Entradas

PREMIO LA CAIXA

La Caixa convoca la 6ª edición del Premio Emprendedor XXI

Se abre la veda. El Premio Emprendedor XXI arranca su sexta edición hoy mismo, 20 de marzo, para ofrecer a pymes jóvenes y emprendedores la posibilidad de hacerse con el respaldo económico que necesitan para impulsar sus proyectos. Nada menos que 100.000 euros para el premio principal, que ganará la empresa “más innovadora de España”.

Además de este suculento galardón, otros 41 empresarios se pueden beneficiar del programa impulsado por La Caixa, la Empresa de Innovación pública (Enisa) y otras 40 entidades más. Y es que, además de premio económico, el Premio Emprendedor XXI ofrece apoyo formativo con la posibilidad de asistir a clases en las escuelas de negocio más importantes del mundo e incluso colaborar con proyectos tecnológicos en el afamado Silicon Valley californiano.

¿Quién puede participar?

En esta ocasión, pueden participar dos categorías de empresarios: emprendedores en fases iniciales (para optar por el premio “Emprendes XXI”) y empresas consolidadas que tangan más de dos años de vida y gran potencial de crecimiento (para hacerse con el galardón “Creces XXI”).

¿Qué hay que hacer para participar?

En el caso de Emprendes XXI, las empresas que deseen participar tendrán hasta el 9 de mayo para presentar un plan de negocio que demuestre la motivación del emprendedor y su capacidad para avanzar durante las primeras fases de su aventura empresarial.

Este premio consta de una primera vuelta autonómica en la que se anunciará el nombre de los 17 ganadores (en mayo-junio), quienes obtendrán un premio de 5.000 euros y la participación en dos experiencias de formación y “networking” internacional: la asistencia al curso Ignite Fast Track, impartido por la Universidad de Cambridge, y el puente tecnológico a Silicon Valley, donde podrán conocer de primera mano algunas de las empresas líderes mundiales en innovación.

Además, estas 17 empresas seleccionadas en la fase autonómica competirán por el galardón estatal, dotado con 20.000 euros, que se dará a conocer en octubre en la gala oficial de entrega de las dos categorías del Premio Emprendedor XXI.

Por otra parte, Crece sXXI propone a las empresas interesadas presentar hasta el 30 de mayo información sobre su trayectoria empresarial, sus resultados, un ambicioso plan de crecimiento y un equipo con alta capacidad de gestión para aplicarlo y ejecutarlo.

En este caso, la elección del ganador cuenta con una única vuelta estatal. Para elegir a la empresa más innovadora se realizará una preselección de 25 compañías que serán premiadas con una beca para el Executive Growth Program, curso diseñado e impartido adhoc por IESE y ESADE para empresas en crecimiento. Entre las 25 citadas, 6 serán finalistas y optarán a los premios económicos de mayor dotación: 100.000 euros para el ganador, 40.000 euros para el segundo clasificado y 25.000 para el tercero. El fallo del premio está previsto para octubre de 2012.

Novedad: un premio para empresas con mayor impacto social

Una de las principales novedades de la edición 2012 del Premio Emprendedor XXI tiene que ver con el programa de obra social de La Caixa. En este sentido, la entidad financiera catalana otorgará dos accésits (uno de 5.000 euros para la categoría de Emprendes XXI y otro de 25.000 euros para Creces XXI) con el objetivo de reconocer el trabajo de empresas innovadoras que además generan un impacto positivo en la sociedad y/o aportan soluciones rentables y sostenibles a un problema social concreto.

Los premiados en esta categoría se elegirán entre los 17 ganadores autonómicos (en el caso de Emprendes XXI) y entre los 25 seleccionados que participarán en el Executive Growth Program (en el caso de CrecesXXI).

wayra-300x280

Financiación y asesoramiento para “tecno-emprendedores”

En estos tiempos toca reinventarse para salir del agujero. Innovar y emprender son parte de la receta para que la economía española vuelva a crecer y si hay un sector en el que ambas palabras tienen verdadero peso es, sin duda, el tecnológico. En la actual coyuntura los “tecno-emprendedores” tampoco lo tienen fácil. Encontrar financiación para nuevos proyectos no es sencillo y es el primer escollo en el camino hacia el éxito.

Ante esta situación, dos grandes empresas como son La Caixa y Telefónica han puesto en marcha programas que incluyen líneas de financiación para emprendedores con proyectos relacionados con el mundo de la tecnología.

En el caso de Telefónica, su intención de importar el espíritu de Sillicon Valley a España le ha llevado a crear Wayra, un programa para que los “tecno-emprendedores” encuentren asesoramiento y financiación para lanzar sus proyectos. Las ayudas a las que se podrán optar variarán entre los 30.000 y los 70.000 euros, un buen empujón para arrancar.

Wayra organiza varias veces al año convocatorias para elegir las ideas o empresas más interesantes que, estando todavía en la fase inicial, puedan ser atractivas para los capitales riesgo. En este momento, Wayra tiene seleccionadas 20 Start- up, 10 de ellas en Madrid y otras 10 en Barcelona.

La Caixa también quiere apostar por este modelo de apoyo a jóvenes empresas, que podrán beneficiarse del acceso a financiación con su gestora de capital riesgo Caixa Capital Risc y de asesoramiento por parte de expertos de la casa. A cada proyecto se le asignarán 50.000 euros e incluso La Caixa también se reserva la opción de entrar directamente en el capital de las Start-up más interesantes.

