Entradas

Asunción presidencial de Mauricio Macri. Buenos Aires, 10 de diciembre de 2015. FOTO DANIEL JAYO/LA NACION

Argentina exhibe su mejor cara en España

El presidente de la República Argentina, Mauricio Macri, se encuentra estos días protagonizando una visita de Estado a España de claro tinte empresarial. No es ningún secreto que Macri está particularmente interesado en que las empresas de nuestro país recuperen la confianza en aquel mercado después de más de una década a en la que, con los Kirchner en el poder, nuestro sector privado vivió en una incesante angustia. Un periodo de tensiones que estuvo marcado por dos episodios: la nacionalización de Aerolíneas Argentinas, propiedad de la española Marsans, en el año 2009; y el proceso similar sufrido en 2012 por Respol con su filial YPF.

 

Macri, que lleva en el poder desde diciembre de 2015, está implementando una potente batería de medidas liberalizadoras encaminadas a abrir su país al exterior -con fuerte contestación social, por cierto- que, en principio, favorecen el comercio internacional con un país que cuenta con 43 millones de habitantes y espera crecer, este año, un 3,5%. Y espera que España aumente su apuesta por un Estado con el que comparte idioma y, por cierto, grandes lazos históricos y culturales. Tanto es así que, como prueba de esa estrecha relación, la inversión de nuestras compañías en aquel mercado ha venido superando de largo los 6.000 millones de euros anuales, incluso en aquel fatídico 2012 en el que Cristina Fernández de Kirchner declaró “de utilidad pública sujeta a expropiación” el 51% de las acciones del negocio argentino de Repsol YPF.

 

Hoy por hoy, la liberación de las restricciones comerciales que se está produciendo gradualmente con el cambio de Gobierno ofrece oportunidades en todos los sectores, si bien sigue siendo recomendable que el exportador e inversor se proteja, bien a través de socios locales que conozcan muy bien la legislación, o bien a través de herramientas más próximas como los seguros de crédito a la exportación y la inversión. Entre los más destacados -y promocionados por la propia delegación argentina estos días- figuran automoción, maquinaria agrícola, ganadería, agroindustria, industria alimentaria, química, petroquímica, equipos para la minería y tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

 

La patronal CEOE, que está auspiciando numerosos encuentros entre 800 empresarios de ambos países, asegura igualmente que también hay oportunidades en sectores de importante demanda, como son transporte e infraestructuras viarias, energías renovables, construcción, gestión de residuos urbanos y bienes de equipo. Además, otras actividades presentan un interesante potencial todavía por desarrollar, como las energías renovables (impulsadas por la Administración), petróleo (importantes yacimientos de crudo y gas), biotecnológico o turismo (con grandes posibilidades aún por explotar).

 

Paliar el deterioro

España llegó a ser el primer inversor mundial en Argentina, pero las expropiaciones dieron al traste con esa condición. De ahí que Macri necesite, en su proceso de cambio, de la confianza de nuestras grandes multinacionales -allí están Telefónica, BBVA, Gas Natural y muchas otras-, pero también de nuestras pymes. En su histórica comparecencia en el Congreso ha remarcado que “son años de intercambio. Tenemos por delante muchísimas cosas en conjunto”. El mandatario se felicitó por las buenas relaciones entre España y Argentina y apostó por que ambos países continúen profundizando en su “alianza estratégica”. Pero también instó a que España y Argentina sigan teniendo un “rol protagónico” en las negociaciones que están manteniendo Mercosur y la UE con vistas a firmar un Tratado de Libre Comercio.

 

Por último, Macri pidió a las compañías españolas que ya tienen presencia en Argentina a que, “en esta etapa de estabilidad macroeconómica”, profundicen en su actividad y “atraigan” a nuevas compañías a participar en el proyecto del nuevo Gobierno, que es “crecer, crear empleo de calidad y reducir la pobreza”.

El potencial comercial entre España y aquel país es mucho mayor al que vienen exhibiendo en los últimos años. Así, en 2015, las exportaciones españolas a Argentina alcanzaron los 1.318 millones (somos su duodécimo proveedor de una lista que encabeza Brasil), mientras que las importaciones tocaron los 1.376 millones.

 

Los productos que más exporta España al mercado argentino son, según datos del Ministerio de Economía y Competitividad, equipos y componentes de automoción, material eléctrico, materias primas y semi manufacturas de plástico, productos farmaquímicos y automóviles. También destacan los productos siderúrgicos y los productos editoriales y de perfumería. Por su parte, los productos que España compra más a Argentina (2016) son residuos de la industria agroalimentaria, moluscos y crustáceos congelados, frutos cítricos frescos, cobre y sus aleaciones, pescado y productos de química orgánica.

7_paises

Los siete países para exportar en 2017

Ahora que estrenamos año, es bueno preguntarse qué mercado o mercados nos pueden propiciar alegrías durante los próximos tiempos. La coyuntura internacional está cambiando rápidamente, y el efecto que puedan producir para el comercio internacional factores como el Brexit o la victoria de Donald Trump aún están por calibrarse. Sin embargo, numerosos países van a seguir ofreciendo grandes oportunidades a la empresa española, que tras años de dura crisis económica se ha vuelto mucho más internacional (no olvidar en este punto el récord histórico de la exportación nacional, que ha alcanzado un valor del 33% del PIB en 2016).

