Entradas

redes_sociales

Nueve errores que no debe cometer en redes sociales

El social media marketing y las redes sociales

Más de 19 millones de españoles utilizan a diario las redes sociales. Además nuestros internautas están a la cabeza del mundo en cuanto al número de entornos sociales que visitan cada día, con 6,2. Mientras, nuestros vecinos europeos se conforman con 5,4 y la media mundial se queda en 4,8. Sirvan estos datos para reflejar la enorme importancia que tienen las redes para una empresa. De ahí que el social media marketing se haya convertido en una poderosa herramienta para aquellas pymes que pretendan conectar con sus clientes.

Hoy en día el plan de negocio de una empresa debe tener en cuenta las redes sociales. Es más, muchas marcas de éxito han levantado sus negocios a través del boca a boca que se originó en Facebook, Twitter, LinkedIn, Instagram o YouTube. Por el contrario, muchos emprendedores nunca han sido capaces de dar con la tecla para conectar con su público. Lo más probable es que ese empresario que no fue capaz de captar la atención del internauta cometiera alguno de los errores de marketing que detallamos a continuación y de los que todos los negocios que aspiran a ser rentables deben huir.

Diversificar los esfuerzos en las redes Sociales

En demasiadas ocasiones, los negocios, y más los que son por internet, tienden a utilizar demasiadas plataformas. Quizá una gran empresa con un inmenso equipo de marketing pueda permitirse el lujo de apostar por -además de las 5 citadas- Snapchat, Pinterest, FourSquare, SlideShare, Yelp, Flickr… Pero una pyme debe centrarse en dos o tres plataformas que se adapten a su negocio y a los intereses de sus clientes y convertirse en experto de las mismas.
Y es que el marketing en redes sociales requiere experiencia. Solo así se podrá destacar entre las 300 millones de fotos que se suben cada día a Facebook, o los 510.000 comentarios que se publican cada 60 segundos en la misma red social.

Olvidarse de los seguidores

Los seguidores son los que traen más seguidores. Ésta es una regla básica de las redes sociales. Con esta idea, olvidarte de ellos constituye un error de irreparables consecuencias. A los que nos siguen en entornos sociales hay que tratarlos como si clientes fueran. Por tanto, su interés e interactuación con nuestros contenidos debe ser recompensada, por ejemplo mediante un mensaje personal que puede incluir, o no, un regalo de agradecimiento.

Copiar a otros

Copiar tal cual la estrategia y contenidos de otra marca rival que esté teniendo éxito no es positivo para nuestro negocio. Las redes sociales están diseñadas para premiar el contenido nuevo y los usuarios lo prefieren. Por tanto, es preferible que diseñe su propia estrategia de marketing. Aunque se equivoque y haya que pulirla, es mejor que plagiar a otro.

No utilizar las estadísticas en las redes sociales

Nos guste o no las estadísticas son parte fundamental del social media marketing. Saber si un contenido es más o menos visitado por los seguidores nos da una idea de la estrategia que debe seguir la empresa para captar la atención del internauta. Por dicho motivo, ignorar lo que los números reflejan hace que sea muy complicado elaborar una estrategia correcta con la que mejorar el impacto de nuestros contenidos.

Desconocer a nuestro cliente

Si el emprendedor desconoce cómo es su cliente en las redes sociales y qué es lo que puede interesarle no será incapaz de desarrollar un marketing digital adecuado. Incluso podrá equivocarse a la hora de seleccionar las redes a las que dedicar sus esfuerzos.

No aprovechar el potencial del vídeo

El 60 por ciento de los expertos en redes sociales destaca que el vídeo es fundamental para incrementar el impacto de los contenidos. Su indudable atractivo para la audiencia hace ineludible la utilización a la hora de elevar el conocimiento de la marca en entornos sociales.

Considerar que la estrategia en todas las redes sociales es la misma

Cada red social es diferente y lo que funciona en una puede no hacerlo en otra. Hay que valorar que los internautas utilizan diversas redes para encontrar contenidos diversos. Si no, ¿para qué iban a tener en su smartphone las diferentes aplicaciones de las diversas redes?. Es evidente que si una empresa utiliza el mismo contenido en todas estas redes sin adaptarlo mínimamente a las mismas estará llevando a cabo una estrategia equivocada.

Crear un equipo demasiado amateur

Es habitual considerar que los más jóvenes son los mejor preparados para crear una estrategia adecuada de marketing en redes sociales. Este tipo de decisiones refleja que la firma no desarrolla una apuesta digital profesional. Muy al contrario, destacar en el mundo de internet exige de la elaboración de planes trabajados y concienzudamente medidos. Solo así se podrán tener posibilidades de éxito.

