Entradas

planning

Cómo saber si el proyecto de internacionalización será viable sin viajar al país

Aunque la situación económica de algunas pymes está mejorando, todavía no están los tiempos para muchos gastos, ni siquiera cuando el objetivo primordial sea la internacionalización. Una buena manera de no incurrir en dispendios es analizar la viabilidad del proyecto exterior sin tener que viajar ni una sola vez al nuevo país, por lo menos inicialmente. Pero, ¿es esto posible? La respuesta es rotundamente sí, pero siempre que se utilicen las siguientes herramientas, que se encuentran al alcance de cualquier emprendedor:

 

Acopio de documentación. Lo primero que deben hacer los responsables de una empresa que quieran dilucidar (sin viajar inicialmente) la viabilidad de una posible internacionalización de su negocio es hacer acopio de todo tipo de información posible, económica y sectorial (relacionada directa o indirectamente con la actividad en la que se vaya a operar), sobre ese territorio. Para ello, tendrán que acudir a las instituciones que cuenten con alguna representación y a los organismos relacionados con el comercio exterior, como CESCE o ICEX, pero también es conveniente que accedan a las informaciones del propio país a través de internet o de la prensa extranjera.

 

Estudio en profundidad. Una vez reunida toda la información, llega el momento de estudiarla con detalle. Habrá que tener muy en cuenta la actual situación y las variables macroeconómicas de la nación, su producto interior bruto (PIB), renta, inflación, poder adquisitivo, etc.; y, sobre todo, será necesario leer minuciosamente los últimos estudios e informes publicados sobre tendencias y previsiones de crecimiento del sector que nos interese, pero también de otras industrias que pudieran tener relación con éste. A continuación, será conveniente detenerse especialmente en un tema fundamental: el análisis de los incentivos a la inversión y al comercio que existan en ese momento y los que se hayan anunciado, desde el Gobierno local  u otras instituciones, para el futuro inmediato o a medio plazo.

 

Ferias con presencia internacional. España cuenta con una amplia tradición en la celebración de Ferias, fundamentalmente en ciudades como Madrid y Barcelona, pero también en otras zonas tradicionalmente industriales como el País Vasco, Zaragoza… Estos eventos constituyen una de las mejores fórmulas para conocer directamente las características no solo de los nuevos mercados, sino también de las compañías que podrían ser futuros competidores. Es conveniente acudir a todos los certámenes relacionados con el sector en el que operemos, ya que mejoraremos nuestro conocimiento sobre las características del mercado, los segmentos, productos y servicios existentes en ese momento y los planes de desarrollo previstos para el futuro; además de los principales precios, los canales de distribución y las características de la demanda.

 

Asesoramiento profesional. Probablemente, a estas alturas el emprendedor ya habrá adquirido un importante conocimiento sobre el nuevo mercado, su evolución económica, sus ventajas e incentivos, y las tendencias del sector que más le interesan. Pero es entonces cuando habrá que interpretar toda la información y comprobar si encaja o no en los planes que se habían previsto. Para ello, es conveniente que acuda a las Cámaras de Comercio u otras instituciones que, de una forma u otra, tengan relación con el nuevo país, pero también que consulte a otros expertos en comercio exterior, a un despacho de abogados especializado para determinar la fórmula jurídica-fiscal más interesante para emprender el proyecto, etc.

 

Contactos locales. Una vez estudiado el mercado, quedará el paso más delicado. El empresario tendrá que buscar un primer contacto que resida en el nuevo país y que corrobore sobre el terreno si los productos y servicios que se pretenden trasladar allí tendrán una buena acogida y la rentabilidad deseada. Si la experiencia obtenida es positiva, habrán quedado abiertas las puertas para crear finalmente una delegación comercial, que podrá empezar a dar los primeros pasos sobre seguro para internacionalizar el negocio.

cuba

Cómo hacer negocios en la Cuba post embargo

EEUU y Cuba retoman relaciones. Más allá de las repercusiones políticas de esta noticia, la decisión abre la veda a un cambio radical en las relaciones económicas de la isla caribeña con el resto del mundo. Cuba es un mercado relativamente pequeño, alrededor 11 millones de habitantes, cuyo PIB per cápita (en términos de paridad de poder adquisitivo) se sitúa en torno a los 18.793 dólares, de acuerdo con datos del Banco Mundial. Aunque, más que el tamaño, ha sido la escasez de divisas uno de los principales hándicaps para hacer negocios.

Pero si el Congreso de EEUU levanta el embargo económico y los dólares y el resto de divisas empiezan a fluir hasta la isla, el pastel puede ser muy suculento. A pesar del tamaño del mercado allí está casi todo por hacer. Esos 11 millones de habitantes viven casi anclados en los años 60 del siglo pasado; necesitan de todo, desde carreteras y coches actualizados, hasta acero para fabricar las latas donde distribuir CocaCola o Cerveza.