  1. China. El gigante asiático ha atravesado dos años de duras dificultades, con tasas de crecimiento que se han llegado a situar por debajo del 7% por primera vez desde la década de los 90. Sin embargo, los últimos datos conocidos sobre China reflejan un nuevo fortalecimiento de la economía con un poder de compra para los ciudadanos que vuelve a acelerarse. La incorporación a la clase media de los chinos se cuenta por millones cada año, y además es un país que siempre ha mostrado un elevado interés por la Marca España.
  2. Australia. Es un mercado lejano que apenas tenemos explotado, y sin embargo ofrece un marco jurídico y comercial muy atractivo para la inversión foránea. Australia lleva varios años creciendo muy por encima de la media mundial, firmó un avance del 3% en 2016 y muestra cada día más interés por abrirse a nuevos mercados internacionales. Contar con un socio en el propio territorio, dada la lejanía y la enorme expansión del país, puede resultar más que beneficioso.
  3. Inglaterra. Pese a que el Brexit vaya a propiciar cambios, España debería aprovechar oportunidades en un país en el que apenas se han notado aún los efectos de la decisión del pasado mes de junio de abandonar el seno de la Unión Europea. A Inglaterra le gusta España: le gusta su sol, sus playas, su gastronomía y su forma de ver el mundo, por lo que una pyme de nuestro país siempre será bienvenida.
  4. Irlanda. De las grandes economías del euro, es una de las más abandonadas por nuestras empresas. Sin embargo, la renta per cápita de los irlandeses es la segunda más alta de toda la Unión Europea, por lo que exportar o invertir allí puede propiciar grandes beneficios. Irlanda, que llegó a caer en manos de un rescate europeo por problemas de solvencia, se ha recuperado de forma vertiginosa y crece a un ritmo anual superior al 5%, el más alto de todo el continente.
  5. Alemania. Quizá sea por imagen o por el hecho de que España ha seguido las indicaciones de Angela Merkel a la hora de afrontar la crisis económica más dura que se recuerda en décadas, pero España está de moda para el país centroeuropeo y debemos ser capaces de aprovecharlo. El marco jurídico y fiscal es muy similar al español, y la seguridad es quizá el elemento más característico del mercado alemán. Ahora bien: conviene hacer un estudio previo y a fondo de la composición territorial de Alemania y sus länders, cada uno con su propia legislación.
  6. Perú. Ya en Latinoamérica, Perú es uno de los pocos países de la región que ha logrado escapar de los efectos de una dura crisis que ha llevado a Brasil, Argentina o Venezuela a la más honda recesión. Perú incorpora ciudadanos a la clase media a gran ritmo y ofrece otra ventaja para el exportador: el mismo idioma. Ahora bien, conviene contar con un partner local que, al menos al principio, ayude a entender la mentalidad y las dinámicas de compra del peruano, muy diferentes a las españolas.
  7. Sudáfrica. Otro mercado muy desconocido para la empresa española, que se ha animado tradicionalmente menos a exportar a destinos muy lejanos y concentra aún la mitad de sus ventas en la Unión Europea. Sudáfrica es un país complejo lleno de matices y de diversidad, pero hacer negocios allí es una completa aventura. Aquí, desde luego, sí es necesario contar con un apoyo local para implantarse y aprender a acostumbrarse al marasmo legislativo de un país que en el pasado reciente vivió grandes conflictos pero que, por contra, cuenta con la renta per cápita más elevada de todo África. Y ellos ya nos conocen: vaya si nos conocen después del triunfo de la selección española en el Mundial de Fútbol de 2010.
avance_tic

Su oportunidad está en las TIC

Si está usted pensando en emprender y su idea de negocio tiene que ver con las Tecnologías de la Información y la Comunicación, las famosas TIC, ni se lo piense. Hoy por hoy, si hay un sector de futuro, es este, inmersos como estamos en una revolución tecnológica a los que algunos denominan ya tercera revolución industrial. Así lo ponen de relieve los espectaculares datos económicos que acaba de divulgar el Ministerio de Industria: las TIC ya facturan casi 98.000 millones al año, con un avance de la actividad que casi triplica al del PIB (8,5% frente a 3,2%) y una creación de empleo superior al 6% al año.

Ya hay medio millón de personas dedicadas a esta actividad, en realidad un conjunto de servicios, redes, software y hardware que tienen como objetivo facilitar la interconexión en el seno de una organización o entre organizaciones. La informática, hace dos décadas, era cosa de unos pocos privilegiados: las grandes telecos, las compañías más fastuosas y de mayor facturación y las más altas instituciones del Estado. Pero hoy es una herramienta que determina el devenir de la sanidad, la educación, la banca, la música, los medios de comunicación, las telecomunicaciones… y mucho más.

Se da la circunstancia además de que incluso las pymes, los más de 3 millones de empresas que conforman el tejido productivo de este país, parecen haber asumido ya que sin TIC no hay futuro. Hoy, los más pequeños empresarios se han dado cuenta de que no pueden vender productos si no están presentes en internet y en las redes sociales; si no interactúan en tiempo y forma con un cliente que puede estar al lado pero también a distancia; si no “escuchan” la conversación online, capaz de llevar al mayor de los éxitos a un desconocido o abocar al fracaso la trayectoria de un grande de los negocios.

Si hay un hueco para emprender, es este. Se da la circunstancia, además, de que para echar a andar un negocio relacionado con las TIC la inversión inicial suele ser netamente inferior a la que requiere una empresa, digamos, tradicional. La tecnología suple la mano de obra y la necesidad de contar con un local, por lo que el terreno de gastos, al menos en un inicio, está más que limitado.

Muchos de quienes han iniciado sus negocios desesperados por la crisis y el elevado desempleo han optado por probar suerte en el ámbito TIC, bien sea a través de creación de webs de servicios, como pequeños proveedores de otras compañías más grandes o como creadores de contenidos -un subsector que factura ya más de 15.000 millones al año y que crece a un ritmo del 15%- . Tanto es así que ya hay más de 22.500 empresas de tecnologías de la información y la comunicación desarrollando su actividad.

Tal vez le parezcan más que suficientes, pero no: piense por ejemplo en el Estado y sus múltiples promesas de informatización en el ámbito de la justicia; o piense en la firma digital; en la factura electrónica, tan en boga para proveedores… Y eso solo en el terreno público. Las necesidades TIC superan aún con creces a la oferta. Por eso, no deje de pensar que es en este ámbito en el que usted puede lograr el éxito empresarial.

bandera_peru

Perú abre negocio a las pymes del sector turístico español

Una de las mayores barreras a las que tienen que enfrentarse las empresas españolas que deciden exportar es la del idioma. Por ello, no es de extrañar que haya una cierta predilección por buscar destinos en Latinoamérica para comenzar cualquier aventura empresarial internacional. Y entre ellos, Perú siempre ha estado entre los preferidos, según los datos de inversiones extrajeras del ICEX.