En resumen, si eres un joven (o no tan joven) emprendedor tecnológico y andas a la búsqueda y captura de financicación, no dejes de estudiar la participación en cualquiera de estos programas para encontrar las ayudas y el asesoramiento necesitas y que pueden marcar la diferencia entre un proyecto que nunca ve la luz y una start-up con éxito

GoesHome_Logo

GOES: la historia de éxito de una empresa familiar que supo “cambiar de piel”

La economía española está sobrada de ejemplos en los que un relevo generacional implica la muerte de un prometedor negocio familiar. Por fortuna, también contamos con casos de todo lo contrario. Uno de los más curiosos es el de la peletería catalana GOES. Fundada por el emprendedor José Gómez Benet en 1971, en un pequeño taller de la calle Muntaner de Barcelona, la empresa centró sus primeros años en el negocio de la piel tradicional, los abrigos y chaquetones de piel que solo se vendían a tiendas mayoristas. Las cosas marchaban bien, ya que aquellos eran los tiempos en los que la máxima ilusión del hombre era comprar un coche, y la de la mujer, tener un abrigo de visón que lucía con orgullo en noches de gala o en eventos culturales.

Reinventarse o morir
Pero los tiempos cambian. Entre la mala fama creada por los ecologistas en su guerra constante contra el uso de la piel de los animales, y el cambio de tendencias en la juventud, los peleteros de toda la vida se quedaban más anticuados que los protagonistas de la serie Cuéntame. La nueva clientela huía hacía tiendas de moda más asequibles, y a los peleteros de toda la vida solo les quedaban dos opciones: reinventarse o morir. Por fortuna para GOES, José Gómez no se aferró al sillón presidencial y encontró la solución para la continuidad de la empresa en su propia familia. En concreto, en su hija Yolanda Gómez, que asumió la dirección general del negocio familiar en 2003. En menos de diez años, la segunda generación de la compañía barcelonesa ha transformado el negocio familiar.

De aquella peletería clásica en decadencia queda muy poco. Ahora estamos ante un negocio que factura 13 millones de euros y que se ha internacionalizado, vendiendo sus colecciones en otros países, como Andorra, Francia, Alemania, Bélgica, Rusia y México. GOES también ha descentralizado el negocio y ahora cuenta con talleres propios en países como Grecia, Turquía, India, China y, por supuesto, España.

Pero la buena marcha de la empresa no hubiera sido posible si Yolanda Gómez no hubiera tomado en 2003 la dura decisión de convertir una peletería tradicional en una empresa de moda en piel dentro del sector textil. Así, de vender a mayoristas, GOES ha pasado a contar como clientes a firmas como Inditex, Mango, Carolina Herrera, Bimba y Lola, Loewe y Pedro del Hierro, entre otras.

De puntillas por la crisis
Gracias a este cambio, la peletera cuenta ahora con dos grandes ventajas. La primera es la pasar de puntillas por la crisis, ya que sus clientes siguen abriendo puntos de venta en España y en el extranjero. Y la segunda, la democratización de la piel, acercándola a las nuevas generaciones, que quizá no acepten un abrigo de visón de los de antes, pero que sí toleran un adorno de piel en la cazadora que compran en el Zara de turno.

Por si esto no fuera suficiente, GOES también ha diversificado las colecciones, lanzando la línea llamada Yogo, exclusiva para jóvenes, y Goes Home, de decoración. El resultado de todas estas iniciativas es la transformación de una empresa decadente en un negocio que goza de buena salud y que, además, no olvida sus raíces, ya que la compañía familiar sigue fabricando la marca de peletería fina, Goes a la espera de que la moda de la piel de alto standing regrese.

minijuegos33

Minijuegos: un hobby convertido en multinacional

En 2003, un joven diseñador gráfico llamado Pablo Cenalmor tenía una afición a la que dedicaba sus ratos libres. Su hobby consistía en diseñar y construir una página web a la que bautizó como Minijuegos. En ella, Pablo publicaba pequeños juegos gratuitos creados por diversos desarrolladores con la única aspiración de proporcionar a los internautas un rato de ocio fácil. “En aquella época no existía ninguna página similar en España. Había sitios con secciones de juegos. Pero nada tan específico como Minijuegos”, explica Cenalmor.

Aunque desde el primer momento la página empezó a recibir un importante volumen de tráfico, su fundador continuaba manteniéndola en sus ratos libres, pensando que seguiría siendo un pequeño hobby. Se equivocó. “En 2008 me di cuenta de que el proyecto se había hecho grande y que podía convertirse en un negocio”, añade Cenalmor. Para desarrollar la idea de empresa, fichó a Oscar Moreno y entre ambos empezaron a dar los primeros pasos de lo que hoy es la referencia en el sector de juegos online gratuitos en castellano. “En la actualidad contamos con más de 20 empleados, la página tiene 12 millones de usuarios únicos, cuenta con 12.000 juegos y 180 millones de impresiones al mes”, añade Moreno. Por si estos datos no fueran suficientes, Minijuegos también se ha permitido el lujo de traspasar fronteras en época de crisis. “Acabamos de abrir en Italia, y en breve saltaremos a Brasil y Portugal”, asegura Moreno.

Para ganarse al público extranjero, Minijuegos no cambiará nada de lo que para muchos es la clave de su éxito: “Juegos fáciles y sencillos que no ofendan a nadie y que tengan una duración de entre cinco y veinte minutos”, explica Cenalmor.

Los superventas

Con esta premisa en la que prima la sencillez, Minijuegos cuenta con títulos millonarios, como el billar, con más de 191 millones de partidas jugadas, el Ping Pong con más de 85 millones o el Pacman con 37 millones. “El 38% de nuestros usuarios son chicas por lo que también tienen juegos para ellas. Y de España ya solo provienen el 40% de las visitas”, dice orgulloso Moreno.