Por eso, aunque el fin del bloqueo no es inminente, el cambio de perspectiva ya ha puesto en marcha los motores de muchas compañías, especialmente estadounidenses, que no quieren dejar pasar la ocasión. Pero, para su disgusto éstas todavía tienen vetada su actividad en la isla algo que no les ocurre a las españolas. España es uno de los pocos países con los que Cuba ha firmado tratado de doble imposición, además juegan a favor el idioma, la buena sintonía de la población autóctona con el capital español, lejos de la que puedan levantar los primeros estadounidenses que lleguen. No en vano, España es el país con mayor presencia en el sector hotelero de la isla. Pero en los últimos años, según muestra un informe del mercado cubano realizado Analistas Financieros Internacionales (AFI) las relaciones entre ambos países no están de moda. Sólo en el último año analizado, el 2013, las exportaciones españolas al mercado cubano registraron un aumento interanual de tan sólo un 5,11%, frente al 17,6% verificado el año anterior.

Sin duda, este es el mejor momento para relanzarlas y el primer deber que se deben plantear los interesados es escudriñar cada una de las 165 páginas de un informe que el Gobierno cubano publicó el pasado mes de noviembre (dejamos el enlace aquí). En él se explica que Cuba necesita, nada menos, que 8.500 millones de dólares (7.000 millones de euros) para financiar 246 proyectos empresariales. Desde sectores agrícolas, hasta energéticos, pasando por industria, farmacia y así hasta 11 áreas de actividad diferentes. Todo un ejemplo de que allí hay negocio más allá del turismo, incluso con embargo de por medio. En este documento, se puede encontrar amplia información de los proyectos y se explica con detalle el sistema tributario de la isla, así como todos los procedimientos para establecer relaciones comerciales.

Además, La Habana ya había implantado, el pasado mes de junio, una nueva Ley de Inversión Extranjera para estimular la entrada de estos capitales que, entre otras cosas, permite la creación de sociedades tanto mixtas como de capital totalmente foráneo. Es decir, sin necesidad de tener socio local. El texto incluye incentivos fiscales para las compañías extranjeras como la exención total de las plusvalías durante los primeros ocho años de actividad, además de diversas reducciones en otros impuestos.

Otro atractivo que presenta Cuba es que es uno de los países beneficiarios de la mayoría de los planes de incentivos al comercio exterior y a la exportación que existen en España. El mencionado informe de AFI hace una recopilación de las ayudas más importantes para hacer negocios con ese país, que recogemos a continuación:

 

ayudas

ala

Quédese en casa si no ha resuelto estas cuestiones

Ahora que termina el 2014 y a escasos días de un año nuevo comienzan los buenos propósitos y deseos. Las pymes, que al fin y al cabo están formadas fundamentalmente por personas, también se plantean esos deseos. Y uno de ellos suele ser -entre las que no lo han hecho todavía- abordar, de una vez por todas, la internacionalización. Pero primero es necesario comprobar si la empresa está preparada para salir a nuevos mercados, porque si no es mejor quedarse en casa hasta que lo esté. Veamos algunas cuestiones que habrá que resolver antes de emprender el viaje.

 

Falta un producto competitivo. Una de las primeras premisas para triunfar en otros mercados es contar con una oferta suficientemente competitiva para el nuevo país, es decir, un producto de gran calidad que encuentre allí la demanda adecuada. Pero hay que tener en cuenta que cada país tiene sus propias necesidades y éstas no son siempre las mismas. Es decir, un producto que se ha comercializado con gran éxito en España puede pasar desapercibido en otros territorios. No hay que olvidar que el nuevo mercado puede tener clientes con hábitos de compra muy diferentes al nuestro.

 

La situación no es oportuna. Elegir el momento adecuado es fundamental y, a veces, puede ser preferible esperar un poco y no precipitarse. La internacionalización requiere de un importante esfuerzo en tiempo y dinero, que normalmente se amortiza a largo plazo. Por eso, es necesario disponer del suficiente músculo financiero o de una situación equilibrada en las cuentas, que no siempre existe. Hay que considerar que instalarse en otros lugares y exportar son operaciones más complicadas que las ventas en el mercado doméstico, por lo que es imprescindible que la compañía cuente con la suficiente solvencia y preparación antes de iniciar el proceso.

 

Existen otras prioridades de inversión. Internacionalizarse puede suponer realizar una inversión en recursos humanos y económicos muy importante. Por lo que, a pesar de la transcendencia que tiene este objetivo para cualquier compañía, a veces existen otras prioridades más acuciantes, como sanear la situación financiera, comprar maquinaria, lanzar nuevos productos para el mercado doméstico o dedicar recursos a tecnología e investigación. Habrá que valorar muy bien el momento preciso para acometer cada una de estas inversiones.

 

Existen lagunas de formación. No se trata de que todos los emprendedores y empresarios tengan un máster de una prestigiosa escuela de negocios antes de lanzarse a internacionalizar sus empresas y negocios. Pero si sería conveniente que dedicaran parte de su tiempo a aumentar su formación en el conocimiento de otros mercados y en algunos aspectos básicos de comercialización, legislación, derecho internacional, procedimientos administrativos, etc. Este esfuerzo puede ahorrarles más de una sorpresa desagradable cuando actúen en los nuevos mercados.