Ahora, el país andino acaba de presentar una atractiva propuesta de inversiones que va dirigida casi en primera persona a las pymes españolas. El Ministerio de Comercio Exterior y Turismo de Perú (Mincetur) ha comunicado su apuesta por la modernización del sector turístico y ha tomado como ejemplo el modelo de una de las potencias mundiales en el sector: España.

Para ello, abre a las experimentadas empresas de nuestro país la participación en su nuevo plan de inversión que consiste, en una primera fase, en la creación de 62 nuevos hoteles en los próximos cinco años y prevé una inversión de 1.141 millones de dólares. Esto es solo el pistoletazo de salida para impulsar un sector que, según las autoridades peruanas, está lleno de posibilidades para las empresas españolas del sector y también para sectores adyacentes porque además de la infraestructura hotelera este proyecto requerirá de la ampliación en aeropuertos, puertos y carreteras.

“Las empresas españolas, que ya son las principales inversoras extranjeras en Perú, tienen una amplia experiencia en el sector turismo, servicio e industrias afines. Ahora, pueden aprovechar todo ese conocimiento para ayudar a explotar una industria turística en la que está todo por hacer y en la que ofrecemos muchos incentivos para acometer proyectos y alianzas locales”, explicó Bernardo Muñoz, Consejero Económico Comercial de la Oficina Comercial de la Embajada de Perú en España en una presentación del proyecto realizada el pasado mes de julio en Madrid.

El ámbito tecnológico también tendrá su protagonismo. Como todo proyecto que se precie en pleno siglo XXI debe estar ligado a las nuevas tecnologías. En este ámbito se incluyen desde las infraestructuras para dar acceso a internet a través de una red de fibra óptica que es prácticamente inexistente en todo el país, hasta el desarrollo de aplicaciones específicas que faciliten las experiencias de los turistas tanto vacacionales como profesionales. Y es que, el turismo de congresos es otra de las áreas con amplio potencial de crecimiento en el país andino.

También existen oportunidades interesantes para todo lo relacionado con proyectos de consultoría para la elaboración de planes maestros, gestión de destinos, gestión de playas, accesibilidad turística, estadísticas y observatorios, etc…

Según un estudio sobre el país elaborado por EY, el gobierno peruano garantiza estabilidad jurídica a los inversores extranjeros respecto a las normas de impuesto a la renta y reparto de dividendos. Los inversores extranjeros con derecho a obtener dicha estabilidad tributaria y jurídica serán aquellos que estén dispuestos a invertir en el país durante más de dos años, y por cantidades superiores a los 10 millones de dólares (americanos) en los sectores de minería y/o hidrocarburos, o de 5 millones de dólares (americanos) en cualquier otra actividad económica. También aquellos que adquieran más del 50% de las acciones de una compañía en proceso de privatización.

En contra de lo que ocurre en muchos países, en Perú las empresas extranjeras tienen el mismo tratamiento que las nacionales. Además, no existen restricciones para la repatriación de las ganancias, las transferencias internacionales de capitales, o las prácticas de cambio de divisa. Incluso, se permite el uso de euros para la adquisición de bienes en el extranjero o cubrir obligaciones financieras, siempre y cuando el operador esté en cumplimiento con la legislación tributaria peruana, según explican los expertos fiscales de EY.

Por otro lado, según han explicado desde la embajada de Perú en Madrid, “Uno de los aspectos interesantes de estas inversiones en el sector turístico es el de los incentivos y los mecanismos para la promoción de la inversión. Así como la colaboración público privada tanto a la hora de elaborar los requisitos de las licitaciones y en la ejecución de los proyectos”.

Cabe recordar que, de acuerdo con el informe “Doing Business 2015” del Banco Mundial, Perú es el segundo país de Latinoamérica, después de Colombia, en facilidad para hacer negocios (el número 35 del mundo). El impulso al turismo que acaba de anunciar el país es uno de los pasos que su Gobierno está dando para salir de la ralentización económica que sufre Perú en los últimos años.  En la actualidad, el turismo en Perú supone el 3,9% del PIB (unos 7.000 millones de dólares en 2015) y el objetivo es duplicar el número de turistas anuales.

Para más información, no está de más consultar una interesante herramienta que tiene el ICEX (de acceso aquí) que permite calcular los costes de implantación de un negocio en cualquier país del mundo.

 

Imagen: Wikipedia

Kazajistan

Claves para hacer negocios en Kazajistán

Kazajistan“Estamos en plena fase de desarrollo de las profundas reformas que hemos puesto en marcha: en el futuro daremos mucho que hablar”, sentenciaba hace unas semanas el primer ministro de Kazajistán, Karim Masimov, en una sesión en el Foro Económico de Davos que conmemoraba los 25 años de independencia del país de la Unión Soviética. Mucho ha cambiado desde entonces en esta extensa república enclavada entre el este de Europa y Asia, en especial en la última década, en donde no sólo ha logrado un crecimiento continuo, sino que para este 2016, el propio FMI le augura un avance del 3,25%.

 

Una economía en auge en la que tiene sus ojos puestos nuestro país. No en vano, en abril, las Cámaras de Comercio de España y Kazajistán anunciaron la creación de un Comité para reforzar las relaciones económicas entre ambos países. Este acuerdo se dio a conocer durante el Foro España-Kazajistán que se celebró con motivo del viaje del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo. Un paso más en la ambiciosa estrategia de apertura internacional de la nación asiática con vistas a 2017, cuando se celebrará la Exposición Universal en la capital, Astaná, y cuyo eje serán las energías del futuro.