Centrarse exclusivamente en aumentar la cantidad de seguidores

Es cierto que un objetivo es lograr aumentar el número de seguidores de la empresa. Pero es conveniente no olvidar que, en el caso de las pymes, es preferible una pequeña y sólida base de fieles clientes que derrochar esfuerzos en captar seguidores momentáneos logrados a base de realizar publicaciones de pago. Un emprendedor debe valorar lo que le resulta más interesante para su negocio.

invertir_facebook

Invertir dinero en Facebook, ¿para qué?

invertir_facebookMuchas empresas de reciente creación gastan dinero que, en muchos casos, no tienen en promocionar sus publicaciones en redes sociales como Facebook. Pero, ¿es rentable esta inversión? Para responder a esta cuestión, nada mejor que fijarse en las cifras. Dedicar 100 euros en publicidad en una publicación colgada en la empresa de Mark Zuckerberg puede generar un alcance de unas 2.000 personas, unos 30 “me gusta” y alrededor de 10 clics. ¿Cubre nuestros objetivos? Seamos sinceros. La realidad es que el mundo digital se puede convertir en ocasiones en un pozo sin fondo. Y más si tenemos en cuenta que la propia Facebook nos da la opción de dar a conocer nuestro negocio de forma totalmente gratuita.

 

¿Dónde está el truco? Pues en popularizar la pyme utilizando para ello nuestro perfil personal en este entorno social. De esta forma, nos ahorramos el dinero y seguimos pudiendo acceder a la herramienta de marketing más poderosa del mundo. Y es que Facebook nos da acceso a 1.500 millones de usuarios. A pesar de ello, la mayoría de los emprendedores sigue utilizando su perfil para sus relaciones personales, olvidándose que también puede ser un activo para el negocio e imprescindible para acercarse a las nuevas generaciones. Desde aquí vamos a tratar de explicar cuáles son las claves para lograr que nuestra pyme se beneficie de nuestra página en Facebook.

 

Olvidarse de la privacidad

Como es lógico si queremos que el contenido que subamos sea conocido por la mayoría no se pueden poner palos en las ruedas. Así que es mejor siempre utilizar la opción de “público” para tener la posibilidad de acceder a un número más grande de contactos.

 

Olvide el amiguismo…

Nuestro perfil se va a convertir en una de las caras de la empresa. Por dicho motivo hay que ser profesional y tratar la página con seriedad. Aquí nunca deberán aparecer fotos de fiestas ni nada por el estilo. Es importante destacar la cultura de la empresa y los valores de la marca porque la idea es que, además de los amigos, las publicaciones sean visionadas por clientes, proveedores, colaboradores, rivales, etc.

 

…Pero sea social

Antes decíamos que había que tomarse este perfil con seriedad. Pero eso no quiere decir que dejemos de ser amigables. Como es normal, el objetivo es sumar contactos, por lo que hay que estar abierto y aceptar a cualquier persona que tenga que ver con el negocio o se mueva en el sector en el que opera nuestra compañía.

 

Nada de quejas

Los perfiles de Facebook están repletos de publicaciones en las que los protagonistas se quejan o protestan sobre cualquier asunto. De hecho, son los más numerosos y los que más se comparten. En nuestro caso, es conveniente olvidarse de estos temas. La gente no tiene que enterarse de las mil trabas que se superan todos los días para mantener el negocio a flote. Tampoco de los problemas que ha puesto la administración de turno. Aquí solo hay que promocionar la empresa, la marca y sus valores.

 

Tampoco política

Una empresa siempre debe mantenerse al margen de la política. Y su empresario, también. Nadie debe conocer cuáles son las tendencias ideológicas de un perfil si la función del mismo es la de promocionar un negocio.

 

Cuidar la imagen

A la hora de trabajar la imagen hay que tener en cuenta que el emprendedor es la cara de la compañía. Por eso, es necesario buscar una instantánea que represente el negocio. Ésta no tiene que ser demasiado elegante (algo que es más propio de Linkedin). Pero sí debe decir algo sobe el producto o servicio que ofrece la firma.

 

Vigilar las etiquetas

Poner etiquetas a otras personas con las que se ha coincidido mejora la visibilidad y aumenta los seguidores. Pero solo se debe hacer con los contactos que tienen algo que ver con lo que se ha publicado en el muro. De lo contrario, parecerá que el objetivo es llamar la atención.

 

Los “me gusta” valen su peso en oro

Aunque parezca algo menor, el número de likes es lo que utiliza Facebook para saber si un contenido interesa o no a los internautas. Así que no tenga inconveniente en apoyar lo que otros postean siempre que esté relacionado con su negocio. Esto incluye los comentarios. Si alguien se toma la molestia de escribir unas líneas sobre un asunto que hemos publicado se merece al menos que se le agradezca.

 

La clave: el contenido

Facebook puede esconder muchos trucos a la hora de difundir publicaciones, pero sin algo interesante que contar es imposible triunfar. El contenido sigue siendo el rey. Por este motivo, se debe cuidar hasta el más mínimo detalle. Un error es escribir posts que traten de vender nuestros productos o servicios. Es mucho más provechoso describir los beneficios de dichas referencias. En otras palabras: hay que venderse pero sin que se note demasiado.

 

Una imagen vale más que mil palabras

Las redes sociales son cada vez más visuales lo que obliga a cualquier editor a publicar siempre ayudándose de una imagen. De esa forma se atraerán más seguidores y se beneficiarán de la política de Facebook, que premia este tipo de contenido. Tampoco se puede olvidar que Instagram es una empresa de la propia Facebook, por lo que es bueno aprovechar ambas plataformas y compartir las instantáneas de la una a la otra. Así mejoraremos la difusión.