 

No se cuenta con el equipo humano necesario. Como decíamos al principio, las pymes están formadas fundamentalmente por personas. Y, por lo tanto, el éxito del proceso de internacionalización dependerá de ellas y, en algunos casos, de otros profesionales especializados que habrá que contratar. En cualquier caso, todos deben contar con una mentalidad abierta, flexible y adaptable a los distintos sistemas jurídicos y aduaneros, las costumbres comerciales, la comunicación, los idiomas y lenguajes específicos de cada lugar. Si no es así, habrá que empezar a trabajar en esta dirección.

taxes2

No salga de España sin una buena planificación fiscal

Cuando una pyme comienza a salir al mercado exterior tiene mil cosas urgentes en las que pensar relacionadas con el negocio, los productos, los servicios… Pero las prisas no deben impedirle calibrar también otras cuestiones importantes que ha de tener muy en cuenta a la hora de emprender el proceso. Una de ellas es el estudio y la planificación jurídico-tributaria de la internacionalización, algo que le podría suponer importantes cargas o ahorros fiscales según se haga de forma más o menos correcta. Veamos qué puntos clave ha de considerar.

 

Estructura societaria. Entre las principales cuestiones jurídico-tributarias que una empresa debe estudiar se encuentra la estructura societaria con la que abordar los nuevos mercados. La elección es básica para aumentar la seguridad, minimizar los costes y proteger en todo momento el patrimonio del empresario. Por ejemplo, en algunos casos en los que los activos sean importantes se puede agrupar todos los inmuebles de la firma en una sociedad independiente para aumentar la protección de los bienes y potenciar la optimización fiscal.

 

Filiales y alianzas. Otro de los puntos clave es determinar si resultará más rentable fiscalmente crear una filial en el nuevo país donde se vaya a operar o aliarse con un socio local, algo que dependerá entre otras cuestiones de la capacidad exportadora, del volumen de negocio y de los acuerdos entre aquella nación y la nuestra.

 

Convenios de doble imposición. Es importante conocer si entre España y el país en el que queramos implantarnos existen convenios de doble imposición, un mecanismo que facilita notablemente la internacionalización de las compañías (en estos momentos España tiene alrededor de 90 acuerdos internacionales de este tipo). La existencia de los convenios para evitar la doble imposición (CDI) es esencial para promover las inversiones exteriores, bien sean extranjeras en España o de capital español en el exterior, porque dan seguridad jurídica a los inversores y reducen la fiscalidad de esas inversiones.

 

Residencia, retribuciones y bonificaciones. En general, entre las cuestiones que habrá que tener muy en cuenta el empresario figuran la residencia fiscal de las filiales que se creen, el tratamiento de las retribuciones de los trabajadores expatriados e impatriados, las bonificaciones y deducciones a la implantación de empresas en el exterior, la repatriación de capitales, la planificación fiscal de la desinversión, la planificación fiscal geográfica de la cesión de derechos sobre intangibles y la cesión de marcas y patentes. También será fundamental analizar y determinar los precios de transferencia (los que se fijan entre las filiales).

 

Patent Box. No hay que olvidarse de la Patent Box, un incentivo fiscal que consiste en una minoración del 60% de la renta neta (ingresos – gastos) procedente de la cesión de un activo intangible (patentes, diseños industriales, modelos de utilidad, know how). Este incentivo surgió en la Unión Europea para promover la I+D+i en el sector privado y se introdujo en España con el artículo 23 de la Ley 16/2007 (Ley de Impuesto de Sociedades). Además, es compatible con otras ayudas y se puede aplicar a empresas de un mismo grupo.

 

Testamento y protocolo familiar. Finalmente, una buena planificación fiscal de la internacionalización debe tener en cuenta también el testamento del propietario de la empresa y de sus sucesores, así como el correspondiente protocolo familiar. Si éste no existe, es conveniente hacerlo, ya que evitará muchos problemas y costes en el momento en que se produzcan transmisiones.

icex

Última llamada para acceder a las ayudas del plan ICEX Consolida

Mañana es el último día lectivo para que las pymes exportadoras puedan presentar la solicitud de ayudas al plan ICEX Consolida. Así lo indica su publicación en el BOE del pasado 3 de octubre, que estable un plazo de 30 días naturales para acceder a este plan de incentivos a la exportación dotado con dos millones de euros.

Este programa, tiene como objetivo apoyar los proyectos de internacionalización de las pymes españolas en mercados exteriores no habituales. Es decir, las empresas no podrán solicitar ayudas para los proyectos que se estén desarrollando en cualquier país de la Unión Europea, Noruega, Suiza y Estados Unidos.

Para todas las demás, se establece la posibilidad de una subvención económica que compense los gastos en los que se ha incurrido y que será de un máximo del  50% de los mismos, con un tope de 50.000 euros por beneficiario. Esta cantidad se amplía a 65.000 euros en el caso de que la empresa presente varios proyectos desarrollados en distintos países.

El principal requisito para acceder a las ayudas está en el límite de facturación, que no puede superar los 200.000 euros en ninguno de los tres ejercicios fiscales previos, ni tampoco en el actual. Además, la filial extranjera para la que solicitan las ayudas tiene que haberse constituido con posterioridad al 1 de enero de  2013, y la participación de la matriz española deber superar el 50% del capital.

Por otro lado, se considerarán subvencionables todos los gastos necesarios para la puesta en marcha del negocio. Desde estudios de viabilidad, consultoría, asesorías varias, gastos de constitución de la filial (escrituras, permisos administrativos, licencias, etc); certificaciones obligatorias. También se podrán incluir los gastos de promoción. Entendiendo como tales: las investigaciones de mercado, el material de difusión que incluye desde los catálogos en papel hasta la página web, pasando por los expositores de ferias o cualquier otra actividad de marketing y publicidad. Incluso, los posibles acuerdos de patrocinio comercial.