 

Este evento supone ya de por sí una oportunidad muy buena para el desembarco de empresas españolas que deseen crecer en esta región del planeta en sectores tan pujantes como las energías renovables, la construcción, la gestión hotelera u hospitalaria, las infraestructuras o la logística, por citar algunos campos. Segmentos que se unirían a otros en los que ya están presentes firmas de nuestro país, como el textil (de la mano de Zara o Cortefiel), la alimentación, la automoción, los ferrocarriles o la fabricación de muebles, tal y como se recoge en el directorio que actualiza permanentemente el ICEX.

 

Esta llegada de empresas españolas a Kazajistán ha venido apadrinada principalmente por la voluntad del gobierno local a la apertura exterior. En la mayoría de los casos, la fórmula empleada fue la de asociarse con un distribuidor local, permitiendo reducir las barreras de entrada y la inseguridad jurídica. Sin embargo, cada vez es más frecuente el establecimiento de una oficina de representación, que, aunque no tiene personalidad jurídica propia ni puede ejercer actividades económicas, sí tiene la potestad de firmar contratos comerciales, erigiéndose en primera cabeza de puente para tomar contacto con la economía local.

 

En cualquiera de los dos casos, el siguiente paso lógico para la captación de clientes en el país es acudir a las ferias comerciales, muy extendidas en las distintas ciudades, y a las que acuden empresas de todos los sectores, así como representantes de la Administración y de otros países de la región. Según la propia Embajada española, los bienes industriales, la energía, la construcción y los servicios a empresas, son las actividades más demandadas y donde más oportunidades de negocio se generan, dada la falta de oferta local existente.

 

 

Por qué apostar por Kazajistán

 

Kazajistán es la economía número 51 del mundo por volumen de PIB, a pesar de su reducida población (apenas 16,9 millones de habitantes) y su todavía excesiva dependencia de Rusia, a donde destina casi el 8% de sus exportaciones y de la que recibe alrededor del 35% de sus importaciones. Sin embargo, las cosas están cambiando a una velocidad constante en el país, que ha implementado recientes reformas, tanto a nivel financiero como jurídico, para llamar la atención de empresas y capitales extranjeros que quieran invertir en su economía. Entre ellas, por ejemplo, cabe destacar la reducción de trámites para constituir una empresa o la intermediación institucional para favorecer el acceso al crédito de las pymes.

 

Según el último Doing Business, Kazajistán ocupa el puesto 41 entre las economías que más favorecen los negocios, por encima ya de países como Italia, Bélgica, Rusia o Grecia. Sectores como las telecomunicaciones, la industria petroquímica o la energía crecen cada año por encima del 5%, mientras, en paralelo, se privatizan empresas para estimular la competitividad. Una ocasión de oro que han sabido ver China y EEUU para suscribir acuerdos con Kazajistán y en donde las firmas españolas deben posicionarse para aprovechar las oportunidades de negocio.

contratar_aapp

Nuevos requisitos para contratar con la Administración Pública

En contra de lo sucedido otros años, este verano ha sido políticamente muy activo. Entre las muchas consecuencias de esa hiperactividad nos hemos encontrado a la vuelta de vacaciones con buenas noticias para las pymes. El pasado 28 de agosto se aprobaron nuevas medidas para regular el acceso a la contratación pública. Según ha manifestado el Gobierno, tienen como objetivo rebajar la carga burocrática del proceso para ayudar a las pequeñas y medianas empresas.

 

La intención viene de lejos y no es un reto exclusivamente español. Desde Europa se está instando a los países miembros a facilitar a las pequeñas y medianas empresas el acceso a los fondos públicos. No en vano, el 99% del tejido empresarial de toda la Unión Europea está formado por compañías de ese perfil y, en total, apenas acceden al 33% de la inversión europea en contratos públicos. El Gobierno español estima que con este cambio legal aprobado, las pymes estarán en condiciones de acceder a un montante total de ayudas públicas europeas valorado en 97.000 millones de euros.

 

A partir de su entrada en vigor, a mediados de septiembre de forma completa, los pliegos de condiciones para convertirse en proveedores de cualquiera de las administraciones públicas españolas serán algo menos arduos para los departamentos de gestión de las pequeñas empresas.

 

Entre los principales cambios está la obligación a las administraciones públicas de ser mucho más precisas a la hora de publicar sus requerimientos. Todo debe estar más definido y dejar menos detalles a la interpretación subjetiva de las partes. Por lo que se espera que se rebaje el nivel de burocracia del proceso.

 

Además, se introducen destacados cambios como:

 

Desaparece la necesidad de clasificación previa.

Hasta ahora, la clasificación previa era un documento imprescindible para acreditar la solvencia de la compañía. Obtenerlo, en muchos casos, implicaba un coste económico y de tiempo que desincentivaba o ralentizaba el proceso. Por ello, el Gobierno ha decidido dejar este criterio como una opción voluntaria tanto para las pymes que opten a contratos de servicios como para los de obra pública. Solo será exigible a las empresas que presenten sus propuestas a contratos de obra superiores a los 500.000 euros. Hasta ahora, el límite estaba en los 120.000 euros.

 

Más flexibilidad para los requisitos de experiencia.

Para valorar la experiencia de la empresa se tendrán en cuenta los trabajos realizados durante los 10 años anteriores a la fecha del contrato, frente los cinco que eran aceptados hasta ahora. En el caso de las licitaciones de contratos de servicios, este plazo para valorar la experiencia se amplia de tres a cinco años.

 

Además, se aceptará como experiencia, en contra del criterio vigente hasta ahora, la actividad realizada por las empresas fuera del territorio español. El Gobierno ha sido, en este sentido, sensible con la coyuntura económica y con la necesidad que muchas empresas, sobre todo del sector de la construcción, de trasladar su actividad fuera de España para capear los problemas del sector nacional.

 

Simplificación de categorías.   