Ya. Pero, una cosas son las visitas y otra muy diferente el negocio. Así que la pregunta del millón solo puede ser la que sigue: ¿cómo puede ser rentable algo que no cuesta un euro? “Tenemos dos modelos para obtener ingresos. El primero es mediante la publicidad, que nunca es intrusiva, ya que solo aparece mientras se carga el juego. El otro sistema está basado en algunos juegos premium, que también son gratis, pero que si pagas una pequeña cantidad tienes más ventajas a la hora de jugar”, explica Moreno. Este último método es el que utilizan todos los videojuegos sociales que están alojados en Facebook. El ejemplo más popular es Farmville, en el que el usuario se convierte en un granjero. Jugar no cuesta nada, pero si, por ejemplo, se quiere que los animales tengan más salud toca pasar por caja.

En Minijuegos, también hay opciones de este tipo, como el título Dark Orbit, con más de 2,7 millones de partidas jugadas. “Aunque no perdemos nuestra idea inicial de juegos sencillos, con los años nos vamos actualizando. Otro paso que se dará en breve es estar presente en Facebook, donde ya contamos con más de 600.000 seguidores”, explica Cenalmor.

Apuesta por la innovación
Resulta evidente que estos emprendedores no han olvidado que la originalidad ayudó a este hobby a convertirse en una empresa de referencia. Pero ahora toca seguir innovando. La última prueba de ello es la aplicación que permite disfrutar de sus 12.000 juegos en los móviles de última generación. “Cada terminal tiene su propio software, pero con nuestra tecnología detectamos a qué juegos puedes jugar con cada tipo de teléfono”, añaden estos aficionados a los videojuegos que han sabido aprovechar como pocos esta crisis para crecer con su método de ocio gratuito.

Quién se lo iba a decir a Pablo Cenalmor, que todavía añora aquellos tiempos en los que la empresa solo era un hobby, donde las decisiones se tomaban por intuición, o por puro divertimento. Tanto fue así que el nombre de Minijuegos surgió mientras el fundador veía el programa infantil, El Club Megatrix de Antena 3. “En un momento hablaron de un título de la consola Nintendo que contenía cientos de minijuegos. Al escuchar la palabra, me levanté corriendo y comprobé que el dominio no estaba reservado. La verdad es que algunas veces pienso que ojalá todo siguiera siendo un hobby”,concluye Cenalmor con un deje de nostalgia.

pirata

Jamendo: la alternativa a la SGAE “con licencia para compartir”

Tras la publicación de Leyes como la SOPA o la Sinde y el cierre de páginas de descargas, como la ya desaparecida Megaupload, el debate sobre la protección de los derechos de autor y el libre acceso de la población a contenidos culturales está más vivo que nunca. En España, acontecimientos como la imputación de la cúpula de la SGAE, con Teddy Bautista a la cabeza, han deteriorado considerablemente la imagen de las instituciones encargadas de velar por los intereses de los autores.

En este contexto, es más que necesario contar con alternativas más acordes a los tiempos digitales que corren, para proteger los derechos comerciales de las creaciones y los intereses de sus autores.

Entre las propuestas que han surgido en los últimos tiempos destaca una pyme, Jamendo, nacida en Luxemburgo pero con oficinas en España, donde crece a un ritmo vertiginoso.

¿La clave? Compartir bajo licencia Creative Commons

Pero, ¿qué es esto de Jamendo? En palabras de Pierre Gérard, uno de los tres fundadores de esta pyme, “es una plataforma online de música donde cualquiera puede descubrir, escuchar, descargar y compartir miles de canciones. Operamos bajo la licencia “Creative Commons”, también utilizada por sites como Wikipedia, que permite a los artistas definir la forma en que desean publicar y compartir su música”

En otras palabras, lo que hace Jamendo es permitir a los artistas compartir su música en Internet de forma gratuita, pero manteniendo los derechos comerciales, lo que significa que esa música solo se puede utilizar en un contexto no comercial o privado. “Nosotros promocionamos su música y les ayudamos a encontrar clientes para usos comerciales. Luego compartimos directamente con ellos el 50% de los ingresos”, añade Gérard.

La idea surgió en 2004. Los tres fundadores, Pierre Gérard, Laurent Kratz y Sylvain Zimmer, comparten un pasado tecnológico como creadores de algunas empresas de software libre. “Fue ese año cuando nos encontramos con algunos músicos que querían utilizar Internet y las redes P2P, como eMule, para compartir legalmente su música y proteger sus derechos. Nos pareció una gran idea construir un modelo de negocio en torno al uso de licencias libres, Internet y música”, asegura Gérard.

Beneficios de compartir con la “comunidad online”

En Jamendo no se pueden quejar. En la actualidad varios miles de artistas comparten más de 350.000 canciones y obtienen beneficios por el uso comercial de sus creaciones. “No puedo dar cifras exactas, pero en 2011 hemos compartido con nuestros clientes varios cientos de miles de euros”, asegura Gérard. Obviamente, algunos de ellos reciben menos de 100 euros al mes, pero los más populares son capaces de conseguir varios miles de euros al año.

Para maximizar los beneficios de sus artistas, Jamendo se esfuerzo en lograr que sus canciones tengan un lugar en cine, televisión, publicidad, web, vídeos corporativos, cuñas de radio o videojuegos. Así, empresas como Bic, Bosch, Casio, Ford, Orange o Siemens ya han pasado por caja a la hora de aprovechar alguna de las creaciones de los músicos de Jamendo.

Por si eso no fuera suficiente, esta SGAE del siglo XXI ayuda a promocionar la música. “Desde que estoy en Jamendo, mi música atraviesa fronteras. El hecho de publicar mi música bajo licencia Creative Commons hizo que fuera más visible en el mercado, más comercial y conocida que cuando estaba en el circuito clásico compuesto por discográficas, distribuidores y controlada por sociedades que gestionan los derechos de autores. Ahora todos ganamos”, añade el músico español Roger Subirana Mata que, junto a artistas como Miss Cafeína, La Barca de Sua o Jose Travieso, es uno de los artistas españoles más populares en Jamendo.