El último grupo de gastos subvencionables es el que se refiere a las cuantías invertidas en defensa jurídica de la marca, registros de patentes, homologaciones necesarias para ejercer la actividad internacional.

En general todos estos gastos deben haber sido realizados en el período comprendido entre el 1 de enero  y el 31 de diciembre de 2014. Aunque, la ley contempla excepciones para incluir gastos de constitución de 2013.

Según se explica en el pliego de convocatoria, los criterios que aplicará el ICEX para la concesión de las ayudas responderán a la calidad de proyecto (máximo 3 puntos); la viabilidad del mismo (permitirá conseguir hasta 5 puntos). Por el impacto se podrá obtener un punto más. Y si el país de implantación de la actividad está considerado como uno de los destinos prioritarios del plan de exportaciones español, también tendrá más facilidad de obtener la ayuda.

 

Los proyectos se pueden presentar presencialmente en la sede del ICEX de Madrid y por Internet. A continuación le dejamos una serie de enlaces de interés para acelerar el proceso de solicitud.

Impreso de solicitud

Programa ICEX CONSOLIDA en PDF completo

ANEXO I: DECLARACIONES RESPONSABLES Y AUTORIZACIONES

Procedimiento Justificación de Ayudas

Anexo al Procedimiento de Justificación de Ayudas

bruselas

Listado de ayudas de la UE para emprendedores

Si quieres emprender, o desarrollar tu negocio o servicio en la Unión Europea (UE), ésta dispone de una serie de fondos y programas que te allanarán el camino. Por ejemplo, con el fin de ayudar a las pequeñas y medianas empresas a explotar al máximo las variadas y diferentes oportunidades que brinda el mercado europeo, en febrero de 2007 se creó la red Enterprise Europe Network. La misma reúne a cerca de 600 organizaciones de apoyo empresarial de más de 50 países y en España, en concreto, cuenta con 52 puntos de contacto repartidos en cámaras de comercio, parques tecnológicos, universidades, y agencias de desarrollo. Los servicios que ofrece son: internacionalización (para impulsar el desarrollo de los negocios en nuevos mercados); transferencia de tecnología (tanto para encontrar la tecnología que necesitas para completar tu negocio, como para hallar socios que puedan usar las tecnologías que has desarrollado); financiación y acceso a fondos (no solo te permitirá descubrir cuáles son las vías de financiación europea a tu disposición, sino que también podrás recibir asistencia para obtener financiación, incluidos los fondos del Séptimo Programa Marco); asesoramiento jurídico (para que vender sus productos o servicios en otro país te resulte más sencillo); y servicios de información.

Si nos centramos en el capítulo de financiación, la UE abarca desde el acceso a la misma a través de “Acceso a financiación”; otro apartado dedicado a los micropréstamos y microfinanciación; y un tercero relativo a las subvenciones y contratación pública.

 

Emprendedores e innovación

 

  • Nacida bajo la filosofía ayudar a toda aquella empresa cuyo trabajo suponga una innovación para el mercado, ‘Instrumento PYME’ – en inglés ‘SME Instrument’ – intenta abordar todas las fases, desde la idea, hasta la comercialización en el mercado. Y abarca tres momentos: el alumbramiento, en el que se le puede otorgar hasta 50.000 euros, a la par que se le asigna un mentor; el desarrollo del proyecto, con una subvención de hasta el 70% del presupuesto (entre medio millón y 2,5 millones); y los instrumentos financieros (garantías, avales, capital riesgo…).

 

  • También interesantes son los ‘Fondos para I+D (Horizonte 2020)’, un programa que financia proyectos de investigación e innovación de diversas áreas temáticas en el contexto europeo. Para el periodo 2014-2020 cuenta con casi 80.000 millones de euros. Investigadores, empresas, centros tecnológicos y entidades públicas son quienes tienen cabida en este programa.

 

  • Y aunque se denominada ‘ERASMUS para jóvenes emprendedores‘, no solo está dirigido a jóvenes como tales, sino que también tienen cabida cualquier persona que haya creado una empresa y que la misma tenga menos de tres años de vida. Durante un periodo de seis meses, el emprendedor compartirá experiencias con un empresario experimentado, mejorando de esta manera su plan de negocio. De momento, son más de 2.500 los intercambios efectuados, y para 2020 se espera superar los 10.000.

 

Internacional

Recoge todos los elementos de apoyo de la UE en materia de internacionalización. Y lo hace país por país. En España, por ejemplo, aparece el ICEX, así como todos los organismos a niveles autonómico y regional. También están segmentados por país de destino (si se quiere exportar desde España a Rusia, a China, a Perú…).

 

 

equipo

10 trucos para gestionar con éxito equipos multinacionales

Si ha apostado por internacionalizar su empresa es muy probable que ya se haya topado con un pequeño contratiempo: gestionar profesionales de diferente cultura. En un principio, puede parecer que la barrera del idioma es las más complicada de superar, pero no es así. Incluso cuando se habla el mismo idioma, como sucede al hacer negocios con países de América Latina, las diferencias culturales pueden ser tan amplias  como para dinamitar un equipo de trabajo mal gestionado.

