Entradas

ine

La desconexión digital, un riesgo demasiado caro para la empresa

¿Se imagina que tiene que localizar una empresa y descubre que ésta no tiene página web? Es muy probable que esa falta de información le genere recelo y decida buscar otra con presencia on line para hacer negocios.

A pesar de esta desconfianza general a todo lo que no está en Internet, todavía existen en España numerosos empresarios para quienes la web es un desconocido o un incómodo acompañante. Nada menos que una de cada tres empresas pequeñas (las que tienen menos de 10 empleados) no tiene conexión a Internet, y de las que la tienen sólo el 28,6% tiene una página web. Esta es una de las conclusiones del estudio realizado por Adei (Observatorio para el Análisis y el Desarrollo Económico de Internet), Afi (Analistas Financieros Internacionales) y el Instituto de Economía Internacional de la Universidad de Alicante titulado La digitalización de la economía española: Diagnóstico sobre los obstáculos que limitan su desarrollo.

Aunque en el estudio no se identifican es probable que muchos de estos desconectados empresarios sean pequeños comerciantes que consideran que no lo necesitan. Tal vez los mismos que se quejan de que cada vez tienen menos clientes. La realidad es que el tamaño es el gran abismo que aleja a los empresarios españoles del mundo online. Cuando se habla de empresas con más de 10 empleados, más del 90% sí están conectadas y también más del 93% de las empresas medianas y grandes tienen página web.

El gran problema, según recuerda el mencionado estudio, es que el 95% del tejido empresarial español está formado por ese tipo de pequeñísimas empresas. Además, tener web tampoco es sinónimo de sacarle su máximo partido. Esa brecha digital está lastrando el desarrollo económico de España, ya que la aportación de la economía digital al PIB apenas llega al 2,2%, frente a la media mundial que está en 3,4%. “Éste es uno de los principales obstáculos para la modernización de la economía y el incremento de la productividad empresarial”,  señaló Emilio Ontiveros, presidente de AFI y uno de los expertos que ha realizado el estudio, en la presentación del mismo.

Y es que, si los datos de presencia digital empresarial son preocupantes, analizar cómo están los que están conectados no es mucho más tranquilizador. Al menos, la gran mayoría, el 93,6% de las empresas con página web, tienen claro que deben utilizarla como su pantalla de presentación al mundo. Pero el uso efectivo que se hace de esta herramienta no arroja datos menos positivos. Sólo el 63,2% de las empresas aplica una certificación de seguridad a su sitio web y poco más de la mitad, el 56,4%, ofrece acceso al catálogo de productos y servicios que proporciona la compañía.

Cuando se trata de comercio electrónico los porcentajes caen drásticamente. Sólo el 15,2% admite reservas online. Y ni siquiera llega al 10% quienes tienen implantado un sistema de pago digital. Todo ello, según los expertos que han redactado el informe, está frenando la recuperación económica y hace que España compita en peores condiciones en términos de competitividad frente a otros países.

Todavía son demasiados los empresarios españoles que no son conscientes de que no se necesita ser una gran multinacional para apostar por el comercio online. Sólo el 13% de las empresas comercializa sus productos y servicios por Internet, frente al más del 30% que lo hace en Islandia y Suecia, o el 20% de las alemanas, por ejemplo. Ésta ha sido, en muchas ocasiones la vía de salvación de negocios de proximidad abocados al cierre y el estudio constata que el crecimiento que queda por delante es exponencial.

Motivos para apostar por superar la brecha digital no faltan. La frecuencia de compras online en 2012 creció un 17,9%. Una tendencia que aumentará en los próximos años, ya que todavía sólo el 43% de los internautas españoles ha realizado alguna compra online, frente al 82% de los británicos o el 77% de los alemanes.

Y otro dato muy significativo a tener en cuenta. El 6,5% de los internautas que acceden a la red, lo hacen a través de un móvil inteligente. ¿Está su web preparada para dispositivos móviles? Si no es así, sepa que ese debe ser uno de los principales retos para 2014, ya que la tendencia a las conexiones móviles es imparable tanto como la pérdida de clientes para aquellas empresas que no sepan adaptarse a esta tendencia.

internet

Las posibilidades de internet van más allá de una bonita página web

Tener una página web que se convierta en un bonito escaparate de la empresa e, incluso, que permita vender a través de ella está muy bien, pero no hay que olvidar que ésta también necesita ser alimentada y actualizada continuamente. Además, la web solo representa una pequeña parte de las posibilidades que realmente ofrece internet para potenciar un negocio. Existen también otras fórmulas en las que la red juega el papel principal y que toda empresa debe potenciar para obtener el máximo rendimiento de las nuevas tecnologías. Veamos las fórmulas imprescindibles en este terreno:

1.-Una web con contenido. No basta crear una página web de la empresa y olvidarnos de ella; es un grave error que ocurre más de lo que parece. Y es que en un principio son muchas las ilusiones que se ponen a la hora de crear un sitio, pero una vez que éste está en marcha también hay que alimentarlo continuamente para que mantenga un mínimo interés para clientes y público en general. Una web cuyos contenidos no cambian durante un cierto tiempo pierde rápidamente su atractivo.