No cabe duda de que iniciativas como Jamendo señalan que es más interesante buscar fórmulas de negocio exitosas gracias al respeto a “la cultura de Internet”, donde predomina el bajo coste e incluso la economía gratuita, que seguir perdiendo tiempo y recursos en la lucha contra la descargas ilegales. “La piratería es compartir. Por supuesto que es ilegal, pero la gente no quiere robar. Lo que quieren es compartir como lo hicieron con los casettes y los discos en el pasado. Si las grandes discográficas hubieran negociado con Napster en el año 2000 la industria se habría ahorrado muchos dolores de cabeza y se podría haber acabado con los piratas”, sentencia Gérard.

zico

Mark Rampolla, el emprendedor que ha vuelto loca a Coca-Cola

En Atlanta, cuartel general de la todopoderosa Coca-Cola no se lo podían explicar. Cada vez aparecían más famosos en televisión bebiendo algo llamado Zico, que desconocían que existiera. Al momento, los mandamases del líder mundial de bebidas quisieron saber quién estaba detrás de ese envase que volvía locos a jugadores de baloncesto, como Kevin Garnett, modelos como Gisele Bündchen, actores como Kristin Cavallari o Mario López y hasta estrellas de la televisión americana, como Lauren Conrad.

Tras la pertinente investigación, Coca-Cola descubrió que detrás del nombre de Zico se encontraba un voluntario del Cuerpo de la Paz en América Central, llamado Mark Rampolla, un apasionado atleta y alpinista que se enamoró del agua de coco (la base de la bebida), al descubrir la rapidez con la que conseguía refrescarse e hidratarse a pesar del extremo clima tropical. En 2004, Mark Rampolla dejó su carrera profesional para perseguir su sueño de poner a disposición de todos los consumidores las propiedades refrescantes y los beneficios del agua de coco, y fundó la compañía Zico, que estableció su sede central en Hermosa Beach (California, Estados Unidos). “Al principio, el gran problema que tuve fue de índole educativo. El concepto del coco es visto como algo malo, que es grasiento y no es saludable. Pero esto no es leche de coco. El agua de coco proviene de los cocos verdes, mientras que la leche lo hace de los maduros. Esto la convierte en saludable”, explica Rampolla.

Márketing de guerrilla
El invento tuvo éxito. Y sólo cinco años después, Rampolla convenció de las excelencias de Zico a Coca-Cola, que adquirió el 20% de las acciones de la empresa por 15 millones de dólares. “Pero nos dejan manejar todo como siempre lo hemos hecho. Aprovechamos los recursos de Coca-Cola, pero seguimos nuestra propia estrategia”, matiza Rampolla.

Una de las claves de esa estrategia es enfocar Zico como una bebida para deportistas. Por tanto, no se puede encontrar en cualquier sitio, sino que cuenta con una distribución limitada a establecimientos deportivos y algunos supermercados premium. “Tampoco hacemos campañas de publicidad masivas en televisión. Prefiero el márketing de guerrilla, el informal, donde el consumidor se va enterando de los beneficios del producto por otros amigos, que lo comentan en redes sociales como Facebook o Twitter”, insiste Rampolla.

¿Resultado? “En la actualidad, el 90% de nuestras ventas provienen de Estados Unidos y en el último ejercicio alcanzamos los 100 millones de dólares, que es un nivel importante”, explica Rampolla. Lejos de conformarse, este empresario cree que la marca llegará a valer más de 1.000 millones de dólares dentro de unos años.

Para conseguirlo, Zico ha emprendido la conquista del Viejo Continente. Así, la bebida ya se puede encontrar en establecimientos especializados de Londres, París y, desde hace pocos días, Barcelona. “Poco a poco lo iremos extendiendo por España”, asegura Rampolla que, al igual que Coca-Cola, no teme que Zico choque con Aquarius, la marca para deportistas del gigante de Atlanta. “Son dos cosas diferentes. Nosotros posicionamos los beneficios del agua de coco, 100% natural y beneficiosa para la salud. No se trata de un producto elaborado”, concluye Rampolla.

Pasc

Cinco pasos básicos para que mi empresa triunfe en las redes sociales

En la actualidad, casi todas las grandes empresas y un buen porcentaje de pymes tienen presencia en las redes sociales. En concreto, y según un análisis del portal empresarial Tianvi, más del 69% de los negocios tiene perfil en redes sociales, fundamentalmente en Facebook (89%) y Twitter (32%). Pero estar presentes no implica aprovechar el potencial de Internet para dar a conocer la empresas y sus productos. Muy al contrario, muchos empresarios se conforman con estar. Por desgracia, eso no es suficiente. “El problema de las empresas y su posicionamiento en las redes radica en que crean un perfil pero no lo alimentan”, añade Víctor Medina, director de Tianvi.

Para lograr que la apuesta de nuestra empresa en las redes sociales sea ganadora es necesario seguir estas cinco sencillas directrices, que podríamos bautizar como “las cinco ces”: continuidad, comunidad, contenidos, constancia y comunicación.

1- Continuidad. La persona encargada de administrar el perfil debe realizar un trabajo constante y permanente. La inmediatez y globalidad de Internet y de las redes sociales no permiten que un perfil se actualice cuando se acuerde el responsable o cuando tenga algo puntual que decir. Se debe estar en continuo funcionamiento, creando información y aportando constantemente comentarios de valor.

2 – Comunidad. El objetivo final del uso de las redes sociales para una pyme es el de crear un foro de debate, una comunidad permanente que acuda al perfil de la empresa en busca de información de interés, de interacción y de resolución de dudas. “Las redes están para interactuar y para ello debe haber una persona en constante supervisión de lo que se escribe y se solicita en el perfil de la empresa. Una persona capaz de resolver una duda de un seguidor, de alimentar con conceptos sectoriales referentes a la actividad de la empresa y generar un interés constante, que haga que los seguidores continúen entrando en el perfil porque les gusta y porque saben que van a encontrar algo de valor en su visita”, explica Medina.

