Entradas

Mujer gritando ordenador por un error

Errores que los inversores detestan en pymes y autónomos

Inversores: Financiación o Capital nuevo

Obtener financiación o levantar capital nuevo, es una de las misiones más importantes y complicadas de los emprendedores. De ahí que uno de los grandes objetivos de todo aquel que es capaz de crear un negocio sea el de saber qué es lo que necesita escuchar un inversor para decidirse a poner parte de su dinero en la empresa.

Levantar capital, que es como se llama al hecho de lograr convencer a algunos de que las inversiones más rentables están en nuestra empresa, es un medio no el fin del negocio. Conviene hacer esta distinción porque existen demasiados ejemplos de empresas, especialmente en el ámbito tecnológico, que tienen muy claro cómo obtener mayor financiación, pero que presentan importantes dudas sobre la viabilidad de su modelo de negocio. Normalmente eso suele acabar en explosiones de burbujas de infaustos recuerdos para muchos.

Un emprendedor jamás debe olvidar que lo importante es construir una empresa exitosa que genera un importante crecimiento orgánico y no perderse en los cantos de sirena que pueden llegar tras cosechar éxitos en diversas rondas de financiación.

Una vez hecha esta salvedad, es el momento de conocer todo aquello que los propietarios de pymes y también los autónomos deben evitar si pretenden conquistar a cualquier inversor, independientemente de que se trate de una firma de capital riesgo, un business angel, familiares, amigos, etc.

Creerse el más listo

Puede que un emprendedor en cuestión sea un verdadero experto en el ámbito económico en el que se mueve su negocio. Pero eso no quiere decir que tenga que adoptar un comportamiento prepotente a la hora de hablar con posibles socios. Los inversores no acostumbran a buscar a genios sino que prefieren a emprendedores que sepan rodearse de un equipo de personas con talento. Tener la habilidad de contratar a los mejores es una cualidad que los dueños del dinero quieren encontrar en todo emprendedor. Así que en las conversaciones se debe ensalzar la capacidad de atracción de talento que la empresa tiene.

Desconocer el mercado

Al igual que es perjudicial de cara a obtener financiación comportarse como el más listo de la clase, también es un importante error no prepararse la reunión. Presentarse ante unos posibles inversores con importantes lagunas de conocimiento en los ámbitos económicos en los que se mueve el negocio disminuye en demasía las posibilidades de levantar capital. Una de las cualidades que un inversor busca en un emprendedor es el que verle capaz de dominar y liderar el sector. De ahí que sea necesario que este posible líder conozca a la perfección las virtudes y defectos de todos los competidores, así como las problemáticas intrínsecas al propio sector.

Carecer de un plan de negocio

Cualquier estudio sobre la materia que pueda consultarse indica que las empresas que disponen de un plan de negocio tienen más del doble de posibilidades de lograr nueva financiación que las que carecen de una hoja de ruta definida.

Los datos no engañan. La importancia de un plan de negocio de cara a entrevistarse con posibles socios es capital. Da igual el tipo de documento que elabore, carecer del mismo es sinónimo de fracaso. Quizá si estamos hablando de una startup le pueda parecer que contar con una hoja de ruta detallada carece de sentido ante las enormes dificultades que tendrá para alcanzar los objetivos allí marcados. Pero eso no quiere decir que no deba disponer del documento ,ya que le dará confianza al inversor.

Con un plan de negocios se alienta al posible inversor a investigar y conocer los detalles de la compañía lo que a la larga aumenta las opciones de que se considere parte del negocio y, por lo tanto, invierta.

Contar con una idea que no destaque

Si su negocio es uno más del montón con escasas diferencias y sin capacidad para destacar sobre los demás, casi mejor que se vaya olvidando de la posibilidad de convencer a los inversores. Estos buscan ideas auténticas y rompedoras, que sean capaces de  abrir un nuevo nicho de mercado y que resuelvan los problemas de la sociedad. De ahí que solo con un objetivo auténtico escalable y que cuente con potencial de desarrollo se puedan superar las rondas de financiación.

Carecer de experiencia

Aunque de facto la falta de experiencia no elimina la posibilidad de obtener financiación, sí que reduce, y mucho, las opciones. Piense que es como a la hora de buscar trabajo. Siempre lo tiene más fácil alguien con experiencia en puestos de trabajo similares que un novato. A la hora de negociar con inversores, estos siempre prestarán más atención y estarán más predispuestos a participar en el proyecto de alguien con un nombre o con un pasado en el mismo entorno económico, que con la idea revolucionaria de un nuevo actor en el sector.

errores_web

Los errores más graves de las webs de los nuevos negocios

Diseño y características, la clave para evitar errores

En la actualidad, parece que para tener una página web con visitas solo es necesario invertir en posicionamiento y en redes sociales. Es decir, parece que con gastar dinero en diversos aspectos relacionados con el marketing online ya se consigue el tráfico. Eso es cierto, pero el problema es que si no se cuenta con un diseño y unas características específicas de calidad en la página, esa inversión y ese ingente volumen de tráfico no valdrán absolutamente para nada. Llegarán los errores y las visitas, según lleguen, se irán si no existe nada que les retenga.