2.-Una página ágil y efectiva. Pero no solamente hay que dotar de contenidos interesantes a la web. También es necesario que el diseño y la estructura de ésta sean claros, para que todos los que la consultan puedan encontrar la información que buscan rápidamente, y sin que nadie se desespere. ¿Cuántas veces hemos intentado localizar un teléfono de contacto por todos los rincones y recovecos de la página de una empresa y solo hemos encontrado direcciones de mail y cuestionarios de envío? Otro asunto importante es el tiempo de descarga de algunos elementos que en ocasiones (debido a un exceso de gráficos o de información, u otros problemas) es demasiado largo y que también puede llevarnos a una situación de desesperación.

3.-Intranet y extranet. Pero, como decíamos al principio, las nuevas tecnologías no solo permiten disponer de páginas web como escaparate de la empresa. También deberíamos aprovechar las ventajas que nos ofrecen una intranet y una extranet efectivas. A través de la primera se podrá intensificar la comunicación entre todos los empleados y de éstos con la dirección, así como compartir documentos de trabajo. Además, todos los trabajadores podrán enviar comentarios e ideas que beneficien la producción o el funcionamiento del negocio. Por su parte, mediante la extranet se podrá tener más cerca a los proveedores, distribuidores y otros grupos relacionados con la compañía que interesen a ésta en mayor medida.

4. Formación on-line. Otra de las posibilidades que ofrece internet y de la que se pueden beneficiar notablemente las empresas es la formación on-line, que puede reducir sustancialmente los costes en este ámbito y potenciar los conocimientos y la puesta al día continua de todos los empleados.

5.-Investigación y análisis de la competencia. Internet se ha convertido en una fuente de información imprescindible para cualquier compañía. A través de la red se puede acceder a muchísima información valiosa para el negocio, para conocer el mercado y para realizar estudios que permitan afinar las ventas. Pero también permite conocer mucho mejor a la competencia, su oferta y productos, así como su estrategia, lo que nos ayudará a tomar mejor las principales decisiones.

6.-Aprovechamiento de otras webs. Nuestra web puede ser un escaparate de nuestro negocio, pero también lo pueden ser otras páginas de asociaciones sectoriales, ferias, etc., donde podemos colocar información de nuestra firma. Esta es una posibilidad que las empresas no tienen siempre en cuenta. No hay más que ver la escasez de noticias que aparecen en la sección de novedades de muchas ferias, en las que los expositores desperdician la oportunidad de colocar sus novedades.

canales

Aumentar los canales de venta puede multiplicar los clientes

Elevar las ventas es un objetivo ineludible para que un negocio sobreviva y prospere, pero a veces resulta difícil conseguirlo. Sin embargo, lo será menos si multiplicamos los canales a través de los que los potenciales clientes pueden acceder a los productos y servicios que se ofrecen. Aunque habitualmente cada negocio suele utilizar de forma predominante un canal de comercialización –a través del que le llegan la mayoría de sus compradores-, nunca hay que cerrar la puerta a los demás. Y, en cualquier caso, siempre se pueden combinar.

En los negocios a pie de calle, el principal canal suele ser el propio establecimiento al que acuden los compradores cuando necesitan alguno de los productos o servicios que se ofrecen en él. Sin embargo, en otro tipo de actividades es más operativa la venta a domicilio o la visita de un representante, que pregunte por las necesidades del cliente, resuelva sus dudas y atienda sus peticiones y encargos.

En estos casos, existen dos formas de actuar: acudir directamente al domicilio o concertar por teléfono una cita previa. La segunda fórmula es más recomendable, ya que en el primer supuesto las probabilidades de que el posible cliente abra la puerta y de que, incluso una vez conseguido esto, compre el producto suelen ser mínimas.

