantando la recesión y crecen a ritmo de dos dígitos desde hace cinco años. El mercado global de franquicias de aquel país está compuesto por 665 marcas con una red cercana a los 30.000 locales. En 2013 su facturación superó los 5.700 millones de euros y se espera que el sector crezca cerca de un 10% durante el presente ejercicio.

 

Un estudio elaborado en aquel país indica que sectores tradicionales como la gastronomía y restauración y la indumentaria dominan este modelo de negocio, unos segmentos que resultan muy rentables gracias, fundamentalmente, a su cartera de clientes establecida. Pero también apunta que hay otro tipo de actividades, como pinturas, lavanderías y servicios para mascotas, que comienzan a despuntar. En estos momentos, Argentina cuenta con 21 enseñas españolas y un total de 686 puntos de venta.

 

Estados Unidos y Argentina son ejemplos del potencial de las marcas españolas fuera de nuestras fronteras, pero hay más lugares interesantes para nuestras firmas. En la actualidad tenemos 285 enseñas operando en 127 naciones, que aúnan un total de 18.957 establecimientos. Portugal es el país con mayor número de ellas, seguido de México, Andorra, Francia e Italia.

super

Los mejores compañeros del producto

El mercado es cada vez más sofisticado y disponer de un buen producto ya no es suficiente. Éste debe contar con algunos otros compañeros de viaje, que atraigan la atención de las personas potencialmente interesadas en comprarlo y que faciliten la conversión final de éstos en clientes. Pero ¿cuáles son los acompañantes más atractivos que debe tener un producto? Pueden ser muchos, pero no hay duda de que entre los principales se encuentran el envase, la publicidad añadida, el diseño, el precio y el posicionamiento.

 

-Envase. El producto es fundamental, pero el envase en el que se presenta y comercializa también. Su importancia tanto para las marcas como para el consumidor ha sido creciente en los últimos años. No hay más que observar la evolución de las botellas de las más conocidas compañías de refrescos o de determinados frascos de perfume. Y, por ejemplo, utilizar un bote de plástico o cristal para vender determinadas prendas de vestir en vez de una caja de  cartón puede aumentar su atractivo. En sectores como la alimentación el recipiente elegido puede contribuir a potenciar una imagen más natural o ecológica. Por otra parte, el hecho de que el envoltorio en el que se presenta un producto pueda tener una utilidad posterior se convierte en un elemento interesante para el cliente.

 

-Publicidad añadida. El envase contiene el producto, pero también puede servirnos para insertar en él otros elementos publicitarios que lo promocionen o que informen sobre ofertas de la misma marca. Es importante pensar bien qué elementos son más efectivos y qué textos, gráficos e ilustraciones aumentan el atractivo y la eficacia, por ejemplo etiquetas, folletos, libros de instrucciones, etc. Todos ellos servirán no solo para informar puntualmente al cliente sobre las características de lo que está comprando, sino que se convertirán en un buen canal publicitario, a veces todavía poco aprovechado por algunas empresas.

 

-Diseño. El diseño es vital para conseguir una buena imagen. Los colores que utilicemos tanto en el propio producto como en el envase que lo contiene aumentan o disminuyen su atractivo. Por ejemplo, si la oferta va dirigida a niños, los tonos vivos y llamativos pueden ser de gran ayuda para atraer la atención de los más pequeños. Hay empresas que cuentan con importantes equipos de marketing o con la ayuda de agencias de publicidad externas, pero otras no disponen del suficiente presupuesto y únicamente utilizan el sentido común. Muchas veces basta solo con esto.

 

-Precio y posicionamiento. No siempre triunfa lo más económico. Hay clientes que prefieren pagar un poco más por una oferta de calidad o que les ofrezca más confianza. Por eso, para fijar el precio de venta de un producto hay que tener en cuenta múltiples factores como a qué tipo de público va dirigido y cuál es la cantidad máxima que éste estaría dispuesto a pagar. El precio también puede ser una característica del posicionamiento que aspire conseguir el producto y una característica que lo diferencie de la competencia. Algunas marcas han decidido contar con un perfil caro y de calidad, mientras que otras prefieren situarse en el ámbito del low cost, pero tambiénde la originalidad, de la novedad o de cualquier otra seña de identidad que las haga diferentes.

internet

Cómo potenciar tu marca en internet

La marca es un activo fundamental para una empresa tanto en el mundo real como en el virtual. Por eso, es necesario dedicarle un cuidado especial no solo en el ámbito offline sino también cuando la utilizamos en las redes sociales. En muchas ocasiones, es a través de ellas como se produce el primer contacto con los clientes y cómo se va generando la mejor o peor reputación de una firma. Además, es como la compañía puede conseguir que la gente la conozca mejor, hable de ella y establezca enlaces desde otros sitios webs.