3 – Contenidos. La información que se suministra en los perfiles sociales debe generar interés dentro de la comunidad. Para lograrlo, no siempre se podrá hablar de la empresa en concreto sino que, dependiendo del sector, se deberán elaborar contenidos más o menos especializados, o de interés general. Obviamente si nuestra pyme es tecnológica atraerá a un público al que sólo le interesa este sector. Pero si el negocio es un comercio tradicional, los temas a tratar en el perfil pueden ser muy variados y más cercanos al interés general.

4 – Constancia. La realidad actual de las empresas complica la contratación de una persona que se dedique en exclusiva a la gestión de las redes sociales, lo que supone un error. Y es que es vital que exista un trabajador que no deje de pasar un día sin actualizar el perfil corporativo. Las redes sociales no entienden de periodos de descanso ni de vacaciones ni festivos. De hecho, es precisamente en esos tiempos libres cuando se hace mayor uso de Facebook y Twitter. Por tanto, la empresa debe ser consciente de la necesidad de tener operativo el perfil social los 365 días del año.

5 – Comunicación. En las redes sociales tampoco conviene olvidar que se está comunicando siempre con el seguidor (que también suele ser el cliente). Por tanto, la comunicación debe ser siempre transmitida como portavoz de la empresa, aunque tratada de forma más directa y accesible para que la entienda el seguidor.

¿Conclusión? Estar presente en las redes sociales, no es de por sí garantía de éxito. Para lograr aprovecharse de Internet, es necesario un esfuerzo extra. Pero no lo dude, la recompensa será grande. Sirva como ejemplo que más de la mitad de las empresas consigue nuevos clientes gracias a sus perfiles en las redes sociales.

Pasc

Carmina: el valor del zapato artesano

Los expertos en calzado aseguran que el cosido conocido como goodyear es la mejor forma de diseñar y crear un buen zapato. De entrada, se trata de un calzado duro, pero que tras un periodo de doma se convierte en el zapato más cómodo del mercado. Otra característica de este tipo de construcción y cosido es que no se puede realizar sin la intervención del hombre, lo que quiere decir que estamos ante una fabricación totalmente artesanal, que prescinde de cualquier proceso industrial. Como se puede suponer, el coste de producción del calzado goodyear es caro, lo que origina que cada vez son menos los zapatos elaborados bajo este costoso proceso de producción.

Tanto es así que marcas de lujo tan conocidas como Gucci, Clavin Klein o LVMH han prescindido de este característico cosido para introducir procesos industriales en la elaboración del calzado, lo que ha dejado un nicho de mercado abierto a otros fabricantes más pequeños que sí que siguen respetando la tradición en el calzado.

Una empresa centenaria

Uno de esos artesanos es la empresa Carmina Shoemaker. Se trata de una pyme familiar española que inició su andadura en Inca (Mallorca) en 1866. Fundada por Matías Pujadas, Carmina nació como un pequeño taller donde se hacían zapatos a medida. Una generación después, su hijo Mateo Pujadas, continuó la labor del fundador, y en 1905 abrió una de las primeras fábricas de zapatos cosidos goodyear de las Baleares.

En 1961, José Albadalejo Pujadas, bisnieto del pionero y continuador de la saga familiar, convierte a la empresa en uno de los fabricantes de lujo más grandes de España que, en los años 80, llegó a fabricar un millón de pares de zapatos. Pero tras una crisis de mercado, en la que la demanda de calzado de lujo descendió de forma vertiginosa la empresa se vio obligada a reinventarse. Esa labor la ha llevado José Albadalejo que, en 1997, creó una nueva compañía con el nombre de Carmina Shoemaker, con la intención de fabricar uno de los mejores zapatos artesanos del mundo.

A la conquista de Asia

En estos pocos años de nueva andadura, la pyme cuenta con ocho tiendas propias (París, Madrid, Barcelona, Bilbao, Valladolid y Palma de Mallorca), y compite en los mejores escaparates de Europa, Asia y Estados Unidos con gigantes del lujo franceses e italianos. Por si eso no fuera suficiente, en los últimos tiempos este pequeño David está vendiendo a los Goliat del mercado más elitista, en territorios tan remotos como Hong Kong.

Buena prueba de ello es la noticia aparecida en el diario South China Morning Post que asegura que los consumidores masculinos del lujo, que tradicionalmente se inclinaban por la prestigiosas marcas francesas e italianas, empiezan a darse cuenta de que la calidad de dicho calzado no está a la altura de los precios y se cuestiona si merece la pena pagar más de 1.000 euros por unos zapatos fabricados de manera industrial.

Por tanto, el dominio de estas marcas está empezando a decaer a favor de productos artesanales británicos, norteamericanos, austriacos y españoles. El diario habla en concreto de Carmina Shoemaker como ejemplo de empresa que ofrece gran calidad a muy buen precio.

El caso de Hong Kong no es único. Es más, esta pequeña empresa mallorquina ha logrado entrar con fuerza en países como Japón, Taiwán o Corea del Sur, países donde los artesanos se han convertido en objeto de culto. Para mantener el prestigio, Carmina continua apostando por ser uno de los pocos, casi el único, fabricante de zapatos del mundo que utiliza también el cosido goodyear para elaborar el calzado femenino. Y es que sólo siendo los más exclusivos se puede competir y vencer a los monstruos del lujo internacional.