El teléfono también puede servir para intentar vender directamente. Eso sí, tendremos que esforzarnos en elaborar cuidadosamente una adecuada base de datos y encargar las llamadas a los empleados más hábiles y comunicativos, que sepan captar rápidamente las necesidades de las personas que se encuentran al otro lado de la línea y convencerlas de que disponen de la mejor solución para ellas.

Aunque el correo postal es otra fórmula que utilizan algunas empresas, hay que tener en cuenta que el porcentaje de respuesta en estos casos es muy pequeño. Además, es necesario adaptar y personalizar cada uno de los envíos para que tengan alguna posibilidad de que el receptor los tome en consideración. Sin embargo, puede ser un método adecuado si se trata de dar un primer paso que se conozca un negocio y, posteriormente, el proceso se completa con otro tipo de acción como una llamada telefónica.

Como no podía ser de otra forma, internet se ha convertido en otro de los principales canales de venta de cualquier empresa o negocio, y probablemente el más económico. Además, no solo por medio de las tiendas ‘on line’ sino también de múltiples posibilidades de actuación, como el envío de mails, la comunicación de ofertas y promociones, y el uso de las redes sociales. Estas fórmulas pueden servir para captar nuevos clientes, pero también para fidelizar a los actuales, manteniéndoles informados de las novedades, así como de las últimas ofertas, utilizando para ello todo tipo de elementos que lo hacen más atractivos como datos, ilustraciones, fotografías, etc.

crm

Retener al cliente en tiempos de crisis

En tiempos de crisis cada cliente es un tesoro. E incluso más importante que conseguir nuevos es mantener los que ya tenemos, sin que ninguno se vaya a la competencia. La clave para fidelizarlos al máximo y evitar tentaciones de huida es que estén satisfechos con los productos y servicios que les ofrecemos, algo que nos permitirá a la vez mejorar la relación con ellos e introducirlos en nuestro círculo estable de negocio.

En el siglo de la comunicación y de internet, los consumidores quieren estar cada vez mejor informados y han aumentado sus exigencias cuando se trata de buscar los mejores productos y servicios del mercado. Es verdad que para algunos el precio sigue siendo un factor decisivo a la hora de comprar, pero todo el mundo sabe que casi siempre lo barato sale caro, por lo que la calidad y el servicio terminan imponiéndose y convirtiéndose en los verdaderos factores decisivos en la mente del consumidor.

No se trata solamente de ofrecer los mejores productos, también es necesario que el vendedor sea amable y se preocupe por las necesidades del cliente y por cómo satisfacerlas correctamente. O que el servicio post venta sea rápido y eficaz, que no nos maree llevándonos de un sitio a otro y que no nos de la típica excusa que no se la cree nadie para quitarse de encima un ‘marrón’.

Por eso, la primera regla que debe seguir el empresario o el dueño del negocio para fidelizar a sus clientes es conocerlos bien. Saber todas sus necesidades relacionadas con el bien o servicio que le podemos proporcionar.

Según ActionsDATA, el primer paso para fidelizar a un cliente es entenderlo, ya que en tiempos de crisis las necesidades de las personas cambian y resulta de vital importancia entender sus motivaciones. La gestión y la explotación eficaz de las bases de datos (ya sean de clientes actuales, de suscripciones, de clientes potenciales, de asociados, etc.), que son uno de los principales valores de la empresa, permite hacer propuestas innovadoras y diferenciadas. Cuanto mejor se conozca a los actuales y potenciales clientes más posibilidades se tienen de adaptarse al mercado, y a los cambios que en éste se producen.

El segundo paso es invertir de forma inteligente, estudiando bien qué productos, mensajes y medios elegir. Invertir, por ejemplo, en CRM (Customer Relationship Management) ayuda a mejorar las ventas cruzadas o el upselling (vender productos de más valor), así como a incrementar la satisfacción del usuario y las ventas en general.

También es fundamental seguir el rastro del consumidor, analizar la información que deja a través de la web o mediante una encuesta y conocer el consumo que hace de nuestros productos y servicios o la respuesta que ha tenido frente a nuestras campañas.

Hay que tener siempre en cuenta que cada cliente es diferente y que, consecuentemente, uno no es igual de rentable que otro. Por eso es importante segmentarlos, para llegar a saber cómo es el ciclo de vida de cada uno. Existen herramientas de fidelización como el Behavioral Targeting, una técnica de segmentación en base al comportamiento de los usuarios en internet que permiten recoger qué páginas visita un usuario, el tiempo que navega por ellas, la frecuencia de sus visitas, etc.