Las categorías quedan reducidas a seis. Desde la primera se incluyen los contratos de valor anual inferiores a 150.000 euros, hasta la sexta que incluye a los contratos a partir de 5 millones de euros. Esta reforma implica también un reajuste de las cuantías patrimoniales mínimas para el acceso de las empresas a cada categoría, que queda “fijado en el artículo 35 del Reglamento, y se cuantifica en el 10% de la anualidad de los contratos a cuyo acceso habilita cada categoría, y en un millón de euros para el acceso a la máxima categoría, cuya obtención habilita a la adjudicación de contratos sin límite de importe”, explican expertos jurídicos consultados.

 

Sin acreditación de solvencia técnica
También se ha liberado a las pymes de acreditar la solvencia técnica, económica y financiera cuando los contratos de obras no sean superiores a los 80.000 euros. En el caso de los contratos de servicios el límite máximo para no presentar esta acreditación se ha establecido en 35.000 euros.

inveresp

La inversión española en Iberoamérica en 2015

Hace unas semanas, la IE Business School y Air France KLM hacían público su ‘VIII Informe Panorama de Inversión Española en Iberoamérica’, en el que se lleva a cabo un análisis las inversiones en la región de más de 60 compañías españolas. Esta cifra se ha visto aumentada (desde las 40 del VII Informe) incluyendo empresas con una facturación menor de 500 millones de euros, con el objetivo explícito de reflejar el creciente peso de las medianas empresas en la realidad de la inversión española en la región.

 

De hecho, en el informe ejecutivo realizado por Juan Carlos Martínez Lázaro, profesor de economía de IE Business School y director del informe, se señala que “al igual que el año pasado (…) las pymes españolas siguen llegando y ampliando su negocio en Iberoamérica”. Lázaro señala igualmente que lo que pudo empezar como una mera forma de escapar a los efectos de la crisis en España se está convirtiendo en una tendencia consolidada: “La vocación de permanencia (…) ya no es sólo patrimonio de las grandes multinacionales españolas, sino que cada vez veremos más PYMEs españolas instaladas en los mercados iberoamericanos”.

 

La importancia de Iberoamérica

 

Según la Secretaría de Estado de Comercio de España, la presencia española en Iberoamérica se traduce ya en más de 143.000 millones de euros (lo que supone el 43% de la inversión española en el exterior), con México, Chile, Colombia, Brasil, y Perú como los principales destinos para la inversión española a lo largo del pasado 2014. Estos 3 últimos países también son considerados los destinos más recomendables para invertir este año.

 

Pese a un aumento del interés de nuestras empresas por mercados como el estadounidense, el asiático o el africano, el 74% de las empresas españolas presentes en la zona tiene previsto mantener su apuesta en 2015. En palabras de Martínez Lázaro, “si hace tres años el 95% de las empresas encuestadas esperaban aumentar su facturación en Iberoamérica en un plazo de tres años, esta cifra ha bajado actualmente al 78%. Y si hace tres años, el 81% de las empresas españolas esperaban que su negocio en Iberoamérica superara al generado en España en un plazo de tres años, este porcentaje cae al 50% en nuestra última encuesta”. Sin embargo, en el caso de las PYMEs no se aprecia dicha caída, puesto que el 80% de las que fueron consultadas tenía previsto aumentar su inversión en Iberoamérica, según el estudio: “La región ofrece oportunidades para las empresas de tamaño mediano”.

 

Unas pinceladas sobre los mercados iberoamericanos

 

Los mercados internos son el principal incentivo para la inversión española en la región, gracias al crecimiento y consolidación por las nuevas clases medias demandantes de productos y servicios. También influyen en varios países la cualificación y competitividad de la mano de obra.

 

Los principales riesgos económicos de la región son la desaceleración económica (a causa de la brusca caída del precio del petróleo y de otras materias primas) y las alteraciones en los tipos de cambio. Esto supone una novedad frente a lo observado en años anteriores.

 

Así, Perú sería la economía que, según las empresas españolas, ofrecería mejores expectativas en 2015 (puntuación de 3,13 sobre 4), seguido muy de cerca por Colombia (3,12). “La Alianza del Pacífico continúa consolidándose como ejemplo de buenas prácticas macroeconómicas y apertura a la inversión extranjera” destaca el profesor Martínez Lázaro.

 

Por otra parte, los pequeños mercados centroamericanos se mantienen aún a la cola de la inversión española, pero empiezan a mostrarse atractivos para ciertas pymes que encuentran nichos interesantes sometidos a una menor competencia.

closed

Los 5 problemas que llevan al cierre de las empresas

La tasa de mortalidad de los nuevos negocios sigue siendo demasiado grande. Según algunos estudios, pasar de cinco años de existencia es una edad a lo que solo llegan una de cada cuatro pymes de reciente creación. Si se le pregunta a un emprendedor qué es lo que le llevó al cierre las respuestas son variadas pero siempre destacan dos: la mala suerte y que no acertaron con el modelo de negocio.

 

Ambas son ciertas. Pero eso no quiere decir que hayan sido las causas principales para originar la bajada de la persiana. Además, la mala suerte se corrige insistiendo y cambiar un negocio es algo que se puede hacer siempre que existan recursos disponibles. Por dicho motivo, para encontrar qué problemas llevan al desastre es necesario fijarse en otra serie de asuntos que tratamos a continuación.
Más vale acompañado que solo
Al contrario de lo que indica el refrán, para un emprendedor es mejor tener apoyos que lanzarse a la aventura por libre. Esto último es lo que ocurre en la mayoría de las empresas de reciente creación. Según un estudio de la consultora Gallup, casi el 80% de los empresarios que fundaron una compañía lo hicieron recurriendo a sus ahorros personales. Ese dinero guardado les sirvió para financiar su sueño y quizá sea una forma muy romántica de iniciar una carrera empresarial. Lo malo es que si se arriesga demasiado y surgen problemas en nuestra pyme no sabremos encontrar el camino para salir adelante. Para evitarlo, es mejor tratar con las entidades financieras y pedir préstamos. De esa forma podremos guardar una parte de nuestro dinero en caso de que la situación se torne complicada.