Will

2012 será el año de la inmersión de la pyme en comercio electrónico y redes sociales

Todos los expertos coinciden en que 2012 será para las pymes el año de inmersión en la innovación y en las nuevas tecnologías. La crisis está modificando a marchas forzadas los hábitos del consumidor que cada día es más exigente en precios, valor añadido y en atención. En 2012 la pyme que no se haya planteado tener presencia activa en internet va a empezar a ser vista como un “rara avis” en los estudios y estadísticas de comercio y marketing electrónico. El año que empieza viene plagado de nuevas soluciones para el comercio electrónico y la socialización de los clientes que deberán tenerse en cuenta a la hora de planificar las estrategias para 2012. Entre las principales tendencias tecnológicas que las pymes no deben dejar de incluir en plan para los próximos 12 meses, los expertos han identificado las siguientes:

Además de empresario, community manager: Facebook, Twitter y Linkedin están multiplicando sus herramientas para gestionar las acciones de marketing y publicidad en las páginas corporativas para las empresas y en sus clubs de fans. Pero no son los únicos, Google+ está consiguiendo calar en el mercado con sus nuevas páginas para empresas, que se pueden premiar por los usuarios con el “+1”en los resultados de búsqueda. Todo con un único objetivo: ofrecer al emprendedor públicos segmentados, algo imposible en las campañas de publicidad y en las promociones tradicionales.

El vídeo, nuevo canal de venta: Su empresa no tendrá más remedio que salir en la tele. Aunque no es una red social propiamente dicha, Youtube también se ha volcado en el negocio de los vídeos de empresa. Con un nuevo diseño, la filial de Google, ofrece perfiles a las empresas adaptados a los nuevos criterios de búsqueda y ofrece, incluso, versiones de pago.

Explota el comercio en el móvil y en las tablets: Pero la batalla para ganarse al cliente en las redes sociales se jugará en terrenos diferentes al de la pantalla del ordenador. Smartphones, tablets, ebook van a ser los nuevos soportes para establecer nuevos lazos con el consumidor en promociones, venta y atención al cliente. Los analistas prevén que la guerra entre Apple (líder del mercado con iPhone y iPad) y los demás fabricantes se incremente con nuevos interfaces y mayores capacidades y conectividad, lo que provocará, según los expertos, una explosión de nuevas aplicaciones y herramientas de marketing electrónico orientadas a las pymes.

Volando hacia la nube: 2011 ha sido el año de embrión, pero la nube supondrá fuerte avance en innovación y un importante descenso de precios en los presupuestos de tecnología de las empresas, particularmente las pymes. Grandes multinacionales, como Microsoft y Google, y jóvenes pymes españolas, como Gigas, ya tienen soluciones para que las empresas que no cuentan con recursos suficientes puedan almacenar almacenar los datos y los programas de gestión de clientes en el ciberespacio.

Mayor inversión en seguridad: Es la otra cara de la moneda tecnológica. Pero los expertos afirman que los empresarios no deben frenar sus planes tecnológicos por los peligros de “hackers” y virus informáticos. 2012 será el año de nuevos productos mixtos (parte gratuita y parte de pago) por parte de las firmas de seguridad informática, como Symantec o McAfee, que ven como pequeños y medianos proveedores, como Panda, ganan terreno en soluciones para micro-pymes, preocupadas por los datos personales de sus clientes y proveedores.

ROI, palabra clave de la pyme virtual: Evaluar el retorno de la inversión (Return on Investment, por sus siglas en inglés) que realizamos en Internet, será cada vez más fácil para las compañías y, en especial para los pequeños negocios familiares. Grandes redes sociales, como Twitter, están abriendo sus ficheros para que las firmas independientes de programación puedan realizar aplicaciones para medir la efectividad de las acciones comerciales. Facebook también está apostando por las aplicaciones de analítica web, aunque en este caso son internas. Por primera vez los empresarios van a disponer de sistemas y herramientas fiables de medición de la reputación social, como Klout, que le permitan evaluar la marcha de sus campañas publicitarias en las redes sociales en tiempo real o saber cúanto se puede ahorrar en “call center” si pone un servicio de atención al cliente en Twitter. Como botón de muestra, baste citar los 1,9 dólares al mes que la estadounidense Phonedog ha estimado que vale cada follower que un ex empleado se llevó en su cuenta de twitter al abandonar la compañía.

tempur

Historia de éxito: la hazaña de Tempur en España

tempurCorría el año 1997 cuando dos estudiantes llamados Miguel Lorenzo y Christian Magnusson realizaron un proyecto de fin de carrera basado en estudios de mercado sobre el descanso en nuestro país. De esta forma, se convirtieron en expertos en el atomizado sector de almohadas y colchones en España. Con ese escaso aval, y solo 24 años de edad, estos dos emprendedores se desplazaron a Estocolmo (Suecia), sede entonces de la empresa Tempur World, para sugerir a los accionistas de la compañía que ellos podían implantar la firma en España. Solicitaron la inversión necesaria para poder poner en marcha el negocio, unos 20 millones de las antiguas pesetas, y una condición: que la matriz sueca invierta los beneficios que se lograran en publicidad.

Aunque suene descabellado, estos dos jóvenes todavía con acné convencieron a los gélidos suecos. Y es que, además de entusiasmo, Lorenzo y Magnusson se convirtieron en pioneros al cambiar la filosofía global de la empresa, que hasta la llegada de estos emprendedores, solo vendía sus productos de descanso en el sector sanitario. España se convirtió en el primer país donde Tempur comercializaba sus colchones y almohadas para el público en general.

Vender una marca y un producto que nadie

Como es de esperar, los comienzos no fueron fáciles. Presentar una marca desconocida en España fue uno de los primeros retos a los que tuvieron que enfrentarse los fundadores de Tempur España, hace ahora 13 años. “Se revolucionó el sector del descanso. En esos tiempos nadie conocía la marca, ni nadie había oído hablar de ese material visco elástico de última generación que aliviaba la presión. En cambio, hoy en día existe un número importante de empresas que ofrecen productos visco elásticos, que producen o adquieren para incorporarlo a su catálogo”, explica Samuel Grandjean, actual director de Marketing de la marca.