Con todo ello, ya tenemos las herramientas necesarias para estrechar lazos con el consumidor y ganarnos su confianza. Ahora solo nos quedará utilizar el marketing relacional para mejorar la calidad de la relaciones con el cliente y crear una corriente de empatía hacia nuestra compañía.

negocio online

Del negocio físico al online. ¿Cómo no morir en el intento?

Muchas son las razones por las que un negocio tradicional, de los llamados de toda la vida, puede transformarse y dar el salto al mundo de Internet. Por ejemplo, podemos estar abiertos las 24 horas del día los 365 días del año; que haga mal tiempo no impedirá la llegada de clientes; estos no tienen que hacer largas colas… Pero también supone menos costes de personal y de infraestructura. Incluso, si se llega a un acuerdo con los proveedores, hasta se puede prescindir del almacén. Pero ¡cuidado! El mundo online también tiene sus reglas del juego.

Información al dedillo

Al igual que en una tienda de calle, el usuario que entra en la página web puede sentirse menospreciado, o mal atendido. Por muchas razones. ¿Una de ellas? Es posible que se vuelva loco buscando la compra. Por tanto, y como haría cualquier buen dependiente, hay que ayudarle, orientarle, guiarle por los “pasillos” del sitio web para que no acabe perdido. Por eso, facilitarle los filtros que ayuden a ese proceso de búsqueda es fundamental. Además, hay que darle toda la información posible referida al producto de sus amores: color, tallaje, precio, uso… Porque, si no la tiene, es posible que abandone y no lleve a cabo la compra.

¿Otra razón? Es posible que el cliente dude, que le surjan preguntas respecto a lo que desea adquirir. Y si no se le proporcionan respuestas, su deambular por la página será un camino lleno de piedras que dificultarán la llegada a la compra final. Hay que allanarle dicho camino. Un teléfono, o un correo electrónico para solucionar dudas, suele ser considerada por muchos la varita mágica para solucionar sus dudas, vacilaciones, inquietudes o dilemas. Craso error. La llamada, o el correo electrónico, lo que suponen es un esfuerzo adicional en el impulso de compra. Llevan tiempo. Y el tiempo, más que nunca, es oro. Sí, además, se tarda en responder, o se le pone un número de pago, no es que se acabe perdiendo una compra. Lo más probable es que se haya perdido un cliente para siempre. Más en un medio como el online en el que uno de los factores clave es la inmediatez. Y, lo peor de todo es que, además, acabará yéndose a la competencia.

Otros errores

En su afán por tener un determinado número de clientes, y atarlos, hace que muchos negocios online obliguen a los consumidores a registrarse incluso antes de comenzar a buscar el producto. ¿Y si lo que se les ofrece no les gusta? ¿Para qué se quieren esos datos? Otro yerro es que, cada cierto tiempo, se les solicite la misma información.

Que no haya un contacto físico no significa que no se genere un vínculo emocional entre el cliente y la tienda online. Siempre se ha dicho que un buen vendedor, una persona de confianza, en la tienda física, que ayuda y asesora, potencia el grado de confianza en el producto y en el servicio. Y en el mundo online sucede lo mismo. El diseño de la web y la atención que se ofrece al visitante no tiene por qué diferir del canal tradicional de venta. Es más, debería ser un espejo.

ecommerce

Apúntate al comercio electrónico. ¡Saldrás ganando!

Si tienes una pyme, y quieres estar en el mundo online, no lo pienses más. Es un gran mercado que ofrece multitud de oportunidades y no debes desaprovecharlas. Las ventajas están ahí: tus costes de promoción se reducirán, estarás presente en los dispositivos móviles (esos que todo el mundo siempre lleva consigo), y podrán verte los 30 millones de internaturas que hay en España, entre otras.

Mercado por explotar

Si en el Reino Unido, tres de cada cuatro personas compra online, en España solo lo hace una de cada cuatro personas. Por tanto, se trata de un mercado que todavía está por explotar. Además, puedes tener presencia en portales de productos y redes sociales, y los esfuerzos y recursos que necesitas para desarrollar el producto no son de los que ponen la soga al cuello. Incluso hay empresas que se dedican ex proceso a este menester, que solo cobran una cuota cada mes.

Otra curiosidad made in Spain es que los usuarios de este tipo de servicio suelen buscar lo que necesitan online aunque, finalmente, un 80% de todas las ventas que comienzan en la Red acaban llevándose a cabo en la tienda física. Y ahí podrás convencer, cara a cara, a ese cliente para que vuelva y para que adquiera no solo lo que vio por Internet.