 

Ojo con el horario

El alcance de una publicación varía mucho según la hora en la que se cuelgue en la red. Lo mejor es realizar pruebas de ensayo y error hasta dar con el mejor horario para nuestros seguidores.

insta

Instagram, el gran escaparate de la pyme

Siempre se ha comentado que al esquivo Amancio Ortega, el dueño de Inditex y el hombre más rico de España, se le podía encontrar delante de cualquiera de sus miles de tiendas comprobando si el escaparate era lo que se buscaba desde el departamento de diseño. Ortega era y es consciente de que uno de los secretos que se esconden tras las cifras del imperio textil gallego es el cuidado de los escaparates.

 

Y es que estamos ante el verdadero imán que atrae a la clientela a las tiendas. Los maniquíes allí situados muestran un estilo de vida, una forma de vestir y de comportarse que, a menudo, cautiva a los viandantes. Si se quiere sacar partido de redes sociales como Instagram, hay que pensar en ella como si se tratase de un escaparate tradicional. Ahora los consumidores no deambulan por la calle y se fijan en las prendas que están al otro lado del cristal, sino que utilizan sus dedos para desplazarse por el móvil o la tablet. Pero la esencia es la misma. Estamos ante la nueva forma de decidir la acción de compra. Por ese motivo, esta red es clave para ganarse a ese cliente, sobretodo en las nuevas generaciones, que ha dado el salto y piensa de forma diferente.

 

Pero, ¿de qué consumidor hablamos? Pues de aquel que está siempre conectado y que se basa en las opiniones de sus contactos para dar el sí quiero o el no quiero a un producto o servicio. Estas personas utilizan Instagram para saber lo que ocurre, y por dónde van las tendencias. Muchas de las grandes marcas y la mayoría de las pymes no están sabiendo utilizar esta herramienta fundamental ya en el presente. Y no digamos ya en el futuro: dentro de unos años nadie entrará a una tienda sin antes haber comprobado lo que se dice de ella en redes sociales, y lo que se ha podido ver en aplicaciones de imágenes como Instagram.

 

¿Exagerado? Pues basta con echar un vistazo a cualquier joven menor de 30 años para darse cuenta de que todo está cambiando. A estas personas se las conoce como millennials. Quizá ahora algunos no les consideren como claves pero serán los clientes que generarán los ingresos de casi todas las empresas dentro de muy poco. A estos usuarios les encanta Instagram y las compañías deben estar presentes en esta herramienta si quieren vender su estilo de vida. Es decir, deben cambiar el escaparate de siempre con sus maniquíes de cartón piedra por otros virtuales. Pero el trabajo en el diseño del mismo debe estar igual de cuidado.

 

De esa forma se podrá captar a ese 73% de millennials que asegura que se mantiene al día de las marcas a través de medios de comunicación social. Estos seguidores no solo deambulan por los perfiles de las enseñas. También están abiertos a realizar compras desde sus teléfonos si lo que ven les satisface. Son internautas pero también compradores potenciales.

 

Ahora bien. A pesar de la importancia, no todas las firmas deben apostar fuerte por Instagram. La realidad indica que lanzar un perfil rápidamente y no cuidarlo con esmero tiene un efecto más perjudicial que no estar presente. Hasta que no se cuente con una estrategia definida y un especialista (o alguien de la pyme que haya recibido formación) es mejor no lanzarse a la piscina.

 

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de decidirnos es la propia razón social de la compañía. Si usted vende productos o servicios que son pocos atractivos desde un punto de vista visual- léase cables o pólizas de seguros por ejemplo- partirá con muchos cuerpos de retraso para atrapar al consumidor, y por tanto tendrá que trabajar más duro. Pero que su compañía no trabaje con productos atractivos desde un punto de vista visual no es óbice para no intentar atacar Instagram. Es más, grandes compañías como General Electric tienen un perfil cuidado en el que cuelgan instantáneas de su tecnología. De esa forma generan imagen de marca. Algo para lo que este tipo de redes sociales suponen también una opción interesante. En cambio, si su firma comercializa referencias relacionadas con la moda, la belleza, o el entretenimiento, este tipo de redes son su perfecto campo de cultivo; y lo tendrá mucho más fácil que las anteriormente citadas. Ya está tardando en sentarse con sus principales colaboradores y diseñar una estrategia virtual efectiva.

 

 

Una vez decidido a estar presente en esta comunidad de imágenes, es necesario saber cómo crear un escaparate atractivo para los internautas. La clave para conseguirlo pasa por integrar los productos y servicios con el estilo de vida y los valores de la enseña. Todo eso hay que hacerlo a través de buenas imágenes y utilizando títulos que lleven al usuario a iniciar una conversación, o a despertarle el gusanillo de querer saber más. Ambas cosas son fundamentales para crearse una imagen digital positiva. Y solo se puede conseguir con una estrategia de social media marketing en la que el estilo, la voz y los mensajes sean uniformes y consistentes.

 

Otra de las ventajas que se han añadido a Instagram en los últimos tiempos es la del carrusel. Ahora, los internautas pueden ir más allá del típico me gusta. Esta herramienta permite mayor interacción con la marca y con la empresa. Aprovéchela para colocar enlaces a su página web.