Por todo ello es fundamental saber cómo utilizar internet, y especialmente las redes sociales, para cuidar la marca, estableciendo una buena estrategia de Social Media Marketing que ayude al emprendedor a conocer a sus clientes, a través de una escucha activa, y realizar acciones de branding.

En primer lugar, como apuntan desde el Interactive Advertising Bureau (IAB) y el programa Actívate, el empresario tiene que decidir qué imagen de su negocio y de él mismo como emprendedor quiere proyectar. Para eso, debe antes analizar su presencia actual en internet, desarrollarla en base a la marca que ya gestiona fuera de la red y potenciar en lo digital aquellos valores que predica en lo analógico. Debe recordar que él mismo es el principal altavoz de su marca, por lo que cuánto más participe en el ámbito digital, más y mejor va a empujar la marca de su negocio.

Antes de comenzar, el emprendedor debe chequear si la marca ya está siendo utilizada por otra persona. No se deben utilizar marcas o eslóganes ajenos sin consentimiento, ni en el código fuente ni en el nombre de dominio.

A continuación, ha de registrar su marca, con el fin de evitar complicaciones posteriores. El registro puede tener carácter preventivo, aunque no se realice actividad alguna en las plataformas.

En cuarto lugar, es necesario crear una página web. Hay muchas plataformas que permiten hacerlo. Y, sobre todo, hay que tener en cuenta algo que nos facilitará la vida en el futuro inmediato: hacer un diseño que se pueda adaptar a los dispositivos móviles y tabletas.

El gran fallo de muchas marcas es que instalan su página y no la alimentan. Por eso, es necesario generar contenido para incrementar las posibilidades de éxito. Otra fórmula muy socorrida consiste en utilizar las plataformas para crear blogs y publicar documentos que nos interesen.

A continuación, hay que viralizar los contenidos, con el fin fundamental de conseguir tener presencia en las plataformas online. Existen distintos tipos de plataforma, en función del objetivo que se persigas, por lo que es conveniente elegir las que mejor se adecuan al perfil del target de cada uno.

Otra acción clave es monitorizar lo que se comenta de la empresa y de sus productos. Se pueden crear alertas con los nombres correspondientes, además de analizar los comentarios que se produzcan e, incluso, participar en la conversación. También se pueden crear otros contenidos que desplacen éstos hacia otros que nos interesan. Y, por supuesto, la empresa tendrá que definir las palabras clave por las que un usuario puede querer buscarla en internet.

patent_box

Lo que se pierde una pyme por no conocer el ‘Patent Box’

A veces no se puede estar en todo y dejamos escapar cosas que podrían ser muy beneficiosas para nuestro negocio. Por ejemplo, ¿sabemos qué es el ‘Patent Box’? y, consecuentemente, ¿lo utilizamos? Se trata de una deducción que muchas pymes pueden conseguir pero que pocas aprovechan. Así quedó de manifiesto no hace mucho en una jornada celebrada en Sevilla en la que participaron diez empresas andaluzas de sectores tan diversos como las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), la agroalimentación, la industria, la ingeniería, las energías renovables y la obra civil.

Como explica el director del área de Desgravación Fiscal de la consultora Zabala, Rafael Legasa, el ‘Patent Box’ es un incentivo fiscal de uso creciente y gran aceptación que permite a las empresas minorar en un 50 por ciento los ingresos brutos procedentes de la cesión de determinados activos intangibles creados por su empresa, lo cual disminuye directamente la base imponible del impuesto de sociedades. Esta fórmula constituye una gran oportunidad para cualquier compañía en un contexto marcado por la disminución de ayudas públicas del Gobierno, la práctica desaparición de subvenciones y los préstamos a tipos cada vez menos ventajosos.