Eso sí, para atrapar al cliente necesitarás tener una página web con buena usabilidad y diseño atractivo, claro y conciso. Nada de páginas enrevesadas en la que haya que estar horas y horas intentando llegar al producto deseado. Sencillez en la búsqueda del producto, las redes sociales bien visibles para que mediante un simple click se pueda acceder a las mismas, y ofrecer descuentos o regalos a los mejores clientes pueden significar un empujón definitivo. Sin olvidar que el comercio electrónico te ofrece opciones de publicidad más baratas que las tradicionales.

En el móvil

Si hay un apartado en el que destaca España a nivel europeo ese no es otro que en el mundo del comercio electrónico, ya que ocupa la tercera posición. Y todo porque alrededor de cinco millones de españoles disponen de una conexión a Internet a través de su dispositivo móvil. Otra característica que nos define es que compramos por impulso. Una buena página puede hacer que una persona mire por su móvil o tablet y, viendo la cercanía de tu negocio, cambie de rumbo y oriente sus pies a ese producto que acaba de ver en su dispositivo electrónico. O que busque a través del mismo la información que más se ajuste a sus necesidades y vaya directamente, ahorrándole tiempo.

Tampoco conviene olvidar que la Red es global, por lo que tu negocio (que puede ser local) puede llegar a mercados de lo más variopintos. Para empezar, los latinoamericanos, con los que compartimos idioma. Pero si deseas acceder a otros países, con diferentes lenguas, tu web deberá estar disponible en varios idiomas. Para hacérselo más fácil a esos compradores, es conveniente que te informes de cuáles son las herramientas de pago más usuales en sus países. Y colocarlas en tu web. Si así lo haces, te evitarás problemas.

ecommerce

Los errores que no debes cometer si quieres vender por Internet

La gallina de los huevos de oro, el tesoro de Ali Babá, o el cuerno de la abundancia. Hay empresarios, o emprendedores, que cuando se les habla de Internet inmediatamente identifican a la red con algunos de los ejemplos anteriores u otros similares. Cierto que vender en Internet es un campo muy atractivo y lleno de múltiples posibilidades. Pero no es una varita mágica que todo lo que toca lo convierte en oro.  Sin embargo, si se tienen en cuenta una serie de pasos antes de lanzarse a la aventura, es posible que la aventura acabe terminando de manera positiva.

Rapidez y estabilidad

El comercio electrónico abre multitud de puertas pero no conviene olvidar que en el mismo tienen cabida todos. Es decir, que la competencia también es inmensa. Por tanto, hay que dotarse de una plataforma lo más adecuada posible al negocio y que, además, sea estable y rápida. Tampoco conviene olvidar que la página que mostremos al mundo debe ser lo más atractiva posible. Es el escaparate en el que vamos a exponer nuestros productos o servicios.

Pero de nada sirve un buen escaparate si luego no es fácil acceder a los productos o servicios. La información debe ser clara, precisa, sin rodeos ni cortapisas. Si con un solo click el posible cliente llega a lo que quiere, tendremos mucho camino andado. Imágenes, fichas, opiniones… todo vale para vender. Incluidos unos precios atractivos. De nada sirve tenerlo todo bien armado si, al final, el coste del producto tira para atrás al comprador. Ya lo hemos dicho, en Internet la competencia es global. Y unos precios no acordes con el mercado pueden frenar la venta. Un rápido vistazo a la competencia puede ser una guía a la que, de vez en cuando, conviene echar un ojo.

Después de la venta

Supongamos que hemos conseguido colocar el producto. ¿Trabajo concluido? Ni mucho menos. Hay que cumplir con los plazos de entrega que hemos especificado en nuestra página. Las demoras pueden ser el peor de los enemigos, ya que las futuras opiniones en contra de los usuarios pueden echar por tierra todo el trabajo anterior. Por eso, rapidez y seguridad en las entregas son vitales. Y si cualquier usuario tiene dudas, o problemas, debemos mostrarle muy claramente los pasos que debe dar para solucionarlos. Un teléfono, un correo electrónico, los horarios de atención al cliente… bien detallados y especificados.

¿Y si el cliente no está satisfecho? Pues también hay que mostrarle qué debe hacer si quiere devolver el producto. Y si lleva consigo determinados gastos, hay que especificarlos. Asimismo, y si queremos darle seguridad y confianza, es primordial dejar muy clara la política de garantías. Si se siguen todos estos pasos, el caminar por la red no será parecido a andar por la cuerda floja.

premio vivero

El Premio Vivero apoya la innovación para crear oportunidades de negocio

Cuando hay poco dinero el valor de las ideas es mayor que nunca. Por eso, las empresas que inventan nuevos productos y servicios son las que tienen más papeletas para triunfar en el mercado. Porque clientes sigue habiendo y ganas de comprar también, pero no cualquier cosa, sino aquello que realmente aporta un valor añadido, algo que nadie nos daba hasta ahora.