 

Con el tiempo, quizá comprobará que esta red social no le da muchos clientes de manera directa. Pero sí que obtendrá seguidores y aficionados a su marca que la defenderán y se convertirán en los altavoces que transmitirán sus valores a otros internautas. Al final, todos ellos acabarán utilizando cualquier otro canal (físico, tienda online) para generar ingresos a su empresa. Y todo, gracias al buen uso de la red social de moda, la herramienta que vuelve locos a los millennials.

app

Errores garrafales en el desarrollo de aplicaciones

Comencemos por las malas noticias. En la App Store hay más de 1,2 millones de aplicaciones. En Google Play más de 1,3 millones. Como se puede imaginar, triunfar en el mundo del software para dispositivos móviles nos es nada fácil. Y mucho nos tememos que el que lo logra es una mínima parte de todo el talento que existe en el sector.
Una vez claro el punto de partida, y siendo conocedores de que más del 95% de las aplicaciones alojadas en los mercados de referencias caerán en el olvido, el objetivo de este post es avisar de lo que nunca se tiene que hacer si la idea es la de destacar entre la mayoría. Para formar parte de ese 5% restante, el grupo de las apps que funcionan y que un buen número de personas tienen instaladas en sus teléfonos, es necesario no cometer los siguiente fallos.

 

– Desarrollar aplicaciones que no resuelven un problema.
Todo negocio que triunfa basa su reconocimiento en la comercialización de un bien o servicio, que cubre un hueco, y que es válido para solucionar un inconveniente. Esto origina que el consumidor esté dispuesto a pagar por el mismo. En el mundo de las aplicaciones, la situación es idéntica. Si nuestro trabajo no sirve para algo importante, nadie estará dispuesto a pagar.

En algunas ocasiones, los negocios se originan por la frustración personal del fundador que, cansado de no encontrar lo que busca, acaba creando una empresa para solventar esa carencia. Así pasó con, por ejemplo, con algún OPV y con la propia Google. En estos, y otros muchos casos el éxito acompañó a la frustración de sus creadores. Pero el camino por el que se llegue a esa aplicación adecuada y válida es lo de menos. Lo que no se puede olvidar es que una app que no tiene ningún valor intrínseco y diferenciador en su interior, jamás debería ver la luz.

 

– Uno solo no puede lograrlo.
La expresión el cementerio está lleno de valientes explica con claridad lo que se quiere decir. En el mundo de las aplicaciones, los casos en los que uno solo ha sido capaz de desarrollar, promocionar y comercializar un software es nulo. Y esto es así porque nadie es capaz de abarcar todo lo que conlleva crear una startup desde cero y triunfar con sus productos. Por tanto, encontrarse con un único fundador en una compañía que desarrolla apps es muy complicado. Es mucho mejor repartir el riesgo y compartir conocimientos, rodeándose de talento complementario, para poder aspirar al éxito.

 

– Introducir mejoras al producto de un competidor.
Pongamos el ejemplo de WhatsApp. Alrededor del software más descargado de la historia existe un sinfín de desarrollos complementarios, que mejoran alguna de las carencias que tiene la aplicación madre. ¿Ha escuchado alguna vez el nombre de alguna de estas apps? ¿Tiene alguna descargada en su smartphone? Imaginamos que la respuesta a ambas preguntas habrá sido negativa. Lo cual explica a la perfección que con las mejoras a lo existente no se va a ningún sitio en los mercados de Apple y Google. Se necesita algo disruptivo para cambiar los hábitos de la gente, que llevan meses y años utilizando un software que, aunque no es perfecto, cumple los objetivos principales.

El mejor caso de irrupción en un mercado que rompió moldes fue el de Google. Su éxito no se basaba en que complementaba a los otros 13 motores de búsqueda que existían por aquel entonces, sino que definió una nueva forma de buscar en Internet. Por eso funcionó. Si hubiera sido una versión mejorada de Altavista, nadie sabría de su existencia.

 

– No saber comunicar los beneficios del producto
Quizá usted haya sido capaz de crear un producto rompedor. Pero si no es capaz de explicar sus virtudes en menos de 10 palabras de manera que hasta su abuela sea capaz de entenderlo, mejor que lo olvide. Nadie va a perder más de cinco segundos en descubrir los beneficios de un software que navega entre millones. Por tanto, es vital poder transmitir la importancia de un producto en  una única expresión. De esa forma se capta al consumidor. Un buen ejemplo lo encontramos en Instagram. El lema “captura y comparte momentos importantes” es simple y claro, define a la perfección las claves del desarrollo. De esa forma conecta con el usuario potencial a nivel emocional, generando entusiasmo y curiosidad. Algo vital para cualquier empresa que tenga en el campo de las aplicaciones su vía de ingresos.

insta

Nuevas herramientas de Instagram para perfeccionar el marketing empresarial

La importancia de Instagram como herramienta para el marketing empresarial no para de crecer como ya hemos contado en alguna ocasión en este blog.  Las muestras de ello se multiplican.  Según los últimos datos de eMarketer a principios de 2014 la audiencia ya supera los 200 millones de usuarios al mes. La mayoría de ellos, el 69%, pertenece a la llamada generación X, entre 18 y 44 años.  Además, la consultora pronostica que en 2016, la proporción de género llegará al 45% de hombres frente al 55% de féminas.

Con estos datos, en Facebook, propietaria de Instagram desde hace algo más de dos años, tienen claro que su poder como plataforma de marketing empresarial es indudable. Por eso este verano ha lanzado una nueva tanta de herramientas para facilitar esa labor: Account insights, Ad insights, and Ad staging.