En concreto, se puede reducir la base imponible por la cesión del derecho de uso o de explotación de patentes, dibujos, modelos, planos, fórmulas o procedimientos secretos de derechos sobre informaciones relativas a experiencias industriales, comerciales o científicas.

¿Cuáles son los requisitos? Desde MP Consultors explican, en primer lugar, que la entidad que ceda los activos intangibles sea la creadora de los mismos; y que la que recibe los derechos de uso o de explotación no los utilice para proporcionar bienes o servicios a la entidad que cede, que generen gastos fiscalmente deducibles a ésta cuando estén vinculadas.

Otra condición es que la entidad que cede no resida en un paraíso fiscal. Además, cuando en el contrato de cesión se incluyan prestaciones de servicios adicionales, éstas tienen que estar diferenciadas. Y, el último requisito es que la entidad disponga de los registros contables necesarios para poder determinar los ingresos y los gastos, directos e indirectos, correspondientes a los activos cedidos.

Eso sí, hay que tener en cuenta que no se aplican derechos de uso o de explotación de marcas, obras literarias, artísticas o científicas, incluidas películas, de derechos personales susceptibles de cesión como derechos de imagen, de programas informáticos, equipos industriales, comerciales o científicos, ni nada diferente de lo mencionado al principio. Tampoco hay que olvidar que la reducción dejará de realizarse en el año siguiente de llevarse acumulados ingresos por valor de seis veces el valor del activo cedido.

estatua libertad

Claves para exportar con éxito a Estados Unidos (II)

La semana pasada hablábamos de los pasos previos necesarios para decidirse a exportar a EEUU. Una vez que se tiene clara la decisión de que es el destino ideal para el negocio, es el momento de conocer cómo desembarcar allí para triunfar. Quienes ya han pasado por esta experiencia, como Antonio Martínez, CEO de la empresa de biotecnología Progenika, advierten de que aquello no siempre es como se ve desde este lado del Atlántico. “Pensamos que lo que funcionaba aquí allí también iba a funcionar, pero nos dimos cuenta de que si queríamos triunfar había que readaptarse a sus gustos y formas de trabajo”, apunta. Esa podría considerarse la primera lección una vez aterrizados.

1.- Adaptarse sin perder las riendas del negocio. Sí, EEUU es un país occidental y moderno, pero eso no significa que las reglas del juego comercial sean como las españolas. Por eso, como ya dijimos, un socio local es fundamental. Con él será más fácil conocer todos los recovecos legales que funcionan en aquel país y que, recuerden, pueden llegar a ser muy diferentes según los estados.  Pero ir de la mano de un socio no significa entregarle todo el negocio a él. Conviene que los derechos de propiedad intelectual o industrial queden en mano de la empresa matriz española.

2. Instalarse una filial allí. Puede parecer complicado, pero no lo es y además es la única forma de dar una imagen profesional, estable y demostrar que se está allí para hacer negocios seriamente y no sólo por pasar el rato. Además, es un requisito imprescindible para solicitar el visado de Negocios. En contra de lo que sucede en España, montar una empresa en EEUU es cuestión de horas. Apenas necesitará un nombre comercial, la identificación de los socios, un agente que lo respalde en EEUU (puede ser el socio), número de la seguridad social y una dirección para que le envíen la correspondencia y un teléfono donde puedan ser localizado.

3. Registrar allí todas las patentes y marcas. Con los pasos básicos realizados es el momento de dejar en el cajón las costumbres españolas. Fiarse de cualquiera, darlo todo por sentado porque se comentó en una comida de negocios. Olvídese, aquí lo que no está escrito no existe. Y cuando le dicen eso se refieren hasta el más mínimo detalle. Para empezar, “asegúrese de registrar según la legislación estadounidense todos los derechos de propiedad de todas aquellas patentes y marcas que vaya a necesitar en el país”, recomiendan en el despacho especializado en negocios con EEUU Haywood WISE. ¿Ya lo hizo en España e incluso en Europa? Para ellos esa legislación es papel mojado.