Es algo que saben perfectamente las pymes que han ganado este año el Premio Vivero que convocan IFEMA y la Fundación Fundetec, muchas de ellas entidades innovadoras instaladas en parques científicos y tecnológicos de nuestro país. No hay que perder de vista algunas de las principales ideas que han desarrollado y que comentamos a continuación, seguro que serán fuente de inspiración de otros revolucionarios proyectos, quizás uno de ellos suyo.

 

Aptent Soluciones ha desarrollado el proyecto COPLA, una plataforma ‘online’ que permite adaptar y traducir cualquier contenido audiovisual de eventos en directo o en soporte digital para hacerlos accesibles para personas con deficiencias visuales o auditivas.

eJusTIC Soluciones ha creado un sistema pionero en la nube, capaz de tramitar los expedientes de mediación y arbitraje de forma electrónica y gestionarlos íntegramente a través de Internet, poniendo en contacto a todos los agentes implicados.

Bipsin ha lanzado Doloexpert, un sistema para guiar el pronóstico, diagnóstico y tratamiento de pacientes con dolor crónico. Utiliza técnicas de inteligencia artificial y tratamiento de datos para comparar los datos clínicos del paciente con una amplia muestra de marcadores.

Let It Guide ha desarrollado la plataforma LetItGuide Intranet para la generación automática de aplicaciones móviles destinadas a la promoción de la cultura, el ocio, hoteles, restauración, etc. Permite al usuario crear su aplicación personalizada de forma sencilla, publicándose automáticamente en las tiendas ‘online’ de aplicaciones.

Cubenube ha presentado una plataforma de servicios de datos basada en cloud y big data para conectar los datos del mundo físico y los del mundo digital, almacenarlos y procesarlos con el fin de generar información valiosa que ayude a las empresas en la toma de decisiones.

LightBee ha creado la aplicación Lightkey, basada en la tecnología VLC que permite utilizar el flash de la cámara de fotos del móvil como sistema de acceso personalizado o como sistema de pago seguro, entre otras aplicaciones.

tunez

Túnez: nuevo mercado para las exportaciones tecnológicas españolas

Tan lejos y tan cerca. Túnez es uno de los países geográficamente más cercanos para las pymes españolas, pero muchas de ellas desconocen las enormes oportunidades que representa la zona en estos momentos, sobre todo en el campo de las nuevas tecnologías. Desde finales de los años noventa, la nación ha experimentado un proceso liberalizador en el sector de las TIC, que ha potenciado sustancialmente las infraestructuras de este tipo y las aplicaciones informáticas, propiciando la aparición de numerosas empresas especializadas y la atracción de inversiones extranjeras.

Como muestra, unos pocos datos. El número de contratos de línea telefónica fija y móvil ha ido aumentando de forma sostenida hasta casi triplicarse en los últimos años. Mientras que en 2004 había casi 50 conexiones (fijas y móviles) por cada 100 habitantes, ahora ya se han alcanzado las 126,7; y en 2011 un 91% del total eran móviles. Si hablamos del número de ordenadores, los datos también son espectaculares. Túnez ha pasado de poco más de medio millón a una cifra superior al millón y medio en seis años. Este incremento cobra más importancia todavía si tenemos en cuenta que el país cuenta con poco más de 10 millones de habitantes. En definitiva, el incremento entre 2005 y 2011 ha sido del 180%. Y si hablamos de Internet, en la actualidad existen 4,2 millones de usuarios, lo que representa el 39% de la población, es decir nada menos que un 440% más que en 2005.

En términos macroeconómicos, las cifras también son muy significativas. El crecimiento anual medio del valor agregado del sector TIC en los últimos años ha sido del 17,5%, con lo que las previsiones apuntan que su aportación al PIB ha pasado del 8% en 2006 al 13,5% en 2011. Entre esos años, se ha producido un volumen global de inversiones (públicas y privadas) del orden de 6.300 millones de dinares, de los que 3.865 pertenecen al sector de las telecomunicaciones y 2.444 a la informática. Además, se han creado 10.000 nuevos puestos de trabajo por año y se ha exportado por valor de 350 millones de dinares.