A pesar de la dificultad de la misión, estos emprendedores comenzaron a comercializar los colchones y almohadas de Tempur en los grandes almacenes de El Corte Inglés. Gracias a este logro, la sociedad española comenzó a conocer en mayor profundidad la marca Tempur, y Lorenzo y Magnusson (uno de los vicepresidentes del grupo en la actualidad) lograron convertir a esta multinacional americana, de origen sueco, en líder en productos de descanso de alta gama desde hace cinco años. Una verdadera hazaña para esta empresa presente en 80 países, que basa toda su existencia en los materiales visco elásticos de altos rendimiento, que fueron descubiertos por la NASA en la década de 1960, y que utilizaban los astronautas para aliviar la presión en los despegues y aterrizajes de los cohetes y trasbordadores.

¿Próximos retos? “Al contrario de lo que vendemos, Tempur no descansa y la creciente competencia nos obliga a seguir creando y lanzando nuevos productos. Por ejemplo, la gama de colchones Tempur Cloud, presentados durante esta crisis y que ofrecen una sensación mullida muy diferente del resto del catálogo de productos”, explica Grandjean. Y hablando de crisis, algo que nunca hará esta empresa es bajar los precios. “No es una solución a las ventas. Además, reduces márgenes y obligas a recortar costes que a la larga irán en contra de los colchones”, concluye Grandjean.

Lab

Una luz de esperanza para pymes y emprendedores

El pasado lunes (19 de diciembre) muchos responsables de pequeñas y medianas empresas dejaron unos minutos de trabajar para escuchar la radio. Querían conocer lo antes posible si el entonces candidato a presidente del Gobierno español se refería a ellos en su discurso de investidura.

No era para menos, ya que pymes y autónomos son dos de los grupos más vulnerables y afectados por la actual coyuntura económica. Además, son los que tienen una menor capacidad para enfrentarse a la crisis y los que más sufren a la hora de hacer frente a sus necesidades de financiación. Por una parte, están sufriendo un fuerte alargamiento de sus plazos de cobro, especialmente por sus ventas a las administraciones públicas, lo que está aumentando su nivel de morosidad. Y, por otra, se encuentran con una fuerte restricción crediticia por parte de las entidades financieras.

Pues bien, un buen número de los pequeños empresarios que pusieron la radio aquel día quedaron esperanzados. En su discurso, Mariano Rajoy anunció una serie de importantes medidas que afectarán directamente a pymes y emprendedores. En primer lugar, señaló que es esencial definir un marco fiscal más adecuado a las necesidades de los emprendedores, que tendrán “un protagonismo esencial en la recuperación económica del país y una prioridad preferente en nuestro programa de reformas”.

Un programa que, según apuntó, no estaría completo si no abordara una estrategia integral para impulsar la competitividad de nuestra economía, que abarque todos los sectores, especialmente aquellos con más futuro, incluyendo sus órganos reguladores, el modelo energético o la necesaria apuesta por la innovación y la internacionalización de las empresas españolas.

Recordó que la política tributaria es una herramienta de primer orden para impulsar el crecimiento económico. Y, en este sentido, aseguró que definirá “un marco fiscal de apoyo a los emprendedores, pymes y autónomos, que les permita hacer frente, con mayor facilidad y holgura, a sus obligaciones tributarias, y dedicar una mayor parte de sus beneficios a la creación de empleo”.

Pues bien, dentro de este marco, anunció que se adoptarán de manera inmediata, las siguientes medidas:

Compensación de deudas: se establecerá un procedimiento de compensación automática similar al de la cuenta corriente tributaria para cualquier tipo de deuda reconocida por una Administración Pública.

Reformas en el Impuesto sobre el Valor Añadido: se modificará el régimen del IVA para que autónomos y pymes no tengan que pagar el impuesto hasta que efectivamente se haya efectuado el cobro de las facturas correspondientes.

Ayuda fiscal al empleo: se creará una ayuda fiscal por importe de 3.000 euros por la contratación del primer trabajador.

Reformas del Impuesto sobre Sociedades: se eliminarán las limitaciones existentes en la actualidad para la aplicación en el Impuesto sobre Sociedades del tipo impositivo del 20% a las empresas con cifra de negocios inferior a cinco millones de euros.

Se ampliará hasta los 12 millones de euros la cifra de negocios que permite acogerse al régimen especial previsto para las empresas de reducida dimensión, y se aumentará -a la vez- hasta los 500.000 euros el límite de base imponible al que se aplica el tipo reducido del 25%.

Se fijará una exención por modernización de los activos fijos de las empresas. Las empresas no tributarán por las plusvalías que obtengan en la venta de sus activos fijos cuando las reinviertan, para fomentar, así, que el capital invertido se reutilice en la modernización de la propia actividad empresarial.

Y se modificará la fiscalidad de los beneficios no distribuidos, de manera que aquellos dedicados la adquisición de nuevos activos, tributen diez puntos menos que los destinados a ser distribuidos a los accionistas.

Algunas de estas medidas fiscales, junto con otras concretas en el ámbito de la financiación, la tramitación administrativa y la gestión laboral, se englobarán en la Ley de Apoyo a los emprendedores que el Gobierno enviará a la Cámara dentro los próximos tres meses.

Algunas de las medidas anunciadas por Rajoy eran muy esperadas por pymes y emprendedores, ya que seguramente podrán servir para reactivar su actividad. Ahora, muchos empresarios esperan que se apliquen rápidamente para comprobar lo antes posible si son realmente eficaces para sacarnos de la crisis.