4. El detalle es muy importante, para evitar problemas. En EEUU, las demandas son casi un deporte nacional y le pueden demandar por cosas tan aparentemente estúpidas como que alguien resbale ante la puerta de su oficina porque no limpió adecuadamente el lugar. Para evitarlo, los abogados aconsejan especificar todo por escrito, cuantos más detalles posibles mejor, en las relaciones comerciales tanto con su socio como con posibles comerciales, franquiciadores, distribuidores etc. Cuanto menos se deje a la improvisación menos sustos se llevará.

5. Incorpore a la familia el CGU. Estas siglas dejarán de sonarle a chino en cuanto empiece a familiarizarse con la legislación estadounidense. Son las que se utilizan para nombrar un documento denominado: “Condiciones Generales de Venta”, que se utilizar para definir los términos en los que va a establecer la relación entre una empresa y sus clientes, aunque también se puede usar con proveedores de servicios, arrendamientos de equipos o licencias de software. El objetivo del mismo es salvaguardar los derechos del comerciarte, en este caso del exportador, y se pactan cosas como: el derecho a cobrar sin retrasos, o cobrar intereses en caso de que los haya; recuperar los costes en un proceso judicial; ser acreedor privilegiado en caso de insolvencia del cliente; definir el lugar único donde dirimir posibles conflictos judiciales. “Es importante que esté escrito en inglés con todo tipo de detalles y que recoja las condiciones específicas de cada estado en el que se tenga actividad”, advierten desde Haywood WISE.  Este documento debe realizarse en EEUU, además del obligatorio seguro de riesgo con el que deben cubrirse todas las exportaciones.

Quienes quieran ampliar la información para exportar a EEUU deben saber que el ICEX celebrará en Miami un Foro de Inversiones y Cooperación Empresarial España-Estados Unidos, que tendrá lugar los días 13 y 14 de noviembre.

consorcio-exportacion

Cómo sacar partido a los consorcios de exportación

consorcio-exportacionCarecer de los medios y conocimientos financieros necesarios, o incumplir los requisitos legales requeridos en otros países son algunos de los baches que las pequeñas y medianas empresas (pymes) se encuentran en su camino hacia mercados extranjeros. Para allanar dicho camino, un buen compañero de viaje puede ser un consorcio de exportación.

¿Qué es un consorcio de exportación?

Según la Organización  de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (Onudi), “es una alianza voluntaria de empresas con el objetivo de promover los bienes y servicios de sus miembros en el extranjero y de facilitar la exportación de esos productos mediante acciones conjuntas”. La mayoría de los consorcios de exportación son entidades sin fines de lucro y sus miembros conservan su autonomía financiera, jurídica, de gestión y comercial. Así, y a pesar de participar en el mismo, las empresas miembro no ceden ningún control sobre sus negocios hacia otras. Esta es la principal diferencia de los consorcios con otros tipos de alianzas estratégicas.

1 ) Ventajas

Unirse a un consorcio de exportación es muy interesante para aquellas empresas que no han exportado nunca o tienen muy poca experiencia en el ámbito de la exportación. Gracias a la reducción de costes, y al aprovechamiento de sinergias entre los miembros, las probabilidades de éxito en la aventura exterior aumentan. Porque en los consorcios, los miembros comparten los gastos administrativos y de promoción, con lo que evitan los gastos de establecer su propio departamento de exportación.
¿Tipos? Los hay de promoción y los de ventas. Los primeros se refieren a una alianza para explorar mercados compartiendo costos de promoción y logísticos entre las empresas participantes. Los segundos, por su parte, llevan a cabo actividades de promoción comercial y organizan la venta de los productos de las empresas participantes.
También se pueden distinguir aquellos que tienen una marca propia o diferentes marcas (de un sector o multisectoriales), en origen y en destino, los que agrupan a competidores o que ofrecen bienes o servicios complementarios, los que dirigen las exportaciones a una región específica…