Según un informe que acaba de elaborar el ICEX, la presencia española en Túnez es escasa. En la actualidad contamos con algo más de cuarenta empresas establecidas, además de unos intercambios comerciales crecientes. Si concretamos la búsqueda a las empresas directamente relacionadas con el sector de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, la presencia española se reduce a una empresa, SATEC. Uno de los subsectores TICs en los que Túnez tiene numerosa presencia internacional son los centros de atención al cliente (“call centers”). Sin embargo, no encontramos aquí presencia española, a diferencia de en otros países como Marruecos, donde sí es numerosa.

Sin embargo, el estudio del Instituto de Comercio Exterior asegura que el sector TIC puede representar importantes oportunidades para las pymes españolas. Túnez es un país que, por su situación geográfica próxima a Europa, puede servir de nexo de unión con el continente africano. Lo anterior, unido a los fuertes impulsos gubernamentales, así como al capital humano altamente formado del país, supone numerosas oportunidades para nuestras empresas. ¿En qué ámbitos? Fundamentalmente, en estrategias de nearshoring y offshoring; en TICs aplicadas a la sostenibilidad (ámbito energético, agua, transporte etc.); en el desarrollo de infraestructuras de telecomunicaciones; en grandes aplicaciones corporativas relacionadas con la administración pública; en aplicaciones sectoriales específicas (sector turismo y energía); en centros de atención al público (“call centers”); y en desarrollo de contenidos multilingües.

Orange

Microsoft y Orange suben a la ‘nube’ a pymes y autónomos

Tener acceso a documentos de trabajo desde cualquier lugar y a través de cualquier dispositivo son las razones que han llevado a Microsoft y a Orange a firmar un acuerdo para que tanto pymes como autónomos puedan acceder a la ‘nube’. La idea de esta alianza es dar respuesta a las principales necesidades tecnológicas de las pequeñas empresas ayudándolas a incrementar su productividad y su competitividad.

Mayor eficiencia

Microsoft Office 365 Plan P1 es la oferta de la subsidiaria española de Microsoft Corporation para negocios pequeños. Dirigida a empresas de hasta 50 usuarios, facilita las herramientas que una empresa necesita para ser más productiva, incluyendo Exchange Online, SharePoint Online, Lync Online y Office Web Apps. Se trata de soluciones que no solo permiten a cada persona ser más eficaz en sus tareas individuales (como es el caso del tradicional Office), ahora también en la ‘nube’, sino que también les permiten comunicarse de manera más ágil y eficiente con compañeros, clientes, proveedores o colaboradores (mediante correo electrónico, mensajería instantánea, llamadas de voz y vídeo llamadas). Asimismo, posibilita la colaboración con todos ellos, compartiendo documentos y modificándolos de manera conjunta, estableciendo flujos de aprobación, compartiendo agendas… Sin olvidar la creación de la página web de la empresa de una manera sencilla, y fácilmente editable, con garantías de seguridad (antivirus, antispam…).

Los componentes individuales de este producto son Lync Online (que ofrece una nueva forma de conexión entre usuarios desde prácticamente cualquier lugar mediante mensajería instantánea , videollamadas y reuniones en línea), Exchange Online, (gestor de correo electrónico, agenda y contactos), SharePoint Online (que ayuda a un mejor control y conocimiento de su contenido) y Office Web Apps (que posibilita con una cuenta de Windows Live crear, editar y compartir documentos directamente desde su Outlook, antes hotmail).

Internet en todas partes

Orange por su parte, a través de Internet Everywhere Pro 29, ofrece a autónomos y pequeñas empresas la posibilidad de estar conectado a Internet en todo momento con una velocidad de hasta 7,2 Mbps de descarga y hasta 1,4 de subida.

Con estas herramientas las pymes pueden controlar su negocio y dar respuesta a sus clientes de manera rápida y segura. Una vez más las nuevas tecnologías tratan de ponernos las cosas un poco más fáciles.

UNIR

Las universidades como fuente de financiación para pymes

Casi todos los responsables de las universidades españolas aseguran que sus centros quieren acercarse a la realidad social y empresarial del país y que trabajan para ello. Pero en la mayoría de las ocasiones esta afirmación se queda en pura teoría, ya que no pasan de organizar foros o participar en debates sobre la importancia del emprendimiento y la innovación. Sin embargo, de vez en cuando nos encontramos con algún caso excepcional, en el que la implicación es sustancialmente mayor y que certifica que la universidad también puede saltar del plano teórico al más práctico y contribuir a potencial nuestro tejido empresarial, incluso hasta el punto de financiar directamente determinados proyectos de las pymes.