En su anuncio, Instagram aseguró que estas tres herramientas “responden a la demanda de las marcas de disponer de más información sobre cómo interactúan sus usuarios”. Las tres estarán incluidas en un mismo tablero de mandos y con ellas las empresas tendrán información sobre:

–  Cómo reaccionan sus usuarios a los contenidos publicados. Accont Insights permitirá ver cómo están aumentando la imagen de marca a través impresiones, alcance e implicación.

– Ad insights, por su parte, mostrará el rendimiento de las campañas de marca pagadas con Analytics (impresiones, alcance y frecuencia) para cada anuncio y público objetivo.

-Ad staging permitirá a los anunciantes y sus equipos creativos previsualizar, guardar, y colaborar en publicidad creativa para las próximas campañas.

Pero que nadie se engañe. Estas herramientas no van a convertir su cuenta de Instagram en un éxito de la noche a la mañana. Sólo confirmarán si su estrategia de marketing en esta red social es o no adecuada. Y para que eso sea así, conviene no olvidar algunos consejos básicos, como:

 

Presentarse. Sí, parece un consejo estúpido. Pero todavía hay multitud de perfiles en Instagram, y en el resto de redes sociales, en los que las empresas solo ponen su nombre. Ese es un lujo que se puede permitir CocaCola y pocas más. Por muy ‘conocida’ que sea la empresa una explicación para ‘despistados’ es útil y, sobre todo genera confianza.

 

Apostar por el contexto. En Instagram hay que subir fotos. Vale. Pero lo que no vale para hacer marketing es subir cualquier foto.  Tan importante es el producto o servicio que se quiere vender como el lugar donde consumirlo o disfrutarlo. Por eso, una buena imagen de marca en Instagram es la que refleja el ambiente en el que se puede disfrutar aquello que se quiere vender. Por ejemplo, la imagen de un helado es suculenta, pero si de fondo se ve la playa, la sensación de placer es mucho más profunda.

Controlar la cadencia de publicación. No saturar es clave. Esta recomendación sirve para cualquier red social, pero si cabe es más necesaria en Instagram donde el timeline del usuario no tiene la cadencia frenética de Twitter ni la variedad de Facebook. En Instagram las repeticiones saturan más.

Hágase amigo de los collages de imágenes. Ayudan a contar historias en poco espacio y quedan estéticamente muy atractivos.  Un dato para reforzar esta idea: a principios de 2014, los neurocientíficos del MIT encontraron que el cerebro puede reconocer imágenes vistas por sólo 13 milésimas de segundo y que procesa las imágenes 60.000 veces más rápido que un texto. Aproveche esta ventaja física para seducir con imágenes a sus clientes.

Venda sin que se note que está vendiendo. En Instagram, como en el resto de redes sociales, tampoco gusta la sensación de que una marca quiere vender. Así que toca apostar por la sutileza. Su timeline debe aportar imágenes que generen la necesidad de sus productos.

Nuevos usos. ¿Qué tal si le propone a sus seguidores una forma novedosa de usar sus productos? Es muy probable que eso les llame la atención. Haga el esfuerzo imaginativo y tendrá su recompensa.

Novedades. Y por supuesto, ofrezca primicias. Nada gusta más a los usuarios de redes sociales que la sensación de enterarse de las cosas antes que otros. Si mientras está desarrollando un nuevo producto o está pensando en una nueva campaña comparte algunos detalles en esta red es muy probable que se gane la confianza de sus seguidores para siempre.

redes

Flickr, Instagram, Pinterest… ¿Cuál elegir?

A nadie se le escapa que en el mundo de Internet las imágenes suelen llamar más la atención que los textos. Quizá por ello las redes sociales basadas en instantáneas han crecido hasta el punto de suponer una seria competencia para las más tradicionales. Buena prueba del auge de lo visual es que hasta Twitter ha cambiado su diseño para dar cada vez mayor importancia a las fotos.

 

Como en el caso de Facebook y sus hermanas de promoción, el mundo social de las imágenes también puede ser un buen lugar para desarrollar contenidos que ayuden a promocionar cualquier producto o servicio o, también, ayudar a mejorar el conocimiento de la empresa. El problema consiste en descubrir cuál es la mejor opción para dar a conocer una pyme. En este post vamos a analizar los pros y los contras de las tres grandes (Flickr, Instagram y  Pinterest) para llegar a una conclusión definitiva.

 

Empezaremos por Flickr. Esta red social es, sin duda, la más antigua de las que vamos analizar. Entre sus ventajas se puede destacar que en España cuenta con más de dos millones de usuarios. Otro punto a favor serían las herramientas de las que dispone para tratar las imágenes, muy superiores a las de sus hermanas. El mayor problema es que sus virtudes terminan aquí. Sus carencias, en cambio, son demasiadas. Para empezar, su crecimiento a nivel mundial se ha estancado. Por otro lado, las posibilidades sociales de la misma son bastante reducidas, ya que no fue concebida como tal en su creación, y eso se nota. En cuanto a la capacidad de viralización, más carencias. Y tampoco puede hacer frente a sus dos rivales en el tema de la organización de las imágenes. En definitiva: Flickr es una buena opción para los fotógrafos y el resto de personas que estén relacionadas de forma profesional con este mundillo. Pero suspende sin paliativos a la hora de ayudar a una pyme. Por tanto, se trata de la peor opción de las que aquí les presentamos.

