Entradas

zico

Mark Rampolla, el emprendedor que ha vuelto loca a Coca-Cola

En Atlanta, cuartel general de la todopoderosa Coca-Cola no se lo podían explicar. Cada vez aparecían más famosos en televisión bebiendo algo llamado Zico, que desconocían que existiera. Al momento, los mandamases del líder mundial de bebidas quisieron saber quién estaba detrás de ese envase que volvía locos a jugadores de baloncesto, como Kevin Garnett, modelos como Gisele Bündchen, actores como Kristin Cavallari o Mario López y hasta estrellas de la televisión americana, como Lauren Conrad.

Tras la pertinente investigación, Coca-Cola descubrió que detrás del nombre de Zico se encontraba un voluntario del Cuerpo de la Paz en América Central, llamado Mark Rampolla, un apasionado atleta y alpinista que se enamoró del agua de coco (la base de la bebida), al descubrir la rapidez con la que conseguía refrescarse e hidratarse a pesar del extremo clima tropical. En 2004, Mark Rampolla dejó su carrera profesional para perseguir su sueño de poner a disposición de todos los consumidores las propiedades refrescantes y los beneficios del agua de coco, y fundó la compañía Zico, que estableció su sede central en Hermosa Beach (California, Estados Unidos). “Al principio, el gran problema que tuve fue de índole educativo. El concepto del coco es visto como algo malo, que es grasiento y no es saludable. Pero esto no es leche de coco. El agua de coco proviene de los cocos verdes, mientras que la leche lo hace de los maduros. Esto la convierte en saludable”, explica Rampolla.

Márketing de guerrilla
El invento tuvo éxito. Y sólo cinco años después, Rampolla convenció de las excelencias de Zico a Coca-Cola, que adquirió el 20% de las acciones de la empresa por 15 millones de dólares. “Pero nos dejan manejar todo como siempre lo hemos hecho. Aprovechamos los recursos de Coca-Cola, pero seguimos nuestra propia estrategia”, matiza Rampolla.

Una de las claves de esa estrategia es enfocar Zico como una bebida para deportistas. Por tanto, no se puede encontrar en cualquier sitio, sino que cuenta con una distribución limitada a establecimientos deportivos y algunos supermercados premium. “Tampoco hacemos campañas de publicidad masivas en televisión. Prefiero el márketing de guerrilla, el informal, donde el consumidor se va enterando de los beneficios del producto por otros amigos, que lo comentan en redes sociales como Facebook o Twitter”, insiste Rampolla.

¿Resultado? “En la actualidad, el 90% de nuestras ventas provienen de Estados Unidos y en el último ejercicio alcanzamos los 100 millones de dólares, que es un nivel importante”, explica Rampolla. Lejos de conformarse, este empresario cree que la marca llegará a valer más de 1.000 millones de dólares dentro de unos años.

Para conseguirlo, Zico ha emprendido la conquista del Viejo Continente. Así, la bebida ya se puede encontrar en establecimientos especializados de Londres, París y, desde hace pocos días, Barcelona. “Poco a poco lo iremos extendiendo por España”, asegura Rampolla que, al igual que Coca-Cola, no teme que Zico choque con Aquarius, la marca para deportistas del gigante de Atlanta. “Son dos cosas diferentes. Nosotros posicionamos los beneficios del agua de coco, 100% natural y beneficiosa para la salud. No se trata de un producto elaborado”, concluye Rampolla.