Para evitar que eso le ocurra, hemos seleccionado algunos consejos que le conviene tener presente.

1.-  Estudie con detenimiento qué motiva a sus empleados, sobre todo a la hora de reclutarlos. La inercia del trabajo hace pensar que un buen sueldo es el mejor atractivo que puede esperar cualquier miembro de su equipo. Y así puede ser si trata con europeos y, sobre todo, con estadounidenses. Estos aceptaran el puesto de trabajo en función de honorarios o posibilidades de ascenso en la compañía. Pero la situación cambia drásticamente si trata con asiáticos. Para ellos, el ambiente de trabajo,  la relación con el resto de compañeros y con sus jefes es fundamental. Si no se sienten a gusto o no se les presenta el puesto en base a estas premisas es fácil que rechacen unirse a su equipo.

2.- Recuerde en todo momento que las diferencias culturales no son una anécdota y que pueden tener un impacto muy negativo en la gestión de su proyecto. Por eso, el líder del mismo debe empaparse al máximo de cómo se funciona en el país de destino.

3.- Contemple la posibilidad de nombrar un mediador. En algunos casos puede ser el propio jefe del equipo, aunque es más aconsejable que sea una figura desligada de la gestión. Se trata de que alguien se encargue de ‘traducir’ a todos los miembros del equipo las claves del comportamiento de la cultura dominante en la que están trabajando. Sin duda, este puesto lo debe ejercer una persona con amplia experiencia y conocimiento de la cultura local y de las de los ejecutivos que están en el proyecto.

4. El ajuste del equipo lleva tiempo. Ni  se le ocurra pensar que tras formar un equipo multinacional la puesta en marcha va a ser inminente. Si es así, con mucha probabilidad las cosas no saldrán bien.  Lo más aconsejable es que planifique un tiempo de ajuste entre los miembros del equipo; tanto para que los que llegan de fuera se adapten a la cultura local, como para que los locales ajusten su método de trabajo a estándares multiculturales. Un tiempo para construir códigos de conducta comunes es básico.

5. La cultura local se impone. Si  tenía la idea de llegar con sus ideas y metodologías españolas e imponerlas  a los empleados locales de cualquier parte del mundo, ya puede ir descartándola. Como si se tratara de una ley natural, está comprobado que, con independencia de la nacionalidad de los jefes, la cultura autóctona de trabajo se impone. Por ello, es más rentable adaptarse que resistirse.

6. Formación previa. Para cumplir adecuadamente con el punto cinco, la clave está en la formación previa. Todo ejecutivo que pretenda liderar un equipo en un país distinto al suyo de origen está obligado a empaparse de la historia, la cultura, las costumbres del mismo. Debe saber incluso más que de la suya propia, porque solo así entenderá a sus nuevos empleados.

7. Rodearse de colaboradores locales y saber delegar.  No importa el rango y los conocimientos que tenga un directivo, todo se puede quedar en humo si se pierde a la hora de negociar en base a unos códigos que desconoce. Por ello, su primer reto al aterrizar en cualquier país, e incluso antes, es buscar un colaborador local con la suficiente confianza como delegarle incluso los asuntos importantes.

8. Recocer y explicitar las diferencias culturales. La multiculturalidad es una realidad en los equipos de las empresas exportadoras. Por ello, intentar borrarlas, ocultarlas es un error. Identificarlas y analizar cómo pueden impactar en el proyecto empresarial evitará complicaciones en el futuro.

9. Establecer mecanismos de comunicación fluida y constante. De todos es sabido que las reuniones pueden ser un coladero de tiempo, pero en los equipos multiculturales son imprescindibles. El contacto con la central debe ser fluido y muy habitual para evitar que los ‘dejes’ de la cultura local desvíen demasiado los objetivos de la central y también para que desde ésta sean conscientes que determinados retos no son realizables en el país de destino.

10. Elegir al mejor líder para el equipo. Este consejo parece de Perogrullo, pero no siempre se cumple. La figura del líder del equipo es clave para la correcta ejecución del proyecto. Y el mejor  a veces no es el que más ha viajado, ni siquiera el que más idiomas sabe, la clave para ser un buen gestor de equipos multiculturales es la apertura de mente, la capacidad de adaptación y, sobre todo, el respeto por la diversidad. Todas las formas y estilo de trabajo tienen su lado positivo y negativo. El mejor líder será el que sepa maximizar lo positivo y gestionar con más habilidad lo negativo.

tech

Las empresas tecnológicas reciben un impulso de 30 millones de euros para internacionalizarse

Internacionalizarse es caro y las condiciones financieras de la economía española no se lo están poniendo nada fácil a las empresas que se fijan ese objetivo. El Gobierno lo sabe y por eso, en su último Consejo de Ministros ha puesto en marcha una nueva línea de ayudas económicas, dotada con 30 millones de euros, que se canalizará a través del ICO.
Las destinatarias de este impulso financiero serán exclusivamente las empresas del sector tecnológico (TIC), no está disponible para particulares ni para otros sectores. Bajo el epígrafe ICO Agenda Digital 2014, la media pretende cumplir uno de los objetivos de la Agenda Digital para España, que establece el desarrollo de la economía digital para el crecimiento, la competitividad y la internacionalización de las empresas tecnológicas.
Según ha explicado el Ejecutivo, ” la internacionalización de las empresas de base tecnológica es uno de los elementos principales para el desarrollo de la economía digital y motor de crecimiento de empleo y de oportunidades futuras”.