Pasc

Pop Up Música descubre cómo afinar el negocio musical

Desde hace más de una década, cada vez que alguien menciona la industria de la música solo aparecen conceptos como crisis, piratería, despidos, hundimiento, etc. De hecho, basta con darse una vuelta por algún gran almacén tipo Fnac o El Corte Inglés para darse cuenta de que el espacio dedicado a la música es cada vez menor. Y con toda la razón del mundo. Las cifras no engañan y en estos últimos años las ventas de discos han caído un 80%. ¿Quiere esto decir que la música está muerta? ¿Qué lo artistas tienen que dedicarse a otra cosa? Pues no. Lo que no tiene futuro es una industria musical tal y como la conocemos, con grandes discográficas que promocionaban artistas y hacen que sus singles suenen en las radios. Ahora, con Internet, su labor no es necesaria. Pero eso no quiere decir que la música esté acabada.

Muy al contrario, en la actualidad se escucha más música que nunca. Los medios digitales (legales e ilegales, para qué engañarse) han acabado con la venta física de discos, pero han puesto el producto a pie de calle, y los smartphones han llevado las canciones directamente del estudio de grabación del artista hasta los oídos de los consumidores. Este hecho es conocido por las marcas, que ven a los músicos como activos a explotar para captar más clientes y lo saben en una empresa que ha vuelve a hacer que suenen afinados los instrumentos del negocio musical.

En concreto se trata de Pop up Música, una pyme lanzada hace dos años por dos emprendedores, que sirven de nexo entre las marcas y los artistas. “Hemos encontrado un nicho de negocio en el que no tenemos competencia. Los artistas saben que siguen generando dinero, pero también son conscientes de que las discográficas no les sirven de mucho en un mundo donde el cd físico no se vende. Por tanto, se han centrado en hacer conciertos y en aumentar su contacto con los fans a través de Internet”, explica Javier Regueira, un experto en marketing y conocido blogger que, junto a Roberto Nicieza, creador del sello Astro Disco y batería del grupo Australian Blonde, han fundado Pop up Música.

Conciertos únicos y exclusivos

Pero, ¿qué es lo que hace esta empresa? “La publicidad convencional interrumpe al usuario. Pop up Música ha creado una nueva fórmula de comunicación de marca a través de la música”, explica Regueira. Un buen ejemplo de ello son los llamados Desconciertos. Se trata de conciertos únicos que patrocinan empresas, en este caso es la aseguradora Verti, y que sirven para afianzar la marca entre el público. “La idea de los Desconciertos es juntar a artistas que no han tocado nunca juntos y organizar un espectáculo para unas 400 o 500 personas por invitación expresa de Verti, que disfrutan de algo único e irrepetible” añade Nicieza. Hasta el momento ya se han celebrado dos Desconciertos. En el primero, Pop up Música integró a Ariel Rot y a Sidonie, en un concierto celebrado en Madrid. “En el segundo tocaron juntos durante una hora Amaral y Los Coronas, que es un grupo que hace versiones de rock clásico. Tocaron para 500 personas invitadas por Verti y el concierto se retransmitió por la página de Facebook de la empresa, lo que provocó una gran repercusión en los medios”, asegura Regueira.

Además del espectáculo exclusivo, y para afianzar el nexo entre música, empresa y cliente, las canciones que se tocaban en el concierto salían de un listado que era votado por los internautas en Facebook. “De esta forma se consigue una publicidad más directa con los posibles clientes, que saben que sólo Verti le pone a sus grupos favoritos al alcance del ratón o les permite ir a verlos en un recinto exclusivo. Es un valor añadido diferente”, añade Nicieza.

En los últimos tiempos, la empresa ha ido un paso más allá y su última idea ha sido llevar a los cantantes hasta la casa del consumidor. Eso es lo que está haciendo con el patrocinio del fabricante de snacks Risi y el grupo Pignoise. “A Risi le interesaba captar al adolescente joven y este grupo es ideal para las chicas jóvenes. Por eso se creó una campaña que, a cambio de mandar los códigos de barras de las bolsas, te permitía disfrutar de Pignoise en el salón de tu casa”, explica Regueira. Como era de esperar, las chicas de entre 16 y 20 años se lanzaron a devorar bolsas de Risi y la ganadora, que mandó cerca de 1.000 códigos de barras, no tardará en tener al exfutbolista Álvaro Benito y al resto del grupo tocando en exclusiva para ella. “Pero eso no fue todo. Ya que durante la gira que ha dado el grupo en este último año han promocionado la marca, comiendo durante el concierto y lanzando bolsas al público”, añade Regueira. ¿Resultado? Risi ha triplicado la producción, ha conseguido más de 10.000 seguidores en su Twitter y han creado una página llamada Risipop, donde el grupo cuelga canciones en exclusiva y estrena sus vídeos. Es decir, han utilizado la música para comunicarse con sus consumidores”, explica Regueira.

Como se puede ver, el invento creado por estos dos emprendedores está dando resultado. De hecho, tienen innumerables proyectos que saldrán a la luz en los próximos meses, incluyendo un Desconcierto en Bilbao que dará mucho que hablar. Y es que los artistas han descubierto que ser utilizados por una empresa como imagen de marca no implica lucir un mono como el de Fernando Alonso, o tener en el escenario del concierto un enorme cartel con la empresa patrocinadora. De convencerlos se encarga Roberto Nicieza. “A algunos artistas les dio miedo al principio este tipo de ideas. Pero les da más confianza si el proyecto se lo explica un músico como soy yo. Lo ven de otra forma. Además muchos hacen esto porque les gusta. Por ejemplo, Amaral, que no necesita realizar un Desconcierto para ser quiénes son. Pero es algo que les apetece hacer”, añade Nicieza, que se divide al 50% el trabajo en la empresa. Y es que mientras él convence a los artistas, su socio, Javier Regueira, habla con las empresas. “Al principio costó que las marcas apostaran por nosotros. Pero eso ha cambiado en el último año. Ahora nuestro objetivo es que nunca se nos acaben las ideas imaginativas para seguir utilizando la música como nueva vía de comunicación de las marcas”, concluye Regueira.