 

Instagram es un caso diferente a Flickr. Lo primero que se debe tener en cuenta es que estamos ante una herramienta ideada para ser la red social de referencia en el mundo de las imágenes, lo que la dota de enormes facilidades en caso de querer compartir una instantánea con el resto de los seguidores. También tiene la opción de mejorar las imágenes con filtros, marcos y colores. Aunque sus posibilidades en este sentido se quedan muy lejos de las que ofrece Flickr. Otra característica que habla bien de Instagram es que está concebida para los dispositivos móviles, que son los que los internautas más virales utilizan con mayor asiduidad. Todo ello ha llevado a que estemos ante un monstruo con más de 150 millones de usuarios (más de dos millones en España), lo que supone un acicate más a la hora de decantarse por su utilización.

Pasemos ahora a sus carencias. La más importante es la dificultad de organizar las imágenes dentro de un perfil determinado. El proceso de crear carpetas donde dividarlas por categorías es muy complicado. No digamos si nuestra intención es crear un catálogo. En esos casos, Instagram no es la opción. En cambio, si la intención es colgar fotos o ilustraciones que quieran profundizar sobre un mismo tema -como podría ser la imagen de la empresa- estamos ante la solución indicada. Instagram es perfecta para trabajar los valores de marca a través de las instantáneas, lo que ha llevado a grandes nombres como Red Bull o National Geographic a apostar por esta aplicación para mejorar el conocimiento que los internautas tenía de las mismas. En definitiva, estamos ante la opción predilecta de las grandes firmas a la hora de buscar la promoción social visual. Pero si nuestro negocio es una pyme, o queremos promocionar nuestros productos en concreto más que el global de la compañía, quizá la mejor opción la encontremos en el siguiente párrafo.

 

Nos referimos Pinterest, la benjamina de las herramientas analizadas. Su juventud es quizá una de sus mayores carencias lo que origina que su número de usuarios esté a años luz de Instagram (70 millones frente a 150). Además, Pinterest es muy fuerte en los países anglosajones y menos en los latinos lo que origina que el número de usuarios en España solo sea de medio millón de personas. A pesar de ello, estamos ante la red social que más crece en proporción, lo que la convertirá en imprescindible en muy poco tiempo. Su espectacular incremento se debe principalmente a que estamos ante la herramienta más sencilla de utilizar. Su interfaz es más simple que el de sus hermanas de comparativa. Otra gran ventaja que juega en su favor es que desde sus orígenes se creó como una red social. Algo que se nota en las enormes posibilidades de viralización.  ¿Ejemplos? Hastags, etiquetas y el botón Repin, que da la opción de compartir inmediatamente un contenido al estilo de Twitter.

El otro punto fuerte, el que la convierte en ganadora, es la catalogación. En Pinterest resulta muy sencillo dividir las imágenes por categorías lo que es fundamental si la idea es subir fotos de campos diferentes. Todo ello provoca que Pinterest sea la red social que más tiempo utilizan sus usuarios, por encima de Facebook o Twitter, lo que la convierte en la herramienta idónea para promocionar una pequeña empresa. También es la indicada para colgar catálogos por su sencillez de uso. Algo que no ha pasado inadvertido para grandes marcas como Mango o Desigual que presentan sus colecciones en Pinterest con bastante asiduidad.

 

La conclusión es evidente. Flickr se queda para los profesionales de la imagen, como un perfecto complemento a un curriculum. Instagram es perfecta para promocionar una marca, lo que convierte en la ganadora para las grandes firmas. Pinterest, en cambio, es nuestra mejor opción para dar a conocer una pequeña empresa y, sobre todo, para promocionar productos o servicios. Eso sí, la elección final es cosa de cada emprendedor.

insta

Aproveche Instagram como herramienta de marketing

Hasta hace relativamente poco Instagram era vista como la red social donde la gente compartía sus fotos. Pero en Estados Unidos, su valor va mucho más allá del mero entretenimiento de los usuarios. De hecho, empresas como Ben & Jerry’s o General Electric han encontrado en esta red social para smartphones una plataforma ideal para llevar a cabo un marketing diferente. Para aprovechar esta circunstancia, la propia Instagram desarrolló un blog específico (http://business.instagram.com/blog/) en el que explica las principales novedades que las empresas cuelgan en su red.
Al igual que están haciendo en Estados Unidos, los emprendedores españoles también pueden aprovecharse de esta nueva vía de publicidad gratuita todavía desconocida para la mayoría de los hombres de negocios, tanto de las grandes como de las pequeñas empresas. Pero tener impacto en nuestras publicaciones en Instagram no es fácil aunque estos sencillos consejos pueden ayudar.

– No quedarse en la superficie. Utilizar la herramienta para colgar la imagen del presidente o del producto que todo el mundo conoce no sirve para nada. Lo mejor es subir instantáneas que muestren la empresa en toda su profundidad.