Las compañías españolas han mostrado una intensa actividad en el desarrollo de aplicaciones en la nube, servicios de movilidad, teleasistencia, así como de telemedicina que pueden tener una potente demanda en el exterior y que, ahora, el  Gobierno quiere impulsar.

Por ello, esta  línea de ayudas va a permitir a las empresas acceder a créditos en condiciones más favorables a las que en estos momentos están ofertando las entidades financieras.

Para poder acceder a estas ayudas, las inversiones deberán ser nuevas, al menos no anteriores a la puesta en marcha de la Línea ICO Agenda Digital 2014, que fue publicada en el BOE del 11 de abril de 2014.

La decisión adoptada en el Consejo de Ministros dota de liquidez efectiva a los retos enunciados en abril, y exige a los proyectos que su ejecución se realice en el año posterior a la concesión del crédito además de limitar las ayudas a un máximo de 500.000 euros por cliente. Eso sí, es mucho más flexible en el plazo de amortización de los proyectos. Éste podrá ser entre uno y siete años en función de los cuales se fijará el tipo de interés final de la operación.

Hasta 1 año: 0,562% + 2,30% TAE= 2,862 % TAE

2 años: 0,562% + 4,00% TAE= 4,562 % TAE

3 años: 0,562% + 4,00% TAE = 4,562 % TAE

5 años: 0,562% + 4,30% TAE = 4,862 % TAE

7 años: 0,562% + 4,30% TAE = 4,862 % TAE

euro

El ICEX habilita 350.000 euros en ayudas a pymes con proyectos en el exterior

Presentarse a una licitación no es fácil ni barato. Hay que dedicar personal para hacer las memorias, investigar en el proyecto, preparar la documentación. Si además la convocatoria es internacional todo se complica y encarece: traducciones, viajes.

La autoridades, conscientes de estas dificultades, quieren echar una mano a las pymes y, según se publicó en el BOE del viernes 31 de enero, ya están disponibles 350.000 euros para ayudar a las pymes que quieran acudir a licitaciones internacionales, especialmente para aquellos proyectos que impliquen un mayor componente de internacionalización. Las ayudas se canalizarán a través del Instituto de Comercio Exterior (ICEX), desde cuya web se puede acceder al formulario de solicitud.

En principio, el programa está destinado a pymes de ingeniería y consultoría aunque excepcionalmente pueden solicitarlo grandes empresas siempre que su proyecto demuestre una potente capacidad de arrastre de pymes que deberán ir identificadas e incluidas en la solicitud de la ayuda.

Por su parte, las pymes podrán solicitar la ayuda siempre que acudan a licitaciones internacionales oficialmente convocadas ya sean públicas o privadas, y que implique la propuesta de proyectos llave en mano, suministro de bienes de equipo a medida y asistencias técnicas ligadas a proyectos de inversión.

Cada empresa puede obtener un 30% de lo invertido en personal técnico interno, material, traducciones a idiomas que no sean inglés y francés, etc. Y también el 100% de los gastos de viajes que implique la preparación de la licitación. Eso sí, con un máximo de 30.000 euros por empresa y año. Cabe destacar que es posible solicitar dos ayudas por empresa cada año, y que la convocatoria está permanentemente abierta. Sólo es necesario presentar la solicitud 30 días antes de que finalice el plazo de la licitación.

No todos los sectores están admitidos.

Eso sí, no todos los sectores de actividad pueden optar a estas ayudas. En principio, sólo se aceptaran las licitaciones relacionadas con

– Infraestructuras del transporte, especialmente sector ferroviario, portuario y aeroportuario.

– Energía.

– Medio ambiente.

– Tecnologías de la Información y Comunicaciones.

Excepcionalmente se admitirán proyectos de otros sectores si se trata de proyectos o empresas incorporados al Programa ICEX Integra.

Prioridad para los emergentes.

Aunque en este apartado no hay exclusión geográfica, (es decir se pueden presentar licitaciones originarias de cualquier país del mundo) sí tendrán prioridad aquellas de procedan de países principalmente emergentes como: Argelia, Brasil, Países Cooperación del Golfo (Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Bahrein, Qatar, Arabia Saudí, Omán), China, Corea del Sur, EE.UU, India, Japón, Marruecos, México, Rusia, Turquía, Australia, Indonesia, Singapur y Sudáfrica.

elmundo

Tendencias del comercio internacional en 2014

Dicen que el 2014 podría ser el año de la recuperación. Así lo anuncian no sólo las autoridades españolas sino también Gobiernos y servicios de estudios de todo el planeta. Aunque esta afirmación está muy lejos de significar que la economía va volver a recuperar los días de vino y rosas anteriores a la quiebra de Lehman Brothers. No conviene dejar de lado este cambio de tendencia ya que puede ser clave a la hora de diseñar las estrategias de internacionalización de cualquier empresa. Y es que lo primero que hay que revisar es si es momento o no de seguir con esos planes exportadores y si los destinos deben ser los mismos en los que se ha triunfado en los últimos años. Las principales líneas a tener en cuenta para repasar esa estrategia son:

1. Recuperación de las principales economías del planeta. Según los principales organismos internacionales, se prevé un crecimiento del PIB real mundial del 3,7%, lo que implica un aumento del 0,8% frente a 2013. Las diferencias por países serán considerables, por supuesto. Así se espera que EEUU crezca un 2,5%, mientras que la Eurozona se dará por satisfecha si consigue esquivar los números rojos. Más allá de las cifras concretas, lo más destacado es el cambio de tendencia, que implica que por primera vez en más de cinco años el consumo volverá a activarse en el primer mundo.  Según un estudio realizado por Euromonitor Internacional esto implica que el comercio en las economías desarrolladas va a estar impulsado por las “megas-ofertas comerciales” provocando que las empresas se concentren en satisfacer esta renovada demanda de sus países de origen y dejando a un lado el incipiente negocio de los países en vías de desarrollo que tanto atractivo han tenido durante los pasados años.

2.- Nuevas relaciones comerciales en los países en desarrollo. Ante el “olvido” de las grandes economías, los países en desarrollo van a tender a construir nuevas redes comerciales para satisfacerse entre ellos. Además deberán  lidiar con el hándicap de que muchos de ellos han devaluado su moneda durante los últimos años. Esta práctica disparó sus exportaciones, pero ahora que la tendencia a vender fuera se ralentiza van a tener que asumir que importar será mucho más caro y eso puede dañar sus balanzas comerciales. Para evitarlo, los expertos  prevén que activen el comercio entre ellos. Es lo que denominan comercio “sur-sur” que implicará que durante 2014 y 2015 los países emergentes potencien relaciones comerciales más horizontales, eso sí, sin olvidar potenciar los  mega acuerdos internacionales con las grandes potencias a través de tratados de libre comercio.

3. Será el Boom del comercio electrónico globalizado. Esta afirmación puede parecer una perogrullada pero, según las previsiones de la consultora Forrester, va  a ser la clave del año 2014.  No hay experto en internacionalización que no tenga muy presente la importancia creciente del comercio electrónico. Lo que tal vez no tengan muy claro es que eso significa mucho más que diseñar una página web y colgar en ella los productos o servicios de su compañía. Lo que según los expertos va a suponer un antes y un después en la estrategia comercial online es la globalización de la misma. Es decir, la necesidad que van a tener todas empresas de diseñar su estrategia de ventas centrándose en “fechas clave de compras on line“.

Esto ya tuvo su primer reflejo en 2013, cuando en España muchos consumidores descubrieron la existencia de las ofertas del Black Friday y apenas unas pocas empresas españolas supieron aprovechar ese tirón de la demanda. En 2014, esa tendencia se agudizará y ya no sólo habrá que pensar en el día posterior al de Acción de Gracias estadounidense sino también en otros eventos “consumistas” de todo el planeta, como el Día de las compras chino, (que según el New York Times ya ha superado al Black Friday en volumen de compras) o incluso a los que se crean en Internet como el Google Online Festival Shopping. Tener un buen puñado de ofertas diseñadas para esos momentos punta pude dar un buen empujón a la cuenta de resultados. Eso sí, el esfuerzo comercial debe ir acompañado del informático, ya que no es infrecuente que muchas tiendas online se bloqueen esos días por el exceso de demanda en sus servidores.

4. Pensar en las agrupaciones de pequeños comerciantes. Navegar por el mercado internacional mundial no tiene por qué implicar ataviarse como si su empresa fuera el Robison Crusoe de la internacionalización. Como en otras muchas circunstancias de la vida, hacer la travesía acompañado puede ser mucho más interesante y eso es cada vez más fácil gracias a las asociaciones digitales de pequeños comerciantes. Desde Forrester apuntan que el 2014 será el año en que despunte la tendencia de que los pequeños comerciantes exportadores se alíen entre sí para generar sinergias y poder hacer frente a esos booms consumistas de las fechas clave antes mencionadas.

tapas

Finchef: 15 millones de euros a disposición de los restaurantes españoles que quieran internacionalizarse

Que la cocina profesional está de moda parece una afirmación indiscutible. No sólo por el exitazo de audiencias del programa de Televisión Española Máster Chef y todos los que ya se preparan para imitarlo, también porque fuera de nuestras fronteras la cocina española cada vez tiene más reconocimiento. Prueba de ello es que el Celler de Can Roca ha sido elegido como el mejor restaurante del mundo.

Para aprovechar esta tendencia, el ICEX y la Compañía Española de Financiación al desarrollo (Cofides)* se han unido para impulsar la internacionalización de un sector que tradicionalmente no se tenía en cuenta cuando se habla de exportación: el de la restauración.

Ambas entidades acaban de inaugurar la primera línea de ayudas a la internacionalización de la cocina española bautizada como Finchef y dotada con 15 millones de euros.

La idea es que Cofides colabore en la inversión inicial de la filial del restaurante español. Podrá financiar entre 75.000 euros y un millón por proyecto para cubrir hasta el 50% de los gastos que genera la puesta en marcha de un restaurante y en los que se incluirán gastos de estructura, sueldos y también gastos de promoción asumidos por la filial extranjera. Las ayudas podrían ser ampliables en función de las necesidades del negocio.