Morir de éxito
Aunque sorprenda, la realidad indica que muchas firmas no están preparadas para asumir el éxito. Quizá lo desean, pero los emprendedores nunca piensan que su referencia puede convertirse en un bombazo y cuando ocurre no disponen de los medios necesarios para hacer frente a la demanda. Tampoco cuentan con experiencia necesaria para negociar la entrada de inversores que le ayuden con capital que serviría para adaptar la compañía a las exigencias del mercado. Para evitar esta situación, es mejor tenerlo todo previsto y soñar con el éxito mucho antes de que éste llegue a tener lugar.

Gestión deficiente de las personas
Da igual si hablamos de un presidente de una multinacional del Ibex35 o del dueño del bar de la esquina, cuando se pregunta a un empresario cuál es la clave del éxito siempre va a decir que todo es fruto de sus empleados, que son lo más importante, etc. Alguno se creerá esa declaración, otros la dirán solo por el mero hecho de quedar bien. Sea como fuere, el primer objetivo de cualquier emprendedor, tras tener claro el negocio, es contar con un equipo con talento que se sienta implicado en el proyecto. ¿El segundo? Motivarlo. De esa forma será posible alcanzar los objetivos. De lo contrario, lo más probable es que todos salten del barco a la más mínima dificultad, lo que llevará al negocio al fracaso más absoluto.

Socios mal avenidos
En el segundo punto hablábamos de que a la hora de poner en marcha un negocio es mejor ir acompañado que solo. Pero esto último tampoco es fácil. Mantenerse unido con su socio o socios durante mucho tiempo es complicado. Para empezar, hablamos de personas que se han involucrado de manera emocional en algo. Esta característica oculta posibles problemas que no tardarán en surgir. Algunas de las diferencias más importantes pasarán por los desacuerdos con respecto a las estrategias de crecimiento, la expansión, la forma de comercialización, el control de la caja, el esfuerzo personal realizado, etc. Es vital tratar de limar estas desavenencias si se pretende que la empresa no se resienta.
Control de la caja
El que tiene un negocio sabe que quizá venda mucho pero eso no quiere decir que tenga el dinero en el bolsillo. Muchos clientes pagan a plazos o lo hacen meses más tarde de la operación. En cambio, las nóminas de los trabajadores  y los impuestos no entienden de retrasos. Esta situación lleva a muchos empresarios a tener problemas de tesorería o de caja. Lo peor es que saben que ese dinero llegará, lo malo es que lo necesitan ahora y no lo tienen.

Para evitar estos problemas, es fundamental la gestión del cash. Quizá pueda arriesgarse pero si lo hace podría sufrir las consecuencias. Y si no, se perderá la oportunidad de futuro. Como se puede ver, estamos quizá ante la mayor dificultad que tiene un negocio y la que lleva al cierre a buena parte de ellos. Y es que, por norma general, los emprendedores no están formados para resolver esta situación. Por eso es fundamental contar con ayuda de expertos en la gestión del crédito.

ala

Quédese en casa si no ha resuelto estas cuestiones

Ahora que termina el 2014 y a escasos días de un año nuevo comienzan los buenos propósitos y deseos. Las pymes, que al fin y al cabo están formadas fundamentalmente por personas, también se plantean esos deseos. Y uno de ellos suele ser -entre las que no lo han hecho todavía- abordar, de una vez por todas, la internacionalización. Pero primero es necesario comprobar si la empresa está preparada para salir a nuevos mercados, porque si no es mejor quedarse en casa hasta que lo esté. Veamos algunas cuestiones que habrá que resolver antes de emprender el viaje.

 

Falta un producto competitivo. Una de las primeras premisas para triunfar en otros mercados es contar con una oferta suficientemente competitiva para el nuevo país, es decir, un producto de gran calidad que encuentre allí la demanda adecuada. Pero hay que tener en cuenta que cada país tiene sus propias necesidades y éstas no son siempre las mismas. Es decir, un producto que se ha comercializado con gran éxito en España puede pasar desapercibido en otros territorios. No hay que olvidar que el nuevo mercado puede tener clientes con hábitos de compra muy diferentes al nuestro.

 

La situación no es oportuna. Elegir el momento adecuado es fundamental y, a veces, puede ser preferible esperar un poco y no precipitarse. La internacionalización requiere de un importante esfuerzo en tiempo y dinero, que normalmente se amortiza a largo plazo. Por eso, es necesario disponer del suficiente músculo financiero o de una situación equilibrada en las cuentas, que no siempre existe. Hay que considerar que instalarse en otros lugares y exportar son operaciones más complicadas que las ventas en el mercado doméstico, por lo que es imprescindible que la compañía cuente con la suficiente solvencia y preparación antes de iniciar el proceso.

 

Existen otras prioridades de inversión. Internacionalizarse puede suponer realizar una inversión en recursos humanos y económicos muy importante. Por lo que, a pesar de la transcendencia que tiene este objetivo para cualquier compañía, a veces existen otras prioridades más acuciantes, como sanear la situación financiera, comprar maquinaria, lanzar nuevos productos para el mercado doméstico o dedicar recursos a tecnología e investigación. Habrá que valorar muy bien el momento preciso para acometer cada una de estas inversiones.

 

Existen lagunas de formación. No se trata de que todos los emprendedores y empresarios tengan un máster de una prestigiosa escuela de negocios antes de lanzarse a internacionalizar sus empresas y negocios. Pero si sería conveniente que dedicaran parte de su tiempo a aumentar su formación en el conocimiento de otros mercados y en algunos aspectos básicos de comercialización, legislación, derecho internacional, procedimientos administrativos, etc. Este esfuerzo puede ahorrarles más de una sorpresa desagradable cuando actúen en los nuevos mercados.