2)  Problemas

A la hora de construir un consorcio, conviene elegir bien los compañeros de viaje. Las empresas que tomen la decisión deben valor su compatibilidad, para así evitar posteriores faltas de entendimiento. Además, conviene establecer una clara estrategia a seguir desde las primeras reuniones, definiendo mercados, posibles clientes, canales de distribución, presupuesto y recursos, política de marcas y precios…Y, finalmente, elegir al gerente del mismo y abordar el diseño del plan de acción.
Con estos parámetros bien definidos se evitarán futuros problemas. Así, la Onudi, cita como problemas frecuentes en los primeros años de vida de un consorcio los siguientes: dudas de las empresas participantes por lo novedoso que les resulta el concepto; la falta de confianza y la consiguiente renuencia a forma una asociación con competidores locales; ausencia de un líder entre las firmas que impulse el proyecto; abandono de compañías en las primeras fases del proceso de creación debido a la divergencia en sus intereses de exportación; o problemas relativos a la movilización de la aportación financiera de los socios.
puertasabiertas

Más franquicias españolas por el mundo

Abrirse al exterior no es nada nuevo para ellas, porque llevan años saliendo de España para ampliar su negocio. Pero es ahora, con la crisis económica que no termina de marcharse de nuestro país, cuando las franquicias españolas están apostando más que nunca por los mercados internacionales.
En 2010 había 234 cadenas españolas funcionando en 112 países. Pues bien, en estos momentos, ya son 242 las marcas repartidas por el mismo número de mercados, lo que supone un aumento del 3,4%. Los datos, correspondientes a 2011, proceden de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF).
Además, durante el presente ejercicio se ha producido un importante crecimiento en el número de establecimientos operativos respecto al año anterior. Concretamente, el incremento ha sido del 9,7%, pasando de 10.186 a 11.178.

Principales sectores
-La “Moda” continúa siendo la referencia principal. En la actualidad, hay 58 enseñas de esta actividad que están implantadas en el extranjero (1 más que en 2010). Se reparten por un centenar de países y suman un total de 2.774 establecimientos (102 más respecto al estudio anterior).
-A continuación se encuentra el sector de “Hostelería y Restauración”, con 40 enseñas (las mismas que en 2010), instaladas en 48 mercados (1 más que el año anterior) y con un total de 1.161 locales (4 más que en el pasado informe).
-El tercer lugar es nuevamente para el sector de “Tiendas especializadas”, con 31 franquicias presentes en 35 países, y 406 establecimientos.
-Le sigue la actividad de “Belleza y Estética”, que ha experimentado un importante incremento, ya que en estos momentos tiene 24 cadenas en el exterior (7 más que en 2010), repartidas por 24 naciones (5 más) y con 585 puntos de venta (363 más que en el estudio anterior).

Países de destino
-Portugal continúa destacando claramente respecto al resto, al aglutinar el 71% del total de las firmas nacionales en el exterior, con 172 marcas y 2.300 establecimientos.
-Le sigue México, con 66 cadenas y 599 locales.
-Francia, con 50 marcas y 1.475 establecimientos.
-Y Andorra e Italia con 48 marcas cada uno.

Continentes
-Por continentes, Europa continúa siendo el destino preferido por nuestras enseñas, ya que se encuentran repartidas por 45 mercados, con un total de 7.087 locales –el mismo número de países y 493 establecimientos más que en 2010–.
-El segundo continente donde hay más franquicias españolas es el americano, donde hoy en día tienen presencia en 24 países, con 2.798 puntos de venta en funcionamiento, lo que significa idéntico número de mercados que en 2010, pero con 383 establecimientos más. Las principales naciones receptoras de conceptos de nuestro país son México, con 66 empresas; Venezuela, con 24; Chile, con 23; y Estados Unidos, con 21 marcas.
-Por lo que respecta al continente asiático, las enseñas franquiciadoras españolas operan en 28 países (10 de ellos de la zona de Oriente Medio), sumando un total de 1.112 locales (334 en Oriente Medio) –115 más que en 2010–. Arabia Saudí, con 27 marcas, es el mercado asiático donde existe un mayor número de franquicias nacionales, seguido por Emiratos Árabes Unidos y China, con 16, y Kuwait, con 15.
-En África están presentes en 13 países, con 155 establecimientos. Marruecos, con 26 cadenas y 60 locales, destaca sobre el resto de mercados de África, ya que el siguiente es Egipto, con 10 redes y 29 tiendas.
-Y en Oceanía, la presencia de la franquicia española se limita a tan solo 2 países: Australia, con 4 marcas y 17 establecimientos, y Nueva Zelanda, con 2 enseñas y 9 locales.