Lejos de lo que pueda parecer, el marketing online ha llevado a muchas empresas consolidadas y a nuevos negocios a descuidar su site, lo que constituye el primer gran error en las webs. Y es que sin un buen diseño no se conseguirá convertir a los visitantes en clientes. Y, por tanto, todo el dinero dedicado a posicionarnos mejor en Google y a ser conocidos en redes sociales no se traducirá en ventas en nuestra web.

Adiós errores

Para evitarlo es necesario elaborar una página regida por las características que mostramos a continuación y, como es obvio, no cometer los errores de los que hablaremos más adelante.

Los emprendedores que busquen que sus inversiones en Internet sean lo más rentables posible deben desarrollar un site corporativo que siga estas sencillas reglas: debe llamar a la acción, debe ofrecer algo, debe tener un enfoque muy concreto, debe tener una buena resolución, debe incluir herramientas sociales y debe ser agradable para el internauta, con encabezados destacados y un buen contenido

Quizá todo esto le parezca simple y elemental en cualquier página web. Pero basta con darse una vuelta por la red para comprobar cómo la mayoría de las páginas de las grandes empresas se han olvidado de estas normas tan sencillas.

Los errores más comunes

Como se decía antes, el buen diseño no es óbice para recordar los grandes errores que se cometen en los sites y que evitan atrapar a los visitantes. Y que, por tanto, no repiten los negocios que funcionan.

 

  • Carecer de objetivos

Si una página web carece de elementos que inciten a pulsar en links porque no cuenta con ofertas o alicientes o, simplemente, información interesante, no servirá para nada. De ahí que sea necesario evitar que la inversión realizada en el canal digital acabe en saco roto. Por tanto, jamás se debe cometer el error de minusvalorar los elementos que contendrá el site.

 

  • No es aconsejable copiar los de la competencia, ya que entonces se pierde el elemento sorpresa.

Y es que si un internauta aterriza en una página que no le ofrece nada más que otra en la que ha estado recientemente, huirá de forma fulminante.

Una de las mejores maneras de conseguir un objetivo claro para el visitante es disponer de un diseño atractivo en el que destaquen los títulos. Será la mejor forma de llamar la atención del lector obligándole a permanecer más tiempo en la página. De esa forma estará más cerca de convertirse en cliente del negocio, que es el que debería ser nuestro objetivo final.

 

  • Confundir a la audiencia

De cara a dar un mensaje claro a los internautas es fundamental que se ofrezca la información que realmente quieren conocer. De lo contrario se sentirán frustrados y abandonarán la página. Por tanto, la mejor manera de no caer en el error es formularse las siguientes cuestiones: ¿quién es mi cliente? ¿sabe de mi empresa? ¿y de mis productos? ¿cómo puedo hacer que compren productos?

Solo cuando tenga respuesta para estas preguntas, estará preparado para abordar las necesidades y presentar soluciones en las que sus futuros clientes podrían estar interesados.

 

  • No se entiende

Muchas veces las webs de las empresas están escritas con un lenguaje que no se entiende con solo echar un vistazo o realizar una lectura diagonal. Eso constituye un error de bulto que expulsa a los posibles clientes de la página. No se debe olvidar que los sites empresariales no son lugar para poetas o escritores de novelas. Aunque la magnitud de los párrafos y del lenguaje utilizado le parezcan interesante, no se olvide nunca de la regla de los cinco segundos, que es el tiempo que una persona dedica a saber de qué va la página. Si en ese escaso intervalo de tiempo, no ha sido capaz de captar su atención y explicarle las características de su empresa o de sus soluciones o servicios, olvídese de contar con él como futuro cliente.

 

  • No explicar los beneficios

En ocasiones, las páginas que venden productos o servicios se centran en describir las características de lo que ofrecen y se olvidan de los beneficios que para el cliente puede tener su adquisición. Una buena página web que presente el objetivo de atrapar a los visitantes no puede caer en este error. Es importante, por tanto, incluir en la estrategia de marketing todos los aspectos relacionados con las virtudes de lo que ofrecemos.

Solo solucionando una carencia que los internautas puedan tener se tienen posibilidades de que se conviertan en clientes. Con esta idea, y para aumentar ese porcentaje de opciones de ganar nuevos clientes, es necesario conocer las necesidades de los clientes e incluir esa información en la estrategia de marketing y en el desarrollo de los productos o los servicios. Será la manera ideal de que nuestros esfuerzos de marketing obtengan recompensa en la web.