 

No se cuenta con el equipo humano necesario. Como decíamos al principio, las pymes están formadas fundamentalmente por personas. Y, por lo tanto, el éxito del proceso de internacionalización dependerá de ellas y, en algunos casos, de otros profesionales especializados que habrá que contratar. En cualquier caso, todos deben contar con una mentalidad abierta, flexible y adaptable a los distintos sistemas jurídicos y aduaneros, las costumbres comerciales, la comunicación, los idiomas y lenguajes específicos de cada lugar. Si no es así, habrá que empezar a trabajar en esta dirección.

fuentes

5 fuentes públicas y privadas de financiación empresarial

Que la financiación es un pilar básico tanto para el crecimiento como para el día a día de las empresas es algo por todos conocido, pero ¿seguro que conocemos todas las opciones disponibles en el mercado? En el artículo de hoy hemos querido destacar algunas de ellas, tanto de entidades públicas como privadas.

 

 

CDTI

El Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad, acaba de revisar a la baja los tipos de interés de los distintos instrumentos de financiación que ofrece a los proyectos de I+D+i. Estos proyectos se financiarán con un interés igual al Euribor (hasta ahora se sumaba el 0,1%). Las mismas condiciones se aplicarán a las ayudas a la Preparación de Propuestas Comunitarias (APC), a las ayudas para la Preparación de Ofertas a Grandes Instalaciones Científico-Tecnológicas (APO) y a las ayudas a la Internacionalización.

Asimismo ofrece una mejora para la financiación de proyectos Línea Directa de Innovación, que son aquellos que implican la incorporación y adaptación de tecnologías novedosas a nivel sectorial siempre y cuando supongan una ventaja competitiva para la empresa. Estos proyectos se podrán amortizar a tipos del 1% en los préstamos a 3 años y del 2% en los préstamos a 5 años (hasta ahora se aplicaban tipos del 2% y 2,5%, respectivamente).

 

Santander

Fondo Advance es la propuesta que el Santander ofrece a las pymes para financiar sus proyectos. Como condición, tienen que tener más de tres años de vida, y podrán financiar proyectos singulares de inversión para el crecimiento de su negocio: I+D+i, inmovilizado material, expansión de operaciones… por un importe mínimo de un millón de euros, un plazo mínimo de 3 años y mediante deuda estructurada a la tipología del proyecto: subordinada, convertible o de otro tipo.

Importante: esta alternativa de financiación no se dirige a pymes para operaciones de financiación de su negocio recurrente o en situación de restructuración de su pasivo. Asimismo, se excluyen de esta alternativa de financiación los sectores financiero y promotor.

Para las pymes y proyectos que cumplan las condiciones mencionadas, el Fondo Advance facilitaría financiación a medio y largo plazo con flexibilidad en el calendario de pagos y en la exigencia de garantías. La documentación exigida es la siguiente: cuentas auditadas al menos del último ejercicio; plan de inversión / crecimiento asociado al proyecto; y certificados de estar al corriente de pagos con Seguridad Social y con la Agencia Tributaria.

 

Fondo Apoyo a Empresas

Esta iniciativa de CESCE, que cuenta con el apoyo de Ferrovial, Mutua Madrileña y Técnicas Reunidas, ofrece financiación no bancaria a las empresas mediante el descuento de facturas comerciales. Las empresas pueden acceder al Fondo independientemente del tamaño que tengan o de si venden en España o en el exterior. Los recursos llegan en 6 días a partir de la solicitud y el tipo de interés es del 4,75%. Al ser un canal de financiación no bancario, no aparece en CIRBE, y no ocupa líneas bancarias ni de la empresa que solicita la financiación ni del proveedor que paga la factura.

 

BEI y Sabadell

Ha puesto a disposición de las empresas una nueva línea financiera de 500 millones de euros, destinada a financiar proyectos de inversión y capital circulante. Del total disponible, 250 millones de euros provienen de los fondos del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y Banco Sabadell aporta 250 millones de euros adicionales.

Podrán optar a la misma pequeñas y medianas empresas, y empresas de mediana capitalización (MIDCAP, hasta 3.000 empleados) industriales y de servicios, y facilitarles el acceso al crédito en condiciones favorables para impulsar el crecimiento económico, la expansión de los negocios y la creación de puestos de trabajo.

La línea incluye préstamos, leasing y renting, hasta un plazo máximo de 15 años, en el caso de las inversiones, y a 3 años, en el caso del circulante, y a un tipo de interés preferente, beneficiándose además de una reducción de un 0,25% en el tipo de interés bonificado por el BEI.

 

ICO

La Línea ICO, para empresas y emprendedores, está dirigida a autónomos y todo tipo de empresas. Mediante la misma, pueden financiarse necesidades de liquidez (hasta el 100% de financiación para operaciones de hasta 3 años), inversiones financiables (hasta el 100% -incluido el IVA o impuesto análogo-, o necesidades de liquidez -adquisición de activos fijos productivos-); adquisición de vehículos turismo (hasta 30.000 euros + IVA); adquisición de empresas; gastos de circulante con un límite de hasta el 50% del importe total de la financiación, que podrá ampliarse hasta el 100% para operaciones de hasta 1, 2 y 3 años. El importe máximo de financiación por beneficiario y año es hasta 10 millones de euros, y el plazo de amortización hasta 20 años.

También dispone de la Línea ICO Innovación Fondo Tecnológico, destinada a empresas innovadoras que realicen inversiones en activos fijos productivos, nuevos o de segunda mano, en territorio nacional. Se puede financiar hasta el 100 % del proyecto de inversión (IVA/IGIC) no incluido, con un límite máximo por cliente de 1,5 millones de euros.

almacen

La importancia de una buena gestión de stocks

Tener un almacén lleno de mercancía no es sinónimo de éxito comercial sino de inversión paralizada. De ahí que la gestión de los stocks (o existencias) sea una de las claves del futuro éxito. El fin no es otro que garantizar que siempre que un cliente solicite un producto, éste sea proporcionado. Lo ideal es que el flujo de entrada y de salida fuesen iguales, pero esto es materialmente imposible, ya que siempre es necesario un tiempo prudente para responder de forma adecuada. Otro dato importante: la negociación con proveedores en precios y suministros puede ser compleja pero, a la larga, puede suponer un gran descanso.