Es el caso de la Universidad Internacional de La Rioja, que acaba de lanzar UNIR Emprende, un proyecto para potenciar el emprendimiento en nuestro país, pero no un proyecto cualquiera. En primer lugar, ha creado un foro de encuentro con información de interés y donde se organizan mesas redondas, debates y blogs. Y, en segundo lugar, está desarrollando programas específicos para ayudar a emprender, como el Máster para Emprendedores en Internet y otros cursos de expertos especializados en ámbitos empresariales. Hasta aquí algo que, más o menos, puede ser habitual. Pero la diferencia que ha establecido esta universidad con respecto a otras consiste en su propia implicación financiera, ya que invertirá directamente hasta dos millones de euros en desarrollar y acelerar proyectos emprendedores de base tecnológica, cultural y/o educativa.

Los proyectos seleccionados, que deberán proceder del ámbito español, podrán recibir hasta 400.000 euros, entre inversión directa y el valor de los servicios de apoyo ofrecidos por la UNIR. Éstos incluyen infraestructura, expertos y asesores, soporte tecnológico en I+D+i, plataformas específicas que facilitarán la formación, incubación y aceleración de los proyectos, red de contactos, soporte para conseguir financiación pública y privada, y búsqueda de socios de interés.

Como contraprestación, UNIR Emprende asumirá participaciones accionariales desde el 5% del capital de la empresa por un mínimo de 25.000 euros, que podrán ser ampliadas por mutuo acuerdo en rondas sucesivas de financiación, alcanzando los 400.000 euros, entre inversión directa y la valoración de los servicios ofrecidos, en algunos proyectos de máximo interés.

La iniciativa cuenta con un amplio respaldo de empresas e instituciones públicas y privadas, asociaciones profesionales y sectoriales, agentes sociales y organizaciones empresariales. Los proyectos seleccionados podrán contar con el apoyo en la investigación y desarrollo tecnológico, durante un plazo máximo de 24 meses, de los investigadores, programadores y expertos de la UNIR, así como de su infraestructura, pudiendo disponer de profesionales específicos a cada proyecto, en condiciones que serán acordadas entre las partes. Y el programa de aceleración se desarrollará durante un periodo mínimo de tres meses, y se basará en un espacio de trabajo compartido, en el apoyo de una red de expertos y mentores, así como en planes específicos de formación y seguimiento. Todo un ejemplo a seguir por algunas otras universidades cuyo apoyo al emprendedor se queda en poco más que una clase teórica.

logoICEX

Aprende a exportar con el ICEX

¿Eres una pyme? ¿Quieres salir al exterior? ¿No sabes cómo hacerlo? No te preocupes. Para que tanta duda no acabe haciendo naufragar tu proyecto, el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) dispone del proyecto “Aprendiendo a exportar” (APEX). ¿En qué consiste? Básicamente, APEX lo que hace es analizar con cada empresa su potencial exportador a la par que le presta asesoramiento en áreas clave como marca, uso de la tecnología y de Internet, contratación, fiscalidad internacional, innovación y diseño… con un claro objetivo: abordar los mercados exteriores con el mayor éxito posible. Y lo hace con dos herramientas diferenciadas: las jornadas “Aprendiendo a exportar” y el programa “Aprendiendo a exportar”, herramientas que, aunque están relacionadas, pueden utilizarse de forma independiente.

En cuanto a las jornadas, se celebran de forma periódica en diferentes ciudades españolas y su duración es de cuatro horas. En ese periodo de tiempo, diferentes expertos ofrecen las claves de la exportación y de la mejora de la competitividad en la empresa. ¿Contenido? Desde las ayudas que ofrecen las instituciones, pasando por temas de competitividad (Internet y nuevas tecnologías, patentes, financiación y cobro…), hasta breves charlas de ponentes relevantes y encuentros empresariales con compañías de la región que cuentan su experiencia más allá de nuestras fronteras.

El programa, por su parte, tiene una duración de un año y se basa en tres pilares: diagnóstico (valoración de la posición competitiva de la empresa y su potencial exportador a cargo de un especialista, de forma práctica y confidencial), asesoramiento (de expertos en contratación y fiscalidad, comunicación y marca…) y apoyo financiero (tanto de la Línea de financiación Aprendiendo a exportar ICO-ICEX como de la Línea de asesoramiento de cobro ICEX-CESCE). Esta última cubre el 85% de los riesgos comerciales (insolvencia de hecho –morosidad prolongada- e insolvencia de derecho –quiebra o suspensión de pagos-) y el 99% de los riesgos políticos.

Si quieres más información, no dudes en consultar: www.aprendiendoaexportar.com