– Escaparate tecnológico. A cualquier empresa le encantaría poder contar el esfuerzo y la tecnología que se esconde detrás de cada producto o servicio que presente. Pero siempre se encuentran con la dificultad de darlo a conocer. Pues bien, Instagram elimina esa barrera ya que es un escaparate perfecto para mostrar los esfuerzos en I+D. El mejor ejemplo es General Electric que utiliza esta red social, adquirida por Facebook en 2012, para enseñar al mundo sus maravillas en innovación.

– Red social. Nunca se debe olvidar que estamos en una red social y que el objetivo es conseguir que los internautas compartan nuestros contenidos. Por este motivo, conviene pensar en lo que realmente interesa a la gente antes de subir a Internet cualquier imagen sin sentido.

– Diga la verdad. Si su marca desprende sencillez no se le ocurra utilizar Instagram para enfatizar lo contrario. Si lo hace lo único que creará es confusión y no se podrá beneficiar del marketing gratuito (como medio) de esta red social.

¿Cómo debe ser la imagen que debo subir?
Una vez vistas las claves generales que se esconden en esta aplicación para convertirla en una opción aprovechable de publicidad, pasamos a la imagen en sí misma.

Aunque ya tiene sus años, no hay que olvidar que para la mayoría estamos ante una herramienta novedosa. Para ello antes de hacer nada es necesario preguntarse, qué debe tener mi instantánea para ser “líquida”, esto es, para que los usuarios decidan compartirla. La consultora Curalate nos ha hecho el trabajo y se ha encargado de estudiar más de ocho millones de imágenes de Instagram para encontrar las características que definen el éxito. Las principales conclusiones son las que contamos a continuación.

– Las imágenes luminosas generan un 24% más de me gusta que las oscuras.
– Tener por detrás de la instantánea un espacio de fondo libre ayuda un 29% al éxito.
– Las fotos en las que el azul es el color dominante ayudan otro 24% a que los internautas las compartan. En el otro lado de la baraja tenemos el rojo, que parece ser el color que no se debe utilizar como predominante.
– El uso de un solo color dominante es mucho más atractivo (17%) que la amalgama que suelen tener muchas fotos.
– La baja saturación en las imágenes también es bien valorada por los usuarios (18% más de me gusta).
– La utilización de texturas en las instantáneas ayudan un 79% más a que lo que subamos en la red social sea más compartido y seguido.
Poner caretos y no la típica sonrisa también es beneficioso de cara a promocionar la imagen, aunque en este caso el porcentaje de incremento se queda en poco más del 1% con respecto a la cara habitual.

Una vez vistas las claves que explican el éxito de Instagram desde el punto de vista del marketing empresarial ya solo queda ponerse a ello y aprovecharse. Sea uno de los primeros emprendedores que lo haga. No deje pasar esta oportunidad. Hay más de 150 millones de personas que están esperando sus novedades.

pez

¿Cómo lograr que las grandes empresas se interesen por mi negocio?

Empecemos por una verdad irrefutable. Está claro que cuando inicia una aventura empresarial, en la mente de todo emprendedor no cabe la idea de desprenderse de su negocio al cabo de cuatro o cinco años. Y más si las cosas transcurren según el plan de negocio previsto. Ahora bien. A nadie le amarga un dulce y a pesar de que en su fuero interno se reniegue de esa idea, muchos caen en la tentación de ser devorados por un tiburón. Eso ocurre especialmente en el mundo tecnológico, donde los casos de pequeños David comidos por Goliat están a la orden del día.

Algunos de los más sonados los ha protagonizado Google, con compras como las de YouTube (1.650 millones de dólares) o DoubleClick (3.100 millones). También se puede contar el caso de eBay, que se dejó más de 1.000 millones para quedarse con los servicios de Paypal. ¿Más ejemplos? Tumblr, comprada por Yahoo (1.100 millones), Instagram, ahora de Facebook por más de 1.000 millones de dólares… La lista es interminable. Y al contrario de lo que se suele pensar, esta política de hacerse con el pequeño rival, que puede ser molesto en el futuro, también se da en España, Si no, que se lo digan a Tuenti, que se dejó llevar por el cheque de 80 millones de euros firmado por Telefónica.

Como se puede ver, los grandes tienen muy en cuenta los pequeños negocios. Bueno, lo que realmente les tienen es miedo, ya que en su fuero interno saben que lo único que les puede hacer sombra es una idea milagrosa que surge en un garaje o en un piso de estudiantes. Pero, ¿cómo conseguir que un monstruo de tales dimensiones se fije en una pyme española? Para conseguirlo nada mejor que seguir estos pequeños consejos, y quizá usted pueda convertirse en el próximo Tuenti.

– Asegúrese de ser atractivo. Nada de uno más. Cuando uno quiere estar presente en el escaparate empresarial debe tener un producto o servicio por el que los clientes clamen. Debe ser una fuerza disruptiva del mercado. El único capaz de tener algo, aunque sea a pequeña escala, que los demás no poseen.

 

– Ofrezca el mejor servicio. Para ser alguien no basta con tener la idea. También hay que ofrecer el servicio. Y éste debe ser de primera calidad. De esa forma los consumidores se convertirán en clientes a largo plazo y su empresa será capaz de generar ingresos de forma regular.

– Tenga un proceso de producción ágil. Si quiere que alguien se fije en usted no debe olvidar disponer de un producto o servicio que sea sencillo para integrarse en otra estructura empresarial diferente. No ponga barreras ni trabas y disponga de un proceso de producción flexible, que le permita ser parte de cualquier compañía.