El sistema de ayudas está diseñado como préstamos de coinversión a las filiales extranjeras, según explicaron sus impulsores de la iniciativa en Saborea el arte que tuvo lugar durante la Feria Internacional de Arte Contemporáneo SUMMA. La remuneración estará ligada parcialmente a la evolución del proyecto con préstamos que se podrán firmar con la filial o directamente con la matriz Española. Tras la consolidación del negocio, Cofides se guarda la capacidad de decidir si participa en el capital de la filial extranjera con una inversión minoritaria y temporal en el accionariado pero sin intervención en la gestión de la empresa.

En la presentación de esta nueva línea de ayudas sus impulsores coincidieron en destacar que la internacionalización de las gastronomía española implica poner en marcha una nueva línea dentro de un sector, el agroalimentario, que en 2012 aportó el 15,57% del total de las exportaciones españolas, con un incremento del 9,2% respecto al año anterior.

El destino de las inversiones de Finchef no tiene ningún límite, por lo que dependerá de los estudios de negocio que puedan realizar los interesados. Aunque en general, Europa es el destino prioritario de las exportaciones agroalimentarias de bebidas y vinos, especialmente Francia, Alemania e Italia, destinos a los que  en 2012 se exportaron mercancías valoradas en 6.258, 4.137 y 3.971 millones de euros respectivamente. Fuera de la Unión, Estados Unidos es el país con mayor comercio bilateral, con un saldo de 1.097 millones en  2012.

*COFIDES es una sociedad público-privada que, desde hace 25 años, ofrece apoyo financiero a las inversiones de las empresas españolas en el exterior. Gestiona los fondos FIEX y FONPYME por cuenta de la Secretaría de Estado de Comercio, adscrita al Ministerio de Economía y Competitividad. En su accionariado también participan el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), el Banco Santander y el Banco Sabadell. Además, es compañera de CESCE en el programa Exportar para crecer.

Licitaciones-internacionales

Preséntese a las licitaciones internacionales sin gastar un duro

No solo para los escolares el nuevo curso empieza en septiembre, sino también para muchas empresas, sobre todo para las pymes que tendrán que ingeniárselas otra vez para mantener su negocio y conseguir nuevos contratos, sobre todo internacionales. Si pueden hacerlo sin que les cueste un solo euro, mejor.

Y es que en esta larguísima “salida de crisis” que muchos anuncian, los ingresos siguen haciéndose los remolones y no terminan de llegar nunca (al menos en la medida que necesitan los negocios para sobrevivir), por lo que todo nuevo contrato que consigamos y cualquier euro que podamos ahorrar serán más valiosos que nunca.

En esta situación, hay que aprovechar hasta la más mínima posibilidad que se nos presente para apretarse el cinturón. Y una de ellas es la que ofrece el ICEX a las pequeñas y medianas empresas españolas para acceder a participar en proyectos en el exterior, financiando sus gastos de preparación, presentación y seguimiento de ofertas técnicas en concursos o licitaciones internacionales. El límite de apoyo para las empresas que accedan a este programa es de 30.000 euros para cada caso particular.
El programa para 2013 se aprobó hace escasos meses (durante el primer semestre del año), por lo que muchas pymes no han tenido tiempo todavía de plantearse si pueden aprovecharlo o no, y cómo hacerlo. Evidentemente, las ayudas no van dirigidas a todo tipo de compañías ni tampoco a todo tipo de contratos internacionales, pero sí abarcan un ámbito suficientemente amplio para que muchas empresas puedan aprovecharlo.Después de un agosto de reflexión, en el que casi todos los emprendedores y empresarios habrán dado vueltas a su cabeza pensando cómo obtener nuevos negocios con el mínimo coste posible, septiembre podría ser el mes clave para potenciar la internacionalización sacando partido a esta nueva posibilidad. Durante el pasado año ya hubo 171 empresas que se beneficiaron de estas ayudas.
Pero, como hemos dicho, el programa no va dirigido a todo tipo de empresas. Se enfoca, fundamentalmente, a las especializadas en ingeniería y consultoría, así como a contratistas de proyectos industriales y civiles. También hay que tener en cuenta que esta línea de ayudas está limitada a licitaciones internacionales que se enmarquen dentro de sectores como infraestructuras del transporte, energías renovables, medio ambiente o tecnologías de la información y comunicaciones.
Además, las pymes que licitan deben ser pequeñas y medianas o, en su defecto, demostrar una capacidad de arrastre del proyecto significativa, mediante la presentación de un listado de empresas españolas que se beneficiarían de dicho proyecto. También podrán participar compañías que hayan estado adscritas a otros programas del ICEX, y que promuevan el efecto arrastre de los proyectos internacionales. Y, en cualquier caso,
se circunscribe a proyectos llave en mano, suministro de bienes de equipo a medida, y asistencias técnicas ligadas a proyectos de inversión concretos.
Sólo existe un pequeño inconveniente. Si  finalmente, la empresa gana el concurso y se adjudica el nuevo negocio tendrá que devolver la ayuda recibida. Pero seguro que, en tal caso, al empresario no le importará tanto y lo hará con una sonrisa en la cara.