Por eso, la selección de los mismos por parte de la empresa requiere conocer en profundidad sus niveles de calidad, solvencia financiera y capacidad para cumplir los plazos de suministro, sobre todo con las técnicas de gestión del “justo a tiempo”, que supone recibir la mercancía en el momento exacto en que va a ser utilizada. Aunque este procedimiento es ya habitual en las industrias, cada vez se utiliza más en todo tipo de empresas.

 

La negociación de las condiciones de pago es también fundamental en la planificación financiera de una empresa. Si bien al inicio de la actividad los suministradores suelen exigir el abono al contado, lo normal es que, una vez que se consiga una relación fluida, se puedan aplazar pagos a 60 o 90 días.

En un primer momento, el asesoramiento de los proveedores es muy útil para determinar el ritmo de suministro, ya que ellos conocen mejor que nadie la dinámica del sector. Como empresario, es fundamental tener garantías de que los suministradores pueden hacer frente rápidamente a necesidades imprevistas.

 

Plan de compras

El seguimiento de la entrada y salida de mercancías es primordial para garantizar el abastecimiento. A partir de un plan de compras, con plazos y cantidades estándar, hay que tener un control al día de los movimientos del almacén para evitar sorpresas desagradables de falta de suministro y hacer aquellas modificaciones puntuales o definitivas que dicte la marcha del negocio.

La mercancía almacenada es siempre dinero inmovilizado. Por eso, una máxima fundamental es tener el menor nivel de stocks que sea posible, siempre y cuando estén cubiertas las necesidades establecidas. Para poder apurar el nivel de mercancía almacenada, hay que contar con la garantía de que los proveedores tienen flexibilidad suficiente para atender nuestra demanda con rapidez. La informática facilita la gestión de los stocks. Existen también en el mercado programas estándar de software para realizar esta tarea. La gestión también se puede subcontratar ya que hay empresas especializadas.

f1

Así debe ser tu ‘carrera’ en las redes sociales

Es un hecho: las empresas, cada vez más, otorgan una mayor importancia a su presencia en las redes sociales. Según el informe ‘Social Media 2014’, elaborado por Online Business School (OBS), las mismas aumentaron su inversión en este apartado un 24% durante 2013. Pero, ¿es acertada esa inversión? ¿Saben el camino a elegir? ¿Les sirve para avanzar, o es dinero mal aprovechado?

 

Una carrera de fondo

Para diseñar una buena estrategia de ‘social media’, lo primero que hay que hacer es definir bien cuáles son las metas a las cuales se quiere llegar. Arrancar sin saber dónde está la bandera a cuadros es contraproducente. Tanto, como no saber cuál será el vehículo, o vehículos, que vamos a utilizar para llegar a ese fin. A continuación, hay que tener muy claro qué “combustible” será el apropiado, y qué nos puede hacer “pinchar”. Y tener alternativas por si lo que hemos preparado acaba “calándose”. Es decir, no hay que tener un único plan. Un plan B, o un plan C, serán de gran ayuda.

En esta particular “carrera” hay que mirar quiénes serán nuestros competidores en la web social, sus “armas”, cómo nos ven, si nos identifican con “el enemigo a batir”, o un rival de poca monta. En ocasiones, será importante saber en qué línea de salida queremos estar. Porque puede que no nos interese correr todos los “grandes premios”. ¿Y tu equipo? Las campañas, las herramientas, la productividad… depende de él. Rodéate de buenos mecánicos, que conozcan pieza a pieza tu “vehículo social”, y que lo tengan siempre a punto. Y no te olvides de los estrategas, los que definirán la forma de correr, en qué circuitos, y a qué velocidades. ¿En qué redes sociales debes estar? ¿Te interesa tener un blog propio? ¿Ofertas, promociones, descuentos, publicidad offline…? Llegarás al éxito si tu comunidad crece, si ocurren interacciones, si la gente habla en el plano online y offline, si aumenta el tráfico hacía tu web o tu blog… ¡Enhorabuena!

 

Pinchazos inoportunos

Son varias las causas que pueden hacer que todo lo que has planificado acabe no teniendo el resultado esperado. Una de ellas es la falta de estrategia. Muchas empresas se apuntan a la “carrera” simplemente porque la competencia también lo ha hecho, no porque realmente les apetezca. Otra es pensar que con “un poquito por aquí, y otro poquito por allá” (es decir, estar en Facebook y en Twitter, por ejemplo), es suficiente. No se trata solo de estar, sino de estar vivo, muy vivo. Si nos dejamos llevar por esta forma de pensar el resultado será una pérdida de competitividad y menor capacidad de crecimiento. Y todo por haber dejado en manos inexpertas la gestión de los perfiles corporativos. Que sean fácil de usar no significa que estén al alcance de todos. Siempre habrá “pilotos de primera y de segunda división”. Personal no cualificado a los mandos es sinónimo de fracaso, de dejar el “vehículo” aparcado en boxes sin cruzar la línea de meta.

Otro error es echar todas las culpas al “piloto”. Al igual que en una escudería de Fórmula 1, todos los miembros de la misma son partícipes del éxito o del fracaso. Las marcas, o las empresas, deben entender el plan de forma transversal, y pensar que afecta a todas las áreas de negocio. “Uno para todos, y todos para uno”, que dirían los Mosqueteros. Y no dormirse en los laureles. Un triunfo en un gran premio no significado que se ha ganado el mundial. El mercado cambia, las necesidades de los usuarios y consumidores también, y hay que ir realizando nuevas acciones para que sigan con nosotros. Una labor en la que saber escucharles, entender lo que nos dicen a través de las redes sociales, es vital.