– Retenga el talento. Una de las principales razones que llevan a las grandes firmas a adquirir pequeños negocios es el talento. Así que haga un esfuerzo mientras pueda por retener a ese pequeño genio que sabe que forma parte de su plantilla. Su presencia será fundamental para despertar el interés de los posibles compradores.

– Cuidado con las cuentas. Todo lo bueno que usted puede tener (producto, servicio, producción, talento….) puede quedarse en nada si su empresa no tiene unas cifras responsables, y que no sonrojen a cualquier responsable financiero que se le ocurra mirarlas. Así que no deje este farragoso asunto en manos de otros, métase hasta el fondo para intentar ofrecer los mejores números posibles. Y si su empresa ya gana dinero, mucho mejor. Será lo primero que miren los tiburones empresariales.

ipad

Adapta tu web a los dispositivos móviles, es la última oportunidad

¿Te puedes imaginar una empresa exportadora sin página web? Parece una aberración inconcebible a estas alturas del siglo XXI, ¿verdad? Pues si hasta ahora era imposible lanzarse a exportar sin tener una buena página de presentación online, ahora lo inminente es adaptar esa web a los dispositivos que el público potencial utiliza para verla, es decir, los smartphones o las tabletas, ya que el ordenador cada día pierde peso frente a estos dispositivos móviles.

¿Se ha parado en alguna ocasión a comprobar cómo se ve su web en la pantalla de un móvil o en una tableta? Si nunca lo ha hecho el susto puede ser mayúsculo. Efectivamente, nada está donde debería estar. Google tiene una web en la que consultar cómo está adaptada una página a los dispositivos móviles que ayuda a conocer los cambios necesarios para adaptarse a estos dispositivos.

Y es que, según los datos manejados por el rey de los buscadores en Internet, durante 2012 el número de búsquedas en Google desde un dispositivo móvil ha superado a las búsquedas desde un PC (ya sea portátil o de sobre mesa). Además, Paul Feng (director de Productos de Publicidad Móvil de Google) contaba, en una entrevista realizada a finales de 2012, que el 70% de las búsquedas a través de móvil tenía “un objetivo de cumplimiento de una hora”. Es decir que se buscan bienes o servicios en los que el consumidor está interesado en comprar casi en el momento de la búsqueda: desde restaurantes, a electrónica de consumo o automóviles. Una de las grandes expertas en Internet, Elena Gómez del Pozuelo (@gomezdelpozuelo)   comentaba en una entrevista en El País que el sector de comercio electrónico está en “plena expansión”.  “De entrada, porque en España el 65% de la población es internauta, mientras en el Reino Unido, por ejemplo, llega al 80%. ¡Imagina lo que queda por recorrer!”, aseguraba. Ante ese crecimiento, ¿se puede una empresa perder la oportunidad de conseguir clientes por el hecho que su web no se vea bien en el móvil?

La respuesta parece fuera de dudas, pero es que hay más. Otro elemento muy importante por el que la web de una empresa debe estar adaptada a los dispositivos móviles es la geolocalización. Una variable cada vez más importante para el marketing, ya que permite enviar cupones descuento o desarrollar campañas diferentes en función del lugar del mundo en que se encuentra el cliente que visita la web.  Además, Google ha insinuado (nunca es muy transparente en su política de posicionamiento de búsquedas) que un contenido geolocalizado ‘puede’ tener un mejor tratamiento en su motor de búsquedas. Aviso a navegantes (nunca mejor dicho).

Después de leer todo esto, parece claro que argumentos sobran para ponerse manos a la actualización. Y para conseguirlo, además de contratar a un experto en el denominado responsive desing, conviene tener en cuenta algunas claves. En este enlace puedes consultar cuales son las nuevas tendencias de diseño web para 2013, pero hay algunas que no debes olvidar.

Destierra para siempre la sofisticación del Flash. Sí, esos espectaculares efectos que un día te dijeron que hacían muy moderna tu página, bueno pues tienen ‘el fallo’ que no se ven en los dispositivos de Apple. Además, por si no lo sabes, los expertos del comercio electrónico aseguran que los usuarios de un dispositivo Apple son mucho más proclives a comprar que los de Android. ¿A que no te los quieres perder?

Analiza tu audiencia. Para saber cuántos clientes puedes estar perdiendo será interesante que antes de modificar nada analices las estadísticas de tu página. ¿Cuántas visitas llegan desde móviles? ¿Está dispuesto a que todas esas sean incapaces de encontrar lo que buscan sólo por un problema de diseño?

Apuesta por la calidad. Una vez metido en la faena de modificar el diseño, la cicatería debería quedar aparcada cuando se trata de imágenes. Nada de dibujos cutres prediseñados en Windows o imágenes robadas de otras web sin calidad suficiente. Estamos en el mundo de la imagen, los usuarios se dejan conquistar por la foto más increíble y la cuelgan un sus muros de Instagram o Pinterest y lo mismo ocurre con los vídeos. Dejar pasar esas oportunidades, y la posible viralización de tus contenidos puede implicar perder una venta en algún lugar del mundo que tal vez, ahora, ni siquiera es posible imaginar.